Las vidas apagadas en el Casino Royale
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las vidas apagadas
en el Casino Royale

Por Dulce Ramos
29 de agosto, 2011
Comparte

El fuego y el humo tóxico apagaron 52 vidas en el Casino Royale de Monterrey. Desde el jueves, día en que ocurrió el ataque más cruento perpetrado por la delincuencia, decenas de familias quedaron incompletas y sin posibilidad de llenar ese hueco.

Velatorios donde se despide a las víctimas del Casino Royale.//FOTO: Laurza Garza

Detrás de ese número frío, de cinco decenas de muertos y dos más, hay rostros e historias diferentes que convergen en el final de su vida. Una muerte que nadie merecía.

Para algunos, recordar a su víctima, no alivia el dolor. Rubí Cavazos, nuera de una de las 42 mujeres muertas en el incendio, dice que ver el nombre de su suegra circulando en las revistas o periódicos es recordar que murió en un “acto terrorista”.

“No queremos recordarla  involucrada en algo así”, dice Rubí, delgada, rubia y con las ojeras marcadas por el desvelo.

Otras familias han encontrado algo de alivio en recordar a sus familiares. En las capillas repletas de dolientes, donde los abrazos sentidos intentaban paliar el dolor, Animal Político encontró nombres y los rostros de nueve de las 52 víctimas del atentado en el Casino Royale.

Laura Adriana Gregoria Navarrete Berlanga, ama de casa, 55 años.

Laura Navarrete partía su tiempo entre sus tres hijos y el cuidado de sus padres ya ancianos. El jueves 25, con sus muchachos fuera de casa y sus padres de viaje, decidió tomar un rato para ella. Tomó su bolsa y se encaminó al Casino Royale.

A las 15:20 horas, Laura hizo su última llamada telefónica.

“Están asaltando. Me escondí en el baño”, fueron las últimas de palabras de Laura.//FOTO: Laura Garza

“Están asaltando. Me escondí en el baño”, dijo a su esposo en un primer momento. Después corrigió. “No es un asalto. Se está quemando el casino. Por favor ayúdame. Llama a los bomberos”.

Momentos después se dejó de escuchar la voz de Laura, pero la llamada nunca se interrumpió. Al teléfono siguió el sonido de la emergencia.

“Laura era muy trabajadora. Entusiasta. Siempre estuvo muy apegada a Dios”, recuerda su prima Norma Salazar en una funeraria del centro de Monterrey.

Laura deja a tres jóvenes huérfanos. Uno de 28 años, otro de 26 y una 20 años. Con ella también se fue también parte de la alegría con que la familia fundó un próspero negocio de tortillas de harina hace 10 años y que los sostenía.

Rosa María Ramírez Díaz, ama de casa, 58 años

Las cenas de Navidad y cualquier otra festividad que implicara una gran comilona siempre se organizaban en casa de Rosa María Ramírez. A la muerte de su suegra, hace un par de años, ella fue la que mantuvo congregada a la familia en torno a la mesa.

“Su afición más grande era la cocina”, dice su viudo, Edmundo Ramírez Jiménez, con una serenidad ejemplar. “Ya sólo estoy soltando el coraje”, dice a un amigo que llega a darle el pésame.

Para Rosa María lo mejor de la vida eran sus nietos, recuerdan sus hijos.//FOTO: Laura Garza

Edmundo, de ojos miel y bigote cuyas puntas llegan a la barbilla, está acompañado de las mismas personas que se reunían en torno a los platillos de Rosa María y frente a él, sus nietos.

“Para ella no había mejor razón de vivir que ellos. Sus nietos eran todo”, comenta Flor Jiménez con una voz que refleja calma.

Esa paz, sin embargo,  no está en toda la famila. Una de las hermanas de Rosa María, que se niega a dar su nombre, dice un con dejo de rabia: “La muerte de mi hermana no se va a quedar aquí. Este sufrimiento no va a ser inútil”.

Amalia Terrazas Moreno, ama de casa, 56 años

“La historia de mi hermana es privada. Lo que no es privado es este sufrimiento en el que estamos todos unidos”.  Silvia Terrazas, hermana de Amalia, habla en susurros, pero su voz no está apagada, sino llena de rabia. A cuentagotas suelta información de Amalia.

“Era una buena persona. Ama de casa, completamente dedicada a su única hija”, cuenta Silvia en una capilla elegante en el pudiente municipio de San Pedro Garza García. La mujer se mantiene estoica, pero en las mejillas le quedan líneas negras de lágrimas mezcladas con maquillaje corrido.

“Así como ves esta sala, toda llena de gente, así solía estar su casa. ¿A quién le echo la culpa?”, pregunta desesperada la mujer, que tuvo que volar desde Cuernavaca en cuanto se enteró de la tragedia.

“No había velatorios ni iglesias disponibles.¿Por qué? ¡Que metan a Rodrigo Medina (gobernador de Nuevo León) al Casino Royale para que vea lo que se siente!”, dice la mujer.

Miguel Ángel Loera Castro, cocinero, 51 años

El modeto velorio de Miguel Ángel Loera Castro.//FOTO: Laura Garza

En el velorio de Miguel  Ángel Loera no hay sillones de piel ni espacios amplios como en las capillas elegantes de San Pedro. A este hombre soltero de 51 años lo velan en una funeraria popular de Guadalupe, uno de los municipios más violentos de Nuevo León.

Esas fueron las capillas que pagó el DIF estatal a los deudos de escasos recursos.

Miguel Ángel era el noveno de 11 hermanos. Él era quien intentaba mantener unidos a todos.

“Él se hizo cargo de mi padre cuando mamá falleció. Él era el que convocaba a las comidas. El que buscaba cualquier propuesta o excusa para que la familia no anduviera regada”, cuenta su hermano Guadalupe Loera Castro.

“Miguel Ángel tenía un departamento y la persona a la que se lo rentaba trabajaba en el casino. Al parecer pasó a cobrar la renta y se quedó a jugar un rato. Ahí fue cuando sucedió el detalle”, relata Guadalupe, hombre moreno, bajito, de botas vaqueras y con una cadena dorada al cuello.

Mientras cuenta las circunstancias en que murió su hermano, los familiares cierran de golpe las ventanas de la funeraria.
“¡Retírense! ¡Retírense!”, dicen los adultos a los más pequeños. Afuera, justo en la esquina de la funeraria, una patrulla de la Policía Estatal se estaciona. Cuatro agentes con el rostro cubierto y blandiendo armas largas se disponen a cerrar la calle. Ni siquiera en pleno duelo se desvanecen las huellas de la violencia que vive Monterrey.

 

Aída Cavazos, sólo iba una vez a la semana al casino, era su única diversión.//FOTO: Laura Garza

Aída Cavazos de la Peña, dueña de un puesto de tacos, 62 años.

“Mi mamá reformaba a los vagabundos. De veras”. Aída Cavazos tenía un puesto de tacos en el centro de Monterrey,  según cuenta su hijo, David Carlos. Cada vez que un indigente pedía caridad en el local, Aída le decía: “Si llega bañado y limpio, aquí le damos unos huevitos”. Si alguno llegaba hasta con los zapatos limpios, Aída no cabía de orgullo.

Aunque sus tres hijos podían mantener a su madre con ciertas comodidades, la señora nunca quiso cerrar su localito. “¿Qué van a hacer los empleados si cierro? Ellos viven de esto”, cuentan que decía. La sencillez de Aída se refleja incluso en la funeraria modesta en la que fue velada.

Antes de enterarse de la muerte de su madre, David escuchó de un conocido que la gente que visita los casinos tiene el vicio del juego y es amante del dinero fácil.

“Mi mamá iba una vez a la semana al casino con sus amigas y era su única diversión. ¿Dinero fácil? Ella trabajaba. Y lo poquito que le sobraba de sus ganancias con los tacos lo apostaba ahí. Sólo unos 70, 80 pesos. ¡Que no me hablen de dinero fácil!”.

 

Martín Jesús Saide Azar, empresario, 47 años

El hijo de Martín Jesús Saide Azar porta un retrato de su padre.//FOTO: Laura Garza

Entre los gritos de “¡Renuncia, Medina!” que resuenan en la Explanada de los Héroes, un muchacho larguirucho, vestido de negro, sostiene el retrato de un hombre. Es su padre, Martín Jesús. Abrazado de un par de familiares se abre paso en la concentración que convocó la sociedad regiomontana el domingo 28 para protestar por la violencia.

El chico no puede hablar de su padre. Su tío, Steven, es quien describe a Martín.

“Era un hombre que vivía en Los Cabos. Vino a visitar a su madre, a sus hermanas  y a su hijo que viven aquí a Monterrey. Era un hombre libre, sano y tranquilo que fluía con la vida”, dice Steven bajo un sol de 36 grados del que se protege con unos lentes oscuros.

“Murió asfixiado. De una forma lamentable. Nos enteramos de su muerte porque unos familiares nos avisaron que él estaba en la lista”, cuenta Steven.

La autoridad no se ha acercado ni a ésta ni a otras familias para ofrecer su pésame y eso le añade un tinte de enojo al dolor de la familia.

“Tenemos un enojo impresionante. Me duele mi hermano, pero me duele lo que le está pasando a todos. Estas muertes deberían traer un cambio de fondo”.

 

Rómulo Baldomero Tamez Salazar, ginecólogo y profesor del Tec de Monterrey, 62 años

Hay una frase que Baldomero Tamez repetía siempre a sus dos hijas: “Hay dos opciones en esta vida. O la disfrutas, o la padeces”. Él siempre elegía la primera.

En la elegante funeraria de la Colonia San Jerónimo, donde velan al profesor, sus dos hijas lo recuerdan como un “hombre de familia” al que le gustaba dejar algo bueno en todos sus conocidos; pero sobre todo, como un hombre romántico y enamorado.

“Con mi mamá fue siempre como un novio. Nunca se cansaba de demostrarle con detalles cuánto la quería”, dice con la voz quebrada Denisse, su hija menor.

La mayor afición del también médico era el beisbol y desde que se estrenó como abuelo intentó trasmitir ese deporte a su nieto.
En la capilla, Arturo, su yerno, lo recuerda con el espíritu que prevalece en la mayoría de los médicos: “Siempre fue un hombre que se dedicó a servir al prójimo. Dio y compartió sin importarle nada más”.

 

Joaquín Martínez, empresario, 76 años

“Si mi papá iba al casino no era para apostar, sino para ver sus deportes favoritos”. Al término del funeral de Joaquín, su hija Graciela se encarga de retirar los arreglos florales. Mientras dispone de las coronas recargadas en los ventanales de la capilla, describe a su padre como un amante del ciclismo, abuelo de ocho y padre de cuatro.

“Era generoso, deportista. Muy ‘gente’”, refiere Graciela con el acento norteño bien marcado. Fue tan amante de los deportes que presidió la Asociación de Ciclismo en los años sesenta y puso un negocio de bicicletas en pleno centro de Monterrey. Con todo y los años a cuestas, Joaquín era un destacado jugador de golf.

A pesar de la tragedia que vive la familia, reconocen que Joaquín ya había vivido. Por ello, el drama de quienes murieron jóvenes en el ataque, también les ha estrujado el corazón.

“Esta violencia desmedida nos dejó muy poco tiempo para reaccionar. Han pasado muchas cosas en Monterrey, pero hasta que vives la violencia y te arrebatan a alguien querido, te das cuenta de que todo ha cambiado”.

 

Miriam González de García, ama de casa, 47 años.

Miriam González acudió el jueves al Casino Royale. Sus compañeras de aquella tarde de Bingo fueron sus hermanas María Hilda y María Inés. Las tres quedaron atrapadas en el casino.

La capilla de la funeraria de San Jerónimo, donde la familia recibe el duelo, no da abasto para los familiares y amigos de las tres mujeres que describen como bellas y generosas.

En la misa para despedirlas, los tres féretros grises están junto al altar y, frente a ellos, el esposo y las dos hijas adolescentes de Miriam.

Un día después del funeral, pero aún conmocionado, los sobrinos de Miriam desentrañan un poco la personalidad de su tía. “Vivía para sus dos niñas y para su esposo. Tenía una enorme vitalidad y era una mujer muy alegre. Aquella tarde, las tres fueron al casino sólo para tener un poco de diversión”.

Cuando el dolor se multiplica por tres en una familia, no hay palabras que alcancen.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Las consecuencias del cambio climático son irreversibles", alerta la ONU en el informe más completo hasta la fecha

El calentamiento global provocado por los humanos ha causado daños irreparables a la Tierra que pueden empeorar en las próximas décadas, dicen los científicos en un informe histórico.
9 de agosto, 2021
Comparte

“Una alerta roja para la humanidad”.

Así es como el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, describe las conclusiones de un histórico informe de la ONU publicado este lunes sobre el cambio climático, el más completo hasta la fecha.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático* (IPCC, por sus siglas en inglés) evaluó cómo el calentamiento global cambiará el mundo en las próximas décadas tras examinar más de 14 mil artículos científicos.

Según los científicos, las emisiones continuas de gases de efecto invernadero podrían quebrar un límite clave de la temperatura global en poco más de una década.

También creen que “no es posible descartar” una subida del nivel del mar que se acerque a los 2 metros a finales de este siglo.

Pero hay una nueva esperanza de que los recortes profundos en las emisiones puedan estabilizar el aumento de las temperaturas, agregan los expertos.

gráfico - calentamiento

BBC

“Si unimos fuerzas ahora, podemos evitar una catástrofe climática. Pero, como deja claro el informe, no hay tiempo para demoras ni lugar para excusas“, dijo Guterres.

Este es el primero de una serie de estudios que el IPCC publicará en los próximos meses sobre cambio climático, y la primera revisión importante de esta amenaza medioambiental desde 2013.


Datos básicos del informe del IPCC

  • La temperatura media mundial fue 1,09 °C más alta entre 2011-2020 que entre 1850-1900.
  • Los últimos cinco años fueron los más calurosos registrados desde 1850.
  • La tasa reciente de aumento del nivel del mar casi se ha triplicado en comparación con 1901-1971.
  • La influencia humana es “muy probablemente” (90%) el principal impulsor del retroceso global de los glaciares desde la década de 1990 y la disminución del hielo marino del Ártico.
  • Es “prácticamente seguro” que las temperaturas extremas, incluidas las olas de calor, se han vuelto más frecuentes e intensas desde la década de 1950, mientras que los eventos fríos se han vuelto menos frecuentes y menos severos.

Los científicos dicen que “es inequívoco que la influencia humana ha calentado la atmósfera, los océanos y la tierra“.

“Es una constatación de hechos; es indiscutible que los humanos estamos calentando el planeta, no podemos estar más seguros”, dijo uno de los autores del informe, el profesor Ed Hawkins, de la Universidad de Reading, Reino Unido.

Petteri Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial hizo una analogía deportiva: “Se podría decir que la atmósfera ha estado expuesta al dopaje, lo que significa que hemos comenzado a observar los extremos con más frecuencia que antes”.

Los autores del estudio dicen que, desde 1970, las temperaturas de la superficie global han aumentado más rápido que en cualquier otro período de 50 años durante los últimos 2,000.

Este calentamiento “ya está afectando a muchos fenómenos meteorológicos y climáticos extremos en todas las regiones del mundo”, aseguran.

inundaciones

Getty Images
Las recientes inundaciones en el centro de China provocaron muchas muertes – y son consecuencia del cambio climático.

Ya sean olas de calor como las experimentadas recientemente en Grecia y el oeste de América del Norte, o inundaciones como las de Alemania y China, “su atribución a la influencia humana se ha fortalecido” durante la última década.

Cambios irreversibles

El nuevo informe también deja en claro que el calentamiento que hemos experimentado hasta la fecha ha generado cambios en muchos de nuestros sistemas de soporte planetario que son irreversibles en escalas de tiempo de siglos a milenios.

Los océanos seguirán calentándose y se volverán más ácidos. Los glaciares de montaña y polares continuarán derritiéndose durante décadas o siglos.

“Las consecuencias seguirán empeorando con cada calentamiento”, dijo el profesor Hawkins.

“Y para muchas de estas consecuencias, no hay vuelta atrás“.

¿Podemos limitar el aumento de las temperaturas a 1,5 °C?. [ 1,1 °C es el aumento de temperatura global desde la época preindustrial, en grados Celsius. ],[ 2.400 miles de millones de toneladas de CO2 emitimos los humanos hasta ahora. ],[ 500 miles de millones más dejaría el 50% de posibilidades de permanecer por debajo de 1,5 °C. ],[ 40 miles de millones de toneladas CO2 emite la humanidad cada año. ], Source: Fuente: IPCC, Image:

En lo que respecta al aumento del nivel del mar, los científicos han modelado un rango probable de diferentes niveles de emisiones.

Sin embargo, no se puede descartar un aumento de alrededor de 2 metros para finales de este siglo, ni tampoco un aumento de 5 metros para 2150.

Tales resultados, aunque poco probables, amenazarían a muchos millones de personas más en las zonas costeras con inundaciones para el año 2100.

gráfico - aumento nivel del mar

BBC

Altas temperaturas

Un aspecto clave del informe es la tasa esperada de aumento de las temperaturas y lo que significa para la humanidad.

Casi todas las naciones de la Tierra se adhirieron a los objetivos del acuerdo climático de París en 2015.

Ese pacto tiene como objetivo mantener el aumento de las temperaturas globales muy por debajo de los 2 °C en este siglo y continuar los esfuerzos para mantenerlo por debajo de los 1,5 °C.

incendios en Grecia

Reuters
Los incendios forestales que han arrasado áreas de Grecia en los últimos días son otro ejemplo del daño que le estamos causando al planeta.

Según el informe, en todos los escenarios de emisiones considerados por los científicos, ambos objetivos se romperán este siglo a menos que se produzcan grandes recortes de emisiones de dióxido de carbono.

Los autores creen que se alcanzará 1,5°C en 2040 en todos los escenarios. Si las emisiones no se reducen drásticamente en los próximos años, puede suceder incluso antes.

Esto se predijo en un informe especial del IPCC en 2018 y este nuevo estudio lo confirma.

“Llegaremos al 1,5 °C. mucho antes . Ya lo alcanzamos en dos meses durante El Niño en 2016“, dijo el profesor Malte Meinshausen, también autor del informe del IPCC, de la Universidad de Melbourne, en Australia.

“La mejor estimación del informe es a mediados de 2034, pero la incertidumbre es enorme y varía entre ahora y nunca”.

gráfico - calentamiento

BBC

Las consecuencias de que las temperaturas globales aumenten más de 1,5 °C en años serían negativas para el planeta, que ya ha experimentado un rápido repunte en temperaturas extremas.

“Veremos olas de calor todavía más intensas y frecuentes”, dijo Friederike Otto, de la Universidad de Oxford, Reino Unido, otra autora del informe.

“Y también veremos un aumento de fuertes lluvias a escala global y también de algunos tipos de sequías en algunas regiones del mundo”.

Carolina Vera, vicepresidenta del grupo de trabajo que produjo el documento, dijo: “El informe muestra claramente que ya estamos viviendo las consecuencias del cambio climático en todas partes. Pero experimentaremos más cambios simultáneos que aumentan con cada golpe adicional de calentamiento “.

sequía

Reuters
Los científicos pronostican que las sequías aumentarán.

Entonces, ¿qué puede hacerse?

Si bien este informe incide sobre las desventajas del calentamiento global, los científicos tienen más esperanzas de que si podemos reducir las emisiones globales a la mitad para 2030 y alcanzar cero emisiones netas a mediados de este siglo, podemos detener y posiblemente revertir el aumento de temperaturas.

Alcanzar el cero neto implica reducir las emisiones de gases de efecto invernadero tanto como sea posible utilizando tecnología limpia y luego enterrar las emisiones restantes mediante la captura y almacenamiento de carbono, o absorberlas plantando árboles.

“Antes se pensaba que podíamos aumentar las temperaturas incluso después del cero neto”, dijo otro coautor, el profesor Piers Forster de la Universidad de Leeds, Reino Unido.

gráfico - pequeño cambio

BBC

“Pero ahora esperamos que la naturaleza sea amable con nosotros y si somos capaces de alcanzar el cero neto, es de esperar que no aumentemos más la temperatura global; y si somos capaces de lograr un cero neto de gases de efecto invernadero, deberíamos poder eventualmente revertir parte de ese aumento y lograr un enfriamiento”.

Pese a que las proyecciones futuras del calentamiento son más claras que nunca y muchos impactos simplemente no pueden evitarse, los autores no son fatalistas.

“Reducir el calentamiento global realmente minimiza la probabilidad de alcanzar estos puntos de inflexión”, dice la climatóloga Friederike Otto: “No estamos sentenciados”.

Un punto de inflexión sería cuando parte del sistema climático de la Tierra sufra un cambio abrupto en respuesta al continuo calentamiento global.

Para los líderes políticos, el informe es otro en una larga lista de llamadas de atención de los científicos a los gobiernos. Pero dado que se acerca la cumbre climática global COP26 de noviembre, esta vez tiene más peso.


*El IPCC es un organismo de la ONU creado en 1988 para evaluar la ciencia en torno al cambio climático. Publicó su primer informe de evaluación sobre el cambio climático en 1992. El sexto de la serie se dividirá en cuatro volúmenes; el de este lunes es el primero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.