Modificaciones a Código Penal de Tabasco, atentan contra la libertad de expresión
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Modificaciones a Código Penal de Tabasco, atentan contra la libertad de expresión

El Congreso de Tabasco aprobó una ley que plantea castigar con hasta seis años de cárcel a quienes utilicen el servicio telefónico o redes sociales para dar aviso de alarma falsa
Por Kristian Antonio Cerino/ Corresponsal en Villahermosa.
1 de septiembre, 2011
Comparte

En Tabasco se castigará con prisión a quien difunda rumores sobre actos de violencia.

Las modificaciones aprobadas por el Congreso de Tabasco al Código Penal, en donde una persona podrá ser encarcelada por difundir un “rumor” o una información que “genere caos”, puede ser el preámbulo para obstruir la libertad de expresión.

Académicos y periodistas coinciden que el voto unánime para castigar con cárcel a quienes difundan una falsa información, por celular o redes sociales, u otro medio,  es con el fin de atemorizar a los comunicadores y a los ciudadanos que han encontrado en internet, la vía para manifestar sus desacuerdos o plantear sus criticas.

Alertaron que Tabasco, en lo inmediato, habrá de vivir un escenario semejante al de Veracruz, estado que encarceló a dos usuarios de redes sociales porque presuntamente generaron un caos ciudadano al publicar comentarios “alarmistas”.

Leobardo Marín, exbecario de la Fundación Prensa y Democracia y columnista de Tabasco, señala que el único fin al realizar las modificaciones al Código Penal del Estado es para “cuartar la libertad de expresión” y “controlar a los medios”

Marín, corresponsal de W Radio y un usuario de Twitter en donde le siguen mil 275 personas, lamenta que esta decisión de los diputados locales, misma que entrará en vigor cuando se publique en el Diario Oficial del Estado, no esté preocupando a los ciudadanos y sólo a algunos periodistas.

“Si algunos periodistas al estar limitados en sus medios,  usan las redes sociales para opinar, ahora se busca atemorizarlos para que ya no escriban en las redes”, añade.

Para Hugo Macías Morales,  maestro en Comunicación por la Ibero y columnista en el Heraldo de Tabasco, “más allá de evitar un caos ciudadano (con rumores), yo creo que se violentan las libertades de expresión y el ejercicio periodístico se ve cuartado”.

La preocupación es que si el gobierno local busca impedir que en redes sociales, como en  cualquier otro medio, los ciudadanos publiquen mensajes falsos, esto también pueda afectar a los periodistas, que al redactar sus informaciones, emplean filtraciones o protegen a sus fuentes.

Gerardo Meléndez, experto en periodismo Político por  la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, explica que el poder juzgar un rumor no será nada fácil:

–¿Cómo establecemos los parámetros para juzgar el rumor? –se pregunta.

En su experiencia periodística, precisa, el rumor siempre es y ha sido una estrategia política y el rumor también se ha usado para cosas positivas.

“Cómo evaluar los efectos del rumor. Esta evaluación sería subjetiva. Un buen rumor en periodismo, es una gran noticia confirmada”, recuerda.

En Tabasco, un estado con más de  2 millones de habitantes y una tierra que está plagada de periódicos y revistas, este tema se ha discutido poco. Las modificaciones al Código Penal del Estado no ha generado el debate que se requiere.

Diarios como Tabasco Hoy y La Verdad del Sureste le han dado una especial atención ante la gravedad de la problemática.

La verdad del Sureste tituló: Congreso tipifica como “delito” difundir rumores. Y Tabasco Hoy: Aprueban Ley contra rumor; cuartará libertades.

Nancy Cruz, editora de diarios digitales y analista de los efectos de la comunicación, sostiene que el poder político de Tabasco sólo tiene un propósito: Cerrar el camino de la libertad de expresión.

“La ineptitud de las autoridades es lo que genera la incertidumbre en el ciudadano,  si las autoridades cumplieran su trabajo, y tuvieran un nivel de credibilidad ante los ciudadanos, nadie, absolutamente nadie, podría venir a propagar un rumor a través de ningún medio de comunicación”.

Cruz, egresada de la Licenciatura en Comunicación por la UJAT,  lamenta que con estas medidas intimidatorias se busque opacar a la opinión pública.

“Yo nunca he visto que se castigue a un periódico de nota roja por difamar a un ciudadano a través de sus páginas”.

Asimismo, el periodista cultural, Juan López, afirma que estas modificaciones al Código Penal debieron ser en otro sentido:

“Pero del notarojismo y del sexoservicio descarado de algunos medios, no se dijo nada”. Esto porque en Tabasco circulan un par de diarios de Nota Roja en donde se publican constantemente fotografías de muertos y se incluye entre sus páginas  anuncios de tipo sexual.

Sobre el tema,  José Dolores Espinoza, diputado que impulsó la reforma,  aclara que se tendrá un equipo especial para detectar a quienes intenten  generar pánico entre los ciudadanos, sobre todo a través de las redes sociales de Facebook y Twitter.

“En su momento se va a definir cuál es la forma en que se va a detectar en redes sociales”, agregó el presidente de la Comisión de Seguridad Pública, Protección Civil y Procuración de Justicia.

En la prensa local, Joel Alberto García, un experto en leyes, cuestiona esta reforma y asegura que en el fondo se pretende frenar la libertad de expresión en redes sociales bajo el argumento que se tiene que detener “la rumorología”.

Desde que inició el año, el gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, anunció que controlaría “la rumorología” y esto ya comenzó con la iniciativa que envió al poder Legislativo, según da cuenta el sitio web del Congreso de Tabasco.

El gobernador Granier, en la exposición de motivos leída en el Congreso, rechaza que su iniciativa “de ninguna manera vulnera la garantía de libertad de expresión”, porque los ciudadanos que viven en el estado tienen “el inalienable derecho de manifestar libremente sus ideas sin temor a represión alguna”. Así lo transcribió el periodista Julio Pretelín en el diario La Verdad del Sureste.

Primero, con estas modificaciones al Código Penal, se pretendía castigar a los bromistas que hablaban a la policía local para denunciar delitos falsos, pero después se le agregó un castigo ejemplar a los propagadores del rumor. Incluso, desde el mes de mayo, el gobierno local lanzó una campaña de medio para frenar el rumor sobre falsos tiroteos, crímenes o secuestros.

Hasta 6 años de cárcel en Tabasco por “falsas alarmas” en redes sociales

“A quien utilice el servicio telefónico o cualquier medio de comunicación masiva para dar aviso de alarma o emergencia falsa, provocando con ello la movilización o presencia de servicios de emergencia o cuerpos de seguridad pública, o provoque caos o inseguridad social, se impondrá prisión de seis a dos años y de cincuenta a trescientos días de multa”, así quedó el artículo 312 bis del Código Penal del Estado.

En tanto, los periodistas críticos del gobierno local, temen que se vaya a desatar una cacería por los comentarios “incómodos” que escriben diariamente en las redes sociales.

El Congreso de Tabasco aprobó una ley que plantea castigar con hasta seis años de cárcel a quienes utilicen el servicio telefónico o cualquier medio de comunicación masiva, incluyendo redes sociales para dar aviso de alarma falsa que pueda provocar pánico y caos social.

Con el dictamen se adiciona el Artículo 312 bis al Código Penal del Estado, para tipificar las llamadas o avisos falsos, a los servicios de alarma o emergencia y el cual fue aprobado por unanimidad.

“A quien utilice el servicio telefónico o cualquier medio de comunicación masiva para dar aviso de alarma o emergencia falsa, provocando con ello la movilización o presencia de servicios de emergencia o cuerpos de seguridad pública, o provoque caos o inseguridad social, se impondrá prisión de seis a dos años y de cincuenta a trescientos días de multa”, dice textualmente el nuevo artículo.

La aprobación de esta ley se presenta el mismo día que un juez penal en Veracruz dictó auto de formal prisión contra la periodista María de Jesús Bravo Pagola y el tuitero Gilberto Martínez Vera, detenidos el viernes 26 de agosto por representantes la Procuraduría General de Justicia en Veracruz (PGJV), luego de ser acusados  por la presunta comisión de los delitos de sabotaje y terrorismo.

El Juez de la causa determinó que las pruebas presentadas por el Ministerio Público, adscrito a la PGJV, si demostraban la probable responsabilidad de los inculpados, acusados de producir “alarma, temor, (y) terror” contra la población del puerto al difundir mensajes, a través de las redes sociales Twitter y Facebook, en los que advertían que grupos armados estaban atacando a  alumnos y padres de familias que se encontraban en centro escolares de la zona Veracruz-Boca del Río

Los dos tuiteros  fueron arrestados la semana pasada por la Agencia Veracruzana de Investigaciones (AVI) del gobierno del priista Javier Duarte acusados de actos terroristas por el gobierno y por “sembrar el pánico” entre ciudadanos de Veracruz, al asegurar que el crimen organizado atacaría escuelas, lo que provocó que fueran cerrados los centros de estudio.

Con información de Tabasco Hoy.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El baile de los 41: la fiesta en México que desató un escándalo hace más de un siglo

Se estrena la película "El baile de los 41", basada en el escándalo que sacudió a México a inicios del siglo XX y marcó decenas de vidas para siempre.
18 de noviembre, 2020
Comparte

Desde hace más de cien años, algunos mexicanos asocian el número 41 con la homosexualidad masculina.

El origen es un baile al que acudieron 42 hombres la noche del 17 de noviembre de 1901 en el centro de Ciudad de México.

La mitad vestía ropa de mujer. Varios de ellos eran personas adineradas y formaban parte de la élite social de esos tiempos.

El festejo fue interrumpido por la policía, que arrestó a casi todos: solo uno logró escapar.

El caso fue uno de los mayores escándalos sociales de la época conocida como el ‘Porfiriato’, pues el presidente era Porfirio Díaz.

De hecho, según una leyenda muy conocida en México, quien logró escapar esa noche era su yerno, Ignacio de la Torre y Mier.

Este mes de noviembre, la historia llegó a la pantalla grande gracias a la película “El baile de los 41”, protagonizada por Alfonso Herrera en el papel del marido de la hija del presidente mexicano.

Durante más de un siglo, la identidad del resto de los detenidos no se conoció.

Hasta que el abogado Juan Carlos Harris, quien se define como “historiador frustrado”, localizó los nombres de siete de ellos en los archivos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Las personas identificadas porque promovieron amparos contra su conscripción forzada en el Ejército son: Pascual Barrón, Felipe Martínez, Joaquín Moreno, Alejandro Pérez, Raúl Sevilla, Juan B. Sandoval y Jesús Solórzano.

Pero Harris encontró algo más: una serie de abusos y violaciones contra los detenidos que, más de un siglo después, comenzó a develarse.

Detención ilegal

El escándalo de 1901 se conoce como “El baile de los 41 maricones”. Este baile tuvo lugar en la calle de La Paz, en lo que hoy es el Centro Histórico de la capital y cerca de Palacio Nacional, la residencia del presidente.

Según los diarios de la época –la única fuente documental del caso– un policía escuchó ruido en una casa a las tres de la madrugada, y al asomarse descubrió a las parejas.

Entonces pidió refuerzos para detenerlos, algo que según el abogado Harris era ilegal.

“No existía un motivo para haberlos detenido”, le dijo a BBC Mundo.

“Jurídicamente, la homosexualidad como tal nunca ha estado prohibida en México”.

Pero casi todos fueron arrestados excepto el yerno de Porfirio Díaz, según la creencia popular, cuyo nombre habría sido borrado de la lista para evitar el escándalo político.

Luego fueron obligados a barrer las calles de la capital mexicana con la ropa del festejo, algo que también fue ilegal, pues ninguna ley establecía esa sanción.

Otro abuso fue el escarnio en los periódicos. Incluso se publicó una canción para burlarse de ellos.

Actores de la pelicula "El baile de los 41"

IMDB
Alfonso Herrera (derecha) da vida al marido de Amada Díaz, hija del presidente Porfirio Díaz, en la película “El baile de los 41”.

La composición se llamó ‘El corrido de los 41’ y fue acompañado con grabados de José Guadalupe Posada.

El artista es uno de los grabadores más importantes de México, autor del famoso personaje ‘La Catrina’ que elegantemente representa a la muerte.

Con ese escándalo nació la ‘Leyenda de los 41’. Pero aquí no termina la historia.

Trágico destino

En las horas siguientes a la redada, varios de los detenidos fueron puestos en libertad.

Juan Carlos Harris cree que pagaron a la policía y las autoridades de la capital para conseguirlo.

Fue el caso de los más adinerados o quienes formaban parte de familias conocidas en el entorno social del ‘Porfiriato’.

Manos entrelazadas con una bandera mexicana.

Getty Images
Algunos mexicanos asociaron el número 41 a la homosexualidad.

El resto, sin tantos recursos, fueron incorporados por la fuerza en el Ejército.

Varios fueron enviados a combatir en la ‘Guerra de Castas’ que en ese entonces se libraba en Yucatán, en el sureste del país.

“Fue una especie de destierro y la única forma que encuentran para hacerlo es metiéndolos al Ejército, una especie de leva”, según el abogado.

No se conoce el destino final de ellos, aunque según Harris y algunos historiadores que investigaron el tema, murieron en las batallas.

Aunque no se ha documentado, es muy posible que dentro del Ejército hayan sufrido abusos porque nunca se ocultó a los soldados la razón de su reclutamiento, dijo el abogado.

“Fueron detenidos, sufrieron un escarnio fuertísimo”, explicó. “Es una cuestión muy grave y no nada más las tonterías que ciertos grupos sociales lanzan”.

Más de un siglo después

¿Por qué algunos mexicanos asociaron el número 41 a la homosexualidad?

Una de las razones es el escándalo que significó el baile y la cantidad de personas detenidas, explican historiadores.

Pero también influyó la posición social de algunos participantes, según Harris. El escarnio que se desató fue una especie de venganza social.

Una reacción de molestia por lo que en la época se conocía como “la decadencia de los lagartijos”, el apodo de entonces a las personas adineradas del Porfiriato.

Y también evidencia el profundo cariz de homofobia que incluso ahora, más de un siglo después del baile, permanece en algunos sectores del país.

Por eso es importante identificar a quienes fueron detenidos, dice el abogado, pero sobre todo recordar cuál fue su destino.

“Hay intentos muy serios, muy graves de retroceso, incluso buscando la supresión de derechos civiles”, explicó.

“A lo mejor no entendemos lo que eso significa. Es algo muy grave”.

* Este artículo fue originalmente publicado en 2017 y actualizado con motivo del estreno de la película “El baile de los 41”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EpHxqm8kCXI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.