Reportan que Los Zetas cubren casi todo el país con sofisticada red de telecomunicaciones
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Reportan que Los Zetas cubren casi todo el país con sofisticada red de telecomunicaciones

Los Zetas cuentan con un sistema oculto de telecomunicaciones que les permite coordinar la entrega de drogas, así como efectuar secuestros, extorsión y otros delitos
26 de diciembre, 2011
Comparte

La última semana de noviembre de 2011, en la región de la Huasteca, los límites entre Veracruz, Tamaulipas y San Luis Potosí, efectivos del Ejército Mexicano decomisaron otro sistema de comunicación, entre los cuales se encontraron varias computadoras portátiles.

Cuando las caravanas de soldados o policías federales avanzan a través de los matorrales del norte de México, el cártel de los Zetas sabe que vienen.

Un taxista o un vendedor callejero emite el alerta, equipados con un radio portátil de alta tecnología y pagados para trabajar como un centinela conocido como “halcón”.

La señal de radio viaja a lo profundo de la árida campiña, a horas a pie del camino más cercano. Allí, las ramas verde oscuro de 2.4 metros de altura de la jara ocultan una torre de radio pintada del mismo color para que pase inadvertida. Un cable oculto bajo la tierra transmite energía desde un panel solar.

Un amplificador de la señal reenvía el mensaje a través de una red de poderosas antenas y otros repetidores que se extienden cientos de kilómetros a través de México, un sistema oculto de telecomunicaciones que le permite al cártel coordinar la entrega de drogas, así como efectuar secuestros, extorsión y otros delitos con la inmediatez y la precisión de una moderna agencia militar o policial.

El ejército y la marina mexicanos han comenzado a combatir el sistema, incautando cientos de piezas de equipo de comunicaciones en al menos tres operativos desde septiembre que ofrecen una visión de primera mano de una infraestructura sorprendentemente sofisticada y de gran alcance.

Funcionarios policiales estadounidenses en servicio y retirados dicen que el equipo, que va desde torres profesionales a radios de mano, forma parte de una sola red que hasta hace poco se extendía desde la frontera con Estados Unidos hacia el sur por la costa del Golfo de México hasta el interior de Guatemala.

La red le permitía a los operadores de los Zetas efectuar conversaciones cifradas sin depender de la red oficial de teléfonos celulares, que las autoridades pueden intervenir con relativa facilidad, y en muchos casos carece de cobertura dentro de lo profundo del campo mexicano.

Están haciendo lo que haría cualquier unidad militar sensata“, dijo Robert Killebrew, un coronel retirado del ejército estadounidense que ha estudiado a los cárteles mexicanos del narcotráfico para el Centro por una Nueva Seguridad Estadounidense, un organismo de investigación en Washington. “Están diversificándose con la mayor cantidad de formas de telecomunicaciones que puedan implementar”.

El ejército mexicano dijo el 4 de diciembre que había incautado al menos 167 antenas, 155 repetidores, 166 fuentes de electricidad, 71 piezas de equipo de cómputo y 1,446 radios. Ese equipo ha sido retirado en varias ciudades del estado de Veracruz y en los estados norteños de Nuevo León, Coahuila, San Luis Potosí y Tamaulipas.

El cártel del Golfo, una banda de narcotraficantes que empleaba a un grupo de ejecutores conocido como los Zetas que habían desertado de las fuerzas especiales del ejército, erigió la red alrededor de 2006.

Los Zetas se separaron del cártel del Golfo en 2010 y desde entonces se han convertido en uno de los grupos de narcotraficantes con mayor predominio en el país, que también tiene fructíferas actividades suplementarias en secuestros, extorsión y tráfico de seres humanos.

El cerebro de la red era José Luis del Toro Estrada, experto en telecomunicaciones conocido como “El técnico”, que hace dos años se declaró culpable ante un tribunal federal en Houston de asociación ilícita para distribuir cocaína.

Con equipo obtenido legalmente por valor de millones de dólares, del Toro instaló el sistema en la mayor parte de los 31 estados de México y en partes del norte de Guatemala bajo las órdenes de los principales líderes del cártel del Golfo y de los Zetas.

El jefe del cártel del Golfo para cada territorio de narcotráfico —conocido como plaza— era el responsable de adquirir las torres y los repetidores, así como de equipar con radios a sus subordinados, de acuerdo con la declaración jurada que hizo del Toro a la corte con el fin de obtener una reducción de la pena.

Del Toro empleaba a especialistas en telecomunicaciones para que dieran mantenimiento y operaran el sistema, y también para que buscaran nuevas tecnologías, según el texto judicial.

Sin embargo, las autoridades mexicanas presentaron un panorama distinto de la infraestructura del sistema de radio de los cárteles, al que consideran menos monolítico que el descrito por sus contrapartes estadounidenses.

Un oficial militar mexicano negó que el ejército y la armada estuvieran buscando una red que cubría toda la costa del Golfo de México. Las operaciones habían estado centradas en una serie de sistemas locales más pequeños que no estaban interconectados debido a limitantes técnicas, señaló.

“No es una sola red”, dijo el funcionario a la AP a condición de guardar el anonimato por lo delicado del asunto. “La usan para actuar a nivel local”.

Los reporteros que se desplazan con las fuerzas armadas mexicanas han escuchado que los cárteles utilizan equipo de radio para difundir amenazas en las frecuencias de los soldados. El funcionario militar le dijo a The Associated Press que los operadores de los cárteles todavía están intentando penetrar en las frecuencias militares y espiar las comunicaciones oficiales por radio y teléfono celular, pero las señales estaban codificadas y protegidas.

Al menos hasta fecha reciente, el sistema del cártel era controlado por computadoras que permitían ejercer un complejo control de las señales de radio, permitiéndole a los narcos dirigir sus telecomunicaciones a radios específicas sin que otros las escucharan, de acuerdo con Grupo Savant, una firma de consultoría en asuntos de inteligencia y seguridad en Washington que conoce de primera mano las operaciones de los cárteles en México.

El sistema de radio parece ser “una red de bajo costo, fácil mantenimiento y ampliación” que muestra la sofisticación de los Zetas, dijo el consultor Gordon Housworth, del Intellectual Capital Group, LLC.

Otras organizaciones delictivas mexicanas cuentan con redes similares de radio, entre ellas el cártel de Sinaloa, ubicado en el estado costero del Pacífico del mismo nombre, y la pandilla callejera Barrios Azteca, que opera en Ciudad Juárez, frente a El Paso, Texas, señaló un funcionario policial estadounidense.

Sin embargo, el sistema de los Zetas es el de mayor extensión, agregó el funcionario, quien habló a condición de guardar el anonimato debido a lo delicado del asunto.

Las redadas mexicanas son “un intento deliberado para interrumpir el ciclo de negocios de los cárteles”, dijo un ex funcionario policial con conocimiento directo de la red. “Al intentar acabar con los mandos y con las comunicaciones se altera el control”.

Autoridades policiales y analistas independientes describieron las operaciones contra el sistema de telecomunicaciones de los Zetas como victorias significativas a corto plazo en la lucha contra el cártel.

“Las incautaciones muestran que la organización está en apuros“, dijo Steven Dudley, codirector of InSight, un grupo que analiza e investiga al crimen organizado en Latinoamérica.

No está claro cuál será el impacto a más largo plazo. El cártel ha tenido pocas dificultades en reemplazar equipo de radio y otros pertrechos incautados en operativos más pequeños en los últimos años. Y los contactos entre los operativos de más alto rango de los Zetas tienden a efectuarse en comunicaciones altamente codificadas a través de la internet, de acuerdo con Grupo Savant.

El equipo de radio de los cárteles es casi omnipresente para los mexicanos que viven en los frentes de la llamada guerra contra el narcotráfico.

En el estado de Tamaulipas, frente al este de Texas, muchas antenas están ocultas bajo el follaje de la jara, un arbusto invasor que se ha extendido a gran parte del territorio deshabitado de la entidad. Incluso a unos pocos metros de distancia es casi imposible ver las torres o los cables que las alimentan.

En Nuevo Laredo, el primer bastión de los Zetas, es posible ver antenas en tejados y lotes vacíos. Un soldado le dijo a la AP que, incluso cuando las autoridades quitaron una antena allí, fue reemplazada con rapidez.

AP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

La desconocida extinción masiva que cambió la Tierra y permitió que los dinosaurios dominaran el planeta

El evento consistió en una serie de violentas explosiones volcánicas y desencadenó que los dinosaurios se convirtieran en la especie dominante por 165 millones de años.
Getty Images
18 de septiembre, 2020
Comparte
Erupción volcánica

Getty Images
Este episodio desencadenó la “era de los dinosaurios”, que duró 165 millones de años más.

Enormes erupciones volcánicas que ocurrieron hace 233 millones de años bombearon dióxido de carbono, metano y vapor de agua a la atmósfera.

Esta serie de violentas explosiones, en lo que ahora conocemos como la costa oeste de Canadá, provocaron un calentamiento global masivo.

Nuestra nueva investigación ha revelado que este fue un evento de extinción en masa que cambió el planeta y que mató a muchos de los tetrápodos dominantes, anunciando el amanecer de los dinosaurios.

La extinción masiva más conocida ocurrió al final del período Cretácico, hace 66 millones de años. Fue entonces cuando los dinosaurios, pterosaurios, reptiles marinos y amonitas se extinguieron.

Este evento fue causado principalmente por el impacto de un asteroide gigante que apagó la luz del sol y causó oscuridad y congelación, seguido de otras perturbaciones masivas de los océanos y la atmósfera.

Los geólogos y paleontólogos están de acuerdo en que existieron cinco de esos eventos, de los cuales la extinción masiva del Cretácico final fue la última. Por ello, nuestro descubrimiento de una extinción masiva que no se conocía podría parecer inesperado.

Y, sin embargo, este evento, denominado Episodio Pluvial Carniano, parece haber matado a tantas especies como lo hizo el asteroide gigante. Los ecosistemas terrestres y marinos cambiaron profundamente a medida que el planeta se calentaba y se secaba.

En la tierra, esto provocó cambios profundos en plantas y herbívoros. A su vez, con el declive de los dominantes tetrápodos herbívoros, como los rincosaurios y los dicinodontes, los dinosaurios tuvieron su oportunidad.

Los dinosaurios se habían originado unos 15 millones de años antes y nuestro nuevo estudio muestra que, como resultado del Episodio Pluvial Carniano, se expandieron rápidamente entre los siguientes 10 a 15 millones de años, convirtiéndose en la especie dominante en los ecosistemas terrestres.

Este episodio desencadenó la “era de los dinosaurios” que duró 165 millones de años más.

No fueron solo los dinosaurios los que encontraron así un nuevo punto de apoyo. Muchos grupos de tetrápodos modernos, como tortugas, lagartos, cocodrilos y mamíferos, se remontan a este tiempo de revolución recién descubierto.

Siguiendo las pistas

Este evento se identificó por primera vez de forma independiente en la década de 1980. Pero se pensó que estaba restringido a Europa.

Asteroide

Getty Images
Este evento parece haber matado a tantas especies como lo hizo el asteroide gigante.

Primero, geólogos de Alemania, Suiza e Italia reconocieron un cambio importante entre las faunas marinas ocurrido hace unos 232 millones de años, denominado evento de Rheingraben.

Luego, en 1986, yo identifiqué esto de forma independiente como un recambio a escala global entre tetrápodos y amonitas. Pero en ese momento, las técnicas de datación eran mucho más débiles que ahora y era imposible estar seguro de si ambos eran el mismo evento.

Las piezas del rompecabezas empezaron a encajar cuando los geólogos Mike Simms y Alastair Ruffell reconocieron en todo el Reino Unido y partes de Europa un episodio de aproximadamente un millón de años de climas húmedos.

Luego, el geólogo Jacopo dal Corso detectó una coincidencia en el tiempo entre el Episodio Pluvial Carniano y el pico de erupciones de los basaltos de Wrangellia.

Wrangellia es un término que los geólogos le dan a una placa tectónica estrecha que está unida a la costa oeste del continente norteamericano, al norte de Vancouver y Seattle.

Finalmente, en una revisión de la evidencia de rocas del Triásico, se detectó la huella del Episodio Pluvial Carniano, no solo en Europa, sino también en América del Sur, América del Norte, Australia y Asia.

British Columbia

Getty Images
Wrangellia es una placa tectónica unida a la costa oeste del continente norteamericano.

Estuvo lejos de ser un evento exclusivo de Europa. Fue global.

Erupciones volcánicas

Las erupciones masivas de Wrangellia bombearon dióxido de carbono, metano y vapor de agua a la atmósfera, lo que provocó el calentamiento global y un aumento de las precipitaciones en todo el mundo.

Hubo hasta cinco erupciones asociadas con picos de calentamiento de hace 233 millones de años.

Las erupciones provocaron lluvia ácida cuando los gases volcánicos se mezclaron con el agua de lluvia, bañando la Tierra en ácido diluido. Los océanos poco profundos también se acidificaron.

El fuerte calentamiento expulsó a las plantas y los animales de los trópicos y la lluvia ácida mató las plantas en la tierra, mientras que la acidificación del océano atacó a todos los organismos marinos con esqueletos de carbonato.

Esto removió las superficies de los océanos y la tierra. La vida pudo haber comenzado a recuperarse, pero cuando cesaron las erupciones, las temperaturas se mantuvieron altas, mientras que pararon las lluvias tropicales.

Esto es lo que provocó el posterior secado de la tierra en el que florecieron los dinosaurios.

Lo más extraordinario fue la transformación de la “fábrica” de carbonato marino. Este es el mecanismo global por el cual el carbonato de calcio forma grandes espesores de piedra caliza y proporciona material para que organismos como corales y moluscos construyan sus conchas.

Dinosaurios

Getty Images
Los dinosaurios se extinguieron hace 66 millones de años.

El Episodio Pluvial Carniano marcó el surgimiento de los arrecifes de coral modernos, así como de muchos de los grupos modernos de plancton, lo que sugiere cambios profundos en la química del océano.

Antes del Episodio Pluvial Carniano, la principal fuente de carbonato en los océanos provenía de ecosistemas microbianos, como montículos de lodo en los que preponderaba la piedra caliza, en las plataformas continentales.

Pero después del mismo, pasaron a serlo los arrecifes de coral y el plancton, apareciendo y floreciendo nuevos grupos de microorganismos, como los dinoflagelados.

Este profundo cambio en los ciclos químicos fundamentales de los océanos marcó el comienzo de los ecosistemas marinos modernos.

Habrá lecciones importantes sobre cómo ayudamos a nuestro planeta a recuperarse del cambio climático.

Coral

Getty Images
Los arrecifes de coral y el plancton se convirtieron en la principal fuente de carbonato en los océanos.

Los geólogos deben investigar los detalles de la actividad volcánica de Wrangellia y comprender cómo estas repetidas erupciones impulsaron el clima y cambiaron los ecosistemas de la Tierra.

Ha habido una serie de extinciones masivas inducidas por volcanes en la historia de la Tierra y las perturbaciones físicas que produjeron, como el calentamiento global, la lluvia ácida y la acidificación de los océanos, se encuentran entre los desafíos que vemos hoy.

Los paleontólogos deberán trabajar más de cerca con los datos de los registros fósiles marinos y continentales.

Esto nos ayudará a comprender cómo se desarrolló la crisis en términos de pérdida de biodiversidad, pero también a explorar cómo se recuperó el planeta.

*Michael J. Benton es profesor de Paleontología de Vertebrados de la Universidad de Bristol, Reino Unido.

Su artículo fue publicado originalmente en The Conversation y está reproducido bajo la licencia de Creative Commons. Haga clic aquí para leer el artículo original.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6hsbyQAQcWw

https://www.youtube.com/watch?v=j5UTs94JcUE&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.