Día del migrante: Las armas secretas de Wilber
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Día del migrante:
Las armas secretas de Wilber

Por Abenamar Sánchez
18 de diciembre, 2011
Comparte
Haz click para agrandar

Haz click para agrandar

Este día Wilber no esperó ni que llegara la noche para empezar a contar alguno de sus chistes y meterle risa al viaje.

Él, Óscar y Gerson, sus dos compañeros migrantes, buscan llegar de Centroamérica a Estados Unidos, a través del ferrocarril en México.

Están en Huehuetoca, un pueblo de obreros y campesinos a cincuenta kilómetros al Norte del Distrito Federal, sentados bajo un puente, a orillas de las vías.

Llegaron apenas, en coche desde un pueblo cercano, donde se apearon del ferrocarril para evadir un control de Migración; están cansados y a Gerson le ha dado por escuchar un chiste.

—¡Cuenta uno! —suplica.

—¡No, cuenta  tú! —revira Wilber y se incorpora de donde está sentado sobre una roca.

De cabello al estilo César, mirada de ojos grandes y tristes y de aire debilucho, moreno, tiene más aspecto de un joven cura que de un cuenta chistes.

—Sí —se suma Óscar a la petición, sentado a su lado—, échate uno de esos colorados.

—¡No, mejor tú! —insiste él.

—¡Anda, sólo uno! —presiona Gerson.

Wilber camina de aquí para allá. Se detiene un rato. ¡No, mejor no!, dice, y vuelve a caminar, sin ir más allá de unos metros como si él y los otros, Gerson sentado sobre un raíl, estuviesen en una pequeña sala.

Se oye el silbato de un tren.

Se avispan; Gerson acerca hacia él su pequeña mochila, que semeja a una mera bola de trapos no más grande que una pelota de futbol; Óscar, el más alto de los tres, se ajusta el gorro, y Wilber niega con la cabeza.

Tomó el tren la vía hacia Piedras Negras, Coahuila.

Ellos aguardan el paso del tren que va rumbo a Nuevo Laredo, el ferrocarril de Kansas City Southern de México (KCSM); aquí, la mitad de la ruta ferroviaria del Sur al Norte de México, confluyen  los dos grandes ferrocarriles que conectan con Estados Unidos: la otra empresa se llama Ferrocarriles Mexicanos o Ferromex.

Llevan cerca de 50 horas de viaje en tren, en dos semanas. Algunas de esas horas, ha advertido Óscar, las han hecho caminando o en automóvil. Pero esa suma no incluye la semana de caminata pura desde los límites con Guatemala y una parte de Chiapas, un tramo de doscientos ochenta y tres kilómetros de vías inservibles.

Casi al final de ese tramo los asaltaron.

Ya resignados de que el tren que oyeron se enfiló a Piedras Negras, para recorrer 3 mil 300  kilómetros más de rieles, se disponen a contar la anécdota del asalto. Empieza Gerson:

—Íbamos cansados.

—También estaba por anochecer —observa Wilber.

—Antes de llegar a una ranchería, nos topamos con un niño —continúa Gerson.

—Era un niño así —dice Óscar, mientras extendía una mano a menos de un metro del piso para indicar el tamaño.

—Dijo si queríamos agua.

Los tres asintieron.

—Pidió lo acompañáramos. Tras él, cruzamos el alambrado y… ¡madres! Unos hombres, con machetes, nos quitaron algunas monedas…

—Bueno, lo que llevábamos, porque no llevamos más que… —Wilber extiende los brazos, en gesto de invitación a que se le verifique de que no lleva puestos más que el jean oscuro, una playera negra y unos empolvados mocasines también oscuros.

Gerson, el más bajo de estatura, pero el más robusto de los tres, viste un jean azul, camiseta azul debajo de un suéter negro y tenis cafés; Óscar, unos pantalones gris, camisa clara a cuadros, tenis y gorro también claros.

Dan la impresión de que son tres chicos del pueblo de Huehuetoca, cabecera del municipio que lleva el mismo nombre, quienes este domingo de mediados de marzo salieron a patear pelotas en el campo de futbol más cercano a sus casas, en este caso el amplio terreno polvoso que está aquí cerca, que de ancho corre paralelo a las vías de la Kansas City y queda entre la escuadra que hacen éstas con la calle que pasa sobre el puente debajo del cual están ellos.

Días antes de ese asalto, retoma la anécdota Gerson, en un pueblo que se llama Tonalá, allí mismo en Chiapas, salieron a “pasar charola” o pedir monedas para la comida, y un agente de seguridad quiso obsequiarlos con cárcel: tomó su radio y solicitó una patrulla para que fuera a “recoger unos vándalos”.

Migrantes guatemaltecos.

Huyeron.

—Pero si no nos vamos a quedar en su país, sólo estamos de paso —se consuela Gerson.

No tarda en modificar su postura en cuanto recibe una mirada sarcástica de Wilber:

—Bueno, si alguien me ofrece un trabajo, aunque sea de campo, sí me estaría quedando…Sí hay gente que nos apoya.

Fabienne Venet, directora del Instituto de Estudios y Divulgación sobre la Migración (Inedim), dice que a México ingresan en promedio por hora entre veinte a cuarenta migrantes en situación irregular. De éstos, nueve de cada diez son de Guatemala, como Gerson; Honduras, como Wilber y Óscar; El Salvador y Nicaragua, es decir, de Centroamérica. Uno de cada dos o cuatro, según informes del Instituto Nacional de Migración, son devueltos a su país.

—Éramos como veinte —dice Wilber—; sólo quedamos los tres.

—¿Y los demás?

—A unos los devolvieron tras caer en la cárcel en Chiapas —cuenta Wilber.

—Algunos cayeron con la migra en Veracruz —interviene Gerson.

El último que cayó, narra Óscar, fue en Lechería, aquí en el Estado de México. Los agentes de migra, incluidos policías, interceptaron el tren, armados de garrotes, y saltamos del tren. Mi compañero cayó mal y se fracturó la pierna.

—Yo no quiero morir aquí —interrumpe Gerson.

Se angustia. Baja la mirada, y diminutos se le ven sus ojos en la cara  redonda. De perfil, se le notan precisos los escasos pelitos que tiene en la barbilla; los acaricia como si formaran una profusa barba. Dice que los chistes de Wilber los ha salvado de “males graves” y de la tristeza que les viene muy seguido.

Las diez de la noche en adelante es el momento de los chistes, y principalmente cuando es la noche de un día con demasiadas sorpresas. Cuando cayó uno de sus compañeros en Lechería, Wilber contó chistes para “espantar” la tristeza. Ni cuenta se dieron de la hora en que quedaron dormidos, al grado de que cuando se despertaron Óscar y Gerson creyeron que Wilber acababa de contar el último.

—Nos dormimos porque sabíamos que ya nos habíamos librado de la migra.

Aprovecha Óscar el silencio de Gerson para hablar.

Cuando sabemos que no hay que dormir —dice ya con un asomo de alegría Gerson— pedimos uno y otro y otro…

Wilber se sabe un promedio de cinco mil chistes.

Los aprendió la primera vez que estuvo en Estados Unidos, en la cárcel. Ora tiene 19 años y es el menor de los tres, pero entonces apenabas superaba los quince. Permaneció unos meses en la cárcel en Philadephia por ilegal, pero como era menor de edad las autoridades lo regresaron a su país, Honduras; bueno, a su pueblo: Santa Bárbara, de donde esta vez salió el ocho de febrero.

Migrantes en su paso por el Estado de México.

—Me los enseñó un muchacho que le decían el Piraña

Esta sería la segunda vez en que él entre a Estados Unidos. Para Óscar, de San Pedro Sula, y Gerson, de Huehuetenango, Guatemala, en caso de lograrlo, les falta un tramo de mil 800 kilómetros más hacia Nuevo Laredo, Tamaulipas, sería la primera.

Wilber y Gerson se conocieron en un lugar de aseguramiento en Tuxtla, la capital de Chiapas, cuando fueron detenidos y devueltos en febrero. Al reemprender posteriormente juntos el viaje en los límites con Guatemala, casi a finales de ese mismo mes, se encontraron con Óscar y los demás quienes se fueron quedando en el camino.

“Se podría decir que hemos llegado hasta aquí gracias a los chistes de Wilber”.

Wilber se sonroja con los elogios; se agacha; titubea.

Mínimo —prosigue Gerson— cada tres días se cuenta entre cincuenta a sesenta chistes por noche.

Silba otro tren.

Se desperezan, pero no tardan en volver cada uno a su lugar porque el tren viene de Norte a Sur: Gerson se ha incorporado del raíl; Óscar sigue sentado sobre la roca; Wilber observa una procesión religiosa que a los lejos se ha asomado en una bocacalle. Se oye la música de tambores, el siseo de las rezanderas.

Huehuetoca es un pueblo viejo, así como significa su nombre en español, con uno de cada 150 habitantes del Estado de México, su circunscripción administrativa, y uno de cada mil 100 mexicanos. Con sus 25 mil casas, la mayoría de un piso gobernada por la torrecilla de la iglesia se San Apóstol, el edificio más alto, se levanta en la parte Oriente Norte de un extenso valle seco, con un clima medio de 16 grados, circundado por altas colinas y cerros que alcanzan unos los tres mil metros sobre el nivel del mar . A él se llega por automóvil o tren.

Se podrá decir que, pese al breve tramo para esquivar al control de migración, Wilber y compañeros llegaron por tren.

—Este pueblo tiene su parte en la historia del ferrocarril —dirá al rato un hombre, cuando no sólo refiera que aquí, en esta parte Oriente Norte de Huehuetoca, antes pasaban un promedio de 100 migrantes diarios y ahora unos 30 o 40, sino centenas de hombres que ahora trabajan en las empresas de construcción y de fábricas de tubos, o en el campo o en Distrito Federal, antes trabajaron en el ferrocarril, y hasta el pueblo cuenta con una reliquia de museo: una locomotora de vapor arrumbada en un patio trasero, mirando hacia el norte, que no tiene más que el cuidado de un borrico con el que comparte el encierro.

Wilber y compañeros se sueltan en carcajadas.

Se trataba de un chiste que por fin había decidido contar Wilber:

Cuando se subió al bus, el pastor se alegró al ver que en uno de los asientos iba un sacerdote católico.

Sonrió, caminó hacia él y le soltó una bofetada.

—¡Ay! —gritó el sacerdote, y el predicador preguntó:

—Oiga padrecito, ¿usted ha leído esa parte de la Biblia donde dice si alguien te golpea, ponle la otra mejilla?

El sacerdote dijo que sí, y el pastor le acomodó otra bofetada.

—¡Ay!

El pastor se fue a sentar, contento. En eso se levantó el sacerdote, caminó hacia él y preguntó:

—Oye tú, pastorcito, ¿te sabés aquella parte de la Biblia donde dice que con la vara que mides serás medido?

—¿Por…? —quiso responder el pastor, y plás-plás. El sacerdote golpeó con la mano derecha y remató con la izquierda.

 

Reían los tres, como si estuvieran en casa, como si Gerson no tuviera el compromiso con su madre de enviar dinero para recuperar la casa que tienen hipotecada, como si Óscar no tuviera en su mente la desaparición de un primo que un día como él partió hacia Estados Unidos y nunca se supo en qué parte de México quedó muerto, como si los chistes de Wilber fueran una tabla de salvación inmune a los posibles males.

Fuera de ese embrujo, los datos crudos:

11 mil 333 casos de secuestros de migrantes en 2010.

Leticia Gutiérrez, de Dimensión Pastoral de Movilidad Humana, con más de 50 albergues de migrantes en México, dice:

Ante amenazas sufridas, 66 agentes pastorales cuentan con medidas cautelares de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y 4 con medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Loretta Ortiz Ahlf, doctora en Derechos Humanos, autora de El Derecho de Acceso a la justicia de los migrantes en situación irregular, dice que México trata peor a los migrantes que Estados Unidos.

—¿Cómo enfrentar el problema?

El sacerdote Alejandro Solalinde, fundador del albergue “Hermanos en el Camino” en Ixtepec, Oaxaca, dice que se requiere, para empezar, de una buena educación.

—¡Anda, otro chiste! —suplica de nuevo Gerson.

Por el momento, no hay otro chiste. Está cayendo la noche y se apuran en ir a pasar la “charola”.

—Quizá al rato, responde Wilber en son de despedida.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

China inicia ejercicios militares a gran escala alrededor de Taiwán tras la tensa visita de Nancy Pelosi

China llevará a cabo maniobras militares masivas en las vías fluviales de Taiwán como respuesta a la controvertida visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EU, a Taipéi esta semana.
4 de agosto, 2022
Comparte

China inició este jueves una serie de ejercicios militares aéreos y navales a gran escala alrededor de Taiwán, una demostración de fuerza tras la visita a la isla por parte de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi.

Los ejercicios incluyeron fuego real en el mar que rodea a Taiwán desde el mediodía (04:00 GMT), dijo la emisora estatal china CCTV.

Desde las 12:00 p. m. de hoy hasta las 12:00 p. m. del 7 de agosto se llevará a cabo un importante ejercicio militar del Ejército Popular de Liberación”, reportó CCTV en una publicación en las redes sociales que incluía un mapa de Taiwán.

El Ministerio de Defensa de Taiwán dijo este jueves que sus militares seguirán reforzando su estado de alerta y reaccionará apropiadamente a la “situación enemiga”.

Sus fuerzas armadas están monitoreando el Estrecho de Taiwán y las islas periféricas y todas sus tropas están realizando entrenamiento diario habitual, agregó el comunicado de Defensa.

“El Ministerio de Defensa Nacional enfatiza que defenderá el principio de preparación para la guerra sin buscar la guerra y con una actitud de no intensificar el conflicto ni causar disputas”, señaló.

¿Por qué China ha reaccionado así?

Pelosi, el más alto cargo estadounidense en aterrizar en la isla de Taiwán en 25 años, realizó una visita breve pero controvertida el pasado martes.

China considera a Taiwán como una provincia separatista y se tomó la visita como una violación a su principio de “una sola China”.

Manifestante defensor de China protestando por la visita de Pelosi en Taiwán.

Anthony Kwan / Getty
La visita de Pelosi a Taiwán fue controvertida y causó malestar en China y muchos de sus defensores.

Taiwán, que tiene un apoyo histórico de EE.UU., dijo que China estaba tratando de cambiar el statu quo en la región.

La congresista estadounidense se encuentra ahora en Seúl, la capital de Corea del Sur, donde se reunió con el presidente de la Asamblea Nacional, Kim Jin-pyo.

Por su parte, ministros de Relaciones Exteriores del sudeste asiático advirtieron que las crecientes tensiones sobre Taiwán podrían desencadenar un conflicto abierto.

La agrupación regional, ASEAN, dijo que los acontecimientos recientes podrían conducir a una grave confrontación entre las grandes potencias.

Estados Unidos está ante una encrucijada. Por un lado reconoce la política de Pekín llamada “Una China”, que reconoce un solo gobierno chino. Por otro, mantiene una relación “robusta no oficial” con la isla, que incluye la venta de armas para que Taiwán se defienda.

Un riesgo de confrontación

Los simulacros militares son la principal respuesta de Pekín, aunque también ha bloqueado parte del comercio con la isla.

Los ejercicios se llevarán a cabo en vías fluviales sumamente transitadas e incluyen disparos con munición real de largo alcance, según el gobierno chino.

Taiwán dice que eso equivale a un bloqueo marítimo y aéreo, mientras que Estados Unidos sostiene que los simulacros son un movimiento irresponsable y que podrían salirse de control.

Helicópteros militares chinos sobrevolando la isla de Pigtan.

HECTOR RETAMAL / GETTY
Los ejercicios militares de China se llevarán a cabo desde este jueves hasta el próximo domingo.

La analista Bonnie Lin, directora del Centro de Estudios y Estratégicos Internacionales, le dijo a la BBC que el ejército taiwanés reaccionaría con cautela pero que aún existía el riesgo de confrontación.

“Por ejemplo, si China decide volar aviones sobre el espacio aéreo de Taiwán, existe la posibilidad de que Taiwán intente interceptarlos. Y podríamos ver una colisión en el aire, podríamos ver muchos escenarios diferentes”, dijo.

Varios ministerios taiwaneses han sufrido ataques cibernéticos en los últimos días.

El gobierno de Taipéi también ha pedido a los barcos que tomen rutas diferentes y está negociando con Japón y Filipinas para encontrar rutas de aviación alternativas.

Japón también ha expresado su preocupación a China por las áreas cubiertas por los ejercicios militares, que dice se superponen con su zona económica exclusiva (ZEE).

En respuesta, la portavoz del gobierno chino, Hua Chunying, dijo que Pekín no aceptaba la “supuesta” ZEE de Japón.

Turistas miran helicópteros chinos sobrevolando la isla de Pingtan.

HECTOR RETAMAL / GETTY
Turistas miran helicópteros chinos sobrevolando la isla de Pingtan.

Análisis: ejercicios sin precedentes

Por Rupert Wingfield-Hayes, de BBC News en Taiwán

El anuncio de seis grandes zonas de exclusión alrededor de la isla a partir de este jueves es siniestro.

Pekín hizo lo mismo en 1996, la última vez que hubo la llamada “Crisis del Estrecho de Taiwán”. Pero entonces las zonas de exclusión estaban todas bastante lejos de las aguas territoriales de Taiwán.

Esta vez, tres de las seis zonas se entrometen en el límite de 12 millas de Taiwán. Eso no tiene precedentes. El Ministerio de Defensa de Taiwán ya calificó la medida como una violación de las convenciones de la ONU y dijo que equivale a un bloqueo aéreo y marítimo contra la isla.

Si China moviera barcos o aviones a esas áreas, equivaldría a una invasión del territorio de Taiwán. Esto hace que haya mucho más en juego, ya que Taiwán puede sentirse obligado a defender sus propias aguas.

La Marina de EE.UU. está observando todo esto muy de cerca, y ya tiene al grupo de batalla del portaaviones USS Ronald Reagan navegando cerca en el Mar de Filipinas.


Comparación de fuerzas chinas y taiwanesas.

BBC

China y Taiwán: preguntas básicas

¿Por qué China y Taiwán tienen malas relaciones? China ve a la isla autónoma como parte de su territorio e insiste en que debe unificarse con el continente, por la fuerza si es necesario.

¿Cómo se gobierna Taiwán? La isla tiene su propia constitución, líderes elegidos democráticamente y unos 300.000 efectivos activos en sus fuerzas armadas.

¿Quién reconoce a Taiwán? Solo unos pocos países reconocen a Taiwán y la mayoría reconoce al gobierno chino en Pekín. Estados Unidos no tiene vínculos oficiales con Taiwán, pero tiene una ley que le obliga a proporcionar a la isla los medios para defenderse.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=nN4oHSvJU68

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.