Ignacio Padilla, el escritor incansable... y el de los premios
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Ignacio Padilla, el escritor incansable... y el de los premios

Por Kristian Antonio Cerino
17 de diciembre, 2011
Comparte

Ignacio Padilla.

Ignacio Padilla (ciudad de México, 1968) es un  escritor mexicano que siente un placer por la docencia.

Enseña los alcances de la Literatura en América Latina pero además los pormenores de la Literatura decimonónica. Es, un auténtico creyente de que nuestras vidas están contadas con ficciones y que vale la pena vivir entre libros.

Sin embargo, leer y escribir estas historias, y transmitirlas a los estudiantes de Comunicación o de Letras, provoca un doble placer o una repetida satisfacción.

Platiqué con él y después de haber leído algunas novelas como Espiral de artillería y Si volviesen sus majestades, y otras publicaciones como Crónicas africanas,  Por un tortillo y el más reciente La isla de las tribus perdidas. Lo entrevisté con el fin de conocer un poco más sobre su vida literaria y compartirla con los lectores.

Elaboré un pergamino con preguntas, mismas que fue respondiendo durante muchos días, en clase de Introducción a la Literatura Latinoamericana -en la Universidad Iberoamericana-, otras más en un café y el resto por conversaciones vía chat.

Previo a la redacción de la entrevista con Padilla, o Nacho Padilla para sus alumnos y los amigos, leí en el diario El Universal que su amor “por los libros” lo ubica como su “devoción por querer escribirlos”. De la misma manera en que “su obsesión por contar una historia” es su obsesión “por el lenguaje”.

Uno de los libros más difíciles de leer en la obra literaria de Padilla es Si Volviesen sus majestades, escrito en 1996 y publicado por la editorial Nueva Imagen. Aunque también el escritor, que vive en la ciudad de Querétaro, reconoce que esta novela fue de las más difíciles de escribir. Lo dice en el invierno de enero, en la ciudad de México, y lo repite justo antes de comenzar el verano.

Si volviesen sus majestades es una novela caótica, escrita con un español antiguo, contada en un sinfín de tiempos,  con innumerables sorpresas o hipótesis sobre la partida de los reyes, la caída de los reinados, la búsqueda de un Santo Grial, la desesperación por saber que pasó en el ayer, las memorias que son escritas y después incineradas por un bufón. En fin.

Si volviesen sus majestades es una apuesta literaria que continúa sin leerse a profundidad, y en serio, en México y que en esta entrevista el autor, miembro del grupo literario o de la Generación del Crack, la recuerda como una de las novelas más difíciles de redactar:

-Así como ocurre con el Solitario del castillo que escribió mucho y todo quedó en el fuego con ayuda del bufón, ¿así sucede con muchos manuscritos que sólo quedan en el imaginario del escritor? ¿Cuántas historias merodean por la cabeza de Ignacio Padilla?
–Infinidad. Tengo muchas más ideas que tiempo y vida para escribirlas.

–¿Cómo logras concebir Si volviesen Sus Majestades concluida en 1995? Con todo y el español antiguo, justificado para la época, se lee con mucha actualidad.
–Fue un proceso lento y poco consciente. Primero existió la imagen, la idea de un reino dislocado. La escribí en prosa moderna para descubrir más tarde que el texto exigía un lenguaje no menos dislocado. Supongo que es así como hemos entrado en el siglo XXI.

–Caminando por los pasillos de la Ibero me dijiste que esta novela en particular ha sido de las más difíciles de escribir ¿Por qué? Por el español antiguo, porque buceaste en archivos, porque tardaste mucho en diseñar su estructura, ¿Por qué?
–Porque me tomó mucho tiempo, mucha reflexión, muchos borradores como los que aparecen en la propia novela. Y claro, porque me exigió entrar -más que investigar- en el lenguaje inventado con retazos de la Edad Media, el Siglo de Oro y el cómic, además, claro, de la prosa latinoamericana.

–Por cierto, de niño ¿escuchaste, leíste o te contaron antes de dormir novelas de caballerías? Esta obra en particular me gusta porque retrata la caída de las monarquías y cómo estos grandes castillos envejecían ante el paso del tiempo ¿Te inspiraste en el Quijote? ¿En Bioy Casares? ¿En qué autores?
–No, nada que tuviese que ver, creo, con las novelas de caballerías. En esta novela hay más cine que literatura. Desde luego, están Borges y Manganelli, bastante de Kafka y otro tanto de Kennedy Toole. La prosa la tomé prestada del Persiles, de Cervantes.

–¿Cuáles serían los temas centrales de Si volviesen sus majestades? La soledad, la locura, la obra inacabada, el caos, la decadencia, la verdad frente a la ficción, el Enemigo, la lealtad, la pasión, la culpa, ¿Cuáles?
–No me gustaría desmontar la obra en temas, sino en obsesiones. La más clara, a mi entender, es la culpa. Pero podría, desde luego, equivocarme.

–Cuando escribiste Si volviesen sus majestades entre 1993 y 1995 y partiendo que de formas partes de la generación del Crack, ¿ibas decidido con esta historia a ponerle fin a los que ya habían abusado del llamado Realismo Mágico?
–En absoluto. Fue a raíz de mis búsquedas personales y las obras por estas generadas que me di cuenta de mi rechazo al Realismo Mágico.

–En la contraportada de la novela se lee que en Si volviesen sus majestades “demuestra por qué el absurdo sirve mejor que nunca para explicar la condición humana”, ¿Con este final podría quedarse el lector? O tú prefieres orientarlo en otros finales ocultos en la misma historia.
–El lector puede y suele quedarse con el final que le venga en nada. No soy nadie para indicárselo, menos aún para orientarlo.

–Algunos de los personajes que aparecen en la historia son tomados de la vida real, pienso en este momento en el doctor Da Volpi (o ¿Jorge Volpi?) y me lo imagino usando lentes. Cuéntanos.
–No entiendo la pregunta. No la veo.

–¿Te ha visto en algún momento de tu vida literaria como el Solitario narrador de esta novela?
–Me veo en todo momento como todos: personajes, narradores, lectores, etcétera.

–A 15 años de haber escrito esta novela, 15 años que para una quinceañera es la edad de las ilusiones, ¿se ha leído más en México o en el extranjero?

–Bonita pregunta. Pero no tengo idea de dónde se haya leído más. Supongo que en el extranjero, porque en México se lee menos, no sólo mis libros, sino libros en general.

–A propósito del Crack, ¿qué tanto trascendió en la vida literaria después de desgaste que causó el mismo Realismo Mágico?
–Creo que el Crack fue un importante catalizador, pero que la debacle del Realismo Mágico habría ocurrido de cualquier forma.

–Partiendo de tu conocimiento literario ¿seguimos siendo iletrados,  sigue fallando la política cultural?
–Sigue fallando la política cultural de promoción de la lectura. La de creación y patrimonio es otra cosa.

–Has sentido como escritor que se les quiere (o se les lee) más en el extranjero que en México. ¿Puede un escritor vivir de regalías con editoriales locales?
–En absoluto. A menos que escribas tan mal como Paolo Coelho o Carlos Cuauhtémoc Sánchez.

–¿Así como Juan Rulfo tendrás una Cordillera metida en un cajón?

–No creo que Rulfo tuviese una Cordillera en el cajón, sino en su imaginación.

–¿Qué le espera a la narración, a los libros, con un mercado saturado con nuevas tecnologías: audiolibros, avances de novelas a través de las redes sociales, los libros digitales y ahora más con el arribo del Ipad.
–La narración pervivirá, en distintos sustentos materiales. La literatura puede estar lo mismo en un libro que en una computadora. Somos cuento, todo cuenta, siempre se cuenta la misma historia, y seguiremos haciéndolo.

–Leemos tantos artículos en los diarios y en las revistas, ¿usted cree que las secciones llamadas Cultura se han olvidado de la literatura a profundidad? ¿Qué tanto ha cambiado el periodismo cultural cuando vemos que los suplementos han perdido la calidad?
–Definitivamente ésta es la peor época imaginable en lo que hace a suplementos culturales. Y no veo que vaya a ser mejor en un futuro próximo.

–En tus clases habla de lluvia, de barcos, del mar y ríos, para referirse a la Literatura Latinoamericana y los problemas para dominar a la naturaleza. Ahora bien ¿Cuáles deberían de ser los temas que actualmente aborden los escritores del siglo XXI?
–Todos, absolutamente todos. Ningún tema “debería” ser abordado. Me horroriza la sola idea.

–El escritor, he leído, además de cumplir con su oficio, el empleo de la ficción, está obligado a hablar de los problemas que aquejan a su nación. ¿Esto es una regla? O estaríamos cayendo en lo que el mismo Fuentes denuncia en La nueva novela Hispanoamericana que llegó un momento en que solo existían “escritores de denuncia”.

–Ningún escritor está obligado a hablar de los problemas que aquejan a su nación. Si acaso, está obligado a escribir cada vez la mejor obra que pueda escribir en ese momento.

–Hace un par de años leí un artículo de Mario Vargas Llosa hablando sobre la realidad y la ficción y usted también habla en Si volviesen sus majestades sobre este tema. Le recuerdo las palabras del bufón: “la historia no es, como dicen, de quienes vencen, sino de quienes les dan crédito”. ¿La ficción ha sido alcanzada y superada por la verdad? O es al revés.
–El debate es mucho más antiguo que Vargas Llosa, y se mantendrá irresuelto porque el cotejo entre realidad y ficción es un sofisma.

–A Padilla ¿le atemoriza una hoja en blanco antes de comenzar a escribir una novela? Todos los escritores tienen ciertas fobias antes de iniciar una obra ¿cuáles son las suyas y cómo las vence?
–¿Quién es el tal Padilla?

–Por último, la búsqueda literaria de Ignacio Padilla ¿es similar a la búsqueda del Peregrino quien nunca encontró su esquerlón de panolina o su equivalente al Santo Grial?
–Definitivamente, me encantaría conocer al tal Ignacio Padilla

* * *

Ignacio Padilla, ganador de certámenes de Cuento, Dramaturgia y Novela, es un escritor inquieto. Difícilmente podría alejarse de la escritura. Es versátil. Está activo. Es un gran lector y un hombre de decisiones porque no hay que olvidar que se atrevió a cerrar la mega biblioteca “José Vasconcelos”, una de las obras más importantes en el sexenio del presidente Vicente Fox. La razón: las fallas estructurales del inmueble.

“Cierre de megabiblioteca por fallas en todo el edificio”, así tituló el diario El Universal el 15 de marzo de 2007.

“Fue puesta en marcha en las condiciones que no debía haber sido abierta”, dijo el escritor.

La José Vasconcelos, con una inversión de mil 300 millones de pesos, sólo estuvo abierta 8 meses.

* * *
Entre los apuntes de las clases que recibí de Padilla, rescato algunos para esta entrevista.

Dichas anotaciones se encuentran en el ensayo La isla de las tribus perdidas (Debate 2010) con el que ganó un enésimo premio.

Antes de que Padilla ganara el premio de Ensayo, el contenido de éste lo compartió con estudiantes de Letras, de la Ibero. Para cuando concluyó el ciclo, recuerdo bien, dijo (apropósito de sus apuntes) “ahora estarán en un libro”.

De voz del autor:

“A la gente le da pena decir que no lee por pena. El mexicano sí lee, pero se cansa

Somos rehenes de la tormenta

Todos somos náufragos porque acá todo es mar

Sentimos placer porque no nos sucede a nosotros, y en ficción porque no le está pasando a nadie.

Somos nuestra memoria, nuestros recuerdos, con pura memoria nos conducimos a la muerte”

* * *

En 21 de octubre de 2010, el periodista de la agencia española EFE, Alberto Cabezas, entrevistó a Ignacio Padilla, maestro y doctor en Literatura inglesa y española, sobre el ensayo La isla de las tribus perdidas. La incógnita del mar latinoamericano, un ensayo sobre la presencia del mar en la narrativa de estos países y su reflejo en la identidad de los latinoamericanos.

De acuerdo con Cabezas, el trabajo de Padilla  explora la tesis del colombiano Juan Carlos Botero, quien en el
libro “El mar y la novela en castellano” (2008) señalaba que la literatura de América Latina carecía de escritores y obras marinas importantes salvo
excepciones como Álvaro Mutis y Gabriel García Márquez.

“Padilla utiliza metáforas relacionadas con el mar y el agua para contradecir esa tesis (y) afirma que hay mucho mar en la narrativa latinoamericana pero
su lejanía, su hostilidad y el prosaísmo de su furia lo hacen invisible, solo en apariencia”, agrega Cabezas entrecomillando las precisiones del escritor.

“Nunca el mar fue nuestro y nunca nosotros fuimos del mar en América Latina. Y eso es sólo un reflejo, o así lo entiendo yo, del conflicto del latinoamericano con la naturaleza”, explica Padilla en la entrevista con el periodista.

Detecta -además- que entre los pueblos latinoamericanos hay una tendencia a la insularidad y al aislamiento, a la vez que una inclinación a la deriva, a “dejar que otros conduzcan el barco democrático, ideológico y social”
reproduciendo modelos ajenos.

Igualmente señaló que existe una vocación de náufragos que se manifiesta en que estos países no son capaces de concluir sus proyectos, y que muchos
de los que empezaron a lo grande, terminaron en cataclismos, como reflejan personajes literarios como Maqroll, El Gaviero, alma de las novelas de Mutis.

Su ensayo, admitió en la entrevista, encierra “una visión terrible” que le animó a reflexionar desde la literatura sobre la identidad de esta comunidad de
países y su futuro.

“Si América Latina no se reconoce como Occidental y española, si persiste en su indigenismo chabacano y en la negación de su mezcla, desde luego que la
parte que le trajo el mar la va a seguir viendo como conflictiva”, le dijo a Alberto Cabezas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué Einstein no ganó el Nobel y otras sorprendentes revelaciones del secreto mundo de estos prestigiosos premios

Todo lo que se puede saber sobre el prestigioso galardón, con testimonios de quienes han podido examinar sus archivos, así como de aquellos que toman las decisiones, de ganadores e ignorados.
17 de octubre, 2020
Comparte

Eran las 5 de la mañana y el silencio de la habitación donde Donna Strickland estaba profundamente dormida fue bruscamente interrumpido por el timbre del teléfono.

“Piensas que tal vez le ocurrió algo malo a uno de tus hijos o algo así”.

Al contestar, una voz le dijo: “Por favor, permanezca en la línea para recibir una llamada muy importante desde Suecia”.

“Recuerdo que agarré a mi esposo diciendo: ‘¡Dios mío. Son las 5:00 de la mañana. Es el 2 de octubre. Es una llamada de Suecia. Tiene que ser el premio Nobel!'”.

Pero lo único que escuchó fue silencio. Esperó… y esperó…

“Finalmente, después de 15 minutos, revisé mi correo electrónico y decía, ‘Por favor llámenos, estamos tratando de comunicarnos con usted’ y el email venía de la Real Academia Sueca de Ciencias. Así que llamé y me enteré de que sí, me había ganado el premio Nobel“.

Fue por un trabajo pionero sobre pulsos láser ultracortos de alta intensidad realizado por Strickland y sus colegas del Departamento de Física de la Universidad Rochester del estado de Nueva York, que se utilizaría en cirugía ocular correctiva.

Recibió el Premio Nobel de Física de 2018, que viene con un cheque por 9 millones de coronas suecas (US$1 millón) y una semana de las festividades más grandiosas de Estocolmo, que incluyen cenas muy elegantes.

“¡Estuve sentada entre un príncipe y un rey!”.

Pero más allá del glamur y la ostentación de la ceremonia de premiación, ¿cómo se otorga el premio? ¿Quién decide quién es digno y quién no? ¿Es justo y transparente? ¿Tiene sentido? Y, al fin y al cabo, ¿qué ha hecho el Premio Nobel por el mundo?

El premio

Recordemos que el Premio Nobel fue establecido a principios del siglo XX de acuerdo con la voluntad de Alfred Nobel, un industrial sueco e inventor de la dinamita.

Hay cinco premios que honran a quienes trabajan en física, química, medicina, literatura y paz y que se considera que han otorgado “el mayor beneficio a la humanidad”.

En 1968 se añadió un premio de economía.

Placa celebrando el Nobel

Getty Images
Las intenciones de Nobel eran nobles pero las de quienes escogen a los galardonados no siempre los son.

Opiniones aparte, el Premio Nobel es realmente importante. En la mente de muchos, es el non plus ultra de los premios; no puede haber mayor elogio.

Como dice la historiadora de la ciencia, Ruth Lewin Sime, “un científico será recordado para siempre si está en esa lista de premios Nobel”.

“Una de las cosas que hace el Nobel es que confiere una especie de inmortalidad. Es lo primero que se menciona una vez recibido el premio. Esa es la naturaleza, el aura que rodea a los Premios Nobel”, explica.

La otra cara de la moneda es que su aura es tan poderosa que puede eclipsar a quienes no lo ganan.

“A medida que avanza la historia, cuando están en las sombras, gradualmente desaparecen, se vuelven invisibles”.

Por eso es realmente importante que el Premio Nobel honre a la mejor ciencia y a los mejores científicos. ¿Pero es así?

Secreto

Durante años, la lista de personas nominadas para el premio fue de alto secreto. Solo se revelaba quién era el ganador.

Pero las reglas se relajaron. Un poco. Las nominaciones ahora se hacen públicas, después de 50 años.

No arroja mucha luz sobre decisiones recientes, pero le ha permitido a historiadores como Sime profundizar en el pasado.

Y desde que examinó los archivos, ha estado en una especie de misión de rescate para destacar el trabajo de una científica notable que el Premio Nobel rechazó: Lise Meitner.

A él, no a ella

Lise Meitner nació en 1878 en Viena.

Lise Meitner

Getty Images
En su época, Meitner era reconocida como una gran científica por sus pares, pero la historia estaba a punto de olvidarla.

“La suya fue una generación de mujeres a las que esencialmente se les prohibió estudiar y ser profesionales. Sin embargo, llegó a la universidad y su carrera la llevó a Berlín”, señala Sime.

“Era jefa de una sección en el Instituto de Química Kaiser Wilhelm. Era una científica muy destacada cuando había muy, muy pocas como ella”.

Meitner trabajó en estrecha colaboración con un talentoso químico Otto Hahn y, en la década de 1930, el par se incursionó en un campo completamente nuevo de la ciencia: la física atómica.

Se sumergieron en una intensa investigación del uranio, mientras el mundo a su alrededor se oscurecía.

“Los nazis se apoderaron de Alemania y, en 1938, al igual que un gran número de judíos y otros perseguidos, Meitner se vio obligada a huir. Dejó todo atrás: su trabajo, sus ingresos, sus amigos”.

Tuvo que empezar de nuevo, en Suecia, a los casi 60 años de edad. Otros se habrían rendido, pero Meitner continuó su trabajo, junto con su sobrino, otro físico, y escribiéndole a Hahn a diario.

Después de solo unos meses, el equipo hizo un descubrimiento. Uno grande.

Lise Meitner y Otto Hahn

Getty Images
La combinación de los conocimientos de Meitner (izq.) en física con los de Hahn (der.) en química hizo de la suya una asociación muy productiva.

“El uranio se había dividido en dos y había liberado una enorme cantidad de energía”.

Habían descubierto lo que llamaron “fisión nuclear” y, por extensión, la energía nuclear.

La enormidad del hallazgo se hizo evidente pocos años después, cuando la fisión nuclear provocó efectivamente el final de la Segunda Guerra Mundial, con el lanzamiento de las primeras bombas atómicas.

Ese año, 1945, el Premio Nobel de Química fue otorgado a Otto Hahn y… no a Lise Meitner.

¿Por qué no?

Razones personales

El responsable, dice Sime, tiene nombre.

“Para mí, para los historiadores que han estudiado esto y para los colegas de Meitner dentro y fuera de Suecia, la principal razón fue Manne Siegbahn”.

Siegbahn había ganado el Premio Nobel de Física en 1925 por su trabajo sobre rayos X y era director del Departamento de Física del Instituto Nobel de la Real Academia Sueca de Ciencias, donde Meitner tenía una oficina. En el sótano, con acceso limitado a los laboratorios.

No se llevaban bien“, afirma Sime.

K.M.G. Siegbahn

Getty Images
Siegbahn sencillamente odiaba a Meitner, y tenía suficiente influencia en el comité como para impedir que le dieran el premio Nobel.

“En Suecia, el prestigio de alguien galardonado con el Nobel es tremendo. Consigue una buena posición, financiación para su investigación, puede estar en un comité del Nobel, etc. Y Siegbahn de ninguna manera quería eso para Meitner, así que la boicoteó.

“Como el físico más influyente de Suecia, era uno de los cinco miembros del Comité que toma las decisiones del Nobel. Otros dos eran sus exalumnos. Con el comité dominado por Siegbahn, ella no tenía ninguna posibilidad”.

Lise Meitner logró la fama en vida… o tal vez la infamia: se la conoció como “la Madre de la Bomba Atómica”, un apodo que odiaba. Sin duda, hubiera preferido un Premio Nobel. Y recibió 48 nominaciones para que se lo dieran de otros científicos durante varias décadas. Fue en vano.

Pero su caso no es de lejos la única rareza en la historia del Premio Nobel.

¿Inmune a prejuicios?

“¿Errores del Nobel?… hay varios”, dice el profesor Brian Keating, cosmólogo de la Universidad de California en San Diego, y subraya una de las victorias que pronto se hundieron en la obsolescencia.

“Gustaf Dalen, quien ganó el premio 1912 por propiedades de faros y boyas”.

Faro

Getty Images
La tecnología de los faros y las boyas era crucial pero…

Descubrir cómo hacer que las luces de gas de los faros y las boyas se encendieran y apagaran era importante cuando se perdían muchas vidas en el mar. Pero… se vuelve insignificante cuando se considera qué más estaba sucediendo en ese momento.

“Se lo dieron siete años después del año milagroso de Einstein, cuando descubrió la teoría de la relatividad”.

Uno de los mayores avances científicos del siglo XX, que transformó nuestra comprensión del Universo, la teoría de la relatividad no le valió a Albert Einstein el Premio Nobel.

¿Por qué diablos no?

“Sin duda alguna, hubo prejuicios en contra de él y su teoría”, declara Robert Mark Friedman, profesor de Historia de la Ciencia en la Universidad de Oslo, Noruega.

“Era judío y socialista… era internacionalista y pacifista”.

Friedman se ha adentrado en los archivos del Nobel para tratar de entender la decisión y dice que simplemente es imposible, que Einstein no recibió una evaluación justa e imparcial, a pesar de que muchos físicos internacionales destacados nominaron a Einstein por la teoría de la relatividad.

“Reiteraban que era el trabajo más importante en física desde Isaac Newton, comparaban a Einstein con Copérnico, insistían en que era incuestionablemente lo más significativo en física en años y por lo tanto debía ser considerado para un premio”.

Pero la opinión de los miembros del comité del Premio Nobel era muy diferente.

Albert Einstein

Getty Images
La comunidad científica reconocía la brillantez del trabajo de Einstein, pero la academia de los Nobel, no.

“Las evaluaciones de la relatividad especial y general están escritas desde la perspectiva de que Einstein tenía que estar equivocado”.

A pesar de la creciente celebridad de Einstein, los miembros del comité se mantuvieron firmes.

Lo que dijeron en público fue que en última instancia la relatividad no era física. Trataba de tiempo y espacio, por lo tanto era metafísica. Y la metafísica es filosofía y la filosofía no es física. Entonces, ¿cómo podían darle un premio de física?”.

Finalmente, Albert Einstein recibió el Premio Nobel de Física en 1921, no por su mayor descubrimiento, sino por un menos conocido efecto fotoeléctrico.

En décadas más recientes, el Premio Nobel ha sido criticado no tanto por a quién excluye, sino a quién incluye.

Paz a los hombres de buena voluntad

Alfred Nobel escribió en su testamento que uno de los premios a su nombre debería reservarse para la persona que más había hecho por “la fraternidad entre naciones, por la abolición o reducción de los ejércitos permanentes, así como por la participación y promoción de congresos de paz y derechos humanos en el año anterior”.

“Quería que los ganadores fueran defensores de la paz, tuvieran el coraje para luchar por lo correcto”, dice la escritora noruega Unni Turretini.

Es probablemente el Premio Nobel más conocido, quizás un reflejo de los grandes laureados.

Poster de Martin Luther King

Getty Images
A veces aciertan.

“Martin Luther King Junior, la Madre Teresa, Desmond Tutu, el 14º Dalai Lama, Mijáil Gorbachov…”.

La lista de los grandes sigue y sigue.

“A veces lo hacen bien y seleccionan ganadores dignos”.

Pero no siempre…

En 1973, el presidente de Estados Unidos era Richard Nixon y su asesor de Seguridad Nacional Henry Kissinger y el negociador principal de Vietnam del Norte, Le Duc Tho, recibieron el premio de la Paz por sus esfuerzos conjuntos para negociar un alto el fuego durante la guerra de Vietnam.

El problema era que no existía tal alto el fuego.

“Incluso después del anuncio del premio en octubre, EE.UU. bombardeó Camboya y el norte de Vietnam. Así que Kissinger claramente no era un defensor de la paz según los valores e intenciones de Alfred Nobel”, recuerda Turretini.

Un letrero en una posición del ejército de Estados Unidos durante la invasión de Camboya que dice "A la mierda el comunismo".

Getty Images
Un letrero en un puesto del ejército de Estados Unidos durante la invasión de Camboya que dice “A la mierda el comunismo”.

Dos miembros del comité dimitieron en protesta y Le Duc Tho se negó a aceptar el premio.

¿Qué estaba pasando?

A diferencia de los otros Premios Nobel, el de la Paz se decide en Noruega, que en el momento de la muerte de Alfred Nobel estaba en unión con Suecia. En aquel entonces, como hoy, Noruega tenía reputación de defender la paz internacional.

Pero Turretini dice que otros motivos impulsaron la elección de Kissinger.

“Fue durante la Guerra Fría y los expertos piensan que debido a su vecindad geográfica con Rusia, Noruega estaba tratando de complacer y reforzar la alianza con EE.UU.”.

Entonces, ¿quién exactamente toma esas decisiones?

Cinco noruegos, generalmente políticos activos o retirados.

Hasta algunas personas que forman parte de otros comités del Premio Nobel, como el virólogo sueco Erling Norrby, tienen sus dudas sobre el Premio de la Paz.

El premio de la Paz es probablemente la parte más débil del testamento porque toda la responsabilidad recae en el comité”, señala Norrby.

“No tienen a nadie a quien referirse. Y por lo tanto, ha habido altibajos, algunos difíciles de explicar: ¿cómo puedes darle un Premio Nobel a Barack Obama cuando apenas llevaba cuatro semanas como presidente?”.

"Estoy al principio, no al final, de mi trabajo en el escenario mundial. Comparados con algunos de los gigantes de la historia que han recibido el premio (…) mis logros son escasos"", Source: Barack Obama, Oslo, 2009 , Source description: Expresidente de EE.UU., Image: Diploma por el premio Nobel de la Paz a Barack Obama

“Realmente estaban enviando un mensaje. El gobierno noruego y el comité del Nobel habían demostrado en varias ocasiones su descontento con las políticas y acciones del gobierno de Bush; el premio para Obama decía: ‘este es el tipo de presidente que queremos de EE.UU.'”, según Turretini.

Para ella, el Premio Nobel de la Paz se ha vuelto demasiado prestigioso y los cinco miembros del comité noruego dictan sus propias leyes.

“Creen que pueden tomar las decisiones que quieran y, como el proceso de selección, sus discusiones y notas son secretos por 50 años, sienten que no tienen que justificar nada”.

En todo caso, no se puede negar que una gran cantidad de Premios Nobel, en todos los campos, no solo en la Paz, recaen en ganadores dignos… El premio no se ha vuelto tan grande por nada.

Pero ¿cómo se decide quién gana?

Entremos a la sala donde se toman las decisiones, de la mano de algunos de los que las han tomado.

Entre bastidores

“Hay muchas emociones y subjetividad y lucha por tu candidato”, revela el virólogo Norrby, quien pasó años sirviendo en el comité del Premio Nobel de Medicina.

“Tienes que ser todo un estratega y tal vez incluso muy político, porque hay una sala llena de gente a la que le tienes que vender tu candidato favorito”.

Por tanto, para ganar el Premio Nobel es fundamental contar con seguidores en el comité, como demostró el caso de Meitner e incluso de Einstein.

Además, subraya Norrby, “ciertos miembros tienen mucha más influencia que otros”.

Pero ¿quiénes son esos grandes personajes que participan en esas peleas intelectuales en los comités de ciencia del Premio Nobel?

Ayuntamiento de Estocolmo, símbolo de la capital de Suecia y sede del banquete del premio Nobel.

Getty Images
El ayuntamiento de Estocolmo es símbolo de la capital de Suecia y sede del banquete del premio Nobel.

Número uno, la mayoría de ellos son suecos. Eso es porque el testamento de Alfred Nobel especificó que los miembros del comité deben provenir de una de las dos instituciones suecas eminentes: la Real Academia Sueca de Ciencias o el Instituto de Medicina Karolinska.

“Eso tiene la ventaja de que estamos en un rincón remoto del mundo, así que no estamos tan expuestos al cabildeo y la presión intensos que puede haber”, señala Goran Hansson, secretario general de la Real Academia Sueca de Ciencias.

Pero lo que para unos es una virtud, para otros es un vicio. Hay quienes piensan que por su lejanía, los suecos no están en condiciones de juzgar lo que está pasando en este enorme planeta.

“Si nos fijamos en los premios que se han otorgado a lo largo de estos 120 años, es notable lo bien que se han recibido las decisiones”, responde Hansson.

No siempre.

Palabras más, palabras menos

En 2016, Bob Dylan se convirtió en el primer cantautor en ganar el Premio Nobel de Literatura, para el asombro de muchos.

Sin embargo, de alguna manera no fue una elección tan inusual.

El secretario permanente de la Academia Sueca, que otorga el Premio Nobel, dijo que el cantautor había sido elegido porque es “un gran poeta de tradición angloparlante“… como lo han sido muchos de los premios de literatura.

De los 116 galardonados con Literatura, más de 100 han escrito en inglés y otros idiomas europeos, dejando a varias partes del mundo desamparadas.

“Hay al menos 22 estados nacionales árabes reconocidos, cada uno con su propio tipo de escritores para los que su idioma de expresión es el árabe”, apunta Wen-Chin Ouyang, de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres.

Sin embargo, solo un autor que escribe en árabe ha logrado ganar el Premio Nobel: el egipcio Naguib Mahfouz laureado en 1988.

Diploma del Nobel de Literatura de Naguib Mahfouz

Getty Images
Naguib Mahfouz es el único autor de habla árabe que ha sido honrado con el Nobel de Literatura.

El comité dijo que sus 30 novelas y más de 350 cuentos sobre el amor, la sociedad y el paso del tiempo conforman “un arte narrativo árabe que se aplica a toda la humanidad”.

El premio fue muy significativo pues “se reconoció que la literatura árabe es una literatura de clase mundial, y eso es importante: tiene efectos positivos para el resto del mundo”, según Ouyang.

Pero ¿por qué tardó tanto un escritor árabe en ganar y por qué no ha habido otro más desde entonces?

Considera quién juzga el premio: 18 miembros vitalicios de la Academia Sueca. Escritores, lingüistas e historiadores escandinavos que en su mayoría necesitarán leer literatura árabe traducida… y eso es un problema.

“Algunas de las traducciones pueden ser académicamente precisas o correctas, pero no dan la sensación de belleza o fluidez del idioma original, y la mayoría de las traducciones son de calidad desigual”, explica Ouyang.

Mahfouz tuvo la suerte de estar bien traducido, a diferencia de muchos otros.

Otros expertos que consultamos aseguraron que se están haciendo esfuerzos para ampliar el espectro del premio de literatura, pero el problema de las traducciones de mala calidad es difícil de superar.

Y la literatura no es la única área donde las barreras sistémicas e institucionales limitan el alcance internacional del Premio Nobel.

La élite

“El 90% de los premios han sido para Europa Occidental o América del Norte”, subraya Winston Morgan, quien ha investigado la diversidad entre los ganadores del Nobel.

Universidad de Harvard

Getty Images
La Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos es la número 1 en la lista de laureados con el Premio Nobel.

“El Nobel es el premio máximo para un científico, pero más allá de lo brillante que sea, si no tiene el entorno y los recursos adecuados, no va a suceder”.

Y eso, dice, significa que “tiene que estar en Norteamérica o Europa Occidental: si no nació allí, tiene que ir”.

Los Premios Nobel se agrupan en algunas de las instituciones del mundo.

Caltech, o el Instituto de Tecnología de California, cuenta con 74 galardonados. Y, sin embargo, solo ocupa el 8º lugar en la lista de instituciones que han obtenido el Nobel.

El número uno, con 160 galardonados es Harvard.

El top 20 está dominado por instituciones estadounidenses, con algunas europeas en la mezcla.

Goran Hansson, de la Real Academia Sueca de Ciencias, el organismo que otorga el Premio Nobel de Física, Química y el Premio Riksbank de Economía, reconoce el problema y dice que los comités intentan mitigarlo enviando invitaciones para nominaciones a todas partes.

“Nos aseguramos de incluir en la lista universidades de África, Asia y América del Sur para no tener un sesgo geográfico. Pero lo que recibimos de ellas es otra cosa.

“Los profesores de las que ustedes llaman universidades de élite se ocupan de nominar más candidatos que los de otras instituciones.

Eso es algo que nosotros no podemos controlar“.

Salón del comité noruego del Nobel.

Hans A. Rosbach
Sólo se considera a quienes son postulados, así que no toda la responsabilidad recae sobre quienes se sientan en salones como éste, donde el Comité Noruego del Nobel selecciona al ganador del premio de la Paz.

Esas universidades de élite de Estados Unidos y Europa Occidental se benefician de algo más: una especie de círculo virtuoso de financiación. Si cuentan con los recursos necesarios, puede permitirse realizar investigaciones que ganen premios, lo que atrae más dinero, lo que le permite realizar más investigaciones que ganen premios…

Entonces, ingresar a estas instituciones es absolutamente clave. Y eso es más difícil para unos que para otros.

Similar al mundo que juzga

Las estadísticas muestran la realidad de las cosas.

“En EE.UU. el 10% de la población es afroestadounidense, así que se esperaría que el mismo porcentaje, o al menos la mitad, de los más de 380 ganadores fueran negros -dice Morgan-. Pero solo han sido unos cuatro, tres de ellos de paz y uno de literatura”.

Y ninguno en ciencia.

“Entonces, estar en Estados Unidos, no es suficiente”.

Los críticos señalan que la falta de diversidad entre los ganadores del Premio Nobel también podría deberse a la falta de diversidad entre los jueces que los conceden.

El secretario general de la Real Academia de Ciencias de Suecia, Goran Hansson, acepta que sería ventajoso que el comité representara en un grado mucho mayor la diversidad del mundo sobre el que emite juicios pero como por regla sus miembros provienen del sistema académico escandinavo, no lo pueden forzar.

Y reitera que es crucial que sean nominados “todos aquellos que han hecho importantes descubrimientos” .

A pesar de todo…

Con todos los aciertos y desaciertos, preguntamos, ¿qué le ha dado el Premio Nobel al mundo?

Logo del premio Nobel en tapete.

Getty Images
¿Sirve de algo el prestigioso premio?

“Quizás el aspecto más importante del premio es informar al público sobre los fantásticos descubrimientos que se están haciendo para inspirar a los jóvenes y para mostrarle a todos cómo funciona la ciencia y cómo gradualmente hace del mundo un lugar mejor para vivir”, opina Hansson.

“Creo que eso es lo que realmente ha hecho Nobel: no es para ayudar al científico a hacer ciencia, sino para llevar la ciencia a la comunidad”, concurre Donna Strickland, laureada en física.

“También impulsa a los científicos al éxito”, declara el cosmólogo Brian Keating.

“Yo mismo he estado un poco encaprichado con el Premio Nobel, con el deseo de querer ganarlo, de lograr el nivel más alto de notoriedad e inmortalidad que se puede obtener en física, y formar parte de una cohorte muy exclusiva, poblada por personas como Einstein y otros.

“El premio Nobel proporciona una vía para que hombres y mujeres se arraiguen permanentemente en la historia de lo que nuestra especie es capaz de lograr“, dice Keating.

No obstante, señala, ya es hora de hacer algunas reformas “que son casi universalmente requeridas para que sea ese verdadero rayo de luz que Alfred Nobel tan noblemente quiso”.

“El hecho de que no haya cambiado sustancialmente en 118 años es simplemente ridículo. ¿Qué más en la sociedad no ha cambiado en 118 años?”.

Debía ser más transparente, sugieren algunos: ¿por qué tiene que ser secreto?, ¿Por qué no se puede publicar la lista corta de nominaciones? ¿Qué está tratando de ocultar el Premio Nobel?, preguntan.

“Si los evaluadores, los expertos con los que consultamos, supieran que sus declaraciones se harán públicas, no obtendríamos informes francos y honestos, y eso dificultaría mucho más la entrega del premio”, responde el secretario general de la Real Academia Sueca de Ciencias, Goran Hansson.

“Por esa razón, tenemos que seguir operando con estas reglas de secreto“.

Así que hasta aquí llegamos: fisgoneamos tanto como es posible pero a menos que los funcionarios del Premio Nobel abran todas sus puertas, no podemos ir más lejos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.