Moreira, bajo la lupa de especialistas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Moreira, bajo la lupa de especialistas

Por Francisco Nieto
7 de junio, 2011
Comparte

Tres especialistas: Uno en análisis del discurso, otro en estrategias de comunicación y un tercero en imagen, examinaron el estilo de hacer política del presidente del PRI, Humberto Moreira Valdés.

El  coahuilense, quien desde hace más de tres meses es el cuadragésimo séptimo presidente del PRI, ha llamado la atención por la forma en la que conduce el viejo partido y, para muchos, marca un antes y después en la historia moderna de los dirigentes que ha tenido el tricolor.

Los académicos, luego de analizar las versiones estenográficas de las conferencias de prensa del priista, así como el video del primer debate televisivo con sus homólogos del PAN y PRD, determinaron lo siguiente:

Análisis del discurso

Para este rubro, se entrevistó a la doctora Georgina Montemayor, investigadora de la Facultad de Medicina de la UNAM. Ella hizo una interpretación hermenéutica del discurso de Moreira, al analizar el significado de sus palabras.

Georgina Montemayor analiza el discurso de Moreira.//FOTO: Cuartoscuro

1.- Prepotente. Es un personaje de discurso golpeador; no da respuesta clara a lo que se le pregunta y se apoya en las debilidades de los contrarios para fortalecerse. Tiene conductas prepotentes y no se relaciona con los mínimos sociales de convivencia.

2.- Agudo. Sus comentarios son agudos y de golpe; conoce las debilidades de los otros partidos y las utiliza para fortalecer la visión e intenciones de su partido.

3.- Personalidad. Su personalidad es muy fuerte y sabe utilizar el tono de voz de manera oportuna para darle un mayor peso a sus comentarios;  se le ve seguro de sí mismo. El hecho de que mueva poco las manos indica que el discurso que utiliza lo tiene muy practicado y bien entendido.

4.- Emoción. Se maneja en un modelo estrecho de actividad, muy al estilo del PRI de siempre, no da respuestas con tinte de emoción, siempre utiliza las mismas palabras con las mismas intenciones y el discurso se repite como una sola respuesta, que siempre termina con educación y empleo.

5. – Comportamiento.- No improvisa, sigue un patrón y una línea de discurso y de comportamiento.

6.- Debilidad discursiva. Cuando se le pregunta sobre otros temas, como las actividades de los narcotraficantes, no ofrece respuestas, no escucha, no opina, no participa, no quiere dar a conocer la opinión de su partido.

7. –Objetivo discursivo. Es claro que tiene un pleito pagado con los secretarios de Educación (Alonso Lujambio) y del Trabajo (Javier Lozano).

8.-Impulso. Me da la impresión de que es una persona rígida, muy poco o nada flexible, excelente para seguir una línea muy fuertemente marcada, golpeador, con una postura muy firme de lo que dice, pero que no improvisa, por eso si se le contradice con un discurso que no se espera queda sin poder actuar, siento que vive controlando fuertemente a sus impulsos y emociones.

Estrategia de comunicación

El catedrático Gustavo López Montiel, politólogo del Tec de Monterrey, fue el encargado de analizar el discurso de Moreira Valdés, visto desde una estrategia de comunicación. Explicó que el discurso y la personalidad del priista se pueden analizar desde dos ángulos: el personal y el estratégico.

Gustavo López Montiel analiza la estrategia de comunicación del líder del PRI.//FOTO: Cuartoscuro

Personal. Es un tipo extrovertido, histriónico y dicharachero.

Estratégico. Utiliza todos los elementos de su personalidad con fines estratégicos, por ejemplo:

1. –Protagónico. El hecho de que tenga actitudes protagónicas, como bailar en eventos públicos, además de ser un acto que efectivamente disfruta, es una estrategia para congraciarse con sus invitados y asistentes.

2.- Mediático. El que sea un tipo echado para delante, que esté picando, incidiendo y cuestionando, lo hace ver distinto en la política si se compara con los otros presidentes priistas, quienes resultaron personajes acartonados, serios, formales y con un protocolo.

3. –Exagerado. Esa es la apuesta. Y es aquí donde entra la estrategia y los objetivos. Moreira entiende que su encomienda le permite ser exagerado y protagónico. No es lo mismo ser un presidente de un país a ser presidente de un partido político. Él sabe que necesita atraer la atención y establecer ganchos, especialmente en la gente joven.

"Moreira sabe que exagerando llama la atención".//FOTO: Cuartoscuro

4. –Actuado. Da la impresión de que está interpretando un personaje, pues sabe que exagerando llama la atención.

5.- Personalidad. Tiende a caer en terrenos de prepotencia cuando compara temas: cuando dice que todo lo que hacen los demás está mal y en cambio, lo que hacen ellos (el PRI) está bien.

6.- Diálogo. No tiene tanta capacidad de diálogo, aunque lo contrarresta siendo tajante, cortante y hasta agresivo.

7.- Debilidades. Tiene problemas en la construcción de argumentos en temas que no domina.

8.- Ventajas. Tiene datos, maneja cifras, hay temas que domina y sabe identificar problemas nacionales, señalando a detalle a los posibles culpables.

9.- Objetivo. Sus elementos discursivos son claros: Replanteamiento de ser priista, lo que implica -desde su perspectiva- un perfil joven, fresco, abierto y cuestionador.

10.- Obstáculos. La estrategia de comunicación que usa tiene límites, ese es el gran obstáculo. La táctica para reposicionar al PRI llegará a su fin y tendrá que modificar sus objetivos. La lógica es que ahora busque exaltar los logros del posible candidato presidencial, Enrique Peña Nieto, y tendrá que diferenciarse entre él y el candidato, pues no puede competir con el mexiquense ni en imagen ni en discurso.

Imagen

La valoración de la imagen del priista Humberto Moreira estuvo a cargo del doctor Jesús Mesa Lueza, director de carrera de la licenciatura de Comunicación y Medios Digitales del Tec de Monterrey, plantel Ciudad de México

Jesús Mesa Lueza analiza la imagen del exgobernador de Coahuila.//FOTO: Cuartoscuro

En cuestión de imagen, el especialista enumeró cinco elementos para un diagnóstico efectivo:

1.- Entidad profesional. Aquí se ubica la preparación y las competencias laborales de un individuo, lo que permite deducir que Moreira Valdés cumple con este punto, ya que el priísta tiene las competencias necesarias que exige su profesión, pues la gente lo identifica como un político y dirigente de un partido.

2.-Actitud. Tiene que ver con la forma de demostrar lo eficiente que es una persona en su profesión o especialidad. El personaje en cuestión es directo y parece seguro, lo que lo pone ante la opinión pública como un tipo firme y hasta ecuánime, que le permite diferenciarse entre los políticos actuales.

3.-Comportamiento. El priista sabe imponerse y trata de presentarse en los medios de comunicación como el demoledor de sus adversarios políticos.

"trata de presentarse en los medios de comunicación como el demoledor de sus adversarios"//FOTO: Cuartoscuro

4. – Discurso. Cuando se habla de este punto, son dos los aspectos que deben considerarse: el discurso escrito y el hablado; los cuales también son dominados por el priista. Moreira en su primer debate televisivo, ya como dirigente nacional, usó y dominó los dos aspectos del discurso y fue el único en llegar preparado al debate de televisión. Su discurso escrito estuvo bien diseñado, con cifras nítidas y con una clara comprensión, el cual se adaptó perfectamente a la dinámica de una transmisión televisiva. Dio información dura, con estadísticas, con números y en muchos casos se los sabía de memoria.

5.- Imagen. Aunque parece superficial, es uno de los rubros más importantes, porque se trata de la primera impresión, la cual perdura en el imaginario social. Desde esa óptica, el priísta sabe identificar los públicos a los que se dirige y si esos asistentes son jóvenes buscará una empatía con ellos, al grado de quitarse la corbata y ponerse a bailar como ellos. Es una estrategia que está muy bien armada.

Los tres especialistas coincidieron en que el priista no trabaja solo, que hay detrás de él un equipo eficiente que se encarga de las investigaciones, de los datos y del diseño de los apoyos del discurso.

Así, cada que haya cámaras o grabadoras los priistas tendrán ante sus ojos a un “actor” que hará un monólogo y buscará impactar a quienes no lo conozcan, usando múltiples personajes y apostando a la debilidad de sus adversarios.

De esta manera, los militantes del tricolor no sólo tienen a un dirigente más que los conducirá a una de las elecciones más importantes para su futuro político, sino que tienen a un personaje histriónico que está marcando un estilo de hacer política.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Martes 13 y otras situaciones, objetos y animales que ¿traen mala suerte?

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.
13 de octubre, 2020
Comparte

En martes, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes.

El dicho popular recomienda no hacer nada arriesgado el martes, por considerarse un día de mala suerte.

Se trata de un famoso refrán del idioma español que tiene su base en la superstición.

Según detalla la página web del Instituto Cervantes, esto se debe a que este día de la semana estaba consagrado a Marte, el dios de la guerra en la mitología latina, por lo que se consideraba un día de mal agüero para emprender algo importante.

También aclara que en la antigüedad tenía la misma connotación para los egipcios y los turcos y que algunos historiadores españoles relacionaban la superstición porque “los martes se produjeron algunas importantes derrotas de los moros a las tropas cristianas”.

La complicación del 13

Pero parece que, además de martes, el problema se agudiza cuando es 13.

Los países anglosajones tienen su versión también del día de mala suerte: el viernes 13.

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.

También es el capítulo del Apocalipsis o Revelación de la Biblia y en el que habla de una bestia, la causa de todo mal.

Y hasta existe la fobia al número 13: la triscaidecafobia.

Número 13

Lo concreto es que no hay una bibliografía que respalde cada una de estas creencias populares que muchas de ellas se remontan a tiempos inmemoriales.

Pero la mala suerte no solo está representada en el número 13 (para muchos), sino que también se aparece en animales, acciones y determinadas situaciones, etc.

Pero, ¿por qué y cuáles son? En BBC Mundo hicimos un listado.

La sal derramada

sal

Durante siglos y siglos, la sal tuvo un rol importante en las culturas.

Desde utilizarla para condimentar y conservar los alimentos hasta utilizarla como una forma de moneda de intercambio que luego dio origen a la palabra salario.

Por eso, derramar sal es signo de mal presagio para muchos.

También existe la superstición de que no se debe pasar el salero de mano en mano, sino que se apoya en la mesa, por la misma razón anterior: por miedo a que se derrame.

¿Qué culpa tendrá el gato?

Gato negro

Muchas personas consideran que es mala suerte que un gato negro se cruce por delante.

Para el cristianismo, los gatos de color negro eran símbolos del mal y estaban asociados a las brujas.

Sin embargo, para la cultura egipcia eran animales de adoración.

La escalera

Mujer camina debajo de escalera

El origen de por qué pasar debajo de una escalera es de mala suerte también es variado.

Una escalera apoyada en una pared forma un triángulo, forma que el cristianismo representa la santísima trinidad, por lo que atravesarlo, era señal de desafiar lo sagrado.

Otra creencia sostiene que está relacionada a las ejecuciones por ahorcamiento, ya que el verdugo debía subir a una escalera para colocar la soga y luego para retirar el cuerpo.

Abrir paraguas bajo el techo

Este es otro caso de superstición que no tendría un origen común.

El paraguas es un antiguo invento chino que fue pasando de cultura a cultura para distintas funciones hasta la actualidad.

Pero en un principio el paraguas era utilizado por reyes como sombrilla para bloquear los rayos del sol, por eso abrirlo en un lugar con sombra era un sacrilegio.

Hombre sostiene un paraguas

Otra creencia sostiene que si una persona abre un paraguas bajo techo, se trata de una doble protección, por lo que trae mala suerte.

Y tal vez, el más racional de todos, es que si abres un paraguas dentro de tu casa, puedes causar un accidente.

Romper un espejo

Espejo roto

La creencia dice que si rompes un espejo tendrás 7 años de maldición.

Todo surge de la catoptromancia, que es la adivinación por medio del espejo.

El espejo era un elemento que se utilizaba para la magia por lo que si se rompía, el futuro sería aterrador.

La mala fama del pie izquierdo

Sin duda esta no aplicaría a los grandes jugadores de fútbol zurdos, pero es una creencia popular que la gente que se levanta por las mañanas de mal humor, es porque lo hicieron con el pie izquierdo.

Además, durante la historia, siempre se dio preponderancia a todo lo que sucedía a la derecha, por el movimiento de la tierra, la mayoría de las personas son diestras, los santos están a la derecha de Dios, etc.

Y, entre tantos otros motivos sobre lo malo del lado izquierdo, la mala suerte también estaría relacionada con que los pescadores no subían a una embarcación por babor, es decir por la izquierda.

Tijeras

Tijeras

La creencia popular sostiene que dejar las tijeras abiertas mientras no se usen son sinónimo de atraer mala suerte.

Otra sostiene que regalar tijeras equivale a desear el mal.

Si bien se desconoce su origen, en la mitología griega la Moira Átropos (una de las tres que decidían el destino) cortaba con tijeras el hilo de la vida.

Y hay más…

Si bien existen innumerables tradiciones que atraen la mala suerte, también existen muchas otras para evitarla y otras tantas que atraen la buena suerte.

Cruzar los dedos

Cruzar los dedos

Además de cruzar los dedos para protegerse de la mala suerte, también muchos lo hacen para pedir que un favor se cumpla, o cuando se quiere incumplir lo que se jura.

Aparentemente, en la antigüedad, existía la costumbre de que dos personas enlazaran sus dedos índices formando una cruz para expresar un deseo.

Tocar madera

Se cree que la madera es un elemento de protección, por eso cuando algo sucede muchos tocan madera para librarse de ese mal.

Su origen provine de los pueblos celtas en Europa que solían adorar a los árboles porque a través de ellos una persona se librara de una dolencia y la enviaba a la tierra.

Y tú, ¿crees en alguno?

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.