Tortura sexual en Atenco, 5 años de impunidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Tortura sexual en Atenco,
5 años de impunidad

Por Paris Martínez
6 de mayo, 2011
Comparte

Es aún de madrugada y fuera de la casa, el infierno se ha desatado. Se escuchan gritos, detonaciones, gente corriendo por las calles polvorosas y, luego, el zaguán es derribado a golpes. Un grupo de policías entra al domicilio donde una familia ha dado refugio desde la noche anterior a tres jóvenes provenientes del DF y los sacan a punta de macana. “Ahí empieza mi historia”, cuenta Italia.

Su voz, grave pero serena, discurre lentamente fuera de sus labios mientras su mirada se mantiene fija en la mesa del restaurante, como dejando pasar ante sí, uno a uno, los recuerdos de aquel 4 de mayo de 2006 en San Salvador Atenco, el municipio mexiquense que esa mañana viera extinguirse la “autonomía” que reclamaba desde el año 2001, cuando los ejidatarios del lugar expulsaron a las autoridades edilicias y se erigieron en autogobierno.

Italia da un sorbo a su bebida y saca de su memoria las evidencias que prevalecen tatuadas de aquello que las autoridades estatales y federales tildaron de simples “actos libidinosos”, pero que para las víctimas representó una estrategia de choque bien meditada, seleccionada por las autoridades específicamente para quebrar al movimiento más allá del sometimiento física, algo que lograra derrumbar la elevada moral con la que solían enfrentar al gobierno: la tortura, pero no de cualquier tipo, sino sexual, llevada a la práctica de forma premeditada, coordinada, sistemática.

Rebelión y represión en Atenco.

Por el camino largo

“Después de detenerme, los policías me cubren el rostro y me suben a un camión de servicio concesionado donde me amarran, me desnudan y me colocan sobre los cuerpos de cuatro compañeros detenidos, de los muchos que estaban apilados en el pasillo del vehículo –Italia parece abstraída, como si no hablara de sí misma, sino de otra persona, alguien ajeno, como si sólo cierto toque de frialdad impreso en sus palabras le permitiera continuar su alocución, sin que la voz se quiebre–. Así me mantienen todo el tiempo, exhibida, con mi cuerpo a merced de cualquier cosa que se les antojara a los policías: con sus toletes me golpearon en los genitales, en las nalgas, en los pechos; varios agentes a la vez me introdujeron dedos y otros objetos, mientras me amenazaban con matarme, con arrojarme al río.”

Mientras esto ocurre, afirma la activista, una de las once mujeres que mantienen hasta la fecha la exigencia de justicia, fuera del vehículo los granaderos de la Policía Federal Preventiva (hoy Policía Federal) y de la Agencia de Seguridad Estatal se despliegan rápidamente hasta el resto de los domicilios que previamente fueron seleccionados, para allanarlos y extraer a las personas que se esconden dentro; en tanto, de forma paralela, un contingente avanza hacia el auditorio municipal Emiliano Zapata, donde permanece atrincherado el núcleo dirigente del movimiento de ejidatarios rebeldes.

“Todo fue muy rápido –narra Italia–, el operativo estaba totalmente planeado, a diferencia del que habían realizado un día antes para liberar la carretera Lechería-Texcoco (que los ejidatarios de Atenco habían bloqueado por varias horas, en solidaridad con un grupo de ambulantes del municipio vecino a los que se impidió instalarse en el mercado local, dando origen al conflicto que habría de terminar con 207 personas encarceladas). Yo había llegado la noche anterior, con dos compañeros de una asociación de ayuda a niños vulnerables, queríamos documentar el asesinato de un adolescente de 14 años que un día antes, en el operativo previo, había recibido un balazo en el pecho por parte de la policía”.

No hubo tiempo para eso.

Luego de capturar al centenar de activistas que habían logrado evitar la aprehensión un día antes tras el enfrentamiento en la carretera, los camiones de la policía enfilaron al penal de Santiaguito, en el municipio mexiquense de Almoloya.

“Ese trayecto se hace en dos horas y media, máximo –afirma Italia–, pero nosotros lo hicimos en seis horas, tiempo en el que ocurrió todo: hubo muchas mujeres obligadas a practicar sexo oral a los agentes; otras fueron violadas tumultuariamente, algunas frente a sus parejas sentimentales, y todo siempre acompañado de tortura psicológica; incluso, los policías le exigieron a una compañera contarles chistes, a cambio de que dejaran de torturar a su esposo.”

A unas mesas de distancia, dos mujeres en uniforme azul y placa amarilla toman su refrigerio de mediodía, antes de continuar su rondín por el Centro Histórico. Italia las mira, sin prestarles mayor atención.

“A mí me torturaron encima de los cuatro compañeros, ellos eran testigos impotentes de lo que me ocurría, emplearon la violencia de forma absoluta, con la intención de rompernos como personas, a todos, no sólo a las mujeres; fue una acción dirigida, pensada, para afectar a todo el movimiento. De hecho, hubo compañeros que estaban en shock por no haber podido defendernos a nosotras…”

 

Testimonios vertidos en 2008.

Sí, pero no

De las 50 mujeres detenidas en Atenco y formalmente procesadas por las fuerzas federales y estatales en mayo de 2006, sólo 21 presentaron una denuncia formal por las agresiones sexuales sufridas; sin embargo, aclara Italia, “la práctica fue generalizada, había una instrucción previa: los policías iban apertrechados con condones, todos los camiones en los que se trasladó a detenidos presentaron un retraso injustificado en el tiempo de trayecto; contra las mujeres se procedió de la misma forma en el operativo del día 3 de mayo, que en el del 4 de mayo; aunque sólo están documentados 21 casos de tortura sexual, todas lo sufrieron, pero debemos respetar a aquellas que decidieron no formalizar su denuncia”.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos documentó dichos abusos, en una recomendación emitida en octubre de 2006 y elaborada con base en estudios periciales, a través de los cuales se determinó que diez menores, 50 mujeres y 159 hombres capturados durante los dos días de operativos policiales habían sufrido detención arbitraria; trato cruel, inhumano o degradante; lesiones; allanamiento de morada; retención ilegal; incomunicación; tortura; abuso sexual y violación; además de que dos menores perdieron la vida por impactos de bala de la policía, en un conflicto que, señala el documento, “se tuvo oportunidad de evitar privilegiando el diálogo; sin embargo, es evidente que se privilegió el uso de la fuerza pública como elemento determinante para tratar de solucionar la problemática”.

La recomendación de la CNDH también deja ver otros aspectos de la acción concertada de las autoridades, tendientes a no dejar rastro de los excesos: en todas las detenciones, el Ministerio Público omitió inscribir la hora en la que se realizó la captura; todos los detenidos fueron vistos por un médico legista sólo varias horas después de que fueron procesados ministerialmente, y en el caso de las mujeres la tardanza llegó a ser de hasta diez horas; en los casos documentados de agresión sexual contra mujeres que fueron conducidas directamente al penal estatal de Santiaguito, las prendas que portaban no fueron preservadas por la autoridad; todas las entrevistadas denuncian algún tipo de agresión sexual, ya sea manoseos, penetración con dedos u otros objetos, tratos humillantes relacionados con su género y en algunos casos felonías forzadas.

A pesar de eso, el gobernador priista Enrique Peña Nieto aseguró en 2006 que la acción policial había sido “limpia”, aunque tres años después, en febrero de 2009, luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó no sólo que eran inocentes los 12 ejidatarios que permanecían presos, sino que el operativo había presentado evidentes excesos, el hoy aspirante a la presidencia de México debió reconocer que tales abusos existieron, aunque los calificó como “acciones individuales de algunos elementos” contra quienes “en muchos casos ha sido imposible acreditar responsabilidad”.

 

Medina Mora y Peña Nieto, once meses después del operativo en Atenco

Medina Mora y Peña Nieto, once meses después del operativo en Atenco

Estigmas

Italia es una joven delgada, de cabello negro, muy largo, que de vez en cuando echa una mirada a la Blackberry. Recientemente visitó Alemania, en compañía de abogados del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, el cual ha respaldado a las víctimas de tortura sexual en Atenco desde hace cinco años, para denunciar estos hechos ante el congreso germano y eruodiputados.

“Para mí, hay un antes y un después de Atenco –dice, con una sorprendente sonrisa–. La valoración de mí misma cambió. Me sorprendió mucho haber resistido la tortura, porque yo me percibía como alguien muy débil, no entendía cómo estaba de pie después de tremenda madriza. Y descubrí que tenía la templanza y la calma para pensar lo que había que hacer.”

– ¿Cómo se dio ese proceso?

– Cuando nosotras empezamos a escribir nuestros testimonios, a petición de la CNDH, estando aún dentro del penal, nos hacíamos muchas preguntas. ¿Qué nos pasó? ¿Cómo definirlo? ¿Nos violaron? Porque no solo habíamos sufrido ataques de índole sexual, sino que también estábamos profundamente golpeadas, nos habían pellizcado, mordido y bombardeado con amenazas de violación, de mutilación… nos decían cosas horrendas. Comenzar a dimensionar lo que nos había ocurrido fue muy complicado.

– Y, ¿a qué definición llegaron?

– Ante la disyuntiva de determinar quién era el verdadero culpable de lo que nos habían hecho, después de mucho reflexionar, nos dimos cuenta de que el responsable era el Estado, por encima de los policías perpetradores. Esta práctica contra las mujeres fue aplicada como una acción de gobierno; no fue cosa de unos agentes indisciplinados, ni fue algo personal contra mí, o contra alguna otra activista, sino una estrategia para desactivar un movimiento social. Pero no sólo debimos definir eso, sino también cuál era el objetivo de nuestra reivindicación, y éste sería la denuncia de la tortura sexual como política de Estado, y no las violaciones de las que fuimos víctimas.

– ¿Cuál es la diferencia?

– Nosotras por años fuimos “las violadas de Atenco”, esa fórmula se usaba en los encabezados de la prensa, y en muchas ocasiones llegamos a escuchar incluso a compañeros decir que “a las compañeras les robaron la dignidad”. Pero eso era algo no checaba con nuestro sentir, porque finalmente nosotras habíamos decidido denunciar públicamente las agresiones, y que salieran nuestros nombres y nuestros rostros, porque nosotras no éramos las que debían avergonzarse de lo ocurrido en esos operativos, había que regresarle la responsabilidad al Estado. Y eso es algo que, al cabo de cinco año, se ha logrado, nos hemos desestigmatizado.

–¿Crees que ahora Peña Nieto sea el que carga con el estigma de la violencia hacia las mujeres?

– Los índices de asesinatos y violencia contra las mujeres en el Estado de México son altísimos, efectivamente, y no ocurre nada. Es evidente el desinterés de las autoridades mexiquenses por las mujeres. Sin embargo, creo que es el Estado mexicano en su conjunto el que fomenta, por acción o por omisión, no sólo la violencia de género, sino también una política represiva, y es importante distinguir todos los tipos de violencia que ejerce el Estado simultáneamente.

 

Italia Méndez

Italia Méndez

Epílogo…

En 2009, la Corte no sólo determinó que las personas detenidas por los conflictos de Atenco eran inocentes, sino también que el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto y el entonces secretario de Seguridad Pública federal, Eduardo Medina Mora (actualmente embajador de México ante Reino Unido), quedaban exonerados de toda culpa en relación con los abusos confirmados durante el operativo que realizaron las fuerzas al mando de ambos.

De los 16 agentes procesados por estos hechos, que la CNDH calificó como “presuntos delitos”, 15 fueron liberados  sin cargos. Uno más, el policía de la ASE Doroteo Blas Marcelo, fue sentenciado a tres años de cárcel por “actos libidinosos”, a pesar que se trató de los pocos agresores que pudo ser reconocido plenamente por una de las víctimas de violación. Gracias a un amparo, primero, y luego a que el delito por el que se le condenó no es considerado grave, Blas Marcelo nunca pisó la cárcel.

Nadie fue procesado por la muerte de los adolescentes Javier Cortés Santiago y Alexis Benhumea, ambos fallecidos por impactos de bala, provenientes de armas reglamentarias de la policía, durante los operativos en Atenco.

En la actualidad, la Comisión Nacional del Agua realiza una campaña de compra de tierras de los ejidatarios de Atenco, propietario por propietario, para crear ahí la Zona de de Mitigación y Rescate Ecológico en el Lago de Texcoco.

Al respecto, Ignacio del Valle, líder de los ejidatarios de Atenco, aclaró no obstante que “no daremos marcha atrás ante la amenaza que existe contra nuestro territorio, ante la amenaza de arrebatarnos nuestras tierras, ahora a través de un supuesto proyecto ecológico de la Conagua, tal como en 2000 fue con la intención de construir un aeropuerto”.

Italia vive en la Ciudad de México con su pareja sentimental, otro sobreviviente de la batalla de Atenco.

 Algunas de las 15 mil cartas de apoyo que para víctimas de tortura sexual de Atenco, provenientes del extranjero, fueron exhibidas este martes frente a la PGR, al conmemorarse 5 años del operativo

Algunas de las 15 mil cartas de apoyo que para víctimas de tortura sexual de Atenco, provenientes del extranjero, fueron exhibidas este martes frente a la PGR, al conmemorarse 5 años del operativo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los hallazgos del mayor estudio sobre ejercicio y estado físico jamás realizado

Hace ya mucho que la ciencia demostró que hacer ejercicio es bueno para la salud, pero la relación entre los diferentes tipos de ejercicio y la mejora en la condición física aún no se comprenden completamente. Aquí te ofrecemos algunas respuestas.
7 de octubre, 2021
Comparte

Los beneficios de la actividad física son ampliamente conocidos por la ciencia. Sin embargo, la relación entre los diferentes tipos de ejercicio (más ligero, más intenso, aeróbico o no) y la mejora en la condición física aún no se comprenden completamente.

Para ahondar en este conocimiento, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (EE.UU.) realizaron un gran estudio con más de 2.000 participantes, el mayor jamás hecho con el objetivo de comprender esta relación.

El buen estado físico tiene una gran influencia en la salud y está asociado con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Publicado en el European Heart Journal, el estudio encontró que el ejercicio intenso mejora el estado físico más que la actividad física ligera, como caminar 10.000 pasos diarios (distribuidos a lo largo de la jornada).

El ejercicio intenso es tres veces más efectivo para mejorar el estado físico que simplemente caminar y 14 veces más efectivo que simplemente disminuir la inactividad diaria (como levantarse para cambiar de canal de televisión, subir escaleras en lugar del ascensor, etc.).

La conclusión puede parecer obvia, pero de hecho hay una serie de detalles que han sido indagados a profundidad por la investigación, realizada y dirigida por el equipo del profesor de cardiología de la Universidad de Boston, Matthew Nayor.

Una mujer colocándose un casco de ciclista.

Getty Images
El ejercicio físico está directamente relacionado con la buena salud.

Por ejemplo, ¿puede una persona que pasa todo el día sentada en la oficina compensar este tiempo sedentario haciendo ejercicio más intensamente después del trabajo? ¿Cómo se compara la salud de esta persona con la de alguien que tiene un trabajo donde hay más actividad física pero no hay ejercicio más allá de eso?

También había incertidumbre acerca de si la cantidad de pasos dados por día (contados con contadores de pasos) realmente hacía alguna diferencia en la condición física. La conclusión es que sí lo hacen en todos los géneros, grupos de edad y condiciones de salud, lo que confirma que mantener la actividad durante todo el período el día es beneficioso para todos.

Los investigadores también encontraron que las personas que tienen un número de pasos por día más alto que el promedio y que se ejercitan más intensamente durante un período corto también tienen un estado físico por encima del promedio, independientemente del tiempo que hayan estado sentados.

En otras palabras, aparentemente es posible compensar el daño causado por un estilo de vida sedentario a lo largo del día con un aumento de la actividad física y del ejercicio en otros momentos.

La investigación también indagó sobre cómo el cuerpo responde a diferentes intensidades de actividad física durante el inicio, la mitad y el punto máximo de un ejercicio.

Los investigadores ya esperaban encontrar entre los resultados el hecho de que el ejercicio más intenso promueve una mejora en el rendimiento durante la actividad máxima.

Pero también encontraron que el ejercicio de alta intensidad también es más beneficioso que caminar a paso ligero para mejorar la capacidad del cuerpo para comenzar y mantener niveles más bajos de actividad.

Según Nayor, quien dirigió la investigación, otra pregunta fue cuáles son los impactos de los hábitos pasados relacionados con la salud física y el nivel de bienestar de una persona en el presente.

“Descubrimos que los participantes con altas tasas de actividad al principio, pero bajos niveles de actividad unos 8 años después, tenían niveles equivalentes de aptitud física. Esto sugiere que quizás haya un ‘efecto memoria’ de actividades físicas pasadas que se reflejan en el actual índice de aptitud física”, dice Nayor en un artículo sobre la investigación publicado por la Universidad de Boston y el Foro Económico Mundial.

La importancia de las actividades físicas ligeras

Matthew Nayor señala que si bien la conclusión es que las actividades más intensas son mejores para el acondicionamiento físico, esto no significa que las actividades ligeras sean innecesarias.

Una persona con un podómetro.

Getty Images
Contar los pasos que se dan durante el día no es tan efectivo como el ejercicio intenso, pero es mejor que no hacer nada.

“Nuestro estudio confirmó que la actividad ligera también mejora el estado físico. Y esto es especialmente importante para las personas mayores o para las personas que tienen condiciones médicas que les impiden realizar actividades más intensas”, dice en el artículo.

Agrega que si su objetivo es mejorar su estado físico, resulta tres veces más efectivo hacer al menos un ejercicio más moderado o intenso que simplemente ser una persona que camina mucho, por ejemplo.

¿Qué es el ejercicio intenso?

Los investigadores utilizaron definiciones establecidas en otros estudios como base para su trabajo reciente. Según esos parámetros, caminar entre 60 y 99 pasos por minuto es un ejercicio ligero, caminar entre 100 y 129 pasos por minuto es moderado y por encima de 130 pasos por minuto es intenso.

Mujer haciendo ejercicio.

Getty Images
Hacer ejercicio compensa los perjuicios causados por la vida sedentaria., según la investigación.

Sin embargo, en el artículo publicado por la Universidad de Boston, Nayor señala que es posible que la velocidad deba ser mayor en las personas más jóvenes.

La US Fitness Guide recomienda entre 2:30 horas y 5 horas de ejercicio moderado por semana y entre las 1:15 horas y 2:30 horas de ejercicio intenso en el mismo período.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://youtu.be/rNrvJlGMBYk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.