#MarchadelasPutas: ¿Quién es la organizadora?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

#MarchadelasPutas:
¿Quién es la organizadora?

Por Dulce Ramos
8 de junio, 2011
Comparte

Se caga de miedo. Lo dice así, con todas sus letras. Minerva Valenzuela, actriz de cabaret y bloguera, se ha quedado atónita con la respuesta a la convocatoria que lanzó para marchar contra el acoso a las mujeres.

Más de 16 mil 500 personas apoyan en Facebook la llamada ‘Marcha de las Putas’, una iniciativa nacida en Canadá y que se replicará en México este domingo con una caminata de la Glorieta de la Palma al Hemiciclo a Juárez a las 13:30 horas.

Minerva, o @ladelcabaret –como se hace llamar en Twitter– combate el calor con una cerveza en la mano mientras espera en una terraza la hora su presentación. Esta noche esconderá su rostro blanco bajo capas de maquillaje y guardará su cabello rojo encendido bajo un par de pelucas, pues actuará en el Festival por la Diversidad Sexual en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Así empieza la transformación para el show.//FOTO: Cuartoscuro

Sus 12 años como actriz la han preparado para enfrentarse a públicos grandes y pequeños, pero no para la atención que su propuesta ha generado. El 12 de mayo pasado publicó en su blog una entrada titulada justamente así: ‘La Marcha de las Putas’. Y sin esperarlo, resultó un ‘pelotazo’. En breve, sumó más de 3 mil recomendaciones en Facebook y medio millar en Twitter.

Un grupo de usuarias de redes sociales, espontáneas, se sumaron a la causa y le ayudaron a administrar un grupo en Facebook que tiene más de 2700 miembros y las llamadas de los medios a su celular se han multiplicado. Todos la buscan para que qué es esa iniciativa de nombre inusual.

Pero esta noche, Minerva debe olvidarse un poco de ella y encarnar a un par de personajes ante una pequeña audiencia que la espera en el Centro Cultural de España. El primero en salir a escena será Beto. Un noble galán de barrio, amante de la música, que quiere saber por qué le dicen ‘puto’ cuando reconoce que no le gusta el futbol ni la lucha libre.

Ya en un camerino improvisado, la actriz recoge su cabello bajo una media, y encima se pone la peluca con que interpreta al joven sonidero.

A medio caracterizar, sentada en el piso, Minerva dice que saldrá a marchar no porque piense que es puta, sino porque rechaza que esa sea la palabra con la que tildan a una mujer cuando no cabe en el molde de lo convencional.

“Esta es una marcha de todas las personas que hemos sido violentadas verbal o físicamente bajo el argumento de que nos lo buscamos por putas. ‘Tú te lo buscaste por puta; porque andas sola. Por puta, porque te pones esa falda. Por puta, porque me denunciaste por violencia laboral”.

“Esta es una marcha de todas las personas que hemos sido violentadas verbal o físicamente".//FOTO: Cuartoscuro

Sólo en la Ciudad de México, la Procuraduría General de Justicia tiene registrado un aumento de 17.5% en las denuncias por acoso entre marzo y abril. Además, en seis de cada 10 casos, la víctima es una menor de edad y el agresor, un familiar o persona del entorno más cercano. Otras fuentes como el Instituto Nacional de las Mujeres, tienen registros de que 67% de las mexicanas mayores de 15 años han sufrido algún tipo de violencia en la familia, escuela, trabajo o comunidad.

¿Por qué una actriz de cabaret se preocupa por denunciar el acoso cotidiano? Minerva dice que porque no tiene otra forma de hacerlo. Mientras saca de una maleta multicolor el vestuario de Beto, cuenta que el cabaret es donde puede hablar de los aspectos de su país que más le hieren.

“Es una transmutación muy bonita. Siembras dolor y cosechas risa. Hablas de lo que te duele, pero de una manera que te hace reír”.

Un teatro reivindicativo

Hija única, de padres con filias priistas y conservadores; Minerva iba derechito a ser una chica tradicional y obediente. Cuando dijo en su casa que quería estudiar actuación, su padre hizo que primero se formara como maestra de inglés (“Para que tengas cómo vivir”) y su madre se limitó a hacerse de oídos sordos. Hoy, esta mujer casada de 34 años, no vive de otra cosa que no sean sus shows.

Antes de hacer cabaret, Minerva representó espectáculos infantiles y hasta tragedias griegas; pero al toparse con un profesor ruso de formación circense, Anatoli Lucachuk, se despojó de las formalidades del teatro clásico.
La primera base de su profesor fue romper con la “cuarta pared” que separa a los actores de teatro del público, y al hacerlo, los actores se sitúan en el presente.

"Uno de los personajes de Minerva".//FOTO: Cuartoscuro

“Estamos con el público y hablamos de  lo que le pasó al país hoy. No de lo que escribió un señor dramaturgo hace cientos de años”. Por eso Minerva cree que el cabaret es reivindicativo.

“O al menos el que yo hago”, aclara. “Hay gente que a su show con chistes homófobos y misóginos también le llama cabaret porque tiene música y parece divertido, pero el cabaret que a mí me interesa es siempre un cohete en el culo”.

Como referente, ‘La del cabaret’ tiene a Jesusa Rodríguez. Actriz, directora y activista que ha mezclado teatro, música, humor y crítica social. Igual que ella, Minerva desea conecta la risa con la discriminación, la trata de personas y el acoso a la mujer.

“Leí sobre una chica que tuvo una violación tumultuaria por sus compañeros de escuela y me dolió ver que los comentarios a la noticia fueron que ella tuvo la culpa por puta, por haber tomado”.

‘Es una profesión que traes encima’

–¿Cómo es un día típico en tu vida?

–No tengo una rutina. Un día me levanto a hacerle el desayuno a mi marido o a pintarme el pelo; otro día no me levanto porque llegué del show a las cinco de la mañana y otros voy a clases de canto…

–¿Pero qué haces en tu tiempo libre?

–Coger.

Con ese mismo desparpajo cuenta que debe escribir su profesión en un documento oficial, siempre pone “Cabaretera” y jamás le han hecho preguntas.

“Esta es una profesión que no puedes dejar en tu oficina. La traes encima todo el día. Lees el periódico y te encuentras con elementos que puedes usarlos en un show y los metes en tu ‘bolsita’. Para hacer cabaret se debe leer un montón. Entonces leer es trabajar. Observar es trabajar. Twittear es trabajar”, dice con seriedad.

Mientras le da los últimos toques a la barba de Beto (un poco de maquillaje y recortes de su cabello que guarda en una cajita le sirven para moldearla), Minerva relata que sus personajes, como sus libretos, los construye de la vida diaria. Junto con otros 10 actores y actrices, con quienes suele compartir el escenario, han construido a seres como ‘Mandarina’, una especie de aspirante a Laura León de muy cortas luces, que sueña con los ‘chiflidos’ y los coros de ‘¡vuelta, vuelta!’ que lanzan en la televisión, pero que siempre termina por comprender que esos ‘halagos’  también un acto de discriminación.

La palabra ‘Puta’

El trabajo sexual, las imágenes que desata la palabra ‘puta’ y la trata de personas son temas que apasionan a esta mujer. “Todo lo que se construye alrededor de esa palabra revela qué hay en cada cabeza y habla mucho de una sociedad”.

"Usar la risa como una herramienta para fomentar el respeto, la tolerancia y la inclusión".

Así, el escozor que causan cuatro letras, asegura, viene del descontrol y la “esquizofrenia” que causa el que una mujer no entre en estereotipo alguno.

“Si te niegas a dar una vuelta eres una mamona, porque es algo amable y es una broma. Pero esas bromas, como entran a nuestro cuerpo a través de la risa, hacen que naturalicemos la violencia”. Lo mismo ocurre, dice, con los chistes sobre homosexuales. “Si hacen un chiste de jotos y no te ríes es porque eres bien clavada”.

Por eso Minerva intenta usar la misma herramienta de la risa, pero con una intención distinta. Cree firmemente que el respeto, la tolerancia y la inclusión se quedarán más grabados con ayuda del humor, que con una conferencia.

“El hombre no es el enemigo”

A los pocos días de que se comenzara a promover en Facebook la ‘Marcha de las Putas’ apareció el siguiente comentario de una chica en la página.

“¿Por qué preguntan tanto qué opinan los hombres de esta marcha? Como si no fuese legítima si ellos no la aprueban”.
Con esta anécdota, la pionera de la ‘putimarcha’ en el país explica parte de su posición sobre ellos puedan pensar sobre la iniciativa.

Aunque reconoce que cada cabeza es diferente.

“Unos dicen: ‘¡Voy con mi hija y con mi esposa!’. Otros dicen chistes idiotas como un periodista que preguntó: ‘¿En la marcha va a haber putas o cada quién tiene que llevar la suya?’”.

A pesar de las posiciones encontradas, reconoce que su presencia es importante.

“Los hombres no son el enemigo. Vamos a ver cómo reaccionamos en conjunto. Quien marche, tenga lo que tenga entre las piernas, será porque considera injusto que alguien ejerza un poder sobre otra persona”, sentencia.

Sobre qué pasará con las chicas que vayan a marchar en minifalda y tacones una vez que la marcha se disuelva, Minerva prefiere no aventurarse, pero recuerda la realidad que viven millones de mujeres en la calle.

“No es cierto que sólo cuando te vistes provocativa te acosan. Te acosas si vas con minifalda o con pants y el rímel corrido”.
¿Cuántas mujeres acosadas habrá en la marcha? Eso aún está por verse. Lo cierto es que con una entrada en su blog, La del Cabaret logró hacer eco de su causa en Oaxaca, Tijuana y Puebla y ciudades fuera de México como Managua o Buenos Aires.

“Eso demuestra que esta es una cuestión de vida o muerte para las mujeres”.

Minutos después, Minerva se despoja de lo que queda de ella y acaba por convertirse en Beto. Con un andar bailadito y sabroso, a ritmo de Celso Piña, da inicio la función.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Mucormicosis, el raro y peligroso "hongo negro" que afecta a pacientes de COVID-19 en India

Aunque un funcionario del gobierno señaló que "no hay un brote grande", un número creciente de casos de mucormicosis están siendo reportados en todo el país, con consecuencias devastadoras para muchos pacientes.
11 de mayo, 2021
Comparte

El sábado por la mañana, el doctor Akshay Nair, un cirujano oftalmológico que vive en Bombay, se preparaba para operar a una mujer de 25 años que se había recuperado, tres semanas antes, de una infección de covid-19.

Ya en cirugía, la paciente, que es diabética, estaba siendo atendida por un especialista en oído, nariz y garganta.

El experto le estaba insertando un tubo en una de las fosas nasales y estaba extrayendo tejidos afectados por mucormicosis, una infección fúngica rara y peligrosa que ataca agresivamente la nariz, los ojos y, algunas veces, el cerebro.

A ese paso le seguiría un procedimiento de tres horas, a cargo del doctor Nair, para sacarle un ojo.

“Le quitaré el ojo para salvarle la vida. Así es como funciona esta enfermedad”, me dijo el doctor Nair.

En medio de una segunda ola mortal de covid-19 que asola India, los médicos están reportando una serie de casos vinculados con esta afección también llamada el “hongo negro” entre pacientes que ya se recuperaron de la covid-19 o están en ello.


¿Qué es la mucormicosis?

La mucormicosis es una infección muy rara causada por la exposición a hongos de la familia de los mucorales, que se hallan comúnmente en el suelo, las plantas, el estiércol y las frutas y verduras en estado de descomposición.

“Es omnipresente y se encuentra en el suelo y el aire e incluso en la nariz y la mucosidad de las personas sanas”, indica Nair.

Afecta los senos paranasales, el cerebro y los pulmones y puede ser potencialmente mortal en personas diabéticas o gravemente inmunodeprimidas, como pacientes con cáncer o personas con VIH/sida.


Los médicos creen que la mucormicosis, que tiene una tasa de mortalidad general del 50%, puede estar desencadenada por el uso de esteroides, un tratamiento que salva la vida de los pacientes de covid-19 que se encuentran en estado crítico.

Los esteroides reducen la inflamación en los pulmones causada por covid-19 y parecen ayudar a detener algunos de los daños que pueden ocurrir cuando el sistema inmunológico se acelera para combatir el coronavirus.

Pero también reducen la inmunidad y aumentan los niveles de azúcar en la sangre tanto de pacientes diabéticos como no diabéticos que contraen covid-19.

Se cree que esta disminución de la inmunidad podría estar provocando estos casos de mucormicosis.

“La diabetes reduce las defensas inmunológicas del cuerpo, el coronavirus las exacerba y luego los esteroides, que ayudan a combatir la covid-19, actúan como combustible para el fuego”, explica Nair.

“Es una pesadilla dentro de una pandemia”

El médico, que trabaja en tres hospitales de Bombay, una de las ciudades más afectadas por la segunda ola, dice que en abril ya vio a unos 40 pacientes con la infección fúngica.

Prueba de covid-19

Getty Images
Los esteroides son un fármaco esencial para salvar la vida de los pacientes con covid-19.

Muchos de ellos eran diabéticos que se habían recuperado de covid-19 en sus casas. A 11 de ellos se les tuvo que quitar quirúrgicamente un ojo.

Entre diciembre y febrero, solo seis de sus colegas en cinco ciudades (Bombay, Bangalore, Hyderabad, Nueva Delhi y Pune) informaron de 58 casos de la infección. La mayoría de los pacientes la contrajeron entre 12 y 15 días después de haberse recuperado de covid-19.

El concurrido Hospital Sion de Bombay ha registrado 24 casos de infección por estos hongos en los últimos dos meses, en comparación con los seis casos que se reportan aproximadamente cada año, según la doctora Renuka Bradoo, jefa de la división de oído, nariz y garganta del ese centro médico.

Once de ellos perdieron un ojo y seis murieron. La mayoría de sus pacientes son diabéticos de mediana edad que fueron atacados por el hongo dos semanas después de recuperarse de la covid-19.

“Aquí, ya estamos viendo dos o tres casos por semana. Es una pesadilla dentro de una pandemia”, me dijo la especialista.

“Este año es algo diferente”

En la ciudad sureña de Bengaluru, el doctor Raghuraj Hegde, un cirujano oftalmológico, cuenta una historia similar.

Jornada de limpieza en Bombay.

EPA
Bombay es una de las ciudades más afectadas en la segunda ola de India.

Ha visto 19 casos de mucormicosis en las últimas dos semanas, la mayoría de ellos son pacientes jóvenes. “Algunos estaban tan enfermos que ni siquiera pudimos operarlos”.

Los médicos dicen que están sorprendidos por la gravedad y la frecuencia de esta infección fúngica durante la segunda ola, en comparación con algunos casos durante la primera ola del año pasado.

Nair dice que no se había encontrado con más de 10 casos en Bombay en los últimos dos años. “Este año es algo diferente”, dice.

En Bangalore, el doctor Hegde nunca había visto más de uno o dos casos al año en más de una década de práctica.

Los pacientes que padecen la infección por estos hongos suelen tener síntomas de congestión y sangrado nasal, hinchazón y dolor en el ojo, párpados caídos, visión borrosa y, posteriormente, pérdida de la misma.

También se pueden presentar manchas negras de piel alrededor de la nariz.

Los médicos dicen que la mayoría de sus pacientes llegan tarde, cuando ya están perdiendo la visión, y tienen que retirar quirúrgicamente el ojo para evitar que la infección llegue al cerebro.

En algunos casos, los pacientes han perdido la visión en ambos ojos. Y en casos raros, los doctores tienen que extirpar el hueso de la mandíbula para evitar que la enfermedad se propague.

“No hay un brote grande”

El único fármaco eficaz contra la enfermedad es una inyección intravenosa antifúngica, que cuesta 3.500 rupias (US$48) la dosis y que debe administrarse todos los días por ocho semanas.

Mujer a la que se le hace la prueba

Getty Images
La segunda ola de coronavirus está causando estragos en India y la crisis se ha agudizado por la falta de oxígeno e insumos en muchos lugares del país.

Una forma de detener la posibilidad de contraer la infección por hongos es asegurarse de que a los pacientes con covid-19, tanto los que están bajo tratamiento como los que se han recuperado, se les administre la dosis correcta de esteroides durante el tiempo idóneo, explica el Rahul Baxi, un especialista en diabetes radicado en Bombay.

El experto indica que trató a unos 800 pacientes diabéticos con covid-19 el año pasado, y ninguno de ellos contrajo la infección por hongos. “Los médicos deben cuidar los niveles de azúcar después de que los pacientes sean dados de alta”, me dijo el doctor Baxi.

Un alto funcionario del gobierno señaló que “no hay un brote grande“. Sin embargo, es difícil decir por qué un número creciente de casos de mucormicosis están siendo reportados en todo el país.

“La variante del virus parece ser virulenta, elevando el azúcar de la sangre a niveles muy altos. Y, extrañamente, la infección por hongos está afectando a muchos jóvenes”, indica el doctor Hegde.

Su paciente más joven el mes pasado fue un hombre de 27 años, que ni siquiera era diabético. “Tuvimos que operarlo durante su segunda semana de covid-19 y quitarle el ojo. Es bastante devastador”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ifbO_Aw0TCE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.