Humala gana presidencia de Perú
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Humala gana presidencia de Perú

6 de junio, 2011
Comparte

Ollanta Humala, aspirante a la presidencia de Perú.//FOTO: AP

El ex militar izquierdista Ollanta Humala ganó por estrecho margen la presidencia de Perú y prometió encabezar un gobierno de concertación nacional que consolide el crecimiento económico del país y favorezca la inclusión social.

“El resultado electoral indica, tanto el conteo rápido como las informaciones brindadas por la ONPE, que hemos ganado las elecciones presidenciales”, dijo Humala el domingo en la noche en una breve declaración pública a la prensa.

“Sin miedo y con tranquilidad los peruanos y las peruanas han votado. A todos ellos agradezco por este acto decisivo que ahora honra nuestra democracia y los agradezco esta demostración de confianza”, agregó.

La asociación civil Transparencia, de observación electoral, informó horas antes en rueda de prensa que Humala aventajó a Keiko Fujimori por 3% al 100% del cómputo de sufragios. El margen de error es de menos de 1%.

En tanto, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), entidad encargada del cómputo, informó que al 87% de actas computadas, Humala obtuvo 51.2% de votos válidamente emitidos, mientras Fujimori logró 48.81%.

La ONPE explicó que el estrecho margen entre ambos contendientes se debe a que la mayor cantidad de actas electorales contabilizadas provienen de áreas urbanas. Humala tiene su mayor caudal de votos en el ámbito rural.

El ex teniente coronel del ejército, de 48 años, se impuso a su adversaria capitalizando las resistencias que ésta generaba entre algunos peruanos por ser vinculada con el gobierno autoritario de su padre encarcelado, Alberto Fujimori, quien purga una condena de 25 años por violaciones a los derechos humanos y corrupción.

Keiko Fujimori dijo antes de la difusión de los primeros resultados oficiales, ante varios cientos de sus simpatizantes, que esperaría el informe de la ONPE para emitir un pronunciamiento. Sin embargo no volvió a aparecer públicamente por el resto de la noche.

Humala, por su parte, se dirigió a la Plaza Dos de Mayo, en el centro de Lima, donde lo esperaban más de 10 mil personas jubilosas que se congregaron horas antes para festejar su triunfo. También en ciudades como la sureña Arequipa, y la selvática Iquitos sus simpatizantes y pobladores celebraron con algarabía su victoria.

“Estamos esperando hace tiempo que haya un gobierno que realmente se preocupe por los pobres, que realmente se preocupe por los más desvalidos, por los desamparados, por los niños que están trabajando en las calles. Hace muchos años que el pueblo espera y que está esperando un cambio, sensibilidad en la piel de los políticos”, dijo Humala.

“Tiene que cambiar esto, y para este cambio es que estoy aquí… solo me interesa cumplir lo que he ofrecido al pueblo peruano”, expresó ante los enfervorizados manifestantes, que coreaba “Sí se pudo”, “Sí se pudo”.

Humala dijo que llevará adelante una economía abierta y de mercado que consolide y fortalezca el mercado interno.

“Necesitamos promover a todas las fuerzas productivas de la nación para unirla y transformarla, por eso vamos a hacer una transformación de la agricultura, la agroindustria, la agroexportación, la ganadería, el turismo, las industrias nacionales, para que generen más empleo y haya más plata”, señaló.

Hace cinco años cuando postuló por primera vez a la presidencia Humala causó pánico en los mercados y el electorado al expresar su simpatía por el presidente de Venezuela Hugo Chávez y fustigar con furia el modelo económico neoliberal vigente.

En su campaña electoral del 2011 Humala moderó su discurso ideológico y enmendó su plan de gobierno de tinte socialista hasta en dos oportunidades para generar confianza en los electores.

En los últimos días de la campaña electoral, que mostraban un empate estadístico en los sondeos entre Humala y Fujimori, el izquierdista sacó ventaja a su rival al parecer ayudado por el apoyo público que le brindó el novelista peruano Mario Vargas Llosa, Nobel de Literatura 2010, grupos de intelectuales y el ex presidente Alejandro Toledo.

Humala incluso juró sobre una Biblia, dos semanas antes de la segunda vuelta, que respetará la democracia, la libertad de prensa y expresión, y que no intentará modificar las leyes para hacerse reelegir.

“Seré un presidente que solo actúa dentro de la Constitución y el Estado de derecho”, prometió.

Vargas Llosa exhortó a los peruanos a votar por Humala para no reivindicar a una de las dictaduras más “atroces” y “crueles” que ha tenido Perú.

El domingo el escritor dijo que el triunfo de Humala “es una victoria que ha salvado la democracia en el Perú”.

“Lo importante es que nos hemos librado de que una dictadura que fue terriblemente corrompida y sangrienta volviera a tomar el poder. Los peruanos han actuado con gran responsabilidad, hay que felicitarse y hay que celebrar”, destacó Vargas Llosa en declaraciones a la emisora CPN.

Toledo, por su parte, señaló que se mantendrá alerta y vigilará que Humala cumpla los compromisos asumidos.

“Seremos celosos vigilantes de la democracia, de la libertad de expresión, de los derechos humanos, de promover el crecimiento económico con inclusión social… Confiamos en que el nuevo gobierno cumpla con lo prometido”, dijo en rueda de prensa.

El ex candidato presidencial y economista liberal Pedro Pablo Kuczynski, quien había expresado su respaldo a Keiko Fujimori, dijo el domingo que es importante que Humala ofrezca señales de inmediato para tranquilizar a los mercados como designar a quienes integrarán a su gabinete de ministros.

Perú ha crecido vigorosamente en los últimos 10 años gracias a las políticas de libre mercado y disciplina fiscal, observadas por los gobiernos de Toledo (2001-2006) y Alan García (2006-2011), que mantuvieron la inflación entre las tasas más bajas de la región, y aumentaron considerablemente las exportaciones y las reservas internacionales del país.

El temor a que Humala interrumpa ese ciclo de crecimiento, virando hacia políticas populistas o expropiaciones como las aplicadas por Chávez en Venezuela, está presente. Además que pueda intentar prolongar su permanencia en el poder y que trate de coartar algunas libertades como la de expresión y de prensa.

El plan de gobierno original de Humala señala la necesidad de un cambio de la Constitución, y de un cambio del modelo neoliberal, así como la revisión de los tratados de libre comercio suscritos por Perú con terceros países.

“Espero que no haga lo que ha dicho en su primer plan de gobierno por el bien del Perú”, declaró lacónicamente a la prensa Rafael Rey, candidato a la primera vicepresidencia de Keiko Fujimori.

Daniel Abugattás, vocero del partido Gana Perú de Humala, pidió a sus oponentes no exacerbar los temores por un eventual cambio de giro en la gestión económica.

“Las inversiones nacionales, extranjeras, la propiedad privada, están absolutamente garantizados, no va a pasar absolutamente nada”, afirmó en declaraciones a la prensa.

Humala ha ofrecido a los peruanos trabajar por una sociedad más justa e igualitaria en Perú y se ha comprometido a intensificar los programas sociales en favor de los más pobres, y en especial de los ancianos y los niños más pequeños.

“El prometió el cambio por la democracia, soy afiliado al sindicato de los trabajadores… hoy se ha perdido la dignidad de los trabajadores, espero que él (Humala) nos devuelva eso. Se va a recuperar todo con él, van a volver los buenos trabajos, el gas va a ser barato, no habrá corrupción, creo en su palabra”, dijo José Romero Espinal, de 58 años, obrero de construcción.

Pero también están los incrédulos en Humala como Aida Delgado, ama de casa de 69 años, y casada con un venezolano, quien dijo que salió de Venezuela huyendo de Chávez.

“(Humala) está escondiendo sus uñas, porque igualito, Chávez cada vez que va a haber elecciones se vuelve Caperucita Roja”, dijo.

AP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Día de Muertos: cuál es el origen y significado de la flor de cempasúchil, la reina de los altares

El Día de Muertos en México es una celebración tradicional para honrar a los que ya no están. Y muchos mexicanos los homenajean con altares y ofrendas en las que la flor de cempasúchil no puede faltar.
31 de octubre, 2020
Comparte

Una vez al año México se tiñe de un color amarillo anaranjado.

Se debe a la flor de muerto o cempasúchil y es señal de que llega la festividad de Día de Muertos, una celebración cada 1 y 2 de noviembre de los vivos para honrar a los que ya no están físicamente.

Pero la tradicional festividad mexicana no es solo colores sino también aromas.

“Cada año olemos todos a cempasúchil”, dice el biólogo mexicano Jerónimo Reyes, quien explica a BBC Mundo que esta flor contiene aceites esenciales que la hacen muy aromática, entre otras características especiales.

Y el olor de la flor de cempasúchil también se fusiona con las diferentes comidas tradicionales mexicanas que ocupan un rol fundamental en las ofrendas a los muertos.

¿Cuál es el origen y qué significa el nombre cempasúchil?

La flor de 20

El nombre original de la flor de cempasúchil es sempôwalxôchitl y proviene de la lengua náhuatl.

Manos sostienen una flor de cempasúchil

Getty Images
La flor de cempasúchil está compuesta por muchas flores o pétalos. De ahí surge su nombre.

“La palabra viene de dos sustantivos: sempôwal, que significa 20 (o muchos), y xôchitl, que es flor. Su traducción sería flor de 20“, detalla Andrea Rodríguez, investigadora de la facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y especialista en el estudio de jardines prehispánicos.

“El códice florentino del náhuatl del siglo XVI menciona que hay flores machos y hembras y que estas últimas tienen muchas flores. Es como una bola con muchas flores juntas”, compara a BBC Mundo.

Según la investigadora, la flor tiene diferente nombre dependiendo de la región y el más común es el que conocemos del náhuatl, que se deformó con el español y terminó llamándose cempasúchil.

Una flor americana

En el plano científico, cempasúchil recibe el nombre de Tagetes erecta y es una planta exclusiva del continente americano. Crece en México, Centroamérica, y hasta Sudamérica.

Según explica Jerónimo Reyes, que es biólogo del jardín Botánico del Instituto de Biología de UNAM, hay cerca de 58 especies, pero muy pocas se utilizan para los fines del Día de Muertos.

“La gente en general se ha limitado a llamar flor de muerto o cempasúchil a una sola especie, que es la Tagetes erecta, pero en realidad en México hay más especies de cempasúchil”, explica.

Campo con la flor de cempasúchil.

Getty Images
La flor de cempasúchil es nativa del continente americano y crece de forma silvestre en zonas montañosas.

Las diferencias en las especies varían en la cantidad de flores, las hojas, el tamaño de la planta, el color de los pétalos o flores -hay algunas que tienen el filo del pétalo que es rojo-. Pero en todas predomina el color amarillo anaranjado.

La flor crece en lugares silvestres, sobre todo en las zonas montañosas y también se cultiva.

Pese a ser una especie nativa de México, China es el principal productor de cempasúchil para uso industrial, con las tres cuartas partes de lo sembrado en el mundo, informa el sitio web de la UNAM con datos de 2019.

Esta explotación del cultivo de cempasúchil por parte de China reside en las propiedades de esta planta, que tiene varios otros usos además del ritual.

De la planta se extraen aceites esenciales para fabricar agroquímicos para combatir insectos y se utilizan para la industria avícola, con el propósito de lograr que la carne del pollo y la yema de los huevos tome un color más amarillo.

“Es una flor con carotenoides, son sustancias que dan estos colorantes muy fuertes para que logre teñir la carne y la yema de huevo”, describe Reyes.

Un hombre con una gran montaña de flores de cempasúchil.

Getty Images
Los pigmentos de la flor de cempasúchil se utilizan para la industria avícola para intensificar el color de la carne del pollo y la yema de huevo.

Otras de las características de la flor de cempasúchil es su corta vida.

“La mayoría de las flores de cempasúchil son anuales, es decir, que nacen y solo viven una temporada. Pero como cuenta con muchas semillas, se reproducen muy fácilmente”, detalla Reyes.

Y desde hace siglos, se utilizan distintas partes de la la planta con fines medicinales, como infusión cuando se tiene una afección estomacal, para aliviar las flatulencias, para ayudar a las vías respiratorias, y hasta para mejorar el deseo sexual, según cita Rodríguez de la bibliografía del siglo XVI.

La leyenda y la flor del ritual

Dice la leyenda que Xóchitl y Huitzilin estaban enamorados desde que eran niños y que por las tardes subían a la montaña dedicada a Tonatiuh, el dios azteca del sol, y le ofrendaban ramos de flores.

Pero un día se desató la guerra y Huitzilin fue a pelear para defender las tierras aztecas y murió.

Destrozada de dolor, Xóchitl pidió al dios Tonatiuh que la librara de su sufrimiento y la reuniera con su amado.

Campo con la flor de cempasúchil.

Getty Images
La flor de cempasúchil también tiene su leyenda prehispánica.

El dios del sol cumplió con el pedido y dejó caer sus rayos sobre Xóchitl, y ella se transformó en una flor de color amarillo intenso.

Luego un colibrí se posó en el centro de la flor y ésta abrió sus 20 pétalos liberando un aroma intenso.

Siguiendo el mandato de Tonatiuh, el amor de la pareja azteca permanecerá mientras haya colibríes y flores de cempasúchil en los campos mexicanos.

Tal vez es por eso que la flor de cempasúchil es la reina de los altares de muertos en México. Lo cierto es que no hay ofrenda sin esa flor.

“En la época prehispánica, los mexicas utilizaban esta flor por el olor, porque es muy particular. Cuando viene el día de muertos en México, todos reconocemos ese olor . Y la tradición dice que lo que atrae a los muertos es el olor de esa flor”, describe Andrea Rodríguez.

Hasta el año pasado, cuando la pandemia de la covid-19 no se había declarado, la tradición anual mexicana era pasar la noche en los cementerios ofreciéndole a los muertos un banquete y decorando sus tumbas con flores y pétalos de cempasúchil.

Mujer coloca flor de cempasúchil en una tumba.

Getty Images
La flor de cempasúchil se utiliza para decorar las tumbas.
Ofrenda Día de Muertos 2016

Gentileza Carlos Feria Perez
En las ofrendas a los muertos no puede faltar la flor de cempasúchil.

Este año la festividad se ve opacada por la pandemia que causó la muerte de más de 90.000 personas en México, el cuarto país con más fallecidos en el mundo. Las autoridades decidieron que los panteones permanecerán cerrados para evitar aglomeraciones

Pero los mexicanos también honran a sus muertos en sus casas con altares hogareños en los que la comida casera y la flor de cempasúchil no puede faltar.

“Cuando vemos flor de muerto, estamos viendo mole, tamales…”, dice riéndose el biólogo Reyes.

Pero para que el alma del muerto llegue a la casa hay que ayudarlo.

“Se construyen unos caminos con los pétalos de la flor en la entrada de las casas para que el muerto se guie con el olor y pueda llegar al altar o a la ofrenda. Ver o entender a las flores por su olor y no por su color es un concepto muy prehispánico”, describe por su parte Rodríguez de la UNAM.

Un camino hecho con la flor de cempasúchil.

Getty Images
Muchos mexicanos decoran sus altares y forman caminos con la flor de cempasúchil para orientar a sus muertos hacia las ofrendas.

Entonces, si la flor de cempasúchil se asocia al Día de Muertos por su olor, ¿a qué huele?

Durante la entrevista, Andrea Rodríguez se levanta y va en busca de un florero con cempasúchil. Me dice que huelen a panteón, pero no se cansa de remarcar que es un olor agradable.

Minutos después me llega un correo electrónico. “Me dejaste pensando”, dice.

“Como dice mi amigo Mauricio Medina Sánchez: ‘Huele a pasado, pero un pasado muy vivo‘”.

Una mujer huele las flores de cempasúchil.

Getty Images
El olor de la flor de cempasúchil es clave para la cultura mexicana.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=YzNpZ77KNUM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.