Para leer en vacaciones: Lo que recomiendan los que escriben
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Para leer en vacaciones: Lo que recomiendan los que escriben

Por Moisés Castillo
2 de agosto, 2011
Comparte

Dicen que nunca podremos leer todos los libros que se han escrito y es una certeza incuestionable. Pero gracias a las recomendaciones de varios escritores, estas vacaciones nuestros lectores y radioescuchas de Animal Político, podrán leer historias extraordinarias, algunas famosas y otras no tan conocidas, pero que vale la pena hojear y vivir la experiencia…

Guillermo Fadanelli. Nació en la Ciudad de México, en 1963. En 1989 fundó la revista Moho. Entre otros empleos memorables tuvo el de vendedor de bienes raíces, arriero, vendedor de árboles navideños en una esquina de Nueva York; también atendió en el mostrador de una pastelería en Madrid. Es autor de relatos y novelas que se han publicado en algunas de las editoriales más importantes de hispanoamérica y ha colaborado en diversas publicaciones periodísticas. Su más reciente novela es Hotel DF.

Si es para leer en descanso:

El tigre blanco.

El tigre blanco, de Aravind Adiga.

Es la historia de Balram Halwal, alias Tigre blanco, sirviente, filósofo, emprendedor, asesino… contada durante siete noches. La novela se desarrolla en India, donde Balram se va formando un sueño en su cabeza: el de escapar de la orilla del Ganges. La reeducación del personaje, su descubrimiento de una ciudad en la que vive pero no conoce, y el camino que debe seguir para lograr su objetivo son los puntos centrales de la obra, completamente adornada por la irreverencia. Es de no perderse.

El gran bazar del ferrocarril, de Paul Theroux

Crónica de un viaje en ferrocarril durante cuatro meses, partiendo desde la estación de Victoria en Londres, cruzando Europa, tomando el Orient-Express hasta Estambul, y saltando de tren en tren a través de Turquía, Irán, Pakistán, India, Birmania, Tailandia y Camboya hasta llegar al Japón, y para regresar luego a Londres en el emblemático tren transiberiano. Un clásico de la literatura de viajes del siglo XX.

El cobrador, de Rubem Fonseca

Una inagotable galería de tragedias humanas recorre el inframundo de la ciudad. El odio, la desesperación, la amargura adoptan los rostros más diversos, en una sociedad cruel que es la real y la que no refleja la publicidad. Una serie de relatos secos, ásperos, directos y magistrales, sin concesiones a las florituras literarias ni psicológicas, ofrecen un brutal fresco de descomposición social, y acumulan una enorme cantidad de imágenes inolvidables que producen perplejidad ante el mal, el individual y el colectivo.

Si lo que quieren es un clásico:

París era una fiesta, de Ernest Hemingway

Y para la reflexión:

El malestar en la globalización, de Joseph E. Stiglitz.

Augusto Mora. Nació en la ciudad de México en 1984. Ha hecho historietas para periódicos como Milenio, El Occidental, El Universal y revistas como Nexos, Premiere y El inversionista. Ha participado en antologías de cómic como Zigzag, Consecuencias de España y Antología Comikaze. Ganador del I Premio Nacional de Novela Gráfica convocada por Editorial Jus, por la obra El Maizo, la maldición del vástago.

El Diablo me obligó, de F.G. Haghenbeck

El Diablo me obligo.

Novela que retoma el universo planteado en Operación Bolivar, novela gráfica mexicana de culto, de Edgar Clement.  En esta novela, los diablos, los ángeles caídos, no son más que criaturas inconscientes que tan sólo son mercancías costosas en el mercado negro. Novela recomendada para los amantes de la fantasía combinada con ambientes urbanos clandestinos.

Maus, de Art Spiegelman

Novela Gráfica ganadora de un premio Pullitzer que retrata el horror del holocausto y las secuelas que este dejó en los supervivientes, narrada con personajes antropomorfos . Es de las novelas gráficas emblemáticas de este creciente género relativamente nuevo.

Los Señores del Narco, de Anabel Hernández

Este libro es una crónica que revela varias de las complicidades entre los cárteles de la droga y varios niveles del gobierno mexicano, así como con círculos empresariales. Narra desde las redes de los cárteles en los años 70’s hasta nuestros días. Revisa, por ejemplo, cómo el Chapo Guzmán pasó de ser hijo de campesinos que sembraban amapola a ser uno de los hombres más buscados por el FBI. Recomendada para los interesados en narcotráfico.

Nocturna

Nocturna, Guillermo del Toro/Chuck Hogan

La primera parte de una trilogía recomendada para los amantes de los vampiros y las historias de epidemias. Esta historia se desarrolla en Nueva York, con un suspenso exquisito. Con todo el estilo de las películas de Guillermo del Toro.

Karen Chacek. Nació en Ciudad de México un sábado de junio. Se acompañó en la infancia de comics, series de TV y libros de fábulas. En la adolescencia descubrió las novelas, los relatos de ciencia ficción, los videos musicales y las películas. Su fascinación por la imagen escrita la empujó a estudiar cine, hoy trabaja como guionista y escritora. Ha publicado la recopilación de relatos cortos: Días paralelos (2006) y los libros infantiles: Una mascota inesperada (2007) y Nina Complot (2009).

Picnic sobre el hielo, del escritor ruso Andrei Kurkov.

Picnic sobre el hielo.

Es original, delirante y conmovedor. Un escritor melancólico de nombre Víktor comparte casa con su mascota Misha, el pingüino que adoptó cuando el zoológico de Kiev regaló sus animales porque no podía mantenerlos. En una Rusia dominada por el materialismo, un diario de renombre contrata a Víktor para escribir, por adelantado, notas necrológicas de diversas personalidades de la política y el arte. Ello detona una serie de eventos inesperados que dan un vuelco a la vida de Víkctor.

Orfa Alarcón. Orfa Alarcón (1979) es la única escritora regiomontana nacida en la playa. Es egresada de la UANL, donde estudió Letras Españolas. Ha ganado varios premios universitarios de cuento, entre ellos el Literatura Joven Universitaria. Fue becaria del FONCA en el programa Jóvenes Creadores, emisión 2007-2008. Sus textos han sido publicados en varias revistas y antologías. Actualmente se dedica a la edición y a la escritura. Perra brava (Planeta, 2010) es su primera novela.

Cría buitres. DonRul.

Novela policíaca. La tensión de esta novela atrapa desde un inicio.

Esta es la primera novela de @DonRul petulante revolucionario del iPhone, que escribe y dibuja porque es más barato que consultar a un psicólogo y menos pedante que pegarse un tiro.

Cría buitres.

Almudena es una joven bellísima que no lleva buena relación son su familia. Es fotógrafa y sólo toma imágenes de muertos que encuentra a través del robo de señal que hace de la policía para enterarse de asesinatos y accidentes. Una noche presencia cuando atropellan a un hombre y queda muerto. Almudena toma fotografías y huye con las llaves y documentos que traía consigo el recién fallecido. Al otro día, se entera por las noticias que el muerto –Bruno Vallarta- era un escritor e intelectual reconocido. Pero en las noticias mencionan que el escritor está vivo, pero no asistirá a un congreso importante al que estaba invitado. Almudena se siente intrigada por esa noticia y decide ir a la morgue a investigar. Ahí, Sebastián tiene el cadáver. Huérfano y obsesionado con el tema de la muerte, al igual que Vallarta, Sebastián embalsamó el cadáver y evitó la autopsia. Quiere grabar un video en el que parezca que Vallarta se suicidó y, con ello, ponerlo en la memoria de todos para recordar su adoración por la muerte.

A la caza de la mujer. Jame Ellroy. Editorial Mondadori

A la caza de la mujer.

Son las memorias, recientemente traducidas al español por Montserrat Gurguí y Hernán Sabaté, el legendario autor de novela policíaca James Ellroy. Como era de esperarse, ofrece unas memorias crudas y brutalmente sinceras, tan intensas como cualquiera de sus otras novelas. Todo comienza en el año 1959, cuando Ellroy tenía diez años. Su recién divorciada madre le dio a su hijo una elección: vivir con ella o con su padre. James eligió a su padre, y su madre le pegó una bofetada. Desde el suelo, él le deseó que se muriera, y tres meses después fue asesinada. A la caza de la mujer es pues, el testimonio de un depredador, un tratado sobre la culpa y sobre el poder de una maldición, pero ante todo es una confesión apasionada.

El escritor estadounidense desnuda su alma para describir sin tapujos su difícil infancia, su época de joven delincuente, su vida como escritor, sus historias sentimentales y sus matrimonios, sus ataques de nervios, y el inicio de una relación extraordinaria con una mujer que posiblemente sea la que siempre ha estado buscando. James Ellroy es autor de las novelas en las que se basan los éxitos cinematográficos L.A. Confidential y La Dalia Negra.

Tokio blues. Haruki Murakami. Tusquets Editores. Mientras aterriza en un aeropuerto europeo, Toru Watanabe, un ejecutivo de 37 años, escucha una vieja canción de los Beatles que le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de los años sesenta. Con una mezcla de melancolía y desasosiego, Toru recuerda entonces a la inestable y misteriosa Naoko, la novia de su mejor y único amigo de la adolescencia, Kizuki. El suicidio de éste distanció a Toru y a Naoko durante un año, hasta que se reencontraron e iniciaron una relación íntima. Sin embargo, la aparición de otra mujer en la vida de Toru le lleva a experimentar el deslumbramiento y el desengaño allí donde todo debería cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte. Y ningún de los personajes parece capaz de alcanzar el frágil equilibrio entre las esperanzas juveniles y la necesidad de encontrar un lugar en el mundo.

1Q84

1Q84. Haruki Murakami. Tusquets Editores. En japonés, la letra q y el número 9 son homófonos, los dos se pronuncian kyu, de manera que 1Q84 es, sin serlo, 1984, una fecha de ecos orwellianos. Esa variación en la grafía refleja la sutil alteración del mundo en que habitan los personajes de esta novela, que es, también sin serlo, el Japón de 1984. En ese mundo en apariencia normal y reconocible se mueven Aomame, una mujer independiente, instructora en un gimnasio, y Tengo, un profesor de matemáticas. Ambos rondan los treinta años, ambos llevan vidas solitarias y ambos perciben a su modo leves desajustes en su entorno, que los conducirán de manera inexorable a un destino común. Y ambos son más de lo que parecen: la bella Aomame es una asesina; el anodino Tengo, un aspirante a novelista al que su editor ha encargado un trabajo relacionado con La crisálida del aire, una enigmática obra dictada por una esquiva adolescente. Y, como telón de fondo de la historia, el universo de las sectas religiosas, el maltrato y la corrupción, un universo enrarecido que el narrador escarba con precisión orwelliana.

El cementerio de Praga.

El cementerio de Praga. Umberto Eco. Editorial Lumen. Eco realiza un concienzudo estudio anatómico del ajetreado siglo XIX. Freud, Garibaldi, Dreyfus o Nievo componen el elenco de personajes que aparecen por la novela. Todos son reales excepto uno, el más importante: Simone Simonini, un falsificador antisemita y misógino que estaría detrás de «Los Protocolos de los Sabios de Sión». Eco caracteriza a Simonini con un odio tan profundo hacia los judíos que parte de la crítica considera que su libro puede confundir al lector, provocando un acercamiento al mal en lugar de su repudia.

Las continuas descripciones de la perfidia de los judíos hacen que nazca una sospecha de ambigüedad, por supuesto no pretendida por Eco, pero que está presente en todas las páginas del libro. A fuerza de leer cosas desagradables sobre los judíos, el lector queda como manchado de este antisemitismo y es hasta posible que alguno piense que tal vez hay algo de verdad si todos los personajes presentan estas tendencias.

Edson Lechuga. Mi ombligo está enterrado en la huasteca poblana; en Pahuatlán de Valle, Puebla. Dice mi madre que nací una noche de neblina y que por eso tengo esta tendencia a la llovizna. A los diecisiete el maravilloso y caótico DF me abrió sus piernas de madrastra y de ahí en adelante no se me ha quitado lo pata.de.perro. Ahí pasé por la UNAM con ganas de ser parte de sus muros, sus libros, sus mujeres; en Casa Lamm le metí mano a la poesía latinoamericana y, ya en Barcelona, publiqué mi libro de cuentos Llovizna.

Putas asesinas.

Putas asesinas, Roberto Bolaño. Editorial Anagrama. Cuentos.

“Las mujeres son putas asesinas, Max, son monos ateridos de frío que contemplan el horizonte desde un árbol enfermo, son princesas que tebuscan en la oscuridad, llorando, indagando las palabras que nunca podrán decir. En el equívoco vivimos y planeamos nuestros ciclos de vida”, dice el personaje (¿una asesina?, ¿una puta?, ¿ambas cosas?) del cuento que da título a este libro. En “Últimos atardeceres en la tierra” se narra un viaje a Acapulco que se convierte paulatinamente en un descenso a los infiernos. En “Dentista” se cuenta la historia de un adolescente misterioso y dos adultos, ya de vuelta de todo, que lo observan desde el precipicio. En “Buba” se cuenta una historia de fútbol en tres partes. la de un futbolista sudamericano, la de un futbolista africano y la de uno español, y la sorprendente historia de su equipo, que bien podría ser el Barcelona. En “Carnet de baile” se dan 69 razones para no hablar con Pablo Neruda. En “Prefiguración de Lalo Cura”, por el contrario nos sumerge en una historia de narcotraficantes y directores de cine porno, y “Fotos”, uno de los últimos relatos, nos trae una vez más a Arturo Belano, el protagonista de “Los detectives salvajes”.

Claus y Lucas, Agota Kristof.

Claus y Lucas.

Estas tres novelas de gran éxito internacional han confirmado la reputación de Agota Kristof como uno de los exponentes más provocadores de la narrativa europea. Con la simplicidad sórdida de un cuento de hadas, esta trilogía nos explica la historia de dos hermanos gemelos, Claus y Lucas, condicionados por un vínculo agonizante, que se convierte también en una alegoría de las fuerzas que han separado a Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

La saga empieza con El gran cuaderno, donde los hermanos Claus y Lucas se encuentran a merced de su abuela, una mujer analfabeta y cruel. Lejos de rendirse ante esta amenaza, los gemelos aprenden las leyes de la vida, de la escritura y de la crueldad. Abandonados a su suerte, ellos se aplican, a diario, a anotar, en un gran cuaderno, sus progresos. La autora construye una fábula incisiva sobre los horrores de la guerra y el totalitarismo, pero también una gran novela de iniciación a la vida. En La prueba los gemelos se separan. Uno de ellos cruza la frontera y el otro se queda en un país alejado de la guerra pero dominado por un régimen autoritario. Sólo y privado de una parte de si mismo, Lucas, el que permanece, quiere consagrarse a hacer el bien. Cuando Claus vuelve junto a su hermano descubre que cualquier acto de generosidad viene condicionado por la maldad. En La tercera mentira, pasados los horrores de la guerra y los años negros del régimen de plomo, la autora construye una historia que nos enfrenta a la imposibilidad de alcanzar una verdad duradera.

El estilo sin concesiones de Agota Kristof convierte esta trilogía en una mirada al mundo con ojos y palabras de niño malo.

Casi nunca

Casi nunca, Daniel Sada.

Demetrio Sordo es un agrónomo que pasa sus días inmerso en la monotonía de su empleo como administrador y técnico agrícola en un rancho de Oaxaca. Un día, aún más aburrido que de costumbre, decide que el sexo dará sentido a su vida y va al primer burdel que encuentra. Y allí entablará una intensa relación con la morena Mireya, con quien se entiende a la perfección. Poco después, la madre de Demetrio le pide que viaje para asistir a una boda en la población de Sacramento. Lo que la madre no dice y el hijo adivina, es que la señora espera que Demetrio se entienda con alguna señorita ilustre de la comunidad y el entendimiento acabe en boda. Y así sucede: Demetrio queda prendado de Renata y casi de inmediato comienza su compromiso. Pero es entonces cuando todo se complica: el agrónomo quiere mantener ambas relaciones hasta que sea inevitable romper con Mireya. Y la chica del burdel no piensa en rupturas, ni próximas ni lejanas, y ha decidido que Demetrio será su salvador, que la ayudará a salir del burdel y se casará con ella. Casi nunca es posiblemente la más espléndida novela de este gran autor mexicano, uno de los más admirados de la literatura latinoamericana.

Fiesta en la madriguera.

Fiesta en la madriguera, Juan Pablo Villalobos.

A Tochtli le gustan los sombreros, los diccionarios, los samuráis, las guillotinas y los franceses. Pero Tochtli es un niño y ahora lo que quiere es un nuevo animal para su zoológico privado: un hipopótamo enano de Liberia. Su padre, Yolcaut, un narcotraficante en la cúspide del poder, está dispuesto a cumplir todos sus caprichos. No importa que se trate de un animal exótico en peligro de extinción. Porque Yolcaut siempre puede. Tochtli vive en un palacio. Una madriguera recubierta de oro en la que convive con trece o quizá catorce personas: matones, meretrices, dealers, sirvientes y algún político corrupto. Y además está Mazatzin, su profesor particular, para quien el mundo es un lugar lleno de injusticias donde los imperialistas tienen la culpa de todo. Fiesta en la madriguera, una excelente y más que prometedora primera novela, es la crónica de un viaje delirante para cumplir un capricho. Cabezas cortadas, ríos de sangre, restos humanos, montañas de cadáveres. La madriguera está en México y ya se sabe: México a veces es un país magnífico y a veces es un país nefasto. Las cosas son así. La vida, al fin y al cabo, es un juego y una fiesta.

Una casa en la oscuridad, José Luis Peixoto.

En un mundo bestial y tenebroso existe una casa que, cada año, durante un mes, se halla en la oscuridad más absoluta. Allí vive el narrador, y con él, recluida también en el espacio sombrío y extraño, su silenciosa madre, sumida en un dolor cuya causa ignoraremos. Lo acompañan, además, una joven y dedicada esclava y una multitud de gatos que se apropian tanto del espacio como de los humanos que lo habitan. De algún modo, se halla también la mujer amada por el narrador. Sólo que esta mujer es inaccesible, no existe: se trata en realidad de la heroína de una novela que él intenta escribir al tiempo que lucha contra la oscuridad que cada día gana terreno en la casa. Entonces llegan los invasores. La casa se transforma en asilo de seres impedidos, casi convertidos en bestias. Y se transforma asimismo en la guardería de los hijos de los invasores. Mutilado en su capacidad de escribir, soñar y amar, el escritor apenas logra salvarse de la muerte en vida por la fuerza amorosa de los niños. Entre las sombras, entre la fe en la literatura y el amor desencarnado, se va desvaneciendo poco a poco la frontera entre fantasía y realidad.
Una casa en la oscuridad es una fábula onírica, inquietante y seductora. La novela insólita de un hombre que observa su tiempo con los ojos de un poeta.

Los ejércitos.

– Los ejércitos, Evelio Rosero

 

Ismael, un anciano profesor jubilado, y su mujer, Otilia, viven morosa y modestamente en el pueblo de San José desde hace cuatro decenios. A Ismael le gusta espiar a la mujer de su vecino, y Otilia suele reconvenirlo, avergonzada. Hasta que el ambiente idílico del pueblo se enrarece. Las desapariciones de algunos familiares extienden el miedo entre los habitantes de San José y parecen preludiar sucesos aún más graves. Una mañana, tras volver de un paseo, Ismael se entera de que unos soldados de no sabe qué ejército se han llevado a sus vecinos. Le cuentan también que su mujer lo ha estado buscando e intenta dar con ella en vano… Los ataques continúan y, cuando los acontecimientos se precipitan y se desata la violencia, los supervivientes deciden huir antes de que sea tarde. Pero Ismael opta por quedarse en el pueblo devastado. Una decisión que le revelará un destino oscuro e imprevisible.

Los ejércitos obtuvo el Premio Tusquets Editores de Novela 2006, fallado el pasado 29 de noviembre de 2006, en el marco de la Feria del Libro de Guadalajara.

 

Wilbert Torre. Ciudad de México, 1968. Ha sido reportero y corresponsal en Estados Unidos de los diarios Reforma, El Universal y La Crónica. Sus crónicas se han publicado en las revistas Letras Libres, Etiqueta Negra y Gatopardo. Ha asistido a talleres de narrativa con Gay Talese, Gabriel García Márquez, Christopher Lehmann Haupt y Tomás Eloy Martínez. En 2008 fue electo uno de los Nuevos Cronistas de Indias por la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano que fundó García Márquez. Vive en Washington DC, donde es corresponsal de Etiqueta Negra y el noticiero de Carmen Aristegui. Obama Latino es su primer libro. Todo por una manzana, el más reciente.

 

Zeitoun, de Dave Eggers.

El libro narra la odisea de un empresario de la construcción americano con raíces sirias, en los días aciagos del huracán Katrina. Eggers viajó a Siria y visitó durante cuatro años Nueva Orleans para entrevistar a los personajes de la historia y construir una narración intensa y reveladora. La odisea de Zeitoun es un pretexto para abordar una serie de hechos controvertidos post 9/11: la persecución de musulmanes, los abusos policiales y la violación de las garantías individuales en aras de la seguridad nacional en la nación más poderosa del mundo.

Ciudad de Dios.

Ciudad de Dios, de Paulo Lins.
Se trata de uno de esos contados y extraños casos en los que un libro supera su versión fílmica. Lins vivió en la favela ciudad de Dios y con una prosa que por momentos llega a ser bellísima, emotiva y humana, relata un infierno de drogas y muerte en el que están inmersos asesinos niños y adolescentes. Cada uno de ellos tiene un pasado caótico y una compleja personalidad que Lins trata con una gran sensibilidad, de manera que los personajes de su historia llegan a ser amorosos, odiados y temidos.

Brooklyn, de Colm Tóibín
Dos veces nominado al Man Booker Prize, Tóibín cuenta en esta novela la historia de Eilis, una chica de la provincia irlandesa que vive con su madre y su hermana. Su padre ha muerto y sus hermanos se mudaron a Inglaterra. Un sacerdote las visita y se ofrece a respaldar a Rose para que se vaya a vivir a Brooklyn. Eilis se muda, consigue un empleo en Fulton Street y su hermana Rose queda a cargo de su madre. Tóibín posee una extraordinaria cualidad para penetrar hasta las entrañas de sus personajes y mostrar al lector un retrato casi sicológico de sus deseos, frustraciones y miedos. En la novela irán surgiendo varios personajes entrañables: el sacerdote irlandés, el novio de Eilis, un americano descendiente de italianos que es fanático de los dodgers de Brooklyn; Rose, la carismática hermana, y un joven irlandés con el que Eilis se reencuentra en un inesperado viaje de retorno.

 

Paola Tinoco. Es coordinadora de producción y representante de la editorial española Anagrama en México, editora y compiladora de la antología de relatos De lengua me como un cuento para la editorial Axial, locutora para Radio Efímera, Radio Ibero y Permanencia Involuntaria. Ha publicado sus cuentos en revistas como Conceptos, Playboy o El perro, y en las antologías Relato breve de Oaxaca y Palabras malditas de Efímera Editorial. Oficios ejemplares es su primer libro.

Pétalos

Pétalos, de Guadalupe Nettel

Lo recomiendo además de por la magnífica ejecución de la autora en este género, por las historias que van de lo emocional a lo hilarante.

Que empiece la fiesta, de Niccolo Ammaniti.

Una tremenda novela narrada de una forma ligera y una historia en la que no paras de reflexionar y de reir.

Cuaderno de notas, de Anton Chéjov

Una recomendación ligerita, para dejar y retomar si se quiere ir a nadar (jeje), publicado por la editorial argentina La Compañía que ya se distribuye en México. Aquí se pueden encontrar anotaciones simples, o bien microcuentos, maravillas del maestro del cuento con un registro puntilloso y agradable.

Luis Muñoz Oliveira. Es doctor en Filosofía y profesor en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Su trayectoria en las letras es como ensayista, y también ha publicado poesía. Según su biografía en la solapa de Bloody Mary (su primera novela), nunca pudo escribir un cuento. Pueden seguirlo en Twitter (@munozoliveira) o en su blog Pechuga de Avestruz.

Las recomendaciones de Muñoz Oliveira son de 5 libros que suceden en hoteles, nada más apto para el verano:

Hotel Savoy.

Hotel Savoy, de Joseph Roth. Editorial Acantilado. Un prisionero de guerra, Gabriel Dan, que ha sido liberado tras 3 años de prisión, se hospeda en el Hotel Savoy para descansar unos días en su camino de regreso a casa. La vida y las historias de los huéspedes lo hacen alargar su estancia.

Carpe Diem, de Saul Bellow

En este libro lleno de humor, Bellow nos cuenta las desventuras de Wilhem, un hombre cuarentón caído en desgracia que ruega por el apoyo de su padre. Willhem vive en un hotel, el mismo donde se hospeda su padre. El final de la novela es memorable.

24 horas en la vida de una mujer, de Stefan Zweig.

Esta novela nos cuenta la atracción (no necesariamente sexual) de una mujer por un joven de manos inquietas. Sucede en un balneario de la Riviera Francesa. Él se siente acabado, sin futuro, suicida, ella quiere redimirlo.

Hotel DF, de Guillermo Fadanelli.

A través del Hotel Isabel –ubicado en el centro histórico de la ciudad– y de sus huéspedes, Fadanelli construye retratos de la inabarcable capital mexicana, que van desde los bajos fondos de Tepito, pasando por las cervecerías de Tacubaya, hasta los cafés de Polanco. Su prosa es cada vez más fina.

Muerte en Venecia, Thomas Mann.

Esta novela nos muestra la sublime obsesión de un escritor famoso por un adolescente. Es un retrato de un hombre que decide entregarse a la pasión y dejar atrás lo racional. Por supuesto, sucede en un hotel.

Antonio Ramos Revillas. (Monterrey, 1977) Es egresado de la carrera de Letras Españolas de la UANL. Tiene cuatro libros de cuentos publicados: Todos los días atrás, Dejaré esta calle, Sola no puedo, Habitaciones calladas, y las novelas infantiles Los cazadores de pájaros, Reptiles bajo mi cama e Ixel. Su primera novela El cantante de muertos.

Tigre, tigre.

Tigre, tigre, de Lynne Reid Banks

Es una cálida historia sobre un par de tigres que son llevados a la Roma de los Césares. Uno será regalado a la hija del emperador y el otro al Coliseo Romano. Es una historia fantástica sobre el amor, el respeto a los animales y la compasión. Es una historia que todo lector, desde joven hasta adulto puede disfrutar.

 

Caldo de buitre, de José Jaime Ruiz

Una reunión de epigramas, sentencias, relatos breves sobre la vida y el deseo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La matanza de Tlatelolco: qué pasó el 2 de octubre de 1968 en México

Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.
2 de octubre, 2020
Comparte

La historia que derivó en una masacre empezó con una pelea de estudiantes en el centro de Ciudad de México.

El grupo antimotines de la policía capitalina, conocido como Cuerpo de Granaderos, intervino para calmar la riña. Pero lo hizo de manera brutal.

Golpeó a decenas de estudiantes y testigos de la pelea. Persiguió a los jóvenes hasta las escuelas donde buscaron refugio y también allí agredió a alumnos y profesores que impartían clase.

Era el 23 de julio de 1968. En esa época la policía mexicana tenía fama de cometer abusos, pero la agresión a los estudiantes fue excesiva.

Cuatro días después, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) organizaron una marcha contra la violencia policial.

Pero la caminata, a la que se sumaron miembros del Partido Comunista Mexicano, fue reprimida por los granaderos.

A partir de ese momento empezó un movimiento estudiantil que en pocas semanas creció rápidamente. La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

Las autoridades reportaron autobuses quemados y el estallido de artefactos explosivos. Decenas de jóvenes fueron detenidos y en el Zócalo, la plaza central del país, se desplegaron tanquetas y decenas de militares.

Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

Colección Justina Lori
Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

El Ejército ocupó las instalaciones de la UNAM y el IPN, pero no logró contener el movimiento agrupado en el Consejo Nacional de Huelga (CNH).

El rector de la Universidad Nacional, Javier Barros Sierra, renunció en protesta por la invasión a la autonomía universitaria.

El movimiento sólo fue contenido hasta la tarde del 2 de octubre. Ese día se había convocado una nueva marcha de protesta que partiría de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

Cientos de soldados rodearon el sitio. Cuando los estudiantes anunciaban que se cancelaba la caminata para evitar violencia, inició una balacera contra la multitud.

Cincuenta años después, aún no está claro dónde empezaron los disparos. Tampoco se sabe realmente cuántas personas murieron o fueron heridas.

Pero el ataque se convirtió en un parteaguas en la historia del país. Desde el 2 de octubre de 1968 México fue otro, social y políticamente distinto al del día anterior.

La década anterior

Plaza de las tres culturas

Getty Images
La masacre tuvo lugar en la Plaza de las Tres Culturas de la Ciudad de México

Esta es la historia que se recuerda cada año durante el aniversario de la masacre.

Pero se habla poco del entorno social y político que había en el país por esos años, que motivó el acelerado crecimiento del movimiento estudiantil de 1968.

Un momento que explica también la fuerte reacción del gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Desde los años 50 y en la siguiente década, en el país se registró una serie de movimiento de médicos, ferrocarrileros, electricistas, campesinos y estudiantes.

En todos los casos, las protestas fueron disueltas por policías y militares.

Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como "alegre, creativo".

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como “alegre, creativo”.

Las movilizaciones estudiantiles de 1968 fueron consecuencia de ese largo proceso, explica Gilberto Guevara Niebla, uno de los fundadores del CNH.

“El movimiento de 68 no se comprendería si no se considera que en esa época existía un régimen autoritario y represivo”, le dice a BBC Mundo.

“Sobre todo en los años 60 hubo una sucesión de intervenciones militares en las universidades, que fue creando un ambiente de descontento y de malestar entre la juventud”.

Ese 1956, por ejemplo, los estudiantes del IPN protagonizaron una huelga que terminó con la ocupación militar de sus instalaciones. La vigilancia de los soldados permaneció durante un año.

Otro caso fue la huelga de 1963 en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, también disuelta por el Ejército.

Tlateloco

Colección Justina Lori
El rector de la UNAM en 1968, Javier Barrios Sierra.

Dos años más tarde, hubo una serie de paros y marchas de médicos y enfermeras en demanda de mejor salario. A las protestas se sumaron también estudiantes de la carrera de medicina.

Esos acontecimientos estaban muy presentes en el ánimo de los estudiantes en 1968, recuerda Rolando Cordera quien fue consejero por la Escuela de Economía ante el CNH.

Tlateloco

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

“En algunos que se convirtieron en dirigentes de la movilización existía algún tipo de memoria”, le dice a BBC Mundo.

“Antes de nosotros hubo otros mexicanos que habían reclamado más o menos lo mismo: cumplimiento de la ley, respeto a los derechos y la Constitución”.

“Vivíamos un mar de estímulos”

Pero el enojo por las intervenciones militares y la decisión de las autoridades para disolver las protestas son una parte de la historia tras el movimiento de 1968.

Ese año en Europa ocurrió una serie de protestas estudiantiles, sobre todo en Francia. Un elemento que influyó en México, pero su impacto fue menor a lo que sucedía en Estados Unidos, recuerda Guevara Niebla.

En ese país había una intensa oleada de protestas contra la guerra en Vietnam, la lucha por los derechos civiles de algunas minorías así como un creciente proceso de liberalización sexual y feminismo.

“Coincidieron muchos factores”, recuerda el fundador del CNH. “A través de la televisión sabíamos lo que ocurría en Estados Unidos y con los jóvenes de Francia”.

Manifestación de estudiantes en julio de 1968.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
“Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”, dijo Rolando Cordera.

“Los estudiantes de México vivíamos en un mar de estímulos que jugaron un papel decisivo para explicar la revuelta estudiantil”.

Rolando Cordera recuerda. “Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”.

“En el caso nuestro era un orden muy autoritario, que no respetaba las movilizaciones de reclamo social”.

Con tal escenario el movimiento estudiantil creció en poco tiempo. A las primeras manifestaciones, en julio de ese año, acudieron cientos de jóvenes.

Al paso de los meses aumentó el número de asistentes. En la llamada Marcha del Silencio, el 13 de septiembre, participaron más de 150.000 personas.

Tlatelolco

Getty Images
La matanza fue un parteaguas en la historia de México.

No todos eran estudiantes. El movimiento logró el respaldo de sindicatos, grupos de vecinos y hasta amas de casa. Las protestas se extendieron por varias ciudades del país.

Las demandas del CNH también cambiaron. Al inicio era la disolución del cuerpo de granaderos, eliminar de las leyes el delito de disolución social y castigo a los responsables de agredir estudiantes.

Luego el pliego petitorio incluyó la liberación de todos los presos políticos, y un diálogo público y abierto del Consejo Nacional con el gobierno federal.

Juegos Olímpicos

Más allá de la creciente inconformidad, ¿por qué ocurrió la masacre en Tlatelolco?

Hubo varios elementos, coinciden algunos historiadores. Ese 1968 México era sede de los Juegos de la XIX Olimpiada, programada para empezar el 12 de octubre de ese año.

Semanas antes del evento llegaron periodistas enviados por medios internacionales. Además sería la primera vez que los Juegos Olímpicos se transmitirían por satélite a todo el mundo.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.

Para ese momento, las protestas estudiantiles eran más intensas. Muchos periodistas empezaron a cubrir las movilizaciones.

No era la imagen de país que pretendía enviar el gobierno de Díaz Ordaz. Además, el presidente estaba convencido que los estudiantes formaban parte de una especie de conjura comunista en contra de los juegos.

La decisión fue enviar un mensaje contundente para terminar con la rebeldía de varios años, señala Guevara Niebla.

“Después de 1968, Díaz Ordaz declaró que al enfrentar el conflicto se habían agotado los recursos políticos y se tuvo que acudir a la fuerza”, recuerda.

“Lo que se quería era destruir de un solo golpe el movimiento estudiantil para dar paso a las Olimpiadas. La represión tuvo lugar diez días antes de que empezaran, estaban obligados a sofocar las protestas, pero lo hicieron de una manera brutal”.

Soldados en la UNAM.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
La represión fue brutal.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.