Hank Rhon: De la mansión a la prisión
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Hank Rhon:
De la mansión a la prisión

Por Fausto Ovalle y Francisco Sandoval Alarcón
9 de junio, 2011
Comparte

Cuando era alcalde de Tijuana, al ingeniero Jorge Hank Rhon le gustaba vestir como su padre, el profesor Carlos Hank González. Ahora, en el penal de El Hongo, viste igual que cualquier preso.

Atrás quedaron los días en los que se le vía usar los mismos trajes de su padre y el chaleco rojo con la leyenda H7 que utilizó en su campaña para buscar, de la mano del PRI, la gubernatura de Baja California en 2007.

“Es de pene de burro”, respondía Hank Rhon a los periodistas que cubrían su campaña cuando le preguntaban sobre el material con que estaba hecho el chaleco.

La madrugada del miércoles, sin embargo, luego de varios días de estar retenido en las instalaciones de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) en la ciudad de México, el excéntrico exalcalde tuvo que enfundarse en la misma ropa que visten otros 5 mil 200 reos del penal de Tecate: sudadera y pantalón deportivos en color gris.

Sin privilegios

Propietario del consorcio de apuestas más grande de México y cuya fortuna asciende a mil millones de dólares –según ha reconocido en entrevistas-, el empresario fue sometido a los mismos controles de seguridad que tuvieron que pasar todos los reos del centro, entre los que se encuentran 800 sentenciados por delitos comunes y federales.

“Todos con un perfil criminológico alto o de peligro”, comenta Moisés Uribe, vocero de la Secretaría de Seguridad Pública de Baja California -instancia encargada de la operatividad del centro-, quien reconoce que por tratarse de un detenido que no ha sido juzgado, se encuentra en un área especial.

Se trata de un espacio más cómodo y amplio, donde los sospechosos de cometer un delito se encuentran vigilados. El único benefició legal con el que cuentan, además de dormir sin restricción, es el recibir la visita de sus abogados.

En el caso del ingeniero Hank así ocurrió. Durante el transcurso de la mañana y parte de la tarde del miércoles se reunió con sus abogados, con quienes platicó de las opciones legales para tratar de echar abajo la acusación por acopio de armas que presentó la Procuraduría General de la República (PGR) en su contra.

Esto generó que el Ministerio Público de la Federación lo consignara a un Juez Federal en Tijuana y ordenara a las autoridades de Baja California su resguardo, optando por internarlo en el penal de mediana seguridad de El Hongo, cuya infraestructura de vigilancia, avalada por la Federación, así como la ubicación alejada de la mancha urbana, lo convierten en el penal más seguro de la entidad.

Para llegar a este centro se tiene que viajar por carretera alrededor de 80 kilómetros. A la altura del Poblado de Hongo, el visitante se desvía 3 kilómetros antes de encontrar las altas murallas de concreto del centro, lo que imposibilita un ataque o fuga sin ser detectado a distancia.

Sus careos con la justicia

Han sido cuatro en total las veces que Hank Rhon ha estado involucrado en supuestos actos delictivos.

La primera ocasión fue en 1988, tras el asesinato en Tijuana del coeditor del semanario Zeta, Héctor “Gato” Félix Miranda.
Citado por el Ministerio Público para declarar sobre el crimen del periodista, Hank Rhon aseguró que no conocía a Antonio Vera, asesino material del “Gato” y que en ese entonces se desempañaba como su Jefe de Escoltas.

Sin ahondar más sobre el asunto y convencidos de las declaraciones de Jorge Hank, las autoridades decidieron no investigarlo por el crimen, aun cuando, como en su momento lo señaló el exgobernador del Estado, Ruffo Appel, todos los indicios apuntaban a que el autor material del periodista vivía en “el Hipódromo Agua Caliente”.

Tres años después, en 1991, el ingeniero Hank tuvo un segundo altercado con la justicia, sólo que ahora estadounidense. En esa ocasión fue retenido en la garita de San Isidro, California, cuando intentaba cruzar de manera ilegal a Estados Unidos una tigresa de bengala color blanco.

En 1995 su afición por las pieles y los animales lo llevó a enfrentar una segunda acusación penal en México. Ese año fue detenido en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, cuando proveniente de Japón se le encontró en su equipaje un abrigo de bisonte y esculturas de marfil.

Sin pisar la cárcel, el inculpado de contrabandear especies en peligro de extinción obtuvo su libertad a las pocas horas de la detención, luego que sus abogados demostraron al Juez que los productos encontrados en las maletas del excéntrico empresario eran imitaciones.

A casi 16 años de este último altercado, el exalcalde de Tijuana vuelve a enfrentar un nuevo proceso penal, ahora por ser acusado de tener en su exclusiva mansión de Tijuana, construida al interior de lo que era el Hipódromo Agua Caliente de Tijuana, un lote de armas de uso exclusivo del Ejército sin los permisos correspondientes.

A diferencia de los otros incidentes, en esta ocasión Hank Rhon sí pisó una cárcel, en la que fue confinado a un área que, a pesar de no ser una celda como la que habitan los reos sentenciados, sigue las mismas medidas de seguridad que operan en el centro: filtros de rayos equis, pase de lista, la obligatoriedad de comer los alimentos que ahí se sirven, así como portar el traje deportivo gris.
“Quería llorar”

A las 16:00 horas del miércoles y fuertemente escoltado, el ingeniero Hank y las diez personas detenidas con él llegaron a las instalaciones del Poder Judicial de Tijuana de la Zona Río.
Diez de los detenidos viajaban en una camioneta panel de la PGR, mientras que el propietario del Grupo Caliente en Baja California llegó en una Suburban gris de la misma corporación.

Los vehículos se detuvieron en el estacionamiento de los juzgados de distrito y los primeros en bajar fueron los presuntos cómplices de Hank: Cuatro de ellos descendieron con las manos y los pies libres, mientras que los otros estaban unidos por esposas metálicas en sus extremidades.

El último en entrar al edificio del Poder Judicial fue el ingeniero Jorge Hank Rhon y lo hizo con la cabeza agachada y caminando lentamente porque las esposas, colocadas en manos y pies, le impedían caminar.

“Quería llorar”, fueron las palabras que pronunció una simpatizante del PRI que ahí se encontraba.

Las expresiones de extrañamiento entre los periodistas y militantes fueron lo común por contemplar la imagen de Hank Rhon vestido con ropa deportiva, pues están acostumbrados a sus poses y formas de vestir extravagantes.

Basarán defensa en videos
Momentos antes de la llegada de Hank Rhon a las instalaciones del Poder Judicial de Tijuana llegó su equipo de defensa, integrado por los abogados Luis Algorri Franco, Fernando Benítez y el exdiputado Juan Macklis, quienes más tarde informaron que habían solicitado al Juez Noveno una ampliación de 144 horas para analizar y presentar pruebas a favor de su cliente, entre éstas un video de seguridad del Hipódromo, que para ellos es la prueba de que el Ejército sembró las armas en la residencia del exalcalde.

Con la solicitud de la defensa, el Juez Federal tendrá que decidir la situación legal de Hank Rhon y las otras diez personas detenidas en su residencia.

Esta mañana el Juez otorgó ampliar el término constitucional a Hank Rhon para ofrecer más pruebas a favor, por lo que el político y empresario acostumbrado a vestir con chalecos de pene de burro y tomarse un tequila con porciones de víbora después de sus alimentos, tendrá que seguir vistiendo, por al menos seis días más, el traje deportivo gris que portan todos los sentenciados y sospechosos de cometer delitos en el Estado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 gráficos que explican qué hacer si tienes una persona con COVID-19 en casa

Aislarse a causa de la covid dentro de una vivienda compartida no es fácil, pero estas medidas pueden ayudarte a resolver esta situación y evitar que el resto de los integrantes de la casa se contagie.
17 de febrero, 2021
Comparte

Todos los enfermos de COVID-19 deben mantenerse aislados para evitar propagar el coronavirus. Esta es la recomendación generalizada para todos los infectados con SARS-CoV-2 que no han desarrollado un cuadro grave de la enfermedad.

Idealmente, el enfermo dispondría de un espacio suficientemente grande como para pasar allí entre 10 y 14 días, o el tiempo que se requiera dependiendo de la evolución de los síntomas (si tienes fiebre alta, te sientes acalorado o con escalofríos, estás resfriado o tienes náuseas o diarrea, el período de aislamiento puede ser más largo, según el Servicio Nacional de Salud Británico).

Pero la realidad es que la gran mayoría vive en espacios compartidos sin acceso, por ejemplo, a un baño propio. Te explicamos de forma sucinta en cuatro gráficos cómo hacer si hay una persona aislada con covid-19 dentro de tu casa.

La habitación del enfermo

Gráfico de la habitación de un enfermo de covid

BBC

La puerta del cuarto donde duerme el enfermo debe mantenerse cerrada. Es importante abrir la ventana para dejar que circule el aire. Sus comidas debe hacerlas allí dentro, y todo la basura que genere (pañuelos descartables, mascarillas, etc.) debe tirarla a un bote con una bolsa plástica y cerrarla.

Si no es posible mantener al enfermo dentro de una habitación separada y debe compartir el cuarto con otra persona, coloca las camas al menos a dos metros de distancia, y si puedes, una barrera física alrededor de la cama del enfermo como una cortina de baño, un cartón grande, etc.

Si solo tienes una cama, se debe dormir de modo que la posición de la cabeza de uno esté al altura de los pies del otro.

Distancia de los demás

Gráfico de como mantener distancia de la persona enferma

BBC

Idealmente no debemos entrar a la habitación del enfermo y si lo hacemos en caso de ser absolutamente necesario, ambos deben usar mascarilla, y la persona que ingresa debe utilizar guantes desechables para manipular las cosas del enfermo.

Las comidas y todos los otros implementos que necesite hay que dejárselos en la puerta para que los recoja una vez que nos hayamos alejado.

El baño

Gráfico de como limpiar el baño que utiliza la persona enferma

BBC

Lo ideal es no compartir el baño con el enfermo. En caso de no ser posible, lo mejor es que la persona infectada utilice el baño compartido una vez que lo han hecho los demás y que luego limpie con guantes todas las superficies que ha tocado.

Si necesitamos usar el baño después de que lo ha utilizado la persona infectada, lo mejor es dejar pasar el máximo de tiempo posible.

El enfermo debe utilizar su propia toalla.

Si la persona con COVID-19 tiene su propio baño pero no está en condiciones de limpiarlo, podemos hacerlo usando una mascarilla y guantes descartables, pero solo en caso de ser absolutamente necesario.

Los objetos que toca la persona infectada

Gráfico de como limpiar los objetos que utiliza la persona enferma

BBC

Es importante no compartir objetos con el enfermo.

Por eso, debemos separar platos, cubiertos, vasos etc. para su uso exclusivo.

Una vez que los usa debemos lavarlos con detergente y agua caliente usando guantes descartables. Después de hacerlo debemos lavarnos meticulosamente las manos con jabón por al menos 20 segundos.

En cuanto a su ropa o sábanas sucias, debemos manipularlas con guantes y nunca sacudirlas. Se pueden lavar en agua caliente junto a la ropa del resto de los integrantes de la casa, y debe secarse con secarropas a temperatura caliente, si se puede.

Al terminar, lávate siempre las manos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8B-mGZ9rNPk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.