El ambientalismo de Jane Goodall germina en internet
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El ambientalismo de Jane Goodall germina en internet

Por Dulce Ramos
31 de octubre, 2011
Comparte

La semilla del ambientalismo germina en internet. En más de 120 países, niños de preescolar y jóvenes universitarios preocupados por la conservación se han organizado en un programa con tres objetivos: ayudar a las comunidades, a los animales y proteger el medio ambiente. Es la iniciativa Roots and Shoots (Raíces y Retoños), creada por la ambientalista Jane Goodall; una mujer que se ha dedicado a estudiar el comportamiento de los chimpancés en África y a la promoción de un planeta sostenible.

Entre 1960 y 1986, esta londinense se internó en la selva de Tanzania para observar a los chimpancés y su comportamiento. Ahí pudo observar que estos animales se organizan, tienen sentimientos y reacciones parecidas a los de los humanos; pero la gran devastación del hábitat la hizo salir de la selva y viajar para hacer conciencia de los problemas que ha generado el desarrollo sin sostenibilidad. Actualmente viaja 300 días al año.

“En esos viajes conocí a muchos jóvenes que han perdido la esperanza en el mundo. Hartos y deprimidos por ver un mundo que vive en extrema pobreza y otro que vive un estilo de vida insostenible. Eso me llevó a crear Roots and Shoots”. Con voz pausada, el cabello plateado amarrado en una coleta y un changuito de peluche entre las manos que la acompaña a todos lados, la ambientalista de 77 años relata su experiencia con los jovenes mexicanos en el segundo viaje que ha hecho al País y que tuvo lugar este fin de semana.

¿Qué hace exactamente Roots and Shoots y cómo se organiza? Facebook, Twitter y Skype son las principales herramientas para que niños y jóvenes se comuniquen y elijan tres proyectos. Uno para ayudar a los animales, otro para ayudar a las personas, y uno más para mejorar el medio ambiente. Una vez elegidos, el grupo se registra en la página de Roots and Shoots para recibir asesoría e intercambiar experiencias con otros grupos alrededor del mundo. En Facebook hay más de un centenar de grupos vinculados a Roots and Shoots. Según la organización, México tiene 13 grupos registrados.

“La meta de Roots and Shoots es crear una masa crítica de jóvenes que sean los próximos maestros, doctores, abogados y políticos que entiendan que aunque necesitamos dinero para vivir, no podemos vivir para el dinero. Eso es lo que estamos haciendo mal”.
Pero el que su grupo haya dado brotes con éxito en más de 120 países no es todo el trabajo. La ambientalista, cuya voz y carácter transmiten tranquilidad, tiene como siguiente objetivo el que los resultados sean medibles.

“Ya se pueden ver y notar. En Estados Unidos hay jardines donde crecen plantas que cultivaban los indígenas y los mayores les explican a los más pequeños para qué son útiles. A partir de ello se han creado mercados de granjeros que reactivaron el comercio sustentable en estas zonas y preservaron el conocimiento”.

Al considerar al hombre como el centro de la vida en el planeta, dice la doctora en Etología, el daño más grande que se ha generado es el egoísmo y la falta de entendimiento. “Hemos perdido mucha sabiduría. Por eso he impulsado este programa. Para crear una familia con valores distintos”.

¿Tienen esperanza en México programas como Roots and Shoots cuando hay comunidades que están más preocupadas por su seguridad que por el medio ambiente? Goodall lo afirma contundente.  “Roots and Shoots se ha introducido en áreas con violencia y funciona porque se les da a los niños un sentimiento de empoderamiento. Ellos eligen los proyectos y ven que hacen una diferencia, aunque sea pequeña”.

Lecciones de chimpancés para políticos

Hace cientos de años, 2 millones de chimpancés habitaban en África. Hoy sólo quedan unos 300 mil. Esa cifra es apenas una pequeña muestra de la devastación que sufren las especies y el medio ambiente alrededor del planeta.

En poco menos de un mes, los líderes mundiales se reunirán en Sudáfrica en la Conferencia sobre el Cambio Climático (COP 17). Consciente de que la educación por el planeta debe ser también tarea de los políticos, la ambientalista –que participará en la cumbre—urgirá a los líderes a tomar acciones.

“El mensaje es que escuchen y entiendan que este es el tema más importante de toda la agenda. En 30 o 40 años, el costo va a ser muy grande por todos los efectos que ya vemos. Las grandes sequías, las grandes inundaciones…”.

La naturaleza, añade, no se replicará una y otra vez. “Es resiliente y perdona asombrosamente, pero no siempre lo hará”.
Los magros resultados de otras cumbres climáticas no desalientan a esta líder ambientalista. En todo el tiempo que pasó en Tanzania, Goodall aprendió que los chimpancés son animales muy políticos, pues forman alianzas, retan a los de mayor rango, el más inteligente es el que sobrevive y no necesariamente el que usa la fuerza bruta. Con ese conocimiento, la etóloga cree que hay algo que los políticos pueden aprender de ellos.

“Las peleas se rompen muy rápido. No importa quien tiene o no la razón o quién tiene el rango más alto. Después de la pelea, el que fue la víctima tiene una urgencia por ser reafirmado y no para de hacer ruidos hasta que el agresor se acerca, le da la mano o le da palmaditas en la espalda. No es necesariamente política, pero podemos aprenderlo”.

 

El viaje de Jane

Junto con Roots and Shoots y el Instituto Jane Goodall, la etóloga presentará próximamente el documental Jane’s Journey; del cual ya está disponible un adelanto y se espera que el Consejo Británico en México pueda traero al país. Mientras tanto, este es un avance.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: cómo es la situación en la central nuclear de Chernóbil que estuvo tomada varias semanas por militares rusos

La periodista de la BBC Yogita Limaye fue una de las primeras personas en ingresar a la planta desde que se fueron los rusos.
9 de abril, 2022
Comparte

La antigua central nuclear de Chernóbil, en el norte de Ucrania, fue tomada por las fuerzas rusas el primer día de la invasión. Ahora está nuevamente bajo el control de Ucrania.

Yogita Limaye, corresponsal de la BBC, es una de las primeras periodistas en ingresar a la planta desde que se fueron los rusos.

En la tarde del 24 de febrero, las fuerzas rusas rodearon Chernóbil con tanques y vehículos blindados, ingresando a Ucrania desde la frontera con Bielorrusia, a unos 16 kilómetros de distancia.

Cerca de 170 guardias nacionales ucranianos que vigilaban la planta fueron llevados al sótano y mantenidos cautivos ahí. Luego, los soldados rusos registraron las instalaciones en busca de armas y explosivos.

A los ingenieros, supervisores y demás personal técnico se les permitió que continuaran trabajando. En los dos días siguientes, llegaron operarios de Rosatom, la agencia rusa de energía atómica.

Valeriy Semonov

BBC
El ingeniero Valeriy Semonov, uno de los trabajadores de la planta de Chernóbil.

Al personal de Chernóbil le interesaba mantener el control del mantenimiento de la planta, que, aunque no está en funcionamiento, almacena los desechos radiactivos del peor desastre nuclear del mundo.

Desde el accidente de 1986 se han gastado miles de millones de dólares para limpiar y contener la contaminación.

Si las condiciones en el sitio no se controlan adecuadamente, existe un gran riesgo de liberación de material nuclear.

Evitar una catástrofe

“Querían saber cómo se manejaban las instalaciones. Querían información sobre todos los procedimientos, documentos y operaciones. Tenía miedo porque el interrogatorio era constante y, a veces, fuerte”, dice Oleksandr Lobada, supervisor de seguridad radiológica en la estación.

Un cuarto en la planta de Chernóbil.

BBC
Los guardias de la planta permanecieron cautivos en cuartos como este, en el que se observan sus pertenencias.

En el último piso del edificio principal de la central eléctrica hay salas clave desde donde se controla el sitio, ubicadas a ambos lados de un pasaje largo y estrecho. Algunas de esas salas estaban cerradas.

Los rusos, al no encontrar las llaves, cortaron la parte de la puerta en la que estaba incrustada la cerradura e irrumpieron en las salas.

“Teníamos que negociar constantemente con ellos y esforzarnos por no ofenderlos, para que permitieran que nuestro personal manejara las instalaciones”, dice el ingeniero Valeriy Semonov.

Cuando se cortó el suministro eléctrico a la estación durante tres días, Valeriy dice que se apresuró a encontrar combustible para mantener el generador en funcionamiento e, incluso, recurrió a robarle algo a los rusos.

“Si nos hubiéramos quedado sin energía, podría haber sido catastrófico“, explica Oleksandr.

“El material radiactivo podría haber sido liberado. Ya te podrás imaginar la escala de eso. No tenía miedo por mi vida. Tenía miedo de lo que sucedería si no estaba allí monitoreando la planta. Tenía miedo de que fuera una tragedia para la humanidad“.

Oleksandr Lobada

BBC
Oleksandr Lobada dice que los rusos querían saber todos los detalles sobre el funcionamiento de la planta.

Expuestos a la radiación

El área detrás de la planta, llamada “Bosque Rojo”, es uno de los lugares más radiactivos de la Tierra.

Las imágenes de drones publicadas por el ejército ucraniano muestran que los soldados rusos cavaron trincheras e incluso se quedaron allí. Esto también fue confirmado a la BBC por funcionarios de la estación.

Eso evidencia lo poco que sabían los soldados sobre seguridad nuclear.

Energoatom, la agencia estatal de energía nuclear de Ucrania, ha dicho que los soldados rusos estuvieron expuestos a “dosis significativas” de radiación.

Justo afuera del sarcófago que protege el reactor nuclear dañado, los soldados rusos amontonaron sacos de arena detrás de los cuales podrían esconderse si fueran atacados.

El expresidente ucraniano Petro Poroshenko (izquierda) visitó la planta luego de la retirada de los soldados rusos.

BBC
El expresidente ucraniano Petro Poroshenko (izquierda) visitó la planta luego de la retirada de los soldados rusos.

Valeriy se burla de esto y dice que el ejército ucraniano ni soñaría con disparar contra un reactor nuclear.

Abajo, en el sótano del edificio principal, hay habitaciones estilo dormitorio que fueron saqueadas por completo.

El piso está lleno de alfombras, colchones, ropa, zapatos y otras pertenencias de la guardia nacional ucraniana que estuvo retenida allí.

Funcionarios en Chernóbil dicen que los soldados rusos saquearon lo que pudieron cuando se fueron, y también se llevaron a los miembros cautivos de la guardia nacional con ellos.

“Pudimos mantener el sitio seguro. Pero es inquietante que se hayan llevado a 169 de nuestros militares”, dice Valeriy.

Imagen satelital de la planta nuclear de Chernóbil.

Maxar Technologies
Imagen satelital de la planta nuclear de Chernóbil.

No está confirmado dónde están detenidos los hombres, pero el personal de Chernóbil cree que están en Rusia.

Petro Poroshenko, expresidente de Ucrania, visitó Chernóbil el viernes con alimentos y otros suministros para el personal de la planta.

El acceso a las instalaciones acaba de abrirse a través de una vía alterna. El puente a Chernóbil fue volado para detener el avance de Rusia.

El expresidente Poroshenko tiene una advertencia para el mundo.

“¿Estamos seguros de que mañana las tropas rusas no pueden aparecer aquí? Mi respuesta sería no. Putin es completamente impredecible. Y el humo nuclear no está limitado por las fronteras. Puede llegar a Europa del este, Europa central e incluso Gran Bretaña. El peligro de la contaminación nuclear de Europa es muy alto mientras Rusia continúe esta guerra”, dice.


Con reportería de Imogen Anderson.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GTEZVo9bOTs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.