Ser músico se puso de moda
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Ser músico se puso de moda

Por Moisés Castillo
31 de diciembre, 2011
Comparte

En su conmovedor libro “Padre y memoria”, el escritor Federico Campbell dice que somos lo que recordamos, fuera de eso no hay yo que valga. Y Guillermo Álvarez siempre evoca a su padre Juan José, quien creció en un rancho de Huatabampo, Sonora. Él escribía corridos, cantaba en palenques y fiestas familiares. A los 19 años llegó al DF y fue su entierro musical: acudió a la disquera Musart donde le pidieron dinero para grabar su disco. Se negó por una cuestión moral y porque no tenía ni un centavo.

Tres décadas después, Memo aprendió algunas cosas de su viejo y formó en 2004 el proyecto electro-latino Pimiento Pastel: un torbellino sonoro que mezcla música popular mexicana, cumbia y bosanova, que moldea con su rasposa guitarra y sus sintetizadores retro. Verdaderamente es un milagro que Pimiento Pastel sobreviva desde la independencia. Esto se debe no sólo por la necedad y necesidad musical, sino también por la propuesta camaleónica del músico de Tacuba.

Si en su disco debut “Mexican Revolution” (Iguana Records 2005) Pimiento Pastel sonaba muy electro-lounge, en “Sensacional” (2010) borra su pasado instrumental jazzístico para cautivar con secuencias hipnotizantes, letras tragicómicas y una guitarra que no deja de alardear. En su música todo cambia y nada queda. Sonidos y artefactos, en el abstracto cielo de la mente.

Memo escupe lodo y critica los complejos de la sociedad mexicana, la doble moral. Su amor-odio por la ciudad de México terminó por exiliarlo a San Miguel Allende, Guanajuato. Se burla del juego de seducción de la industria musical y sus locutores de radio que se mueven como títeres al recibir la jugosa “payola”. Por eso Pimiento Pastel no se escucha en la radio. Al igual que su padre, no tiene ni un centavo y, sin embargo, graba sus discos cuando tiene cash.

Don Juan José es el pasado que lo marca, dirige, oprime y censura: responde las transformaciones que avasallan y los misterios que el tiempo le puede deparar. Además no se aleja de los sonidos cumbiancheros y salseros de su barrio, ni de los gustos rockeros que le inculcó su tío favorito como los Stones, Beatles y Creedence, ni de las rolas que escuchaban sus vecinos de The Police, Doors, Carlos Santana y Los Lobos.

El nombre de Pimiento Pastel surge precisamente de este contraste de sonidos, su música es una especie “Grog”, la bebida favorita que tomaban los piratas a mediados del siglo XVII para entrar en calor durante los largos viajes en barco. El cóctel es una mezcla de ron, ron negro, ron jamaiquino, agua, zumo de limón y azúcar.

Pimiento Pastel siempre ha sido un dúo: en el primer disco estuvo Serg’n sax y ahora la belga Manon Amen, fotógrafa y actual pareja de Memo.

“La banda surgió como un experimento. Comencé a hacer cosas raras, en ese momento no había una cumbia futurista. Se me ocurrió hacer ‘María de los aguacates’, que es una cumbia electro y empecé a fusionar estilos, música que tal vez no tiene nada que ver pero con la guitarra le dí un orden al caos”.

-¿Cómo fue la transformación de Pimiento Pastel al salir Serg’n sax?

En la primera etapa había jazz, después me aburrió y lo quité. En ese momento me atraía mucho el sonido y trabajé con saxofonistas para que dieran esa onda lounge. También tenía como influencia a Nortec y la cumbia. El primer disco fue instrumental, tenía inseguridad de mostrar mi voz pero metí una rola que se llama ‘A la chingada el rock’, que fue liberadora porque tenía cierta frustración al no vivir de la música.

-¿Cuál fue el motivo de la ruptura?

Como pasa en todas las bandas, es difícil convivir. Ahora con mi chava llevo 5 años con el proyecto y me la llevo a toda madre, pero hay gente con la que a veces de plano no puedes. Quizás tenga que ver que soy hijo único y necesito que un momento me dejen en paz. Mi chava lo ha entendido muy bien, a veces me observa que estoy bien clavado con mis sintes y ni me dice nada. Para mí ha sido muy práctico ir con mi familia a los conciertos, no tengo la bronca de muchos músicos de que se van de gira y no ven a los suyos.

 

-¿Por qué te atreviste a cantar y armar rolas redondas?

Por ejemplo, ‘A la chingada el rock’ fue un éxito con la banda porque la cantan cabrón en las presentaciones y hay una conexión más fuerte con rolas que llevan letra. Con la música lograba expresarme, pero quizás para llegarle más a la gente es mejor usar las palabras. Empecé a trabajar en la lírica porque sí quería tener una conexión total.

 

-¿Cuál es tu rola favorita de “Sensacional”?

 

Bueno hay varias, pero me gusta mucho una que canta mi chava en francés, me gusta el sonido que tiene. Estábamos en casa y andaba en la parte musical y, de repente, ella llegó y se puso a cantar una letra que se le empezó a ocurrir en ese momento. Así se armó ‘Tu ne me dits pas’. Además, todos los videos los ha realizado ella, está muy involucrada en la parte visual. Pimiento Pastel somos los dos, siempre que vamos a contactar a un productor o buscar una tocada ahí estamos, es un proyecto familiar.

 

-¿Cómo es el proceso para armar las canciones? ¿Primero llega la música y después la letra?

 

De formas distintas. Hay veces que sueño las canciones como Paul McCartney, jaja. En una ocasión me desperté en la madrugada y armé ‘Aunque me exprima el corazón’. También observo mucho lo que sucede a mi alrededor, en la calle o en el metro. En el primer disco hay una rola que se llama ‘El Poli’ y surgió cuando la policía de Guanajuato llegó a sacar a la gente del bar donde tocaba y fue una rola para burlarnos de los uniformados. Uso la música para el sarcasmo y criticar lo que no me parece bien. A veces ando tocando el sinte y sale algo interesante y se empieza a desarrollar la rola.

-¿Notas alguna transformación en la escena musical del DF?

 

Hay más lugares para tocar y existe más gente interesada en este tipo de música Sí ha cambiado un montón la escena ‘independiente’, pero recuerdo que antes en los lugares pagaban, había cierto respeto hacia los músicos. En ese momento vivíamos de la música o tratábamos de dedicarnos de tiempo completo, éramos netos. Ahora muchos chavos forman bandas porque quieren ser famosos. Ser músico se puso de moda, es cool. A principios de la década pasada no era cool ser músico, la onda era ser DJ. Ser músico era como ¡agggh! Lamentablemente hay muchos lugares que viven de cobrarle a las bandas o de que las bandas lleven a todos sus cuates de la escuela para llenarles el lugar y tomen un chingo de alcohol. No se está haciendo con un fin profesional, no importa si la banda suena culerísima. Creo en los foros donde se preocupan por tener un buen sonido, que le pagan a los grupos y no contratan a cualquiera.

 

-¿Cómo fue la experiencia de tocar en Europa?

 

Estuvo padrísima. Creo que la experiencia de viajar y conocer otras culturas es un extra para la profesión. Tuvimos muchas aventuras en Francia, Alemania, y Bélgica. Eso fue en 2006 y tocaba como banda. Además fue como tener hijos: de repente uno se drogaba bien cabrón, otro se empedaba hasta el huevo, el más morro se ponía a llorar porque se había peleado con su chava. La gira duró 2 meses y yo me quedé otros 4 sin ellos. Me acuerdo cuando dejé al último wey en el tren, fue un gran alivio.

 

-Luego de siete años de tocar y grabar discos, ¿Tienes a tus fieles seguidores?

 

Casi todos mis fans se han hecho mis amigos. Como independiente tengo acceso a los medios que puedo gestionar. Por ejemplo, a Uriel de Ibero radio lo veo más como un cuate, aunque lo conocí llevándole mi material. No he llegado a las grandes cadenas porque no tengo para invertir en promoción.

 

-¿Nunca han tocado Pimiento Pastel en Reactor?

 

No, no. Les he llevado un chingo de veces mis discos, pero ahí necesitas hacerle la ‘barba’ a Rulo, eso todo mundo lo sabe, es la única manera de que ponga una rola tuya. De hecho la última vez que fui me dijo: ‘oye, ya tienen un buen ustedes, ¿no?’ Él me superubicaba, jaja. Tampoco escucho la radio, quiero pensar que sí nos pone, pero no lo creo.

Periodismo y Caifanes

 

Para Memo la música siempre ha sido su prioridad, sin embargo, ejerció unos años el periodismo. Al tiempo que estudiaba en la Escuela Nacional de Música, cursaba comunicación en la ENEP Acatlán. Escribió en algunas revistas musicales y trabajó en la televisión pública. Pero al final se inclinó por Pimiento Pastel. No sólo graba sus discos con su chava Manon, también musicaliza comerciales y audiovisuales. Le gusta el reto de cumplir con las reglas impuestas de los clientes y terminar con un producto de calidad.

 

A sus 32 años, ninguna banda de rock le impresiona porque se estancan en su propuesta musical, repiten la misma fórmula: letras huecas o trilladas, refritos de riffs, música sin alma. Las altas ventas de Zoé no se traducen necesariamente en calidad musical. Reconoce que tienen dos o tres rolas buenas pero desde que salieron son una copia de Primal Scream, después algo Beatles y luego muy The Cure.

 

“Hay bandas que ya van en su tercer disco y no escucho algo nuevo. Si sacan otro disco las Ultrasónicas, ¿qué vamos a escuchar? ¿otra vez el mismo chiste? Busco que cada disco mío suene distinto. El tercero será más electrónico. Ahora estoy trabajando con máquinas que modifiqué, son sintes de juguete ochenteros que los conseguí en las chácharas de los tianguis. No los uso para experimentar sino para hacer rolas con texturas muy propias”.

 

Después de Caifanes ya no es fan de ninguna banda. De chavo quería ser como Saúl Hernández y ser un rockstar, pero con los años se ha decepcionado de la escena y sus vicios cancerosos. Ahora le gustan cosas de un proyecto que se llama “Sonido Desconocido” porque sus integrantes tienen otra interpretación de la cumbia. A algunos les gusta, a otros les parece mera pose que una morra güerita cante ese sonido tradicional de Colombia y Panamá.

 

“Sin dejar de ser los chavos fresas, están tocando a su manera la cumbia y me pareció honesto. Por qué las cumbias tienen que ser de las clases bajas, por qué el rock de las clases medias, por qué no puede cada quien hacerlo a su modo. Ahora vemos que los rockabilly son chavos de barrio. Hay muchos prejuicios”.

 

El próximo año quiere viajar a Europa con su novia y su pequeño hijo. Cuenta que Don Juan José ya se jubiló luego de 35 años de trabajar en una empresa como contador. Ahora quiere regresar a Sonora, agarrar la guitarra y cantar rancheras como lo hacía de niño. Memo aún no sabe si algún día volverá a la ciudad de México. Huele a despedida, ¿a dónde irá? No pregunto más: nubes blancas sin fin, nubes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Soberana 01: la vacuna de Cuba contra la COVID-19 que comienza a probarse en humanos

Cuba inicia este lunes las fases de prueba en cientos de personas de su vacuna contra el coronavirus. Soberana 01 es el nombre con el que la isla bautizó a su fórmula para intentar frenar la pandemia.
24 de agosto, 2020
Comparte
Coronavirus en Cuba

Getty Images
Las pruebas de la vacuna cubana empezarán este 24 de agosto. (Foto de archivo)

Alrededor de 700 personas serán las primeras en las que se empezará a probar la vacuna que se está desarrollando en Cuba contra el coronavirus.

Autoridades y científicos de la isla -donde el impacto de la covid-19 ha sido menor que en otros países latinoamericanos- realizaron el anuncio el 18 de agosto y bautizaron al proyecto como Soberana 01.

De cumplirse todas las fases de testeo y si se logra demostrar su seguridad y eficiencia, podría ser la primera vacuna contra el coronavirus desarrollada en América Latina.

Expertos de diferentes institutos de salud y de ciencia de la isla caribeña hicieron la presentación de la vacuna cubana en un encuentro con el presidente Miguel Díaz-Canel hace unos días.

La etapa de prueba en humanos empezará este 24 de agosto y en febrero se sabrá si Cuba acredita tener un producto biofarmacéutico para inmunizar o al menos minimizar los efectos del coronavirus.

Los científicos que desarrollaron Soberana 01 son optimistas, aunque también existen voces fuera de la isla que piden cautela.

Las pruebas

Vicente Vérez Bencomo, director del Instituto Finlay de Vacunas, con sede en La Habana, explicó el 18 de agosto al Jefe de Estado cubano cómo la fórmula será probada en diferentes fases y que estas pueden culminar a mediados de febrero.

Cubanos en control de temperatura

Reuters
Cuba practica un plan de vigilancia epidemiológica constante para frenar el avance de la pandemia.

Los primeros en recibir la vacuna tendrán entre 18 y 80 años, y esta fase de prueba en humanos durará hasta finales de octubre.

El reclutamiento de voluntarios comenzará este lunes 24 de agosto con personas sin alteraciones clínicamente significativas y que otorguen por escrito su consentimiento informando de su participación en el estudio, detalla un reporte de Registro Público Cubano de Ensayos Clínicos en su página web.

Los participantes recibirán dos dosis de la fórmula y el acompañamiento de su evolución en “seguridad, reactogenicidad e inmunogenicidad” estará a cargo del Instituto Finay.

Una siguiente etapa, cuya cantidad de participantes no se detalló, se realizará hasta enero de 2021 y Cuba anunciará los resultados que llegue a producir Soberana 01 hasta el 15 de febrero.

En la mayoría de las vacunas que en la actualidad se prueban en el mundo las dos últimas fases de pruebas se hacen con cientos y a veces miles de personas.

“Ese es el camino que queda por recorrer. Logramos vencer el primer escalón en tres meses. Un escalón que, en términos de coronavirus, es un escalón importante”, dijo Vérez Bencomo en una entrevista con la televisión cubana.

El científico destacó que solo existen 30 candidatos de vacuna aprobados para estudios clínicos y uno de ellos es el cubano.

Cubano con barbijo

Reuters
La isla anunciará los resultados de su vacuna en febrero.

Al menos 150 fórmulas de inmunización se desarrollan en diferentes países para contener la pandemia.

Rusia y China han registrado sendas vacunas, aunque ambas son cuestionada por expertos por la rapidez del proceso y la falta de pruebas masivas.

Los desafíos de Cuba

Felipe Lobelo, experto en epidemiología e investigador de la Universidad de Emory (Atlanta), reconoce que Cuba tiene fortalezas y a la vez algunas limitaciones para convertir a Soberana 01 en una alternativa factible.

“Pueden tener la capacidad científica y tecnológica, otra cosa es desarrollar una vacuna que pase todos los filtros de seguridad y de efectividad. Esos filtros requieren capacidad técnica y tecnológica, pero también logística”, señala.

El médico agrega que el aspecto logístico puede ser donde Cuba tenga algunos problemas dado que no es parte de los circuitos públicos y privados entre gobiernos y farmacéuticas alrededor del mundo.

“Hay una gran colaboración mundial y tal vez Cuba tenga menor acceso a esas redes científicas” añade.

Lobelo sostiene que “no confiaría” en una vacuna que no se haya probado primero en miles de personas y con los diferentes estudios de seguridad. Ese es el desafío que tiene Cuba por delante, según él.

Cubanos con mascarillas

Reuters
Para las autoridades cubanas, contar con una vacuna propia es una cuestión de soberanía.

Y otro de los grandes desafíos que el entrevistado encuentra es la búsqueda de candidatos para realizar las pruebas dado que la población en la isla es comparativamente menor a la de otros países que trabajan en sus fórmulas de inmunización.

El investigador destaca que es importante que existan diferentes fórmulas de vacuna porque pueden tener niveles distintos de efectividad en grupos de población por edad, condiciones de salud o situación geográfica.

Al respecto, el cubano Vérez Bencomo sostiene que Cuba tiene la experiencia y capacidad para desarrollar la fórmula para inmunizar a la población del coronavirus.

“Ya teníamos los conocimientos, sabíamos que teníamos que agarrar el machete y competir por esa vacuna”, indicó en la televisión cubana el 20 de agosto.

El científico añadió que “Soberana, es el primer (candidato) de Latinoamérica y el primero de un país pobre en recursos económicos, pero grande de espíritu”.

“Es la razón también por la que lo hemos logrado”, concluyó.

Pared con el rostro de Fidel Castro

Reuters
Cuba bautizó a su vacuna como Soberana 01.

Soberana 01

En el encuentro con los científicos de la isla, Díaz-Canel recordó una reunión anterior en mayo en la que dio sus argumentos para que Cuba desarrollara su propia fórmula.

“Aunque existan vacunas de otros países, nosotros necesitamos la nuestra para tener soberanía“, afirmó.

Hasta el 18 de agosto, Cuba reportó 3.482 contagios confirmados y 88 fallecidos por covid-19 desde que el virus llegó a la isla en el mes de marzo.

En los últimos días, la isla comenzó a realizar un promedio de alrededor de 4.000 pruebas diarias de coronavirus.

Los pacientes con covid-19 en ese país son tratados con medicamentos que en su mayoría son desarrollados o producidos por la industria biofarmacéutica cubana.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.