¿Puede la Corte Penal Internacional juzgar a Felipe Calderón?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Puede la Corte Penal Internacional juzgar a Felipe Calderón?

Por Dulce Ramos
27 de octubre, 2011
Comparte

Felipe Calderón durante un evento en el Estado de México. FOTO: Cuartoscuro

¿Son los 40 mil muertos en el combate al narcotráfico un crimen de guerra? ¿Constituye un crimen de lesa humanidad el desplazamiento de 230 mil personas por la violencia en sus comunidades?  Un grupo de abogados, activistas y periodistas busca que la Corte Penal Internacional juzgue al Presidente Felipe Calderón por los efectos de la ‘guerra’ contra el narco; sin embargo, entre los expertos en Derecho Internacional no hay un consenso sobre si esa petición es viable en términos jurídicos.

La Corte Penal Internacional (CPI) se estableció en 1998 para ayudar a terminar con la impunidad de quienes han perpetrado los crímenes más graves de la comunidad internacional. Así, pues, juzga la responsabilidad individual de personas y no de Estados, como hacen otras instancias como la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

México ratificó la norma fundacional de la CorteEl Estatuto de Roma— el 28 de octubre de 2005. Con la firma, le reconoce junto a otros 118 países, competencia para juzgar crímenes de lesa humanidad, genocidio y guerra cometidos en territorio nacional o por mexicanos en cualquier parte del mundo.

Cabe señalar que la CPI conoce de los crímenes una vez que se haya demostrado que los tribunales del país involucrado no ha querido o no ha podido juzgar a los responsables. Eso implica que la CPI sólo actuará cuando las autoridades locales no procesen o castiguen a los criminales. A este principio se le conoce como Complementeriedad Positiva.

Desde su creación hasta el pasado mayo, el Fiscal de la CPI –el argentino Luis Moreno Ocampo—ha recibido 9 mil 214 documentos similares a los que el grupo mexicano presentará el 25 de noviembre. Entre los promoventes del juicio se encuentran el investigador John Ackerman; el abogado redactor, Netzaí  Sandoval; los ‘moneros’ del diario La Jornada, Rafael Barajas, Antonio Helguera y José Hernández; el productor Epigmenio Ibarra, entre otros simpatizantes con el grupo ‘No más sangre’.

¿Qué dice el documento?

Antes de conocer los puntos en los que divergen los especialistas en Derecho Internacional, vale resumir el documento que se presentará el mes que entra y que, hasta ahora, ha sido firmado por más de 20 mil personas según cifras de sus promoventes.

Los firmantes piden un juicio penal internacional contra el Presidente Felipe Calderón; Genaro García Luna, Secretario de Seguridad Pública; Guillermo Galván Galván, Secretario de Defensa; Francisco Saynez Mendoza, Secretario de Marina, y contra el narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, entre otros.

El documento, que se puede firmar por internet , afirma que el Presidente declaró el inicio de una “guerra” contra el narco el 11 de diciembre de 2006, y para enfrentarla se ha valido del Ejército, la Marina y las fuerzas policiales. El resultado es “la muerte de 40 mil seres humanos en los últimos cuatro años”.

Felipe Calderón durante la conmemoración de la Batalla de Puebla.//FOTO: Cuartoscuro

“Vivimos un conflicto armado prolongado que enfrenta autoridades gubernamentales y grupos armados organizados así como a estos grupos entre sí, combatiendo por el control territorial para el tráfico de drogas. Sin embargo, aún en las guerras existen límites y en ésta se han rebasado de forma catastrófica”, dice el documento que posteriormente enumera crímenes cometidos en ese contexto como el asesinato de dos estudiantes del Tec de Monterrey a manos del Ejército, la violación de las indígenas Valentina Rosendo e Inés Fernández perpetrada por militares o el hallazgo de fosas clandestinas en San Fernando, Tamaulipas.

“Ante la negativa en nuestro país para castigar a los responsables (…), corresponde a la CPI terminar con la insultante impunidad que ha prevalecido en México, desde hace por lo menos 4 años. Pedimos al Fiscal Luis Moreno-Ocampo, iniciar de oficio una investigación sobre la base de la información que acompaña este escrito”, cierra el texto.

¿Hay un conflicto armado en México?

En el derecho internacional, las guerras o conflictos armados están definidos por las Convenciones de Ginebra, que son los tratados internacionales que buscan limitar los horrores de la guerra. Estos documentos dividen los conflictos en ‘internacional’ y ‘no internacional’ según los artículos segundo y tercero.

Los conflictos no internacionales, como el que según los promoventes ocurre en México, se dan entre fuerzas armadas oficiales y ya sea fuerzas disidentes o grupos armados organizados. Los dos últimos, bajo la dirección de un mando responsable y con un control del territorio tal que les permita operar de manera sostenida y concreta.

El Protocolo II de los Convenios de Ginebra señala también que los Convenios no son aplicables a situaciones de tensión interna, los disturbios interiores y otros actos análogos, pues no son conflictos armados.

¿En qué divergen los expertos?

Los especialistas en Derecho Internacional difieren, para empezar, en si existe o no en México un conflicto armado.

Para unos, el conflicto es evidente, mientras que para otros, los Convenios de Ginebra, firmados en 1949, no contemplan nuevas situaciones de violencia como el combate de Estados Unidos a la organización terrorista Al-Qaeda o la invasión de Israel a territorios palestinos que no son propiamente un Estado.

A continuación, Animal Político hace un resumen de los argumentos que esgrimen tres expertos en la materia para considerar si es factible que la Corte Penal Internacional enjuicie a Calderón y a otros mandos en la ‘guerra’ contra el narco.

Felipe Calderón durante una conferencia de prensa.//FOTO: Cuartoscuro

José Antonio Guevara, coordinador para América Latina y el Caribe de la Coalición por la CPI

El experto argumenta que el Fiscal conduce actualmente “ exámenes preliminares” sobre la violencia en Afganistán, Georgia, los territorios palestinos, Colombia y Honduras; lo cual evidencia que la CPI no sólo conoce de crímenes cometidos en conflictos armados entre fuerzas de un Estado y guerrillas, sino también en “una gran diversidad de formas de violencia que pueden llegar a configurar crímenes de su competencia”.

El documento que se presentará, afirma el abogado, se sustenta en el hecho de que, tras la “declaración de guerra al crimen” de Calderón, se han cometido crímenes de lesa humanidad y de guerra. Según el artículo 7 del Estatuto de Roma, los crímenes de lesa humanidad son el asesinato, la tortura, la desaparición forzada de personas y otros, cuando se cometen como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque.

Guevara señala también que al no haber sentencias contra los crímenes cometidos por las fuerzas armadas o por los grandes jefes del crimen organizado es plausible que el Fiscal examine la situación y, de acuerdo con la complementariedad positiva, pida a los tribunales nacionales su cooperación.

“Sin embargo –afirma el experto—como es factible que no encuentre respuestas contundentes de las autoridades mexicanas, se tendrá que solicitar la activación de la jurisdicción de la CPI ante la sala de cuestiones preliminares para iniciar las investigaciones formalmente”.

Javier Dondé Matute, experto en Derecho Internacional del Instituto Nacional de Ciencias Penales

Para este abogado, la procedencia de un juicio como el que se plantea a la CPI, es “sumamente complicado” y un proceso en instancias nacionales sería más viable.

El debate sobre si hay o no un conflicto armado en México es el punto de partida. “Podemos aceptar que los niveles de violencia en el país son muy altos; pero jurídicamente no podemos sostener que hay un conflicto armado en México de acuerdo a lo que considera el Estatuto de Roma”, dice el experto. “Podemos decir que el Estatuto de Roma se ha quedado corto; pero eso no es suficiente para ‘meter a la fuerza’ lo que pasa en México dentro de un conflicto armado”.

El análisis que ha hecho el fiscal sobre casos como Colombia no son señal suficiente para prever que la CPI haga lo mismo con el caso de México, pues hay muchos casos previos “atorados” en la oficina del fiscal; como el de Afganistán, o los crímenes de lesa humanidad que se le imputan al Presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Los recursos limitados de la CPI es otro de los argumentos de Dondé para estimar que la CPI no conocerá del caso.

En junio del año pasado, la CPI se reunió en Kampala, Uganda, para revisar el Estatuto de Roma. En aquella reunión se resolvió impulsar el Principio de Complementariedad Positiva ante la  carga del Tribunal; por lo que, en caso de que la CPI se pronunciase, lo haría porque los juicios ocurriesen en México.

Sobre el fuero de los gobernantes, Dondé aclara. “El fuero no es igual a impunidad. Se debe demostrar que hay obstáculos para procesar a los responsables y se puede desaforar a los altos funcionarios”.

Laura García, maestra en Paz y Seguridad Internacional y pasante de la CPI en 2007

La existencia de un conflicto armado en México también es debatible para esta experta; sin embargo, hay otros elementos por los que considera que la CPI desechará el caso de México.

“Los crímenes que el grupo aduce no son competencia de la Corte. Se está describiendo más bien una violación sistemática y grave de derechos humanos y no tanto crímenes de lesa humanidad o de guerra”.

La violación de Valentina e Inés, el asesinato de los dos estudiantes del Tec de Monterrey, o el hallazgo de fosas clandestinas en San Fernando podrían considerarse crímenes de guerra o lesa humanidad si se demostrase que forman parte de un “plan o política del Estado u organización armada”, y para eso, agrega la abogada, “se necesita que se produzcan de manera generalizada”.

Otra consideración de García es que en ninguna parte de la solicitud hay pruebas de la responsabilidad penal de quienes se busca llevar al ‘banquillo’; y como ejemplo pone la matanza de migrantes en San Fernando. “Ese crimen no fue cometido por ‘El Chapo’, sino que está atribuido al grupo de los Zetas”. De la misma forma, señala que la frase “Calderón ha ordenado agredir sistemáticamente a migrantes centroamericanos”, que se incluye en el documento, no se puede probar; pues no hay vínculos directos con el presidente y la violación de los derechos de los migrantes. “La única salvedad es que hubo personal del Instituto Nacional de Migración acusadas de estar coludidas en este crimen; pero eso es diferente a que exista un plan o política para agredir a los migrantes”.

¿Qué pasaría si la CPI conoce del caso?

La Fiscalía se tendría que acercar al Estado mexicano y anunciar su intención de investigar y comenzar un diálogo. La Fiscalía otorga el beneficio de la dura para que los gobiernos cooperen.

Al entrar a México, se recabarían pruebas y, en otro momento, se buscaría a los acusados.

¿Y si México no coopera?

En sus distintas actuaciones, la Fiscalía se ha valido de diversos mecanismos para juntar información. Sólo por nombrar un ejemplo, en el caso del conflicto armado en Darfur, Sudán, que estalló en 2003; la Fiscalía visitó los campos de refugiados en Chad para recabar las pruebas.  

¿Qué ocurriría si la CPI desecha el caso?

La Fiscalía responderá al grupo de abogados promoventes y explicará las razones por las que no tiene competencia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacunas contra la COVID: las fortalezas y debilidades de las nueve candidatas más adelantadas

Los anuncios recientes de Pfizer y Moderna han sido buenas noticias en la batalla contra la pandemia de coronavirus. Pero estas no son las únicas farmacéuticas que han avanzado en la fabricación de vacunas.
Getty Images
22 de noviembre, 2020
Comparte

La comunidad científica recibió con gran entusiasmo las buenas noticias sobre la vacuna contra el coronavirus desarrollada por las compañías farmacéuticas Pfizer y BioNTech: un 95% de efectividad, ningún efecto secundario preocupante y buena protección para personas mayores de 65 años y de diferentes razas y etnias.

La efectividad se midió utilizando a los 170 voluntarios de los ensayos clínicos de Fase III que fueron diagnosticados con covid-19, pues al comparar los resultados los científicos constataron que la gran mayoría de participantes infectados pertenecían al grupo al que se le había administrado un placebo, es decir, una sustancia sin efecto terapéutico.

Esto significa que la gran mayoría de voluntarios inmunizados parecen haber sido protegidos del Sars-CoV-2, el coronavirus responsable de la pandemia.

Y aunque el estudio, en el que participan más de 43.000 personas repartidas por Sudáfrica, Alemania, Argentina, Brasil, Estados Unidos y Turquía, continuará durante varios meses, estos hallazgos preliminares servirán para que Pfizer y BioNTech soliciten una autorización de emergencia para su producto a la FDA, la agencia reguladora de los Estados Unidos, “en los próximos días”.

La de Pfizer y BioNTech no es la única candidata al borde de la aprobación.

En un comunicado difundido esta semana, el laboratorio Moderna informó que su inmunizador había registrado una tasa de efectividad del 94%.

Y nuevos anuncios de otras empresas parecen inminentes.

Pero, ¿cuáles son las fortalezas y debilidades de cada competidor en esta carrera por una vacuna? Ha llegado el momento de conocerlos.

1. BNT162 (Pfizer y BioNTech)

Por lo que se sabe hasta el momento, la vacuna BNT162 es una de las más avanzadas y debería ser aprobada por Estados Unidos en las próximas semanas.

Esta utiliza la tecnología conocida como ARN: es decir, contiene una pequeña secuencia genética creada en el laboratorio que “enseña” a las propias células del cuerpo humano a producir proteínas similares a Sars-CoV-2. A partir de ahí, el sistema inmunológico reconoce la amenaza y crea una respuesta que protege al cuerpo de futuras infecciones.

Gráfico sobre la vacuna.

BBC

Cabe destacar que los resultados anunciados por Pfizer y BioNTech aún necesitan ser publicados en alguna revista científica y evaluados por expertos independientes.

Pero si son consistentes, representarán un cambio de paradigma en la ciencia, pues la suya sería la primera vacuna genética de la historia.

¿Cuál es la ventaja de esto? Primero, son mucho más fáciles y rápidas de producir. Luego, los requisitos de laboratorio y equipo son menores en comparación con los inmunizadores que tenemos hasta ahora.

Pero el mayor inconveniente es la necesidad de mantener las dosis a una temperatura inferior a 70° C para evitar que la sustancia pierda su efecto. Esto puede convertirse en un obstáculo importante en regiones remotas o muy cálidas.

En entrevistas recientes, los representantes de Pfizer dijeron que están pensando en soluciones y tecnologías para garantizar una temperatura tan baja, menor incluso que el más frío invierno en la Antártida.

Otro problema sería la disponibilidad de este inmunizador en los países en desarrollo.

Por ahora, por ejemplo, y a pesar de la participación de Brasil en las pruebas, no existe ningún arreglo para la compra o transferencia de tecnología al país. E incluso si el gobierno brasileño y las dos empresas cierran un acuerdo, las primeras dosis solo llegarían a Brasil a partir del primer trimestre de 2021, pues otras naciones ya se han garantizado los primeros lotes.

Vacunación

Getty Images
Dadas las limitaciones en el número de dosis, las primeras vacunas aprobadas estarán restringidas a algunos grupos, como profesionales de la salud, ancianos y personas con enfermedades crónicas.

2. mRNA-1273 (Moderna)

Esta candidata también forma parte del grupo de vacunas basadas en ARN. El reciente anuncio de Moderna, por su parte, se basó en 95 participantes en ensayos clínicos diagnosticados con covid-19. Los resultados muestran que 90 de ellos eran del grupo placebo, lo que sugiere una tasa de efectividad del 94%.

También hay otras buenas noticias relacionadas con esta primer informe: el inmunizador no causó ningún evento adverso notable y generó una respuesta constante del sistema inmunológico incluso en los ancianos o en personas con enfermedades crónicas. También parece prevenir casos graves que requieren hospitalización e intubación.

Antes de solicitar la aprobación, sin embargo, el fabricante de medicamentos debe esperar un poco más para completar el objetivo de 150 eventos (es decir, 150 participantes infectados de covid-19) para tener datos más sólidos. Esto debería suceder en las próximas semanas.

Comparado con el competidor Pfizer y BioNTech, el producto de Moderna tiene la ventaja de almacenarse a menos de 20° C. Esta es una temperatura mucho más fácil de garantizar con los congeladores que tenemos actualmente.

No hay mucha información sobre la posible llegada de esta vacuna a los países en desarrollo. Una forma de obtener el producto puede ser el Fondo Global de Acceso a Vacunas para Covid-19 (Covax), creado por la Organización Mundial de la Salud con el objetivo de distribuir dosis a países menos desarrollados. Numerosos países latinoamericanos son parte de esta iniciativa.

3. AZD1222 (Universidad de Oxford y AstraZeneca)

También probada en Brasil, esta candidata pertenece al equipo de vacunas de vectores virales no replicantes.

Esto quiere decir que se construyó a partir de un adenovirus, un tipo de virus que no daña nuestra salud. En su interior, los científicos insertaron algunos genes de Sars-CoV-2 para provocar una reacción del sistema inmunológico.

A la vacuna le ha ido bien en ensayos clínicos: la información completa del estudio de Fase II se publicó el 19 de noviembre en The Lancet y confirmó que el inmunizador es seguro y no causa efectos secundarios graves, incluso en ancianos. Otro punto a destacar es que produjo anticuerpos, una gran señal.

Queda por ver si esta producción de anticuerpos está realmente relacionada con un efecto protector contra el propio virus. Pero esta tasa de efectividad solo se conocerá en la Fase III, cuyos resultados preliminares están programados para ser publicados próximamente.

Las fortalezas y debilidades de AZD1222 están en su originalidad: hasta el momento, no existe una vacuna aprobada que utilice este tipo de metodología. Por un lado, esto puede funcionar y revolucionar el conocimiento en el campo. Por otro, es necesario esperar pacientemente los resultados para ver la efectividad y seguridad del producto.

Una ventaja de la vacuna de la Universidad de Oxford y AstraZeneca está en su disponibilidad. Entre otros, Brasil, Argentina y México ya tienen convenios para la compra y transferencia de tecnología.

A nivel mundial, los responsables de esta vacuna garantizan que tendrán capacidad para entregar 3.000 millones de unidades en 2021. Las empresas aún no han revelado si su producto necesita una refrigeración especial.

Coronavirus

Getty Images
Vacunas de virus inactivado, basadas en ARN, de subunidad proteica … hay muchos tipos de armas que se están probando en la lucha contra el covid-19.

4. CoronaVac (Sinovac)

Esta vacuna china copó titulares la semana pasada, luego de la suspensión de las pruebas clínicas en Brasil por la muerte de un voluntario. La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) y el Instituto Butantan intercambiaron críticas en una serie de notas y entrevistas colectivas.

Pero pocos días después se aclaró que la muerte no había tenido nada que ver con la vacuna y se retomó el estudio con normalidad.

Dejando a un lado la polémica, la farmacéutica Sinovac también apuesta por la estrategia del virus inactivado. Los científicos utilizaron algún método, como calor o productos químicos, para desactivar el Sars-CoV-2 y que no cause infección ni se reproduzca dentro del cuerpo. Aun así, cuando se aplica en una vacuna, el virus es reconocido por el sistema inmunológico, creando una respuesta protectora.

El punto fuerte aquí es la fiabilidad. La ciencia ha estado trabajando con vacunas de virus inactivados durante casi siete décadas. Por eso ya sabemos muy bien cómo producirlas y los principales problemas que pueden aparecer por el camino.

En la dirección opuesta, el punto débil es el retraso. La fabricación requiere un rigor extremadamente alto y una planta industrial muy bien equipada. La formulación tampoco rinde mucho en dosis por litro.

El producto se encuentra en la Fase III de prueba y pronto espera completar la cantidad mínima de eventos (voluntarios infectados con covid-19) para calcular su tasa de efectividad, como sucedió recientemente con Pfizer / BioNTech y Moderna.

La refrigeración no parece ser un problema, ya que otras vacunas de virus inactivados pueden guardarse en un refrigerador convencional.

Otro punto positivo es el acuerdo entre Sinovac y el Instituto Butantan, en São Paulo, que debería facilitar el acceso a CoronaVac en Brasil y América Latina.

5. Sputnik V (Centro Gamalaya de Investigación en Epidemiología y Microbiología)

Durante mucho tiempo, la palabra que mejor definió a la vacuna Sputnik V fue misterio. Las primeras noticias de Rusia, donde se encuentra el Instituto de Investigación Gamalaya, decían que ya se encontraba en una etapa avanzada de investigación. Poco después, fue aprobada por el gobierno.

Los especialistas estaban muy preocupados porque las pruebas clínicas que garantizan la confiabilidad del proceso de investigación no habían sido registradas ni publicadas en ninguna revista científica.

Desde entonces, ha surgido mucha información: la vacuna se basa en el vector viral no replicante (del mismo tipo en la Universidad de Oxford / AstraZeneca) y se está probando en unos 40,000 voluntarios en países como Rusia, Emiratos Árabes Unidos, Venezuela y Bielorrusia.

Con base en uno de estos análisis preliminares, los investigadores de la Sputnik V anunciaron una efectividad del 92%, basándose en 20 eventos registrados. Hay que esperar a que el estudio evolucione un poco más para que este ritmo se consolide.

Se especula que el inmunizador no requiere congelación, pero esa información aún no se ha confirmado.

6. JNJ-78436735 (Johnson & Johnson)

Sudáfrica, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Estados Unidos, México y Perú son los países donde actualmente se prueba la vacuna de Johnson & Johnson. Hay más de 60 mil voluntarios en estos países.

Basada en la tecnología del vector viral no replicante (el mismo utilizado por la Universidad de Oxford / AstraZeneca y la Sputnik V), parece estar un poco retrasada, ya que la farmacéutica no ha hecho anuncios de análisis preliminares. Se espera que suceda en las próximas semanas.

La principal ventaja estaría en los números: parte de los estudios de Fase III evalúa una sola aplicación de la vacuna. Los otros competidores necesitan dos dosis para tener efecto. Si este esquema funciona, podría significar ahorros de miles de millones de dólares.

Vacunas contra el covid

Getty Images
Se están evaluando varias estrategias y tecnologías para crear vacunas contra el covid-19: desde métodos establecidos con virus inactivados hasta nuevas formulaciones con ARN, un código genético creado en el laboratorio.

7. NVX-CoV2373 (Novavax)

Este es el representante más avanzado de la clase de vacunas de subunidades de proteínas. En lugar de utilizar todo el virus, se desarrolló a partir de un pequeño fragmento de Sars-CoV-2 capaz de activar una respuesta inmunitaria.

En relación con los competidores enumerados anteriormente, el desempeño de Novavax tardará más en conocerse. Parte de los estudios de Fase III se llevan a cabo en el Reino Unido con 15,000 voluntarios y se esperan resultados preliminares en enero o febrero de 2021.

Hay otra parte de esta investigación que se realizará con decenas de miles de participantes en Estados Unidos. Se espera que la etapa comience a fines de noviembre o principios de diciembre.

Como el producto de Novavax es parte de Covax (ese consorcio de la OMS para la compra y distribución de dosis a países menos desarrollados), es posible que llegue a América Latina en algún momento, si todo va bien.

8. Ad5-nCoV (CanSino)

También elaborada a partir de un vector viral que no se replica (como los candidatos de la Universidad de Oxford / AstraZeneca, Sputnik V y Johnson & Johnson), fue aprobada de emergencia para su uso por personal militar chino, incluso antes de importantes estudios de seguridad y eficacia.

En las pruebas de Fase III, la Ad5-nCoV se aplica actualmente a más de 40.000 voluntarios de Pakistán, Arabia Saudita y México.

Hay poca información sobre esta vacuna así que es necesario esperar nuevos anuncios por parte de los responsables.

9. Covaxin (Bharat Biotech)

Desarrollada en India, es una de las últimas candidatas en entrar en la Fase III de ensayos clínicos. Al igual que CoronaVac, también utiliza virus inactivados en su formulación.

Como se mencionó anteriormente, existe una gran experiencia mundial en el uso de esta tecnología, aunque es costosa y requiere mucho tiempo en comparación con los métodos más modernos.

Para los ensayos, los responsables pretenden reclutar a más de 25.000 participantes en territorio indio. Según un informe de Reuters, se espera que la distribución de dosis comience a partir de febrero de 2021.

Pronto se darán a conocer más detalles sobre Covaxin.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.