Mudanzas: luto y vida
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Mudanzas: luto y vida

Por Moisés Castillo
3 de septiembre, 2011
Comparte

I.

Diálogo de la película Celebrity de Woody Allen:

Suena el timbre…

-¿Diga?

-Mudanzas…

-¿Quiere subir por favor? Dejaré la puerta abierta, dice la dulce Bonnie.

-¡Despierta! Los de mudanzas traen mis cosas. Siento lo de anoche, en cuanto te fuiste a la farmacia me quedé dormida…

-¿Los de mudanzas ya están aquí? Pregunta Lee entre dormido y sorprendido.

-Son las 7:30 AM

-Oye, Bonnie

-He hecho café…

-Bonnie, escucha.

-¿Qué pasa?

-Tengo que hablar contigo…

II.

Dicen que la mudanza es la memoria ambulante o trajín del demonio. Y es verdad. Una mudanza es descontrol, pero también un momento de cambio y encuentro con el pasado. ¿Qué cosas llevas contigo? ¿Qué recuerdos entierras para siempre? ¿La mudanza es empezar de cero?

En el libro de cuentos Mudanzas (Cal y arena 2011) once escritores relatan sus mudanzas interiores, mentales, trágicas, violentas y perversas.

Últimas palabras (ojalá), de Adriana González Mateos, cuenta la historia de una mujer madura que ha sufrido recientemente rupturas amorosas. El fracaso de su matrimonio con Armando se aceleró cuando conoció y se enamoró perdidamente de Ricardo, una pasión que le pareció definitiva.

Ella se encuentra por primera vez en su vida en un lugar libre. Será la primera noche que dormirá sola. En su nuevo hogar se ven por aquí y por allá cajas, muebles vacíos, ventanas desnudas, paredes blancas. Sola después de tantos años de casada. El techo y los muros son espejos.

“Y en esta llave, estas cajas, este departamento vacío. Como mi vida: un espacio que ahora parece enorme, la posibilidad pura”.

Ella comienza a desempacar y encuentra cosas que la definen. Cosas que pensaba haber perdido y que siempre estuvieron vigilantes. Al acomodar sus libros se percata que Ariel: Poems by Sylvia Plath, no le pertenece. Piensa que es de Armando, pero él le dice que no. Y al hojear y leer algunas anotaciones descubre una historia que la llevará a tiempos de nostalgia y que paralelamente la ubica en su presente, le confirma la sensación de que es una cáscara de plátano tirada a la basura. Algunos recomiendan que en tiempo de desolación nunca hacer una mudanza.

Adriana González Mateos es escritora y traductora. Afirma que cuando traduce está tratando de darle al español algo que no tiene. Ha recibido el Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen 1995 por Cuentos para ciclistas y jinetes, el Premio Nacional de Ensayo Literario “José Revueltas” 1996 por Borges y Escher, y el Premio Nacional de Traducción Literaria 1996 por La música del desierto, de William Carlos Williams, versión al español realizada en colaboración con Myriam Moscona.

-¿Cómo te integraste al libro Mudanzas?

Me invitó Delia Juárez, que es la compiladora y me dio mucho gusto. El tema del libro de entrada me pareció provocativo, interesante, porque me he mudado varias veces. Estuve muchos años viviendo en Nueva York y luego regresé. Para mí las mudanzas es un momento en que tu vida se desacomoda y en que salen cosas que a lo mejor no saldrían si no te mudaras. Es como una oportunidad de ser casi otra persona, de comenzar otra vida. En realidad te diría que no me gustaría volverme a mudar pero literariamente es un tema interesante.

-En tu cuento mencionas que las cosas te definen, los libros te ayudan a tomar decisiones…

Cuando te mudas qué de ti cambia y qué de ti no cambia. Qué de ti permanece a pesar de la mudanza. Pienso que en una mudanza y en general en los viajes mucho de la identidad, que todas son ficticias, la construimos con cosas como la ropa, objetos que traes contigo. Siempre que te mudas tiras cosas. Empecé el cuento cuando ella llega al nuevo departamento, pero también hay otro momento fuerte en que ella piensa ‘esto no lo voy a querer o peor aún para que he guardado esto tantos años’. La mudanza es muy interesante porque salen cosas que ya se tenían en el olvido.

-¿Cómo surgió tu cuento Últimas palabras (ojalá)?

‘Las memorias de Adriano’, de Marguerite Yourcenar, es un libro que estuvo muy de moda en los 80’s y la escritora contó en una entrevista que en una mudanza al abrir una caja encontró el manuscrito de un proyecto que ya había iniciado, lo leyó y no le gustó, pero una frase le fascinó y volvió a escribir el libro y a trabajar la versión definitiva. Hay muchas historias así de manuscritos perdidos y encontrados en las mudanzas. Para mí una parte muy fuerte de las mudanzas es toda la carga de papel que uno trae: cartas, documentos, diarios, y que de pronto digas ¡ay! al encontrar algo y que te hace recordar una etapa de tu vida que se te había olvidado. Esa idea me encantó y la retomé.

-¿Cómo mezclar emociones fuertes que retuercen la garganta y situaciones “sentimentales” que le dan un tono agridulce a tu cuento?

Me parece que hay toda una serie de experiencias, sentimientos que tienen que ver con formas de literatura no muy valoradas: la novela rosa, las novelas sentimentales, los cuentos románticos. Me parece que son cosas que no tienen mucha respetabilidad literaria. Y que, al mismo tiempo, es interesante tratar porque siempre estás en ese filo de caer en la cursilería, en escribir cosas francamente deleznables. ¿Cómo hacer algo literario con ese material? Eso era algo que traté de hacer en este cuento. Es una zona que tiene que ver con las experiencias de mujeres que normalmente se consideran no muy interesantes, no muy importantes, pero me pareció que es un filo muy provocador.

III.

Adriana González Mateos se ha mudado en seis ocasiones y dice que una mudanza es un momento que cambia tu vida, en el que va mucho con rupturas amorosas y nuevos encuentros. Una mudanza es duelo pero es al mismo tiempo volver a empezar.

Cuenta que su mudanza más fuerte y difícil fue vivir en Nueva York. Lo más complicado para Adriana fue el idioma. A pesar de escribir su tesis de doctorado en inglés, se sentía incomunicada con las personas. Seis años vivió Adriana en la Gran Manzana y nunca acabó completamente de sentir que podía hablar inglés.

Le sucedió lo mismo con el español. Hay muchos argentinos, dominicanos, peruanos o puertorriqueños que usan el idioma y lo convierten en un misterio.

Sin embargo, para Adriana fue una mudanza afortunada. En Nueva York conoció a su marido Christopher Winks, con quien realizó una antología bilingüe del poeta barbadiense Kamau Brathwaite, que se llamó Los danzantes del tiempo.

Adriana cursó el doctorado en Literatura Comparada en New York University y le seguía pareciendo una ciudad fascinante, a pesar de que ya la había visitado en los 80’s. Inmediatamente comenzó a preguntarse ¿Cómo le hago para vivir aquí y ser algo más que un turista? Conoció a gente interesante y fue una época muy buena de lectura y aprendizaje.

Dicen que si no tienes la preparación y el carácter fuerte, Nueva York te puede comer de un bocado. Hay una competencia terrible y es muy duro vivir. Pero Adriana se sintió feliz a lado de Chris, quien le enseñó todos los rincones de la ciudad. Gracias a Nueva York empezó a conocer ese tipo de poesía caribeña.

“La mudanza es un momento de estrés, pierdes lo conocido y por eso son importantes las cosas. Cuando dices ya puse mi lámpara, mis libros en el librero, tratas de reproducir lo conocido a través de las cosas. Cuando es un cambio de país es muy fuerte, es una experiencia que te altera en muchos niveles”.

En una jardinera de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, donde da clases de creación literaria, Adriana dice que su abuela sembró la semilla para que ella se dedicara a la escritura. Le leía aventuras como Las mil y Una noches y tenía el gusto de leer todo tipo de libros.

En la secundaria 95 ubicada en Satélite, Adriana escribía en el periódico escolar y le gustó plasmar sus historias en papel. Le emocionaba devorar cuentos y se creó el deseo de escribir algo semejante a sus libros de cabecera.

En el Colegio de Bachilleres continuó creando historias hasta que decidió estudiar literatura en el Tec de Monterrey en Nuevo León, donde conoció a otros escritores incipientes y organizaron talleres literarios para ellos mismos. Fue una de las tantas mudanzas de Adriana. Regresó en 1982 a la Ciudad de México para realizar la maestría en la Facultad de Filosofía y Letras en la UNAM.

Adriana dice que en tiempos de la prepa estaba de moda la literatura del “boom latinoamericano”, que era muy interesante y compleja. Recuerda haber leído Rayuela cuando tenía 18 años y le pareció un libro complicadísimo, pero representaba un gran reto para escribir y crear historias originales.

Ahora Julio Cortázar no le gusta. Le parece un escritor cursi y efectista, ya no le interesa releerlo. Mejor prefiere reencontrar a Jorge Luis Borges que tiene una prosa muy profunda y aguda. Normalmente los cuentos del argentino no pueden fallar en los cursos que da a sus alumnos.

Adriana tiene una sonrisa envidiable. Le encantan las películas del movimiento Dogma 95 pero menos las de Lars von Trier. Curiosamente ahora está dando un curso sobre escritores viajeros en México. Acaba de leer una novela de Traven y están en espera textos de los Beats en nuestro país.

 

IV.

Fin del diálogo de la película Celebrity de Woody Allen:

-Bien, ya te escucho.

-Oye tienes que escucharme… He hecho algo horrible.

-Seguro que es algo muy malo.

-No, escúchame.

-De acuerdo.

-No sé cómo decírtelo, pero… Oye quiero suspender esto.

-¿De qué hablas?

-Pensarás que soy el peor… Hijo de puta retorcido del mundo y lo soy.

Intentaré ser sincero a mi manera estúpida. He conocido a otra, Bonnie.

-¿Qué dices?

-Escucha, he conocido a otra. He conocido a otra, no sé decirlo de otro modo.

-¿Cómo has podido?

-Tienes derecho a odiarme.

-Me instalé aquí ayer mismo.

-Estoy desquiciado, quisiera decirlo de otro modo…

-¡No puedo creer lo que oigo!

-Lo de vivir juntos…

-¡Fue idea tuya!

-Lo sé y puedo explicarlo.

-¿Cuándo conociste a “esa otra”?

-Eso no es importante…

-¡Sí que lo es! ¡He cambiado toda mi vida!

-Ya lo sé y esto me resulta difícil…

-¡Dijiste que me querías!

-Te dije que lo creía y te aseguro que lo deseaba. Eres maravillosa ¿Sabes qué?

-¡Hijo de puta retorcido!

-Es verdad.

-¡Eso va abajo! ¡Fuera de aquí, mierda! Gracias…

-Oye acepto toda la responsabilidad. Soy un imbécil integral.

-¡Sí eres un imbécil integral!

-Pero creía que siendo sincero y confesándolo podrías entender que al menos… No quiero de ningún modo hacerte daño, porque sé como te sientes y créeme, me duele mucho. Pero si aceptamos que estoy mal. Y aunque es difícil, intentemos ser racionales, podremos hacer esto con el perjuicio mínimo. Desde luego puedes dejar aquí tus cosas por un tiempo y…

-¡Psicópata de mierda!

-Bonnie esto es muy difícil y no sé, estoy…

-¡Mierda!

-¿Qué haces con mi novela?

-¡Pero si es mi copia única!

-Eh amigo, ¿Has visto salir a una mujer con un manuscrito?

-He visto salir a una chica

-¿A dónde ha ido?

-¿Una alta? Ha cruzado corriendo…

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

En qué etapa está el resto de vacunas contra el coronavirus, además de la de Pfizer

Hay 47 vacunas que están en etapa clínica —es decir, siendo probadas en humanos—, y 155 en etapa preclínica —siendo probadas en laboratorios—, según la información más actualizada de la Organización Mundial de la Salud.
9 de noviembre, 2020
Comparte

Se ha dado un paso importante en la lucha contra el coronavirus, según un anuncio que hizo Pfizer este lunes sobre la vacuna que está desarrollando contra la covid-19.

La farmacéutica dijo que la vacuna que está probando junto con BioNTech es eficaz en más de un 90% y evita que las personas contraigan la enfermedad, según un análisis preliminar.

La vacuna ha sido probada en 43.500 personas en seis países y hasta el momento no ha ocasionado ningún problema grave de salud.

Los pacientes necesitan dos dosis de la inyección, con tres semanas de intervalo.

Los ensayos —efectuados en Estados Unidos, Alemania, Brasil, Argentina, Sudáfrica y Turquía— muestran que la protección del 90% se logra siete días después de la segunda dosis.

Aunque hasta la mañana de este lunes la compañía no había publicado los datos de su estudio, ni tampoco este nhabía sido revisado por pares (científicos independientes), Pfizer y BioNTech planean solicitar una aprobación de emergencia para usar la vacuna antes de fines de noviembre.

Mientras esto sucede y entre los llamados a la cautela de muchos expertos, ¿qué otras vacunas contra el coronavirus se están desarrollando en el mundo?

Etapa final

La vacuna de Pfizer y BioNTech es la primera en arrojar resultados tan avanzados.

Pero decenas de vacunas contra la covid-19 están siendo desarrolladas en todo el mundo.

Foto referencial de vacunas contra el covid-19, según la OMS.

Reuters
Se están desarrollando alrededor de 200 vacunas contra el covid-19, según la OMS.

En total, hay 47 vacunas que están en etapa clínica —es decir, siendo probadas en humanos—, y 155 en etapa preclínica —siendo probadas en laboratorios—, según la información más actualizada de la Organización Mundial de la Salud (OMS), del 3 de noviembre.

De las que se encuentran en etapa clínica, hay otras 9 vacunas, además de la de Pfizer y BioNtech, en la fase tres o en la etapa final de prueba.

Se esperan anuncios de los resultados de estas vacunas en las próximas semanas y meses.

Los siguientes laboratorios o grupos son los que ya están en la tercera fase de pruebas de sus vacunas y ya están reclutando voluntarios para esta etapa o monitoreando sus efectos en humanos:

  • Sinovac y el Instituto Butantan de Brasil: vacuna basada en una versión inactivada del virus que está siendo probada o se probará en Indonesia, Brasil y Turquía.
  • Instituto Wuhan de Productos Biológicos y Sinopharm de China: vacuna basada en una versión inactivada del virus que está siendo probada en Emiratos Árabes Unidos y Marruecos.
  • Instituto de Productos Biológicos de Pekín y Sinopharm de China: vacuna basada en una versión inactivada del virus, en pruebas en Emiratos Árabes Unidos y Argentina.
  • Universidad de Oxford y AstraZeneca en Reino Unido: vacuna basada en una versión no replicante de un adenovirus, el virus que causa el resfriado común, en Brasil, Estados Unidos, India y Rusia.
  • CanSino con el Instituto de Biotecnología de Pekín, China: vacuna basada en una versión no replicante de un adenovirus, en Rusia y Paquistán.
  • Instituto de Investigación Gamaleya de Rusia: vacuna basada en una versión no replicante de dos adenovirus, en Rusia y Bielorrusia.
  • Janssen (de Johnson & Johnson: basada en una versión no replicante de un adenovirus, en EE.UU., Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Sudáfrica.
  • Novavax. de EE.UU.: vacuna basada en proteínas del SARS-CoV-2 que está siendo probada en EE.UU. México y Puerto Rico.
  • Moderna de EE.UU.: basada en el ARN del coronavirus, que está en pruebas en EE.UU.

Ensayos interrumpidos

La Universidad de Oxford y AstraZeneca tuvieron que suspender los ensayos en octubre después de que un voluntario muriera en Brasil.

Gráfico de cuántas vacunas están siendo evaluadas en el mundo

BBC

Días después, la Universidad de Oxford afirmó que “una cuidadosa evaluación” no había encontrado problemas de seguridad en la vacuna experimental.

La BBC entiende que eso se debió a que probablemente la persona fallecida no había recibido la vacuna.

Los ensayos se habían interrumpido también en septiembre después de que se reportara un efecto secundario en uno de los voluntarios en Reino Unido. Las pruebas se se reanudaron días después, tras concluirse que era seguro hacerlo.

La empresa Johnson & Johnson también interrumpió temporalmente los ensayos clínicos de su vacuna, Janssen, en octubre “por la enfermedad inexplicable” de un participante del estudio que se realiza en EE.UU. Días después anunció que reanudaría las pruebas.

Aproximadamente la mitad de los voluntarios en los ensayos reciben la vacuna real, mientras que la otra mitad recibe una vacuna autorizada contra la meningitis.

Ni los participantes ni sus familiares saben cuál es en realidad la que reciben.

Normalmente pueden pasar 10 años desde el desarrollo inicial de una vacuna hasta su distribución masiva. Pero para la covid-19 hay un esfuerzo global para reducir ese periodo a solo 18 meses sin renunciar a los estándares de seguridad.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=DuMVeWY6gZU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.