Activistas asesinados en 2011: Segunda Parte
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Activistas asesinados en 2011: Segunda Parte

Durante la segunda mitad de 2011, 10 activistas sociales fueron asesinados en distintos puntos de la República, pertenecientes lo mismo a luchas agrarias que ecológicas, educativas, por la diversidad sexual, o contra la impunidad.
Por Paris Martínez
17 de enero, 2012
Comparte

Durante la segunda mitad de 2011, 10 activistas sociales fueron asesinados en distintos puntos de la República, pertenecientes lo mismo a luchas agrarias que ecológicas, educativas, por la diversidad sexual, o contra la impunidad, que se suman a los ocho homicidios de integrantes de movimientos cívicos registrados durante los primeros seis meses del año pasado.

Ésta es la segunda entrega del memorial que Animal Político inició ayer, en torno a los 18 los dirigentes y luchadores sociales abatidos el año pasado.

Christian Sánchez

Christian Sánchez.

Vivía en la torre 17 de Tlatelolco. Era representante de los militantes gays, lesbianas, transexuales, travestis, transgénero e intersexuales del PRD en la Ciudad de México. Murió el 23 de julio de 2011.

“No sólo estamos en los antros –dijo Christian, alguna vez, en relación con la necesidad de que la comunidad LGBTTTI participara en la política, como sector–, no únicamente nos interesa la moda o el sexo, sino que estamos en todos lados. Vamos a mostrar otra manera de hacer política”.

Cuatro sujetos consumían cocaína en su casa, uno de ellos era su amigo, los otros, invitados. Christian sólo los acompañaba.

Cuando la droga se acabó, y el activista se negó a prestarles dinero, fue golpeado, degollado y apuñalado 128 veces.

El botín: dinero, un iPad y los teléfonos celulares del joven, que fue hallado horas después, por su familia.

Christian anhelaba ser diputado, en representación de la “comunidad diversa” de la capital.

Soñaba con crear una Secretaría de la Diversidad Sexual en el PRD.

Y en su mente cobraba forma la idea de que la Ciudad de México contara con un Instituto de la Diversidad.

Al morir, tenía 25 años.

Los cuatro homicidas están recluidos.

Pedro Leyva Domínguez

Pedro Leyva Domínguez.

Santa María Ostula es un pueblo de la costa michoacana, cuyos habitantes “recuperaron” en 2009 cerca de mil 300 hectáreas que, según sus denuncias, les habían sido arrebatadas por caciques locales.

Con potencial turístico por sus playas, pero también atractivo para los grupos de narcotraficantes que operan en el puerto de Lázaro Cárdenas y municipios aledaños, Ostula decidió crear su propia policía comunitaria y defender sus tierras, asoladas por grupos armados que incluso han llegado a quemar vivos a algunos de los vigilantes ejidales.

Esta situación es la que pretendía denunciar Pedro Leyva, representante de los ejidatarios de Ostula ante el Movimiento por la Paz, en el segundo encuentro que la agrupación de víctimas de la violencia sostuvo con el presidente Felipe Calderón, el pasado 14 de octubre de 2011. Una semana antes, sin embargo, fue asesinado.

“Se trató –dijo entonces, el entonces secretario de Gobernación, Francisco Blake– de un conflicto familiar, un primo con el que estaba bebiendo le disparó.”

Con él, sumaban 27 los ejidatarios asesinados en Ostula, desde 2008.

Pedro es, así, el integrante del Movimiento por la Paz asesinado desde su surgimiento y era, también, el primero en ser criminalizado por las autoridades, al ser tilado su homicidio, por el entonces secretario de Gobernación, Francisco Blake, como producto de una rencilla familiar, durante una noche de cervezas.

En su nombre, el Movimiento por la Paz guardó un minuto de silencio, al arrancar el encuentro con Calderón en el Castillo de Chapultepec y se dio lectura a las palabras que alguna vez pronunció:

“Tenemos que luchar –fue el mensaje–, venga lo que venga, pase lo que pase, contra quien sea. Nos quieren meter miedo con sus armas, con sus aparatos de poder, pero ya no hay que tenerles miedo, tenemos que luchar por nuestra tierra, por nuestra libertad, por nuestra dignidad”.

Guadalupe Flores García

Guadalupe Flores García.

Priista forjado en décadas de militancia, exdiputado local entre 1999 y 2002, exsíndico municipal de Bahía de Banderas, Nayarit, Guadalupe era representante de un sector de campesinos que denunciaban haber sido desplazados de la dirección comunal (por la que había pasado en al menos cinco periodos), por correligionarios encabezados por su rival, Héctor Paniagua Salazar, a los que, además, acusaba de desfalcar las arcas ejidales.

El 7 de octubre, Guadalupe se encontraba reunido con otros militantes priistas en la sede del Comisariado Ejidal de Bajía de Banderas, por la mañana, cuando un sujeto que nadie pudo reconocer, le disparó en cinco ocasiones.

“Él era un líder que trabajó mucho por la problemática del ejido –recordó Pánfilo, su compañero de la universidad, al rendírsele homenaje–, la gente lo respaldaba… la gente lo quería.”

Por este homicidio, la procuraduría estatal inició investigaciones contra Héctor Paniagua Salazar, pero hasta la fecha nadie ha sido formalmente responsabilizado.

Francisco Tezoptitlán Panchito

Maestro e integrante de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (la sección disidente del sindicato magisterial que encabeza, a nivel nacional, Elba Esther Gordillo), Francisco impartía clases en la región indígena de Zitlala.

Además, era secretario de prensa y propaganda de la agrupación de maestros democráticos, que tiene presencia en las zonas Centro, Norte, Montaña, Costa Grande, Costa Chica, Tierra Caliente y Acapulco, y que para entonces se hallaban en paro de labores, tras recibirse amenazas del crimen organizado, exigiendo que un porcentaje del salario de cada profesor fuera entregado, para garantizar la integridad física de los miembros del magisterio.

Es en este contexto que el cuerpo de Francisco fue hallado la madrugada del 16 de octubre de 2011, en las inmediaciones de Zitlala, el municipio donde impartió clases, con señales de tortura y varias fracturas en el cráneo.

Murió apedreado, según la autopsia. Tenía 35 años.

Según cálculos de agrupaciones civiles de Guerrero, en el estado han muerto 3 mil personas vinculadas a movimientos sociales, desde 2004.

Robert Paul Frey

Robert Paul Frey.

“Él era un norteamericano de pies a cabeza”, nacido en 1945, en Oakland, Estados Unidos. Y fue un ingeniero que, al concluir su vida laboral, se reinventó: buscó un nuevo país, un nuevo nombre y una nueva utopía, todo lo cual halló en Ensenada, Baja California, a donde llegó hace una década.

“Roberto”, como terminó siendo rebautizado por sus amigos mexicanos, vino con una idea en la mente, hacer de Ensenada un laboratorio donde poner en práctica métodos técnicos y sociales para transitar de un consumo irracional de combustibles fósiles, a nuevas formas de generación energética, compatibles con la sustentabilidad ambiental, que después sirvieran de ejemplo a otras comunidades de México y el extranjero.

Así, Robert echó a andar la agrupación Proyecto Ensenada, con el que se impulsó la creación de una ciclovía, huertos alternativos y mercados verdes.

“Todas las iniciativas implementadas por él –recuerda Mariana, su amiga y colaboradora–, tenían un ideal en común: preparar a Ensenada y sus habitantes para modificar sus hábitos e independizarnos de productos fósiles como el petróleo.”

El 21 de octubre de 2011, Robert abrió la puerta de su hogar a una pareja de jóvenes a los que rentaba una propiedad. El pretexto para visitarlo era pagarle la renta.

Ya dentro, los dos jóvenes, de 22 años de edad, lo amordazaron y estrangularon. Luego robaron tres computadoras, el iPhone del ambientalista, su tarjeta bancaria y un auto. Tras vender lo robado, los dos jóvenes se sumaron a las marchas de la comunidad de Ensenada, organizadas para exigir justicia para Robert.

Fue en una de estas manifestaciones que, tres días después del homicidio, los atacantes fueron capturados.


Carlos Sinuhé Cuevas

Carlos Sinuhé Cuevas.

En 2009, diez años después de participar en la última huelga estudiantil de la UNAM, a los 33 años de edad, Carlos volvió a las aulas, para concluir sus estudios en la Facultad de Filosofía y Letras, con una tesis sobre la ética mexica, y desde su regreso se sumó a la organización estudiantil, lo que le valió que en CU parecieran carteles anónimos en los que se le desprestigiaba, acusándosele de ser espía de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Un año después, en 2010, Carlos se sumó al movimiento estudiantil que en la Facultad exigía retiro de cámaras de vigilancia, actualización del acervo bibliotecario, cancelación de cobros en la División de Educación Continua, instalación de un comedor y fotocopias gratuitas para los alumnos.

“Le gustaban sus rastas –recuerda Lourdes, su madre–, no creía que por una vestimenta pudiera valer menos, porque él aprendió que valía como ser humano, como hijo, como parte de una familia y de un pueblo, sabía que como parte de los trabajadores, valía…”

El 27 de octubre de 2011, Carlos tomó rumbo a su casa, en Topilejo, pero en el camino fue interceptado por desconocidos que dispararon contra él en 16 ocasiones. Para las autoridades capitalinas se trató de un crimen pasional por el cual, no obstante, no hay detenidos.

“Mi hijo era un hombre que luchaba –llora Lourdes, el 1 de noviembre, tres días después de su asesinato, en el día de los Santos Inocentes–, era de Filosofía, yo luché mucho para que se preparara, porque estamos jodidos pero tenemos orgullo, dignidad, jamás agachamos la cabeza… hijo, te amo, donde quiera que estés, y voy a luchar por ti, te lo prometo, hasta la muerte, y aún después de muerta, seguiré velando por ti.”

Nepomuceno Moreno

Nepomuceno Moreno.

Nepomuceno era padre de Jorge Mario, un joven desaparecido por policías de Sonora, en 2010, y como integrante del Movimiento por la Paz participó como invitado en el encuentro que la dirigencia del grupo de víctimas sostuvo con Calderón en Chapultepec, el 14 de octubre de 2011.

Pero estar ahí, presenciar el acto simplemente, no le bastaba, así que en un descuido, se aproximó al Presidente y le explicó la situación de su hijo y las amenazas que él y su familia recibían, desde que emprendió la denuncia de las autoridades que lo raptaron.

Calderón escuchó atento, asintiendo con la cabeza, mientras Nepomuceno le explicaba que la Procuraduría de Sonora le ocultaba videos de la tienda de conveniencia donde su hijo fue abordado, así como el hostigamiento del que era víctima y que le hacía temer por su vida.

“Muy bien –le contestó el Presidente–, yo lo veo”.

Mes y medio después, el 28 de noviembre, Nepomuceno fue asesinado en Hermosillo, Sonora, por un hombre que se aproximó a su vehículo y disparó en varias ocasiones, convirtiéndolo en el segundo integrante del Movimiento por la Paz asesinado desde que el grupo fue formado en mayo de 2011.

Tal como en el caso de Pedro Leyva, las autoridades desvincularon la muerte de Nepomuceno de su activismo social, y de hecho difundieron que el padre de familia, de 56 años, tenía antecedentes penales.

Ocultaba la autoridad que Nepomuceno fue declarado inocente por un juez, luego de pasar cuatro años en prisión, enfrentando juicio.

Del homicida de Nepomuceno, nada saben las autoridades. Del paradero de Jorge Mario, tampoco. Hoy, el caso es investigado por la PGR.

José Trinidad de la Cruz

José Trinidad de la Cruz.

El 6 de diciembre de 2011, una delegación de 12 integrantes del Movimiento por la Paz acudió a Santa María Ostula, donde dos meses antes había sido asesinado Pedro Leyva, para presenciar, como observadores ciudadanos, el debate ejidal sobre las propuestas que el gobierno federal empuja en la zona, para finiquitar el conflicto por las mil 300 hectáreas que se disputan caciques y comuneros.

Pero antes de llegar a Ostula, los activistas hicieron una escala en Xayakalan, el poblado “en rebeldía” donde se refugió un grupo de ejidatarios de Ostula, asediados por los grupos armados de la zona.

Ahí recogerían a Don Trino, el dirigente campesino que el 28 de noviembre previo había sido recibido por autoridades estatales, federales y militares, para reportar las amenazas que contra los pobladores se venían cirniendo, particularmente de un grupo de pequeños propietarios que operan como guardia blanca en esta zona de la costa michoacana.

Fue al salir de Xayakalan que cuatro hombres armados detuvieron a los miembros del Movimiento por la Paz. Ante ellos, Don Trino, de 73 años, fue golpeado, lesionado con un cuchillo y luego secuestrado.

Un día después, su cuerpo fue hallado en las cercanías de Xayakalan, fue ejecutado con las manos atadas.


Jorge Alexis Herrera y Gabriel Echeverría

Jorge Alexis Herrera y Gabriel Echeverría.

El 12 de diciembre de 2011 murieron Jorge Alexis Herrera y Gabriel Echeverría, dos estudiantes normalistas de Guerrero que participaban en un cierre carretero, en defensa de la Normal Rural de Ayotzinapa, cuya operación fue cuestionada por el gobernador Ángel Aguirre, lo que los alumnos consideraron como un intento por cerrarla.

En el desalojo de la Carretera del Sol, ordenado por Aguirre, participaron no sólo granaderos estatales, sino también policías federales y judiciales estatales que, empuñando armas largas, abrieron fuego contra los estudiantes.

El momento en que Jorge Alexis y Gabriel Herrera fueron asesinados, quedó registrado por las cámaras de vigilancia de la zona, lo que permitió identificar a 12 agentes presuntamente implicados en el operativo, en el que la Comisión Nacional de Derechos Humanos detectó diversas violaciones a las garantías de los manifestantes, empezando por un uso desproporcionado de la fuerza pública, presencia en el lugar de agentes no facultados para labores preventivas, empleo de fuego letal, infiltración de agentes vestidos de civil y diversas agresiones contra los manifestantes.

Para este momento, sólo dos de los diez policías implicados en el operativo permanecen detenidos.

La actuación de la Policía Federal en el violento desalojo, además, no ha quedado aclarada, aunque ninguno de sus integrantes fue sometido a investigación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Muerte de la reina Isabel: Por qué los carteles en blanco se han convertido en una forma de protesta en Reino Unido

Tanto en Reino Unido en los últimos días como en manifestaciones en el pasado en Hong Kong y otros lugares, las pancartas en blanco se han usado como un símbolo de resistencia.
18 de septiembre, 2022
Comparte

En los últimos días varias personas han sido detenidas en Reino Unido por protestar durante los actos oficiales con motivo de la muerte de la reina Isabel II y la proclamación de su sucesor, el rey Carlos III.

Paul Powlesland no está entre ellos. Pero este abogado británico fue protagonista de un polémico incidente el 12 de septiembre.

Powlesland dice que mientras sostenía un papel en blanco en Parliament Square, la plaza junto a la sede del Parlamento británico en Londres, fue abordado por un policía que le pidió sus datos.

El abogado, quien filmó parte de su conversación con el policía y la publicó en Twitter, afirmó que le dijeron que lo arrestarían si escribía “No es mi rey” en el papel en blanco.

Manifestaciones “en blanco” similares fueron vistas en Edimburgo durante el paso del cortejo de la reina, sin informes de arrestos. Sin embargo, el video de Powlesland llevó a la Policía Metropolitana de Londres a declarar que el público tenía “derecho a protestar”.

“El público tiene absolutamente todo el derecho a protestar y hemos dejado esto en claro a todos los agentes involucrados en la operación policial extraordinaria que se lleva a cabo actualmente”, tuiteó la Policía Metropolitana el 12 de septiembre.

Manifestantes con carteles en blanco en Edimburgo

Getty Images
El arresto de un manifestante antimonárquico en Reino Unido generó protestas con carteles en blanco en Londres y Edimburgo.

¿Resistencia satírica?

No es la primera vez que se utiliza una hoja de papel en blanco para protestar, pero estas acciones se ven con mayor frecuencia en países donde es común la represión autoritaria de la disidencia.

Por ejemplo, en 2019, un joven activista en Kazajstán, Aslan Sagutdinov, fue detenido por la policía después de llevar un cartel en blanco a la céntrica plaza Abay de la ciudad de Oral, en el oeste del país, y sostenerlo frente a las oficinas de las autoridades locales.

“No participo en una protesta y quiero demostrar que me llevarán a la comisaría, aunque no haya nada escrito en mi cartel y no esté gritando consignas”, dijo el joven de 24 años a la prensa, según puede verse en el siguiente video del incidente.

https://www.youtube.com/watch?v=P0HrQ2y_8Nc

Katrina Navickas, experta en historia de protestas y acciones colectivas de la Universidad de Hertfordshire, en Reino Unido, señaló que las protestas con carteles en blanco siguen los pasos de otras formas satíricas de disidencia que se remontan al siglo XVIII.

“El movimiento democrático cartista en la década de 1840 realizó manifestaciones al aire libre en silencio como protesta contra las autoridades locales que reprimían sus reuniones habituales”, dijo Navickas a la BBC.

(El cartismo fue un movimiento popular obrero que surgió en el siglo XIX en Reino Unido durante la Revolución Industrial. Su nombre deriva de un documento de peticiones llamado la “Carta del Pueblo”).

Navickas contó que también “en Manchester en 1795 se formó un ‘Club de pensamiento’ que celebraba reuniones en silencio para protestar contra leyes sobre ‘reuniones sediciosas’ y grupos democráticos”.

Pero protestar con carteles sin eslóganes, símbolos o incluso colores que representen una causa política es algo que, según la experta, no se había dado en un período más reciente de la historia.

Esto parece ser una innovación, aunque en la tradición de la subversión satírica de las restricciones de autoridad“, agregóNavickas.

(La siguiente foto publicada en Twitter aparentemente muestra el arresto de un manifestante ruso contra la guerra con un cartel en blanco)

https://twitter.com/khadljasays/status/1569701229009281025/photo/1

También se han visto carteles en blanco en Rusia durante las últimas dos décadas, pero se han vuelto mucho más comunes desde la invasión de Ucrania en febrero de este año. Las autoridades rusas han reprimido enérgicamente las protestas contra la guerra y hasta el 17 de agosto se habían producido en el país más de 16.000 detenciones, según OVD-Info, una iniciativa rusa de investigación sobre derechos humanos.

En redes sociales y medios de comunicación independientes han aparecido historias sobre arrestos de manifestantes con carteles en blanco en varias ciudades rusas.

Irónicamente, un viejo chiste de la era soviética se centra en el arresto de una persona que reparte folletos en blanco en la Plaza Roja de Moscú.

Navickas dice que este tipo de protesta puede resultar particularmente “molesta” para las autoridades.

“Al igual que las protestas silenciosas, es más difícil para la policía probar que se está cometiendo un delito o que existe la intención de cometer un delito”, señaló la experta.

“Todo el mundo se sabe el eslogan de memoria”

Las protestas de Hong Kong de 2020 contra una nueva ley de seguridad impuesta por China, que criminalizaba algunos eslóganes a favor de la democracia, también incluyeron carteles en blanco.

Manifestantes a favor de la democracia en Hong Kong con carteles en blanco en 2020

Getty Images
En Hong Kong, manifestantes prodemocracia utilizaron carteles en blanco durante varias protestas en 2020.

Uno de los manifestantes, un hombre de unos 50 años, dijo a la agencia de noticias Reuters que como “todo el mundo se sabe las consignas de memoria”, no había necesidad de escribirlas. Lo importante, agregó, era resaltar la censura.

“Estas consignas siempre estarán en mi corazón y esas palabras siempre quedarán en un papel blanco, que nunca desaparecerá”, agregó el hombre.

Preocupación en Reino Unido

Todos los ciudadanos en Reino Unido tienen derecho a protestar pacíficamente.

Los derechos a la libertad de expresión y de reunión se establecen en el Convenio Europeo de Derechos Humanos, que se incorporó a la legislación británica en 1998 en la Ley de Derechos Humanos o Human Rights Act.

Pero hay límites para estos derechos. Otras leyes permiten que la policía restrinja las libertades cuando sea necesario y proporcionado hacerlo, particularmente para proteger la seguridad nacional y pública o prevenir el desorden o el crimen.

Los manifestantes pueden ser arrestados bajo la Ley de Orden Público o Public Order Act. La sección 5 de esta ley otorga a la policía de Inglaterra y Gales el poder de arrestar a alguien cuyo comportamiento pueda causar “acoso, alarma o aflicción”. Los manifestantes pueden ser además multados si se les acusa formalmente de este delito.

Manifestantes en las afueras del Castillo de Cardiff durante la proclamación del Rey Carlos III en Gales el 11 de septiembre

Getty Images
La respuesta de la policía ante algunas protestas contra la monarquía fue criticada.

Sin embargo, grupos de derechos civiles han expresado preocupación por el arresto de manifestantes antimonárquicos en Reino Unido. Uno de esos grupos, Liberty, dijo que era “muy preocupante ver a la policía haciendo valer sus amplios poderes de una manera tan dura y punitiva”.

“La protesta no es un regalo del Estado, es un derecho fundamental”, dijo Jodie Beck, responsable de políticas y campañas de Liberty.

Al menos en el caso de Paul Powlesland, el clamor en las redes sociales contra la respuesta policial funcionó.

El abogado tuiteó el 14 de septiembre que él y un grupo de manifestantes, algunos con pancartas en blanco y otros con lemas contra la monarquía, protestaron sin problemas frente al Palacio de Westminster.

“Los policías en el terreno siguieron la declaración emitida por la Policía Metropolitana y nos dejaron solos. Creo que esto representa una verdadera victoria, que fue resultado de la reacción y la presión del público”, tuiteó el abogado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=56aMhD0Mi28

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.