Miss Bala, entre la ficción y el documental
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Miss Bala,
entre la ficción y el documental

Por Mariana Linares Cruz
5 de septiembre, 2011
Comparte

Laura Guerrero, de 23 años, cruzó a Estados Unidos una tarde de noviembre de 2010. Sola, en una camioneta negra de vidrios polarizados, Laura enseñó su pasaporte para llegar a la cita en San Diego. Luz verde. Esa noche, después de la cita, Laura hizo el mismo ejercicio de regreso: bajó la ventana, enseñó su pasaporte, luz verde y de vuelta a México. Una cámara siguió a Laura durante el trayecto y registró cuando un hombre le entregó una maleta con armas, cuando ella la colocó debajo del asiento, cuando cruzó de regreso hacia su país, cuando nadie la revisó ni le dijo nada de nada. Corte.

La escena es de la película Miss Bala, largometraje del mexicano Gerardo Naranjo que se estrena el viernes 9 de septiembre. Escena que no requirió montaje ni ensayo, para la que no pidió permisos ni hizo advertencias en las aduanas. “Con toda la maña pusimos una cámara en la parte trasera de la camioneta cuando Laura (Stephanie Sigman) cruza la frontera de Estados Unidos a México con armas de utilería. Stephanie sabía que era una escena documental y que podía terminar en la cárcel. Lo pavoroso es que la cámara registra que ella cruza libremente con armas y nadie le dice nada”, narra Naranjo durante una función especial y aclara: “Miss Bala no es una película de denuncia, es una película que busca reflexionar quiénes somos como sociedad”.

“Miss Bala es una película que busca reflexionar quiénes somos como sociedad”

Miss Bala se filmó en noviembre de 2010 y se presentó en mayo en el  Festival de Cine de Cannes, donde compitió en la sección “Una cierta mirada”. En menos de un año de su rodaje, se estrena en México con 60 copias bajo la producción de Canana, la distribución de Twentieth Century Fox y con una ronda en el circuito de festivales más importantes: Toronto, San Sebastián y Nueva York. La velocidad del viaje de Miss Bala no le asusta a su director: “Cuando una película va rápido y la tienes que alcanzar, es una buena señal de que le irá bien”, confiesa el director. Una señal que llegó durante el rodaje cuando Twentieth Century Fox propone entrarle a la producción y posterior distribución y comercialización: “Fue una pelea sin cuartel pero nos ayudó a hacer una mejor película”. Pelea que incluyó la contundente negativa de Naranjo cuando TCF le propuso incluir música romántica en algunas de las secuencias: “Querían meter música al estilo John Williams para acompañar a las escenas de balazos, y que se convirtiera en una película más melodramática y hasta romántica. Eso no lo iba a hacer”. En cada discusión aprendió a defender su película.

La anécdota de Miss Bala es sencilla: Laura Guerrero, joven de Baja California, quiere ser la reina de belleza de su entidad; su sueño se vuelve pesadilla cuando las circunstancias la enredan, sin salida, con el crimen organizado. “Comencé a preparar la película en 2008 para hablar de la violencia en México como una conclusión a un período, pensando que pronto terminaría. Tristemente esa realidad sigue vigente”. El guión original no incluía reinas de belleza y sí agentes de la DEA en México contra el crimen organizado. A esa historia también le afectó la realidad: “La aprehensión de Laura Zúñiga, Miss Sinaloa 2009, nos cambió el panorama y rehicimos el guión. Encontré en ese personaje la posibilidad de ponerme en una posición más honesta para hablar de la violencia: la de la víctima. La historia de Miss Sinaloa me permitió alejarme formalmente de los criminales y no hacer una aproximación simple, como la hacen otros medios, de justificar la mente del criminal”.

Después de la idea vino el guión y luego el difícil reparto. “Vi a Stephanie (Sigman) en un comercial de shampoo y supe que reunía esas cualidades sui géneris que necesitaba: la apariencia de interesarse por el mundo atontado de las Misses y una rabia y un coraje de supervivencia que no le conocemos a ese tipo de mujeres”, describe el director. Para la interpretación de Lino, el líder de la organización criminal, Naranjo lo tuvo más claro: “Noé Hernández actúo para mi cortometraje R-100, es un hombre que entiende la palabra trabajo y tiene un buen entendimiento de la gente humilde que se necesitaba para interpretar al personaje.”

Las calles de Tijuana fueron parte de las locaciones de Miss Bala.

En Miss Bala no hay violencia explícita, ni toma alguna que incluya droga, tampoco torturas ni decapitados, así se planteó el rodaje antes de comenzarlo: “El ambiente fue el lenguaje con el que decidimos hablar y el plano secuencia la manera de enfocarlo; Mátyás Elderly, un fotógrafo húngaro de 26 años con sólo dos películas, logró transmitir lo que queríamos en cada toma. Me enseñó a eliminar la mayor información posible en cada cuadro para mantener el misterio en el espectador”. Misterio que imprime miedo, angustia e impotencia en el espectador.

Naranjo filmó Miss Bala en Tijuana lo que pudo y hasta donde pudo, porque un día unos hombres llegaron a la filmación para advertirle que nada de balas, armas o drogas en su película, por lo menos no filmadas en su territorio. “Los capos del lugar” le pidieron al director una cuota por uso de suelo a cambio de protección y seguridad, después de la transacción le dieron un celular: “Si alguien más les pide dinero, llámanos”. No hizo falta. La caravana de rodaje partió a Aguascalientes a terminar las secuencias de balas y acción. Allí hubo otro experimento documental: “Escondimos la cámara detrás de una vitrina para una escena en donde varios hombres con armas salen de un camión y corren por la calle; fue sorprendente como nadie hizo nada, la gente no se asustó ni gritóo y siguió su vida normal.”

Naranjo busca que su vida siga siendo normal después del estreno de Miss Bala este viernes en 60 salas del país. Confiesa que aún no se acostumbra a que su trabajo se convierta en algo público: “No veo lo que hago como algo que se deba volver relevante; sigo pensando que es un acto de conspiración que hago con mis amigos. Hacer cine es para mí una expresión personal”.

Aquí el tráiler de la película:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué poder tienen los evangélicos en EU y por qué son cruciales para Trump

Sacudieron la política del país hace 40 años. Se volvieron un pilar del Partido Republicano y del presidente Donald Trump. Pero las elecciones de noviembre volverán a medir su influencia.
Getty Images
5 de octubre, 2020
Comparte

¿Volverán a ser los evangélicos una fuerza clave en las elecciones de Estados Unidos en 2020?

Cuatro décadas después de haber sacudido la política de este país, ese grupo religioso es hoy un pilar electoral del Partido Republicano y del presidente Donald Trump, que busca otro mandato en noviembre.

En las elecciones de 2016 en EU, uno de cada cuatro votantes se identificó como cristiano evangélico blanco, según encuestas. Y la gran mayoría de ellos (81%) votó por Trump.

El presidente “va a necesitar eso y quizás más para ganar en noviembre, así que son muy influyentes”, dice John Fea, un profesor de historia en la Universidad Messiah de Pennsylvania autor del libro “Créeme: el camino evangélico a Donald Trump”, en diálogo con BBC Mundo.

Pero para entender el verdadero peso político de los evangélicos en EE.UU. y su improbable alianza con Trump, es necesario retroceder un poco en el tiempo.

El fin y los medios

Los evangélicos entraron a la arena política de EU como reacción a la legalización del aborto en el caso de Roe vs. Wade de la Corte Suprema en 1973 y al avance de una agenda progresista en el gobierno del demócrata Jimmy Carter (1977-1981).

Líderes religiosos conservadores contrarios al aborto y la diversidad sexual, con el pastor televangelista Jerry Falwell a la cabeza, fundaron en 1979 la organización Mayoría Moral para movilizar fieles a favor de políticos que defendieran sus causas.

En las elecciones de 1980, dos de cada tres votantes evangélicos blancos apoyaron al candidato presidencial republicano Ronald Reagan, quien venció a Carter con su discurso conservador, opuesto al comunismo.

Ronald Reagan en 1979

Getty Images
Ronald Reagan se impuso a Jimmy Carter en las elecciones de 1980 con un amplio apoyo de evangélicos blancos.

Así surgió la unión política entre republicanos y evangélicos, que hasta hoy mantienen al tope de sus aspiraciones anular Roe vs. Wade y colocar jueces conservadores en la Corte Suprema.

Los evangélicos blancos han sido un bloque electoral más conservador y numeroso que los evangélicos afroestadounidenses, que priorizan la “justicia racial” y por lo tanto tienden a apoyar mayoritariamente a los demócratas, explica Fea.

Y apunta que, a diferencia de los protestantes no evangélicos o católicos, los evangélicos blancos “están mucho más unificados, forman un bloque de votantes”.

“En cierto sentido, quieren que se realicen sus aspiraciones políticas, por lo que el fin justifica los medios”, dice. “Pero desde fines de los años ’70 y ’80 los evangélicos blancos también han sido tentados por el poder político: les gusta estar en el Despacho Oval” de la Casa Blanca.

Manifestantes a favor y en contra del aborto protestan frente a la Corte Suprema de Estados Unidos.

Getty Images
La batalla contra del aborto ha sido prioridad constante de los evangélicos en EU por décadas.

Greg Smith, director asociado del Centro Pew de Investigación, señala que el vínculo de ese sector religioso con el Partido Republicano perdura hasta el presente.

“Hemos visto durante mucho tiempo que los protestantes evangélicos blancos están entre los votantes republicanos más consistentes de EU y entre los partidarios más fuertes, leales y consistentes de Donald Trump”, dice Smith a BBC Mundo.

“Salvar a EU”

El peso electoral de los evangélicos blancos en EU hoy es bastante mayor que su decreciente presencia demográfica.

En 2016 eran 17% del total de la población, seis puntos menos que una década antes, según el Instituto de Investigación de Religión Pública en Washington.

Se estima que en los últimos cuatro años la proporción de evangélicos blancos en EU cayó otros dos puntos, hasta 15% de la población.

Votantes en una escuela de primaria en el condado de Chesterfield, Virginia

Getty Images
Los evangélicos blancos sumaron un cuarto de los votantes de EU en 2016, aunque sólo eran 17% de la población.

Sin embargo, en las últimas elecciones fueron el 26% del total de votantes.

Sarah Posner, autora del reciente libro “Profano: por qué los evangélicos blancos oran en el altar de Donald Trump”, señala que el movimiento no sólo se apoya en líderes de iglesias sino también en medios propios de TV y redes sociales.

“La derecha religiosa tiene una operación muy sólida y bien organizada para incentivar el voto, por lo que son muy importantes para que el Partido Republicano gane elecciones”, dice Posner a BBC Mundo.

La unión de evangélicos y Trump suele verse como una extrañeza de la política de EU: religiosos que predican sobre moral aliados a un hombre acusado de infidelidades matrimoniales, casado tres veces, que se ha expresado de forma obscena sobre las mujeres y agresiva sobre los inmigrantes.

Pero Trump recibió en 2016 un apoyo de los evangélicos blancos aún mayor que sus antecesores republicanos.

Joe Biden en un evento de la campaña en marzo.

Getty Images
Biden fue vicepresidente de Estados Unidos durante el gobierno de Barack Obama.

Y, si bien la aprobación de los evangélicos blancos a Trump cayó algunos puntos en medio de la crisis de coronavirus y las protestas por injusticia racial, cerca de ocho de cada 10 votantes de ese grupo aún se inclinan a votar por él, según encuestas.

El bajo nivel de apoyo de los blancos evangélicos al candidato demócrata Joe Biden contrasta con el amplio respaldo que recibe entre los protestantes negros (cercano a 90% en un reciente sondeo de Pew) y el hecho de que es favorito en las encuestas de votantes en general.

El respaldo de los evangélicos blancos a Trump es atribuido a la ansiedad que sienten ante los cambios raciales y culturales que EE.UU. tuvo en las últimas décadas.

“Trump representa al hombre fuerte que creen que necesitan para salvar a EU del liberalismo“, indica Posner. “Lo ven no necesariamente como un cristiano como ellos, sino como un líder improbable que Dios ha ungido para salvar a EU.”.

Prueba de fuerza

Trump tiene un vicepresidente evangélico como Mike Pence y varios miembros de su gabinete pertenecen a ese movimiento religioso o cultivan lazos con el mismo.

En esta campaña, Trump ha buscado asegurarse de que los evangélicos vuelvan a sufragar por él.

Por ejemplo, ha repetido que ya colocó dos jueces para la Corte Suprema y el mes pasado nominó a otra que, si es confirmada por el Senado, puede dar a los conservadores una mayoría firme en el máximo tribunal.

Donald Trump

Reuters
Trump ha buscado asegurarse el voto evangélico en noviembre de distintas formas, algunas de ellas polémicas.

Trump también acusó a Biden de estar “contra Dios” y “contra la Biblia”, aunque el exvicepresidente es un católico practicante y ha recibido el reciente respaldo de algunos líderes evangélicos blancos.

Además, Trump causó polémicas que le valieron críticas de figuras religiosas, por ejemplo al posar para las cámaras con la Biblia en la mano ante una iglesia, para lo cual fue dispersada a la fuerza una protesta pacífica en la zona.

Su campaña también apuesta a atraer votantes evangélicos negros y latinos, que tienen posturas conservadoras en temas como el aborto pero son más abiertos a la inmigración y las políticas sociales, lo cual puede inclinarlos por Biden.

Así, la elección será una nueva prueba de fuerza para los evangélicos de EU y su peculiar alianza con el presidente.

“La participación electoral entre los evangélicos blancos será muy importante para Trump: necesita que salgan en grandes cantidades. Si no”, advierte Posner, “será mucho más difícil para él ganar”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

https://www.youtube.com/watch?v=82qlWHpSRaw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.