Integrantes del gabinete, en costosas y riesgosas dietas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Integrantes del gabinete, en costosas y riesgosas dietas

La Jornada publica hoy que México refleja en su clase política que un país que se volvió de talla extra. Desesperados por reducir peso en tiempo breve se someten a costosas dietas, algunas de alto riesgo
26 de septiembre, 2011
Comparte

Ernesto Cordero, uno de los dietistas, en Oaxaca el 21 de septiembre. Foto: Cuartoscuro.

La Jornada publica hoy que México refleja en su clase política que un país que se volvió de talla extra. Desesperados por reducir peso en tiempo breve se someten a costosas dietas, algunas de alto riesgo, según médicos y nutriólogos, por la rapidez de sus resultados. Pierden ocho o 10 kilos en un mes con licuados o, como dice una de sus doctoras, con alimentoscomo de astronauta. ¿Imagen, salud, moda? ¿Qué conduce a un político y en especial a los integrantes del gabinete de Felipe Calderón a seguir métodos tan radicales?

Estaba muy gordo, responde tajante el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, quien se deshizo de más de 20 kilos en cinco meses y parece lucir más cómodo con su nuevo aspecto. Siete de cada 10 mexicanos mayores de 20 años de edad en México tienen sobrepeso u obesidad, incluidos varios políticos. Sólo que ellos han podido pagar costosas dietas, cuyos resultados son asombrosos por la velocidad de la reducción de tallas, pero que en algunos casos no se apegan a las recomendaciones de la Secretaría de Salud de llevar procesos paulatinos. Algunos lograron estilizar su figura con una dieta proteinada denominada Pronokal (proteínas, no calorías), traída por una empresa española a México hace dos años y cuyo costo es hasta de 12 mil pesos mensuales.

Otros con un tratamiento todavía más costoso, que puede ser superior a 20 mil pesos, ofrecido en la Clínica de Obesidad del Hospital ABC. Tentaciones para los colaboradores de Calderón sobran. En el momento de la entrevista, Meade, al igual que el secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora –también ha reducido varios kilos–, son comensales en un banquete en el Castillo de Chapultepec. Para agasajar a la presidenta de Costa Rica y a los invitados, los meseros sirven filete de res, calóricos postres y vinos mexicanos, pero algunos asistentes apenas comen o ven pasar los platillos. Tomaron antes sus concentrados de proteínas y muchas pastillas de sodio, potasio o vitaminas.

De un día para otro algunos integrantes del equipo presidencial comenzaron a verse muy grandes en sus trajes. Disciplinados, siguieron los consejos de sus nutriólogos y médicos, de no comprarse ropa en tanto siguieran en tratamiento. Cuando Blake se estrenó en el cargo, el 15 de julio de 2010, sus trajes le quedaban más justos; hoy casi nada en ellos. Uno de sus colaboradores deja ver cierta preocupación cuando comenta que su jefe perdió 26 kilos en cinco meses por tomar licuaditos. Luego se pregunta si no recuperará peso cuando coma normal. Entre los subalternos se dan especies de competencias sobre quién ha bajado más peso. Unos dicen que Alejandro Poiré, otros que el secretario de Gobernación.

Lea la nota completa en La Jornada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 factores que predicen el éxito de las relaciones de pareja (y por qué el amor no es uno de ellos)

Científicos siguen tratando de encontrar el secreto de la felicidad en las relaciones de pareja.
19 de septiembre, 2020
Comparte

Puede que el corazón tenga razones que la razón no entiende, pero eso no les ha impedido a los científicos seguir tratando de encontrar el secreto de la felicidad en las relaciones de pareja.

Y gracias a la ayuda de la inteligencia artificial un equipo internacional de 85 investigadores cree haber identificado los principales factores detrás de una relación satisfactoria.

El estudio -el más extenso de su tipo a la fecha- utilizó algoritmos de aprendizaje automático para analizar los casos de casi 12.000 parejas contenidos en 43 bases de datos de 29 laboratorios diferentes.

“Básicamente analizamos toda la información que pudimos encontrar sobre el tema”, le dijo a BBC Mundo Paul W. Eastwick, profesor de psicología de la Universidad de California (EE.UU.) y uno de los coordinadores de la investigación.

Y una de sus principales conclusiones es que las características individuales no son tan determinantes a la hora de predecir el éxito de una relación como los juicios que uno se hace sobre esta.

De hecho, según el estudio, no hay nada más importante para la bienandanza de una relación que la convicción de que el otro integrante de la pareja está comprometido con la misma.

Otro predictor importante es el nivel de intimidad: en palabras de Eastwick, “esa sensación de que tu pareja te entiende y que realmente entiende quién eres”.

Y entre las cinco principales “predictores específicos a la relación” también están el nivel de gratitud o reconocimiento, la propia satisfacción sexual y la percepción de satisfacción con la relación que tenga el otro miembro de la pareja.

Mujer enamorada

Getty Images
Curiosamente, el amor no está en el “top 5” de los factores de éxito.

“Los propios juicios de las personas sobre la relación en sí, como cuán satisfechos y comprometidos sentían que estaban sus parejas, o cuán agradecidos se sentían hacia ellos, explicaron aproximadamente el 45% de su satisfacción“, es el resumen de los principales hallazgos del estudio publicado en la edición de agosto de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, PNAS.

En contraste, las diferencias individuales solamente dieron cuenta del 21% de la satisfacción en las relaciones analizadas.

Factor distal

“Los predictores individuales tienen que ver con lo que uno piensa sobre sí mismo y, en principio, son independientes a cualquier relación; por ejemplo, eso que acostumbramos llamar personalidad o las ideas abstractas que uno puede tener sobre cómo le gustaría que fuera su pareja romántica”, explica Eastwick.

Pareja

Getty Images
Lo que uno piensa de uno mismo no es tan importante como lo que piensa del otro.

“En contraste, los predictores específicos a la relación son constructos que requieren que pensemos en una persona en particular, usualmente nuestra pareja: esta es una persona en la que puedo confiar, alguien a quien quiero, alguien que me aprecia… Y tienen dos o tres veces más impacto a la hora de predecir qué tan satisfecho se está con la relación que las diferencias individuales”, le dijo a BBC Mundo.

Esto no significa que las diferencias individuales -que incluyen entre sus principales predictores satisfacción con la vida, negatividad, depresión y problemas de apego– no juegan un rol en la felicidad de una pareja.

Pero, como explica Eastwick, lo hacen sobre todo mediando la propia experiencia y condicionando el juicio que uno se puede hacer de la relación, que es lo que termina importando.

“Por ejemplo, si soy un misántropo entonces lo más probables es que no confíe en la gente y por lo tanto no pueda ser feliz en mi relación”, ilustra el profesor de la Universidad de California en Davis.

Pero para el éxito de la relación el factor clave no es tanto la misantropía, que sería un factor distal, como la confianza, un predictor importante que, como el amor, no alcanzó en el “top 5” pero sí en el “top 10” en términos de importancia.

¿Fue esa relativamente baja clasificación una sorpresa para los investigadores?

Amor

Getty Images
El amor es lo que se busca.

“Al amor de hecho le fue muy bien, lo que pasa es que es algo tan parecido a la satisfacción, a lo que estábamos tratando de predecir, que en muchos casos no lo incluimos siquiera como candidato”, explica Eastwick.

“En otras palabras, no es que no importe, es que es esencialmente lo que estábamos buscando“, le dice a BBC Mundo.

Y el psicólogo también insiste en que el hecho de que el estudio hable de “predictores” no significa que se sientan capaces de predecir el futuro.

“No somos adivinos”, dice. “Pero los aspectos de las relaciones que destacamos son cosas en las que uno puede trabajar y mejorar y así mejorar su relación en el presente”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VtZC2ETz-Mk

https://www.youtube.com/watch?v=8baztTZxkQo

https://www.youtube.com/watch?v=JwghZEmvmb8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.