close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

De Fox a Peña Nieto, los resbalones literarios de los políticos

Un recuento de los políticos que han sufrido en público al confundir autores, cambiarles el nombre y hasta convertirlos en Premios Nobel sin serlo.
Por Daniel Casillas
8 de diciembre, 2011
Comparte

La literatura no ha sido uno de los aspectos más fuertes de la clase política mexicana en los últimos años, algunos presidentes, funcionarios y legisladores han sufrido en público al confundir a autores o libros en sus discursos.

El expresidentes Fox es célebremente recordado por sus múltiples yerros sobre temas literarios, en los que confundió autores, le cambió el nombre a otros y hasta otorgó el Premio Nobel a quienes no lo habían ganado.

La difícil relación entre la literatura y los políticos mexicanos volvió a ponerse en evidencia el pasado fin de semana, cuando el precandidato del PRI a la Presidencia, Enrique Peña Nieto, sufrió para citar los tres libros que han marcado su vida y hasta confundió a los autores.

Sin embargo, el resbalón de Peña Nieto desató otros más al poner de moda las preguntas sobre los libros favoritos de los políticos. Ernesto Cordero, aspirante a la candidatura del PAN a la presidencia, confundió el nombre de una autora; mientras Mario Delgado, secretario de Educación del DF, se equivocó al citar al autor de Cien Años de Soledad.

Aquí algunos ejemplos de los resbalones literarios de los políticos:

Vicente Fox

Siendo Presidente al participar en el Segundo Congreso Internacional de la Lengua Española en Valladolid en 2001, llamó “José Luis Borgues” al escritor argentino Jorge Luis Borges.

Ese no sería el único error de Fox respecto al autor argentino. En 2010, al felicitar a través de Twitter a Mario Vargas Llosa por el Premio Nobel de Literatura, el expresidente de México atribuyó dicho galardón a Borges, cuando es bien sabido que nunca lo recibió.

“FELICIDADES MARIO,LA HICISTE! YA SON TRES BORGES, PAZ Y TU (sic)”, escribió Fox en su cuenta.

El escritor de origen peruano nacionalizado español Mario Vargas Llosa también fue presa de los resbalones de Fox, a quien el expresidente mexicano cambió la nacionalidad al referirse a él como el “Nobel colombiano” durante una conferencia en 2007.

Martha Sahagún

La exprimera dama presidencial Marta Sahagún no dejó solo a su esposo, Vicente Fox, con los errores literarios y en 2005 cambió el sexo del escritor Rabindranath Tagore, a quien se refirió como la gran escritora hindú Rabina Gran Tagora durante su discurso en la cena de gala con motivo de la entrega del premio a la “Mujer del Año”.

Josefina Vázquez Mota

En noviembre de 2008, la ahora aspirante a la candidatura presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, sufrió dos resbalones literarios. El primero al confundir a Carlos Fuentes con el también escritor mexicano Octavio Paz cuando lo felicitó por su cumpleaños número 80.

El segundo error de la entonces secretaria de Educación fue cuando confundió la obra La región más transparente de Carlos Fuentes; se refirió al libro como “La ciudad más transparente”.

Felipe Calderón

En 2009, durante un acto en el frontera entre Guatemala y México, el presidente Felipe Calderón atribuyó al cantante guatemalteco Ricardo Arjona la frase del “El sur también existe”, que es el título de un poema del escritor uruguayo Mario Benedetti, musicalizado en 1985 por el cantautor español Joan Manuel Serrat en un disco homenaje al poeta.

Cristian Vargas

El diputado por el PRI en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) es conocido como el dipuhooligan por algunos episodios violentos que ha protagonizado en el recinto legislativo capitalino y también es recordado por atribuir al escritor mexicano José Emilio Pacheco la autoría del libro Crónica de una muerte anunciada, que es una de las obras más conocidas del colombiano Gabriel García Márquez.

Edith Ruiz Mendicuti

En 2010, cuando era presidenta dela Comisión de Cultura en la ALDF, la asambleísta perredista Edith Ruiz Mendicuti aseveró que Un tranvía llamado deseo, obra de Tennesse Williams, fue escrita por José Emilio Pacheco.

Enrique Peña Nieto

El caso de errores literarios entre políticos mexicanos más celebre de los últimos tiempos fue protagonizado por el precandidato priista a la Presidencia, Enrique Peña Nieto, quien no pudo citar los tres libros que han marcado su vida al ser cuestionado durante su participación del fin de semana pasado enla Feria Internacionaldel Libro (FIL) Guadalajara 2011. El exgobernador del Estado de México también se confundió  con los autores de La Silla del Águila de Carlos Fuentes, que atribuyó a Enrique Krauze.

Ernesto Cordero

El lunes pasado, el aspirante a la candidatura del PAN a la Presidencia, criticó el resbalón que tuvo Enrique Peña Nieto durante la FIL de Guadalajara, aunque, al hacerlo, también se equivocó.

Al ser cuestionado sobre sus libros favoritos, el panista indicó que le gustaba “La Isla dela Pasión de Isabel Restrepo”, cuando la autora es Laura Restrepo.

Mario Delgado

Un día después, el secretario de Educación del Distrito Federal, y quien aspira a la candidatura al gobierno del DF, se equivocó de autor al hablar de Cien años de soledad de García Márquez; dijo que lo había escrito Mario Vargas Llosa.

Aquí el error de Delgado:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Crisis migratoria, el fenómeno que despierta al Trump que muchos mexicanos llevan dentro

México vive una inusual ola de rechazo a la migración por la llegada, en los últimos meses, de más de 500.000 personas la mayoría de Centroamérica. Muchas de las críticas son parecidas a las de Donald Trump hacia los mexicanos.
2 de julio, 2019
Comparte

La llegada de más de 500,000 personas en los últimos meses, la mayoría de Centroamérica, desata una inusual ola de rechazo a los migrantes en México.

Fue algo que pocas veces se había visto en México. En varias ciudades cientos de personas protestaron contra lo que llaman “invasión migrante” al país.

Las manifestaciones de este 30 de junio fueron parte de una jornada para criticar al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Pero una de las banderas principales fue rechazar a miles de migrantes, sobre todo de Centroamérica, que han entrado al país en los últimos meses.

La inconformidad en las calles mexicanas es parte de una creciente ola de discriminación a las personas sin documentos migratorios, coinciden especialistas.

Un proceso que empezó con el arribo de caravanas con miles de centroamericanos en octubre pasado.

Pero se agudizó con la reciente estrategia del gobierno mexicano para controlar el ingreso de personas en la frontera sur.

Caravana migrante
AFP

Más de 500,000 migrantes han entrado a México este año.

Es un plan que contempla emplear a los migrantes, así como ayuda económica a los países del Triángulo Norte, Guatemala, El Salvador y Honduras.

El programa incomodó a muchos, según encuestas de empresas de opinión pública como Consulta Mitofsky o el diario El Financiero.

Los sondeos dicen que el 70% de los encuestados están en favor de cerrar las fronteras a la migración.

Y otro 53% rechaza emplear a los centroamericanos y por el contrario, quieren que sean devueltos a sus países.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración (INM), en lo que va de este año han entrado a México de forma irregular unas 500.000 personas, la mayoría de Centroamérica.

“Bad hombres”

Muchas de las críticas a los migrantes se parecen a la forma como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, suele hablar de los mexicanos coinciden especialistas.

En redes sociales de internet, en comentarios de medios tradicionales y en las protestas callejeras algunos acusan a los centroamericanos de ser delincuentes.

Otros reclaman que se les ofrezca empleo en un país donde la mitad de los trabajadores tienen bajos ingresos, y con una tasa de desocupación laboral de 4%.

Y hay quienes aseguran que los migrantes pueden ser un riesgo sanitario para México.

Donald Trump

Getty Images
Muchos mexicanos usan el lenguaje de Donald Trump para hablar de los migrantes.

“Ya sólo falta que les digamos ‘Bad hombres”, dice Roy Campos, director de Consulta Mitofsky.

Trump dijo esta frase cuando era candidato presidencial en un debate realizado en octubre de 2016.

“Bad hombres”: la primera expresión en español de Donald Trump en la campaña

La mencionó mientras hablaba sobre la migración irregular a su país, y la estrategia que adoptaría si era elegido presidente.

El magnate acusó a los mexicanos de ser “delincuentes y violadores”, así como de fomentar el tráfico de drogas.

También decía que los inmigrantes de este país quitaban empleos a los estadounidenses.

Raciclasismo histórico

Según especialistas, detrás del creciente rechazo a los migrantes existe un histórico cariz de discriminación en México.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017 (ENADIS), uno de cada cinco mexicanos ha sido discriminada de alguna forma.

Niña migrante

AFP
Entre los migrantes que llegan a México abundan los niños.

Los más afectados son grupos vulnerables como los pueblos indígenas, las personas con discapacidad, mujeres, jóvenes y trabajadoras domésticas.

También los migrantes forman parte de ese grupo y según el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Copred), el problema se agudizó desde octubre pasado.

“La xenofobia y el raciclasismo contra personas de Centroamérica se ha manifestado en la sociedad mexicana durante décadas, pero ahora más abiertamente”, señala el Consejo en el informe Mitos y realidades sobre la caravana migrante y las personas refugiadas.

Es preocupante que en México reproduzcamos un discurso racista y xenofóbico, como el de algunos medios e instituciones de Estados Unidos en contra de mexicanos”.

El raciclacismo es una discriminación por la condición económica de las personas, según el Copred.

Protesta Ciudad de México

AFP
Cientos protestaron contra los migrantes en México.

El informe también destaca que la percepción negativa a los centroamericanos no representa a la mayoría de los mexicanos.

Cuando se elaboró la ENADIS, el 53% de los encuestados estaba de acuerdo en refugiar a los migrantes mientras podían regresar a su país.

Y en ese 2017 sólo 2% de los mexicanos aprobaban un eventual cierre de fronteras a la migración.

Los datos contrastan con las recientes encuestas de consultoras y medios, realizadas en mayo y junio.

Paranoia

¿Por qué cambió la opinión de algunos mexicanos hacia la migración sin documentos?

Una respuesta son las condiciones del país explica Tanius Karam Cárdenas, investigador de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

“Éste es un país muy desigual y entonces es muy fácil que se den este tipo de comentarios” dice a BBC Mundo.

“Whitexicans”: ¿una nueva forma de racismo en México contra la gente blanca y adinerada?

“México se percibe como un país muy necesitado y en ese sentido se transfieren los miedos, inseguridades al migrante como si fuera causante de algún tipo de problema”.

A esto contribuye la forma como en algunos medios y redes de internet se ha informado del fenómeno añade Evelyn Castro, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Guardia Nacional

AFP
México desplegó a la Guardia Nacional para vigilar sus fronteras.

Desde la llegada de la primera caravana, a finales de octubre pasado, parte de la cobertura se concentró en las imágenes de algunos enfrentamientos entre migrantes y la Policía Federal.

En los siguientes meses el enfoque de los medios fue similar: las operaciones para contener a los grupos de centroamericanos, o las fugas ocurridas en estaciones migratorias, por ejemplo.

“Como se le está dando más relevancia a ese tipo de situaciones coadyuva a generar paranoia”, dice Castro a BBC Mundo.

“No se difunde tanta información de por qué huyen de sus países. No se explican las causas que genera el movimiento migratorio“.

Otro elemento adicional es que las autoridades no han logrado explicar de manera suficiente el impacto de su estrategia hacia Centroamérica, añade Roy Campos, director de Consulta Mifotsky.

Un ejemplo son los US$30 millones que México entregó a El Salvador para financiar un programa de reforestación en ese país centroamericano.

Es una parte del plan para fomentar empleos en la región para evitar que las personas se vean obligadas a emigrar.

Muchos en México no entienden la razón de entregar ese dinero, y de hecho es uno de los reclamos más frecuentes en internet y las protestas callejeras.

“Falta mucho por explicar, como qué se gana al entregar 30 millones de dólares, cuántos migrantes dejarían de venir y cuánto costaría que vinieran”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.