Las transexuales: El infierno de las otras putas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las transexuales:
El infierno de las otras putas

Ya tenemos listo el micrositio de la #MarchadelasPutas, ¡visítalo en www.animalpolitico.com/marcha-de-las-putas!
Por Alberto Tavira Álvarez
10 de junio, 2011
Comparte

Transexuales.

“No. No son prostitutas”, dice levantando al aire el dedo índice Gloria Hazel Davenport, activista transexual que en los últimos años se ha dedicado, a través de diversas asociaciones, a orientar sobre derechos humanos a la comunidad TTT (Transexual, Transgénero y Travesti), cuyos miembros muchas veces ofrecen servicios sexuales a cambio de dinero.

Gloria Hazel. Foto: Cuartoscuro.

La mujer que reparte sus 41 años en 1 metro con 90 centímetros de estatura, explica en entrevista con Animal Político que el término prostitución se refiere a una figura que en muchas ocasiones es considerada como delito.

La idea que comparte, junto con otras instituciones a nivel internacional, es que la persona que ejerce una actividad intelectual o física y recibe una remuneración es porque está haciendo un trabajo –obviamente actividades que no sean delictivas–, por lo tanto “el nombre correcto para referirse a las compañeras es: trabajadoras sexuales”.

Aunque no hay cifras oficiales en México sobre cuántas mujeres trans se dedican a esta actividad, Gloria estima que “alrededor de un 70% de lo que se considera trabajo sexual masculino en la ciudad de México, en realidad es ejercido por mujeres trans” quienes, a decir de la entrevistada, ofrecen sus servicios principalmente las noches de los viernes y sábados en las equinas de las calles que desembocan en Eduardo Molina, Puente de Alvarado, Chabacano y, sobre todo, en las avenidas Tlalpan e Insurgentes.

A pesar que a Hazel Davenport no la hace muy feliz que al oficio más antiguo del mundo se le denomine sexoservicio -“pues la palabra incita a la idea de servidumbre”-, la contratación de estas mujeres está sujeta, como cualquier otro producto o servicio, a la Ley de la Oferta y la Demanda, donde queda muy claro que cuando la oferta excede la demanda el precio tiende a disminuir.

“Hay muchísima competencia. Está muy abaratado el mercado. Así como hay unas compañeras jovencitas y con transformaciones de cuerpo extraordinarias que en un día considerado como bueno se pueden llevar hasta 500 pesos, también hay otras que rebasan los 40 años y casi no tienen clientes, a ellas si les va bien ganan 200 pesos a la semana”.

El grupo de trans dedicadas al trabajo sexual se ha multiplicado significativamente en los últimos tiempos porque, a decir de Gloria, no existen muchas opciones donde puedan laborar. Y ejemplifica: “No hay transexuales que estén trabajando como gerentes de bancos, tampoco se ven ejerciendo como abogadas, doctoras, profesoras. Aunque tengan los estudios que se requieren están destinadas, en su mayoría, al trabajo sexual por la discriminación que hay en nuestro país”.

Gloria Hazel. Foto: Cuartoscuro.

De no ofrecer su cuerpo a cambio de un beneficio económico, las trans pueden emplearse como estilistas, maquillistas o haciendo shows imitando a las cantantes del momento ya sea en antros gay o en fiestas privadas. “Para la primera opción necesitas un gran talento que no todas tenemos. Yo quise cortar el pelo y te aseguro que nunca dejé un corte simétrico”, dice Hazel Davenport.

Para las que eligen pararse frente a un micrófono e imitar a Thalía, Paulina Rubio o Mónica Naranjo, entre otras, les espera aproximadamente una remuneración de 500 pesos por show. Desde luego, previamente tuvieron que haberle invertido a la ropa, la cara y el cuerpo.

Antes de que Gloria decidiera sacar a la mujer que lleva por dentro, trabajaba como reportero en la agencia de noticias Notimex. “Cuando me volví transexual pasé de la mesa de redacción a estar parada en la calle con una minifalda, porque nadie me daba trabajo. ¿Y tú crees que mi coeficiente intelectual disminuyó un centímetro? Claro que no. Nomás por tener voz de hombre y chichis no me contrataban”.

Pero la calle “está dura”, así que en los terrenos del placer, la exreportera se tuvo que especializar. Se volvió Dominatrix: “En el sadomasoquismo se supone que la Dominatrix es la que se encarga de dar latigazos, pero no sólo es eso, también hay juegos de autoridad, de dominio, hay juegos de jerarquías simbólicas que son padrísimas y que jamás le tienes que poner la mano encima a alguien”. Bajo este esquema, Gloria tuvo alrededor de unos siete clientes cautivos durante tres años.

Las “gallinas” de los huevos de oro

Transgénero. Foto: Cuartoscuro.

Hasta en el trabajo sexual los tiempos han cambiado. Hace diez años, cuando Gloria alquilaba su talento, comenzó a darse cuenta que los clientes ya no eran los mismos, que las fantasías de los hombres que se llevaban a un hotel a una transexual, eran otras.

Al menos un par de décadas atrás ellos iban a buscar una mujer trans para jugar el rol de activos (donde ellos penetran a ellas). Sin embrago, Gloria asegura que en el último lustro ha surgido una nueva generación de clientes que prefieren ser pasivos (piden que ellas los penetren a ellos). “Nosotras les llamamos ‘gallinas’, porque con todo y sus botas de macho acaban cacareando. Tendrán muchos huevos en sus trabajos y en sus casas, pero con nosotras son unas ‘gallinas’”, dice.

Moda, fantasía, el Apocalipsis…Lo que quiera que sea, la activista explica que esto se ha convertido en un grave problema debido a que la mayoría de las mujeres trans actualmente se encuentran o han pasado por un periodo de hormonización con el fin de que la voz se les haga más aguda y les crezcan los senos, entre otros cambios físicos.

La cuestión es que esto también conlleva a que ya no tengan funciones genitales. “Es algo muy peligroso porque los clientes quieren que te los eches y si no, se ponen violentos. En muchos casos nos golpean por no satisfacer sus fantasías, pero imagínate lo brutal que es para nosotras tener que dejar de hormonarnos porque el señorito quiere sentir placer por otro lado. Yo calculo que un 80% de los clientes de las trans salen ‘gallinitas’”.

La hipótesis de la mujer que también trabajó como reportera en la Agencia NotieSe con respecto esta nueva tendencia se basa en que en los últimos años ha habido un boom de películas porno de Shemales: Transexuales que se dedican al trabajo sexual, que tienen penes de hasta 30 centímetros y que en ocasiones juegan al mismo tiempo el rol masculino y femenino con otros hombres. “Estos DVDs son muy accesibles porque cuestan 20 pesos afuera del metro, así que yo creo que de tanto ver se les antojó y de tanto probar ya les gustó. Pero a nosotras nos traen problemas porque ya estamos alteradas y no podemos tener erecciones así que, además de todo, nos quedamos sin clientes”.

El club de las indocumentadas

Gloria Hazel. Foto: Cuartoscuro.

Como parte del calvario que tienen que vivir las transexuales –trabajadoras sexuales o no– en México, se encuentra la falta de papeles oficiales que sean acordes con su nueva apariencia.

A pesar que en 2008 la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó la Ley de cambio de sexo, que permite modificar su identidad en su acta de nacimiento, “la realidad es que este trámite es todo un viacrucis”, señala Gloria, quien lo jerarquiza como uno de los principales problemas que tiene su comunidad actualmente.

“La idea era que una persona pudiera ir a un hospital público y que ahí mismo se certificara su condición transexual o trangénero y luego fluyera la información al Registro Civil para que pudiera cambiar su acta de nacimiento”, explica la mujer que trabajó como funcionaria de Censida durante tres años y que señala que como fueron a destiempo las dos reformas –primero fue en el Registro Civil y luego la de Salud–, no están vinculadas.

“Por lo tanto, el Registro Civil nos pide a las trans dos peritajes, los cuales certifican que efectivamente hemos cambiado de género, pero como eso no está en la reforma de Salud, entonces quedamos en manos de médicos privados y para que ellos nos certifiquen hay que pagar 15 mil pesos por cada uno de los peritajes. Estamos hablando de que el derecho a la identidad finalmente se convirtió en objeto de clases sociales, por lo que sólo hay 60 juicios a favor de la modificación de identidad. ¿Tú crees que las trabajadoras sexuales que están paradas en la calle con los ingresos que te platiqué tienen 30 mil pesos para pagarles a los especialistas privados?”

Sin acta de nacimiento las transexuales no pueden acceder a ninguna credencial oficial. “Somos indocumentadas en nuestro propio país. Lo más aterrador es que no tenemos nuestros documentos de mujer siendo que ya tenemos cuerpos de mujer”.

Gloria enumera lo que, a diferencia de cualquier otro ciudadano mexicano, ellas no pueden hacer: no pueden tener su propio coche porque no tienen licencia; no pueden salir del país porque no tienen pasaporte; no pueden votar porque no tienen credencial del IFE; no pueden cambiar un cheque en un banco porque no tienen una credencial oficial…

Sobreviven a través de favores de amigos y, en el mejor de los casos, se enamoran de un hombre a quien le dan todo lo que ganan para que él sirva de vínculo con la realidad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué es probable que hayamos 'contaminado' Marte con vida (y por qué es un problema)

La humanidad ha enviado alrededor de 30 naves espaciales y módulos de aterrizaje a Marte desde que comenzó la era espacial. Ahora sabemos qué microbios podrían haber sobrevivido al viaje.
14 de mayo, 2021
Comparte

El hecho de que podamos recorrer la superficie de Marte mientras lees esto es un hecho extraordinario.

El robot Perseverance, que tiene el tamaño de un automóvil, aterrizó de manera segura en la superficie marciana el 18 de febrero pasado. Puede que solo avance a una velocidad máxima de 152 metros por hora, pero consta de una serie de instrumentos con los que ha llevado a cabo experimentos con resultados revolucionarios.

A bordo del robot de tres metros de largo hay una máquina que ha convertido el aire marciano (fino y lleno de dióxido de carbono) en oxígeno, así como un helicóptero que realizó el primer vuelo controlado con motor en otro planeta.

El helicóptero, llamado Ingenuity, ha realizado con éxito tres vuelos, recorriendo cada vez una mayor distancia.

¿Pero es posible que haya llegado algo más a Marte con todos estos aparatos? ¿Podría un rastro de bacteria o espora de la Tierra haber sido transportado accidentalmente al espacio y haber sobrevivido al viaje para hacer del planeta rojo su nuevo hogar?

“Casi imposible” evitarlo

La NASA y sus ingenieros en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) tienen protocolos precisos e integrales para garantizar que sus naves espaciales están libres de cualquier organismo que pueda colarse inadvertidamente en una misión espacial.

Sin embargo, dos estudios recientes exponen cómo algunos organismos podrían haber sobrevivido al proceso de limpiezay también al viaje a Marte, así como la rapidez con la que las especies microbianas pueden evolucionar en el espacio.

Primero, abordemos cómo se construyó el Perseverance, así como la mayoría de las naves espaciales fabricadas en las instalaciones de Ensamblaje de Naves Espaciales (SAF) del JPL.

Ingenuity

BBC

Las naves se construyen minuciosamente, capa a capa como una cebolla, y se limpian y esterilizan cada una de las partes antes de ensamblarlas. Esta metodología garantiza que casi ninguna bacteria, virus, hongo o espora contaminen el equipo que se enviará a una misión.

Se construyen en salas con filtros de aire y estrictos procedimientos de control biológico, diseñadas de tal forma que se garantice que solo unos pocos cientos de partículas puedan estar presentes e idealmente no más de unas pocas docenas de esporas por metro cuadrado.

Pero es casi imposible llegar a tener una biomasa cero.

Personal de la NASA limpiando superficies

NASA/Jim Grossmann
Las naves espaciales se someten a una limpieza rigurosa a medida que se ensamblan y preparan para su lanzamiento a otros planetas.

Los microbios llevan miles de millones de años en la Tierra y están en todas partes. Se encuentran en nuestros cuerpos y a nuestro alrededor. Algunos pueden colarse incluso en los lugares más estériles.

¿Cómo saberlo?

En el pasado, las pruebas de contaminación biológica se basaban en la capacidad de hacer crecer vida (en cultivos) a partir de muestras extraídas de un objeto, como los aparatos espaciales.

Ahora usamos métodos más novedosos. Tomamos una muestra determinada, extraemos todo el ADN y luego hacemos una secuenciación de “escopeta”o shotgun sequencing.

El término se usa porque es como poner las células de la muestra en una escopeta, “dispararlas” para convertirlas en miles de millones de pequeños fragmentos de ADN y luego secuenciar cada pieza.

Cada secuencia “leída” se puede volver a asignar a los genomas conocidos de especies que ya están presentes en las bases de datos de secuencias.

Dado que ahora podemos secuenciar todo el ADN que está presente en ambientes estériles, y no solo los que podrían cultivarse, obtenemos una visión más completa de qué tipo de microbios se pueden encontrar ahí y si podrían sobrevivir al vacío del espacio.

En los ambientes estériles del JPL encontramos evidencia de microbios que tienen el potencial de ser problemáticos durante las misiones espaciales.

Ingenieros de la NASA trabajando en un robot

Nasa/JPL-Caltech
La NASA tiene estrictos protocolos para áreas estériles que tienen como objetivo minimizar la contaminación biológica de vehículos espaciales.

Estos organismos tienen un mayor número de genes de reparación de ADN, lo que les da una mayor resistencia a la radiación, son capaces de formar biopelículas en superficies y equipos, pueden sobrevivir a la desecación (pérdida de humedad) y prosperar en ambientes fríos.

Resulta que en estos ambientes estériles podría estar ocurriendo un proceso de selección evolutiva de los insectos más resistentes que luego tendrían una mayor probabilidad de sobrevivir a un viaje a Marte.

La “contaminación interplanetaria”

Estos hallazgos tienen implicaciones en la llamada “contaminación interplanetaria” originaria de la Tierra.

Es importante garantizar la seguridad y preservación de cualquier vida que pueda existir en otras partes del universo, ya que organismos llegados de otros ecosistemas podrían causar estragos.

Los humanos tenemos un historial negativo de esto en nuestro propio planeta.

La viruela, por ejemplo, se contagió entre pueblos indígenas de América del Norte en el siglo XIX a través de mantas que les fueron donadas. Incluso ahora no hemos podido contener la rápida propagación del virus que causa la covid-19, el SARS-CoV-2.

Huellas de una misión de exploración en Marte

NASA/JPL-Caltech/MSSS
La humanidad ha enviado docenas de naves espaciales y módulos de aterrizaje a Marte; los que han tenido éxito han dejado su huella en el planeta.

La contaminación directa también es indeseable desde una perspectiva científica.

Los científicos, si descubrieran cualquier tipo de vida en otro planeta, deberían asegurarse de que es genuinamente nativo y no un registro falso de algo con apariencia extraterrestre pero procedente de la Tierra.

Y es que sus genomas podrían cambiar tanto que pudieran llegar a parecer de otro mundo, como hemos visto recientemente con los microbios que evolucionaron en la Estación Espacial Internacional.

¿Por qué sería perjudicial?

Aunque la NASA trabaja duro para evitar la introducción de tales especies en suelo marciano, cualquier signo de vida en Marte tendría que ser examinado cuidadosamente para asegurarse de que no se originó aquí en la Tierra.

No hacerlo podría generar un entendimiento erróneo de las características de la vida marciana.

Los microbios transportados al espacio también pueden ser una preocupación más inmediata para los astronautas, ya que representan un riesgo para su salud y tal vez incluso provoquen un mal funcionamiento del equipo de soporte vital si este se llena de colonias de microorganismos.

Pero la protección planetaria es bidireccional.

Un módulo de la Estación Espacial Internacional

Esa/Nasa
Se ha descubierto que bacterias y hongos capaces de sobrevivir en condiciones extremas prosperan en la Estación Espacial Internacional.

También hay que evitar traer de vuelta “contaminantes” de otro planeta que puedan poner en peligro al nuestro y a nosotros mismos.

Esto ha sido base de muchas películas de ciencia ficción, donde un malvado invasor “alienígena” amenaza con acabar con toda la vida en la Tierra.

Pero podría volverse en parte realidad con la misión que la NASA y la Agencia Espacial Europea planean hacer llegar a Marte en 2028 y que, si se cumple lo previsto, en 2032 traerá consigo de vuelta las primeras muestras del planeta rojo.

No obstante, teniendo en cuenta que las dos primeras sondas soviéticas aterrizaron en la superficie marciana en 1971, seguidas por el módulo de aterrizaje Viking 1 de EE.UU. en 1976, es probable que ya haya algunos fragmentos de ADN microbiano, y tal vez humano, en el planeta rojo.

Detectar su origen

Aun si el Perseverance, o las misiones que la precedieron, hubieran llevado accidentalmente organismos o ADN de la Tierra a Marte, tenemos formas de diferenciarlo de cualquier vida que sea verdaderamente de origen marciano.

Escondida dentro de la secuencia de ADN habrá información sobre su procedencia.

Marte

Getty Images
Herschel pensó que los marcianos eran muy altos.

Un proyecto en curso llamado Metasub está secuenciando el ADN que se encuentra en más de 100 ciudades del mundo.

Los investigadores de nuestro laboratorio, los equipos de Metasub y un grupo en Suiza acaban de publicar estos y otros datos metagenómicos globales para crear un “índice genético planetario” de todo el ADN secuenciado que se haya observado.

Al comparar cualquier ADN encontrado en Marte con secuencias vistas en los ambientes estériles del JPL, del mundo subterráneo, de muestras clínicas, de aguas residuales o de la superficie del robot Perseverance antes de que abandonara la Tierra, debería ser posible ver si realmente son desconocidos.

Incluso si nuestra exploración del sistema solar ha llevado inadvertidamente microbios a otros planetas, es probable que no sean los mismos que cuando abandonaron la Tierra.

Los ensayos de viajes espaciales y los entornos inusuales donde están los hacen evolucionar. Si un organismo de la Tierra se ha adaptado al espacio, o Marte, las herramientas genéticas que tenemos a nuestra disposición podrían ayudarnos a descubrir cómo y por qué cambiaron los microbios.

De hecho, las nuevas especies descubiertas recientemente en la Estación Espacial Internacional por científicos del JPL y nuestro laboratorio fueron similares a las encontradas en las salas estériles (con capacidad de resistencia a altos niveles de radiación).

Un aspecto positivo

A medida que se registra más y más biología extrema en un programa llamado Extreme Microbiome Project, también existe la posibilidad de utilizar las herramientas evolutivas para el trabajo futuro aquí en la Tierra.

Podemos usar sus adaptaciones para buscar nuevos protectores solares, por ejemplo, o nuevas enzimas reparadoras del ADN que puedan protegernos contra mutaciones dañinas que derivan en cáncer, o ayudar al desarrollo de nuevos fármacos.

Pennicillium en una imagen obtenida con un microscopio de electrones

Science Photo Library
Hay cientos de especies en el género de hongos Pennicillium, uno de los más comunes en la Estación Espacial Internacional.

Con el tiempo, los humanos pondremos un pie en Marte, llevando con nosotros el cóctel de microbios que vive en nuestra piel y dentro de nuestro organismo.

Es probable que estos microbios también se adapten, muten y evolucionen.

Y también es posible que aprendamos de ellos, ya que los genomas únicos que se adaptan al entorno marciano podrían secuenciarse, transmitirse a la Tierra para una esquematización adicional y luego utilizarse para terapias e investigación en ambos planetas.

Dadas todas las misiones marcianas que están planeadas, estamos en la orilla de una nueva era de la biología interplanetaria, en la que aprenderemos sobre las adaptaciones de un organismo en un planeta y las aplicaremos a otro.

Las lecciones de evolución y adaptaciones genéticas están inscritas en el ADN de cada organismo, y el entorno marciano no será diferente.

Marte dejará su huella sobre organismos que veremos cuando los secuenciemos, abriendo un catálogo completamente nuevo de literatura evolutiva.

El robot Perseverance en Marte

Nasa/JPL-Caltech
El Perseverance tomará muestras de la superficie de Marte que luego serán enviadas a la Tierra en la próxima década.

Esto no solo alimentará nuestra curiosidad, sino que es un deber de nuestra especie de proteger y preservar todas las demás especies.

Solo los humanos comprenden la extinción y, por lo tanto, solo los humanos pueden prevenirla.

Y eso es aplicable hoy, pero lo será dentro de miles de millones de años, cuando los océanos de la Tierra comiencen a hervir y el planeta se vuelva demasiado caliente para que pueda haber vida en ella.

Nuestra inevitable violación de la protección planetaria ocurrirá cuando comencemos a dirigirnos hacia otras estrellas, pero en ese caso, no tendremos otra opción.

Eventualmente, la contaminación interplanetaria cuidadosa y responsable es la única forma de preservar la vida.


*Christopher Mason es profesor de genómica, fisiología y biofísica en Weill Cornell Medicine, de la Universidad Cornell de Nueva York. Investiga los efectos moleculares y genéticos de los vuelos espaciales humanos a largo plazo, así como el diseño de nuevos tipos de células para la terapia contra el cáncer.

Puedes leer la versión original de este artículo en inglés en BBC Future.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RWwKrisosRU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.