#Marchadelasputas: Feministas bajo el ojo del Gobierno
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

#Marchadelasputas: Feministas bajo el ojo del Gobierno

Por Dulce Ramos
6 de junio, 2011
Comparte

Por casi 30 años los ojos del poder vigilaron a las feministas mexicanas como a un grupo peligroso. Entre 1964 y 1981, la Secretaría de Gobernación (Segob) elaboró cientos de informes confidenciales sobre las mujeres que incomodaron al Estado, al exigirle igualdad política, económica, y reclamar su libertad sexual.

Expediente del AGN.

Han pasado tres décadas de esa vigilancia activada por la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (parte de lo que hoy conocemos como CISEN), pero cada movimiento de aquellas mujeres permanece en más de 600 informes oficiales, recortes de periódicos y folletos bajo resguardo del Archivo General de la Nación. Son documentos que cuentan la historia de mujeres cruciales para México; a quienes la prensa, con sorna, llamaba entonces ‘liberadas’.

En un par de cajas negras llenas de polvo, guardadas con la referencia IPS 1634 A y B, los expedientes 7 y 9 contienen las pruebas del seguimiento oficial a esos grupos, ligados entonces al Partido Comunista Mexicano y a otras organizaciones de izquierda.

Los Secretarios de Gobernación a quienes se dio cuenta de esa vigilancia, fueron Luis Echeverría (1964-1969), Mario Moya Palencia (1969-1970 y 1970-1976), Jesús Reyes Heroles (1976-1979) y Enrique Olivares Santana (1979-1982).

De la lectura de esos informes se deduce que los agentes de Segob se infiltraron en grupos como la Unión de Mujeres Mexicanas, Movimiento Nacional de Mujeres y el Movimiento de Liberación de la Mujer. Acudían a reuniones, tomaban notas, y de inmediato daban cuenta en reportes mecanografiados del nombre y número de asistentes, los discursos y el tono en que se ofrecían, así como de las futuras acciones.

Todo consta en copias al carbón que por el tiempo se han tornado borrosas. También hay originales con el membrete de Segob en papel azul ya desteñido, y fotostáticas a partir de 1975; pero cada informe fue escrito bajo el anonimato.

Los documentos están firmados únicamente con las iniciales del agente y, al pie, las siglas IPS (Investigaciones Políticas y Sociales).

En 1965, año del primer reporte archivado, las mujeres se concentraban en solidarizarse con países en conflicto como Vietnam o Laos, pero no tardaron volcarse a las urgencias de México. Primero denunciaron los altos precios de la canasta básica y exigieron libertad para los presos políticos; después se manifestaron por la maternidad voluntaria y el derecho a interrumpir un embarazo. Igualmente denostaron el papel de ‘objeto decorativo’ y rechazaron con fuerza el hostigamiento en la vida cotidiana.

Por una semana, y a propósito de la Marcha de las Putas a realizarse el domingo 12 de junio, Animal Político revisó el contenido de esos expedientes para acercarse a los orígenes de exigencias que aún hoy, las mujeres mantienen vigentes.

Contra el mito de la madre

La cita era el domingo 9 de mayo de 1971 al mediodía, en el Monumento a la Madre. La Unión de Mujeres Mexicanas convocó a la primera manifestación que tuvo por objeto rebelarse contra el papel de “reproductora de la especie”.

Bajo el provocador nombre de ‘Contra el mito de la madre’, y en plena víspera de la celebración del 10 de mayo, unas 50 personas respondieron a la convocatoria. Una hora después de la cita, la Secretaría de Gobernación redactó un breve informe en el que se lee:

“La protesta contra el ‘mito a la madre’, anunciada para hoy, fue suspendida al no conceder permiso para su realización la Secretaría de Gobernación, y por no haber asistido la gente suficiente para efectuar la protesta”.

Invitación a la protesta del 9 de mayo de 1971.

 

A pesar de ello, la Unión de Mujeres Mexicanas consideró que la convocatoria era suficiente para protestar. El breve documento relata que los asistentes repartieron volantes y dieron vueltas por el Parque Sullivan con cartelones que llamaban a las madres a “independizarse de la sociedad”.

Informe de la marcha ‘Contra el Mito de la Madre’, celebrada en mayo de 1971

“La madre casada y la madre soltera sólo se distinguen por el anillo”, rezaba una pancarta. Minutos después, la manifestación se disolvió.

A la mañana siguiente, sólo el diario El Día dio cuenta de lo sucedido, con una nota breve y muy parecida al informe interno de Gobernación.

¿Iguales? No siempre

“El varón y la mujer son iguales ante la ley”. La frase epítome del artículo 4 de la Constitución, no existía hace 37 años.

En 1974, el entonces Presidente Luis Echeverría emprendió varias reformas constitucionales en favor de las mujeres.

Además del artículo cuarto, reformó el quinto, que permitió a las mujeres desempeñar cualquier profesión lícita, y el 123, que permite las ausencias antes y después del parto.

Pero los grupos feministas no se quedaron conformes. El mismo día en que la Cámara de Diputados aprobó las reformas, organizaciones como Insurgencia Nacional de Mujeres enviaron una carta al Presidente para dejar en claro su insatisfacción.

La Dirección de Investigaciones Políticas y Sociales (DGIPS) archivó una nota del diario El Día, publicada en diciembre de aquel año. En ella, las feministas pedían la creación de un organismo dedicado a los problemas de la mujer (petición que se atendió 27 años después, con la creación del Instituto Nacional de las Mujeres), libertades legales para planear a la familia y abortar, entre otras exigencias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La cigüeña, en la lona. Titular del diario Ovaciones el 6 de diciembre de 1976

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La burla de las ‘liberadas’

Tres años después de la tímida protesta contra el mito de la madre, la convocatoria se repitió y esta vez, con mayor éxito.

En tres cuartillas, fechadas el 9 de mayo de 1974, la DGIPS detalla frases dichas por las oradoras de aquel mitin, como las pronunciadas por la autora del libro ’10 de mayo’, Martha Acevedo.

“La mujer tiene un papel inferior en esta sociedad, pues su única misión real es la de dar a luz a vástagos que no tienen futuro claro y definido”.

“Estamos hartas de que se nos glorifiquen únicamente como madres, negándonos todas nuestras otras posiblidades”, fue otra de las frases pronunciadas en el mismo discurso.

*Foto 6 Pie: Detalle del informe de la DGIPS el 9 de mayo de 1974*

En la protesta –cuenta el informe– se “ridiculizó” y “criticó” el papel que jugaban en la sociedad  los militares, los curas y los dirigentes del PRI; ello, por una sátira teatral que hicieron las organizadoras para denunciar la discriminación que recibían de todos ellos.

Al día siguiente, en el diario El Universal, el titular fue: “Las ‘liberadas se burlan de la mexicana abnegada en el Monumento a la Madre”.

La mayoría de las asistentes, cuenta la crónica, fueron “jóvenes, en su mayoría universitarias, vestidas con pantalones de mezclilla, playeras, cabellos largos y sin brassiere”.

 

No al reinado de la belleza, sí al derecho a decidir

Invitación a la protesta contra el certamen ‘Señorita México’.

A partir de aquella protesta, los grupos feministas se aseguraron la atención la atención de los periódicos, pero también, el seguimiento más cercano de la DGIPS. La lucha por el aborto se reforzó con la celebración de las primeras jornadas sobre el tema en 1976 y 1977.

Junto a la legalización del aborto, las feministas también se volcaron contra los concursos de belleza. El 28 de mayo de 1978, afuera del Auditorio Nacional, un grupo de mujeres protestó contra la celebración del concurso ‘Señorita México’.

 

Una nota periodística del diario El Día, cuenta que, las jóvenes expusieron que la mujer es degradada en los concursos a un simple objeto sexual “de acuerdo con los modelos comerciales que impone la moda extranjera”.

Resguardadas por agentes de policía, las manifestantes “demandaron que la belleza física no sea utilizada para restarle a la mujer su calidad de ser pensante y exhortaron a rebelarse contra todo acto que trate hacer de la mujer un mero objeto sexual”.

 

Crónica del periódico ‘El Día’, publicada el 29 de mayo de 1978.

Los tiempos eran favorables a las demandas de las feministas; sobre todo, a las relacionadas con la reproducción. En 1974, demográfica obligó al Gobierno a lanzar una campaña de control natal (aunque las crónicas cuentan que en su lanzamiento, no hubo una sola mujer en el estrado) y dos años después, en 1976, México vio descender por primera vez el índice de natalidad.

La victoria de las feministas en el acceso gratuito a métodos anticonceptivos fue una victoria, pero también contribuyó a que la vigilancia de Gobernación se diluyera poco a poco y las protestas, sobre todo las que se hacían a favor de la interrupción del embarazo, se normalizaran con el tiempo.

Hacia principios de los 80, los informes se fueron haciendo más esporádicos y dejaron de archivarse folletos con canciones de protesta, como la entonces popular ‘Estamos hartas’, que se cantó en varios mítines. En un viejo panfleto con la letra, impreso en 1978, se lee una estrofa que resume la lucha que hoy ha dejado de ser clandestina: “Estamos hartas/de ser clasificadas/putas o coquetas/o madres abnegadas/basta con la historia/de la virginidad/queremos ya/nuestra sexualidad”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La imagen que se tomó con la 'cámara digital más grande del mundo'

Científicos enfocados en la exploración espacial probaron con éxito un dispositivo óptico. Su primer objetivo, aunque inusual, demostró el éxito de la resolución deseada.
9 de septiembre, 2020
Comparte
Una cabeza de brócoli fotografiada por la cámara de 3.200 megapíxeles Observatorio Vera Rubin en Chile.

LSST Camera Team/SLAC/VRO
Una cabeza de brócoli fue fotografiada por la cámara de 3,200 megapíxeles que se instalará en el Observatorio Vera Rubin en Chile.

¿Cuál sería un buen objetivo para probar el nuevo sensor de la cámara digital más grande del mundo?

Un brócoli, por supuesto.

Esto puede sonar extraño, pero las intrincadas formas que se encuentran en la variedad Romanesco de esta planta sirven para probar bien la calidad de los detalles.

Y para la cámara que se instalará en el Observatorio Vera Rubin (OVR) en Chile, el rendimiento lo es todo.

Este dispositivo de 3.2 gigapíxeles ayudará a resolver algunas de las cuestiones clave en astronomía que aún están pendientes.

Incluso podría acercarnos a la comprensión de esa “energía oscura” y “materia oscura” del cosmos que parecen estar controlando la evolución de muchas cosas que vemos en el firmamento.

El plano focal del OVR

J.Orrell/SLAC National Accelerator Laboratory)
El plano focal está compuesto por 189 sensores individuales, también llamados dispositivos de carga acoplada.

El OVR hará esto creando lo que solo se puede describir como un estupendo mapa del cielo. El observatorio inspeccionará todo su campo de visión en las noches durante 10 años.

No solo registrará las posiciones de miles de millones de estrellas y galaxias, sino que también captará cualquier cosa que se mueva o parpadee. Será un tesoro de datos que mantendrá ocupados a los científicos durante décadas.

Pero para realizar un estudio de este tipo, el OVR necesita una cámara especial, como la que se está ensamblando ahora en el Laboratorio Nacional de Aceleración SLAC en California.

La instalación del objetivo para la cámara

J.Orrell/SLAC National Accelerator Laboratory)
Para probar el detector de la cámara, el equipo usó una caja con un pequeño orificio para proyectar luz sobre los sensores.

En su centro hay un plano focal de 64 cm de ancho compuesto por 189 sensores individuales o dispositivos de carga acoplada (CCD, por sus siglas en inglés).

Lograr que todos estén montados de forma segura y precisa y que sus complejos componentes electrónicos respondan al unísono ha sido un desafío inmenso.

Pero las imágenes publicadas el martes demuestran que la tarea se completó con éxito.

Ilustración de la experimentación

Greg Stewart/SLAC National Accelerator Laboratory
La cámara servirá para obtener imágenes del espacio muy detalladas como las de la fase de experimentación.

El equipo del SLAC aún no está en posesión de todos los componentes de la cámara, como sus lentes, por lo que utilizó un orificio de 150 micrones para proyectar imágenes en la matriz CCD.

El brócoli, de la familia brassica, fue elegido deliberadamente por su estructura superficial compleja. Tiene innumerables bultos y protuberancias. Un montón de detalles para focalizar.

¿Qué tan buenas son las fotos obtenidas? Si quisieras verlas en tamaño y resolución completos, necesitarías 378 pantallas de TV de resolución 4K con su ultra alta definición.

Inspección de las imágenes

J.Orrell/SLAC National Accelerator Laboratory)
Hacer que todos los CCD y sus componentes electrónicos funcionen al unísono fue un desafío.

“Si vamos a completar este estudio del cielo, necesitaremos un gran telescopio y una gran cámara”, explicó el director de OVR, Steve Kahn.

“Esta cámara de 3,000 millones de píxeles cubrirá aproximadamente 10 grados cuadrados de cielo; y para que sepas, eso es aproximadamente 40 veces el tamaño de una Luna llena. Y tomaremos fotografías del cielo esencialmente cada 15 segundos”, le dijo Kahn a la BBC.

“Obtendremos imágenes muy profundas de todo el cielo. Pero, lo que es más importante, obtendremos una secuencia de tiempo. Veremos qué estrellas han cambiado de brillo y cualquier cosa que se haya movido por el cielo, como asteroides y cometas”

La cima con el OVR

Rubin Observatory/NSF/AURA
The OVR está siendo construido en la cima del cerro Pachón, a 2.682 m sobre el nivel del mar en el norte de Chile

El VRO ha aparecido en las noticias recientemente debido a la posible interferencia que generen las megaconstelaciones de satélites artificiales que se están lanzando recientemente.

Un gran número de dispositivos espaciales de telecomunicaciones en órbita baja que atraviesen el campo de visión de la cámara podrían arruinar sus imágenes.

La más grande de las nuevas megaconstelaciones de satélites en la actualidad es la que está instalando el empresario Elon Musk y su compañía SpaceX.

El profesor Kahn dijo que el OVR estaba en diálogo con Musk y que los ingenieros estaban trabajando en soluciones para limitar la interferencia.

Vera Rubin

LSST Camera Team/SLAC/VRO/Carnegie Institution
Vera Rubin (1928-2016) fue una astrónoma estadounidense pionera en el concepto de la materia oscura. El nuevo observatorio lleva su nombre.

Sin embargo, el director del observatorio dijo que ahora se necesitaba un mayor compromiso de otra compañía, OneWeb, propiedad de India y Gran Bretaña.

Los satélites de esta red podrían eventualmente plantear un problema mayor que SpaceX porque sus artefactos espaciales están a mayor altura en el cielo y permanecerán en el campo de visión del VRO por mucho más tiempo.

Un brócoli en una caja

J.Orrell/SLAC National Accelerator Laboratory)
El éxito con las fotografías del brócoli hace sentirse confiados a los científicos.

“Estos problemas no son completamente irresolubles, pero se necesita una cooperación razonable”, dijo Kahn.

Se espera que la cámara del OVR comience a tomar imágenes del cielo (en lugar de cabezas de brócoli) a fines de 2022.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8urGTdEioOQ

https://www.youtube.com/watch?v=JGg3BXeb_Gc

https://www.youtube.com/watch?v=vGFBBkfuOZk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.