La historia de doña Vicenta, una pesadilla de 4 meses
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La historia de doña Vicenta,
una pesadilla de 4 meses

Por Rosario Carmona/Ricardo Uriel Hernández
24 de octubre, 2011
Comparte

Vicenta García.

Más de 12 horas de viaje, poco dinero y el intenso dolor en el pecho. Ese es el equipaje de Vicenta de Oaxaca al Distrito Federal.

Salir de Buenavista, su ranchería, no fue fácil.

Primero un recorrido a pie hasta el municipio de San Mateo Piñas, luego un camino pedregoso y enlodado por las lluvias hasta Pochutla y de ahí a Oaxaca.

Llegó al Distrito Federal sólo para pedir ayuda. Sus peores temores han empezado a cumplirse, las influencias y el dinero de la familia del hombre que presuntamente mató y violó a su hijo provocaron que algunos testigos cambiaran sus declaraciones.

Al dolor que no termina, se suman la impotencia y soportar las burlas.

“A mi hijo cualquier día lo saco de la cárcel, pero Vicenta, ¿cuándo saca a su hijo de la tumba?”. Es la frase que le retumba en la cabeza y que repite con coraje doña Vicenta.

“Así me dice don Gregorio, el papá de Julio César, el salvaje que mató a mi hijo”, escupe con coraje.

Doña Vicenta llora irremediablemente.

Una y otra vez vuelve a  las preguntas sin respuesta: ¿por qué mataron a mi angelito, por qué lo violaron, por qué destrozaron su cuerpo?

El 8 de octubre se cumplieron 4 meses de la muerte de Gamaliel, su hijo de 6 años de edad y ahora enfrenta una nueva pesadilla: en el juzgado donde se lleva el proceso penal contra el presunto homicida, la secretaria, Adriana Laura  Cruz Ortiz, ha actuado de manera parcial favoreciendo a los testigos y familiares de Julio César Ruiz.

Aquel 8 de junio

Gamaliel de seis años de edad salió de la escuela de Conafe, ubicada en San Mateo Piñas.

Cada día, el niño caminaba desde su ranchería, acompañado de su mamá para ir a estudiar. Pero ese día, le dijo a su mamá que no fuera a recogerlo para que no se cansara.

Los testigos narran que vieron a Julio César Ruiz Martínez cuando subía al niño a un caballo y antes, le compraba unas sabritas.

Cuando las horas pasaron y el niño no llegaba a su casa, Vicenta fue a buscarlo hasta el municipio, pidió ayuda a sus familiares y vecinos y fue horas después cuando encontraron el cuerpo en una barranca.

El niño había sido violado, apuñalado en seis ocasiones y arrojado al barranco.

Al realizar el levantamiento del cadáver, el síndico municipal, Miguel Ángel García Sánchez, actuó con despotismo y prepotencia contra doña Vicenta y sus familiares. Se negó a trasladar al perro, propiedad del presunto homicida, que permanecía junto al cuerpo y a acudir de inmediato al rancho de los abuelos de Julio César, a donde llegó con la ropa manchada de sangre y borracho, según el testimonio del propio abuelo.

El arma  homicida y la ropa de Julio César desaparecieron. Los familiares cambiaron su declaración y aunque Julio César se encuentra preso, la familia de Gamaliel teme que el proceso sea manipulado y que la justicia no llegue.

Vicenta busca ayuda

Cuando pensaba que ya había enfrentado lo peor en su vida, a los días de impotencia se suman las amenazas, las burlas, la afrenta.

Don Gregorio, el papá de Julio César Ruiz, (presunto homicida del hijo de doña Vicenta), le grita en la cara: “Yo sacaré a mi hijo de la cárcel, pero Vicenta cuándo saca el suyo de la tierra, esas son palabras que me duelen”, repite.

Julio César Ruiz está bajo proceso en el juzgado penal de Pochutla. Pero lejos de recibir justicia, doña Vicenta está llena de dudas, de temor.

En una carta que le escribió su sobrino, Jesús, dirigida a “quien corresponda”, a quien quiera ayudarla, Vicenta alcanza a leer apenas:

“Tenemos temor que esta familia que presume de influencias y un gran poder económico, soborne a las autoridades para que el criminal quede en libertad o se le dicte una pena que no sea acorde al delito. Ya que a los actos cometidos le corresponde una condena de 60 ó 70 años de cárcel”.

Doña Vicenta cuenta que en la audiencia más reciente, el 14 y 15 de septiembre, la licenciada Adriana Laura Cruz Ortiz,  secretaria judicial de San Pedro Pochutla, actuó con parcialidad.

Y sigue el texto:

“Tuvimos audiencia y ese señor llevó 9 personas, pero ellos no viven en San Mateo Piñas y que no vieron el caso. Y si ese hombre dijo yo encontré al niño y le ofrecí unas sabritas, ahora están diciendo que no, que él estuvo en Oaxaca con un doctor. Y hasta presentaron un doctor y dice que lo  atendió pero no es cierto porque hay gente que lo vio subir a mi hijo al caballo, la señora que le vendió las sabritas, el dueño del rancho, ahora quieren incriminar a otra persona, pero yo sé que el asesino es Julio César”.

Maltratos que se suman a la tragedia

La actuación de la secretaria Cruz Ortiz, terminó por lastimar aún más la dignidad de doña Vicenta.

“A mí me sacaban, me dijo que yo no podía estar ahí, pero la gente mentirosa que él llevó (el papá de Julio César) sí los dejaban entrar y no es justo que me traten así”.

Las amenazas y el reparto de dádivas, dice, finalmente han dado resultado.

“Están cambiando las cosas porque este señor está dando dinero y amenazando a mis familiares y a los testigos. Anda diciendo que primero va contra mi hermano y luego contra el señor Adrián, el dueño de los animales y el rancho donde mató a mi hijo”.

“Durante la audiencia de testigos de cargo y de descargo (la secretaria judicial) actuó con mucha parcialidad hacia el abogado del inculpado y los testigos de descargo. Mientras que a quienes vieron a Julio César llevarse a mi hijo, los trató con despotismo y prepotencia”.

Doña Vicenta dejó su ranchería a unas 8 horas de Oaxaca, para llegar hasta el Distrito Federal y pedir ayuda.

Los cuatro meses que han pasado no alcanzan para borrar de su mente la imagen que le destrozó la vida.

Lo vi frío, inerte, boca abajo, a unos metros de donde el hombre lo violó, lo sacrificó y lo apuñaló”.

Y simplemente parece aferrarse al último beso que recibió de Gamaliel, su hijo de seis años, cuando  se despidió por la mañana, antes de irse a la escuela.

“Definitivamente yo me siento muy mal, yo he dicho que no voy a poder resistir la pérdida de mi hijo. Dios mío por qué me lo quitaste de esa forma y los hombres se burlan de mí, no es justo”.

Yo no estoy comprando gente porque yo no tengo dinero como ellos, yo viajé con un poco de caridad sólo para pedir ayuda, porque si ese hombre sale libre, todos corremos peligro.

Con las manos en el rostro, doña Vicenta insiste: “No le entiendo a la vida por qué ese día no fui a buscar a mi hijo”.

“Sé que nada me va a devolver a mi hijo pero saber que se aplicaron las leyes, al menos me dará un poco de consuelo. Ya no pido más porque la  pérdida de mi hijo me dejó muerta en vida”.

Y así, muerta en vida, salió de su pueblo con el equipaje más pesado que le ha tocado cargar: pedir ayuda, mendigar justicia de las autoridades, con los recuerdos que no la dejan ni respirar.

Exigir justicia en un país de impunidad, esa es la misión con la que  Vicenta, regresó a Oaxaca…

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Donald Trump y su esposa Melania dan positivo a COVID-19

El presidente estadounidense y su mujer se encuentran en cuarentena tras dar positivo por coronavirus. Todavía no se sabe cómo afectará este contagio al próximo debate presidencial, programado para el 15 de octubre.
2 de octubre, 2020
Comparte

Donald Trump y su esposa Melania dieron positivo por covid-19, así lo anunció el presidente de Estados Unidos en la madrugada de este viernes, poco después de que se conociera que una de sus ayudantes más cercanas resultó contagiada.

Apenas unas horas antes de conocerse la noticia se supo que Hope Hicks, de 31 años y una de las asistentes de mayor confianza del mandatario, contrajo el nuevo coronavirus.

Ambos viajaron juntos el martes en el avión presidencial rumbo al primer debate presidencial realizado en la ciudad de Cleveland (estado de Ohio) frente al candidato demócrata Joe Biden.

El presidente, que tiene 74 años y por tanto pertenece al grupo de alto riesgo, anunció la noticia en su cuenta de Twitter.

Según el examen físico más reciente de Trump pesaba a principios de este año110,7 kg. Esto se considera obeso para su altura de 1,9 metros.

Cuarentena

“Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación de inmediato. ¡Lo superaremos juntos!”, escribió en su red social.

Todavía no está claro cómo afectará este contagio a la organización del segundo debate presidencial, programado para el 15 de octubre en Miami, Florida.

El médico de Trump, Sean Conley, emitió un comunicado en el que dijo que el presidente y la primera dama “están bien en este momento” y “planean quedarse en la Casa Blanca durante su convalecencia”.

Trump casi nunca usa mascarilla y, a menudo, no mantiene el distanciamiento social con sus ayudantes u otras personas durante los compromisos oficiales.

Estados Unidos acumula ya 208.000 fallecidos por coronavirus, la cifra más alta de muertes en el mundo.

Trump y Bolsonaro

EPA
Trump y Bolsonaro son dos de los mandatarios mundiales contagiados con coronavirus.

El presidente de Estados Unidos se suma a la lista de mandatarios que se vieron contagiados en los últimos meses, como el de Brasil, Jair Bolsonaro, y el de Reino Unido, Boris Johnson.

Minimizar la pandemia

Durante meses Trump dio a entender públicamente que la gripe común es más peligrosa que la covid-19 y se mostró escéptico sobre la gravedad de la enfermedad.

“No podemos dejar que el remedio sea peor que el problema”, tuiteó Trump el 23 de marzo, al cuestionar el cierre de la economía por la pandemia y las medidas de distanciamiento social.

“Va a desaparecer. Un día, como un milagro, desaparecerá“, dijo también sobre el virus.

Sin embargo, antes de que el coronavirus llegara al país, el presidente de Estados Unidos ya sabía que era más letal que la gripe, pero según le dijo al periodista Bob Woodward quería minimizarlo para evitar el pánico.

Woodward, quien destapó el escándalo de Watergate y es uno de los periodistas más respetados de EE.UU., entrevistó a Trump 18 veces entre diciembre y julio.

La cuestión ahora es cómo afectará la convalecencia de Trump a la campaña electoral.


¿Cuán trascendental es esto?

Análisis de Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC para Norteamérica

Una semana después de que Donald Trump les dijera a los estadounidenses que no se preocuparan por la covid-19 porque “prácticamente no afecta a nadie”, excepto a los ancianos y a las personas con afecciones cardíacas, el propio presidente dio positivo por el virus.

Es difícil decir exactamente cuán trascendental es esto a tan solo 32 días de las elecciones estadounidenses, sobre todo ahora que el mandatario tuvo que ponerse en cuarentena para recibir tratamiento.

Los mítines de campaña están cancelados y en dos semanas debería celebrarse el próximo debate presidencial.

El habitual mensaje del presidente, de que la nación está “dando la vuelta” a la pandemia, se ha visto socavado por su propia enfermedad.

Hace solo dos días, durante el primer debate, Trump menospreció al oponente demócrata Joe Biden por usar con frecuencia mascarillas y no dar mítines de campaña del mismo tamaño que los suyos.

Ahora, la Casa Blanca y la campaña tendrán que responder por qué el presidente adoptó una actitud aparentemente tan arrogante, y cuántos altos cargos en la Casa Blanca pueden haberse vistos expuestos.


Hicks

Getty Images
Hicks es señalada de ser una de las asistentes de mayor confianza de Trump.

Hicks

Según el portal informativo Bloomberg, Hicks ya experimenta síntomas del coronavirus y fue puesta en cuarentena desde el viaje de regreso de Minnesota.

La funcionaria era la última reciente persona de la Casa Blanca en contagiarse. La secretaria de prensa del vicepresidente Mike Pence, Katie Miller, dio positivo en mayo.

El consejero de seguridad Robert O’Brien, varios agentes del Servicio Secreto, un piloto del helicóptero presidencial y un trabajador de la cafetería de la Casa Blanca también dieron positivo en los últimos meses.

Ahora también el matrimonio presidencial.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.