Humala gana presidencia de Perú
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Humala gana presidencia de Perú

6 de junio, 2011
Comparte

Ollanta Humala, aspirante a la presidencia de Perú.//FOTO: AP

El ex militar izquierdista Ollanta Humala ganó por estrecho margen la presidencia de Perú y prometió encabezar un gobierno de concertación nacional que consolide el crecimiento económico del país y favorezca la inclusión social.

“El resultado electoral indica, tanto el conteo rápido como las informaciones brindadas por la ONPE, que hemos ganado las elecciones presidenciales”, dijo Humala el domingo en la noche en una breve declaración pública a la prensa.

“Sin miedo y con tranquilidad los peruanos y las peruanas han votado. A todos ellos agradezco por este acto decisivo que ahora honra nuestra democracia y los agradezco esta demostración de confianza”, agregó.

La asociación civil Transparencia, de observación electoral, informó horas antes en rueda de prensa que Humala aventajó a Keiko Fujimori por 3% al 100% del cómputo de sufragios. El margen de error es de menos de 1%.

En tanto, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), entidad encargada del cómputo, informó que al 87% de actas computadas, Humala obtuvo 51.2% de votos válidamente emitidos, mientras Fujimori logró 48.81%.

La ONPE explicó que el estrecho margen entre ambos contendientes se debe a que la mayor cantidad de actas electorales contabilizadas provienen de áreas urbanas. Humala tiene su mayor caudal de votos en el ámbito rural.

El ex teniente coronel del ejército, de 48 años, se impuso a su adversaria capitalizando las resistencias que ésta generaba entre algunos peruanos por ser vinculada con el gobierno autoritario de su padre encarcelado, Alberto Fujimori, quien purga una condena de 25 años por violaciones a los derechos humanos y corrupción.

Keiko Fujimori dijo antes de la difusión de los primeros resultados oficiales, ante varios cientos de sus simpatizantes, que esperaría el informe de la ONPE para emitir un pronunciamiento. Sin embargo no volvió a aparecer públicamente por el resto de la noche.

Humala, por su parte, se dirigió a la Plaza Dos de Mayo, en el centro de Lima, donde lo esperaban más de 10 mil personas jubilosas que se congregaron horas antes para festejar su triunfo. También en ciudades como la sureña Arequipa, y la selvática Iquitos sus simpatizantes y pobladores celebraron con algarabía su victoria.

“Estamos esperando hace tiempo que haya un gobierno que realmente se preocupe por los pobres, que realmente se preocupe por los más desvalidos, por los desamparados, por los niños que están trabajando en las calles. Hace muchos años que el pueblo espera y que está esperando un cambio, sensibilidad en la piel de los políticos”, dijo Humala.

“Tiene que cambiar esto, y para este cambio es que estoy aquí… solo me interesa cumplir lo que he ofrecido al pueblo peruano”, expresó ante los enfervorizados manifestantes, que coreaba “Sí se pudo”, “Sí se pudo”.

Humala dijo que llevará adelante una economía abierta y de mercado que consolide y fortalezca el mercado interno.

“Necesitamos promover a todas las fuerzas productivas de la nación para unirla y transformarla, por eso vamos a hacer una transformación de la agricultura, la agroindustria, la agroexportación, la ganadería, el turismo, las industrias nacionales, para que generen más empleo y haya más plata”, señaló.

Hace cinco años cuando postuló por primera vez a la presidencia Humala causó pánico en los mercados y el electorado al expresar su simpatía por el presidente de Venezuela Hugo Chávez y fustigar con furia el modelo económico neoliberal vigente.

En su campaña electoral del 2011 Humala moderó su discurso ideológico y enmendó su plan de gobierno de tinte socialista hasta en dos oportunidades para generar confianza en los electores.

En los últimos días de la campaña electoral, que mostraban un empate estadístico en los sondeos entre Humala y Fujimori, el izquierdista sacó ventaja a su rival al parecer ayudado por el apoyo público que le brindó el novelista peruano Mario Vargas Llosa, Nobel de Literatura 2010, grupos de intelectuales y el ex presidente Alejandro Toledo.

Humala incluso juró sobre una Biblia, dos semanas antes de la segunda vuelta, que respetará la democracia, la libertad de prensa y expresión, y que no intentará modificar las leyes para hacerse reelegir.

“Seré un presidente que solo actúa dentro de la Constitución y el Estado de derecho”, prometió.

Vargas Llosa exhortó a los peruanos a votar por Humala para no reivindicar a una de las dictaduras más “atroces” y “crueles” que ha tenido Perú.

El domingo el escritor dijo que el triunfo de Humala “es una victoria que ha salvado la democracia en el Perú”.

“Lo importante es que nos hemos librado de que una dictadura que fue terriblemente corrompida y sangrienta volviera a tomar el poder. Los peruanos han actuado con gran responsabilidad, hay que felicitarse y hay que celebrar”, destacó Vargas Llosa en declaraciones a la emisora CPN.

Toledo, por su parte, señaló que se mantendrá alerta y vigilará que Humala cumpla los compromisos asumidos.

“Seremos celosos vigilantes de la democracia, de la libertad de expresión, de los derechos humanos, de promover el crecimiento económico con inclusión social… Confiamos en que el nuevo gobierno cumpla con lo prometido”, dijo en rueda de prensa.

El ex candidato presidencial y economista liberal Pedro Pablo Kuczynski, quien había expresado su respaldo a Keiko Fujimori, dijo el domingo que es importante que Humala ofrezca señales de inmediato para tranquilizar a los mercados como designar a quienes integrarán a su gabinete de ministros.

Perú ha crecido vigorosamente en los últimos 10 años gracias a las políticas de libre mercado y disciplina fiscal, observadas por los gobiernos de Toledo (2001-2006) y Alan García (2006-2011), que mantuvieron la inflación entre las tasas más bajas de la región, y aumentaron considerablemente las exportaciones y las reservas internacionales del país.

El temor a que Humala interrumpa ese ciclo de crecimiento, virando hacia políticas populistas o expropiaciones como las aplicadas por Chávez en Venezuela, está presente. Además que pueda intentar prolongar su permanencia en el poder y que trate de coartar algunas libertades como la de expresión y de prensa.

El plan de gobierno original de Humala señala la necesidad de un cambio de la Constitución, y de un cambio del modelo neoliberal, así como la revisión de los tratados de libre comercio suscritos por Perú con terceros países.

“Espero que no haga lo que ha dicho en su primer plan de gobierno por el bien del Perú”, declaró lacónicamente a la prensa Rafael Rey, candidato a la primera vicepresidencia de Keiko Fujimori.

Daniel Abugattás, vocero del partido Gana Perú de Humala, pidió a sus oponentes no exacerbar los temores por un eventual cambio de giro en la gestión económica.

“Las inversiones nacionales, extranjeras, la propiedad privada, están absolutamente garantizados, no va a pasar absolutamente nada”, afirmó en declaraciones a la prensa.

Humala ha ofrecido a los peruanos trabajar por una sociedad más justa e igualitaria en Perú y se ha comprometido a intensificar los programas sociales en favor de los más pobres, y en especial de los ancianos y los niños más pequeños.

“El prometió el cambio por la democracia, soy afiliado al sindicato de los trabajadores… hoy se ha perdido la dignidad de los trabajadores, espero que él (Humala) nos devuelva eso. Se va a recuperar todo con él, van a volver los buenos trabajos, el gas va a ser barato, no habrá corrupción, creo en su palabra”, dijo José Romero Espinal, de 58 años, obrero de construcción.

Pero también están los incrédulos en Humala como Aida Delgado, ama de casa de 69 años, y casada con un venezolano, quien dijo que salió de Venezuela huyendo de Chávez.

“(Humala) está escondiendo sus uñas, porque igualito, Chávez cada vez que va a haber elecciones se vuelve Caperucita Roja”, dijo.

AP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna Sputnik V: De generar desconfianza a ser un instrumento para la influencia de Rusia en el mundo

Hace unos meses muchos desconfiaban de la vacuna rusa. Pero demostró ser tanto o más eficaz como las principales vacunas ampliamente aprobadas y podría convertirse en un instrumento estratégico para Putin.
15 de febrero, 2021
Comparte
Bandera rusa con jeringas.

Getty Images
Las cosas parecen haber cambiado radicalmente para la Sputnik V en apenas unos tres meses.

Cuando el pasado noviembre Rusia anunció que su vacuna contra el coronavirus tenía una eficacia del 92%, la noticia fue acogida con esperanza pero también con mucho escepticismo.

El secretismo que rodeó a los ensayos clínicos y la “precipitación” que criticó parte de la comunidad científica no inspiraban mucha confianza, ni siquiera en los propios rusos.

Hoy, a tres meses de aquel anuncio, las cosas parecen haber cambiado en gran medida.

De a poco los rusos comienzan a confiar en su vacuna y recientemente su eficacia fue respaldada por la prestigiosa revista médica británica The Lancet.

Muchos países, en especial en América Latina, tocan las puertas de Rusia para negociar dosis de su prometedor compuesto, y Rusia no ha tardado en responder y ofrecer su apoyo.

Hasta en Europa ha habido interés por Sputnik.

Josep Borrell, alto representante de Política Exterior y Seguridad de la UE, aseguró recientemente que la aprobación para su uso de la vacuna por parte de la Agencia Europa del Medicamento -en fase aun preliminar- “sería una buena noticia, porque como saben nos enfrentamos a una escasez de vacunas“.

Expertos consultados por BBC Mundo aseguran que el éxito de esta vacuna, producida con fondos estatales, resultará en un golpe de imagen positivo y un instrumento geopolítico importante para Rusia en los países de menos recursos.

Pero, ¿cómo evolucionó el escenario en solo unos meses?

Desarrollo “demasiado rápido”

En agosto de 2020 Rusia anunció que el Instituto estatal Gamaleya estaba desarrollando una vacuna contra el coronavirus.

La televisión, también estatal, presentó este hecho como una prueba del liderazgo científico del país, igual que cuando se anunció el lanzamiento del primer satélite hecho por el hombre hace 60 años.

¿El nombre de ese satélite? Sí, el mismo que la vacuna: Sputnik.

Este compuesto utiliza la técnica del vector viral, inyectándose un virus diferente y menos dañino con genes de la proteína espiga del coronavirus para crear una respuesta inmunitaria.

A pesar de los anuncios con bombo y platillo de que la vacuna era tan eficaz como las estadounidenses Pfizer y Moderna, ambas con porcentajes de protección superior al 90%, los rusos no acudieron de inmediato cuando arrancó la vacunación en masa en diciembre.

Dice Oleg Boldyrev, periodista del servicio ruso de la BBC en Moscú, que al comienzo de la campaña había mucho escepticismo por la forma tan rápida en que se había creado la vacuna.

“Muchos rusos estaban desconfiados por la naturaleza opaca de su registro y el entusiasmo excesivo de los funcionarios de gobierno. El presidente Vladímir Putin tampoco se había vacunado. Nada de esto ayudaba a crear confianza”, reporta Boldyrev.

Recuperación progresiva de la confianza

Encuestas recientes en Rusia indican que aunque poco a poco se instaura la confianza en la vacuna, sigue quedando una muestra considerable que no se fía del todo y quiere conocer más evidencias sobre su efectividad.

Ancianos en una residencia esperando para ser vacunados.

Getty Images
Poco a poco, los rusos van ganando confianza en su vacuna, reporta el servicio ruso de la BBC.

Sin embargo, puede que los escépticos empiecen a convencerse después de los datos de efectividad publicados en The Lancet, aunque siguen sin estar disponibles algunos datos de los ensayos clínicos y hay muchas preguntas que el Instituto Gamaleya debe responder.

Los más críticos acusan a los científicos de no ser completamente transparentes, pero “el aval de The Lancet es sin duda un gran impulso de optimismo para la distribución de Sputnik V a nivel mundial”, dice Boldyrev.

También debe tenerse en cuenta que, aunque no requiere las temperaturas extremas de conservación de Pfizer, sí necesita guardarse a temperaturas bajas, de alrededor de 8°C, y esto puede dificultar su distribución, como de hecho sucede fuera de las grandes ciudades en Rusia.

De acuerdo a un análisis independiente, menos de 1,5 millones de rusos han recibido la primera dosis de la vacuna. A este ritmo, tomaría unos tres años vacunar a la mitad de su población de 145 millones.

Oportunidad para los menos ricos

“Este es un momento decisivo para nosotros”, dijo en una entrevista a Bloomberg Kirill Dmitriev, director ejecutivo del Fondo Ruso de Inversión Directa, el organismo estatal que financió la vacuna.

El gobierno ruso reporta que muchas de las ocho millones de dosis ya fabricadas se enviarán a aquellos países que las ordenaron hace unos meses.

Una docena de países ha mostrado su interés. Entre ellos se encuentran aliados de Moscú, como Hungría o Irán, y también un buen número de estados latinoamericanos como México, Paraguay, Venezuela o Colombia.

En Argentina y Bolivia, de hecho, ya se ha empezado a inocular a la población con el compuesto ruso.

Vacunación en Argentina.

Getty Images
En Argentina ya se vacuna con la Sputnik V.

“Sputnik V llega en un momento crucial para América Latina”, asegura a BBC Mundo Vanni Pettinà, experto en relaciones exteriores de Rusia en el Colegio de México.

“Los países de la región no tienen tecnología propia para desarrollar sus vacunas ni el dinero suficiente para comprar las carísimas vacunas privadas que han ido aprobándose”, añade el experto.

En este sentido, Pettinà pronostica que la naturaleza estatal de Sputnik V facilitará su distribución y compra por parte de los países con menos recursos.

Y este hecho, indudablemente, también favorecerá un uso geopolítico que Putin puede utilizar muy bien a su conveniencia.

“Al ser estatal, Putin literalmente puede decidir cuántas dosis dar, a qué precios y a quién. Y todo esto estará condicionado por las evaluaciones políticas y estratégicas del Kremlin”, añade Pettinà.

Vladimir Putin en junio de 2020.

Getty Images
Que la vacuna sea estatal es un hecho que le permitirá a Putin utilizarla muy bien, de forma estratégica, dice un experto.

“Está claro que Rusia usará la vacuna como un instrumento geopolítico para aumentar lo que llamamos ‘soft power‘ (poder blando) entre estados con menos recursos y también otras empresas privadas a las que venda sus patentes”, explica Mira Milosevich, experta en Rusia y Eurasia para el Real Instituto Elcano.

“Durante la Guerra Fría, el poder blando se imponía con el deporte y el ajedrez, ahora los rusos utilizan la vacuna”, añade Milosevich.

Errores y debilidades de EE.UU. y Europa

Mientras que las primeras vacunas, como las de Pfizer, Moderna y Oxford-AstraZeneca, recibían el visto bueno de las autoridades médicas y comenzaban a distribuirse e inocularse, el optimismo se apoderaba de los países más ricos, que comenzaban a verse más cerca del triunfo sobre la pandemia.

La realidad ha mostrado ser más complicada.

Las farmacéuticas han experimentado notorias interrupciones en la distribución, especialmente evidentes en la UE, que hace unas semanas se involucró en una sonada disputa con AstraZeneca tras acusarle de incumplir los plazos de entrega de vacuna.

“Occidente no tiene mucha flexibilidad para manejar sus vacunas porque no las controla, son productos privados, y por eso está más expuesto al chantaje de precios y a contratos poco transparentes”, dice Pettinà.

El académico señala ciertos “errores y debilidades” tanto de la UE como de EE.UU. que Rusia puede aprovechar muy bien.

“La retirada de asuntos de política exterior de EE.UU. durante el gobierno de Trump y la complejidad y lentitud de la estructura política de la UE abren un espacio que el Kremlin puede usar para mejorar su imagen e influencia en países de menos recursos”, explica.

“Esto es fácil de explicar, Rusia es una potencia oportunista y ha visto que mientras EE.UU. y la UE priorizan abastecerse a sí mismos y son incapaces de proveer a países menos desarrollados, aprovecha para llevar la vacuna a estos territorios, también en América Latina”, coincide Milosevich.

Jeringas con el logo de AstraZeneca de fondo.

Getty Images
Vacunas como la de AstraZeneca prometían optimismo en la lucha contra la pandemia, pero la realidad ha demostrado ser algo más complicada.

“Esto hará que Rusia aumente su influencia en la región, ya de por sí más fácil de ampliar por las tradicionales interacciones con Cuba y otros gobiernos socialistas del siglo XXI como Brasil, Venezuela, Argentina o Bolivia”, completa Pettinà.

Largo historial de poderío científico ruso

Sputnik V no será el final de la investigación contra el coronavirus. Hay dos vacunas más que los científicos rusos están alistando.

“Una vez más, seguramente habrá cuestionamientos sobre la veracidad de los datos científicos que acompañen a los anuncios de eficacia”, apunta Boldyrev.

A pesar de las dudas y del secretismo ruso, Pettinà cree que no se debe infravalorar el historial científico y tecnológico de este país.

Vacunación en Irán, uno de los principales aliados de Rusia.

Getty Images
Varios expertos coinciden en que la vacuna rusa podría ser primordial para los países con menos recursos.

“El secretismo está muy vinculado a la herencia de seguridad soviética, pero no debe olvidarse que Rusia fue una potencia durante la Guerra Fría y que sigue invirtiendo mucho en ciencia y tecnología“.

Que la vacuna rusa funcione y tenga tanta eficacia es sin dudas una gran noticia para el mundo, pero, al igual que las otras vacunas, no se libra de las muchas interrogantes que siguen abiertas.

¿Cuánto durará la protección? ¿Será también efectiva contra las nuevas variantes más contagiosas que emergen en el mundo?

Todo parece indicar que aún es una incógnica el tiempo que queda en la lucha contra la pandemia.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=xhM2rTMB9I4&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.