close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Valentina dobló al Estado "con dignidad de mujer indígena"

Alejandro Poiré ofreció disculpas a Valentina Rosendo a nombre del Estado, acatando una órden de la CIDH
Por Paris Martínez @paris_martinez
16 de diciembre, 2011
Comparte

Valentina Rosendo Cantú.

“Mi nombre es Valentina Rosendo Cantú, ahora tengo 26 años, pero en febrero de 2002, cuando me agredieron sexualmente militares, tenía 17 años. Desde entonces he buscado justicia.”

Y esta justicia, al menos en parte, comenzó a cristalizarse ayer.

“Luego de ser atacada –narra Valentina–, de parte del gobierno no recibí buena atención. En ese momento, fui con el doctor del centro de salud de Caxitepec (en la Montaña de Guerrero), pero no me quiso atender, dijo que no quería tener problemas con los militares.”

La joven mujer habla desde su asiento, evitando el podio que sí ocupan los políticos que la antecedieron al micrófono (y los que la seguirán).

“Entonces, tuve que caminar ocho horas para llegar a Ayutla de los Libres, con mi hija de tres meses de nacida en brazos. Pero ahí, en el hospital general, me dijeron que tenía que sacar cita para el siguiente día e igual pasó cuando intenté poner la denuncia ante la Procuraduría de Justicia de Guerrero: no me quisieron atender, no me pusieron un traductor, aunque sabían que no hablaba bien el español.”

A la derecha de Valentina está Jenny, La Calabacita, su hija, aquella bebé que tuvo que cargar por 16 horas, en cada viaje a Ayutla, y que hoy tiene diez años. Y a su izquierda está Alejandro Poiré, el secretario de Gobernación de la administración calderonista.

Después de que denuncié la agresión –sigue Valentina–, comenzaron a subir militares a mi comunidad, y luego el presidente municipal de Acatepec, que en ese entonces era Gerónimo Godoy, me visitó para exigirme que dejara de denunciar o, de lo contrario, ya no iba a mandar apoyo para el pueblo, desde entonces recibí el rechazo de la comunidad, comencé a recibir humillaciones, me señalaban por ser una mujer violada. Dos años después de haber sido atacada, tuve que salir de la comunidad.”

Valentina continuó por tres años más su lucha por justicia y castigo a sus agresores, en soledad, “incluso, cobardemente mi marido se fue, pero también encontré amigos con los que he llorado y he reído. Concretamente, en 2007 comenzaron a apoyarme grupos no gubernamentales, como el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, con los que mi caso logró llegar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos“, órgano de justicia continental que, el pasado 31 de agosto de 2010, condenó al Estado mexicano a reparar el daño causado a Valentina por la agresión sufrida a manos de militares y por la falta de acción de las autoridades para brindarle apoyo y para castigar a los culpables, además de rendir una disculpa pública a la afectada, en una ceremonia oficial que ayer fue realizada, en la Ciudad de México.

Valentina y su hija Jenny.

 

El protocolo

El acto de “Reconocimiento público de responsabilidad internacional”, realizado ayer en el Museo de la Tolerancia, arrancó con una ronda de aplausos que acompañó a la presentación de Valentina Rosendo y Abel Barrera, director del Centro Tlachinollan, ovación que cesó de tajo al ser nombradas las autoridades presentes, Clara Irene Herrerías (procuradora social de Atención a Víctimas del Delito), el general brigadier Rafael Cásares (director de Justicia Militar y Derechos Humanos de la Secretaría de la Defensa Nacional), Humberto Salgado (secretario de Gobierno de Guerrero), Maricela Morales (procuradora General de la República) y Alejandro Poré (de la Segob).

En su turno al habla, la procuradora Social, Clara Irene Herrerías aprovechó para afirmar que desde septiembre, cuando fue creado el organismo que dirige (y que denominó Procuraduría de Atención a Víctimas de la Violencia, tal como el Movimiento por la Paz exigió en el segundo diálogo que sostuvo hace tres meses con el presidente Felipe Calderón), ha creado delegaciones en 13 estados, “y el resto esperemos que estén el próximo año”.

Mientras que, por su parte, la titular de la PGR, Maricela Morales, anunció que el caso de Valentina será atraído para su investigación al ámbito federal.

A su vez, Humberto Salgado (quien acudió en representación de Ángel Aguirre, gobernador de Guerrero), quien informó “con beneplácito, que se ha instalado la Agencia del Ministerio Público Especializada en Delitos Sexuales en la Ciudad de Ayutla de los Libres… faltando solamente su inauguración”.

Cabe destacar que, luego de “refrendar el compromiso de respetar, defender y promover los derechos humanos, el estado de derecho y la democracia”,  el funcionario guerrerense salió prácticamente corriendo tras concluir el acto en el Museo de la Tolerancia, negándose a responder cualquier pregunta relacionada con el asesinato de dos estudiantes a manos de policías, al ser disuelta una manifestación en Acapulco, el pasado martes.

El Estado no la protegió

Algo similar hizo Poiré, quien antes de rendir la petición de disculpa a Valentina, en nombre del Estado mexicano, aclaró a la prensa que no haría “más declaraciones de las que estoy haciendo en este momento, por la solemnidad del evento que hoy nos convoca”.

Valentina Rosendo y Alejandro Poiré.

Luego de lo cual, el funcionario federal, para quien ésta fue la segunda disculpa que presenta en nombre del Estado (la primera fue en el caso de Rosendo Radilla, campesino desaparecido en los 70, y que se realizó sin la presencia de los deudos), afirmó que “conforme a la vocación democrático y al compromiso de este gobierno de hacer valer y respetar los derechos humanos, el Estado mexicano reconoce la responsabilidad internacional por violaciones a los derechos humanos ocurridos en el caso de Valentina… Señora Valentina, a usted, a su hija, les extiendo la más sincera de las disculpas por los hechos ocurridos hace casi una década.”

Y más adelante abundó: “Hace casi una década, el Estado no la protegió ni le procuró justicia. Hoy, el Estado mexicano reconoce su responsabilidad y actúa en consecuencia. Este acto público es prenda de esa convicción y, a sabiendas de que parte de su sufrimiento es irreparable, deseamos que para usted, para la pequeña Jenny, para todos sus familiares, este acto simbólico se traduzca en una mínima expresión de justicia.”

Vino entonces un largo abrazo entre Valentina, su madre, doña María, y la pequeña Jenny, cobijado por el aplauso en pie de todos los asistentes.

“He recorrido un largo camino con mi hija –señaló en su momento la joven indígena–, con mi madre y mis hermanos, y sigo luchando como mujer, algo que mi esposo nunca valoró, sigo con la frente en alto, con dignidad de mujer indígena, estoy orgullosa de mi por ser quien soy…”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La curiosa e insólita historia de Yasuke, el primer samurái africano

La historia de Yusuke, un africano que llegó a Japón y se convirtió en un samurái ha despertado el interés de investigadores, autores y cineastas.
20 de octubre, 2019
Comparte
Dibujo de Yasuke

IWASAKI SHOTEN
Eran tan alto y exótico, que la gente se agolpaba para verlo pasar.

Hace casi cerca de 500 años, un africano de gran altura llegó a Japón. Este hombre, conocido como Yasuke, se convertiría en el primer extranjero en alcanzar el estatus de guerrero samurái. Ahora, su historia está siendo recreada en dos películas producidas por Hollywood.

Yasuke alcanzó el rango de samurái bajo el reinado de Oda Nobunaga, un poderoso señor feudal japonés del siglo XVI que fue el primero de los tres unificadores de Japón.

En 1579, su llegada a Kioto, la capital en esa época, causó tal sensación que la gente se trepaba una encima de la otra para poder verlo aunque fuera por un segundo, y algunos murieron aplastados en el intento, cuenta el historiador Lawrence Winkler.

Al cabo de un año, Yasuke pertenecía a los escalafones más altos de la clase guerrera de Japón, los samurái.

Poco tiempo después, el africano hablaba japonés con fluidez y cabalgaba junto a Nobunaga en el campo de batalla.

“Su altura era de 6 shaky y 2 sun (1,88 metros)… era negro, y su piel era como el carbón”, dijo uno de sus compañeros, Matsudaira Ietada, quien lo describió en su diario en 1579.

La altura promedio de un japonés hombre en 1900 era de 1,57 metros, por eso Yasuke habría sido más alto que la gran mayoría de los japoneses en el siglo XVI, cuando la gente era por lo general más baja debido a que su nutrición era peor.

De la mano de los jesuitas

No hay registros del lugar o fecha de nacimiento de Yasuke. La mayoría de los historiadores creen que era oriundo de Mozambique, pero algunos han sugerido otros países como Etiopía o Nigeria.

Ilustración del libro infantil de Kurusu Yoshio

IWASAKI SHOTEN
Yasuke luchó a la par de Oda Nobunaga en el campo de batalla.

Lo que se sabe, no obstante, es que Yasuke llegó a Japón con un jesuita llamado Alessandro Valignano en un viaje de inspección, y aparece en los registros históricos solo entre 1579 y 1582.

Algunos expertos dicen que era un esclavo, pero es difícil saber.

Floyd Webb y Deborah DeSnoo, dos cineastas que están trabajando en un documental sobre él, creen que esta afirmación es pura especulación.

“Hubiera sido imposible para Yasuke elevarse al rango de samurái en tan solo un año sin una trayectoria de guerrero“, dice DeSnoo.

Los samuráis suelen empezar su entrenamiento durante la infancia.

Amistad

Yasuke conoció a Nobunaga poco después de su llegada a Japón quien se interesó por él por su talento para la conversación, dicen las cineastas.

Yasuke ya hablaba un poco de japonés y los dos hombres se llevaron bien, de acuerdo al académico Thomas Lockey, autor de un libro sobre Yasuke.

Según Lockey, Yasuke entretenía a Nobunaga con cuentos de África e India, donde Lockey cree que Yasuke pasó algún tiempo antes de llegar a Japón.

Webb cree que gracias a su comando del idioma japonés, Yasuke habría causado una impresión favorable.

“Él no era como los jesuitas que tenían una agenda religiosa para el alma de Japón”, señala Webb.

Hay reportes de que Nobunaga instruyó a su sobrino para que le diera a Yasuke una suma de dinero en su primer encuentro.

Serge Bilé

Getty Images
El escritor Serge Bilé escribió un libro sobre la historia del samurái africano.

El escritor Serge Bilé, de Costa de Marfil, estaba tan intrigado por el extraordinario ascenso de Yasuke que escribió un libro sobre él.

“Es parte del misterio que rodea a este personaje. Por eso me fascina”, le dijo a la BBC.

El guerrero africano y el señor de la guerra japonés tenían mucho en común.

Nobunaga era un gran admirador de las artes marciales y pasaba mucho tiempo practicándolas.

También era un excéntrico que, según Web, se vestía con frecuencia al estilo occidental y buscaba la compañía de personas muy inteligentes y disciplinadas.

“Yasuke tenía el espíritu del guerrero”, explica Webb. Él entendió el lenguaje cultural de Japón y amaba bailar y actuar Utenzi, una forma histórica de poesía narrativa en swahili que celebra actos heroicos, añade.

Esto indica que Yasuke podría ser de Mozambique, tal como creen algunos historiadores, dado que en algunas partes del norte del país aún se habla swahili.

De manera similar, a Nobunaga le fascinaba el noh -una forma clásica de drama musical japonés- y se sabe que era un mecenas de las artes.

Nobunaga se fue encariñando con el guerrero africano y lo trataba como a uno más de su familia: Yasuke pertenecía a un selecto y reducido número de personas a las que les permitía cenar con él.

La leyenda vive

Cuando Nobunaga le confirió el rango de samurái a Yasuke, la idea de un samurái no japonés era algo inaudito. Más tarde, otros extranjeros obtendrían el título.

Cómo primer samurái nacido en el extranjero, Yasuke peleó importantes batallas junto a Oda Nobunaga.

“Nobunaga alababa la fuerza y altura de Yasuke, a quien describía como tan poderoso como 10 hombres”, dice DeSnoo.

Samurái

Getty Images
El entrenamiento de los samurái comenzaba en la infancia.

También estuvo allí la fatídica noche en que uno de los generales de Nobunaga, Akechi Mitsuhide, se rebeló contra él y le prendió fuego a su palacio, y dejó a Nobunaga atrapado en una de las habitaciones.

Nobunaga acabó con su propia vida con un ritual suicida que se conoce como seppuku.

Antes de matarse, le pidió a Yasuke que lo decapitara y llevara su cabeza y espada a su hijo, según cuenta el historiador Thomas Lockley.

Era una señal de la gran confianza que le tenía.

La leyenda de Yasuke llega a su fin poco después de este episodio, en 1582.

La caída de Nobunaga a manos de un general traicionero resultó en el exilio del primer samurái negro, que posiblemente regresó a una misión jesuita en Kioto.

Aunque su destino y los últimos años de su vida siguen siendo un misterio, Yasuke ha vivido en la imaginación de muchos japoneses que crecieron con el galardonado libro infantil Kuro-suke (kuro significa “negro” en japonés), de Kurusu Yoshio.

El libro, que dramatiza la vida de Yasuke, termina con una nota agridulce: después de que Nobunaga se suicida, Kuro-suke (Yasuke) es llevado a un templo donde sueña con sus padres en África y llora.

La revista Variety informó en mayo que el actor de Black Panther, Chadwick Boseman, interpretará a Yasuke en un próximo largometraje.

Será la segunda película de Hollywood sobre la vida de Yasuke.

En 2017, el estudio de Hollywood Lionsgate anunció que estaba desarrollando una película sobre Yasuke.

500 años más tarde, su inusual historia continúa fascinando e inspirando al público.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=cyKX3E21fLA&feature=youtu.be

https://www.youtube.com/watch?v=vBlOELSWjFI

https://www.youtube.com/watch?v=FvlCP0Jjg-c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.