Protegen a Sicilia por posible emboscada y olvidan a los otros 600
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Protegen a Sicilia por posible emboscada y olvidan a los otros 600

Por Paris Martinez
18 de septiembre, 2011
Comparte

El autobús donde viaja el escritor Javier Sicilia con la Caravana por la Paz. FOTO: Cuartoscuro

Cerca de las 20:10 horas de ayer, en el kilómetro 86 de la carretera que va de Tabasco a Coatzacoalcos, una “alerta de posible emboscada” obligó a los escoltas de Javier Sicilia a detener el avance de los seis autos que conformaban el convoy del poeta que encabeza la Caravana del Sur (y el cual se había separado de los autobuses en los viaja el resto de los participantes), para establecer alrededor del dirigente ciudadano un perímetro de seguridad, apertrechados con armas largas, que se mantuvo a la orilla del camino durante al menos 15 minutos.

Esta amenaza de emboscada, sin embargo, no fue informada al convoy de autobuses en los que viajan los 600 ciudadanos que se adhirieron a la convocatoria emitida por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad para participar en esta movilización, quienes concluyeron el recorrido carretero sin ninguna prevención añadida, además de que realizaron un marcha y un mitin al llegar a Coatzacoalcos sin contar con alguna medida de resguardo más que los controles de tránsito que el gobierno municipal emprendió, para facilitar el avance de los caravaneros por las avenidas principales de esta ciudad del sur veracruzano, plaza controlada por el grupo de narcotraficantes conocido como Los Zetas.

De hecho, ante el desconocimiento de los riesgos existentes, luego de la concentración en la plaza central de Coatzacoalcos, al menos medio centenar de caravaneros se congregó fuera del albergue dispuestos para su pernocta, cantando, festejando y movilizándose por las calles aledañas hasta cerca de las 23:20 horas, momento en que Emilio Álvarez Icaza se hizo presente en el lugar para rendir un informe de los hechos ante la prensa.

Simple “protocolo”…

Cuando los escoltas de Sicilia fueron notificados de la alerta de emboscada, “se pidió a las personas que estaban viajando en los vehículos que apagaran las luces y que se incorporaran, el personal de seguridad sacó sus armas, cortas y largas, además de que las patrullas y el personal que ahí estaban hicieron una formación de resguardo”, informó ayer el exombudsman capitalino, otro de los dirigentes de la movilización.

Asimismo, trascendió que Sicilia fue puesto pechotierra por los escoltas.

La Poicía Federal vigila los autobuses de la Caravana por la Paz.//FOTO: Cuartoscuro

Ante la “señal de alerta (sobre la presencia) de personas encapuchadas y con armas (en la carretera)”, añadió Álvarez Icaza, la escolta integrada por miembros de la PF, la AFI y la Procuraduría de Morelos decidió aplicar “un protocolo de protección”, que fue levantado 15 minutos después para continuar el avance hacia Coatzacoalcos, aunque Javier Sicilia ya no se presentó en el mitin que en ese momento se realizaba.

– ¿Decir que fue un protocolo no es minimizar el hecho? Aquí pasaron tres horas y la gente seguía en la calle festejando como si no pasara nada. En ocasiones anteriores, ustedes han dicho que la seguridad de la Caravana le toca al Estado, pero, entonces, como organizadores, ¿ustedes se deslindan a grado tal que ni siquiera le avisan a la gente que hay un riesgo? -se inquiere al exombudsman.

– Estamos justamente procesando eso… tenemos que tener certeza de qué pasa y, a partir de eso, poderlo comunicar…

– Y ¿qué te daría certeza de que existen riesgos: que se perpetre un ataque?

– No. Al final de cuentas el hecho real es que se aplicó una medida de protección, no se confirmó la información, no se validó la información, y por eso se actuó en correspondencia, estamos platicando y generando las medidas de protección… vamos, yo no acompaño la hipótesis de esa pregunta, con todo respeto.

Por ello, añadió, la Caravana continuará su recorrido tal como se tenía programado y sólo se pidió a las autoridades elevar las medidas de seguridad al paso de la movilización.

Sólo para “coordinadores”

Para informar de este hecho, los organizadores de la Caravana de Paz convocaron la noche de ayer a una conferencia de prensa, cuya temática no quiso ser revelada sino hasta las 23:20 horas, momento en que  Emilio Alvarez Icaza se presentó en el albergue para caravaneros (ubicado a tres cuadras de la plaza central de Coatzacoalcos).

No obstante lo sucedido al convoy de Sicilia, pudo conocerse previamente a través de un informe preliminar publicado por el portal del diario Milenio, cuyo reportero viajaba en un vehículo particular detrás del poeta, y quien pudo presenciar el despliegue de los agentes en mitad de la carretera.

Emilio Álvarez y Javier Sicilia durante el recorrido de la caravana por Veracruz.//FOTO: Cuartoscuro

Sin embargo, aunque se solicitó informar de esta amenaza a todos los caravaneros que se encontraban en la vía pública cantando y divirtiéndose (al menos 50 personas), para procurar su resguardo, los encargados de la logística de la Caravana, Magdiel Sánchez, Roberto del Callejo Rocatto y Pietro Ameglio, comunicaron estos hechos sólo a la decena de personas que integran el equipo de coordinación y a nadie más. Incluso, Magdiel Sánchez pidió alejarse a aquellos que, en busca de mayores datos, buscaron escuchar el reporte que éste presentaba al resto de los coordinadores.

Además, a la conferencia de prensa que rindió Álvarez Icaza  tampoco se permitió el acceso de caravaneros inquietos por la información preliminar hasta entonces divulgada por Milenio, y sólo se permitió ingresar a los reporteros que mostraban la acreditación que los organizadores extendieron a los periodistas que acompañanla Caravana.

Ya van dos…

La amenaza de ayer a la seguridad de los integrantes de la Caravanano no es la primera registrada, ni tampoco lo fue la lenta respuesta de los coordinadores de la movilización ante los riesgos patentes.

Ya antes, alrededor de las 4:00 horas del pasado 15 de septiembre, participantes en la movilización ciudadana detectaron la presencia de dos sujetos desconocidos que inspeccionaban el salón donde en ese momento dormían los 600 caravaneros, uno vigilando la entrada y otro recorriendo el lugar.

Al percatarse de este hecho, una de las participantes marcó discretamente al teléfono de Rocatto, para informarle lo que ocurría, pero éste no hizo acto de presencia sino hasta 90 minutos después.

Agresión consumada

Ayer mismo, Amnistía Internacional lanzó una alerta urgente para informar que fray Tomás González -defensor de los derechos de los migrantes en Tenosique, Tabasco, y quien un día antes participara en el encuentro de la Caravanade Paz con pobladores de Palenque, Chiapas-  fue retenido por militares, policías municipales, estatales y de Tránsito, quienes lo acusaron de conducir un auto robado y luego de andar alcoholizado.

Por más de tres horas, el franciscano, así como su colaborador Rubén Figueroa, permanecieron rodeados por los militares y policías dentro de su vehículo, del que se negaron a salir ante la falta de una orden judicial.

Figueroa, además, fue golpeado por los militares, quienes dejaron ir a los defensores de derechos humanos sólo hasta que la denuncia de Amnistía Internacional comenzó a distribuirse a través de internet.

Cabe destacar que apenas el pasado viernes, fray Tomás Gutiérrez recibió una amenaza de muerte, formulada por alguien quien dijo ser familiar del exdelegado del Instituto Nacional de Migración en Tenosique, Erick Gutiérrez Cossío, quien se encuentra prófugo desde que el religioso promovió una denuncia penal en su contra por la presunta violación sexual de una migrante centroamericana menor de edad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Shutterstock

Así lucha el COVID contra las vacunas para intentar escapar de ellas

El virus lucha constantemente contra las vacunas para intentar escapar de ellas. Sin embargo, nuestros linfocitos B productores de anticuerpos también pueden “mutar” para hacerle frente.
Shutterstock
20 de julio, 2021
Comparte

Las variantes de SARS-CoV-2 y su contagiosidad están causando una gran atención mediática en las últimas semanas.

A medida que ha ido pasando el tiempo, el virus ha ido cambiando. Ha introducido mutaciones puntuales en su secuencia génica, muchas de las cuales se traducen en cambios de aminoácidos de sus proteínas.

Con estos cambios, el virus adquiere ventajas evolutivas en el proceso de adaptación a nuestras células y organismos, que son el medio en el que se replica.

Este proceso de adaptación no implica necesariamente una mayor virulencia, pero si avances en mejorar la unión al receptor, una optimización de su replicación, la producción más efectiva de partículas virales y su transmisión, la modulación de la patología o, eventualmente, el escape parcial de alguno de los mecanismos inmunes.

Cuando no teníamos vacunas, el virus campaba a sus anchas

Uno de los mecanismos inmunes más importantes frente a la infección es la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos B y su capacidad de reconocer y neutralizar al virus.

Hasta el comienzo de la campaña de vacunación, cada vez que el SARS-CoV-2 infectaba a alguien, se encontraba con el reto de superar las distintas barreras del hospedador infectado.

Pero si el individuo no había contagiado previamente, había pocas posibilidades de que el virus se encontrase con algún anticuerpo que le reconociese.

De esta forma, en cada infección, las mutaciones que el virus pudiera generar iban a ser seleccionadas e incorporadas en las nuevas partículas virales en la medida en la que supusieran ventajas evolutivas independientes del escape de los anticuerpos.

Pero cuando se encuentra con personas vacunadas, el escenario cambia.

Un trabajador sanitario muestra ampollas que contienen la vacuna Sinovac contra la Covid-19 hecha por Biopharma en Indonesia el 22 de junio de 2021.
EPA

Sin vacunas el virus campaba a sus anchas

Un obstáculo en el camino: las vacunas

La evolución en general, y la de los virus en particular, está determinada por las condiciones reproductivas en un determinado medio.

En virología existe un concepto denominado “viral fitness”, que podría ser traducido como aptitud viral, que determina la selección de aquellas partículas virales que introducen cambios para replicarse y transmitirse de forma más efectiva.

En otras palabras, se seleccionan virus más aptos al contexto de infección con el que se van encontrando.

Cuando el virus se encuentra a más personas con inmunidad, se ve obligado a enfrentarse a las defensas con las que antes no se encontraba, además de tener que competir entre sí con otras variantes.

De esta forma, las variantes que “ganarán” serán aquellas que tengan una ventaja sobre variantes previas, no preparadas para ese nuevo escenario inmune.

Por tanto, las variantes que escapen del efecto de las vacunas serían, en teoría, las que se impondrían sobre otras. En este escenario, las vacunas dejarían de funcionar a medio o largo plazo.

Fortaleza de las vacunas

Esta situación, que pudiera parecer descorazonadora en cuanto al papel de las vacunas en la pandemia, esconde un paradigma que juega en contra del virus.

Ya conocemos la capacidad de los anticuerpos neutralizantes de bloquear la unión de la proteína S del virus a la célula hospedadora. Al prevenir esta unión, el virus no nos llega a infectar.

Para escapar de esto, una estrategia que podría utilizar una nueva variante del virus sería cambiar la región de esta proteína S donde se unen estos anticuerpos para así no ser neutralizada.

Sin embargo, estos cambios que parecieran una ventaja para el virus suponen también un coste.

Al situarse los cambios en la misma zona empleada por la proteína S para unirse al receptor celular, podría empeorar su unión al receptor y reducir, a su vez, su capacidad infectiva.

Los virus tratan de solventar este paradigma de “lo que se gana por lo que se pierde” con mutaciones que afecten mínimamente a su capacidad infectiva y replicativa y que, al mismo tiempo, sean capaces de evadir parcialmente las defensas del organismo.

Como resultado de esta continua adaptación, el virus cambia parcialmente algunas de sus proteínas más inmunogénicas, como la proteína S, en un proceso denominado deriva antigénica.

Los virus de la gripe son uno de los más estudiados en cuanto al proceso de deriva antigénica.

Esta es la fuerza responsable de la aparición de nuevas cepas que circulan cada año y que obligan a reformular la estrategia vacunal frente a la gripe.

Pero a pesar de estos cambios, las nuevas cepas gripales no evaden completamente la capacidad de luchar frente a la infección de una persona inmunizada peviamente.

¿Y si nuestros anticuerpos se adaptasen a las nuevas mutaciones?

La adaptación a las condiciones cambiantes no solamente ocurre en el lado del virus.

Nuestros linfocitos B productores de anticuerpos pueden sufrir también un proceso de adaptación denominado hipermutación somática, que se deteriora con la edad.

De esta forma, los linfocitos B productores de anticuerpos frente al virus también pueden “mutar” para mejorar la capacidad de unirse a las proteínas del virus y neutralizarlos.

Esta mejora de los anticuerpos permitiría adaptarse a los cambios de las variantes.

El escenario cambiante de la lucha entre virus y hospedador se juega a dos bandas. El virus tiene que evolucionar y adaptarse continuamente a la situación inmune cambiante o, de lo contrario, extinguirse.

Alicia

Shutterstock

Quizás esta continua adaptación recuerde a situación en la novela de Lewis Carroll “Alicia a través del espejo”, donde los habitantes del país de la Reina Roja deben correr lo más rápido posible, solo para permanecer donde están.

Justamente por eso, la continua evolución de los virus en condiciones cambiantes se denomina (debido a su similitud), “efecto de la Reina Roja”. Es decir, cambiar para tratar seguir en el mismo sitio.

*Estanislao Nistal Villán, es virólogo y profesor de microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo. Este artículo apareció originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión orginal aquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpkidolMaRw&t=6s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.