La marcha de Monterrey: Mensajes de hartazgo y esperanza
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La marcha de Monterrey:
Mensajes de hartazgo y esperanza

Por Dulce Ramos
29 de agosto, 2011
Comparte

Monterrey es una ciudad poco habituada a marchas y protestas, pero la violencia, y que el jueves dio su rostro más descarnado en el ataque al Casino Royale, ha logrado que la indignación salga de los hogares y tome las plazas.

La protesta del domingo, que congregó a unas mil personas en la llamada ‘Explanada de los Héroes’, frente al Palacio de Gobierno, fue una expresión de la urgencia que tienen los regiomontanos por regresar a la tranquilidad de hace algunos años. Unos piden que termine la violencia, otros, que renuncie el gobernador Rodrigo Medina, algunos más, que termine la indiferencia de los empresarios. Élite que en Monterrey es tan poderosa como la política. O quizás aún más.

Entre esos miles de congregados a una protesta que tuvo sus momentos de desorden, por el rechazo a manifestaciones partidistas, varios ciudadanos mostraron pancartas contundentes, ingeniosas o tan certeras como una fotografía de la violencia. Éstas son algunas de las que sobresalieron entre miles de expresiones que clamaban que Monterrey vuelva a ser de la gente y no de las balas.

Un regalo

Mauricio Ruiz sacó unos pantalones de mezclilla de su clóset. Con las herramientas de su profesión –diseñador industrial– armó un bastidor y los colgó sobre él. Para rematar, adornó todo con un moño rojo y les pegó una cartulina.

“Para: Rodrigo
De: El Pueblo
Te hacen falta”.

En media hora, el joven de 29 años tuvo listo ese ‘regalo’ para el gobernador de Nuevo León, y con él llegó a la manifestación.

“Desafortunadamente, en otro acto de violencia, viví algo muy cercano. Por eso vine. Porque lo del Casino ya fue mucho”.

La creatividad es parte del trabajo diario de Mauricio. Por eso cree que su inusual pancarta puede, de alguna manera, otorgar una lección para quienes hacen política y combaten al crimen organizado”.

“Hay que pensar fuera de lo común, incluso para acabar con la violencia. Hay que darle oportunidad todas las ideas. Sobre todo, a las nuevas”.

El recuento

La cartulina que porta Isabel Villarreal no podía ser más contundente. Humaniza y pone rostros. Es una especie de factura desglosada.

El jueves, cuando el Casino Royale ardía, esta redactora de 27 años vio pasar en Twitter los nombres de las personas que estaban dentro, acompañadas de la leyenda “Se busca”. Así, pudo enterarse de detalles que luego plasmó en dos cartulinas. Una la porta ella. La otra, una amiga que la acompaña en la protesta.

“Los ciudadanos, con las redes sociales, lograron hacer llenar ese vacío de información que dejaron las autoridades”.

Una carta

Mientras la protesta se disuelve, una pequeñita garabatea en una libreta. Minutos antes, se desgañitaba con un “¡Renuncia ya, Calderón!” que lograba distinguirse de los gritos adultos.

Se llama Marina Martínez y tiene ocho años. Sus padres, callados, la observan sorprendidos de la energía y la seguridad con que expresa su indignación por la violencia.

Foto: Laura Garza

Foto: Laura Garza

–¿Qué escribes?
–Una carta para Calderón.
–¿La puedo ver?
–Mejor te la leo.
Y con su vocecita, comienza.

“¿Por qué la violencia nosotros? Necesitamos vivir tranquilos. Queremos vivir tranquilos. ¿Qué quieres de nosotros? ¿Qué nos matemos unos contra otros o qué?”

Cuando terminó de escribir, Marina blandió su block y lo alzó sobre su cabeza con orgullo. Esa fue la primera pancarta y la primera manifestación de su vida.

Mando a distancia

Desde San Antonio, Texas, el gobernador Rodrigo Medina ve todo más bonito. Así piensan Abraham Barraza y Cristina Martínez, profesionistas de 26 años, y lo hicieron saber en una cartulina.

Entre los regiomontanos se afirma que el mandatario estatal duerme en Texas para mantenerse a salvo de los cárteles. Diario, aseguran, va y viene en un helicóptero pagado con recursos públicos. Son muchos los ciudadanos creen esa versión a pies juntillas.

“Él nunca va a sentir la inseguridad como nosotros la sentimos si está tan lejos”, dice Cristina.

Para Abraham, la tragedia del Casino fue un foco de alerta. “Mi mamá va mucho al Bingo. Pudo haberle tocado a ella. Por eso decidí venir, porque a estas alturas, un hecho así puede tocarle a cualquiera de nosotros”.

Élites calladas

“Señores de la IP: ¿Por qué su silencio?”

Diana Jiménez llevó escrita a la manifestación la pregunta que quisiera hacer de frente a los grandes empresarios de Monterrey y que son, también, algunos de los hombres más poderosos de México.

“Creo que esa responsabilidad social que tanto pregonan en su publicidad, debería de verse ahora, aquí, en esta manifestación”, dice esta ama de casa de 56 años, y agrega: “Es momento de que dejen de hacer acuerdos con el gobierno y volteen a ver cómo estamos viviendo los ciudadanos. Ellos también lo son”.

Algo personal

La pancarta de Ruth Becerra tiene la sencillez de la coherencia.

“Si hay políticos irresponsables es porque hay ciudadanos indiferentes”, afirma la estudiante de 22 años, originaria de Tabasco. Ella misma es un retrato de los cambios que ha sufrido Monterrey con la violencia. La comunidad de estudiantes foráneos, antes numerosa, ha disminuido mientras la violencia se hace cada vez más evidente.

“Todas le tiramos al gobierno y a los políticos, pero nosotros no cambiamos. Damos mordidas, avalamos la corrupción. Para que esto cambie, tenemos que empezar por ahí”.

Acompañada de un par de amigos, Ruth se niega a ver de cerca la violencia para solidarizarse con la ciudad que la acoge desde hace cuatro años

“Por lo pronto, lo que puedo hacer, es venir aquí a repudiar la violencia”.

Con información de Laura Garza (@Lauragarza)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Atentados del 11S: la icónica foto de la "dust lady" cubierta de polvo tras los ataques a las Torres Gemelas

Marcy Border fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres. Te contamos su historia.
11 de septiembre, 2020
Comparte

En agosto de 2015 fallecía a consecuencia de un cáncer Marcy Borders, recordada como la “dust lady” (dama del polvo) y cuya fotografía se convirtió en una de las más icónicas de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001.

Fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres.

Tenía su rostro y todo su cuerpo cubierto por el polvo que envolvió la Zona Cero después de que los edificios se vinieron abajo.

Dieciocho años después de los atentados, recordamos la historia detrás de esta emblemática imagen.

La fotografía

El 11 de septiembre de 2001, Borders recién cumplía su primer mes de trabajo en el Bank of America, cuyas oficinas se encontraban en el piso 81 de la Torre Norte del World Trade Center.

Lady Dust

Getty Images
En 2002 Marcy Borders posó con el fotógrafo que tomó su imagen cubierta por el polvo en la Zona Cero.

“El edificio comenzó a temblar y balancearse. Yo perdí todo el control. Luché a mi manera por salir de ese lugar”, dijo Borders al diario Daily Mail en 2011.

Desafiando las instrucciones de su jefe de que no debían salir, huyó por las escaleras y se refugió en el vestíbulo de un edificio cercano. Allí su imagen fue capturada por el fotógrafo Stan Honda.

El autor de la instantánea recordó aquel momento en una publicación de Facebook en el décimo aniversario de los ataques.

“Una mujer entró completamente cubierta de polvo gris. Se notaba que estaba muy bien vestida para el trabajo y por un segundo se detuvo en el lobby. Pude hacer una toma de ella antes de que un agente de policía comenzara a dirigir a la gente hacia las escaleras”, escribió Honda en 2011.

Borders, nacida en Nueva Jersey, no se dio cuenta que había sido fotografiada hasta que su madre vio la imagen al día siguiente y se puso en contacto con Stan Honda.

Complicaciones

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Getty Images
Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores,

En los años posteriores a los ataques, Borders sufrió cuadros de depresión severa y adicción a las drogas. Incluso perdió la custodia de sus dos hijos.

“No trabajé en casi 10 años y en 2011 era un completo desastre”, le dijo a The New York Post en ese entonces. “Cada vez que veía un avión me entraba el pánico”.

Sin embargo, después de una temporada en rehabilitación, logró desintoxicarse y recuperó la custodia de sus hijos.

En noviembre de 2014 se conoció que padecía de cáncer de estómago.

Borders afirmó que su mal fue el resultado de lo que vivió en 2001. “Definitivamente lo creo porque no tenía ninguna enfermedad”, dijo al diario estadounidense New Jersey Journal.

“Yo no tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni diabetes”.

Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores, particularmente los rescatistas que trabajaron en los escombros de los edificios en los días y semanas posteriores a los atentados.

Eso llevó a la creación de un fondo compensatorio durante el gobierno de Barack Obama.

Smoke from the burning World Trade Center towers fills up the downtown Manhattan skyline

Getty Images
Muchas personas sufrieron las consecuencias físicas y psicológicas de los ataques del 11S.

Fallecimiento

En entrevistas en los años que siguieron al ataque, Borders culpó de su cáncer al polvo y las sustancias contaminantes que aspiró mientras escapaba del World Trade Center.

Tras su fallecimiento en 2015, Juan Borders, primo de Marcy, la llamó “heroína” y aseguró que “sucumbió a las enfermedades que cargó en su cuerpo desde el 11-S”.

“Además de la pérdida de tantos amigos, compañeros de trabajo y colegas durante y después de ese trágico día, los dolores del pasado han encontrado una manera de resurgir”, dijo.

Noelle, hija de Marcy Borders, le dijo al diario estadounidense New York Post que su madre “peleó una batalla increíble”.

“Ella no sólo es la ‘dust lady’, es mi heroína y vivirá para siempre a través de mí”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.