close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Otra falla en el Senado, una raya más para un tigre de 2 mil 500 mdp

Por Redacción Animal Político
5 de octubre, 2011
Comparte

La nueva sede del Senado aún con "detalles". FOTO: Cuartoscuro

¿Y quién es “el tigre”? Es la nueva sede del Senado, aquella que costó dos mil 563 millones de pesos, 30% más de lo esperado, y que desde su inauguración el pasado 13 de abril ha presentado múltiples fallas: desde tuberías deficientes hasta equipo de sonido con desperfectos.

El episodio más reciente -que deja patente que aunque la construcción haya costado miles de millones de pesos, no funciona adecuadamente- sucedió ayer, cuando los legisladores tuvieron que levantar la sesión de manera sorpresiva debido a fallas en el sonido. Así, los senadores se quedaron con las ganas de hacerle un homenaje al recién fallecido Gaspar Henaine “Capulina”.

El presidente de la mesa priista, el senador Francisco Arroyo, dijo que desde el medio día el sonido estaba viciado con la frecuencia de alguna estación de radio y que, poco después, un sonido agudo se coló e invadió el pleno, por lo que ya no se pudieron utilizar los micrófonos.

Fallas desde el proyecto

Como parte de la revisión de la Cuenta Pública 2009, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) realizó la verificación de la construcción de la nueve sede del Senado de la República y encontró que la estructura presentó algunas irregularidades tanto fiscales, como físicas.

Aquí algunas de ellas:

*En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2009 se autorizaron recursos por 300 millones de pesos. Sin embargo, se reportó un gasto de 410 millones de pesos, es decir, 110 millones de pesos más de lo previsto o 36.7% más.

*La ASF observó que 60% de los muros de concreto de la nueva sede del Senado presentan calidades irregulares y deformaciones. Además, hay filtraciones de agua en diversos puntos de la construcción, aunque el Senado reportó que ya se están buscando soluciones alternativas (que implicarán más dinero).

*Se alteró el peso original de la estructura. La nueva sede del Senado pesa 13% más de lo que debería. Esto se originó como resultado de cambios realizados en columnas y trabes. Según el Senado, los cambios en el peso del edificio fueron producto de estudios y dictámenes realizados por especialistas como el Director Responsable de Obra, el Corresponsable en Seguridad Estructural y el Instituto de Ingeniería de la UNAM, entre otros.

Construida sobre “una alberca de lodo y barro”

Fue construida sobre un terreno fangoso que es como “una alberca de lodo y barro”, señalaron expertos a Reporte Índigo.

En entrevista con Ramón Alberto Garza, María Correa Hernández, corredora inmobiliaria que en 2001 puso en venta el terreno en que se construyó el nuevo Senado, explica que advirtió en su momento sobre las fallas geológicas.

Según Correa Hernández, de acuerdo con documentos del Gobierno del Distrito Federal, en el terreno en que se construyó el nuevo Senado sólo se autorizaba la construcción de hasta seis pisos, pero la nueva sede de la Cámara Alta se construyeron 14.

Ya en funciones… votar a la antigüita

Al parecer, el sistema electrónico y tecnológico de la nueva sede del Senado no es “su fuerte”. Sólo hay que recordar que el pasado 13 de abril el sistema de votación electrónica falló cuando los legisladores votaban las reformas a la Ley de Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar, por lo que tuvieron que sufragar de manera nominal, es decir, con la manita levantada.

Por esta razón, la votación se repitió dos veces, porque, además, el tablero electrónico también falló.

Sólo le faltan “detallitos”

Lo de las fallas en el sistema de votación y el tablero electrónico fue sólo lo primero. A los seis días de operación, el inmueble ya había “padecido” seis crisis: se colapsó el sistema de recolección pluvial, se descompuso el aire acondicionado, se les olvidó construir sanitarios en cuatro áreas, el sistema de votación estaba sólo a 50%, la pantalla no funcionaba bien y no había certeza de la correcta operación del sistema de lector de iris.

Recientemente, personal que revisa las tuberías del Senado encontró que los tubos de descarga de aguas negras son de plástico y las filtraciones constantes. Ahí tienen que la baja calidad de los materiales utilizados son los culpables de las fugas y escurrimientos de agua.

La Jornada reportó que, en agosto, comenzó a salir un olor fétido de la oficina de Manlio Fabio Beltrones . ¿La razón? Fallas en el drenaje. De hecho, es común que los senadores y trabajadores se quejen por el mal olor en los sanitarios.

El 9 de septiembre, por ejemplo, no hubo agua en la torre de 15 pisos donde están las comisiones de trabajo.

Es en esta torre –y en la de las oficinas de los senadores- donde también, según el coordinador del PT, Ricardo Monreal, los elevadores no funcionan y que, por ello, deben esperar hasta media hora para poder llegar a los pisos de arriba.

Otro senador que se ha quejado de las fallas en la nueva sede es el perredista Tomás Torres, quien dijo que todavía no funcionan los lectores biométricos, esos que leen el iris y la palma de la mano, y que ya varios asesores, trabajadores y legisladores se han quedado encerrados porque las puertas no responden.

Federico Fleischmann prueba el salvaescaleras de la entrada principal del Senado. Foto: Cuartoscuro.

Otro “tache”…

Aunque éste no tiene que ver con instalaciones electrónicas ni drenaje, también es importante porque habla de una falla en la planeación del inmueble. De acuerdo con el examen que hizo Federico Fleischmann Loredo, presidente de Libre Acceso A.C, la nueva sede del Senado sacó siete en accesibilidad para personas discapacitadas.

Según las conclusiones de Fleischmann, los cambios temporales que se realizaron en el Senado, son, en su mayoría, “parches al proyecto original” y que el proyecto“de origen era discriminatorio”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vodka Atomik, el primer producto hecho en la zona de exclusión de Chernóbil (y sin radioactividad)

Atomik es un vodka hecho con centeno y agua extraídos del área abandonada en los alrededores de la planta de energía nuclear. Te contamos más sobre el primer producto "hecho en Chernóbil".
8 de agosto, 2019
Comparte

“Es la única botella que existe. Me tiemblan las manos al sostenerla”, dice el profesor Jim Smith levantando cuidadosamente un vodka Atomik.

Hecho con centeno y agua de la zona de exclusión de Chernóbil, es el primer producto de consumo que nace del área abandonada en los alrededores de la planta nuclear.

Un equipo de científicos comenzó a trabajar en el proyecto de crear un vodka cultivando el cereal en una granja cercana.

“Nuestra idea entonces era usar los granos de centeno para crear una bebida alcohólica”, explica Smith.

Planta nuclear de Chernóbil

BBC
La tierra que rodea la planta nuclear de Chernóbil lleva abandonada desde que ocurrió el accidente, en 1986.

Además de Smith, quien trabaja en la Universidad de Portsmouth, del sureste de Londres, el equipo detrás de la fabricación de la bebida está compuesto por investigadores que llevan años trabajando en la zona de exclusión, estudiando cómo la tierra se fue recuperando desde el catastrófico accidente en1986.

Esperan usar las ganancias de las ventas para ayudar a comunidades en Ucrania que todavía siguen afectadas por el impacto del desastre.

¿Una bebida radioactiva?

Haciendo cócteles con vodka de Chernóbil en un bar de Londres.

BBC
En Swift, un bar del Soho londinense, un equipo de la BBC probó un cóctel hecho con Atomik,

“No es más radioactivo que cualquier otro vodka”, dice Smith.

“Cualquier químico te diría que cuando destilas algo las impurezas se quedan en el producto que se desecha“.

“Así que nosotros usamos granos centeno ligeramente contaminados y agua del acuífero de Chernóbil… y los destilamos”.

“Les pedimos a nuestros amigos de la Universidad de Southampton, en el sur de Inglaterra, que tienen un laboratorio radioanalítico impresionante, que comprobaran si tenía algún rastro de radioactividad”.

“No pudieron encontrar nada: todo estaba bajo su límite de radiación“.

Granos de centeno cultivados en la zona de exclusión de Chernóbil

BBC
Para el vodka usaron los granos de centeno cultivados en la zona de exclusión de Chernóbil, que están “ligeramente contaminados”, dice Smith.

Gennady Laptev es un científico que trabaja en el Instituto Hidrometeorológico de Ucrania, en Kiev, y es también miembro fundador de la recientemente creadaChernobyl Spirit Company, la empresa encargada de fabricar el vodka.

Durante un viaje a la zona de exclusión en el que seguimos al equipo mientras hacían su investigación medioambiental y sus estudios sobre el centeno, me contó que los granos y la bebida alcohólica resultante demuestran que parte de esa tierra podría usarse de manera productiva.

“No tenemos que abandonar la tierra”, dice. “Podemos usarla de diversas formas y producir algo que esté totalmente limpio de radioactividad”.

¿Por qué los científicos decidieron hacer un vodka?

En parte, porque es un producto limpio y destilado que puede fabricarse a partir de granos contaminados.

Pero, según Smith, este proyecto pretende ir más allá de hacer alcohol con un discurso de venta único. Él espera que la venta del vodka pueda proporcionar apoyo a comunidades cercanas a la zona de exclusión.

Niños jugando en la ciudad de Narodichi

BBC
Las comunidades que rodean la zona de exclusión, como la de la ciudad de Narodichi, todavía tienen problemas económicos que surgieron a raíz del accidente.

De su trabajo en Chernóbil desde la década de 1990, Smith dice que le sorprende cómo las condiciones económicas de la gente en Ucrania siguen siendo tremendamente difíciles, aunque el paisaje se haya recuperado levemente.

“Hay puntos calientes de radiación , pero en su mayor parte la contaminación es menor que la que puedas encontrar en otras partes del mundo con una radiación de fondo relativamente alta”, explica.

“El problema para la mayoría de la gente allí es que no tienen una dieta adecuada, buenos servicios médicos, trabajos o ingresos”.

El objetivo de vender vodka artesanal de Chernóbil y generar beneficios, dice, distribuir la mayor parte del dinero a las comunidades locales. El resto será reinvertido en el negocio, aunque Smith espera proporcionar a su equipo ingresos para trabajar en su “empresa de espíritu social” a tiempo parcial.

“Porque ahora”, añade el profesor, “después de 30 años, creo que lo más importante en la zona es el desarrollo económico, no la radioactividad“.

Granja experimental en la zona de exclusión de Chernóbil

BBC
El equipo comenzó a cultivar centeno en la zona de exclusión de Chernóbil para ver cuál era su grado de contaminación.

¿Qué sabor tiene?

Con ayuda de un equipo de expertos en una coctelería en Londres, comparé el sabor de Atomik con el de un vodka “de la casa”.

“Es más un alcohol de grano que un vodka, así que tiene muchas más notas afrutadas, pues todavía puedes saborear el centeno”, dice Sam Armeye, del Swift, un bar del soho londinense.

¿Qué cóctel haría Sam con el vodka de Chernóbil? “Sin duda, un martini clásico, pero también lo mezclaría con champaña”, responde.

Con solo una botella producida hasta el momento, se necesitará tiempo para que haya más martinis de Atomik a la venta.

Pero el profesor Smith y su equipo esperan producir 500 botellas este año y vendérselas a los cada vez más numerosos grupos de turistas que visitan la zona de exclusión.

Botella de Atomik

BBC
¿Te atreverías a probar este vodka?

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI

https://www.youtube.com/watch?v=GpyJ8GP7PWg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.