Cinco puntos para detectar si eres el clásico macho mexicano
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cinco puntos para detectar si eres
el clásico macho mexicano

¿Eres del tipo de hombre por el cual el próximo domingo se realizará en la ciudad de México la Marcha de las Putas, organizada por ciudadanas hartas de los estereotipos con los cuales se margina y violenta a las mujeres?
Por Paris Martínez
7 de junio, 2011
Comparte

¿Eres de los hombres que no puede dejar de escanear a una mujer que le resulta atractiva, al cruzarse con ella en la banqueta, en el salón, en el centro de trabajo? ¿O de aquellos que les manda besos desde el auto, les toca el cláxon o les lanza algún comentario sobre el deseo que te generan? Tal vez, incluso, seas de los que cree que prohibiendo las minifaldas habrá menos embarazos no deseados. O, peor aún, puede que seas, incluso, un hombre que no ha logrado mantener una pareja estable, a causa de los celos.

En resumen, ¿eres del tipo de hombre por el cual el próximo domingo se realizará en la Ciudad de México la Marcha de las Putas, organizada por ciudadanas hartas de los estereotipos con los cuales se margina y violenta a las mujeres?

Si te queda el saco, Animal Político tiene para ti algunos consejos del especialista Roberto Garda, director de la asociación civil Hombres por la Equidad, dedicada a atender, precisamente, los problemas que provoca en ti (y en la gente que tiene que soportarte) el ser un clásico macho mexicano.

1.- ¿Cómo identificar si eres un abusador?

“Muchos hombres que no consideran tener un problema para relacionarse con los demás, de pronto caen en la cuenta de que pasan los años y no logran conservar una relación más allá del mediano plazo y, en ocasiones, menos tiempo aún. Ése es un síntoma común entre los hombres que incurren en actos de violencia contra sus parejas sentimentales, de los cuales muchas veces ni siquiera son conscientes, y que alejan a las mujeres con las que inician alguna relación.

“Otro signo común para determinar si eres un abusador es cuando una tercera persona, quizás un amigo o un familiar, te hace ver que te excedes en los enfrentamientos ya no sólo con tu pareja, sino también con tus hijos. El clásico y discreto comentario de ‘tsss, te pasaste’.

“Pero el signo más claro de que eres un padre, un esposo, un novio violento, es cuando tu pareja o tus hijos dejan de tener comunicación contigo, cuando sólo hablan lo mínimo necesario al estar en tu presencia. Esa es una señal clara de que te temen, de que tus reacciones les generan miedo y, por lo tanto, prefieren no correr el riesgo, y se refugian en el silencio.”

Están también las señales claras, inequívocas, como la disminución de la actividad sexual con tu pareja, de su efusividad al hallarse en la intimidad o, evidentemente, el que la golpees.

2.- ¿Cómo dejar de comértelas con la mirada?

“Lo primero que hay que entender con el problema de las miradas lascivas –señala el experto en perspectiva de género, desde la masculinidad– Es que no se trata de un problema de la mujer: ella no tiene responsabilidad sobre tus prácticas de acoso y abuso.”

Por ello, explica, argumentos tales como “si no quieren que uno las vea, que no se vistan así”, “ni modo que me voltee para otro lado” o “mirar es algo natural”, en realidad son pretextos, no razones.

“Debemos comprender que la violencia no es un problema de quien la recibe, sino de quien la ejerce. Así que, a los hombres que salen a la calle para clavar su mirada con lascivia sobre cualquier mujer que le resulte atractiva, hay que decirles que, en los hechos, sí pueden voltear para otro lado y que no es una reacción natural, sino una decisión personal, el mirarle los senos o los glúteos, en vez de mirar para otro lado.”

Son ideas falsas las de aquellos que afirman que ‘si ella se viste de tal forma, me está coqueteando’. Y, en tal caso, la solución es que pienses lo contrario: no te está coqueteando. Repítelo en tu mente: NO TE ESTÁ COQUETEANDO. Cada vez que pienses que el andar, el vestir, el maquillaje o los gestos de una mujer representan una insinuación, reitérate: NO TE ESTÁ COQUETEANDO.

“Y, si tienes dudas, si crees que sí lo está haciendo, ve y pregúntale si la atracción es mutua. De lo que se trata es de tener relaciones más transparentes con las mujeres. Si crees que te está coqueteando, pregúntaselo, de esta forma interpretarás menos y harás todo más transparente.

“Cuando trabajas con estos hombres y ellos ven las consecuencias de mirar así a las mujeres, muchos lo dejan de hacer, se dan cuenta de que no es cierto que la mirada sea natural, sino que es una decisión el verlas de tal o cual manera, y tú puedes cambiar esa manera de mirar a las mujeres.”

3.- ¿Neceas?

Garda aclara que el de las miradas lascivas no son el único ejemplo de violencia no física que habitualmente, casi de forma sistemática, se ejerce contra las mujeres en México.

“Tampoco debes pensar que si ella se viste de alguna manera o tiene ciertas actitudes, está justificado que hagas comentarios sobre su ropa, sobre su cuerpo o que la invites insistentemente a cenar, que le pidas una y otra y otra vez que salga contigo. El hecho de que una mujer te guste, no te da derecho para acosarla, para acercártele, para perseguirla. Hay que ser honestos con uno mismo –y entender que cuando una persona te dice que no, quiere decir que NO… una vez más: NO SIGNIFICA NO.” Así de sencillo, hay que aceptarlo.”

4.- ¿Apoyas la ropa anticonceptiva?

La idea de que prohibiendo el uso de minifaldas se reducirán los embarazos no deseados (recientemente insertada en el debate público por el alcalde sinaolense de Novolato, Evelio Plata Izunza), no sólo es impráctica, afirma el especialista, sino discriminatoria.

“Cuando condicionas e impones tus valores morales a otra persona, cuando intentas regular la expresión de su cuerpo, o incluso la de su sexualidad, estás ejerciendo un tipo de violencia segregacional. Y si se insiste en ese tipo de pensamiento o, peor, si éste impregna las políticas públicas de los gobiernos, en cualquier nivel, al rato ya no sólo van a querer prohibir las minifaldas, sino también los escotes, o que los jóvenes se peinen de tal manera, o que no usen tatuajes, o que los discapacitados no tengan trabajo, o que los indígenas hagan y deshagan con los usos y costumbres.”

La solución a problemas sociales, pues, no se halla en el vestir. “Este tipo de pensamiento –dice el experto–, que en Ciudad Juárez llegó a plantearle a las mujeres que, para reducir los feminicidios, vistieran ropa recatada y salieran siempre acompañadas por un hombre–terminan reproduciendo la violencia contra las mujeres. Pero así como el político puede pensar así, también el obrero, el empresario, el oficinista, quienes creyendo actuar de buena voluntad, toman decisiones misóginas, homofóbicas, machistas, y acaban reproduciendo el sistema de dominación que supuestamente quieren eliminar”.

5.- ¿Cómo obtener ayuda profesional?

Hombres por la Equidad es una asociación que, por medio de terapias grupales, ofrece una salida a aquellos hombres que “se dieron cuenta de que esa forma de pensar les genera problemas para relacionarse con las mujeres; hombres con crisis en la relación de pareja; que se dan cuenta de que ya no saben qué hacer con sus ideas tradicionalistas, con sus prácticas machistas, con su carácter violento; hombres que llegan pidiendo ayuda, que quieren entender como ejercer una sexualidad más respetuosa, más placentera para ambos.”

Se trata, dice el director de la asociación, de novios, maridos y padres que están hartos de sentir celos, cansados de no poder entender a sus hijos y, por lo tanto, no tener forma ayudarlos en su proceso formativo, hombres que han decidido cambiar, pero a los que originalmente les faltaba una mirada autocrítica para darse cuenta de los problemas que el machismo les generaba.

“Lo que Hombres por la Equidad AC ofrece son terapias en grupos de reflexión, a partir de un modelo de intervención con el que se desarrollan distintas habilidades para que los hombres identifiquen sus creencias machistas, sus prácticas de violencia, el manejo inadecuado de sus sentimientos, y empiecen a ejercitar la igualdad con la pareja, con los hijos, pero sin pedirles absolutamente nada a ellos, sino que el sujeto en terapia se hace responsable por sí mismo de la solución de sus problemas, nuestra propuesta se basa en que cambies tú, y que no lo hagas porque te amenazó tu esposa con dejarte, o porque te ha dicho que dejó de amarte, sino porque deseas adoptar una nueva ética: nuevos principios donde la no violencia entra y la violencia sale.

“En el fondo –se congratula– se trata de hombres que aspiran a ser felices, la mayoría anhela una sociedad justa, sin violencia, relaciones de pareja sin agresiones, familias sin abuso de autoridad, con hijos que confíen en ellos, que se puedan comunicar con ellos, y los hombres empiezan a construir la equidad con su pareja, con sus niños y niñas.”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Mutar hasta extinguirse': el extraño curso de la variante delta de COVID que desconcierta a científicos en Japón

Tras vivir la peor ola de coronavirus en verano, los casos en Japón se han desplomado de forma desconcertante. Genetistas nipones manejan la teoría de que la variante delta podría estar autoextinguiéndose en este país.
25 de noviembre, 2021
Comparte

El pasado mes de agosto Japón se encontraba en medio de la quinta y mayor ola de coronavirus desde que comenzó la pandemia. Llegó a registrar más de 20 mil casos diarios.

Aquel rebrote estaba impulsado en gran medida por la variante delta que arrasó por el mundo entero y que por su alta transmisibilidad acabó reemplazando a otras mutaciones del patógeno.

Pero aquel mes fue también un punto de inflexión para el país asiático.

Desde entonces los casos se han desplomado a un ritmo vertiginoso y hoy, mientras varios países con porcentaje de vacunación similar combaten una nueva ola de contagios, Japón respira tranquilo y este martes 23 de noviembre registró poco más de 100 nuevas infecciones.

Y según un grupo de científicos, una explicación que toma fuerza en esta desconcertante caída de casos es que la variante delta podría estar, literalmente, “autodestruyéndose”.

¿Es esto posible? ¿Podría repetirse en otros lugares del mundo?

Múltiples causas

Varias hipótesis pueden estar detrás de esta repentina caída de casos e incidencia de la variante delta.

Más del 75% de residentes ya fueron vacunados en Japón y las medidas de distanciamiento social y el uso extendido de mascarillas son seguidos a rajatabla por la población, reportan medios nacionales.

Vacunación en Japón.

Getty Images

Pero otros países reúnen condiciones similares y registran muchos más casos diarios.

En España, por un ejemplo, un 80% de residentes ya recibió la vacunación completa y las mascarillas siguen utilizándose en espacios cerrados.

Y este martes, pese a tener una tercera parte de la población de Japón, registró casi 7.000 casos diarios.

Es este tipo de comparaciones la que ha llevado a que científicos japoneses, basándose en observaciones genéticas, manejen la hipótesis de la “autoextinción” de la variante delta.

“La variante delta en Japón era muy contagiosa y desplazó a otras variantes. Pero al acumularse las mutaciones, creemos que se volvió un virus defectuoso incapaz de replicarse“, dijo el genetista Ituro Inoue, del Instituto Nacional de Genética en Japón, al periódico The Japan Times.

“Considerando que los casos no han aumentado, creemos que en algún momento durante esas mutaciones el virus se dirigió directamente hacia su extinción natural“, agregó Inoue.

La teoría de Inoue arroja algo de luz sobre la desaparición tan repentina de la variante delta en Japón que sorprende a muchos.

Sobre todo teniendo en cuenta que recientemente muchos países occidentales, con vacunaciones avanzadas, han tenido que retomar estrictas medidas de confinamiento.

Restaurante lleno en Japón.

Getty Images

Pero Japón parece ser un caso peculiar en que los casos de coronavirus se desploman en caída libre a pesar de que trenes y restaurantes están llenos desde que acabó el último estado de emergencia el pasado octubre.

Proceso habitual

Que distintas variantes de un virus desaparezcan es algo que lleva sucediendo desde el comienzo de la pandemia.

“Sucede todo el tiempo en virus de animales y humanos. Recordemos que las variantes alfa, beta y gamma han sido mayoritariamente reemplazadas por las variantes delta”, contextualiza para BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

“Esto es realmente una cuestión de aptitud viral en cualquier anfitrión. Quizás hay algo en la inmunidad de la población japonesa que ha cambiado la forma en que el virus se comporta allí. El tiempo dirá si pasará también en otro país“, agrega Tang.

Estudios previos han probado que en Asia hay más personas que tienen una enzima de defensa llamada APOBEC3A y que ataca a distintos virus, incluido el coronavirus que causa la covid-19, en comparación con los habitantes de otras regiones como África y Europa.

De este modo, investigadores del Instituto Nacional de Genética y la Universidad Niigata estudiaron si esa enzima podía inhibir la actividad del coronavirus.

El equipo comparó datos de diversidad genética de las variantes delta y alfa en muestras clínicas infectadas en Japón entre junio y octubre.

Durante el estudio, observaron que las mutaciones del virus parecieron detenerse repentinamente en medio de su desarrollo evolutivo, se volvieron defectuosas e impidieron la replicación del virus.

Evolución de casos en Japón.

BBC

“Encontraron mutaciones en la proteína nsp14, que tiene que ver con la reparación de defectos de replicación. Si hay más mutaciones de lo normal en esta proteína, estas pueden inactivarla o hacerla ineficiente, lo que puede originar una debacle en el patógeno”, explica el profesor José Manuel Bautista, catedrático de bioquímica y biología molecular de la Universidad Complutense de Madrid en España.

A pesar de que Bautista cree que la caída abrupta de casos se debe también a factores como la vacunación masiva y las medidas de distanciamiento, le llama la atención el pronunciamiento de la curva de contagios.

“Lo normal es que baje poco a poco si la gente se aísla, porque los ya infectados siguen notificándose días más tarde. Es bastante dramática y exagerada la caída de casos y apunta a que la teoría de la autodestrucción es posible”, añade el académico.

A pesar de la sorprendente caída de casos en Japón, los científicos guardan cautela y evitan hacer diagnósticos sobre lo que pueda pasar en el futuro.

La pandemia está en constante evolución y ha demostrado que, a pesar de vacunaciones y medidas de contención, el mundo todavía no está a salvo de nuevos rebrotes.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qytQz_lCevk&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.