Los misterios de la masacre de San Fernando
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los misterios de la masacre de San Fernando

Por Omar Granados
24 de septiembre, 2011
Comparte

Presuntos autores materiales de la masacre de San Fernando. Foto: Cuartoscuro.

Hace trece meses el asesinato masivo de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, oscureció aún más el panorama de inseguridad en el noreste mexicano, inaugurando hallazgos de cuerpos mucho más numerosos que los conocidos hasta aquel momento. A este hallazgo le siguieron  aún varias fosas comunes con cientos de víctimas.

A principios de este mes el periodista independiente dedicado a la investigación y especializado en incidentes humanitarios internacionales, Gary Moore, llegó a San Fernando para acabar con sus dudas sobre el caso de San Fernando. Moore llegó al lugar hace unos días y escribió un relato de su percepción del ambiente en el municipio.

Para el reportero estadounidense, los archivos parecen confirmar que el suceso de agosto de 2010 en San Fernando es la mayor matanza -en un solo incidente- en la historia moderna de Norteamérica, desde la Revolución Mexicana. Sin embargo, recuerda también que en marzo y abril de este año, también en San Fernando, llegó una segunda ola de atrocidades al lugar: “las masacres de los camiones” y más fosas comunes masivas. Los asesinatos han sido una dolorosa serie de ataques. Sicarios en los alrededores de San Fernando sacaron a los pasajeros de camiones para asesinarlos en masa por razones que de nuevo son desconocidas y que han quedado en rumores.

Las versiones del gobierno sobre el caso fueron encriptadas y contradictorias y no lograron terminar ni solucionar los rumores que viralmente recorrieron la opinión pública. Todos estos sucesos tienen detalles de crueldad extrema, “casi increíbles” y que si fueran detallados volverían la historia casi imposible de leer.

AAA

Detalles de "la masacre de los camiones" en San Fernando.

Sin lugar a dudas, los al menos 193 cuerpos encontrados sin vida en 47 fosas clandestinas desde abril -además de la encontrada en agosto de 2010- no incluyen las incontables víctimas conocidas sólo como personas desaparecidas. Los rumores de los lugareños de San Fernando afirman que si la verdad algún día se conociera, la cifra total de víctimas entre las orgias de terror de 2010 y 2011 tal vez llegarían a 600 y que las víctimas faltantes estarían bajo el suelo de esta región.

Moore reflexiona que los medios y sus representantes, en general, no se desplazaron a Tamaulipas, y que los que lo hicieron no visitaron el lugar de los hechos, por lo que no pudieron confirmar muchos de los detalles en la versión oficial, ni pudieron hablar con los lugareños, que hasta hoy empiezan a perder el miedo. Por lo anterior, la masacre fue en su mayoría cubierta a la distancia, lo cual provocó errores incluso en los nombres de los diferentes lugares.

San Fernando ya no es el lugar de la muerte … por el momento

Situado a casi 150 kilómetros al sur de EU por la autopista federal 101, conocida como “la carretera de la muerte”, San Fernando ya no aparece en los medios de comunicación que según Moore “se cansaron del tema, de repetirlo sin haber conseguido siquiera todos los detalles.” San Fernando “yace abandonado en sus misterios”, los funcionarios mexicanos publicaron “sólo los detalles más escuetos”, profundizando las interrogantes, relfexionó Moore. “Es como si una muralla de humo emergiera, escondiendo lo sucedido.”

El municipio es muy extenso y en la cabecera municipal -el pueblo de San Fernando– hay calles dañadas llenas de tráfico, tiendas de conveniencia, viejos semáforos de pedestal y, probablemente, menos de 70 mil habitantes. La violencia del año pasado y principios de este habría expulsado al 10% de los pobladores. El censo de 2010 encontró 3 mil 600 casas abandonadas a lo largo del municipio. Las cicatrices de la violencia son notorias, Moore detalla las ruinas de una vieja concesionaria de Ford con señas de haber sido quemada, luego de haber funcionado aún hasta el año pasado.

Concesionaria Ford: antes y después de la violencia.

Para Moore, “lo realmente impresionante es la ausencia de shock, la aparente paz y la quietud tras el conflicto.” San Fernando no tiene los clichés de las películas del oeste, donde “miradas venenosas son lanzadas desde las sombras a los visitantes. No.” Al menos en el día muchos peatones comunes caminan las calles, dan instrucciones al reportero, y dan sus opiniones y no miran de lejos. .

La masacre de migrantes de San Fernando, acaecida en agosto de 2010, se ha convertido en un punto ciego de la historia de la lucha contra el crimen en México. Por una parte, es un lugar común solemne de los derechos humanos en nuestra época, mucho más grande que cualquier evento anterior en la caótica guerra contra las drogas. Y aún la forma en que se realizó la masacre, a decir de Moore, es “un acertijo enredado en un misterio dentro de un enigma.”

Collage con fotos de las víctimas de la masacre de San Fernando publicada por Insight Crime.

Por lo anterior, la importancia de que esta pieza del rompecabezas salga a la luz. En su segunda publicación desde San Fernando, Moore busca encontrar y tapar los huecos en la narración.

El martes 24 de agosto de 2010, el gobierno mexicano anunció que sus tropas de élite de la Marina habían descubierto un rancho donde había sido llevada a cabo una masacre. Los 72 cadáveres yacían en un rancho abandonado en medio de la nada. Los Zetas, un brutal cártel  conocido por sus atrocidades fue acusado de perpetrar la matanza. En los siguientes meses, se acumularon pruebas que señalaban efectivamente a este cártel como los asesinos.

Mientras tanto, las víctimas no eran traficantes de drogas, sino sólo transeúntes convertidos en una muestra del horror. Los muertos no eran siquiera mexicanos, sino inmigrantes de Centro y Sudamérica tratando de atravesar clandestinamente el país para entrar en EU. Moore destaca que una de las muertes era al menos inusual, pues una persona era originaria de India y nunca fue nombrada públicamente.

Luego de viajes de miles de kilómetros (para lo cual habían pagado miles de dólares a tratantes de personas), los viajeros fueron encontrados tras una situación que repentina e inexplicablemente se había vuelto fatal. ¿Buscaron Los Zetas forzar a los cautivos a ser reclutados forzosamente como sicarios o mulas para transportar coca? ¿Los migrantes fueron asesinados para golpear a una banda rival o para enviar un mensaje al gobierno? “Escoja su teoría”, sugiere Moore.

Uno de los más grandes misterios es porqué el gobierno mexicano guardó en secreto la mayor parte de las evidencias. Moore especula: “¿Significó esto una complicidad con la matanza? ¿O tal vez es simple incompetencia? ¿Tal vez pánico en el gobierno?”

El vocero gubernamental fue breve y casi no dio detalles mientras relataba cómo los marinos, supuestamente, descubrieron esta abominación. El gobierno afirmó que el único sobreviviente de la masacre milagrosamente salió del lugar para contar la historia. El sobreviviente, según la versión gubernamental, era un pequeño y joven indígena de 18 años, proveniente de una aldea de los Andes ecuatorianos. Sin duda este individuo existió y fue herido en la matanza. Se dijo que recibió un disparo por parte de Los Zetas juntos con sus 72 compañeros, pero se dijo también que se hizo el muerto hasta que Los Zetas dejaron el lugar del crimen. Después, a pesar de las heridas, el incansable sobreviviente supuestamente corrió épicamente por más de 16 kilómetros, hasta llegar -casi como un milagro- hasta el retén operado por la Marina mexicana.

Retén de la Marina, hoy en desuso.

El joven ecuatoriano nunca fue presentado a la prensa (fue enviado pronto a Ecuador bajo protección incluso allá), pero relató una historia que difiere un poco  de la historia contada por el gobierno, antes de desaparecer para siempre en un programa de protección para testigos. Insight Crime se pregunta si fue esta la forma en que el gobierno mexicano escondía algo, “¿Tal vez algo grande?”.

En la atmósfera de terror que rodea al evento de agosto de 2010, los reportes hechos sobre el tema fueron realizados desde la distancia. El territorio alrededor del atormentado pueblo de San Fernando era considerado demasiado peligroso para que entraran los reporteros. Los pocos que fueron encontraron a la población demasiado temerosa como para hablar. El gobierno dejó la historia del milagroso sobreviviente sospechosamente “esquelética”. Los detalles que apoyaran la versión estaban ausentes, un síntoma clave de una historia falsa.

El antídoto que se necesitaba urgentemente parecía ser imposible de conseguir. A la narración había que llenarle los huecos con los testigos o confirmar o rechazar esta milagrosa historia. Aquel testimonio, no publicado hasta hoy, forma la pieza faltante del rompecabezas.

Este mes, más de un año después de la masacre, InSight Crime encontró que la barrera de silencio en San Fernando se empieza a romper. Otra racha de masacres en el norte del país en este año trajo una gran respuesta gubernamental. Más de mil elementos persiguieron a Los Zetas a sus escondites y rompieron su dominación sobre San Fernando. En el verano los residentes pudieron respirar más tranquilamente y hubo oportunidad de investigar físicamente el lugar  donde hace un año el sobreviviente ecuatoriano supuestamente habría llegado milagrosamente al retén de la Marina.

La Noventa, la calle empedrada donde se sitúa el rancho de la Masacre de San Fernando. Foto: Insight Crime.

Lo que la prensa ha omitido sobre esta realidad es que esta zona del país es casi como un paisaje lunar, vacío, donde no hay testigos. Incluso en los desiertos más inhóspitos -y esta tierra de cultivo cercana a la costa no es ningún desierto- un impresionante número de personas pueden llevar sus vidas, hablar con sus vecinos, y formar una densa red de información. Un año después, algunas de estas personas aún no hablarían, pero muchos lo hacen, al menos lo suficiente para llegar a un consenso en la historia de la masacre desde una perspectiva independiente a la del gobierno.

La masacre había ocurrido, antes que nada, en un área de ranchos llamada “El Huizache”, no “El Huizachal”, como erróneamente reportó la prensa extranjera que no visitó el lugar. Índices geográficos concuerdan con los residentes en el nombre correcto. El cobertizo del rancho abandonado donde se llevó a cabo la masacre está en una calle empedrada y lodosa llamada La Noventa, la cual está a 16 kilómetros de la carretera federal 101. El retén de la Marina en la historia del sobreviviente estaba en esta avenida, alrededor de la marca con el kilómetro 114, en una desviación que lleva a la carretera principal.

Mapas y mediciones geográficas de Insight Crime de la zona de la masacre en San Fernando, Tamaulipas.

Estos 16 kilómetros (10 millas) son lo mínimo que habría corrido el sobreviviente herido habría tenido que correr de forma “impresionante”. Sin embargo, los habitantes del lugar conceden esta posibilidad encogiendo los hombros, no tienen duda de que el ecuatoriano realmente lo haya hecho. Los habitantes dieron más contexto con el que coincidían con la historia oficial del sobreviviente, pero que dio mayor información que compagina cosas que parecían auténticos milagros.

El puesto deinspección de ganado.

A pesar de que mucha de esta carrera nocturna que habría realizado el sobreviviente fue realizada sobre la carretera 90, los vecinos afirman que el ecuatoriano corrió hacia el norte cuando vio una luz distante. También afirmaron que la luz estaba en un amplio almacén de granos y soya que estaba cerrado, donde sólo estaba el vigilante en servicio y todos los entrevistados parecían conocerle según reporta el enviado de Insight Crime. Algunos, aún más específicamente, afirmaron que la luz estaba en un poste enfrente del almacén en una estación de inspección de ganado -la Estación 10- que esa noche estaba desierta.

Así que, ¿cómo pudo el sobreviviente alcanzar a los marinos? No había marinos en el almacén de soya ni en el puesto de inspección de ganado. De acuerdo con los habitantes -y esta versión es la que se conoce en la región- el vigilante en el almacén dijo a la fugitivo que no podía ayudarlo, pero que al sur por la autopista había un retén de la Marina mejor equipado para esta peligrosa ayuda. De acuerdo con esta historia, el joven ecuatoriano no encontró a los marinos por un accidente milagroso, sino que fue dirigido hacia ellos por el vigilante del almacén.

El contexto ayuda, al menos, a disipar algunas de las sospechas más espectaculares sobre la masacre. Las explicaciones de los habitantes no suenan como un rumor vacío o exageración emocional. Los vecinos tenían contacto con los marinos que hace trece meses fueron a pasar la noche al lugar del retén de la Marina y la discusión del extraño escape se generalizó aparentemente, no un secreto, excepto -tal vez- para los apurados o asustados reporteros que nunca fueron hasta el lugar.

El indicador crucial -un contexto amplio iluminado por muchas pistas- ahora sugiere que muchos puntos en la encriptada narración no eran mentiras o historias para encubrir algo, sino que reflejan eventos reales, aunque lleva al misterio aún más profundo planteado por Moore: “¿Por qué el gobierno no se hizo el favor de dar más detalles desde el primer momento y crear así un ambiente creíble de información?” Para el reportero “muy posiblemente, alguna complicidad en la masacre por parte de algunos de los funcionarios del gobierno de alguna forma fue escondida.”

En abril de este año, cuando las tropas federales mexicanas finalmente limpiaron los escondites zetas en San Fernando, 17 policías municipales fueron arrestados por ser aliados del cártel y el resto fueron despedidos. De otras varias formas, los cargamentos desaventurados de inmigrantes ilegales que estaban cruzando tierra mexicana pudieron haberse enroscado en enredaderas oficiales.

En ningún nivel, “si usted cree el consenso general entre los lugareños” -de un área demasiado peligrosa para estudios formales como nombrar a los testigos-, hubo una casi milagrosa carrera por la libertad emprendida por el ecuatoriano y duró más de sólo 16 Km.

Las más de 12 millas es mucho para caminar con dificultades, especialmente con una herida en la quijada, de acuerdo con algunos reportes y otra en la clavícula. De forma concebible, tal acto de voluntad pudo haberse explicado por un factor indescriptible que incluso se les escapó a los lugareños. Esto es que el joven sobreviviente, Luis Fredy Lala Pomavilla, era un joven campesino quechua de las altas montañas de los Andes ecuatorianos, por lo que sus pulmones habrían estado en muy buena condición y su carrera fue realizada en la región costera y casi a nivel del mar. La diferencia de altitud le significó al joven una riqueza de oxígeno un poco inusual. El caos criminal frecuentemente provoca vuelcos que pueden sonar inverosímiles, pero son reales. La adrenalina tiene su propia magia.

No obstante, muchos misterios en la masacre de agosto de 2010 “permanecen obstinadamente sin resolver”, para Moore. En la confusión, justo después, un anuncio hizo surgir la versión de que hubo realmente dos sobrevivientes, siendo el otro un anónimo joven hondureño cuya identidad nunca se hizo pública.

El segundo sobreviviente es conocido sólo por una historia hecha pública por el gobierno de Honduras, cuando supuestamente lo interrogaron. Lo relevante de esta segunda historia tiene un conflicto fundamentalmente la que se atribuye al ecuatoriano. La supuesta historia del hondureño situaría la masacre en la noche del sábado 21 de agosto, mientras que la del ecuatoriano la pone en la noche del domingo 22. Ambas no pueden ser ciertas y no pueden estar equivocadas en un detalle tan básico.

El conocido lugar, sombrío para la defensa de los derechos humanos en nuestro país permanece casi completamente como un enigma en muchas formas, con muchos actores escondiendo las piezas faltantes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Cómo contarán la pandemia de COVID los libros de historia?

Por muy tentador que sea predecir un vuelco total del comportamiento social, las lecciones del pasado sugieren que es poco probable.
Getty Images
6 de septiembre, 2021
Comparte

Después de casi dos años -y de un extraordinario parón mundial cuyo impacto aún no está claro- es inevitable que muchos escriban sobre la COVID-19 durante las próximas décadas.

Ahora que entramos en un largo período de reflexión, los estudiosos de las artes y las humanidades tienen mucho que ofrecer, especialmente una vez que la intensidad de la cobertura científica y médica ha empezado a disminuir.

Al principio, cuando muchos de nosotros nos confinábamos y nos preocupábamos por cómo íbamos a salir de la pandemia, el único capítulo de cualquier libro sobre la COVID que cualquiera de nosotros quería leer era el de la vacuna.

¿Habría una y funcionaría? Pero la descripción técnica de esta preciosa intervención médica en las próximas publicaciones será concisa y breve. La historia más completa está en otra parte.

Lo que verdaderamente importa

La historia médica de las plagas es fascinante, pero rara vez es la cuestión crítica. No sabemos con certeza qué fue la epidemia ateniense del siglo V a. e. c., ni la devastadora del siglo II y III e. c.

La peste de los siglos VI a VIII e. c. en el imperio romano es objeto de discusión, pero probablemente se trataba de varias infecciones diferentes. Sabemos cómo se propagó la peste negra, pero eso no es lo más interesante.

Lo más interesante es cómo reacciona la gente ante las epidemias y cómo los escritores describen sus reacciones.

Vacuna contra la covid-19

Getty Images
Hoy estamos centrados sobre todo en el aspecto científico de la pandemia, pero seguramente esto perderá importancia en el futuro.

El relato del historiador y general griego Tucídides (460-400 a. e. c.) sobre cómo respondieron los atenienses a la virulenta plaga del siglo V influyó directa o indirectamente en la forma en que muchos historiadores posteriores las describieron.

Estableció la pauta para una narración de los síntomas junto con el impacto social.

Atenas y la peste

Atenas estaba en el segundo año de lo que se convertiría en más de 20 años de conflicto con su rival Esparta.

La peste se extendió rápidamente y mató con rapidez: los síntomas comenzaban con fiebre y se extendían por todo el cuerpo.

Pericles

Getty Images
Tucídides dijo que la pérdida de su gran estadista Pericles (495-429 a. e. c.) a causa de la peste alteró la naturaleza de su liderazgo.

Algunos atenienses fueron diligentes en el cuidado de los demás, lo que normalmente les llevó a la muerte, pero muchos simplemente se rindieron, o ignoraron a la familia y a los muertos, o persiguieron los placeres en el tiempo que les quedaba.

Es discutible hasta qué punto la peste cambió a Atenas: no detuvo la guerra ni afectó a su prosperidad.

Lo que sí dice Tucídides es que la pérdida de su gran estadista Pericles (495-429 a. e. c.) a causa de la peste alteró la naturaleza de su liderazgo y eliminó algunos de sus rasgos moderadores.

Queda implícito que los atenienses pueden haber abandonado su tradicional piedad y respeto por las normas sociales.

Esta fue la generación que produciría el cuestionamiento más radical del papel y la naturaleza de los dioses, de lo que sabemos del mundo y de cómo debemos vivir.

Pero también condujo a un renovado sentido del militarismo y a una eventual catástrofe: la derrota de Atenas ante Esparta y la pérdida de su imperio.

Las pandemias y su impacto

La tentación es decir que las pandemias lo cambian todo.

El historiador bizantino Procopio (500-570 e. c.), que sobrevivió a la aparición de la peste en el siglo VI, estaba al tanto de esto.

Niña en una clase virtual

Getty Images
Es tentador decir que todo ha cambiado a causa de la pandemia, ¿pero es realmente así?

Todo el mundo se volvió muy religioso durante un tiempo, pero luego, en cuanto se sintió libre, volvió a su antiguo comportamiento.

La peste fue un símbolo evidente de la decadencia del sistema, pero la gente se adapta.

¿Estaba el mundo bizantino tan fatalmente debilitado por la peste y su resurgimiento que fue incapaz de resistir la embestida de los árabes en el siglo VII?

Esto puede ser cierto en parte, pero la peste precedió significativamente a la conquista árabe, hubo tanta continuidad como alteración visible en su cultura y en la vida de las ciudades. Además, el mundo árabe tuvo sus propias pestes. La historia no es tan sencilla.

¿Y qué hay de nuestra pandemia? Por muy tentador que sea predecir un vuelco total del comportamiento social, las lecciones del pasado sugieren que es poco probable.

Los fuertes lazos de la sociedad han sobrevivido bien.

Quizá la peor consecuencia sea el retroceso en el progreso de los países en desarrollo.

Eso y las repercusiones a largo plazo sobre la salud mental y la educación en todo el mundo son excepcionalmente difíciles de calibrar, aunque esta será la pandemia más estudiada de nuestra historia. Y serán los estudiosos de las artes y las humanidades y los científicos sociales quienes realicen gran parte de este incisivo trabajo, y ya lo están haciendo.

La ciencia de la pandemia

Entonces, ¿qué nos dice la historia que sería lo útil? Que hay que investigar más y profundizar en el conocimiento.

Niña con mascarilla

Getty Images
La historia de la COVID no será solo la descripción del virus. Será la complejísima historia de cómo esta enfermedad se cruzó con nuestro comportamiento social y cómo decidimos responder ante ello.

Por eso la historia de la COVID no será solo la descripción del virus y la vacuna, o el misterio de si vino de un murciélago o de un laboratorio.

Será la complejísima historia de cómo esta enfermedad se cruzó con nuestro comportamiento social y cómo decidimos responder como individuos y familias, comunidades y políticos, naciones y organismos mundiales.

Lo que los mejores historiadores desde Tucídides nos han dicho es que la biología de la enfermedad es inseparable de la construcción social de la enfermedad y la salud.

Y también vemos que los humanos somos muy malos a la hora de pensar en las consecuencias.

Una de las consecuencias potenciales más interesantes de esta pandemia es la relación entre la política y la ciencia.

Investigadores en el laboratorio

Getty Images
La ciencia no habla con una sola voz, rara vez ofrece respuestas fáciles o inequívocas y se resiste al corto plazo.

La peste ateniense puede haber impulsado a los pensadores a ser más radicales al cuestionar las visiones tradicionales de la vida, la muerte y el papel de los dioses.

Y la Peste Negra se considera a menudo como un cambio de juego en términos de religión y filosofía, y que fomentó cambios en la ética médica y mejoras en la atención social.

Incluso cambió la balanza sobre el valor del trabajo, pero todavía tenemos que ver si nuestra pandemia ha hecho incursiones duraderas en los patrones de trabajo en las oficinas o virtualmente.

Esta última pandemia ha mostrado lo mejor y más esencial de la ciencia, pero también la ha colocado incómodamente en el centro de la toma de decisiones políticas.

Junto con la crisis climática, mucho más peligrosa, la pandemia ha animado a los políticos a afirmar que “siguen la ciencia”.

Pero la ciencia no habla con una sola voz, rara vez ofrece respuestas fáciles o inequívocas y se resiste al corto plazo.

Cómo se desarrolle la conversación entre la política y la ciencia, y cuáles sean sus consecuencias, podría ser una de las sorpresas de este momento tan extraño.

A largo plazo, la comprensión de las repercusiones de este virus -y de los retos culturales, sociales y económicos más amplios en los que se inserta- requerirá que despleguemos una visión más generosa y holística de la ciencia.

Sólo así podremos escribir el relato de esta pandemia que su fuerza disruptiva exige.

*Christopher Smith es director ejecutivo del Consejo de Investigación de Artes y Humanidades, Escuela de Clásicos, Universidad de St. Andrews, Reino Unido.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.