La transformación digital del NYTimes, según su Presidente
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La transformación digital del NYTimes, según su Presidente

Por Redacción Animal Político
4 de noviembre, 2011
Comparte

El presidente de The New York Times, Arthur Sulzberger, dio una charla en la London Business School sobre la continua transformación digital de The New York Times el 01 de noviembre.

He aquí el texto:

Buenas tardes a todos. Agradezco la oportunidad de estar con ustedes aquí en la London Business School para hablar de The New York Times y el papel que estamos desempeñando para ayudar a dar forma al futuro de los medios digitales y sociales. Hay una transformación en curso en El Times – y con esto quiero decir el de Nueva York – que implica la evolución de un gran periódico a lo que hoy es una gran organización multi-plataforma de noticias globales.

Hemos transformado la manera en que entregamos las noticias sin tener que desviarnos de los altos estándares periodísticos que se mantienen firmemente en su lugar, tanto en el Times y como en nuestro periódico global, The International Herald Tribune. En un mundo donde la información y la opinión están en todas partes, nuestra promesa de calidad es más importante que nunca.

Sin embargo, en nuestro nuevo mundo, la calidad conlleva muchos elementos. Informar con honestidad y exactitud es una parte fundamental, por supuesto. Pero también lo es la participación de las comunidades en una variedad de nuevas formas. Entonces, ¿cómo nos está yendo allí?

En julio pasado, una empresa de investigación llamada Netprospex emitió un informe completo sobre el uso del Social Media en las empresas en los Estados Unidos. El estudio se centró en el número de empleados en una empresa que se encontraban en diversas redes sociales y los números de los seguidores que esas cuentas tenían.

The New York Times fue nombrada la empresa social número uno  en los Estados Unidos. The Times ganó por delante de gigantes como Google, Apple y la compañía Walt Disney.

El emblemático edificio del New York Times.

Hemos dado prioridad a la utilización del Social Media, del que hablaremos más adelante. Hemos tenido gran éxito en la construcción de nuestros lectores de esa manera. Tenemos mucho más seguidores en las redes sociales que la mayoría de las organizaciones de noticias. La página principal de Facebook de The New York Times tiene más de 1.7 millones de fans. Y, nuestra página principal de Twitter tiene más de 3,8 millones de seguidores. Eso es extraordinario y ni siquiera comienza a definir nuestro alcance puesto que muchos de nuestros fabulosos reporteros tienen a sus propios seguidores en las redes sociales. De hecho, tenemos más de 15,8 millones de seguidores en Twitter entre todas las nuevas cuentas el New York Times. Y aquí hay un hecho asombroso – una historia del New York Times se tuitea cada 4 segundos.

Me gustaría dar tres ejemplos de nuestros reporteros, en particular, por sus extraordinarios esfuerzos en las redes sociales:

Nick Kristof – tiene enormes comunidades, en tiempo real en Facebook y Twitter y las usa con gran éxito en sus reportajes, a menudo de algunos de los lugares con más conflicto del mundo.

Chris Chivers – usa Tumblr y Twitter para correr el velo de la información, a menudo publica adelantos de sus reportajes en su Tumblr antes que aparezcan en nytimes.com. También pide a su audiencia ayudar a multitud de fuentes con preguntas, por ejemplo, sobre las municiones que ha encontrado en el campo devastado por la guerra en Afganistán, Pakistán o Irak.

y …

Lydia Polgreen – Ella ha utilizado su  Facebook para crear una comunidad de lectores interesados ​​en India, donde ha sido corresponsal con sede en Delhi. Ahora que se va a vivir a Sudáfrica, sólo puedo suponer que va a hacer lo mismo allí.

Hay una razón por la cual estamos tan comprometidos con el Social Media en el Times, esa razón reside en nuestra audiencia. Tenemos un grupo muy iluminado, inteligente y sofisticado de los usuarios que están muy comprometidos con nuestros productos. Nuestros esfuerzos en medios de comunicación social tienen el propósito de aprovechar el conocimiento de nuestros lectores. Valoramos lo que pueden compartir con nosotros y con otros usuarios.

Por esta razón específica, actualmente estamos en medio de una expansión de nuestra discusión en línea y funciones de la comunidad en NYTimes.com y estamos rediseñando nuestra sección de comentarios para finales de este año.

También estamos en el proceso de creación de un programa para “comentaristas de confianza”, que estará disponible para un selecto grupo de lectores que tengan una historia con alta calidad en sus comentarios. Sus propuestas serán publicadas en nuestras páginas de opinión y en NYTimes.com, sin modificación previa.

Ejemplares del NYT.

El resultado para nuestro negocio que viene de todos estos esfuerzos es aumentar los niveles de compromiso con nuestro sitio. Esto incluye que el lector nos vea más tiempo, lea más historias … y vea más anuncios.

Así que, volviendo a la forma en que estamos alterando la cultura en The New York Times.

La innovación no es un concepto de gestión para nosotros, lo hemos estado trabajando durante unos 160 años. Pusimos en marcha la primera revisión de libros y la primera lista de best-sellers. Creamos el moderno formato Op-Ed formato para publicar opiniones de la gente. Llevamos a cabo una expansión nacional e internacional que consolidó nuestra posición como una marca global de noticias. Y llegamos temprano a internet con “The Times en la Web” en enero de 1996.

Nuestro éxito en línea no era una conclusión inevitable. En el año 2000, éramos el número 3 en términos de visitantes únicos detrás de The Washington Post y el USA Today. Hoy estamos orgullosos de ser el sitio de un periódico número 1 de la web, con una audiencia mundial de más de 45 millones de visitantes únicos (cifra de comScore no de nuestros números internos). Y eso fue después que empezamos pedir a los lectores que pagaran por el acceso ilimitado a nuestro contenido.

Nuestra misión es inspiradora y nos guía en todo lo que hacemos. Creamos, recolectamos y distribuimos las noticias de más alta calidad y de opinión, mientras que la defensa de lo que creemos es el estándar de oro de nuestro periodismo, y lo hacemos en todas las plataformas en las que nuestros lectores pueden encontrarnos.

Una democracia sana se construye sobre una población informada y comprometida. Las organizaciones de noticias son una parte crítica de ello.

Queremos que la gente esté bien informada y segura. Queremos hacer que emerja una conversación global. Y queremos transformar nuestra industria – la experiencia de contenido y modelo de negocio – para hacer todo esto posible por mucho mucho tiempo.

Nuestro contenido nos distingue. Ahora, también tenemos el reto de entregarlo de manera que atraiga a los lectores que están a un click de una vertiginosa variedad de opciones.

La versión digital del NTY.

No hace mucho tiempo, en The Times, la web fue una ocurrencia tardía. Sin embargo, ahora hemos integrado nuestras operaciones del impreso y online,  y así aprovechamos el talento de cientos de personas en todas nuestras plataformas.

Nuestro enfoque de noticias casi siempre incluye la idea de que vamos a publicarlas en cuanto estén listas. Y, hemos ajustado nuestro forma de contarlas para incluir el uso de video, gráficos interactivos y otras herramientas multimedia.

Recientemente, introdujimos una nueva mejora de la narración que nos permite incrustar un video directamente en el texto de una historia, no en un reproductor de video por separado en otras partes de la página.

Se utilizó ésta última como parte de una pieza excepcional sobre el autismo, donde el hombre del relato,  un animador, contó la historia en sus propias palabras.

Volvamos a los medios de comunicación social, por un momento.

Como ya he mencionado, en el Times  vemos un gran valor en los medios de comunicación social. Creemos que es fundamental para mantenernos como una parte de la web abierta y de la conversación global, particularmente después del lanzamiento de nuestro modelo de suscripción digital. De hecho, lo valoramos tanto, que todos los enlaces de rede sociales que llevan al nytimes.com son de libre accseo… desde cualquier parte del mundo en todas las redes sociales.

Y, como he señalado anteriormente, estamos utilizando las redes sociales para atraer a nuestra audiencia y las usamos para nuestras noticias y reportajes.

Twitter y Facebook son tan vastas, que nos acercamos a ellas mediante la aplicación del periodismo del Times como una capa por encima de ellos. Creamos hashtags inteligentes, hacemos  preguntas provocadoras, tratamos de encontrar la manera de conservar sólo el mejor material para nuestro sitio, y proveemos al Times de reportes en vivo de calidad en Twitter y nuestro personal, trata agresivamente  y con escepticismo los informes sobre la evolución de la situación de las redes sociales.

Algunos ejemplos …

Antes del huracán Irene, que amenazó la parte noreste de los Estados Unidos, nuestra sala de redacción estaba buscando una manera de obtener información de confianza en tiempo real para nuestra audiencia. Para ello, lanzamos una nueva cuenta de twitter que se iba a utilizar como nuestro feed de Twitter dedicado a las últimas noticias (breaking news), @ NYTlive. La cuenta se utilizaba para proporcionar un flujo constante de novedades y enlaces a notas y multimedia, y para retuitear actualizaciones de nuestros corresponsales, así como otras fuentes interesantes.

En un mundo repleto de información y opinión a menudo cuestionable, tenemos la intención de proporcionar un contexto y confianza. Cuando siga a @ NYTlive, obtendrá accceso al periodismo que es a la vez rápido y honesto.

Cada historia en nuestro paquete del décimo aniversario del 9/ 11., El misterio de Wells, incluyó un hashtag para Twitter, #911plus10. Se nos ocurrió ese hashtag un mes antes del aniversario del 9/ 11 y se empezó a usaren Twitter con la cuenta @NYTimes para tratar de sembrar discusión. Para el aniversario del 9/11 era una etiqueta popular que se utilizaba en Twitter – y en algunos casos por nuestros competidores – para hablar sobre el aniversario. En el día del aniversario, pusimos otro hashtag, # 911plus20 y provocó que nuestros lectores nos dijeran en qué pensaba que Estados Unidos debería centrarse en los próximos 10 años.

Aquí está una muestra de las respuestas bien pensadas:

Y aquí está el mapa interactivo que fue un proyecto social clave del 11.9 permitiendo a la gente localizarse, dejar un comentario y luego enviar un tweet personalizado o actualizar su estado en Facebook vinculando directamente a su contribución:

Otro magnífico ejemplo de construcción de la comunidad ocurrió en la tarde de la muerte de Steve Jobs.

Esa noche, se acuñó el hashtag, #stevejobslegacy, que se volvió viral e hicimos una selección  de grandiosos tweets para la página principal del nytimes.com. También se dio a los lectores la oportunidad de enviar fotos. Les pedimos que utilizaran la fotografía para ilustrar el impacto que la vida de Jobs había tenido  en la suya. Fue un tributo a la vez fascinante y conmovedor.

La página principal de esa noche terminó siendo un lugar de encuentro para una comunidad de personas que deseaban saber sobre Jobs, y también para quienes buscaban compartir recuerdos sobre el importante papel que desempeñó en sus vidas.

Aquí hay un enlace a los tweets sobre Steve Jobs en la página web:

Nuestro panel de debate en directo para la elección presidencial de EU. tiene muchos elementos grandes, incluyendo su característica de comprobación de los hechos en tiempo real. En Twitter, los lectores pueden solicitar a los periodistas políticos y editores del Times verificar  hechos que un candidato dijo durante el debate con el hashtag #asknyt. Las respuestas aparecen en el tablero:

La forma en que se presentan las noticias evoluciona y también la forma en que nuestros lectores consumen noticias.

Dados los cambios en el consumo de los medios de comunicación, conocer al lector es obviamente importante. Como la mayoría de los editores, tenemos un tesoro de datos de nuestros usuarios. Pero el Times también se sienta a hablar con nuestro público, uno a uno. Nuestro grupo de acercamiento a clientes es nuestra línea directa con nuestros lectores y realizan estudios frecuentes.

Dos estudios recientes observaron el comportamiento de iPad entre nuestros lectores del Times más leales.

En la primera ronda de la investigación, nos enteramos que muchos están consumiendo más noticias que nunca en todas las plataformas: Más del 80% de los usuarios del iPad leen The Times en al menos dos plataformas y la mitad de ellos lo hacen en tres o más.

No es ningún secreto que nosotros, junto con todo el periódico y la industria de las revistas, estabamos preocupados porque el iPad – más que cualquier otro dispositivo digital – pudiera canibalizar al impreso, así que estamos encantados de ver que estos usuarios en realidad nos están leyendo más que nunca.

Entonces encargamos un estudio de seguimiento sobre el comportamiento  en varias plataformas. El primer conjunto de hallazgos recientes son fascinantes.

Permítanme referirme a algunos puntos destacados:

Móvil. Muy utilitario. Los usuarios en realidad “llenan”, “pican” cuando tienen tiempo libre … en el campo de futbol, ​​el consultorio del médico … También nos dicen que nuestros contenidos hacen esos tiempos de inactividad más significativos y valiosos para ellos.

Con la impresión y la tablet, se trata de la experiencia de lectura. Extienda el periódico en la mesa de la cocina, traiga el iPad al parque, relájese y disfrute.

Los usuarios del impreso leen a lo largo del día, con un sesgo por la mañana. Los usuarios de Tablet tienen un sesgo por la noche.

¿Cuántos de ustedes llevan su iPad a la cama por la noche? Uh-huh. Esta es una de las razones fundamentales que nuestros niveles de participación han aumentado. Este dispositivo ha añadido una parte del día completamente nuevo para nosotros. Usted puede, literalmente, meterse en la cama con el público.

De escritorio y portátiles. Son un hábito entre semana, en los días laborables y un hábito personal. EL impreso y las tablets, por otra parte son más a menudo compartidos, se dejan en la mesa del café.

¿Interesante? Sí. Pero también es útil en nuestra comercialización y esfuerzos de desarrollo de productos.

Por último, quiero hablar de nuestra reciente mudanza a un modelo de suscripción digital.

Hicimos mucha investigación para ayudar a configurar nuestra oferta de suscripción digital.

Teníamos que diseñar un modelo que nos permitió mantener nuestra influencia en la red, proteger y hacer crecer nuestro negocio de la publicidad, al mismo tiempo que la construcción de un negocio de nueva suscripción.

Así que tomamos un acercamiento “medido” o “freemium”, que proporciona 20 artículos al mes gratis y “primer click gratis” en las referencias, pero se cobra por el acceso ilimitado más allá de eso. No es un montón de campanas y silbatos añadido porque nuestros lectores son muy claros sobre lo que valoran: el contenido. El contenido que han llegado a conocer y amar … punto.

Nuestro muy valorados suscriptores de entrega a domicilio obtienen acceso digital completo como parte de su suscripción.

Y por otro grupo de fieles: los más comprometidos usuarios online, hicimos lo que podría parecer una locura para algunos. Le dimos a 100 mil  de ellos libre acceso durante un año, patrocinado por Lincoln, un anunciante que no dejó pasar la oportunidad.

En general, estamos satisfechos con el éxito de nuestro negocio de suscripción digital. El tráfico a nuestro sitio ha superado las expectativas y continuamos cumpliendo con todos los compromisos de nuestra publicidad. Y estamos muy contentos con el número de relaciones pagadas y patrocinadas que tenemos – de aproximadamente 1,2 millones de dólares.

En el New York Times y el International Herald Tribune, nos comprometemos a crear, recolectar y distribuir las noticias y opiniones de la más alta calidad y recordamos todos los días poner al consumidor en el centro de todo lo que hacemos. Esto nos permite crear productos que la gente quiere y entregarlos a los lugares donde la gente los quiere.

Hubo mucho escepticismo antes de la puesta en marcha de nuestro modelo de suscripción digital con muchos comentarios sobre que no podría tener éxito. Sin embargo, nuestros lectores han demostrado que son capaces de distinguir las noticias que vale la pena pagar.

Antes de concluir, me gustaría dar mi colega David Carr aquí un momento-este clip, de un debate de Inteligencia de EU fue presentado recientemente en el documental One Page.

Hay una preocupación que el ritmo del cambio y las presiones financieras inexorablemente llevarán a una menor calidad. Me presento ante ustedes esta noche con la promesa de que nuestros estándares de calidad en el New York Times y el International Herald Tribune no disminuirá, y que se aplica a todas nuestras plataformas, las actuales y los que aún no se ha soñado.

Gracias de nuevo por haberme invitado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo la pandemia de COVID puede llevar a una revolución de las vacunas

Una tecnología prometedora en desarrollo desde hace 30 años utiliza la ingeniería genética para crear vacunas que son más baratas y fáciles de producir a gran escala.
25 de septiembre, 2020
Comparte

La enfermedad covid-19 está cambiando radicalmente muchas cosas, una de ellas puede ser cómo funcionan las vacunas.

La pandemia se ha convertido en una oportunidad para probar una nueva tecnología que se viene desarrollando desde hace 30 años.

Algunos científicos están usando la ingeniería genética para hacer que nuestras células produzcan una parte de un virus y así enseñarle a nuestro sistema inmunológico a protegernos de él.

Esto permitiría crear vacunas de forma mucho más rápida. Incluso pueden ser más simples de fabricar y más seguras de usar. Probablemente también sean más baratas.

Solo tenemos que probar que las vacunas genéticas, como se conocen, realmente nos protegen.

¿Oportunidad?

Nunca se hizo. Hasta la fecha, no existe tal vacuna aprobada para su uso en humanos.

Pero dos de las ocho vacunas contra la covid-19 que están en una etapa más avanzada de la investigación utilizan esta tecnología.

Una la fabrican las empresas Pfizer (Estados Unidos), BioNTech (Alemania) y Fosun (China). La otra está siendo desarrollada por la empresa estadounidense Moderna.

Ambas llegaron a la tercera y última fase de pruebas en humanos y se están aplicando a miles de personas para ver si son efectivas.

Las perspectivas son prometedoras, dice Norbert Pardi, profesor e investigador de la Universidad de Pensilvania en Estados Unidos.

Los estudios realizados hasta ahora apuntan a que estas vacunas generan una buena respuesta de nuestro sistema inmunológico y que son seguras.

“Aún necesitamos ver los resultados de la última fase, pero soy optimista. Creo que una o más de ellas serán aprobadas. Esto tiene el potencial de revolucionar el campo de las vacunas para enfermedades infecciosas”, opina Pardi.

Cómo funcionan las vacunas

La mayoría de las vacunas que utilizamos suponen la inyección de un virus o una bacteria en nuestro cuerpo para que el sistema inmunológico pueda identificar la amenaza y crear formas de defendernos.

En el caso de los virus, estos pueden estar debilitados (su capacidad para enfermarnos se ha reducido a niveles seguros) o inactivados (no pueden reproducirse).

Hombre delante de un mural con un dibujo de mujer con máscara.

Getty Images
Más de 32 millones de personas fueron contagiadas con el nuevo coronavirus en todo el mundo.

Existen también las denominadas vacunas de subunidades, en las que solo fragmentos característicos de un virus, como una proteína, por ejemplo, se producen en el laboratorio y se purifican para su uso en la vacuna.

La propuesta de las vacunas genéticas es diferente. En lugar de inyectarnos un virus o parte de él, la idea es hacer que nuestro propio cuerpo produzca la proteína del virus.

Para ello, los científicos identifican la parte del código genético viral que contiene las instrucciones para elaborar esta proteína y nos la inyectan.

Una vez absorbida por nuestras células, funciona como un manual de instrucciones para la producción de la proteína viral.

La célula produce esta proteína y la exhibe en su superficie o la libera en el torrente sanguíneo, lo que alerta al sistema inmunológico.

Las ventajas de las vacunas genéticas

La inmunóloga Cristina Bonorino explica que, en el caso de vacunas atenuadas o inactivadas, es necesario cultivar una gran cantidad de virus para utilizarlo como materia prima.

Las vacunas genéticas no necesitan esto.

Simplemente basta con crear en el laboratorio la secuencia genética deseada.

Esto requiere una estructura de producción mucho más reducida.

“El costo probablemente también sea menor”, dice Bonorino, quien es profesora de la Universidad Federal de Ciencias de la Salud en Porto Alegre y miembro del comité científico de la Sociedad Brasileña de Inmunología.

Márjori Dulcine, directora médica de Pfizer Brasil, empresa que fabrica una de las vacunas genéticas, explica que, además de que este tipo de vacuna se produce más rápidamente a gran escala, también es flexible.

“Sabemos que el SARS-Cov-2 tiene una gran capacidad para mutar. Entonces, si eso sucede, podemos adaptarnos rápidamente”, asegura Dulcine.

Las vacunas genéticas también eliminan el riesgo de que una persona se enferme cuando se vacuna, lo que puede ocurrir cuando se utilizan vacunas con virus atenuados.

Los virus en ese estado se han manipulado para ser menos peligrosos, pero aun así pueden reproducirse lentamente.

Esto da suficiente tiempo al sistema inmunológico de una persona sana para que reaccione y, en el proceso, aprenda a combatir esa amenaza.

Pero, en casos más raros, si el paciente está inmunodeprimido, puede perder esta carrera contra el virus y enfermar.

“Con este tipo de vacuna no pasa eso, porque no usa un microorganismo vivo. Es completamente sintética“, dice Norbert Pardi, de la Universidad de Pensilvania.

El tiempo necesario para desarrollar una vacuna también se reduce drásticamente. Por lo general, lleva meses tener una vacuna lista para las primeras pruebas. Con las vacunas genéticas se tarda solo semanas.

Protesta antivacuna.

Reuters
Una parte de la población está en contra de las vacunas obligatorias.

“Moderna tardó 42 días desde el momento en que recibió la secuencia genética del virus para comenzar los estudios de la vacuna contra la covid-19. Esto es casi imposible con otras tecnologías”, afirma Pardi.

El científico también dice que las pruebas han demostrado hasta ahora que las vacunas genéticas contra la covid-19 han generado una reacción del sistema inmunológico al menos tan buena como la de las otras candidatas.

“Por lo tanto, no solo son más seguras y relativamente baratas de producir, sino que también son muy efectivas. Esto es muy importante”, analiza.

Vacunas de ADN vs vacunas de ARN

Pero si estas vacunas tienen tantas ventajas, ¿por qué todavía no hay ninguna aprobada para su uso en humanos? Una razón es que la tecnología es reciente.

La primera vacuna de la historia fue creada por el médico británico Edward Jenner hace poco más de 220 años, a principios de los siglos XVIII y XIX, para prevenir la viruela.

En contraste, las vacunas genéticas han estado en desarrollo durante poco más de tres décadas, y solo más recientemente han comenzado a dar resultados más alentadores.

En un principio se creía que sería mejor hacer este tipo de vacuna utilizando ADN, la molécula que contiene toda la información genética de un organismo y que nuestras células utilizan para fabricar las proteínas que componen nuestro cuerpo.

Pero para que esto suceda, el ADN primero debe transformarse en moléculas de ARN, que trasladan esa información a la parte de la célula donde se producen las proteínas.

Los científicos creían que al inyectarnos el ADN del virus, nuestras células podrían absorberlo y, una vez dentro de ellas, transformarlo en ARN para que luego se pudiera producir la proteína en ese microorganismo, lo que iniciaría la reacción inmune.

Pero las pruebas realizadas hasta ahora mostraron que las vacunas de ADN no producen una respuesta inmune lo suficientemente fuerte en humanos.

“No sabemos exactamente por qué”, dice Pardi.

Otra alternativa es usar ARN directamente. El problema es que esta molécula es capaz de generarnos una inflamación muy fuerte que nos puede matar.

También es mucho más inestable que el ADN y se descompone fácilmente en nuestro cuerpo.

“Tenemos en nosotros, en todas partes, enzimas que atacan al ARN. Si se inyecta sin estar protegido, se destruye rápidamente”, describe Jorge Kalil, director del Laboratorio de Inmunología del Instituto del Corazón (Incor).

Pero en los últimos 15 años, los científicos encontraron una forma de envolver esta molécula para evitar que se descomponga y llegue a la célula. También lograron reducir el potencial inflamatorio del ARN.

“La expectativa es que, en algún momento a partir de ahora, cuando dominemos esta tecnología, muchas vacunas en el futuro serán de este tipo“, asegura Kalil.

¿Cómo son las vacunas contra la covid-19?

La pandemia ha creado algunas condiciones que probablemente acelerarán este proceso.

Covid-19 es una enfermedad nueva, muy contagiosa y mortal, para la que aún no existe una vacuna. Crear una es urgente.

Hacerlo suele costar decenas o cientos de millones de dólares, pero ahora los gobiernos y las organizaciones están invirtiendo mucho dinero.

Y cuando una vacuna esté lista, los países de todo el mundo estarán interesados en comprarla.

Frascos de vacuna covid-19.

Reuters
Se están desarrollando más de 170 pruebas de vacunas de covid-19

“La mayor dificultad para hacer una vacuna es el dinero, porque la técnica es relativamente sencilla”, dice la inmunóloga Cristina Bonorino.

“Ya existen vacunas de ARN patentadas, pero no se han comercializado. La pregunta es: ¿tiene mercado? Ahora hay mercado y una necesidad insatisfecha”, describe.

Según la Organización Mundial de la Salud, hay 40 vacunas genéticas entre las 187 que se están desarrollando contra la covid-19. Diez ya se están probando en humanos y las dos mencionadas anteriormente se encuentran en la última etapa de esta parte de la investigación.

El estudio de la vacuna de Moderna involucra a 30.000 participantes en Estados Unidos.

La investigación de Pfizer/BioNTech/Fosun también cuenta con 30.000 voluntarios en EE.UU. y otros países, incluido Brasil.

En ambos casos, las empresas ya estaban desarrollando vacunas de ARN para combatir otros virus.

En el caso de Moderna, se trataba del Nipah, un virus que transmiten los murciélagos y puede causar problemas respiratorios e inflamación en el cerebro potencialmente mortales.

Pfizer y BioNTech estaban creando una vacuna de ARN contra la influenza, que causa la gripe.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI

El objetivo es hacer que nuestras células produzcan la proteína del coronavirus conocida como espícula, que tiene una gran capacidad para generar una respuesta del sistema inmunológico.

“Creo que estas vacunas tienen potencial. Los resultados publicados muestran que inducen la producción de una gran cantidad de anticuerpos que neutralizan el virus. La prueba final será ver si esta protección es duradera”, dice el inmunólogo Jorge Kalil.

El estudio de Pfizer durará dos años, pero la compañía espera tener los primeros resultados para presentarlos a las agencias reguladoras a fines de octubre y principios de noviembre.

El momento nos obliga a actuar con rapidez, seguridad y calidad. Nuestro papel es presentar datos robustos a las autoridades”, afirma Márjori Dulcine.

“Ellos son los que nos dirán si son suficientes”, concluye.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0

https://www.youtube.com/watch?v=0MknUIeXFIg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.