El candidato de la "mano dura" contra el narco aventaja por la presidencia de Guatemala
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El candidato de la "mano dura" contra el narco aventaja por la presidencia de Guatemala

12 de septiembre, 2011
Comparte

Otto Pérez Molina, candidato presidencial, y su compañera de fórmula, Roxana Baldetti, con Carlos Slim en agosto pasado. Foto: Prensa Libre-Guatemala.

El general retirado Otto Pérez Molina candidato presidencial del Partido Patriota tenía en la madrugada del lunes un 32 por ciento de los votos, colocándose en el primer puesto de las elecciones presidenciales luego del conteo parcial de más de 3.236 mesas, cerca del 20 por ciento de las 16.668 juntas receptoras de votos.

“Vamos a redoblar los esfuerzos, ahora que pasamos a la segunda vuelta”, dijo Pérez Molina al conocer los resultados preliminares.

Le sigue con un 22 por ciento el empresario Manuel Baldizón, del partido Liberdad Democrática Renovadora (Lider) y el matemático Eduardo Suger del Compromiso, Renovación y Orden (CREO) con 14 por ciento de los votos. Los magistrados dieron una segunda conferencia de prensa en las primeras horas del lunes para informar de estos datos.

“Estos resultados son preliminares y no marcan ninguna tendencia”, dijo en una conferencia de prensa el magistrado del Tribunal Supremo Electoral Elder Ulises Gómez.

El padrón electoral consta de 7,3 millones de votantes en este país de 14,7 millones de habitantes. Villagrán dijo a periodistas al mediodía que, durante un recorrido por varios centros de votación, pudo comprobar que la afluencia de votantes es superior en algunos casos al 50%.

Los electores acudieron desde temprano a los recintos de votación, abiertos a las 7:00 horas, debido en parte a la posibilidad de lluvias por la tarde.

Los resultados preliminares reflejan que Pérez, ex oficial de los servicios de espionaje, está muy por debajo del 42% que le otorgaron los sondeos de opinión publicados por los medios en los días previos a los comicios. El militar retirado, de derecha, necesita 50% de los votos válidos para alzarse ganador en la primera vuelta. El próximo presidente servirá un mandato de cuatro años a partir de enero.

Luego de ejercer su voto en una escuela en un barrio popular de esta capital, Pérez aseguró que “no descartamos la posibilidad de que podamos ganar en primera vuelta… va a ser la voluntad de Dios y del pueblo de Guatemala, pero no lo descartamos”.

Las encuestas situaban en el segundo lugar al también derechista Manuel Baldizón, un magnate del norteño departamento de Petén, con poco más de 20% de la intención de voto. En tercer lugar las encuestas pusieron al matemático Eduardo Suger, con cerca de 12% de la intención de voto.

“Voto porque es mi deber, porque soy guatemalteco, pero también para que se componga tanta violencia, corrupción, impunidad y falta de empleo en mi país”, dijo Luis Eduardo Rodríguez Contenti, un veterinario de 68 años que trabaja en Petén.

“Mi trabajo ha disminuido en un 60%, en particular después de lo de marzo”, enfatizó. En marzo, 27 personas fueron decapitadas en Petén. Las autoridades responsabilizaron del hecho al cártel del narcotráfico conocido como Los Zetas.

Tanto Pérez como Baldizón han centrado su campaña en ofrecer seguridad y empleo a los guatemaltecos.

Con 45 asesinatos por cada 100.000 habitantes, Guatemala es uno de los países más violentos de la región según un informe del Banco Mundial.

Entre los retos que tendrá el próximo presidente estará combatir al cártel de Los Zetas. En las provincias de Cobán y Petén, el gobierno de Alvaro Colom tuvo que declarar estado de sitio y enviar al ejército para recobrar el control. Guatemala es uno de los principales puntos de paso de la cocaína producida en Sudamérica en su ruta hacia el mercado estadounidense.

Pérez ha buscado distanciarse de la imagen de militar de línea dura con que sus opositores lo presentan. En la campaña de 2007, cuando perdió por escaso margen frente a Colom, el general retirado se posicionó en la mente de los votantes como “El Mano Dura”, ofreciendo un combate frontal a la delincuencia. Este año suavizó el mensaje y ha asegurado que la “mano dura” se refiere a tener carácter y decisión.

Baldizón también ha centrado su oferta electoral en la seguridad. Prometió reinstalar la pena capital y televisar los fusilamientos. Además, ofreció obligar a los empresarios a pagar un salario anual extra a sus empleados y hasta dijo que durante su eventual mandato Guatemala clasificaría por primera vez en su historia para una Copa Mundial de Fútbol.

Baldizón se benefició de la ausencia de la ex primera dama Sandra Torres, quien se divorció en abril para esquivar la ley que prohíbe a los parientes del presidente competir por la Presidencia. Luego de una larga batalla legal, sus opositores lograron que la Corte de Constitucionalidad impidiera la candidatura de Torres.

Es la primera vez desde el retorno de la democracia en que el partido de gobierno no compite con un candidato presidencial.

El resto de la intención de voto que no acaparan Pérez y Baldizón, se reparte entre otros ocho candidatos, entre los cuales está la Premio Nobel de la Paz 1992 Rigoberta Menchú, la única candidata de izquierda, quien tiene un 2,6% de las intenciones de voto, según una encuesta.

Es la séptima vez que hay elecciones libres en el país desde el retorno de la democracia en 1986 luego de décadas de gobiernos dirigidos por militares.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Medio ambiente: ¿cuál es el veredicto de los científicos sobre lo acordado para frenar el cambio climático?

Científicos consultados por la BBC temen que los políticos no cumplan sus promesas. Y recuerdan que "ya estamos en un nivel peligroso de calentamiento global".
18 de noviembre, 2021
Comparte

Los científicos y los principales expertos sobre el clima expresaron preocupación por los resultados de la COP26, la cumbre sobre el cambio climático que tuvo lugar este mes en Glasgow.

Expertos consultados por la BBC elogiaron que los países hayan acordado reunirse nuevamente el próximo año para prometer recortes de emisiones más profundos.

También dieron la bienvenida a los acuerdos sobre bosques, innovación y las reducciones de las emisiones de metano provenientes de la extracción de combustibles fósiles y la ganadería.

Pero los científicos temen que los políticos no cumplan sus promesas. Y aseguran que la meta de contener el aumento de temperatura a 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales es poco ambiciosa.

Los expertos destacan que la temperatura del planeta aumentó hasta ahora 1,1 ° C en promedio, y solo ese incremento ya ha puesto al mundo en un estado de calentamiento peligroso, con temperaturas récord, incendios forestales, inundaciones y sequías.

El profesor David King, exasesor principal del gobierno británico en temas científicos, me dijo: “Por supuesto, el calentamiento global ya está en un nivel peligroso. Las temperaturas en el verano en las regiones polares fueron de 32 °C. Los bosques estaban en llamas”.

“Incluso si recortamos las emisiones por completo, todavía estaríamos en un lugar difícil debido a la cantidad de gases de efecto invernadero que ya hay en la atmósfera”.

Un mensaje similar es expresado por Piers Forster, autor principal del informe de agosto del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC, por sus siglas en inglés).

La gente ya está muriendo y las especies se están extinguiendo con las temperaturas actuales“, afirmó Forster. “Ya estaremos atrapados en un aumento del nivel del mar durante los próximos siglos”.

“1.5 °C se ha convertido en el talismán de lo más seguro que podemos esperar para este siglo. Pero cuanto más aprendemos, más nos damos cuenta de que no existe un límite seguro (para las emisiones)”, agregó Forster.

Planta emitiendo CO2

Getty Images
China e India presionaron para cambiar el compromiso de “eliminar gradualmente” las plantas a carbón por el de “reducir gradualmente”.

Los científicos que contactamos aprecian que la COP haya ofrecido algunas soluciones prácticas.

Es un alivio que, después de 22 COP anteriores, por fin se haga referencia a la necesidad de eliminar gradualmente los combustibles fósiles, aunque hay consternación de que India y China debilitaran el texto del compromiso sobre el carbón en el último minuto. Y hay temores generalizados de que los políticos no cumplan sus promesas.

La profesora Gail Whiteman, fundadora de Arctic Basecamp, un grupo de científicos expertos en el Ártico, dijo que la cumbre había producido “resultados mixtos”.

“Hay muchas promesas bastante buenas sobre la mesa, pero ¿habrá suficiente acción? No lo sé. Estoy preocupada”, señaló Whiteman.

Y el profesor Tim Lenton, del Instituto de Sistemas Globales de la Universidad de Exeter, en Inglaterra, afirmó: “En el lado positivo, la coalición de la sociedad civil, las empresas, las finanzas, las ONGs y otros en torno a la COP26 está comenzando a impulsar un progreso real”.

“Pero todavía nos dirigimos hacia más de 2 °C de calentamiento global, y esto corre el riesgo de desencadenar múltiples puntos de inflexión climáticos (puntos a partir de los cuales un sistema comienza a comportarse de una manera completamente diferente y sin retorno a las condiciones iniciales)”.

Todavía estamos en una crisis climática“, enfatizó Lenton.

“Todos necesitamos persuadir a nuestros líderes políticos para que se unan a nosotros en una gran transformación”, agregó.

“El proceso de política internacional avanza más lento que los cambios en el sistema climático”.

Frans Timmermans mostrando la foto de su nieto en la COP

Reuters
Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea, mostró la foto de su nieto al hablar en la COP: “Si fallamos, él deberá pelear con otras personas por agua y comida. Esto es personal, no es un tema de política”.

Es esa brecha, entre la política, la acción y la ciencia, lo que alarma a los expertos en el clima.

Reino Unido, por ejemplo, es reconocido como un líder mundial en temas ambientales, y estableció un objetivo nacional de lograr el cero neto de emisiones para 2050.

Pero el gobierno británico ha fracasado sistemáticamente en alcanzar sus objetivos previos sobre el cambio climático. Y si bien es alabado por políticas como la eliminación gradual de los automóviles convencionales, no ha introducido cambios significativos para reducir las emisiones a nivel de los hogares, con mejores materiales aislantes y sistemas de calefacción más eficientes.

El gobierno británico quiere además aumentar el número de vuelos en contra de la recomendación de sus propios asesores, está permitiendo un nuevo campo de explotación de petróleo cerca de las Islas Shetland, en el Atlántico Norte, e impulsa el polémico proyecto HS2, que prevé la construcción de una línea ferroviaria de alta velocidad que unirá a Londres con varias ciudades a lo largo de más de 500 kms.

Para asombro de los científicos, el ministro de Economía Rishi Sunak no mencionó el cambio climático al anunciar un nuevo presupueto en vísperas de la COP26.

¿Demasiado poco y demasiado tarde?

El primer ministro británico Boris Johnson, mientras tanto, continúa insistiendo en que los recortes de emisiones se pueden lograr solo a través de innovaciones en tecnología, con poco o ningún cambio en el comportamiento de las personas.

Esto va en contra del propio Comité Asesor de Cambio Climático del gobierno británico, que insiste en que los objetivos de recorte de emisiones para 2030 no se pueden alcanzar sin una combinación de ambos factores.

John Kerry en la cumbre de cambio climático rodeado de otros miembros de su delegación

PA Media
John Kerry, en el centro de la foto, dijo que el aumento de temperatura podría contenerse en 1,8 °C.

Hay similares “enredos” a nivel de políticas en Estados Unidos. El presidente Joe Biden sigue intentando que sus medidas ambientales sean aprobadas por el Congreso.

Y su programa de infraestructura de un billón de dólares para carreteras, puentes, aeropuertos y puertos generará muchos millones de toneladas de gases de invernadero, ya que requerirá producir grandes cantidades de hormigón y acero. Las nuevas infraestructuras permitirán, además, más tráfico en el futuro.

Biden lideró el pacto para reducir las emisiones de metano en la COP26, pero no igualó la promesa de Johnson sobre los automóviles convencionales. Y los estadounidenses todavía siguen comprando enormes autos todoterreno.

El enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry, estima que si las naciones realmente concentran sus esfuerzos en lograrlo, el aumento de temperatura podría contenerse en 1,8 °C. Pero los científicos afirman que esa meta equivale a “demasiado poco, demasiado tarde”.

El profesor Richard Betts, del Centro Hadley del Servicio Meteorológico de Reino Unido, me dijo: “Aún podríamos evitar mayores impactos del cambio climático con mayor ambición“.

“Pero hasta que dejemos de acumular dióxido de carbono en la atmósfera seguiremos calentando el clima y causando riesgos e impactos cada vez más graves”.

Ed Hawkins, profesor de ciencia del clima en la Universidad de Reading, advirtió: “Hay una pendiente, en la que ya nos estamos deslizando. Cuanto antes dejemos de deslizarnos, a través de reducciones profundas, sostenidas e inmediatas de las emisiones de gases de efecto invernadero, menos graves serán las consecuencias “.

Manifestantes en Londres con un cartel que dice "mientras los políticos pretenden, nuestro hogar se está quemando".

Getty Images
Manifestantes durante la COP26. El cartel dice: “Mientras los políticos pretenden, nuestro hogar se está quemando”.

Un cuestionamiento aún más grande proviene de Julian Allwood, profesor de ingeniería y medio ambiente en la Universidad de Cambridge.

Allwood me dijo que las soluciones que se discutieron en Glasgow dependen de lograr cantidades poco realistas de electricidad limpia, mecanismos de captura de carbono y quema de biomasa.

“Si se comparan esas cantidades con lo que está disponible hoy, aún teniendo en cuenta cualquier tasa de crecimiento plausible, no hay posibilidad de llegar a esas magnitudes esperadas”.

“Por lo tanto, necesitamos un conjunto diferente de políticas, como por ejemplo disminuir a la mitad el consumo de electricidad. Debemos además reducir los vuelos, el transporte, la producción de cemento y el número de ganado rumiante porque no hay forma de lidiar con ellos”.

Es un mensaje poco agradable para los políticos que quieren estabilizar el clima introduciendo apenas retoques menores a la política de “todo sigue igual”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/user/bbcmundo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.