#Marchadelasputas: Feministas bajo el ojo del Gobierno
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

#Marchadelasputas: Feministas bajo el ojo del Gobierno

Por Dulce Ramos
6 de junio, 2011
Comparte

Por casi 30 años los ojos del poder vigilaron a las feministas mexicanas como a un grupo peligroso. Entre 1964 y 1981, la Secretaría de Gobernación (Segob) elaboró cientos de informes confidenciales sobre las mujeres que incomodaron al Estado, al exigirle igualdad política, económica, y reclamar su libertad sexual.

Expediente del AGN.

Han pasado tres décadas de esa vigilancia activada por la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (parte de lo que hoy conocemos como CISEN), pero cada movimiento de aquellas mujeres permanece en más de 600 informes oficiales, recortes de periódicos y folletos bajo resguardo del Archivo General de la Nación. Son documentos que cuentan la historia de mujeres cruciales para México; a quienes la prensa, con sorna, llamaba entonces ‘liberadas’.

En un par de cajas negras llenas de polvo, guardadas con la referencia IPS 1634 A y B, los expedientes 7 y 9 contienen las pruebas del seguimiento oficial a esos grupos, ligados entonces al Partido Comunista Mexicano y a otras organizaciones de izquierda.

Los Secretarios de Gobernación a quienes se dio cuenta de esa vigilancia, fueron Luis Echeverría (1964-1969), Mario Moya Palencia (1969-1970 y 1970-1976), Jesús Reyes Heroles (1976-1979) y Enrique Olivares Santana (1979-1982).

De la lectura de esos informes se deduce que los agentes de Segob se infiltraron en grupos como la Unión de Mujeres Mexicanas, Movimiento Nacional de Mujeres y el Movimiento de Liberación de la Mujer. Acudían a reuniones, tomaban notas, y de inmediato daban cuenta en reportes mecanografiados del nombre y número de asistentes, los discursos y el tono en que se ofrecían, así como de las futuras acciones.

Todo consta en copias al carbón que por el tiempo se han tornado borrosas. También hay originales con el membrete de Segob en papel azul ya desteñido, y fotostáticas a partir de 1975; pero cada informe fue escrito bajo el anonimato.

Los documentos están firmados únicamente con las iniciales del agente y, al pie, las siglas IPS (Investigaciones Políticas y Sociales).

En 1965, año del primer reporte archivado, las mujeres se concentraban en solidarizarse con países en conflicto como Vietnam o Laos, pero no tardaron volcarse a las urgencias de México. Primero denunciaron los altos precios de la canasta básica y exigieron libertad para los presos políticos; después se manifestaron por la maternidad voluntaria y el derecho a interrumpir un embarazo. Igualmente denostaron el papel de ‘objeto decorativo’ y rechazaron con fuerza el hostigamiento en la vida cotidiana.

Por una semana, y a propósito de la Marcha de las Putas a realizarse el domingo 12 de junio, Animal Político revisó el contenido de esos expedientes para acercarse a los orígenes de exigencias que aún hoy, las mujeres mantienen vigentes.

Contra el mito de la madre

La cita era el domingo 9 de mayo de 1971 al mediodía, en el Monumento a la Madre. La Unión de Mujeres Mexicanas convocó a la primera manifestación que tuvo por objeto rebelarse contra el papel de “reproductora de la especie”.

Bajo el provocador nombre de ‘Contra el mito de la madre’, y en plena víspera de la celebración del 10 de mayo, unas 50 personas respondieron a la convocatoria. Una hora después de la cita, la Secretaría de Gobernación redactó un breve informe en el que se lee:

“La protesta contra el ‘mito a la madre’, anunciada para hoy, fue suspendida al no conceder permiso para su realización la Secretaría de Gobernación, y por no haber asistido la gente suficiente para efectuar la protesta”.

Invitación a la protesta del 9 de mayo de 1971.

 

A pesar de ello, la Unión de Mujeres Mexicanas consideró que la convocatoria era suficiente para protestar. El breve documento relata que los asistentes repartieron volantes y dieron vueltas por el Parque Sullivan con cartelones que llamaban a las madres a “independizarse de la sociedad”.

Informe de la marcha ‘Contra el Mito de la Madre’, celebrada en mayo de 1971

“La madre casada y la madre soltera sólo se distinguen por el anillo”, rezaba una pancarta. Minutos después, la manifestación se disolvió.

A la mañana siguiente, sólo el diario El Día dio cuenta de lo sucedido, con una nota breve y muy parecida al informe interno de Gobernación.

¿Iguales? No siempre

“El varón y la mujer son iguales ante la ley”. La frase epítome del artículo 4 de la Constitución, no existía hace 37 años.

En 1974, el entonces Presidente Luis Echeverría emprendió varias reformas constitucionales en favor de las mujeres.

Además del artículo cuarto, reformó el quinto, que permitió a las mujeres desempeñar cualquier profesión lícita, y el 123, que permite las ausencias antes y después del parto.

Pero los grupos feministas no se quedaron conformes. El mismo día en que la Cámara de Diputados aprobó las reformas, organizaciones como Insurgencia Nacional de Mujeres enviaron una carta al Presidente para dejar en claro su insatisfacción.

La Dirección de Investigaciones Políticas y Sociales (DGIPS) archivó una nota del diario El Día, publicada en diciembre de aquel año. En ella, las feministas pedían la creación de un organismo dedicado a los problemas de la mujer (petición que se atendió 27 años después, con la creación del Instituto Nacional de las Mujeres), libertades legales para planear a la familia y abortar, entre otras exigencias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La cigüeña, en la lona. Titular del diario Ovaciones el 6 de diciembre de 1976

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La burla de las ‘liberadas’

Tres años después de la tímida protesta contra el mito de la madre, la convocatoria se repitió y esta vez, con mayor éxito.

En tres cuartillas, fechadas el 9 de mayo de 1974, la DGIPS detalla frases dichas por las oradoras de aquel mitin, como las pronunciadas por la autora del libro ’10 de mayo’, Martha Acevedo.

“La mujer tiene un papel inferior en esta sociedad, pues su única misión real es la de dar a luz a vástagos que no tienen futuro claro y definido”.

“Estamos hartas de que se nos glorifiquen únicamente como madres, negándonos todas nuestras otras posiblidades”, fue otra de las frases pronunciadas en el mismo discurso.

*Foto 6 Pie: Detalle del informe de la DGIPS el 9 de mayo de 1974*

En la protesta –cuenta el informe– se “ridiculizó” y “criticó” el papel que jugaban en la sociedad  los militares, los curas y los dirigentes del PRI; ello, por una sátira teatral que hicieron las organizadoras para denunciar la discriminación que recibían de todos ellos.

Al día siguiente, en el diario El Universal, el titular fue: “Las ‘liberadas se burlan de la mexicana abnegada en el Monumento a la Madre”.

La mayoría de las asistentes, cuenta la crónica, fueron “jóvenes, en su mayoría universitarias, vestidas con pantalones de mezclilla, playeras, cabellos largos y sin brassiere”.

 

No al reinado de la belleza, sí al derecho a decidir

Invitación a la protesta contra el certamen ‘Señorita México’.

A partir de aquella protesta, los grupos feministas se aseguraron la atención la atención de los periódicos, pero también, el seguimiento más cercano de la DGIPS. La lucha por el aborto se reforzó con la celebración de las primeras jornadas sobre el tema en 1976 y 1977.

Junto a la legalización del aborto, las feministas también se volcaron contra los concursos de belleza. El 28 de mayo de 1978, afuera del Auditorio Nacional, un grupo de mujeres protestó contra la celebración del concurso ‘Señorita México’.

 

Una nota periodística del diario El Día, cuenta que, las jóvenes expusieron que la mujer es degradada en los concursos a un simple objeto sexual “de acuerdo con los modelos comerciales que impone la moda extranjera”.

Resguardadas por agentes de policía, las manifestantes “demandaron que la belleza física no sea utilizada para restarle a la mujer su calidad de ser pensante y exhortaron a rebelarse contra todo acto que trate hacer de la mujer un mero objeto sexual”.

 

Crónica del periódico ‘El Día’, publicada el 29 de mayo de 1978.

Los tiempos eran favorables a las demandas de las feministas; sobre todo, a las relacionadas con la reproducción. En 1974, demográfica obligó al Gobierno a lanzar una campaña de control natal (aunque las crónicas cuentan que en su lanzamiento, no hubo una sola mujer en el estrado) y dos años después, en 1976, México vio descender por primera vez el índice de natalidad.

La victoria de las feministas en el acceso gratuito a métodos anticonceptivos fue una victoria, pero también contribuyó a que la vigilancia de Gobernación se diluyera poco a poco y las protestas, sobre todo las que se hacían a favor de la interrupción del embarazo, se normalizaran con el tiempo.

Hacia principios de los 80, los informes se fueron haciendo más esporádicos y dejaron de archivarse folletos con canciones de protesta, como la entonces popular ‘Estamos hartas’, que se cantó en varios mítines. En un viejo panfleto con la letra, impreso en 1978, se lee una estrofa que resume la lucha que hoy ha dejado de ser clandestina: “Estamos hartas/de ser clasificadas/putas o coquetas/o madres abnegadas/basta con la historia/de la virginidad/queremos ya/nuestra sexualidad”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: ¿es hora de preocuparse o de ignorar el brote detectado en varios países?

Muchos de los casos que han aparecido en el mundo parecen no estar relacionados, por lo que faltan enlaces en una cadena que se extiende ya por varias regiones.
22 de mayo, 2022
Comparte

Si sientes que el mundo aún se está recuperando de la pandemia de COVID-19, lo siento, pero hay otro virus con el que lidiar.

Esta vez se trata de la viruela del mono y hay más de 90 casos confirmados en al menos 14 países donde normalmente no se esperaría que se registrara esta enfermedad.

¿Qué está pasando? ¿Es hora de preocuparse o nos estamos alterando demasiado por haber vivido la COVID?

Seamos claros: esto no es otra pandemia de COVID-19 y no estamos cerca de volver a ver confinamientos para contener la propagación de la viruela del mono.

Sin embargo, este es un brote inusual y sin precedentes que tomó completamente por sorpresa a los científicos que se especializan en la enfermedad y siempre es una preocupación cuando un virus cambia su comportamiento.

Hasta ahora, la viruela del mono era bastante predecible.

El hogar natural del virus son los animales salvajes, y en realidad se cree que son roedores y no monos los que lo están transmitiendo.

Cuando alguien en las selvas tropicales de África occidental y central entra en contacto con una criatura infectada, el virus salta entre especies. Su piel estalla en una erupción, que se ampolla y luego se forma una costra.

El virus ahora está fuera de su hogar habitual y se esfuerza por propagarse, por lo que necesita un contacto cercano prolongado para reproducirse. Por lo tanto, los brotes tienden a ser pequeños y a desaparecer por sí solos.

Una pequeña cantidad de casos surgieron antes en otras partes del mundo, pero todos podían vincularse inmediatamente con alguien que había viajado a un país afectado y lo había traído a casa.

Ese ya no es el caso

  • Por primera vez, el virus se encuentra en personas sin una conexión clara con África occidental y central.
  • No está claro de quién se está contagiando la gente.
  • La viruela del mono se está propagando durante actividades sexuales y la mayoría de los casos tienen lesiones en los genitales y el área circundante.
  • Muchos de los afectados son jóvenes gays y bisexuales.

“Estamos en una situación muy nueva; eso es una sorpresa y una preocupación”, me dijo Peter Horby, director del Instituto de Ciencias de la Pandemia de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Si bien dijo que esto “no es COVID 2, acotó que “debemos actuar” para evitar que el virus se afiance, ya que esto es “algo que realmente queremos evitar”.

El médico Hugh Adler, que ha tratado a pacientes con viruela del mono, está de acuerdo: “No es un patrón que hayamos visto antes, es una sorpresa”.

Entonces, ¿qué está pasando?

Sabemos que este brote es diferente, pero no sabemos por qué.

Hay dos opciones amplias: el virus cambió o el mismo virus antiguo se encontró en el lugar correcto en el momento adecuado para prosperar.

La viruela del mono se contrae por un virus de ADN, por lo que no muta tan rápido como la covid o la gripe.

Partícula del virus de la viruela del mono.

Science Photo Library
Partícula del virus de la viruela del mono.

Un análisis genético muy temprano sugiere que los casos actuales están muy estrechamente relacionados con las formas del virus observadas en 2018 y 2019. Es demasiado pronto para estar seguros, pero por ahora no hay evidencia de que se trate de una nueva variante mutante en juego.

Pero un virus no tiene que cambiar para aprovechar una oportunidad, como hemos aprendido de los grandes brotes inesperados de los virus ébola y zika en la última década.

“Siempre pensamos que el ébola era fácil de contener, hasta que no fue así”, dijo el profesor Adam Kucharski, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

No está claro por qué los hombres gays y bisexuales se ven afectados de manera desproporcionada. ¿Los comportamientos sexuales facilitan la propagación? ¿Es solo una coincidencia? ¿Es una comunidad más consciente de la salud sexual y de hacerse chequeos?

También puede ser que se haya vuelto más fácil la propagación de la viruela del mono.

Costras en las manos de una persona debido a la viruela del mono.

Getty Images
La viruela del mono causa una erupción que puede provocar mucha picazón, que cambia y pasa por diferentes etapas antes de formar una costra.

Las vacunaciones masivas contra la viruela en el pasado pueden haber brindado a las generaciones mayores cierta protección contra la viruela del mono, estrechamente relacionada.

“Probablemente se está transmitiendo de manera más efectiva que en la era de la viruela, pero no vemos nada que sugiera que podría extenderse”, dijo Adler, quien todavía espera que este brote se desvanezca por sí solo.

¿Cuál es la conexión?

Comprender cómo comenzó este brote ayudará a predecir lo que sucederá a continuación.

Sabemos que solo estamos viendo la punta del iceberg, ya que los casos que se detectan no encajan en una imagen clara de “esta persona se la pasó a esta otra”.

En cambio, muchos de los casos parecen no estar relacionados, por lo que faltan enlaces en una cadena que parece extenderse por toda Europa y más allá.

Un reciente evento masivo de superpropagación, en el que un gran número de personas se reunieran y contrajeran la viruela del mono en el mismo lugar, como un festival, y luego se la llevaran a diferentes países, podría explicar la situación actual.

La explicación alternativa para que tantas personas no conectadas se infecten es si el virus realmente estuvo merodeando desapercibido durante bastante tiempo e involucrando a muchas personas.

De cualquier manera, podemos esperar que se sigan encontrando más casos.

Viruela del mono bajo el microscopio.

SPL

No creo que la gente en general deba preocuparse en esta etapa, pero tampcoo creo que hayamos descubierto todo y no tenemos el control de esto”, dijo el profesor Jimmy Whitworth, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Pero recuerde que no estamos en la misma situación que estábamos con la covid-19.

Este es un virus conocido, no uno nuevo, y ya tenemos vacunas ytratamientos. En la mayor parte de los casos se pasa como una enfermedad leve, aunque puede ser más peligroso en niños pequeños, mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunológicos débiles.

Pero se propaga más lentamente que la covid-19, y el sarpullido distintivo y doloroso hace que sea más difícil pasarlo por alto que una tos que podría ser cualquier cosa.

Esto facilita el trabajo de encontrar a personas que puedan haberse contagiado y vacunar a quienes corren el riesgo de contraerla.

Sin embargo, el director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, Hans Kluge, lanzó una advertencia: “A medida que entramos en la temporada de verano (…) con reuniones masivas, festivales y fiestas, me preocupa que la transmisión pueda acelerarse”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lDXkbkXYtjo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.