Carstens según The Wall Street Journal
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Carstens según The Wall Street Journal

14 de junio, 2011
Comparte

El diario estadounidense recuerda que Agustín Carstens fue criado en una familia de clase media alta según los estándares mexicanos y asistió a un colegio privado alemán, donde aprendió ese idioma. Aun así, recuerda que a veces el dinero era escaso. Durante su infancia era el lanzador de un equipo de béisbol que ganó el campeonato nacional de México.

Carstens asistió a la universidad mexicana ITAM y entró al Banco de México a los 22 años. Al cabo de una década, ya estaba a cargo de las reservas del banco y las colocaciones de deuda internacional. En la Universidad de Chicago se enamoró del equipo de béisbol Cubs, del jazz y de su esposa estadounidense, Catherine Mansell, también economista y escritora.

Carstens y su esposa no tienen hijos, pero adoran a sus perros. En 2003, cuando fue nombrado al puesto número 3 del FMI, manejó desde Ciudad de México hasta Washington para que uno de sus perros más viejos no tuviera que volar. El perro murió poco después de entrar a Washington, cuenta Francisco Gil, exsecretario de Hacienda que fue el jefe de Carstens entre 2000 y 2003.

The Wall Street Journal revela que el gobernador del Banco de México ha luchado por mucho tiempo con su peso, que colegas estiman en más de 135 kilos; sin embargo, sus amigos dicen que su peso es parte de su personalidad. “Es el clásico tipo gordo: de buen humor, sensible, que no se enoja. Y eso lo ha ayudado a convertirse en un mejor negociador”, sostiene Gil.

Excolegas describen a Carstens, quien terminó un doctorado de Economía en la Universidad de Chicago en tres años en vez de cuatro, como un economista inusualmente talentoso. “Tengo un alto concepto de su capacidad”, afirma Raghuram Rajan, un ex economista jefe del FMI. Rodrigo Rato, ex director gerente del Fondo, indicó que el mexicano también tiene “un buen sentido del humor… que lo hace dócil pero firme”.

En 2008, cuando los precios del crudo se acercaban a máximos históricos y Carstens estaba al frente de las finanzas de México, su secretaría tomó una protección que puso a salvo alrededor de 5 mil millones en ingresos al país cuando el año siguiente los precios del petróleo se desplomaron. Algunos lo apodaron “San Agustín”.

Sin embargo, el diario estadounidense recuerda que el traspié más famoso se Carstens ocurrió en 2009, cuando un periodista le preguntó si la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos. podía afectar a México, siguiendo el dicho famoso de que cuando EU estornuda, a México le da una pulmonía. Carstens predijo que esta vez ocurriría lo contrario y lo describió como un “catarrito”. La economía de México cayó 6.5% ese año.

Hoy a sus 53 años, Carstens busca ser el del primer jefe no europeo del Fondo Monetario Internacional; sin embargo, a pesar de su experiencia, el mexicano es considerado un candidato con pocas posibilidades en una carrera en la que la favorita es otra vez un representante europeo, la ministra de Finanzas de Francia, Christine Lagarde.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Twitter: cómo el primer tuit de la red social generó una subasta millonaria

El cofundador de Twitter decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.
Por BBC
7 de marzo, 2021
Comparte

La subasta online por el primer tuit de la historia llegó a tener pujas de hasta 2,5 millones de dólares  este sábado.

Todo se debe al cofundador de Twitter, Jack Dorsey, que decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.

“Just setting up my twttr”, se lee en inglés en el post publicado en marzo de 2006 ( “Sencillamente configurando mi twttr”, en español).

La publicación será vendida en forma de NFT (token criptográfico), un certificado digital exclusivo que establece quién posee una fotografía, un video u otra forma de contenido online.

No obstante, el comentario de Dorsey seguirá estando disponible para el público en Twitter incluso después de que acabe en manos de un nuevo propietario.

El comprador recibirá un certificado, firmado digitalmente y verificado por el propio Dorsey, junto a los metadatos del tuit original, que incluirá información como el momento en que se publicó el tuit y su contenido.

Gran parte de esa información, no obstante, ýa está públicamente disponible.

¿Como un “souvenir”?

La subasta se lleva a cabo a través de la web Valuables, lanzada hace tres meses para vender tuits usando estos mecanismos.

En una publicación en esta plataforma, sus fundadores comparan la compra de un tuit como la de un autógrafo más tradicional o un souvenir.

“Tener cualquier contenido digital puede ser una inversión financiera“, señalan. “ valor sentimental. Tal y como un autógrafo en una tarjeta de béisbol, el NFT en sí mismo es la firma de su creador en el contenido, convirtiéndolo en algo único, limitado y valioso”.

https://twitter.com/jack/status/20

Ofertas anteriores al tuit de Dorsey sugieren que fue sacado a la venta en diciembre, pero la subasta atrajo mayor atención después de que el propio cofundador tuiteara un vínculo a ésta el viernes. Ese comentario ha sido compartido miles de veces desde entonces.

En cuestión de minutos, la puja por el tuit llegó a los más de US$88.000 y se disparó este sábado, con una oferta de US$1,5 millones siendo usurpada por otra de US$2 millones alrededor de las 15:30 GMT.

Según las condiciones de Valuables, el 95% de las ventas del tuit irán destinadas al creador original y el restante a la página web.

línea

BBC

Análisis de Rory Cellan-Jones, periodista de la BBC especializado en Tecnología

Los tuits son el último activo digital en ser monetizado a través de los llamados NFT.

Los NFT utilizan la tecnología de contratos blockchain, popular por ser usada en criptomonedas como el bitcoin, para crear certificados exclusivos de adquisición de cualquier contenido digital.

Pese a que la idea de que artistas digitales pueden obtener ingresos al ofrecer a los compradores cierto sentido de propiedad tiene sus alicientes, la “venta” de tuits dejará a más de uno perplejo.

Valuables, la plataforma que comercializa el tuit de Dorsey, parece reconocer que el concepto provocará cierto desconcierto. En el apartado de preguntas frecuentes de su página web, explica que “poseer cualquier tipo de contenido digital puede… tener valor sentimental y forjar una relación entre el coleccionista y el creador”.

La mayoría de nosotros pensaría que este es un precio muy alto a pagar por una relación con el jefe de Twitter, pero dado el estado frenético y a menudo irracional de cualquier tipo de mercado relacionado con las criptomonedas, quizá el comprador confía en que pronto habrá alguien que le quitará el tuit de las manos a un precio incluso superior.

Por mi parte, basado en el dicho de que “si no puedes con ellos, mejor únete”, he puesto uno de mis tuits a la venta.

Es un tuit sobre este artículo y acabo de aceptar una puja por él de US$1. Puede sonar algo modesto, pero teniendo en cuenta que tengo otros 72.466 tuits disponibles puede ser el comienzo de algo grande…

línea

BBC

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.