Tortura sexual en Atenco, 5 años de impunidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Tortura sexual en Atenco,
5 años de impunidad

Por Paris Martínez
6 de mayo, 2011
Comparte

Es aún de madrugada y fuera de la casa, el infierno se ha desatado. Se escuchan gritos, detonaciones, gente corriendo por las calles polvorosas y, luego, el zaguán es derribado a golpes. Un grupo de policías entra al domicilio donde una familia ha dado refugio desde la noche anterior a tres jóvenes provenientes del DF y los sacan a punta de macana. “Ahí empieza mi historia”, cuenta Italia.

Su voz, grave pero serena, discurre lentamente fuera de sus labios mientras su mirada se mantiene fija en la mesa del restaurante, como dejando pasar ante sí, uno a uno, los recuerdos de aquel 4 de mayo de 2006 en San Salvador Atenco, el municipio mexiquense que esa mañana viera extinguirse la “autonomía” que reclamaba desde el año 2001, cuando los ejidatarios del lugar expulsaron a las autoridades edilicias y se erigieron en autogobierno.

Italia da un sorbo a su bebida y saca de su memoria las evidencias que prevalecen tatuadas de aquello que las autoridades estatales y federales tildaron de simples “actos libidinosos”, pero que para las víctimas representó una estrategia de choque bien meditada, seleccionada por las autoridades específicamente para quebrar al movimiento más allá del sometimiento física, algo que lograra derrumbar la elevada moral con la que solían enfrentar al gobierno: la tortura, pero no de cualquier tipo, sino sexual, llevada a la práctica de forma premeditada, coordinada, sistemática.

Rebelión y represión en Atenco.

Por el camino largo

“Después de detenerme, los policías me cubren el rostro y me suben a un camión de servicio concesionado donde me amarran, me desnudan y me colocan sobre los cuerpos de cuatro compañeros detenidos, de los muchos que estaban apilados en el pasillo del vehículo –Italia parece abstraída, como si no hablara de sí misma, sino de otra persona, alguien ajeno, como si sólo cierto toque de frialdad impreso en sus palabras le permitiera continuar su alocución, sin que la voz se quiebre–. Así me mantienen todo el tiempo, exhibida, con mi cuerpo a merced de cualquier cosa que se les antojara a los policías: con sus toletes me golpearon en los genitales, en las nalgas, en los pechos; varios agentes a la vez me introdujeron dedos y otros objetos, mientras me amenazaban con matarme, con arrojarme al río.”

Mientras esto ocurre, afirma la activista, una de las once mujeres que mantienen hasta la fecha la exigencia de justicia, fuera del vehículo los granaderos de la Policía Federal Preventiva (hoy Policía Federal) y de la Agencia de Seguridad Estatal se despliegan rápidamente hasta el resto de los domicilios que previamente fueron seleccionados, para allanarlos y extraer a las personas que se esconden dentro; en tanto, de forma paralela, un contingente avanza hacia el auditorio municipal Emiliano Zapata, donde permanece atrincherado el núcleo dirigente del movimiento de ejidatarios rebeldes.

“Todo fue muy rápido –narra Italia–, el operativo estaba totalmente planeado, a diferencia del que habían realizado un día antes para liberar la carretera Lechería-Texcoco (que los ejidatarios de Atenco habían bloqueado por varias horas, en solidaridad con un grupo de ambulantes del municipio vecino a los que se impidió instalarse en el mercado local, dando origen al conflicto que habría de terminar con 207 personas encarceladas). Yo había llegado la noche anterior, con dos compañeros de una asociación de ayuda a niños vulnerables, queríamos documentar el asesinato de un adolescente de 14 años que un día antes, en el operativo previo, había recibido un balazo en el pecho por parte de la policía”.

No hubo tiempo para eso.

Luego de capturar al centenar de activistas que habían logrado evitar la aprehensión un día antes tras el enfrentamiento en la carretera, los camiones de la policía enfilaron al penal de Santiaguito, en el municipio mexiquense de Almoloya.

“Ese trayecto se hace en dos horas y media, máximo –afirma Italia–, pero nosotros lo hicimos en seis horas, tiempo en el que ocurrió todo: hubo muchas mujeres obligadas a practicar sexo oral a los agentes; otras fueron violadas tumultuariamente, algunas frente a sus parejas sentimentales, y todo siempre acompañado de tortura psicológica; incluso, los policías le exigieron a una compañera contarles chistes, a cambio de que dejaran de torturar a su esposo.”

A unas mesas de distancia, dos mujeres en uniforme azul y placa amarilla toman su refrigerio de mediodía, antes de continuar su rondín por el Centro Histórico. Italia las mira, sin prestarles mayor atención.

“A mí me torturaron encima de los cuatro compañeros, ellos eran testigos impotentes de lo que me ocurría, emplearon la violencia de forma absoluta, con la intención de rompernos como personas, a todos, no sólo a las mujeres; fue una acción dirigida, pensada, para afectar a todo el movimiento. De hecho, hubo compañeros que estaban en shock por no haber podido defendernos a nosotras…”

 

Testimonios vertidos en 2008.

Sí, pero no

De las 50 mujeres detenidas en Atenco y formalmente procesadas por las fuerzas federales y estatales en mayo de 2006, sólo 21 presentaron una denuncia formal por las agresiones sexuales sufridas; sin embargo, aclara Italia, “la práctica fue generalizada, había una instrucción previa: los policías iban apertrechados con condones, todos los camiones en los que se trasladó a detenidos presentaron un retraso injustificado en el tiempo de trayecto; contra las mujeres se procedió de la misma forma en el operativo del día 3 de mayo, que en el del 4 de mayo; aunque sólo están documentados 21 casos de tortura sexual, todas lo sufrieron, pero debemos respetar a aquellas que decidieron no formalizar su denuncia”.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos documentó dichos abusos, en una recomendación emitida en octubre de 2006 y elaborada con base en estudios periciales, a través de los cuales se determinó que diez menores, 50 mujeres y 159 hombres capturados durante los dos días de operativos policiales habían sufrido detención arbitraria; trato cruel, inhumano o degradante; lesiones; allanamiento de morada; retención ilegal; incomunicación; tortura; abuso sexual y violación; además de que dos menores perdieron la vida por impactos de bala de la policía, en un conflicto que, señala el documento, “se tuvo oportunidad de evitar privilegiando el diálogo; sin embargo, es evidente que se privilegió el uso de la fuerza pública como elemento determinante para tratar de solucionar la problemática”.

La recomendación de la CNDH también deja ver otros aspectos de la acción concertada de las autoridades, tendientes a no dejar rastro de los excesos: en todas las detenciones, el Ministerio Público omitió inscribir la hora en la que se realizó la captura; todos los detenidos fueron vistos por un médico legista sólo varias horas después de que fueron procesados ministerialmente, y en el caso de las mujeres la tardanza llegó a ser de hasta diez horas; en los casos documentados de agresión sexual contra mujeres que fueron conducidas directamente al penal estatal de Santiaguito, las prendas que portaban no fueron preservadas por la autoridad; todas las entrevistadas denuncian algún tipo de agresión sexual, ya sea manoseos, penetración con dedos u otros objetos, tratos humillantes relacionados con su género y en algunos casos felonías forzadas.

A pesar de eso, el gobernador priista Enrique Peña Nieto aseguró en 2006 que la acción policial había sido “limpia”, aunque tres años después, en febrero de 2009, luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó no sólo que eran inocentes los 12 ejidatarios que permanecían presos, sino que el operativo había presentado evidentes excesos, el hoy aspirante a la presidencia de México debió reconocer que tales abusos existieron, aunque los calificó como “acciones individuales de algunos elementos” contra quienes “en muchos casos ha sido imposible acreditar responsabilidad”.

 

Medina Mora y Peña Nieto, once meses después del operativo en Atenco

Medina Mora y Peña Nieto, once meses después del operativo en Atenco

Estigmas

Italia es una joven delgada, de cabello negro, muy largo, que de vez en cuando echa una mirada a la Blackberry. Recientemente visitó Alemania, en compañía de abogados del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, el cual ha respaldado a las víctimas de tortura sexual en Atenco desde hace cinco años, para denunciar estos hechos ante el congreso germano y eruodiputados.

“Para mí, hay un antes y un después de Atenco –dice, con una sorprendente sonrisa–. La valoración de mí misma cambió. Me sorprendió mucho haber resistido la tortura, porque yo me percibía como alguien muy débil, no entendía cómo estaba de pie después de tremenda madriza. Y descubrí que tenía la templanza y la calma para pensar lo que había que hacer.”

– ¿Cómo se dio ese proceso?

– Cuando nosotras empezamos a escribir nuestros testimonios, a petición de la CNDH, estando aún dentro del penal, nos hacíamos muchas preguntas. ¿Qué nos pasó? ¿Cómo definirlo? ¿Nos violaron? Porque no solo habíamos sufrido ataques de índole sexual, sino que también estábamos profundamente golpeadas, nos habían pellizcado, mordido y bombardeado con amenazas de violación, de mutilación… nos decían cosas horrendas. Comenzar a dimensionar lo que nos había ocurrido fue muy complicado.

– Y, ¿a qué definición llegaron?

– Ante la disyuntiva de determinar quién era el verdadero culpable de lo que nos habían hecho, después de mucho reflexionar, nos dimos cuenta de que el responsable era el Estado, por encima de los policías perpetradores. Esta práctica contra las mujeres fue aplicada como una acción de gobierno; no fue cosa de unos agentes indisciplinados, ni fue algo personal contra mí, o contra alguna otra activista, sino una estrategia para desactivar un movimiento social. Pero no sólo debimos definir eso, sino también cuál era el objetivo de nuestra reivindicación, y éste sería la denuncia de la tortura sexual como política de Estado, y no las violaciones de las que fuimos víctimas.

– ¿Cuál es la diferencia?

– Nosotras por años fuimos “las violadas de Atenco”, esa fórmula se usaba en los encabezados de la prensa, y en muchas ocasiones llegamos a escuchar incluso a compañeros decir que “a las compañeras les robaron la dignidad”. Pero eso era algo no checaba con nuestro sentir, porque finalmente nosotras habíamos decidido denunciar públicamente las agresiones, y que salieran nuestros nombres y nuestros rostros, porque nosotras no éramos las que debían avergonzarse de lo ocurrido en esos operativos, había que regresarle la responsabilidad al Estado. Y eso es algo que, al cabo de cinco año, se ha logrado, nos hemos desestigmatizado.

–¿Crees que ahora Peña Nieto sea el que carga con el estigma de la violencia hacia las mujeres?

– Los índices de asesinatos y violencia contra las mujeres en el Estado de México son altísimos, efectivamente, y no ocurre nada. Es evidente el desinterés de las autoridades mexiquenses por las mujeres. Sin embargo, creo que es el Estado mexicano en su conjunto el que fomenta, por acción o por omisión, no sólo la violencia de género, sino también una política represiva, y es importante distinguir todos los tipos de violencia que ejerce el Estado simultáneamente.

 

Italia Méndez

Italia Méndez

Epílogo…

En 2009, la Corte no sólo determinó que las personas detenidas por los conflictos de Atenco eran inocentes, sino también que el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto y el entonces secretario de Seguridad Pública federal, Eduardo Medina Mora (actualmente embajador de México ante Reino Unido), quedaban exonerados de toda culpa en relación con los abusos confirmados durante el operativo que realizaron las fuerzas al mando de ambos.

De los 16 agentes procesados por estos hechos, que la CNDH calificó como “presuntos delitos”, 15 fueron liberados  sin cargos. Uno más, el policía de la ASE Doroteo Blas Marcelo, fue sentenciado a tres años de cárcel por “actos libidinosos”, a pesar que se trató de los pocos agresores que pudo ser reconocido plenamente por una de las víctimas de violación. Gracias a un amparo, primero, y luego a que el delito por el que se le condenó no es considerado grave, Blas Marcelo nunca pisó la cárcel.

Nadie fue procesado por la muerte de los adolescentes Javier Cortés Santiago y Alexis Benhumea, ambos fallecidos por impactos de bala, provenientes de armas reglamentarias de la policía, durante los operativos en Atenco.

En la actualidad, la Comisión Nacional del Agua realiza una campaña de compra de tierras de los ejidatarios de Atenco, propietario por propietario, para crear ahí la Zona de de Mitigación y Rescate Ecológico en el Lago de Texcoco.

Al respecto, Ignacio del Valle, líder de los ejidatarios de Atenco, aclaró no obstante que “no daremos marcha atrás ante la amenaza que existe contra nuestro territorio, ante la amenaza de arrebatarnos nuestras tierras, ahora a través de un supuesto proyecto ecológico de la Conagua, tal como en 2000 fue con la intención de construir un aeropuerto”.

Italia vive en la Ciudad de México con su pareja sentimental, otro sobreviviente de la batalla de Atenco.

 Algunas de las 15 mil cartas de apoyo que para víctimas de tortura sexual de Atenco, provenientes del extranjero, fueron exhibidas este martes frente a la PGR, al conmemorarse 5 años del operativo

Algunas de las 15 mil cartas de apoyo que para víctimas de tortura sexual de Atenco, provenientes del extranjero, fueron exhibidas este martes frente a la PGR, al conmemorarse 5 años del operativo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacuna contra la COVID-19: ¿quién decide si es segura?

Reino Unido es el primer país en aprobar la vacuna de Pfizer/BioNTech contra el nuevo coronavirus para uso masivo. La noticia genera muchas preguntas sobre las vacunas y su seguridad. Aquí respondemos algunas de ellas.
Getty Images
2 de diciembre, 2020
Comparte

Las autoridades sanitarias de Reino Unido aprobaron la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech para uso generalizado, el primer país del mundo en hacerlo. Pero, aunque muchas personas desean ponerse una inyección lo antes posible, a otras les preocupa introducir algo desconocido en su cuerpo.

Aquí despejamos algunas dudas que suscitan las noticias sobre las vacunas.

¿Cómo sabemos que una vacuna es segura?

Esta es la primera pregunta, y la más importante, que hacen los científicos cuando comienzan a diseñar y probar una nueva vacuna o tratamiento.

Las pruebas de seguridad comienzan en el laboratorio, con ensayos e investigación en células y animales, antes de pasar a los estudios en humanos.

El procedimiento requiere comenzar poco a poco y solo pasa a la siguiente etapa de prueba si no hay problemas de seguridad pendientes.

¿Qué papel tienen los ensayos?

Si los datos de seguridad de los laboratorios son buenos, los científicos pueden verificar que la vacuna o el tratamiento son efectivos.

Eso significa realizar pruebas en un gran número de voluntarios, alrededor de 40.0000 personas en el caso de Pfizer/ BioNTech.

Vacuna de Pfizer/BioNTech

Getty Images
La vacuna de Pfizer/BioNTech se desarrolló en apenas 10 meses.

En los ensayos, a la mitad de las personas se les administra la vacuna y a la otra mitad una inyección simulada o de placebo.

Para evitar sesgos, ni a los investigadores ni a los participantes se les dice a qué grupo de esos pertenecen hasta que se hayan analizado los resultados.

Todo el trabajo y los hallazgos se revisan y verifican de forma independiente.

Los ensayos de la vacuna de COVID-19 se han realizado a una velocidad vertiginosa, pero no se han saltado ninguno de estos pasos.

Las pruebas de la vacuna de Oxford/AstraZeneca se suspendieron voluntariamente en una etapa para investigar por qué había muerto un participante, entre muchos miles. Se reinició una vez que quedó claro que lo ocurrido no estaba relacionado con la vacuna.

¿Quién aprueba las vacunas o los tratamientos?

Solo se aprueba una vacuna si el regulador gubernamental -en el caso de Reino Unido es la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) que depende del Departamento de Salud- está satisfecho y considera que esta es segura y eficaz.

Después de que la MHRA se convirtiera en la primera agencia del mundo en aprobar una vacuna de COVID-19, su directora, June Raine, dijo: “El público puede estar absolutamente seguro de que los estándares con los que hemos trabajado son equivalentes a los de todo el mundo”.

Ahora los controles de la vacuna continuarán para asegurarse de que no haya más efectos secundarios o riesgos a largo plazo.

En Estados Unidos el organismo encargado de aprobar cualquier vacuna contra el COVID-19 es la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA).

Una vez autorizada una vacuna, la FDA continúa supervisando la producción y evaluando los lotes para controlar potenciales efectos indeseados y asegurarse de que siga siendo segura y efectiva.

Una persona recibiendo una vacuna.

Getty Images
Algunos grupos en la sociedad tendrán prioridad a la hora de recibir las vacunas aprobadas.

En Latinoamérica ocurre una situación similar.

En México, por ejemplo, el ente encargado de aprobar las vacunas contra el COVID-19 es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de la Secretaría de Salud.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo a fines de noviembre que Pfizer/BionTech ya había entregado “el expediente de solicitud de registro sanitario” de la vacuna contra el COVID-19 a la Cofepris y, por ende, se está a la espera de una respuesta.

¿Qué contienen las vacunas de COVID-19?

Hay muchas vacunas distintas en desarrollo para el COVID-19.

Algunas contienen el virus pandémico en una forma debilitada.

La vacuna de Oxford/AstraZeneca utiliza un virus inofensivo alterado.

Las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna utilizan fragmentos de código genético para provocar una respuesta inmune y se denominan vacunas de ARNm.

Estos fragmentos no alteran las células humanas, solo le presentan al organismo instrucciones para que desarrolle inmunidad contra el COVID-19.

Otras inmunizaciones para COVID contienen proteínas del coronavirus.

Las vacunas a veces contienen otros ingredientes, como aluminio, que hacen que la vacuna sea estable o más eficaz.

¿Me enfermará una vacuna?

No hay evidencia de que alguno de estos ingredientes cause daño cuando se usa en cantidades tan pequeñas.

Las vacunas no provocan enfermedades. En cambio, enseñan al sistema inmune a reconocer y combatir la infección contra la que han sido diseñadas.

Algunas personas sufren síntomas leves, como dolores musculares o un poco de fiebre, después de ser vacunadas.

Esta no es la enfermedad en sí, sino la respuesta del cuerpo a la vacuna.

Una persona sosteniendo un frasco de vacuna contra el covid-19 y una jeringa.

Getty Images
Más de 10 potenciales vacunas contra el coronavirus se encuentran en la fase III de sus ensayos clínicos, la última etapa antes de la aprobación por parte de las agencias reguladoras.

Las reacciones alérgicas a las vacunas son raras.

El profesor Sir Munir Pirmohamed, quien asesora a la MHRA, dijo que no había identificado ninguna “reacción adversa grave” durante el ensayo de la vacuna Pfizer/BioNTech.

“La mayoría de los efectos adversos fueron leves y de corta duración, por lo general duraron uno o dos días, similares al tipo de efectos producidos después de cualquier otra vacuna”, dijo.

¿Es seguro que alguien que ha tenido ya COVID-19 se vacune?

Es probable que incluso a las personas que han tenido COVID-19 en el pasado se les ofrezca la vacuna.

Eso se debe a que la inmunidad natural puede no durar mucho tiempo y la inmunización podría ofrecer más protección.

Las autoridades sanitarias en Inglaterra afirman que no hay preocupaciones de seguridad en aplicar la vacuna a las personas que hayan sufrido COVID-19 de larga duración.

Pero aquellos que actualmente padecen de COVID-19 no deben recibir la vacuna hasta que se hayan recuperado.

¿Son las vacunas contra el COVID-19 respetuosas con el bienestar animal?

Algunas vacunas, como la del herpes y la vacuna nasal contra la gripe infantil, pueden contener gelatina de cerdo.

Y algunas vacunas se producen en huevos de gallina o en células de embriones de pollo.

Molécula de coronavirus

Getty Images
Hay muchos tipos de armas que se están probando en la lucha contra el COVID-19.

Hay cientos de vacunas contra el COVID-19 en desarrollo.

Aún no tenemos detalles sobre todos los ingredientes, pero se espera que muchas de las vacunas sean aptas para vegetarianos o veganos.

Si todo el mundo se pone la vacuna, ¿entonces yo ya no necesito hacerlo?

Existe una abrumadora evidencia científica de que la vacunación es la mejor defensa contra infecciones graves.

Las vacunas contra el COVID-19 parecen evitar que las personas se enfermen gravemente y podrían salvar vidas.

Las primeras dosis que estén disponibles probablemente se ofrecerán a las personas con mayor necesidad, como los ancianos, que están en el grupo de personas de mayor riesgo.

Todavía no está claro cuánta protección podrían brindar las vacunas en términos de evitar que las personas propaguen el COVID-19.

Si se puede realizar el proceso bien, vacunar a suficientes personas podría detener la enfermedad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.