De Fox a Peña Nieto, los resbalones literarios de los políticos

Un recuento de los políticos que han sufrido en público al confundir autores, cambiarles el nombre y hasta convertirlos en Premios Nobel sin serlo.

De Fox a Peña Nieto, los resbalones literarios de los políticos

La literatura no ha sido uno de los aspectos más fuertes de la clase política mexicana en los últimos años, algunos presidentes, funcionarios y legisladores han sufrido en público al confundir a autores o libros en sus discursos.

El expresidentes Fox es célebremente recordado por sus múltiples yerros sobre temas literarios, en los que confundió autores, le cambió el nombre a otros y hasta otorgó el Premio Nobel a quienes no lo habían ganado.

La difícil relación entre la literatura y los políticos mexicanos volvió a ponerse en evidencia el pasado fin de semana, cuando el precandidato del PRI a la Presidencia, Enrique Peña Nieto, sufrió para citar los tres libros que han marcado su vida y hasta confundió a los autores.

Sin embargo, el resbalón de Peña Nieto desató otros más al poner de moda las preguntas sobre los libros favoritos de los políticos. Ernesto Cordero, aspirante a la candidatura del PAN a la presidencia, confundió el nombre de una autora; mientras Mario Delgado, secretario de Educación del DF, se equivocó al citar al autor de Cien Años de Soledad.

Aquí algunos ejemplos de los resbalones literarios de los políticos:

Vicente Fox

Siendo Presidente al participar en el Segundo Congreso Internacional de la Lengua Española en Valladolid en 2001, llamó “José Luis Borgues” al escritor argentino Jorge Luis Borges.

Ese no sería el único error de Fox respecto al autor argentino. En 2010, al felicitar a través de Twitter a Mario Vargas Llosa por el Premio Nobel de Literatura, el expresidente de México atribuyó dicho galardón a Borges, cuando es bien sabido que nunca lo recibió.

“FELICIDADES MARIO,LA HICISTE! YA SON TRES BORGES, PAZ Y TU (sic)”, escribió Fox en su cuenta.

El escritor de origen peruano nacionalizado español Mario Vargas Llosa también fue presa de los resbalones de Fox, a quien el expresidente mexicano cambió la nacionalidad al referirse a él como el “Nobel colombiano” durante una conferencia en 2007.

Martha Sahagún

La exprimera dama presidencial Marta Sahagún no dejó solo a su esposo, Vicente Fox, con los errores literarios y en 2005 cambió el sexo del escritor Rabindranath Tagore, a quien se refirió como la gran escritora hindú Rabina Gran Tagora durante su discurso en la cena de gala con motivo de la entrega del premio a la “Mujer del Año”.

Josefina Vázquez Mota

En noviembre de 2008, la ahora aspirante a la candidatura presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, sufrió dos resbalones literarios. El primero al confundir a Carlos Fuentes con el también escritor mexicano Octavio Paz cuando lo felicitó por su cumpleaños número 80.

El segundo error de la entonces secretaria de Educación fue cuando confundió la obra La región más transparente de Carlos Fuentes; se refirió al libro como “La ciudad más transparente”.

Felipe Calderón

En 2009, durante un acto en el frontera entre Guatemala y México, el presidente Felipe Calderón atribuyó al cantante guatemalteco Ricardo Arjona la frase del “El sur también existe”, que es el título de un poema del escritor uruguayo Mario Benedetti, musicalizado en 1985 por el cantautor español Joan Manuel Serrat en un disco homenaje al poeta.

Cristian Vargas

El diputado por el PRI en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) es conocido como el dipuhooligan por algunos episodios violentos que ha protagonizado en el recinto legislativo capitalino y también es recordado por atribuir al escritor mexicano José Emilio Pacheco la autoría del libro Crónica de una muerte anunciada, que es una de las obras más conocidas del colombiano Gabriel García Márquez.

Edith Ruiz Mendicuti

En 2010, cuando era presidenta dela Comisión de Cultura en la ALDF, la asambleísta perredista Edith Ruiz Mendicuti aseveró que Un tranvía llamado deseo, obra de Tennesse Williams, fue escrita por José Emilio Pacheco.

Enrique Peña Nieto

El caso de errores literarios entre políticos mexicanos más celebre de los últimos tiempos fue protagonizado por el precandidato priista a la Presidencia, Enrique Peña Nieto, quien no pudo citar los tres libros que han marcado su vida al ser cuestionado durante su participación del fin de semana pasado enla Feria Internacionaldel Libro (FIL) Guadalajara 2011. El exgobernador del Estado de México también se confundió  con los autores de La Silla del Águila de Carlos Fuentes, que atribuyó a Enrique Krauze.

Ernesto Cordero

El lunes pasado, el aspirante a la candidatura del PAN a la Presidencia, criticó el resbalón que tuvo Enrique Peña Nieto durante la FIL de Guadalajara, aunque, al hacerlo, también se equivocó.

Al ser cuestionado sobre sus libros favoritos, el panista indicó que le gustaba “La Isla dela Pasión de Isabel Restrepo”, cuando la autora es Laura Restrepo.

Mario Delgado

Un día después, el secretario de Educación del Distrito Federal, y quien aspira a la candidatura al gobierno del DF, se equivocó de autor al hablar de Cien años de soledad de García Márquez; dijo que lo había escrito Mario Vargas Llosa.

Aquí el error de Delgado:

Close
Comentarios
  1. martinez

    Bueno es que ¿que podemos esperar de los politicos? si manejan con los pies al pais, no les podemos pedir cultura y mucho menos inteligencia.