Sostienen a “La Familia” mineros, ganaderos, deudores y palenqueros
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Sostienen a “La Familia” mineros,
ganaderos, deudores y palenqueros

Por Redacción Animal Político
27 de junio, 2011
Comparte

Para solventar su nómina y gastos de operación, “La Familia Michoacana” cobra “cuotas” a mineros, ganaderos, organizadores de eventos sociales, agricultores y propietarios de establecimientos comerciales .

Asimismo, paga sueldos a sus colaboradores y sicarios de entre 8 mil y 30 mil pesos, dependiendo del nivel los adiestra en el manejo de armas, castiga los errores con golpes que pueden causar hasta la muerte y las personas de nuevo ingreso al grupo son entrenadas en la sierra para realizar torturas y asesinatos.

“La Familia Michoacana” utiliza la web y las redes sociales para promoverse y se ha colado hasta las estructuras políticas, pues  está documentado que busca que los cargos de elección popular en ese estado sean ocupados por personas afines a la organización criminal.

Jesús Méndez Vargas, “El Chango”.

Toda esta información forma parte del documento elaborado por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del gobierno federal, denominado “Resultados de la Policía Federal en el combate a la organización delictiva “La Familia”’.

En el texto de 22 cuartillas se detalla que para solventar sus gastos, el grupo surgido oficialmente en 2002 como “La Empresa”, cobra al ramo minero “cuotas” de 1.5 dólares por tonelada de hierro, que vende principalmente a empresarios chinos, y a los ganaderos un dólar por cada kilogramo de carne en venta.

Los integrantes del cártel realizan préstamos con intereses de 30%, además de cuotas de 30% más a los morosos y efectúan cobros similares a michoacanos que pierden sus terrenos para que puedan recuperarlos. El documento señala que se apropian de los bienes de los deudores por concepto de pagos de drogas.

También cobran “cuotas” a quienes organizan fiestas populares, corridas de toros, peleas de gallos y conciertos masivos, mientras que en el ramo de los agricultores y sus intermediarios, cobran a los productores un porcentaje por cada tonelada de aguacate, limón u otros productos que se cultivan en territorio michoacano. A los establecimientos comerciales, en general, les cobran cuotas fijas en efectivo para “protegerlos”.

En el apartado relativo al reclutamiento del grupo criminal, la SSP detalla que los miembros de “La Familia Michoacana” pueden recibir sueldos de hasta l30 mil pesos y que los viejos integrantes utilizan la sierra para adiestrar a los nuevos en acciones violentas como torturas y homicidios.

“El reclutamiento y la formación de cuadros también se ha trasladado a zonas rurales, lo que puede implicar perfiles más violentos”, reconoce el informe.

¿Y cómo operan con tanta impunidad? Porque sus grupos operativos cuentan con el apoyo de comandantes de la policía estatal que les permiten el uso de patrullas, frecuencias de radio y uniformes.

Los postulados

En el apartado que se refiere a los postulados de la organización, la SSP explica que sus integrantes promueven un pacto entre narcotraficantes y el gobierno federal, y que están a favor de la legalización de la mariguana.

“Parten del supuesto de que sus objetivos están por encima del Estado mexicano; asumen el derecho a disponer de la vida de sus integrantes, de sus opositores y de todo aquel que les afecte en la consecución de sus objetivos, y buscan que los cargos de elección popular sean ocupados por personas afines a su organización criminal”, señala el texto.

De los años 2000 a 2007, agrega, las estructuras de “La Familia Michoacana” eran compactas, compartían un fuerte adoctrinamiento, habían logrado penetrar instituciones de seguridad y justicia, y cooptar a actores de la política local.

Sin embargo, también se reconoce que a consecuencia del combate del gobierno federal, han perdido importantes cuadros de mando y operación, los cuales fueron sustituidos por individuos “con perfiles más violentos y menos adoctrinados”. Este ataque oficial originó, asimismo, el repliegue de sus integrantes a la zona serrana, donde asumieron que no había presencia de la autoridad federal.

La propaganda “terrorista”

Como respuesta a la ofensiva oficial, explica la SSP en su documento, los delincuentes buscan generar la percepción pública de una escalada generalizada de violencia a través de “acciones de alto impacto de corte terrorista”.

Entre los principales eventos en los cuales se manifestó esta estrategia destacan: la aparición pública de la organización delictiva en septiembre de 2006 –pese a que había surgido cuatro años antes-, cuando fueron arrojadas las cabezas de cinco personas a la pista de baile de un centro de entretenimiento; la inserción pagada con mensajes del grupo en periódicos locales de Michoacán y la distribución de volantes en las principales ciudades de la entidad.

Se recuerda que entre julio y agosto de 2009, Servando Gómez Martínez, alias “La Tuta”, uno de sus líderes, dio entrevistas a medios impresos y electrónicos exhortando al presidente Felipe Calderón a dialogar y pactar.

En mayor escala, “La Familia” también ha difundido, mediante más de 300 mantas distribuidas en 11 entidades federativas, diversos mensajes, la mayoría dirigidos a la ciudadanía; entre la temática de esos textos destacan amenazas a las autoridades y a grupos rivales.

“Para intentar deslegitimizar públicamente el combate a la delincuencia, organizan movilizaciones sociales convocadas y financiadas por líderes de esta organización criminal, con el objetivo de repudiar la acción de las autoridades federales.

“En síntesis, ‘La Familia Michoacana’ realiza tácticas de propaganda de corte terrorista para generar un clima de violencia e intimidación social a través de ejecuciones, mensajes, amenazas en mantas y videos a través de internet, con la finalidad de crear espacios de impunidad para sus operaciones”, da cuenta el documento.

Un ejemplo del uso de los nuevos medios de difusión digital, explica, es la difusión de videos en YouTube exhibiendo torturas y asesinatos de los que consideran rivales.

El 31 de marzo de 2007 los criminales subieron un video denominado “Haz patria, mata a un zeta” y el 13 de julio de 2009 el que muestra el homicidio de 12 policías federales.

Las investigaciones de la Policía Federal revelan que el grupo delictivo graba a sus víctimas antes y después de matarlas y muestra este material a través de la red con una advertencia a las bandas rivales o como desafío al gobierno que los combate.

Se ha detectado, con estas acciones delictivas, que uno de los objetivos del grupo, “expresado públicamente”, es el retiro de policías federales del estado de Michoacán para seguir operando como lo han hecho.

Este ataque, continúa el informe, ha registrado vertientes como la generación de rumores de agresiones inexistentes a niños y mujeres, denuncias a través de organizaciones de derechos humanos, agresiones a instalaciones de la Policía Federal, emboscadas, mensajes difundidos de manera anónima en las redes sociales y la realización de más de 20 atentados con mecánica operativa similar, consistente en grupos de tres a seis personas en uno o dos vehículos realizando disparos con armas largas y en algunos casos arrojando granadas y huyendo inmediatamente.

Sus orígenes

El documento de la SSP cuenta que “La Familia Michoacana” surgió en 2002 como “La Empresa”, para lo cual se unió al cártel del Golfo-Zetas para expulsar al grupo criminal de los hermanos Valencia del estado de Michoacán.

La relación de “La Familia” con “Los Zetas” duró hasta 2008, cuando se separaron debido a diferencias por el control de las plazas de la región.

En enero de 2010, sin embargo, el grupo dio un giro al establecer una alianza con el cártel del Golfo –ya sin “Los Zetas”- y sus antes adversarios hermanos Valencia, también ubicados como el cártel del Milenio.

Se tiene documentado que “La Familia” envió sicarios a Jalisco y Tamaulipas, y en retribución buscaron permiso del cártel del Golfo para el libre paso de la droga por la frontera entre esta última entidad y Estados Unidos.

También apoyó a Héctor Beltrán Leyva para expulsar a Édgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”, de Acapulco, y tener entrada para las embarcaciones provenientes de Centroamérica.

Los fundadores de “La Familia Michoacana” son los ya detenidos José de Jesús Méndez Vargas, “El Chango”; Rafael Cedeño Hernández, “El Cede”; Carlos Rosales Mendoza, “El Tísico”, el abatido Nazario Moreno González, alias “El Chayo”, y los aún libres Enrique Plancarte, “La Chiva”, y Servando Gómez Martínez, “La Tuta”.

Los hechos violentos de “La Familia”

–          Septiembre de 2006. Arrojan las cabezas de cinco personas a la pista de baile de un bar de Uruapan, Michoacán.

–          Septiembre 15 de 2008. Atacan con granadas a la población civil en la capital del estado. Hay siete muertos.

–          Septiembre de 2009. Asesinan al subsecretario de Protección Ciudadana de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán, José Manuel Revueltas López.

–          Abril de 2010. La titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán, Minerva Bautista Gómez, es emboscada cuando abandona el recinto ferial en Morelia. El atentado es coordinado por Miguel Ortiz Miranda, alias “El Tyson”, director de Operaciones de la Policía Estatal de Michoacán y jefe operativo de “La Familia”.

–          Enero de 2010. “La Familia Michoacana” exhibe en diversos puntos de Zamora, Michoacán, a presuntos ladrones y violadores flagelados y con cartulinas en las que estos aceptan sus supuestas actividades delictivas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Mi mamá va a morir el domingo a las 7 de la mañana. Y está feliz': el testimonio de muerte digna en Colombia

Martha Sepúlveda es la primera paciente en Colombia que accederá a la eutanasia sin tener una enfermedad terminal. Federico, su único hijo, cuenta en un conmovedor relato por qué ayudó a su madre a cumplir su último deseo.
9 de octubre, 2021
Comparte

Martha Sepúlveda está feliz porque pondrá fin a su vida el domingo 10 de octubre a las 7 de la mañana.

Se ríe frente a las cámaras comiendo patacón con guacamole y tomando cerveza en un restaurante de Medellín, a pesar de que se enfrentará a la muerte.

Está feliz precisamente porque logró que la justicia le diera la autorización para someterse a una eutanasia.

En Colombia la eutanasia fue despenalizada en 1997, pero solo se convirtió en ley en 2015. En julio pasado, la Corte Constitucional del país extendió el derecho a una muerte digna a quienes padezcan “un intenso sufrimiento físico o psíquico” por causa de una lesión o enfermedad incurable,

Y el de Martha Sepúlveda es el primer caso en que se autoriza una eutanasia en un paciente que no tiene una enfermedad terminal.

Según la agencia EFE, que cita al Ministerio de Salud, en el país se han realizado 94 procedimientos de eutanasia desde abril de 2015 hasta el 8 de mayo de 2020

Para Martha, desde que fue diagnosticada con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad grave e incurable, su vida se había transformado en un tormento.

Como sabía que la suya iba a ser una muerte lenta y dolorosa que se extendería por varios años, el futuro le parecía desgarrador.

Hasta que un día le dijo a Federico, su único hijo de 22 años, que quería luchar por conseguir su eutanasia.

Los médicos no le dieron muchas esperanzas porque una de las condiciones establecidas por la legislación colombiana para acceder al procedimiento, es que la expectativa de vida del paciente sea inferior a seis meses.

En el caso de Martha, la agonía podía prolongarse al menos por tres años más. Sin embargo, ella dio la batalla judicial hasta que finalmente logró su objetivo.

Paradójicamente, conseguir la muerte, le devolvió la vida.

Mi mamá está tranquila y feliz desde que le dijeron que podía morir porque su vida era literalmente un infierno”, cuenta su hijo en diálogo con BBC Mundo.

Y así se le ve, contenta porque va a morir.

“Tengo buena suerte”, dice en su última entrevista televisiva con Caracol TV. “Me río más, duermo más tranquila”.

“Soy una persona católica, me considero muy, muy creyente. Pero Dios no me quiere ver sufrir a mi“.

“Con una esclerosis lateral en el estado que la tengo, lo mejor que me puede pasar es que me vaya a descansar”.

Este es el testimonio de su hijo, Federico Redondo Sepúlveda, contado a BBC Mundo en primera persona.


A mi mamá le diagnosticaron la esclerosis lateral amiotrófica a fines de 2018.

Ella lo tomó de una manera bastante particular. Su reacción fue reírse. Dijo “vea, tengo esta enfermedad y me muero en tres años”. Pero lo dijo de manera muy jocosa, muy divertida, haciendo bromas.

Mi mamá siempre ha sido una persona muy abierta a la muerte. Ella siempre ha dicho “yo no tengo miedo a partir, sino a la forma en la que voy a partir”, que es precisamente por lo que buscó que le reconocieran el derecho a una muerte digna.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Ella no concebía la vida postrada en una cama. El final de la esclerosis lateral amiotrófica es sin poder hablar, sin poder tragar… es algo sumamente doloroso e indigno para ella.

Se tomó muy olímpicamente el diagnóstico. Posteriormente ya empezó a perder fuerza en las piernas, a requerir apoyo para caminar en distancias más o menos largas. Ya luego requería apoyo para todo tipo de caminatas incluso dentro de la casa.

Y a principios de este año empezó a requerir apoyo para ir al baño. Después, había que bañarla, había que vestirla. En ocasiones se le dificultaba comer o cepillarse porque las manos estaban perdiendo demasiada fuerza.

Lo peor para ella es ver cómo se deterioraba a tal punto que no puede ser independiente para lo más básico de las actividades cotidianas.

Un día ella me dijo: “Sería tan bueno que yo pudiera solicitar la eutanasia”. Y pues yo no lo tomé como muy en serio.

Pero cuando me dijo que quería hacerlo, yo estuve en negación por unos días. Yo decía, “no, mi mamá no, todavía no”. Le decía, “mami, por favor no”.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda
Martha y su hijo Federico.

Yo me considero una persona muy liberal, pensaba que el derecho a la eutanasia es un derecho que hay que proteger, pero nunca lo vi como algo cercano.

Pero ya luego, concientizándome un poco de la condición precaria en la que ella estaba, y de su desespero, y de la indignidad en la que estaba, yo dije: “Creo que demuestro más mi amor si la apoyo en esta decisión que ella tomó“.

Yo sí necesito a mi mamá y quiero que esté conmigo en cualquier condición. Pero en ese caso solo estaría pensando en mí, en mis necesidades.

Llevamos 22 años juntos. Mi vida giraba alrededor de ella y la de ella alrededor mío. Luego de su partida, yo tendré que inventarme otra vida. Por eso fue tan difícil al principio.

Cuando yo la cuidaba tenía sentimientos encontrados. Por un lado me gustaba, porque sentía que le estaba regresando a mi mamá de alguna forma, todo el apoyo y todo lo que ha hecho por mí a lo largo de la vida.

Pero también pensaba en lo que ella me decía. Me decía: “Hijo, esto no es vida, esto no es digno”.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Claramente yo estoy triste. Claramente estoy ansioso, claramente estoy… de alguna forma desesperado. Sería muy raro que no lo estuviera.

Pero también de alguna manera me reconforta el hecho de que mi mamá haya podido terminar su vida de la forma que ella quería.

El día y la hora que ella quería.

Desde muy joven dijo que nunca quería estar postrada en una cama, absolutamente dependiente en todo momento.

Nosotros coincidimos en que vivir es decidir y desde que la esclerosis empezó a condicionar físicamente a mi mamá, ella ya no puede decidir por sí misma.

Muchas personas se sorprenden porque la ven muy tranquila y muy feliz.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Mi mamá está tranquila y feliz desde que le dijeron que podía morir porque su vida era literalmente un infierno. Ella antes no era así. Antes estaba desesperada, triste y con pocas esperanzas de cara al futuro.

Pero ahora, mi mamá va a morir el domingo a las 7 de la mañana. Y está feliz. Está feliz desde que sabe que le van a aplicar el procedimiento eutanásico.

El domingo se va a hacer una cremación, se va a celebrar una eucaristía y… y ya, porque básicamente eso es lo que quiere.

La voy a extrañar mucho. Yo creo que no hay nada que no vaya a extrañar porque nada volverá a ser lo mismo. Nada.

Desde su sonrisa y su berraquera y su buena actitud ante lo bueno y lo malo de la vida… hasta sus regaños.

Todo me hará falta.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZdWiKvBoZeA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.