Morena y el PRD no estuvieron
a la altura del Edomex: Encinas

Morena y el PRD no estuvieron <br>a la altura del Edomex: Encinas
Alejandro Encinas durante un recorrido por la Linea B del Metro, en el Estado de México. FOTO: Cuartoscuro
Alejandro Encinas "sabía que un sector del PRD no se iba a involucrar". FOTO: Cuartoscuro

A casi dos meses de las elecciones en el Estado de México, en las que la continuidad del PRI en la gubernatura quedó refrendada con 62% de la votación,  quien fuera el candidato de la izquierda, Alejandro Encinas (que este jueves se reincorporará a la bancada perredista en la Cámara de Diputados), pone la derrota del 3 de julio sobre la mesa y la corta en varios trozos, que luego reparte entre aquellos que lo acompañaron en la coalición Unidos Podemos Más, con la que obtuvo el segundo lugar en las preferencias del electorado mexiquense, pero muy por debajo del ganador, Eruviel Ávila.

Cuidando siempre que los trozos más grandes de la culpa sean para quien mayores méritos acumularon durante la campaña, Encinas rememora: “Del millón de votos que obtuve, yo aporté el 61%; mientras tanto, de Morena sólo vino el 13% y el resto de los partidos que integraron la coalición (PRD, PT y Convergencia)…”

Por esta razón, concluye en primera instancia, puede afirmarse que “ni los partidos de la coalición ni el Movimiento de Regeneración Nacional (encabezado por Andrés Manuel López Obrador) estuvieron a la altura de las expectativas.”

Simulación e incapacidad

Entrevistado en su oficina de la Fundación para el Fortalecimiento de los Gobiernos Locales, en pleno centro de la delegación Coyoacán, Encinas descarta ser “ingenuo” y asegura que, al asumir la candidatura para el gobierno mexiquense, “sabía que un sector del PRD no se iba a involucrar”.

Alejandro Encinas durante un acto de campaña con simpatizantes de MORENA.//FOTO: Cuartoscuro

Se refiere a la estructura estatal, que desde un inicio “le apostó a que hubiera una ruptura en el PRI y que Eruviel Ávila fuera candidato de una coalición formada por panistas y perredistas, esa era su apuesta y hay que decirlo con toda claridad.”

Por ello, acusa, luego que su negativa a contender bajo las siglas del PAN canceló totalmente la posibilidad de una alianza entre la izquierda y la derecha para sacar al PRI del gobierno, propuesta “que nos tuvo al borde de la ruptura”, asegura, él debió enfrentar el fuego amigo del perredismo estatal, que se declaró en “huelga de brazos caídos”.

“En las estructuras partidistas de la izquierda mexiquense –acusa– hubo verdadera inoperancia, simulación e incapacidad, frente un aparato sólido y con tantos recursos, como es el priista, que además cooptó y compró a dirigentes y a militantes.”

En tanto, señala, “yo aposté a que el trabajo del Movimiento de Regeneración Nacional y la promoción de La Cumplidora (tarjeta con la que ofertaba la aplicación de los programas sociales del DF en el territorio mexiquense) nos iban a ayudar a superar esta situación, lo cual –reconoce– no sucedió.”

La aplanadora

Aunque el excandidato de la coalición Unidos Podemos Más destaca que se lograron avances, tales como “incrementos importantes en la votación registrada en Toluca, Naucalpan y Tlalnepantla”, lo cierto es que “perdimos en nuestros lugares tradicionales, en las regiones donde históricamente ganábamos, perdimos la elección estatal incluso en las alcaldías que estamos gobernando.”

Y de ello, reconoce, “hay una lección que debemos aprender: el trabajo que hizo el PRI con sus gabinetes regionales, con sus promotores en cada sección electoral, con sus oficinas municipales, con las 20 gentes que tuvo trabajando durante años en cada localidad, promoviendo primero los programas sociales del gobierno estatal, entregando sus beneficios y después promoviendo al PRI, toda esa estrategia sí impactó en nuestra base social”.

Alejandro Encinas durante un recorrido por la Linea B del Metro, en el Estado de México. FOTO: Cuartoscuro

Y abunda: “Los afiliados del PRD son parte del universo de beneficiarios de los programas sociales del gobierno priista en el Estado de México, del total del padrón perredista, la gran mayoría son amas de casa, otro tanto son trabajadores informales, otro bloque importante son adultos mayores, y minoritariamente vienen los jóvenes, con 2%; los trabajadores formales, con 1.8%, y los campesinos, que son 0.8% del perredismo.”

“¿Qué significa esto? –se pregunta Encinas a sí mismo– Que el condicionamiento de los programas sociales llevó a mucha gente que votaba por el PRD a votar, en esta elección estatal, por el Revolucionario Institucional… y eso sin contar los bultos de cemento, ni las despensas que repartieron, ni el dispendio de dinero emprendido para comprar el voto.”

De hecho, afirma, si se suma el costo comercial únicamente de los servicios de difusión del priista que fueron incluidos en el muestreo que realizó el Instituto Electoral del Estado de México, la cantidad resultante es superior a los 571 millones de pesos, “lo que implica un rebase de 180% en los topes de gastos”.

Sin embargo, protesta, “las autoridades electorales están totalmente subordinadas, son instituciones a modo y, lamentablemente, con la regresión democrática que representa el triunfo del PRI, la autonomía de los órganos comiciales se perdió del todo.”

Rumbo a 2012

Ayer, Encinas anunció que este 1 de septiembre reasumirá su curul en la Cámara de Diputados, aunque ya no como coordinador de la fracción parlamentaria del PRD, y ahí permanecerá hasta el próximo año, cuando las fuerzas políticas nacionales contiendan por la presidencia de la República.

Y sobre el eventual riesgo que el triunfo del priismo mexiquense en las elecciones estatales se repita, pero esta vez a nivel nacional, el aún diputado con licencia aclaró que éste existe, “aunque los escenarios son distintos… esta vez no habrá un candidato solo por cada partido, sino que van a contender aspirantes a diputados, senadores y a tres gubernaturas; el PRI tampoco contará con el flujo de dinero que corrió de los estados hacia el Estado de México y, lo más importante, tal vez en esta ocasión el gobierno federal tenga una intervención distinta, ya que en la elección mexiquense dejó solo a su candidato, Luis Felipe Bravo Mena, no sé a qué acuerdos habrán llegado para abandonarlo…

–¿Y para las elecciones michoacanas?

Encinas ríe, confiado.

En Michoacán vamos a ganar, estoy convencido; el PAN va a seguir su espiral de caída, no veo que la hermana de Calderón tenga ninguna posibilidad; y el PRI tiene un posicionamiento regular, con algunos altos y bajos, pero no los suficientes para ganar la gubernatura. La izquierda ganará… con una buena operación política.

Close
Comentarios