¿Por qué “El Chango” era un hombre clave para el gobierno federal?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Por qué “El Chango” era un hombre clave para el gobierno federal?

Por Redacción Animal Político
22 de junio, 2011
Comparte

Porque a él y a Nazario Moreno González, alias “El Chayo” –abatido por el gobierno federal el pasado mes de diciembre-, se les atribuye el primer atentado contra población civil en un acto multitudinario. Se trata del estallido de dos granadas de fragmentación tras la celebración del Grito de Independencia en la Plaza Melchor Ocampo, de Morelia, la noche del 15 de septiembre de 2008, que provocó la muerte de siete personas. Este ataque fue una de las principales pruebas del enfrentamiento entre “zetas” divididos en Michoacán, una escisión de ellos convertida en “La Familia Michoacana” y a la que pertenece “El Chango”.

Porque Alfredo Rangel Buendía, alias “El Chicles”, presunto “zeta” aprehendido el 15 de agosto de 2008 en el Distrito Federal, declaró ante la PGR que su jefe directo, Miguel Ángel Treviño Morales o “El 40”, acababa de dar la orden de eliminar a José de Jesús Méndez Vargas, “El Chango”, y a Nazario Moreno, como quienes encabezaron la traición hacia “Los Zetas” para apoderarse de la plaza de Michoacán, descubriéndose el enorme crecimiento de “La Familia”, organización delictiva surgida apenas hace nueve años.

Porque junto con “El Chayo”, pasaron de ser dos de los más grandes productores de ice (metanfetamina), a través de contactos obtenidos durante su carrera como policía municipal y agente local de Gobernación, a generar recursos en Michoacán con la producción de efedrina en laboratorios ubicados en Apatzingán, Uruapan y Morelia. Posteriormente, ambos dirigirían grupos de sicarios de “Los Zetas” que se encargaban de asesinar, decapitar, secuestrar y extorsionar a rivales y comerciantes que se negaban a pagar “derechos de piso” en todo el estado.

Porque la PGR buscaba atraparlo para conseguir testimonios que lograran fortalecer el involucramiento de funcionarios de Michoacán presuntamente vinculados con el narcotráfico, fundamentalmente después de la pifia que resultó el operativo conocido como “El Michoacanazo” y tras el que al final quedaron libres 35 servidores públicos que habían sido señalados por proteger al crimen organizado.

Porque como líder de la joven organización de “La Familia” fue uno de los responsables de “ganarse” la simpatía de varias comunidades michoacanas, quienes paulatinamente fueron dándole la espalada a los originales “Zetas” y a los hermanos Valencia, quienes durante más de dos décadas tenían el control del territorio estatal. Parte de la población civil, principalmente jóvenes, comenzaron a cultivar, servir como “orejas” y hasta a enrolarse como sicarios para “El Chango” Méndez y sus cómplices.

Porque el gobierno federal documentó la penetración de los líderes del grupo en acciones como la difusión de mensajes de Servando Gómez Martínez, alias “La Tuta”, otro importante jefe de la organización, invitando a los agentes a tomar las armas a su favor y hasta a dormir con ellas frente a alguna reacción de las autoridades federales para desmantelar a “La Familia”.

Porque encabezaba a un grupo de cabecillas cuyo plan era asesinar a lugartenientes ligados con el cártel del Golfo y “Los Zetas” para tomar el control absoluto de Michoacán. Entre ellos se encuentran también Sergio Estrada Hernandez, “El Muñeco”, “El Bofo” o “El Manys”, así como Nicandro Barrera Medrano, también identificado como “El Nica”.

Porque también encabezó la campaña para matar a integrantes de la organización de los hermanos Valencia. De hecho, se le acusó del asesinato de Sergio Méndez y Alfredo Valencia, de aquel grupo delictivo, por lo que fue capturado el 22 de octubre de 2002, según datos de la PGR, pero liberado después a través de una serie de recursos jurídicos que lo favorecieron.

Porque se cree que empezaba a buscar otras plazas en el centro y sur del país. La captura de “El Chango”, por cierto, fue en el estado de Aguascalientes y se sabe que conocía bien las plazas de Jalisco y Guerrero, donde fue jefe de sicarios de Osiel Cárdenas Guillén, el líder del cártel del Golfo, hoy preso en Estados Unidos.

Porque la PGR busca reconstruir, a través del testimonio de Méndez, cómo los líderes de “La Familia” consiguieron adoctrinar y convencer a la gente más pobre de pequeñas comunidades que ellos eran sus protectores frente al mal gobierno, con la difusión de pasajes bíblicos y de libros como Salvaje de Corazón, de John Elredge, un autor cristiano estadounidense.

Porque poco a poco fue ganando territorio en Michoacán hasta convertirse en jefe de plaza de “La Familia” en los municipios de Apatzingán, Aguililla, Buenavista, Morelia, Parácuaro y Tepalcatepec.

Porque existen indagatorias en su contra por los delitos de delincuencia organizada, contra la salud y homicidio calificado. Se le considera experto en el trasiego de “crystal”, cocaína y mariguana, e incluso incursionó al mercado de Estados Unidos y Canadá. Debido a estos señalamientos, la PGR ofrecía 30 millones de pesos de recompensa por información que llevara a su captura.

Porque recientemente prendió los “focos rojos” de las autoridades federales ante un nuevo recrudecimiento de la violencia en Michoacán, pues se investiga ya si las 14 personas asesinadas en la zona occidente de Michoacán tan sólo el sábado 18 de junio eran seguidores y aliados a “El Chango” Méndez, muertos por integrantes de  una escisión de “La Familia”, denominada “Los Caballeros Templarios”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué hay detrás de los cambios de política de EU hacia Cuba y Venezuela

El alivio de algunas restricciones a ambos países marca un giro de Washington respecto a la estrategia de mano dura de Trump y busca dar señales de cambio a la región, según analistas.
19 de mayo, 2022
Comparte

Después de insistir por un buen tiempo con sanciones, reproches y presión extrema, Estados Unidos comenzó a flexibilizar su política hacia dos de sus mayores antagonistas latinoamericanos: Cuba y Venezuela.

Washington anunció por separado esta semana que aliviaría sus restricciones para viajes y remesas a Cuba, así como para las negociaciones de la principal petrolera estadounidense en Venezuela.

Las medidas son limitadas y están lejos de suponer una normalización de las relaciones de EE.UU. con los gobiernos de ambos países.

Pero sí resulta evidente el giro que la Casa Blanca de Joe Biden busca darle a la estrategia de mano dura diseñada por el anterior presidente Donald Trump para esos países.

Y detrás de este cambio hay varios motivos, según expertos.

Una cumbre polémica

Los anuncios de Washington surgieron mientras el gobierno de Biden se prepara para organizar la novena Cumbre de las Américas el mes que viene en Los Angeles.

La antesala del cónclave está signada por pugnas y un riesgo de boicot de algunos presidentes por la probable exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua, países a los que EE.UU. ha sugerido que dejaría fuera por considerarlos autocráticos.

Joe Biden

Getty Images

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha condicionado su asistencia al encuentro a la participación de esas tres naciones, una postura que también asumió su homólogo boliviano, Luis Arce.

Otros gobiernos latinoamericanos cuyos presidentes prevén asistir a la cumbre, como Argentina, Chile y Honduras, también pidieron que todos los países de la región sean invitados.

EE.UU. ha respondido que aún debe tomar la decisión final sobre los invitados y abrió un diálogo con López Obrador sobre su reclamo.

En el gobierno de Biden niegan que esta polémica por la cumbre tenga alguna relación con los cambios de política hacia Cuba y Venezuela.

“El momento de esto diría que está completamente separado de lo que ha dicho el presidente mexicano respecto a Cuba”, sostuvo un alto funcionario del gobierno de EE.UU. al explicar el martes a periodistas el alivio de sanciones a Venezuela.

El funcionario dijo que las medidas, que incluyen una autorización “limitada” a la petrolera estadounidense Chevron para negociar posibles actividades futuras con Venezuela, buscan respaldar un reinicio del diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y sus opositores.

Nicolás Maduro

Getty Images
El gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela podrá entablar negociaciones con la petrolera estadounidense Chevron.

Señaló además que el gobierno de Biden llevaba meses preparando su nueva política hacia Cuba, que autoriza vuelos comerciales a ciudades de la isla más allá de La Habana y suspende el límite de US$1.000 por trimestre a las remesas.

Sin embargo, algunos analistas observan un vinculo claro entre estos cambios y las críticas de la región a la Cumbre de las Américas a celebrarse del 6 al 10 de junio.

“Es una muestra de que la administración Biden no quiere llegar a la cumbre con las manos vacías”, dice Cynthia Arnson, directora del programa latinoamericano del Wilson Center, un centro de análisis independiente en Washington, a BBC Mundo.

Y agrega que el objetivo de la Casa Blanca es mostrar diferencias con el gobierno de Trump en las políticas sobre Cuba, Venezuela y la migración, en medio de las dudas sobre los compromisos que se lograrán en la cumbre.

De hecho, muchos anticipaban que Biden aliviaría las restricciones impuestas por Trump a Cuba y Venezuela poco después de asumir en enero de 2020, pero diferentes razones demoraron el cambio.

Banderas de países americanos en Washington.

Getty Images
La cumbre de las Américas se realiza en junio en Los Angeles.

“El país obvio”

Pese al afloje de las restricciones a Cuba y Venezuela, los analistas consideran improbable que Biden invite finalmente a ambos países al cónclave de Los Angeles.

En esto también pesan razones de política doméstica: la presencia de autoridades de cubanas o venezolanas en EE.UU. provocaría rechazos internos a meses de las elecciones de mitad de período en noviembre.

Los cambios anunciados esta semana por Washington fueron criticados no solo por opositores republicanos, sino también por demócratas como Bob Menéndez, que preside el poderoso comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU.

Bob Menéndez

Getty Images
El senador demócrata Bob Menéndez ha rechazado los planes de la administración Biden para Cuba y Venezuela.

“Darle a Maduro un puñado de dádivas inmerecidas solo para que su régimen prometa sentarse a negociar es una estrategia destinada al fracaso”, sostuvo Menéndez en un comunicado.

El alto funcionario del gobierno de Biden que habló bajo la condición de que su nombre se mantuviera en reserva negó que el permiso a Chevron vaya a derivar en un aumento de ganancias para el gobierno de Maduro, quien sigue bajo sanciones de Washington.

También advirtió que EE.UU. podría aumentar o aliviar más las sanciones a Venezuela en función de lo que ocurra en el diálogo entre el gobierno de Maduro y sus opositores.

Y señaló que el objetivo de Washington es lograr avances hacia elecciones libres y justas en Venezuela, negando que el foco esté en el petróleo.

Pero algunos prevén un mayor rédito para la petrolera estatal venezolana PDVSA luego de este anuncio.

“Tarde o temprano, Chevron explorará petróleo y PDVSA se beneficiará de eso”, dice a BBC Brasil Ryan Berg, investigador para América Latina del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), una organización bipartidista en Washington.

Otros creen que EE.UU. ve en Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de crudo en el mundo, una oportunidad para rebajar el precio del petróleo, que se disparó tras la invasión de Rusia a Ucrania en febrero.

En marzo, mientras EE.UU. impulsaba sanciones al petróleo ruso, enviados de Biden viajaron sorpresivamente a Venezuela para conversar reservadamente con Maduro, un aliado de Moscú que dijo estar dispuesto a aumentar la producción petrolera.

Venezuela liberó a dos prisioneros estadounidenses luego de aquel encuentro, que también generó críticas de republicanos y demócratas en Washington.

Ahora cobra fuerza para algunos la idea de que el pulso de Occidente con Rusia también ha movido la política de EE.UU. hacia Venezuela.

“La visita en marzo (a Maduro) fue parte de una mirada global sobre cómo sustituir el petróleo de Rusia al mundo con producción en otros sitios”, señala Arnson. “Y en América Latina, el país obvio es Venezuela”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rlYN7MCr_i0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.