¿Fin del mundo, o tergiversación del legado maya?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Fin del mundo, o tergiversación del legado maya?

Por Luis Castrillón
30 de diciembre, 2011
Comparte

Las múltiples interpretaciones fuera del ámbito científico y académico que se han dado a la forma de medir el paso del tiempo de los mayas, terminan siendo poco menos que “ocurrencias”, ambigüedades y distorsiones de la verdad que demeritan y los avances logrados hoy día en el conocimiento sobre la principal cultura mesoamericana y poco abonan a mejorar la situación en la que viven sus descendientes en los territorios compartidos de México y Centroamérica.

Basados en el calendario gregoriano que rige a la cultura occidental, grupos de seguidores de movimientos new age, empresas y prestadores de servicios turísticos, casas editoriales e incluso Gobiernos de los estados del sureste mexicano y de las naciones centroamericanas comenzaron la madrugada del día 21 de diciembre pasado la “cuenta regresiva” para alcanzar el final de lo que han llamado la “cuenta cósmica”,  a partir de una interpretación errónea del sistema cíclico de medición del tiempo de la cultura maya.

Según lo expresado por dichos sectores, a las 00:00 horas GMT habría iniciado el año 5128 del calendario maya, que comenzó desde el 13 de agosto del 3114, acorde a una interpretación hecha desde la forma de medir el tiempo en la cultura occidental judeocristiana a partir del supuesto nacimiento de Jesucristo, el cual es inexacto per se, a los hallazgos en códices y estelas mayas.

Para especialistas de las áreas de arqueología, antropología social, epigrafía y etnolingüística involucrados en la investigación de la cultura maya, tanto histórica como contemporánea, la expectativa en general que rodea a lo señalado en los calendarios de esa civilización prehispánica carece de fundamentos tanto si se habla de un término apocalíptico como del principio específico de una nueva era para la humanidad.

 

En contraparte y en un aparente desconocimiento de lo expresado por el sector académico y científico en diversos foros durante los últimos años, los Gobiernos de estados como Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Tabasco y Chiapas, así como el Ejecutivo Federal han impulsado proyectos conjuntos para explotar turísticamente el fenómeno que ha creado una supuesta fecha calculada en el 21 de diciembre de 2012.

 

La propia gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco se refirió al tema la mañana del día 21 pasado a través de su cuenta de Twitter [email protected] en la que expresaba lo siguiente: “Exactamente en un año se termina la cuenta del calendario maya. Ustedes dónde van a estar? Ya lo planearon?”

 

La mandataria yucateca, quien desde su entrada al sitio de microblogging se ha mantenido ranqueada entre los 30 principales usuarios de ese sistema en México, aclaró que no se trata de un asunto de carácter apocalíptico:
“El 21de dic de #2012 termina la cuenta larga del #calendariomaya. No es el fin, es el inicio de una nueva era.”, escribió la mandataria quien ha usado como tagline o slogan el tema de la “nueva era” como una estrategia de promoción político-electoral desde su último informe de gobierno presentado en octubre pasado.

La iniciativa de los diputados yucatecos

 

Encabezados por el diputado priista, Roberto Rodríguez Asaf, los integrantes de la actual Legislatura de Yucatán, impulsan una declaratoria del 2012 como “Año de la Cultura Maya” a nivel nacional y respaldada por el Ejecutivo Federal, lo cual podría ocurrir luego de que el mismo presidente, Felipe Calderón Hinojosa diera el “banderazo” el 21 de junio pasado a una reedición más del programa turístico Mundo Maya, bajo el lema “Con la cultura Maya México se fortalece”.

El objetivo del programa federal y la iniciativa yucateca es aprovechar la expectativa que todo el tema ha provocado a nivel internacional para atraer hasta 52 millones de visitantes principalmente en el último trimestre de 2012. A la fecha, sitios como Cancún y la Riviera Maya, en Quintana Roo han reportado cifras superiores al 30 por ciento en las reservaciones de las cerca de 70 mil habitaciones de hotel con que cuenta esa zona, solamente para el mes de diciembre.

 

La propuesta de los legisladores de Yucatán fue aprobada por unanimidad el 10 de marzo pasado y tiene el objetivo de “es brindar reconocimiento a los ancestros que tanto legado dejaron a la humanidad; así como posicionar a Yucatán y México, como eje central de la civilización Maya”.
La exposición de motivos señala que “al hablar de la Cultura Maya no solamente se hace referencia a una de las culturas más importantes, sino que implícitamente se reconoce a hombres y mujeres que con esfuerzo y tenacidad legaron a la humanidad grandes aportaciones”.

“El interés que demostraron los mayas en el año 2012 genera que dicho año sea considerado como de gran relevancia para todo el mundo, en este sentido y con la finalidad de que sea precisamente Yucatán quien transmita y promueva su importancia a nivel local, nacional e internacional, es necesario que se establezca ‘2012 Año de la Cultura Maya’”, indica el proyecto.
También establece la creación de un Comité para la Planeación, Desarrollo y Difusión del 2012, Año de la Cultura Maya y la delimitación de sus funciones y objetivos, la propuesta legislativa no establece ningún programa relacionado directamente con la mejoría de las condiciones y trato a los pobladores de las comunidades mayas de Yucatán.

 

El Comité se hará cargo de “elaborar programas que contengan actividades, eventos, acciones, expresiones, conmemoraciones y demás proyectos que tengan como propósito enaltecer y celebrar a la Cultura Maya”, los cuales no se detallan.

 

La perspectiva académica 

De acuerdo con investigadores del INAH, el CIESAS y la UNAM, la expectativa popular ya existente a nivel internacional está revestida de un exotismo que entrelaza sin fundamento creencias con conocimiento científico. En un mismo contexto mezclan astrología y esoterismo con disciplinas como la historia, la astronomía, la arqueología e incluso las matemáticas, entre otras.

 

Descalifican los programas turísticos porque carecen de una exposición correcta del tema y distorsionan los conocimientos ya establecidos sobre la cultura maya, poniéndolos en riesgo y forzando lo que podría ser el inicio de un largo recorrido académico para tratar de corregir y aclarar todas las interpretaciones equívocas que a partir del próximo año surgirán, amén de las ya conocidas.

 

Al respecto se refirieron  los investigadores del Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas (IIF) de la UNAM, Guillermo Bernal Romero; del Centro INAH-Yucatán, Alfredo Barrera Rubio, y el director de la Unidad Peninsular del CIESAS, Pedro Bracamonte y Sosa.

 

De acuerdo con Bernal Romero, es importante conocer que el sistema cíclico del calendario maya tiene su origen en la cultura Olmeca tardía, en la zona de la costa del Golfo de México, posteriormente adoptado y perfeccionado por los mayas, quienes fijan un punto determinado en el tiempo y establecen una cuenta larga y ciclos rotativos.

 

Lo señalado hoy día como “un final”, explicó, es solamente el cierre de un ciclo después del cual iniciará otro. “Hay datos confiables en los registros y estudios que permiten ver la continuidad del calendario, el cual está construido incluso matemáticamente”.

 

Es cierto, agregó, que los textos del Chilám Balám refieren cambios en la creación, en el orden del cosmos y lo relacionan con hechos de su presente, en el que pueden encontrarse elementos de fatalidad, cuya adopción o arraigo en la actualidad puede ser normal, pero que ha estado cubierta de lecturas incorrectas.

 

“No hay nada serio en todas esas interpretaciones. El pensamiento maya prehispánico no consideraba las condiciones que establece el pensamiento actual porque incluso sus conocimientos de la naturaleza, matemáticos y astronómicos no tenían los alcances de ahora”, reiteró.

 

“Son meras ocurrencias, pero son atractivas porque tienen un ropaje exótico. Hoy lo maya es totalmente exótico; le hemos puesto más de lo que es y no hemos terminado de entender su mundo. Lo que necesitamos es difundir información legítima de su cultura, no inventarles atribuciones sobrehumanas ni usarlos como un filón del momento porque, luego que pase 2012, sin ocurrir nada sorprendente, quizá muchos se preguntarán: ¿y entonces a qué vamos a Yucatán?”, aseveró.

 

A su vez, Barrera Rubio destacó que todo el fenómeno y la expectativa de un final catastrófico o nuevo comienzo no es reciente, al referirse al libro publicado en 1995 por el novelista Adrian Gilbert, que inició una corriente con diversos títulos escritos por autores que no eran ni mayistas ni arqueólogos y cuya difusión mercantil ha terminado por generar una creencia.

 

“Ya lo ha señalado el epigrafista David Stewart –uno de los más destacados a nivel mundial-: no hay sustento académico ni científico; son propuestas sin validez en el medio de los estudios sobre lo maya. Por eso es importante, en lugar de usarlo como propaganda, ubicarlo en su sentido adecuado, no confundir, ni distorsionar la realidad”, reiteró.

 

Quienes han expuesto estas pseudoprofecías, abundó, mezclan los textos de la cuenta larga, con la cuenta corta del calendario de esta cultura y además los interpretan bajo la concepción de nuestro tiempo actual, no del maya. Citó como ejemplo que el punto de partida de la llamada cuenta larga se establecería en agosto de 3114 antes de Cristo, pero que refiere una fecha mítica para el inicio de su existencia y no puede pensarse en los términos exactos como insisten en exponerla.

 

También usan textos del Popol Vuh, hablan de las cuatro creaciones, mezclan términos, pese a que ninguno establece la fecha de un final. Son textos asociados arbitrariamente y relacionados con cuentas astronómicas, con movimientos esotéricos y astrológicos, pero no existe ningún elemento válido que refiera ese final o reinicio, según explicó.

 

“Llegan incluso a asociarlos con acontecimientos astronómicos previstos ahora, pero que los mayas antiguos no conocían ni tenían forma o capacidad para preverlos en su momento”, citó también como ejemplo del riesgo de la promoción de estas ideas que “venden mucho y no dicen nada; son ruido sin contenido, sin sustento real y que sólo perjudican al distorsionar la cosmovisión de los mayas y su cultura, que está presente, viva, no es sólo códices y vestigios.”

 

Para Bracamonte y Sosa la principal preocupación está en cómo se soslaya a las comunidades mayas actuales que viven en condiciones de pobreza y marginación, discriminadas por ideas de etnicidad que acentúan la diferenciación en el trato, y que ahora serán vistos, si se da el caso, como objetos de admiración exótica y turístico, sin que ello abone a su derecho a desarrollarse como personas e integrantes de la sociedad con igualdad de oportunidades.

 

De acuerdo con la sociología del conocimiento, expuso, lo que llamamos la realidad, su percepción, se construye en relación con un entorno determinado. Lo maya es una forma de pensamiento específico que se contrapone al occidental actual y que se asienta en dos líneas específicas: el uso del tiempo cíclico y la construcción de vaticinios, que no es lo mismo que profecías: los mayas no tienen ni tenían profetas en la concepción de su realidad.

 

Expuso que los mayas alcanzaron un nivel de protociencia que integró el pensamiento en un solo espacio interrelacionado. Sus vaticinios se basan en la superposición de cada periodo del calendario, compuestos por una serie de variables resultantes en hechos varios; la lectura de éstos, de forma cíclica permitía esperar que si las variables se repetían, ocurrieran situaciones similares.

 

Destacó que incluso al mezclarse con el judeocristianismo durante la colonización, la forma de pensamiento se mantuvo e incluso hoy día puede constatarse en la conversación con mayas yucatecos que al hablar del tema del final de una era, hacen referencia al Dios judeocristiano y a señales o conocimientos transmitidos vía oral, pero siempre sobre la estructura cíclica y además, aclarando que no existe una fecha determinada para lo que pueda ocurrir.

 

“Todo este exotismo actual no son más que cuentos y superchería. Entiendo que los empresarios quieran tomar ganancias de lo que queda de los mayas, prometiéndoles trabajo, pero sin un salario digno, o simplemente subempleos, pero los mayas y los vaticinios auténticos no deberían ser sujetos de comercialización basados en una mala interpretación de lo que realmente es su forma de pensamiento y cultura.

“Si bien es un pensamiento ingente, dañado o destruido porque no ha tenido las motivaciones sociales que lo reproduzcan y reconozcan como válido más allá de su entorno familiar y comunitario, en el fondo están en su derecho, como seres humanos, de construir su realidad y su forma de existir”, aseveró Bracamonte y Sosa.

El Calendario Maya

El calendario usual entre los mayas a la llegada de los españoles tenía como unidad el día o sol (kin), la luna o mes (u, ik), el mes de la piedra (uinal), la cuenta de los 260 días (tzolkín), el año o piedra de 360 días (tun), el año (haab), el ciclo o pila de piedras de 20 tunes (katún), la rueda del calendario de 52 años (hunab), el ciclo de 13 katunes (may) y un ciclo de 20 katunes (baktún).

 

Para la astronomía y otros cómputos mayores se usaban múltiplos superiores al baktún, como el pictún, formado por 20 baktunes; el calabtún igual a 20 pictunes; el kinichiltún, equivalente a 20 calabactunes y el alautún, similar a 20 kinichiltunes.

 

Como en los kinichiltunes el final del ciclo de trece baktunes corresponde al solsticio de invierno de 2012 d. C., se dice que ésta será la fecha del final de una era maya. Pero la colonización tendió a desajustar los calendarios nativos, especialmente por la influencia de los calendarios gregoriano y juliano. Asimismo, el año bisiesto, la semana de siete días, el año de 12 meses y las fiestas móviles de la Iglesia influyeron en el uso calendárico de los mayas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ayman al Zawahiri: cómo la CIA encontró y mató al sucesor de Bin Laden en Afganistán

Luego de estar prófugo por más de 20 años, el hombre falleció en un ataque con drones.
2 de agosto, 2022
Comparte

Cuando el año pasado Estados Unidos se retiró apresuradamente de Afganistán, el presidente Joe Biden prometió no permitir que el nuevo régimen de los talibanes hiciera del país un refugio seguro para los terroristas.

Esto dejó claro que, para la administración de Biden, la prolongada guerra contra el terrorismo no se acercaba a su fin.

Casi un año después, los principales asesores de seguridad del presidente le sugirieron que agentes de inteligencia podrían haber localizado al líder de al Qaeda, Ayman al Zawahiri, en Afganistán.

Un objetivo de alto valor

En sesiones informativas, autoridades del gobierno indicaron a la prensa que creían que Al Zawahiri había regresado a Afganistán el año pasado, tras producirse el colapso del gobierno respaldado por Occidente.

Los espías estadounidenses prestaban especial atención a Afganistán desde la retirada de sus tropas, en busca de señales de que los líderes de al Qaeda estuvieran regresando poco a poco al país, declaró un asesor de Biden.

Ayman al-Zawahiri. Junio de 2011

AFP
Aún no es claro qué ocurrió con el cuerpo de Al Zawahiri luego del ataque.

Al Zawahiri se habría instalado con su esposa e hija en un gran complejo con altos muros protectores en el centro de Kabul.

El barrio que escogió, un área relativamente próspera llamada Choorpur, había acogido embajadas y viviendas de diplomáticos extranjeros bajo la anterior administración.

Ahora, la mayoría de los altos funcionarios talibanes viven en las lujosas instalaciones de esa zona.

A principios de abril, autoridades de la CIA comunicaron algo importante a los asesores de Biden y luego al propio presidente: habían identificado una red que apoyaba al líder de al Qaeda y su familia, según varias fuentes de inteligencia.

Los espías estudiaron patrones de comportamiento de los residentes de la casa, incluidos los particulares gestos de una mujer que los espías identificaron como la esposa de Al Zawahiri.

Los funcionarios aseguraron haber reconocido su uso de las “habilidades” terroristas al intentar evitar el acceso de personas a la vivienda de seguridad de su esposo en Kabul.

Observaron que, desde que llegó a la casa, Al Zawahiri nunca abandonó las instalaciones y tenía el hábito de asomarse, de vez en cuando y por cortos periodos, a un balcón frente a los muros de la propiedad.

Lee: El día que mataron a Osama Bin Laden

Cómo se planeó la operación

Para Biden, la oportunidad de matar a uno de los hombres más buscados por Estados Unidos entrañaba muchos riesgos.

Al Zawahiri vivía en un barrio residencial densamente poblado.

Probablemente Biden tenía presente no repetir ciertos errores, como el ataque con aviones no tripulados que mató accidentalmente a 10 inocentes en Kabul entre ellos un trabajador humanitario y siete niños en los últimos días de la presencia estadounidense en Afganistán.

Mapa de donde se cree ocurrió el ataque

En mayo y junio, el líder estadounidense se centró en la guerra en Ucrania y en impulsar una legislación histórica sobre el control de armas y el cambio climático.

Pero, en secreto, un grupo “muy pequeño y selecto” de altos funcionarios de inteligencia preparaba varias opciones para mostrárselas.

Biden había encargado a los agentes de inteligencia asegurarse que en el ataque no murieran civiles, incluyendo la familia de Al Zawahiri y funcionarios talibanes.

El 1 de julio, el presidente estadounidense reunió a altos funcionarios, entre ellos el director de la CIA, William Burns, y la directora de inteligencia nacional, Avril Haines, para una sesión informativa.

Biden evaluó junto a sus asesores un modelo a escala de la vivienda de Al Zawahiri que los agentes de inteligencia habían construido y llevado a la Casa Blanca.

“Se centró particularmente en garantizar que se tomaran todas las medidas necesarias para garantizar que la operación minimizara ese riesgo”, declaró un asesor principal.

Biden pidió información sobre la estructura del edificio y, en particular, sobre cómo recibiría el impacto de un proyectil, antes de volar a Camp David para un receso de fin de semana.

En las semanas siguientes, los funcionarios se reunieron en la sala de crisis de la Casa Blanca, un centro de comando similar a un búnker bajo el edificio pensado para que el presidente controle situaciones límite dentro y fuera del país.

Planearon metódicamente la operación, tratando de anticipar cualquier pregunta que pudiera hacer el presidente.

En paralelo, un reducido equipo de abogados se reunió para evaluar la legalidad del ataque y concluyó que Al Zawahiri era un objetivo legítimo por “su papel de liderazgo continuo en al Qaeda, y su participación y apoyo operativo para los ataques del grupo”.

El 25 de julio, tras convocar a su equipo por última vez y pedir la opinión de sus principales asesores, Biden autorizó el ataque.

Inquietud entre los talibanes

A las 6:18 hora local, dos misiles Hellfire disparados por un dron alcanzaron el balcón de la casa de Al Zawahiri, matando al líder de al Qaeda. Los miembros de su familia resultaron ilesos, informaron autoridades de inteligencia.

Las ventanas de la casa parecían destruidas, pero sorprendentemente no se observaban más daños.

Muchos analistas creen que se utilizó una versión poco conocida del misil Hellfire, sin ojiva explosiva.

El cohete que se usó en el ataque

Esta variante llamada AGM-114R9X posee seis cuchillas que se despliegan en la superficie del misil a medida que se acerca al objetivo.

La energía cinética provocada por la velocidad de esta arma es lo que causa la destrucción, ya que hace trizas todo lo que alcanza y minimiza los daños colaterales.

A miles de kilómetros de distancia, en Washington, el presidente fue informado del éxito de la operación.

El domingo, el Ministerio del Interior talibán comunicó al medio local Tolo que un cohete había impactado en una vivienda vacía sin causar víctimas. No aportó detalles adicionales en ese momento.

Sin embargo, poco después la administración Biden anunció que combatientes de la red Haqqani, un ala ultraviolenta de los talibanes, habían sacado a la familia de Al Zawahiri del lugar y tratado de encubrir su presencia.

Cuando un periodista de la BBC acudió la mañana del lunes a la vivienda, un cordón del talibán lo detuvo, apuntándole con rifles e insistiendo en que “no había nada que ver”.

La supuesta locación del ataque con drones

BBC
Este es el supuesto sitio en el que se mató a Al Zawahiri.

Funcionarios estadounidenses afirmaron que “múltiples” fuentes de inteligencia habían confirmado la muerte de Al Zawahiri, pero enfatizaron que no hay personal estadounidense sobre el terreno en Kabul.

Se negaron a dar más detalles sobre cómo fue posible confirmar el éxito del ataque.

El cuerpo

Las agencias de inteligencia preservan con celo las identidades de sus espías. James Clapper, exdirector de inteligencia nacional durante la presidencia de Barack Obama, explicó a BBC que los exaliados de EU en Kabul pueden haber proporcionado alguna información.

No está claro qué ocurrió con el cuerpo de Al Zawahiri tras el ataque.

Según fuentes de la administración Biden, las autoridades de Estados Unidos no trataron de recuperar los restos de Al Zawahiri, a diferencia de la operación en la que se dio muerte a Osama Bin Laden.

En aquella ocasión, las fuerzas especiales recuperaron el cuerpo de Bin Laden para confirmar su identidad antes de lanzarlo al mar para evitar que su tumba se convirtiera en un santuario para los islamistas.

Mientras Biden transmitía la noticia al mundo desde la Casa Blanca, los líderes talibanes condenaron enérgicamente la incursión de Estados Unidos en su territorio.

Pero en sus comentarios no mencionaron a Al Zawahiri.

Ahora toca preguntarse hasta qué punto los altos líderes talibanes sabían de la presencia de Al Zawahiri en Kabul y qué ayuda le podrían haber estado brindando.

Un afgano que vive en la zona aseguró a BBC que los combatientes talibanes habían estado vigilando la calle y que la presencia de “residentes no afganos” era un secreto a voces entre los vecinos.

Es probable que esta hipótesis plantee algunas preguntas incómodas para los líderes talibanes.

Informes adicionales sobre el sistema Hellfire de Chris Partridge.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Ukb6MjvW83Q

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.