Denuncian tráfico de órganos en el 20 de Noviembre; el ISSSTE lo niega
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Denuncian tráfico de órganos en el 20 de Noviembre; el ISSSTE lo niega

La doctora Guadalupe Jiménez acusó que en el hospital Centro Médico Nacional existe una red de tráfico de órganos y robo de medicamentos especializados, y denunció que por ello fue cesada de sus funciones y amenazada de muerte.
16 de junio, 2011
Comparte

Doctora Guadalupe Jiménez. Foto: Cuartoscuro.

La doctora Guadalupe Virginia Jiménez acusó que en el hospital Centro Médico Nacional 20 de noviembre del ISSSTE existe una red de tráfico de órganos y robo de medicamentos especializados, y denunció que por ello fue cesada de sus funciones y amenazada de muerte.

Como respuesta a estas acusaciones, el director del hospital, Rafael Navarro Meneses, dijo en conferencia de prensa que “resultan dolosamente falsas las manifestaciones que erige la doctora Virginia Jiménez García, con lo cual se presupone que pretende desvirtuar la verdad de los hechos pretendiendo afectar la imagen pública de este Centro Médico Nacional 20 de Noviembre”.

En el comunicado oficial, Navarro Meneses explicó lo referente a las acusaciones por tráfico de órganos, sin embargo, no tocó el tema del robo de medicamentos especializados.

Según el diario Vanguardia, la Procuraduría General de la República (PGR) giró una orden de presentación contra el director del hospital, Rafael Navarro Meneses, y una alta funcionaria, Fedra Irazoque Palazuelos, como resultado de las denuncias de la doctora Jiménez por amenazas derivadas de su denuncia del “presunto tráfico de órganos y robo de medicamentos biológicos de alto costo en ese centro hospitalario”.

La doctora Jiménez dio a conocer estos hechos a Felipe Calderón; al secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos; el secretario de la Función Pública, Salvador Vega Casillas; a la procuradora General de la República, Marisela Morales, y a la procuradora Federal de la Defensa del Trabajo, Rosalinda Vélez.

El origen del problema

La doctora Jiménez era coordinadora médica del Centro Médico Nacional desde mayo de 2009, sin embargo, fue despedida el pasado 10 de mayo, junto con cuatro médicos residentes, presuntos testigos del robo de medicamentos especializados.

¿Cómo se dio cuenta Guadalupe Jiménez de las irregularidades en el hospital? La doctora dijo que tuvo en sus manos “la lista de trasplantes donde, para mi sorpresa, aparecía como paciente en el primer lugar o con el llamado Código Cero o prioritario, Juan Sergio Barrón Morales, médico adscrito del servicio de nefrología, quien se encontraba totalmente sano o al menos lo estaba en ese momento”.

Jiménez dice que esta práctica es una de las formas del tráfico de órganos, “pues una vez que el donante se encuentra listo, se asigna el nombre del receptor, que seguramente no es derechohabiente del ISSSTE, institución que no ha realizado oficialmente trasplantes desde por lo menos dos años atrás”.

Por otra parte, la doctora Jiménez denunció que los cuatro médicos residentes que fueron despedidos con ella fueron testigos del robo de medicamentos utilizados en oncología: el Rituximab, que cuesta en el mercado unos 60 mil pesos, y el Infliximab, de 15 mil pesos.

Además, Jiménez también denunció el silencio cómplice y omisión de sus superiores, el director del hospital, Navarro Meneses; el director médico, Ricardo Gabriel Manuel Lee, y el director general, Jesús Villalobos López.

La respuesta del ISSSTE

El director del Centro Médico Nacional, Rafael Navarro, dijo que de las auditorías realizadas por el Órgano Interno de Control en el ISSSTE, actualmente no se cuenta con ninguna observación de bajo, medio y alto riesgo pendiente por solventar, y que en la última revisión realizada por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) no se cuenta con ninguna observación relacionada con tráfico de órganos.

Asimismo, Navarro dijo que las supervisiones del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra) no cuentan con observaciones de tráfico de órganos.

Con respecto al cambio de la lista de espera para trasplantes, Navarro dijo que no se pueden registrar nombres de personas que no sean pacientes, porque para asignar órganos los registros los lleva el Cenatra y por ello la autoridad fiscalizadora se daría cuenta de cualquier irregularidad.

Sobre las dos denuncias penales presentadas ante la PGR en contra de la doctora Fedra Irazoque Palazuelos, Navarro solicitó a las autoridades competentes “la coadyuvancia, a efecto de perfeccionar la averiguación previa y conocer la verdad histórica de los hechos, y de lo que se desprenda, solicitar a la autoridad ministerial actuante, se proceda conforme a derecho”. Además, reveló que ha sido requerido en calidad de testigo en el caso.

Sobre el despido de la doctora Jiménez, Navarro explicó que recurrió en faltas injustificadas dos veces.

Tráfico de órganos en México, ¿un mito?

Hasta el momento, la PGR ha recibido 36 denuncias por tráfico de órganos, de las cuales sólo ha consignado ante un juez federal cuatro averiguaciones previas, por las que obtuvo las órdenes de captura.

Sin embargo, hay funcionarios que se niegan a aceptar que el tráfico de órganos en México existe. Uno de ellos es la titular de la Unidad de Investigación de Tráfico de Menores, Indocumentados y de Órganos de la PGR, Guillermina Cabrera.

Otro que lo niega es el director del Centro Nacional de Trasplantes, Arturo Dib Kuri, quien ha afirmado que las condiciones técnicas para llevar a cabo un trasplante hacen imposible que pueda darse el tráfico de órganos en el país.

Aquí, la declaración oficial de Rafael Navarro:

Declaración de Rafael Navarro Meneses

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

EU comenzó a deportar a migrantes haitianos retenidos en Texas

Unas 13 mil personas, la mayoría ciudadanos haitianos, permanecían reunidas bajo un puente fronterizo entre Estados Unidos y México.
20 de septiembre, 2021
Comparte

El gobierno de Estados Unidos empezó este domingo a deportar a los migrantes haitianos retenidos en un campamento improvisado bajo un puente en la localidad de Del Río, en el sur de Texas, tras un cruce masivo en la frontera.

Un total de 208 haitianos que intentaban entrar ilegalmente a EE.UU. fueron ya devueltos, según confirmó el gobierno haitiano a Efe, en un contexto sociopolítico y económico marcado por una aguda crisis.

De los tres vuelos previstos para el domingo ya han llegado dos, declaró a la agencia Jean Négot Bonheur Delva, coordinador de la Oficina Nacional de Migración.

Según el funcionario, todos los vuelos deberían traer 145 pasajeros, pero en el primero avión llegaron 98 personas y 110 en el segundo.

“Son personas que han intentado entrar en Estados Unidos a través de sus fronteras con México. Se trata de personas que vivían en Chile, México, Panamá y Brasil en particular”, añadió.

Migrantes con suministros cruzando el río.

Getty Images
Los migrantes tuvieron que cruzar el río hacia México en busca de suministros.

Formaban parte de un grupo de unas 13.000 personas que permanecían acampadas bajo un puente que conecta Del Río en Texas con Ciudad Acuña en México. Aunque la mayoría eran haitianos, entre ellas también había cubanos, peruanos, venezonalos y nicaragüenses.

El jefe de la Patrulla Fronteriza estadounidense, Raúl Ortiz, detalló este domingo que aquellos que aún no habían sido devueltos habían sido trasladados a centros de detención.

“Trabajamos las 24 horas del día para mover rápidamente a los migrantes del calor y de debajo de este puente a nuestras instalaciones para procesar y removerlos de Estados Unidos de acuerdo con nuestras leyes y nuestras políticas”, dijo Ortiz en conferencia de prensa en el puente.

“Quiero vivir una vida sin problemas”

El primer ministro de Haití, Ariel Henry, envió su apoyo a los migrantes en redes sociales en la tarde del sábado, asegurando que “se habían conseguido acuerdos” para recibir a aquellos que regresen.

Sin embargo, algunos migrantes temen volver.

Migrantes cruzando Río Grande.

Getty Images

“En Haití no hay seguridad. El país está en una crisis política”, comentó Fabricio Jean, de 38 años, a Associated Press.

Jean se encuentra en el campo con su esposa y sus dos hijas.

“En Haití hay gente matándose unos a otros. No hay justicia. Solo quiero vivir una vida sin problemas. Quiero vivir donde sepa que hay justicia”, dijo otro padre de dos hijos, Stelin Jean, de 29 años, al Texas Tribune.

El Departamento de Seguridad Nacional estadounidense dijo a través de un comunicado que las transferencias continuarán “para asegurar que los migrantes irregulares sean puestos bajo custodia, procesados y trasladados fuera de Estados Unidos, en concordancia con nuestras leyes y normas”.

Además, anunció que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza enviará 400 efectivos adicionales a Del Río, una ciudad con cerca de 35.000 habitantes.

Migrantes cruzando Río Grande en la frontera entre México y Estados Unidos.

EPA
Estados Unidos planea regresar a los migrantes a sus países de origen.

El alcalde de Del Río, Bruno Lozano, había declarado el estado de emergencia en la ciudad. Describió la situación como “sin precedentes” y “surrealista”.

También dijo que la patrulla fronteriza había estado abrumada y que los “agitados” migrantes vivían en condiciones imposibles.

El campamento improvisado en Del Río tiene pocos servicios básicos, y los migrantes que esperan a temperaturas de 37°C han estado cruzando el río hacia México para obtener suministros.

La mayoría son haitianos. También hay cubanos, peruanos, venezolanos y nicaragüenses.

Muchos haitianos abandonaron su país tras el devastador terremoto en 2010. Un gran número de los que ahora se encuentran en el campo habían vivido en Brasil y otros países sudamericanos y viajaron hacia el norte tras no poder asegurar empleo o estatus legal.

Migrante en la frontera entre México y Estados Unidos.

Getty Images

Will Grant, corresponsal de la BBC en México, reporta que muchos cubanos también han abandonado la isla en su peor crisis económica desde el fin de la Guerra Fría.

Grant asegura que muchos de los migrantes en Texas probablemente realizaron la travesía migratoria más difícil en América Latina: cruzar a pie la densa selva del Darién entre Colombia y Panamá.

El gobierno de Estados Unidos ha informado de un aumento de migrantes en la frontera con México este año.

El número de migrantes detenidos allí en julio superó los 200.000 por primera vez en 21 años, según datos del gobierno.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Iw8YMJx_rSM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.