“A ti te robaron”: La historia de Aixchell Camila
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

“A ti te robaron”:
La historia de Aixchell Camila

Por Rosario Carmona/Ricardo Uriel
20 de junio, 2011
Comparte

Cuando la enfermera se llevó a mi hija en brazos tuve un presentimiento. Tenía el rostro cubierto, me la robó.

En la noche de Navidad, Verónica gritaba por los dolores. Después de más de diez horas de trabajo de parto, por fin los médicos del Hospital La Villa decidieron hacerle una cesárea. La bebé pasó las primeras horas en un cunero, cuando su madre la revisó completita, sus manos, su cabeza, todo su cuerpo, incluidos los pies, en la planta de uno de ellos encontró una especie de moretón.

Una hora más tarde, ya cerca de las siete de la mañana, una mujer vestida de enfermera que llevaba un estetoscopio llegó a revisarlas:

-Verónica ¿cómo te sientes?, ¿qué tal tu cesárea?, le preguntó mientras ocultaba parte de su rostro con un cubre bocas.

Se llevó a la recién nacida con sólo su pañalera y una cobija azul con rosa que la tapaba, no la volvieron a ver.

Un mes después, la niña fue rescatada.

Es la historia de una  familia que hizo todo por recuperar a su hija robada y que ahora, a nueve años,  lo recapitulan.

Fue un mes en que la madre se negó a abandonar el hospital hasta recuperar a la niña; Óscar, el padre, recorrió casas-cuna de varios estados de la República y hasta acudió a negociar con un extorsionador que aseguró tener a su bebé.

“Yo entregué el paquete, que en realidad tenía basura, en un operativo grande, con unas 50 personas armadas, con patrullas y todo, pero no lo detuvieron, fue algo espantoso, porque yo no sabía si en realidad tenía a mi hija, la persona me había pedido 120 mil dólares“.

Durante esos días vivieron de todo, la movilización policíaca, de reporteros por cubrir la información y hasta el momento en que el mismo Procurador del Distrito Federal, Bernardo Bátiz, se convirtió en el padrino de bautizo.

Aixchell Camila la llamaron, a los pocos días de nacida, cuando ni siquiera estaba con ellos.

“Los medios nos preguntaron en vivo y por separado: yo quería que se llamara Aixchell  Ixtli (bella flor del pantano), Verónica quería el nombre de Camila, y los medios dijeron va a ser Aixchell Camila.

Fui robada: Aixchell

Cuando iba a cumplir seis años, estaba en preescolar, entonces Rodrigo, un compañero del colegio le soltó de pronto: “A ti te robaron”.

Cuando llegó a casa le cuestionó a su mamá lo que le habían dicho.

-Oye mamá, ¿es verdad que a mí me robaron?

-¿Quién te dijo eso Aixchell?

-Un niño, un amigo, Rodrigo, su mamá te conoce y le dijo que yo era la niña que se habían robado de la Villa.

Con un abrazo intentó consolar a la niña que no pudo sino llorar. “Le expliqué y ella lloró mucho, le expliqué el  por qué yo no le había dicho. Era muy pequeña, se me adelantaron. Poco a poco yo le cuento, a veces la abrazo y le digo que la quiero mucho, me pregunto qué haría sin ella”.

Aixchel, a sus 9 años de edad,  cuenta cómo cambió su vida al enterarse. De su robo obviamente no recuerda nada. Algunos en la escuela, dice, me siguen preguntando, otros compañeros ya no porque ya saben.

Lo que más le emociona es saber todo lo que movieron sus papás para encontrarla, ver los recortes de periódicos que aún guarda su abuela, sólo para recordar el mes de pesadilla que vivieron.

Recuerdos que aún sacuden

Durante los días de la búsqueda fueron a muchos lugares, vieron a muchos niños, incluso tuvieron que separarse para poder revisarlos a todos, ambos tienen su historia de ese hecho y la cuentan.

En un lugar hubo una señora que nos daba a su hija y era como de cinco meses y me decía que era mi hija, me la quería dar a fuerza, yo le dije que no era la mía, además era blanquita, como que la señora estaba mal de sus facultades pero nos decía llévensela, por favor es su hija”, narra Verónica

Fue un calvario que se prolongó por un mes.

No había dormido nada el 26, como a las seis pasaron y me dieron una pastilla y me sentía como adormilada, la tenía en mis brazos y no quería que se me fuera a caer.

Calculaba guiándose por las visitas de los médicos, porque no tenía reloj. Como a las siete y media, primero pasaron una doctoras o enfermeras y me revisaron, luego ella, me dijo: ¿Cómo estás Verónica?; le dije que bien, pero me sentía con mucho sueño y cansada.

Contó la historia una y otra vez, hasta que, de tanto repetirla, terminó por tatuársela en la memoria.

Aixchell respiraba como agitada y de ahí se agarró. Me dijo que la iba a revisar, me revisó, traía un estetoscopio y cubrebocas, yo pensé que venía con uniforme y todo,  me dijo por mi nombre y me dijo como está tu cesárea. Le dije que había estado como malita, dijo que la iba a revisar, se la llevó con su cobijita de cuadros azules con rosa.

Vinieron las preguntas, las dudas, los reproches.

Había pasado media hora cuanto entraron los doctores y pregunté a qué hora me llevaban a la bebé, se quedaron viendo, se fueron y regresaron. Una enfermera me gritó a quién le diste a tu bebé. Yo le reclamé. Una de las doctoras tenía cara de espanto.

“Las autoridades no nos creían (cuenta Óscar) decían que podía ser un amante mía o de ella, en varias ocasiones nos contrapuntearon, tardaron mucho tiempo en darle prioridad a otra línea de investigación.”

Se supone que el 30 de diciembre recibieron una llamada de un vecino que les dijo que había una señora que tenía una bebé, pero nunca estuvo embarazada

“En el hospital me sacaba la leche y él la venía a guardar al congelador para que cuando la bebé regresara se la diéramos, porque el calostro es muy importante, y era una forma de mantener viva la esperanza de que iba a aparecer.

“Cuando regresó no quería que le diera pecho, regresó con infección de ombligo, bajó de peso y tomaba la leche desesperada.”

Dos años después de que la recuperaron, Verónica se embarazó de nuevo. Los fantasmas regresaron, cuando se enteró estuvo llorando todo el día. Finalmente decidieron tener al bebé en una clínica particular, aunque el recuerdo de robo de su primer hija sigue ahí; de quién se las robó, no quieren saber nada, ya la justicia se hizo cargo.

“A la distancia lo veo como un mal sueño,  digo cuántas cosas pasamos, a veces no quisiera que creciera tanto. Ahora cuido mucho a mis hijos, ellos  no salen solos, ella es muy independiente, yo he tenido que tomar varias terapias y a veces creo que es una herida que no sana”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Odebrecht en Panamá: condenan en EU a dos hijos del expresidente Ricardo Martinelli por ayudar con los sobornos de la constructora

Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli Linares fueron sentenciados a tres años de prisión tras haber abierto cuentas y creado empresas ficticias para recibir sobornos de la constructora Odebrecht que, según dijeron, tenían como destino a su padre.
21 de mayo, 2022
Comparte

Dos hijos del expresidente de Panamá Ricardo Martinelli fueron condenados este viernes en un tribunal de Estados Unidos por conspirar para recibir sobornos, supuestamente para su padre, por parte de la constructora brasileña Odebrecht.

Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli Linares ya se habían declarado culpables del lavado de 28 millones de dólares que, según el abogado de Luis Enrique Martinelli, James Mac Govern, cometieron “por órdenes del padre”.

El juez Raymond Dearie emitió una condena de tres años de cárcel y dos más de libertad vigilada, una pena inferior a la que buscaba la fiscalía de entre nueve y 11 años.

Ya que habían estado detenidos en Guatemala y Estados Unidos desde hace casi dos años, los hermanos Martinelli solo tendrán que pasar 13 meses más en prisión.

El caso inició en 2016, cuando la compañía Odebrecht reconoció haber sobornado con más de 700 millones de dólares a funcionarios de varios países de América Latina para ganar contratos.

El expresidente Ricardo Martinelli no ha sido condenado por ningún delito, pero sigue bajo investigación en Panamá en un caso separado por presunta corrupción relacionada con Odebrecht.

El exmandatario ha rechazado las acusaciones en su contra.

“Para complacerlo”

Tras ser detenidos y acusados, los hermanos Martinelli Linares reconocieron haber creado cuentas bancarias y compañías ficticias para recibir los sobornos durante el mandato de su padre en Panamá (2009-2014).

En 2021, se declararon culpables de un cargo de conspiración de lavado de dinero.

Los hermanos Martinelli Linares en un tribunal de Nueva York

Reuters

“Realmente quería complacerlo, mantenerlo feliz, mantenerlo orgulloso (…) Eso no quiere decir que no soy responsable de mis acciones”, declaró en alusión a su padre Luis Martinelli, en la audiencia de sentencia en el tribunal de Nueva York.

Ricardo Alberto Martinelli también dijo que lamentaba sus acciones y esperaba que su declaración de culpabilidad ayudara a “establecer la rendición de cuentas” en Panamá.

Para los acusados fue “un resultado favorable, muy alejado de las excesivas pretensiones de los fiscales”, dijo el vocero del expresidente Martinelli, Luis Camacho.

La defensa había argumentado que los hermanos Martinelli no deberían pasar más tiempo detenidos porque habían actuado “por órdenes de su padre”, y ya habían pasado casi dos años detenidos en Guatemala y seis meses en Brooklyn.

Ricardo Martinelli

Reuters
El expresidente estuvo un tiempo prófugo, hasta que fue detenido en Miami y extraditado a Panamá.

El juez Dearie dijo que los dos hijos del expresidente habían mostrado durante el tiempo en que delinquieron una actitud “arrogante”.

No obstante, desestimó la petición de hasta 11 años de cárcel que había solicitado la fiscalía, la cual espera que haya un pago de 19 millones de dólares de los 28 millones implicados en el juicio por sobornos de los Martinelli.

Los casos por corrupción protagonizados por la firma Odebrecht han supuesto grandes escándalos y la apertura de procesos judiciales en Brasil, Perú, Panamá, Ecuador, Argentina, República Dominicana, Colombia y México.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lJVnwcK0GNM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.