Vuelve el raquitismo, mal controlado en los años 30
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Vuelve el raquitismo,
mal controlado en los años 30

Por Paris Martínez
27 de diciembre, 2011
Comparte

A principios de diciembre, el Instituto Nacional de Salud Pública INSP  urgió a las autoridades del país, así como al sector privado, a emprender medidas para la “suplementación con vitamina D a grupos de riesgo, especialmente niños preescolares que viven en áreas urbanas, así como la fortificación de alimentos consumidos frecuentemente por los niños”, ante la “epidemia” que se cierne sobre los mexicanos de entre 2 y 12 años por el déficit de este nutriente, imprescindible para evitar el raquitismo infantil, es decir, la desmineralización del esqueleto durante su desarrollo.

“Desde la disminución del raquitismo acaecida en los años 30 del siglo pasado –destacó el doctor Juan Rivera Dommarco, director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del INSP–, el tema de la vitamina D cayó en el olvido entre salubristas y proveedores de salud, al considerar que los problemas resultantes de la deficiencia de dicha vitamina habían sido superados. Sin embargo, recientemente se ha documentado el raquitismo en niños que habitan zonas urbanas.”

Tales conclusiones son resultado del estudio Concentraciones séricas de vitamina D en niños mexicanos, publicado el mes pasado por el INSP, y según el cual 39% de los infantes del país presenta “deficiencia o insuficiencia” de vitamina D, que no sólo es necesaria para impedir crecimiento retardado o deformidades en el esqueleto, sino que también es pieza clave en procesos biológicos relacionados con el sistema nervioso central, el sistema inmune, el tejido adiposo, el sistema carciovascular y el páncreas.

 

Además, señala el documento del INSP, “evidencias recientes indican que las funciones de la Vitamina D en el organismo van mucho más allá del metabolismo del calcio y el fósforo, incluyendo acciones tales como la producción de insulina, la regulación de la presión arterial, el crecimiento y diferenciación celular, el desarrollo neuronal, la fuerza muscular y el mantenimiento de la respuesta inmune, entre otros (…), de manera que las concecuencias de su insuficiencia o deficiencia para la salud de los niños que estamos observando, podrían ser considerables y tendrían un gran peso en la salud poblacional”.

Por ello, concluye, “urgen acciones a nivel de salud pública de la comunidad científica y del sector privado, para enfrentar esta epidemia.”

 

Fotosíntesis humana

Tal como hacen las plantas, que transforman materia inorgánica en orgánica, aprovechando la energía solar, la piel humana utiliza la luz del sol para convertir compuestos grasos en vitamina D, y de hecho ésta es la forma en la que el cuerpo se abastece de 90% de sus requerimientos diarios de este nutriente, mientras que el resto proviene de alimentos que lo contienen.

Es por ello que, destaca el Instituto Nacional de Salud Pública, “no deja de ser sorprendente que en un país como México, en donde se tiene abundante luz solar durante la mayor parte del año en muchas regiones, exista un problema de deficiencia de vitamina D”.

Las causas de esta “epidemia en niños mexicanos”, sugiere la dependencia de la Secretaría de Salud, son “un estilo de vida en interiores, evitar la exposición a la luz solar, la contaminación ambiental y las escasas fuentes dietéticas” que incluyan esta vitamina.

Lógico sería, pues, creer que la solución a este problema es promover baños de sol entre la infancia, principalmente los 8 millones de niños de entre 2 y 12 años de edad, “sin embargo –señala el INSP–, existen riesgos asociados a la exposición excesiva a la luz solar, por lo cual la suplementación y la fortificación se consideran alternativas eficaces”.

 

D de Déficit

El estudio del INSP fue desarrollado a partir de mil 25 muestras sanguíneas recolectadas en todo el país durante la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006, mismas que fueron centrifugadas y luego transportadas en nitrógeno líquido, a -70 grados centígrados, al Laboratorio del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Subirán, en donde se las sometidas a reactivos elaborados por la compañía alemana Immunodiagnostik AG.

El grupo de infantes cuya sangre fue analizada se seleccionó aleatoriamente, incluyendo factores como región geográfica, edad, peso, sexo y nivel socioeconómico, “por lo que se observa una proporción relativamente equilibrada”.

Este análisis permitió determinar que uno de cada dos niños mexicanos de 2 a 5 años presenta insuficiencia o deficiencia de vitamina D (55%), mientras que entre los que tienen de 6 a 12 años el problema aqueja a 1 de cada 3 (28%).

Asimismo, pudo detectarse que el déficit vitamínico es mayor en los niños (43% de los cuales lo padece), que en las niñas (con 35%); además de que en las zonas urbanas la epidemia aumenta, hasta afectar a 43% de los pobladores de 2 a 12 años; en contraste con el 26% de áreas rurales.

“De acuerdo con la región (geográfica), el mayor índice de insuficiencia de vitamina D en infantes fue el Distrito Federal (52.6%), seguido por el Centro (41.8%) y el Norte (36.5%), en tanto que la menor prevalencia se observó en la región Sur (24.2%).”

 

Los adultos  no se salvan

Durante el seminario Vitamina D en México: primera evidencia de una epidemia desconocida, realizado a principios de diciembre, el doctor Mario Flores Aldana, jefe del Departamento de Epidemiología Nutricional del INSP, destacó que ésta no es una epidemia que afecte sólo a los menores mexicanos, ya que “en el caso específico de los adultos, 1 de cada 3 presentó esta deficiencia nutricional”.

Y la gravedad de este hecho, destaca el estudio presentado durante el seminario, es que la vitamina D no sólo es necesaria durante el desarrollo infantil para asegurar la mineralización de los huesos, sino que regula cerca de 3% del genoma humano durante toda la vida.

Así, se señala, “los niveles bajos de vitamina D podrían contribuir a la epidemia actual de enfermedades crónicas, entre las que se incluyen: diabetes tipo 1 y 2; resistencia a la insulina y síndrome metabólico; hipertensión arterial; enfermedades autoinmunes e inflamatorias (como artritis reumatoide y esclerosis múltiple); tuberculosis, e infecciones reemergentes como influenza, así como varios cánceres incluyendo los de mama, próstata y colon”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Esteroides baratos y accesibles reducen la mortalidad en casos críticos de COVID

Un nuevo estudio confirmó que la dexametasona y la hidrocortisona reducen la mortalidad en pacientes internados por COVID-19 en estado de gravedad.
Getty Images
5 de septiembre, 2020
Comparte

Nuevos estudios revelan que dos esteroides baratos pueden salvar la vida de pacientes que están gravemente enfermos de COVID-19.

Los hallazgos confirmaron los resultados de un ensayo anterior, que propició el uso extendido de esteroides en pacientes con COVID internados en cuidados intensivos.

Los nuevos resultados, publicados en la revista JAMA, muestran que estos pueden salvarle la vida a 8 de cada 100 pacientes tratados con estos medicamentos.

Los investigadores señalaron que los hallazgos fueron impresionantes, pero dejaron en claro que los esteroides ​​no son una cura para el coronavirus.

Desesperación

En junio, el ensayo Recovery en Reino Unido descubrió el primer fármaco —un esteroide llamado dexametasona— que podía salvar vidas entre las personas severamente enfermas con COVID-19.

Este último estudio aúna todos los ensayos clínicos con esteroides en el mundo con pacientes con coronavirus.

Confirma que la dexametasona funciona y que otro esteroide, la hidrocortisona, es igual de efectivo.

UCI en Brasil

Getty Images
Los estudios se llevaron a cabo solo con los pacientes del hospital que estaban más enfermos.

“A principios de año, a veces se sentía cierta desesperación al saber que no teníamos tratamientos específicos”, dice Anthony Gordon, profesor del Imperial College de Londres.

“Era un momento muy preocupante. Pero menos de seis meses después hemos encontrado evidencia clara y confiable, en ensayos clínicos de alta calidad, de cómo podemos abordar esta devastadora enfermedad”.

Los resultados en 1.703 pacientes en estado crítico mostraron que:

  • 40% murió cuando se les suministró el tratamiento estándar
  • 32% murió cuando recibieron esteroides

Los estudios se llevaron a cabo solo con los pacientes del hospital que estaban más enfermos. La mayoría de la gente se recupera tras haber sufrido solo síntomas leves.

Cómo actúan

Los esteroides reducen la inflamación y aplacan al sistema inmunitario, y por ello se utilizan para condiciones como la artritis y el asma, así como para el tratamiento de infecciones severas.

Se cree que estos fármacos no ayudan en las etapas tempranas de la infección de coronavirus, cuando los síntomas incluyen tos, fiebre o pérdida repentina del olfato o el gusto.

Mano con artritis

Getty Images
Los esteroides se utilizan normalmente para tratar condiciones como la artritis o el asma.

Pero a medida que la enfermedad se desarrolla, el sistema inmune puede sobrerreaccionar y provocar daño en los pulmones y otros órganos.

Es en esta etapa de la COVID en la que los esteroides pueden ayudar.

“En el mismo momento en que vas a buscar un cilindro de oxígeno para un paciente con COVID, deberías probablemente estar buscando una receta para un corticoesteroide”, señala Martin Landray, profesor de la Universidad de Oxford, en Reino Unido.

“Estos resultados pueden aplicarse inmediatamente: (estos esteroides) están ampliamente disponibles, son baratos y son medicamentos que se conocen muy bien y que reducen la mortalidad”.

Médicos ya están utilizando dexametasona después de los resultados obtenidos anteriormente en el año, pero la esperanza radica en que la opción de elegir entre diferentes drogas aumente el acceso al tratamiento en todo el mundo.

Estos fármacos pueden administrarse en forma de tabletas o a través de una vía intravenosa.

La investigación hasta el momento se ha centrado en dosis bajas de esteroides. No hay evidencia de que dosis más altas sean más efectivas.

Se espera que la OMS emita nuevas recomendaciones para el tratamiento de la COVID en función de este estudio.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RaH9rA2Kdxw

https://www.youtube.com/watch?v=mYv_EYYngC4

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.