Instalarán parquímetros en Polanco esta semana
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Instalarán parquímetros en Polanco esta semana

El GDF y la delegación Miguel Hidalgo pondrán en funcionamiento 900 parquímetros en el polígono Polanco-Anzures, ante la contrariedad de los vecinos que dicen no se les tomó en cuenta ni se les informó de esa medida
4 de diciembre, 2011
Comparte

El Gobierno del Distrito Federal y la delegación Miguel Hidalgo comenzarán a instalar esta semana 900 parquímetros en el polígono Polanco-Anzures, ante la contrariedad de los vecinos que dicen no se les tomó en cuenta ni se les informó de esa medida.

El secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda del Distrito Federal, Felipe Leal Fernández, negó que exista oposición total “ni siquiera es mitad y mitad; ha habido demasiadas conversaciones con los vecinos, sobre todo en cuanto a la autorización de que tengan derecho los residentes” de dejar sus vehículos con un costo menor o incluso gratis.

Leal Fernández planteó que “quien tiene ya en su edificio cajones de estacionamiento, la ciudad tampoco les va a financiar un lugar para su auto, sería hasta injusto desde el punto de vista social que en una zona de la ciudad se le otorgue un cajón extra”.

En entrevista señaló que quien estaciona un vehículo en la vía pública tendrá que hacer el pago correspondiente y los beneficios serán para el espacio público y la seguridad.

Lo que se analiza hora son los servicios a los residentes y la situación de los edificios, porque hay bastantes en Polanco que no cuentan con cajones de estacionamiento.

Por esa situación, tanto quien acredite la propiedad de ese departamento o el contrato de renta, como la propiedad del vehículo, no se le cobrará.

Confirmó que los gobiernos capitalino y delegacional “vamos a iniciar” la instalación de parquímetros esta semana; se trata de un sistema estilo Ecobici, es decir, “un sistema de operación para agilizar la movilidad, que permitirá la rotación de los cajones.

Hoy en día, argumentó, hay quienes ocupan durante horas o casi todo el día un espacio en la vía pública, por lo que no hay movilidad, entonces, este plan “va a generar una rotación”.

Habrá además más seguridad de quienes vigilen que los recibos de quienes hicieron el pago estén al tanto, así como se evitarán las dobles filas y los estacionamientos en lugares inadecuados.

El funcionario explicó que la instalación se llevará a cabo en varios polígonos de la ciudad, con una tarifa de ocho pesos, y se empezará en Polanco-Anzures, después se extenderá hacia la parte inferior de Chapultepec y también en Roma-Condesa.

Asimismo, se están analizando otras zonas de la ciudad, como Santa Fe, las colonia Del Valle y Florida, así como Coyoacán.

Según el titular de la Seduvi, no hubo retraso; el punto era precisar los detalles mencionados y tener una política de comunicación más clara, por tanto, “lo iniciaremos esta semana”

Leal Fernández negó que la oposición a la instalación de esos aparatos haya ocasionado el retraso; “ha sido por ajustes técnicos, ha habido muchísimas reuniones, hemos atendido las demandas de los vecinos”, acotó.

Al preguntarle sobre la regularización de los franeleros, comentó que se trata de un plan que no corresponde sólo a la delegación Miguel Hidalgo, es un programa general y un sistema que tiene la ciudad diseñado para muchas áreas y que comenzó en Polanco, que es donde ha habido un asentamiento dominante.

En Polanco y Anzures serán 900 cajones, precisó, le sigue la parte inferior de la zona de Chapultepec, donde predomina una área de oficinas.

“Yo creo que nos va a llevar colocar cerca de uno y dos meses. La idea es operar en los primeros meses del próximo año, y es que se colocarán entre nueve y 10 parquímetros cada día”, externó.

En la antesala del inicio del funcionamiento de los parquímetros, Notimex entrevistó a residentes de Polanco y a quienes trabajan en oficinas de la zona e incluso a algunos franeleros del lugar, quienes en su mayoría coincidieron en que no les beneficiará.

Explicaron que se trata de una medida que podría ser buena si hubiera opciones para ellos, como un buen transporte público para vecinos y oficinistas, así como otras formas de trabajo para los franeleros.

Pilar Bustamante, quien vive en la zona desde hace cuatro años con su esposo y tres hijos, se manifestó “totalmente en contra” y opinó que deberían poner medidas más accesibles en lugar de cobrar por todo, “es una medida excesiva que sólo te hace la vida más difícil”.

Asimismo consideró injusta la instalación de parquímetros y opinó que a los residentes se les debiera entregar una tarjeta para su uso gratuito, todo “por considerarse zona residencial, pues ni siquiera saben la historia de los vecinos, cuánto nos costó llegar aquí”.

Nadie nos ha preguntado, subrayó Bustamante, no pueden ponerse cuando no existe un transporte eficaz; “yo estuve yendo a los Miércoles Ciudadanos con (el jefe delegacional) Demetrio Sodi, todo esto se lo dije y sólo decía: lo voy a canalizar”.

Édgar Muñoz, quien también reside en la zona desde hace 10 años, externó su molestia ante dicha medida y es que “por un lado dicen que quitan a los viene-viene, pero la realidad es que hay gente que les dicen yoyeros que traen moneditas con cable soldadas y se apropian de las calles para ofrecerle a la gente estacionamiento”.

De un problema, acotó Muñoz, se pasa al otro y la pregunta es “¿ya no me puedo estacionar en las calles de mi ciudad?, la problemática la generaron las mismas autoridades al permitir crecimientos irregulares con edificios de 20 pisos y zonas habitacionales que las hicieron comerciales”.

Fernando Argomedo, quien tiene su oficina cerca de la calle Moliere, reconoció que no padece por falta de lugar ya que tiene un espacio para su automóvil en su trabajo, por lo que opinó que los parquímetros “pueden ser una buena alternativa”.

Recordó que la zona fue creada para residencias, pero después del temblor del 85 se convirtió en opción para oficinas; entonces surgieron los franeleros, “que son una mafia y controlan los espacios”, muchos trabajan para restaurantes y les apartan lugares, por lo que consideró una mejor opción el parquímetro.

Gabriela Galindo, quien también labora en una oficina de esta zona, planteó que los parquímetros no son la solución, “se necesitan estacionamientos”.

En tanto que Alejandra Nahum, quien trabaja media jornada en su oficina-negocio, ubicado entre Masaryk y Mariano Escobedo, confesó que se ha acostumbrado a los “viene-viene”, quizás “a mí me funcionaría el parquímetro porque estoy sólo unas horas en la oficina”.

A su vez, Ricardo Galindo, quien trabaja cerca de la calle Homero, consideró que el parquímetro es una buena opción en Polanco, siempre y cuando existan circunstancias buenas para ello, pero dudó que sean las actuales.

Advirtió que con los parquímetros “quitas a los franeleros, que son un montón y al no tener fuente e ingreso recurrirán a otras formas de ganarse la vida, generalmente informales o ilícitas”.

Entre los llamados “viene-viene” se encuentra Eugenio, quien desde hace 17 años cuida y lava automóviles en las cercanías de Horacio; él mostró no sólo su sorpresa ante la inminente instalación de parquímetros, sino su preocupación ya que se quedará sin opción laboral.

Indicó que no se ha tenido acercamiento con las autoridades, mientras con la medida a “tanta gente que nos van a pasar a amolar, cuántas familias que de esto comemos”.

Dijo que han pensado en juntarse para que se les escuche, pero hasta ahora no están organizados, además lo único que quieren es trabajar; recordó que él lava y cuida carros desde 1994, y así se ha ganado la confianza de los vecinos, que hasta le dejan sus llaves, pues “si me encuentro un peso, el mismo que dejo, no tomo nada.

Eugenio, quien trabaja de lunes a sábado de 07:00 a 20:00 horas, comentó que “es una labor honrada y nos la están quitando en lugar de dar soluciones, como por ejemplo que ayuden a limpiar y vigilar la zona”.

Héctor, otro “viene-viene” quien además vive en uno de los edificios ubicados en Horacio de donde es conserje, refirió que ahí son ocho vecinos y “todos dejamos el coche afuera, qué vamos a hacer. No estamos de acuerdo y mucha otra gente ni siquiera sabe”.

La directora de Políticas de Gobierno de la delegación Miguel Hidalgo, Amaya Bernardez, explicó que la empresa responsable de la colocación es Operadora Bicentenario.

Sin embargo falta afinar temas como los horarios de operación, pues los requisitos para acceder a la gratuidad, en el caso de los vecinos, están publicados en el Reglamento para el Control de Estacionamientos en las Vías Públicas del Distrito Federal.

El Gobierno del Distrito Federal publicó en octubre el reglamento para el control de estacionamientos en las vías públicas, que regula el uso de parquímetros y determina que los recursos generados deberán ser usados en la rehabilitación y mejoramiento de espacios públicos como jardines, parques y plazas, entre otros.

Los usuarios deberán pagar el costo del servicio y dejar el comprobante en un lugar visible dentro de su automóvil, porque en caso contrario los vehículos serán inmovilizados con candados por elementos de la SSPDF hasta que el dueño pague la sanción o será remitido a un depósito vehicular, puntualizó.

Notimex.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ruth Bader Ginsburg: por qué la muerte de la jueza de la Corte Suprema de EE.UU. supone un terremoto en una nación ya fracturada

Si el presidente Trump nomina un reemplazante de la magistrada podría alterar por años el equilibrio ideológico del mayor tribunal de justicia del país y aumentar la tensión política a pocas semanas de las elecciones.
19 de septiembre, 2020
Comparte

La muerte de un juez de la Corte Suprema de Justicia siempre es algo trascendente en Estados Unidos. Pero la de Ruth Bader Ginsburg supone un terremoto de consecuencias imprevisibles para este país.

Ginsburg, que murió el viernes a los 87 años debido a un cáncer de páncreas, era un ícono feminista y progresista del máximo tribunal judicial de EE.UU. para asuntos como la igualdad de género o la inmigración, el aborto o el matrimonio igualitario.

Su muerte abre ahora la posibilidad de que el presidente Donald Trump nomine a su sucesor en una corte de nueve miembros donde ya ha colocado a dos, y altere así por años el equilibrio ideológico del Supremo a favor de los conservadores.

Como esto ocurre además en un país políticamente polarizado y a pocas semanas de una elección presidencial cargada de tensión, el debate por el reemplazo de Ginsburg amenaza con aumentar la fractura entre republicanos y demócratas.

“Normalmente las nominaciones a la Corte Suprema son un deporte de sangre. Entonces esto va a ser verdaderamente apocalíptico. Hay mucho en juego en esta nominación”, dice Jonathan Turley, un destacado profesor de derecho constitucional en la Universidad George Washington, a BBC Mundo.

Una silla clave

El hecho de que los magistrados de la Corte Suprema ocupen su cargo de manera vitalicia significa que cualquier cambio en la integración tiene efectos duraderos.

Nominada por el presidente Bill Clinton en 1993, Ginsburg formaba parte de un bloque de cuatro jueces progresistas de la corte que solía necesitar de un quinto voto “péndulo” para lograr mayoría.

Ruth Bader Ginsburg

Reuters
Ginsbrurg era parte de un bloque de cuatro jueces progresistas.

En votaciones recientes ese quinto voto lo aportó el juez John Roberts para decisiones sobre inmigración, derechos de homosexuales y otros temas importantes de la “guerra cultural” en este país.

Los presidentes de EE.UU. tienen la potestad de elegir los miembros de la corte, que deben ser ratificados por el Senado, y Trump suele señalar como un logro el haberlo hecho dos veces en menos de cuatro años de mandato.

Si lograse colocar a un tercer magistrado netamente conservador, la Corte pasaría a tener seis jueces instalados por republicanos, mientras el bloque liberal quedaría en una minoría de tres.

Eso puede conducir con el paso del tiempo a alteraciones significativas en diversas ramas del derecho.

“Esta es posiblemente la nominación más importante en la historia de la corte moderna. Hay una serie de doctrinas que actualmente penden de mayorías de cinco a cuatro”, advierte Turley.

Por ejemplo, señala que con un nuevo juez conservador en la corte quizás se abriría el camino para a revertir parcial o totalmente Roe versus Wade, el emblemático caso por el que el tribunal despenalizó el aborto en 1973.

Trump y Kavanaugh

Reuters
Dos de los actuales jueces del Supremo fueron nominados por Donald Trump.

Probablemente consciente de todo esto, Ginsburg indicó en su testamento que su “deseo más ferviente” era que evitaran reemplazarla hasta que asumiera un nuevo presidente, según informó la radio pública estadounidense NPR.

La pregunta ahora es si Trump podrá provocar tal desequilibrio en un Supremo que recientemente ha fallado más de una vez en contra de los intereses del mandatario.

“Aumentará el nivel de furia”

La muerte de Ginsburg le ofrece a Trump la oportunidad de acicatear al electorado conservador y religioso a menos de 50 días de las elecciones, cuando las encuestas lo muestran atrás del candidato demócrata Joe Biden.

De hecho, desde hace semanas Trump señalaba la eventualidad de nominar a un tercer juez del Supremo como una razón para que lo reelijan, por lo que quedan pocas dudas de que intentará hacerlo en los meses que le quedan como presidente.

Mensaje para Ruth Baden Ginsburg

Reuters
Ginsburg pidió en su testamento que no se nombrara un sucesor antes de las elecciones.

Además, el debate que se abre con esto desviará algo la atención de la respuesta de Trump a la pandemia de coronavirus, cuando EE.UU. está a punto de llegar a 200.000 muertos por el covid-19, una cifra que ningún otro país ha registrado.

El Senado está controlado por el Partido Republicano de Trump y su líder allí, Mitch McConnell, anticipó en la misma noche del viernes que en la cámara habrá una votación sobre el juez que nomine el presidente.

Sin embargo, evitó decir cuándo ocurriría esto: si antes o después de las elecciones del 3 de noviembre.

Los republicanos tienen 53 senadores (contra 47 demócratas), pero al menos dos miembros de esa mayoría se manifestaron días atrás reticentes a votar un nuevo juez de la corte tan cerca de las elecciones.

Esto sugiere que el reemplazo de Ginsburg puede volverse una nueva prueba de fuego de la lealtad republicana hacia Trump cuando algunos senadores tienen dificultades para ser reelectos ellos mismos.

Joe Biden

Reuters
Biden también ha dicho que el remplazo de Ginsbrurg debe esperar a las elecciones.

Por otro lado, a la controversia se añade el antecedente de que McConnell bloqueó en 2016 la votación en el Senado de un juez nominado para la corte por el entonces presidente Barack Obama, argumentando que era un año electoral.

Su explicación ahora es que el voto puede proceder porque, a diferencia de cuatro años atrás, el presidente y la mayoría del Senado pertenecen al mismo partido.

Los demócratas se apresuraron a exigir que se espere hasta después de la elección.

“Los votantes deben elegir al presidente y el presidente debe elegir al juez para que lo considere el Senado”, declaró Biden el mismo viernes.

Esto también podría movilizar a favor de Biden a electores de izquierda que aún están inseguros de votar por él.

“No podía imaginar que fuera posible hacer esta elección más divisiva, pero ocurrió: esto agrega un elemento transformador a la elección”, reflexiona Turley. “Esto aumentará el nivel de furia en el país”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

https://www.youtube.com/watch?v=YPmLtudnWbo

https://www.youtube.com/watch?v=xzjd_7qkYtU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.