Las metidas de pata en Facebook y Twitter
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las metidas de pata en Facebook y Twitter

Ya son varios los casos de despidos de empresas o renuncias a puestos públicos a raíz de mensajes posteados en estas dos redes sociales.
Por Pablo Luna
17 de junio, 2011
Comparte

Congresista Anthony Weiner.

Twitter y Facebook han servido para potenciar la presencia de las empresas y gobiernos en el mundo y la relación con los consumidores y ciudadanos. Sin embargo, las redes sociales pueden convertirse en un arma de doble filo, pues si no son administradas de forma eficaz, pueden generar una imagen negativa de la marca o la institución gubernamental.

Las metidas de pata en las cuentas de Twitter y Facebook no sólo pueden ser perjudiciales para la marca o el gobierno, sino también para sus empleados. Ya son varios los casos de despidos de empresas o renuncias a puestos públicos a raíz de mensajes posteados en estas dos redes sociales.

El caso más reciente es el del congresista demócrata Anthony Weiner, quien renunció a su cargo por publicar en su cuenta de Twitter fotos íntimas y provocadoras. Weiner ya había dicho que no dejaría el puesto, sin embargo, el Partido Demócrata lo presionó.

En mayo pasado, según The Huffington Post, el Servicio Secreto de EU (@SecretService) lanzó en su cuenta oficial de Twitter un error supuestamente cometido por uno de sus empleados, el cual hizo notar que entre los objetivos de la institución estaba el vigilar a la empresa Fox News.

¿Hay más casos en Twitter? Sí, de hecho AOL presentó un recuento de diez carreras que se han “arruinado” por los tuits de sus protagonistas.

Mensaje y despedida…

El caso más reciente en Facebook es el de cinco empleados de la agrupación Hispanos Unidos de Búfalo, en Estados Unidos, que fueron despedidos por “criticar en sus páginas” las condiciones laborales en las que trabajaban.

Este caso y otros veinte están documentados y han sido analizados por la Junta Nacional de Relaciones Laborales en EU (NLRB, por sus siglas en inglés), aunque hasta el momento ninguno ha llegado a juicio.

Otro de los casos más sonados fue el de la excolaboradora de CNN, Octavia Nasr (@octavianasr), que en julio de 2010 con la cuenta @OctaviaNasrCnn mostró su “respeto por la muerte de Sayyid Mohamed Hussein Fadlalá […] uno de los gigantes de Hezbolá” y a quien Estados Unidos consideraba un “terrorista”.

Otro caso es el de una empleada de la aseguradora Nationale Suisse, que pidió incapacidad porque debía permanecer en la oscuridad y lejos de la computadora. Sin embargo, un mensaje publicado en Facebook a través de su iPod fue visto por sus superiores y decidieron despedirla.

Hackeo, trolleo y disculpas…

Comentarios inapropiados o con falta de moderación han causado que algunas marcas nacionales e internacionales sean objeto de trolleo masivo, así como de burlas bastante creativas. Y aunque las empresas contratan a gestores y social media experts para el manejo

En abril pasado, las empresas Liverpool México y la cadena Cinépolis se convirtieron involuntariamente en trend topics, pues, como reportó Animal Político en “Los diez tuits de la semana”, dos mensajes atribuidos a un “hackeo” de sus cuentas provocaron que el humor, creatividad y burlas de la comunidad tuitera llenara los TL´s.

En marzo pasado, el fabricante de autos Chrysler (@ChryslerAutos) rompió relaciones con la empresa gestora de sus redes sociales. ¿La causa? Un mensaje en su cuenta que decía: “Me parece irónico que Detroit sea conocida como la #MotorCity y sin embargo aquí nadie (…) sabe conducir”.

La cuenta del diseñador de ropa Kenneth Cole se volvió en su contra, pues trató de usar el hashtag #Cairo -durante las protestas en Egipto en contra de Mubarak- para promover la nueva colección primavera-verano que lleva su nombre. Por supuesto le llovieron críticas y mensajes de indignación.

En México, los tuits que han balconeado a personas públicas, políticos y famosos se cuentan por decenas, basta recordar cuando en septiembre de 2010 el diputado del PRI, Luis Videgaray, subió una foto de su homólogo del PT, Óscar González Yáñez, mientras tomaba una siesta en su curul.

La viralidad de los errores es a veces más efectiva que la de la propuestas o denuncias, se multiplican en decenas por minutos y en poco tiempo son de los temas más comentados en las redes, así que como moraleja sólo queda decir que lo mejor es que “cada quién sus tuits”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Twitter: cómo el primer tuit de la red social generó una subasta millonaria

El cofundador de Twitter decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.
Por BBC
7 de marzo, 2021
Comparte

La subasta online por el primer tuit de la historia llegó a tener pujas de hasta 2,5 millones de dólares  este sábado.

Todo se debe al cofundador de Twitter, Jack Dorsey, que decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.

“Just setting up my twttr”, se lee en inglés en el post publicado en marzo de 2006 ( “Sencillamente configurando mi twttr”, en español).

La publicación será vendida en forma de NFT (token criptográfico), un certificado digital exclusivo que establece quién posee una fotografía, un video u otra forma de contenido online.

No obstante, el comentario de Dorsey seguirá estando disponible para el público en Twitter incluso después de que acabe en manos de un nuevo propietario.

El comprador recibirá un certificado, firmado digitalmente y verificado por el propio Dorsey, junto a los metadatos del tuit original, que incluirá información como el momento en que se publicó el tuit y su contenido.

Gran parte de esa información, no obstante, ýa está públicamente disponible.

¿Como un “souvenir”?

La subasta se lleva a cabo a través de la web Valuables, lanzada hace tres meses para vender tuits usando estos mecanismos.

En una publicación en esta plataforma, sus fundadores comparan la compra de un tuit como la de un autógrafo más tradicional o un souvenir.

“Tener cualquier contenido digital puede ser una inversión financiera“, señalan. “ valor sentimental. Tal y como un autógrafo en una tarjeta de béisbol, el NFT en sí mismo es la firma de su creador en el contenido, convirtiéndolo en algo único, limitado y valioso”.

https://twitter.com/jack/status/20

Ofertas anteriores al tuit de Dorsey sugieren que fue sacado a la venta en diciembre, pero la subasta atrajo mayor atención después de que el propio cofundador tuiteara un vínculo a ésta el viernes. Ese comentario ha sido compartido miles de veces desde entonces.

En cuestión de minutos, la puja por el tuit llegó a los más de US$88.000 y se disparó este sábado, con una oferta de US$1,5 millones siendo usurpada por otra de US$2 millones alrededor de las 15:30 GMT.

Según las condiciones de Valuables, el 95% de las ventas del tuit irán destinadas al creador original y el restante a la página web.

línea

BBC

Análisis de Rory Cellan-Jones, periodista de la BBC especializado en Tecnología

Los tuits son el último activo digital en ser monetizado a través de los llamados NFT.

Los NFT utilizan la tecnología de contratos blockchain, popular por ser usada en criptomonedas como el bitcoin, para crear certificados exclusivos de adquisición de cualquier contenido digital.

Pese a que la idea de que artistas digitales pueden obtener ingresos al ofrecer a los compradores cierto sentido de propiedad tiene sus alicientes, la “venta” de tuits dejará a más de uno perplejo.

Valuables, la plataforma que comercializa el tuit de Dorsey, parece reconocer que el concepto provocará cierto desconcierto. En el apartado de preguntas frecuentes de su página web, explica que “poseer cualquier tipo de contenido digital puede… tener valor sentimental y forjar una relación entre el coleccionista y el creador”.

La mayoría de nosotros pensaría que este es un precio muy alto a pagar por una relación con el jefe de Twitter, pero dado el estado frenético y a menudo irracional de cualquier tipo de mercado relacionado con las criptomonedas, quizá el comprador confía en que pronto habrá alguien que le quitará el tuit de las manos a un precio incluso superior.

Por mi parte, basado en el dicho de que “si no puedes con ellos, mejor únete”, he puesto uno de mis tuits a la venta.

Es un tuit sobre este artículo y acabo de aceptar una puja por él de US$1. Puede sonar algo modesto, pero teniendo en cuenta que tengo otros 72.466 tuits disponibles puede ser el comienzo de algo grande…

línea

BBC

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.