La homofobia se luce en juzgados y preparatorias
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La homofobia se luce en juzgados y preparatorias

Por Paris Martínez
26 de junio, 2011
Comparte

Consignas contra la homofobia fueron la constante en la marcha gay de ayer sàbado. Foto: Cuartoscuro.

Las escuelas de educación media-superior, así como las instituciones encargadas de impartir justicia, son en el presente los espacios en los que más visible se ha vuelto la homofobia, desde la óptica del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, el organismo federal encargado de dar cauce a las quejas ciudadanas por actos de segregación en México.

En ámbito judicial, por ejemplo, aunque en 15 entidades del país existen leyes en contra de la exclusión por orientación sexual (13 de las cuales, incluso, la tienen tipificada como un delito en sus códigos penales), hasta la fecha no existe ninguna sentencia condenatoria por los casos registrados en el país, lo que revela que, en realidad, “no hay una manera efectiva para obligar a que el costo de la discriminación lo pague el que la comete, y no el que la sufre”, asegura Ricardo Antonio Bucio Mújica, titular del Conapred.

“Hasta la fecha –subraya–, nadie ha pagado el costo de despedir a un empleado por su preferencia sexual, no ha habido ninguna sanción en contra alguien por agredir –vía el bullyng– a algún estudiante en una escuela, o contra los vecinos que tienen un rechazo expreso, violento, hacia homosexuales.”

En materia de procuración y administración de justicia, por lo tanto, afirma el funcionario, “hay una reflexión que hacer a nivel nacional, porque de poco sirve establecer límites legales, si desde el lado de la autoridad no se aplica el marco normativo y se deja todo a la convicción de las personas, tiene que haber sanciones”.

Cabe destacar que, aunque la Conapred atiende quejas por discriminación en contra de cualquier sector vulnerable de la sociedad (como por ejemplo mujeres, jóvenes, indígenas, afromexicanos, discapacitados, adulto mayores, infantes), el grupo que más acude en busca de su ayuda es, precisamente, la comunidad gay.

De hecho, de las mil 19 denuncias (contra particulares e instituciones públicas) por las que el organismo abrió investigaciones entre enero de 2010 y enero de 2011, el 16.4% (168 casos) están relacionadas con discriminación por orientación sexual.

De éstas, 144 fueron denuncias en contra de particulares, y 24 contra instituciones o empleados de gobierno.

 

Homofobia entre adolescentes

Aunque la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México 2010 , a cargo del Conapred, permitió hacer visible que el ambiente de intolerancia hacia la comunidad gay es generalizado en toda la sociedad mexicana (54% de los consultados se dijeron opuestos a vivir en el mismo hogar con una persona no heterosexual), en realidad el único sector de la población en el que se tiene perfectamente medida la dimensión del problema es entre los adolescentes, de 15 a 19 años.

“No tenemos manera de medir la discriminación homofóbica en los distintos ámbitos de la vida social o política del país –precisa Bucio–, salvo en el caso del sector de estudiantes de educación media-superior, gracias a una encuesta que realiza la Secretaría de Educación Pública, denominada Exclusión, intolerancia y violencia en escuelas públicas de educación media-superior (realizada en 2008 y cuyos resultados fueron presentados en 2009); pero, en el resto, parece que éste es un tema que no existe, invisibilizado. De hecho, la discriminación por preferencia sexual no es un tópico que se encuentre inserto en muchas de las encuestas que se hacen a distintos sectores de la población”.

Y gracias al levantamiento de datos realizado por la SEP se tiene detectado “un dato muy preocupante”: a nivel nacional, 52.8% de los estudiantes de preparatorias y bachilleratos públicos(que concentran a 90% del alumnado de entre 15 y 19 años), se dijo opuesto a tener como compañero a una persona gay, fenómeno que adquiere mayores dimensiones en estados como Sonora, donde 63.4% de los encuestados demostró razgos homofóbicos, seguido de Chiapas, con 62.5% y Puebla, con 63.4.

La entidad con menor porcenetaje de adolescentes opuestos a convivir en el ámbito estudiantil con otros estudiantes homosexuales fue Baja California, con 42.3%, “índice que de todas maneras es muy alto”, advierte el titular del Conapred, e incluso en la Ciudad de México, donde existe el mayor número de leyes locales que protejan los derechos de la comunidad LGBTTI, el grado de intolerancia homofóbica en este sector de la población es de 49.3%.

Manual contra la exclusión

Con la intención de promover una política pública de respeto a la diversidad sexual, el Conapred presentará en julio una “guía”, tal como la calificó Bucio, “sobre qué es lo que tendrían que hacer tanto instituciones públicas como privadas, para evitar todo tipo de discriminación contra homosexuales, lo mismo en contrataciones, lineamientos laborales, relación con usuarios, atención a clientes, estrategia que contempla también la asesoría directa del organismo federal.

 

Homofobia en cifras…

– 628 crímenes de odio por homofobia se tienen contabilizados en Méxido, entre 1996 y 2009.

– 29 quejas por discriminación en el trabajo, relacionadas con la orientación sexual del denunciante, fueron presentadas ante el Conapred entre 2009 y 2010; sólo 50% se resolvieron en favor de la víctima.

– Hace apenas 20 años, la Organización Mundial de la Salud eliminó la homosexualidad de su Clasificación Internacional de Enfermedades.

– 33 años tiene celebrándose la Marcha del Orgullo LGBTTI en la Ciudad de México, realizada ayer.

– 168 denuncias se presentaron entre enero de 2010 y enero de 2011 por discriminación homofóbica ante la Conapred; en contraste, durante 2009 sólo fueron presentadas 69. El incremento abrupto fue atribuido por el organismo al particular ambiente de intolerancia desatado por la aprobación de los matrimonios gay en el DF, lo que tuvo una respuesta proporcional por parte del sector agraviado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Biden o Trump, quién le conviene más a México como presidente de EU?

¿Qué diferencias marcará en las áreas de interés mutuo para México y EU que el próximo inquilino de la Casa Blanca sea el demócrata Joe Biden o el republicano Donald Trump? 3 analistas responden a BBC Mundo.
30 de octubre, 2020
Comparte

Si prácticamente todo el planeta seguirá lo que ocurra en las elecciones de Estados Unidos este martes 3 de noviembre, la atención desde México será probablemente aún mayor.

La más que estrecha relación que mantiene con su vecino del norte, principal destino de los mexicanos que deciden migrar, hace siempre que quien gane estos comicios sea determinante para el futuro de la agenda bilateral entre ambos países.

En el plano económico, México logró posicionarse como el primer socio de EU como resultado de la reciente implementación del tratado comercial entre los países de Norteamérica (T-MEC) y, sobre todo, gracias a la guerra comercial que EU mantiene con China.

Mientras, la seguridad sigue siendo una de las grandes prioridades de dos países que comparten más de 3,000 km de frontera terrestre, la más transitada del mundo y foco estratégico para el narcotráfico.

¿Qué diferencias marcará en las áreas de interés mutuo para México y EU si el próximo inquilino de la Casa Blanca es el demócrata Joe Biden? ¿Y si continúa el republicano Donald Trump?

una niña en México mira a través de la frontera.

Getty Images
Migración y seguridad son dos de las grandes prioridades de la agenda México-EU.

BBC Mundo se lo preguntó a analistas que acumulan amplio conocimiento sobre estas cuestiones.

Arturo Sarukhánfue embajador de México en EU entre 2007 y 2013 (durante los gobiernos de George Bush y Barack Obama); Kenneth Smithfue jefe en las negociaciones del T-MEC por parte de México; y Duncan Woodes director del Instituto México del Centro Wilson de Washington.

1. Migración

Pese a la extrema dureza del discurso de Trump contra la migración, es habitual que se recuerde el hecho de que -a falta de los datos de 2020- durante los primeros años de los mandatos de Obama hubo más deportaciones que en el gobierno de Trump.

Gráfico deportaciones

BBC

Sin embargo, Sarukhán cree que hacer esta comparación sobre las deportaciones desde EU -de las que en torno a la mitad corresponden cada año a ciudadanos mexicanos- es una “falsa equivalencia”.

“Obama cometió un error táctico al creer que con esos niveles altos de deportación, aplicando la ley de aquel momento, iba a conseguir que los republicanos fueran menos reacios a apoyar una reforma migratoria integral. Pero jamás los convenció”, le dice a BBC Mundo.

“Pero eso no se puede comparar con la manera en que Trump presionó y amenazó a México con aranceles para asumir políticas como el programa Remain in Mexico , o con el discurso antiinmigrante, xenófobo y antimexicano de la actual administración”, agrega.

Respecto al futuro en esta materia, los expertos no pronostican grandes cambios con independencia de quién sea el próximo presidente estadounidense.

Wood cree que “si Biden como presidente se muestra mucho más liberal en migración, veríamos una ola de mexicanos y centroamericanos llegando y creando una crisis en la frontera por la que los republicanos los criticarían como nunca antes”.

Gráficos detenciones

BBC

“Independientemente de que seas demócrata o republicano, la opinión pública no va a estar a favor de un incremento en el número de inmigrantes legales a EU, sobre todo en época de crisis económica”, apunta Smith.

Así que aunque ven muy poco probable que Biden emprendiera una reforma migratoria integral, los analistas sí creen que podría cambiar políticas específicas como preservar el programa DACA para evitar la deportación de los inmigrantes que llegaron a EU siendo niños (en el último debate electoral, prometió facilitar que los dreamersconsiguieran la ciudadanía estadounidense) o rebajar los requisitos para la obtención de visas.

Y, por supuesto, dejar a un lado la famosa promesa de Trump de construir el muro entre ambos países.

2. Seguridad y narcotráfico

Junto a la migración, la seguridad fronteriza y el trasiego de sustancias ilícitas a través de ella continuará siendo una de los principales puntos de la agenda con México para el próximo presidente estadounidense.

En el caso de Trump, Sarukhán pronostica “más de lo mismo” y una postura salpicada por amenazas como cuando advirtió a México en septiembre de sanciones si no hacía más por combatir el narcotráfico.

Un policía federal de México observa a través de la barrera fronteriza a una patrulla fronteriza de EE.UU.

AFP
El gobierno de México deberá trabajar con el próximo presidente estadounidense en mejorar la seguridad fronteriza.

Si Biden fuera presidente, en cambio, cree que aprovecharía su extensa experiencia política para reconducir la relación en materia de seguridad y fomentar una mayor cooperación.

“Él ha estado presente en todos los capítulos relevantes de la relación entre México y EU de los últimos 20 o 30 años (…). Por eso entiende, a diferencia de Trump, la imperiosa necesidad de la colaboración y la responsabilidad compartida”, asegura.

“Es decir, que así como México tiene que confrontar al crimen organizado y reducir los grupos de estupefacientes a través de la frontera, EU tiene un papel que jugar en detener el trasiego de armas y de dinero en efectivo hacia México. Y esto Biden lo entiende muy bien”.

Wood cree que una hipotética presidencia demócrata sería una oportunidad para repensar y fortalecer los mecanismos institucionales de cooperación entre ambos países.

Por ejemplo, le dice a BBC Mundo, “enfocándose en la corrupción, que es un tema muy importante para Biden y obviamente también para AMLO, así que esto podría ser un nuevo frente en la relación bilateral”.

3. Economía

En el área económica, parece obvio que Trump seguiría impulsando el tratado de libre comercio T-MEC aprobado durante su mandato y que entró en vigor el pasado mes de julio en México, EU y Canadá.

Sin embargo, Smith alerta de una “volatilidad” del republicano identificada en situaciones como cuando amenazó a México con incrementar arbitrariamente los aranceles si no llegaba a un acuerdo en materia migratoria, pese a que ello no está permitido ni en el actual tratado ni en el anterior (TLCAN).

Los representantes de Canadá, México y Estados Unidos durante la firma del T-MEC.

Reuters
Los representantes de Canadá, México y Estados Unidos valoraron positivamente la firma del T-MEC.

Y aunque en el seno de los demócratas se criticaron abiertamente algunos aspectos del nuevo acuerdo, los expertos consultados ven muy poco probable que Biden decidiera abrir de nuevo una negociación del tratado.

Smith recuerda cómo antes de que el acuerdo fuera votado en el Congreso, el Partido Demócrata negoció para hacerle modificaciones adicionales para, por ejemplo, fortalecer las normas laborales.

“Obtuvieron una serie de, digamos, victorias ante la administración de López Obrador que satisfacen lo que buscaban en la negociación. No creo que renegociar el acuerdo fuera una de las prioridades para Biden, tendrá temas más importantes que resolver en una situación de crisis económica”, le dice a BBC Mundo.

En contraste a la guerra comercial con China promovida por Trump, Smith cree que Biden apostaría por negociar y tratar de recuperar la relación con el gigante asiático.

“Y es un tema difícil porque, aunque a México le haya beneficiado sustituir a China en el mercado estadounidense, la economía mundial tardará más en salir del hoyo si sigue escalando esta guerra comercial. Por eso creo que es preferible que se elimine”, opina el asociado del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI).

Banderas Estados Unidos, China con reyes de ajedrez.

Getty Images
La guerra comercial entre China y EU benefició al rol de México en el mercado estadounidense.

El experto cree que una victoria demócrata también podría tener efectos en México por el apoyo del propio Biden a iniciativas como Buy American (“Comprar estadounidense”) para fomentar las compras gubernamentales de productos nacionales y la inversión de empresas en el país en lugar de en el extranjero.

Sin embargo, el embajador Sarukhán cree que este “nacionalismo económico” hay que enmarcarlo en un contexto de campaña electoral y en el deseo de Biden de “recuperar a los votantes de cuello azul” u obreros que los demócratas perdieron en 2016 en estados clave como Míchigan, Wisconsin y Pensilvania.

4. Política ambiental

Otras cuestiones del T-MEC a las que un gobierno demócrata daría mucha más importancia que los republicanos es a las relativas a materia ambiental. Y eso, prevén los expertos, también impactaría la relación con México.

Sarukhán afirma que “las energías renovables y la economía verde serán fundamentales para Biden, por lo que podría haber tensión por la presión que ejercería sobre México para que esté más alineado con esos paradigmas que EU querría impulsar para Norteamérica”.

En ese sentido, Smith califica de “focos rojos o alertas” algunos grandes planes de infraestructura impulsados por López Obrador como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas o el Aeropuerto de Santa Lucía.

Vía de ferrocarril

Getty Images
El impacto ambiental de grandes proyectos de AMLO como el Tren Maya podría chocar con la postura de un gobierno demócrata en EU.

“El gobierno mexicano tiene que tener cuidado porque en muchos proyectos ha habido un desacato, o digamos que no ha habido el mismo grado de cumplimiento de administraciones anteriores a la hora de, por ejemplo, elaborar una manifestación de impacto ambiental”, dice.

Wood coincide en que, frente al desinterés de un gobierno de Trump, Biden como presidente se enfocaría en el cambio climático y tendría como prioridad volver a adherirse al Acuerdo de París del que el actual gobierno estadounidense anunció su retirada.

“Y para eso va a buscar el apoyo de sus aliados, como México, pero este está en una posición un poco difícil porque lo que está haciendo hoy en día no es consistente con el espíritu del tratado”, le dice a BBC Mundo.

5. La relación de AMLO con los candidatos

Otro factor que influirá en la agenda entre ambos países será, sin duda, la relación que mantengan sus presidentes.

Pese a sus en ocasiones duros mensajes hacia México, Trump y AMLO siempre han presumido en público de tener una muy cordial relación, como cuando el presidente mexicano hizo este año su primer viaje oficial al extranjero para reunirse con su homólogo en Washington.

Con el candidato demócrata, en cambio, su relación es prácticamente inexistente.

“Nosotros llevamos muy buena relación con el gobierno de EU, con este gobierno; y el que llegara, si no fuese el presidente Trump, tampoco habría ningún problema“, dijo López Obrador este jueves.

López Obrador y Trump en la Casa Blanca

Reuters
López Obrador y Trump mostraron una sintonia peculiar en su primer encuentro personal este año en Washington.

“La percepción del Partido Demócrata es que este gobierno mexicano se ha metido en la cama con el gobierno de Trump. La visita de AMLO a Washington generó mucho malestar entre los demócratas y habrá que ver de qué tamaño es la factura”, reflexiona Sarukhán.

Ante la pregunta de cuál de los dos candidatos a presidir EU le conviene más a México de cara a sus propios intereses, Wood cree que las dos opciones “son muy complicadas”.

“Pero en cuanto al gobierno de AMLO, él ya entiende cómo manejar su relación con Trump. Así que, de ganar Biden, tendrá que aprender cómo manejar la relación y los avances serán mucho más lentos tras la elección”, dice.

Sarukhán no tiene ni la más mínima duda al responder que lo que conviene a México es el triunfo de Biden porque “no hay político en EU que tenga su experiencia en la relación con México”.

“El hecho de que México no sea usado como una piñata electoral es una gran ganancia, y sabemos que de ganar Trump, va a seguir usando México y la frontera como un instrumento de distracción, de movilización política”, asegura.

Biden, Calderón y Pelosi

Getty Images
Biden (en la imagen tras el presidente mexicano Felipe Calderón) posee gran conocimiento sobre la realidad mexicana y latinoamericana, pero deberá iniciar su relación con el gobierno de AMLO casi desde cero en caso de ganar las elecciones.

Smith cree también que el giro en la Casa Blanca a un presidente demócrata podría ser “positivo” para México.

“La ventaja que tenemos es que la personalidad y el interés que ha mostrado Biden anteriormente hacia América Latina abren el espacio para que haya un diálogo constructivo entre ambos gobiernos”, dice.

Uno de los grandes problemas, según Wood, es que Washington tiene otras prioridades en política exterior antes que México, como su relación con China, Rusia, Irán o Corea del Norte.

“Las dos naciones tienen una interdependencia mutua aunque asimétrica, ya que México necesita mucho mas a EU… Por esto va a tener que superar sus problemas con cualquier nuevo gobierno estadounidense, sea el que sea”, remata.

Section divider

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=K5cB4Lf6O_w

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.