Isabel Miranda, del rechazo a la política a la candidatura del PAN
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Isabel Miranda, del rechazo a la política a la candidatura del PAN

El delegado de la Miguel Hidalgo, Demetrio Sodi, reveló que Miranda de Wallace será la candidata externa del blanquiazul a la jefatura del Gobierno del Distrito Federal. Según Sodi, fue el propio Gustavo Madero, dirigente del PAN, quien se lo confirmó.
Por Con información de Alberto Tavira
12 de enero, 2012
Comparte

Isabel Miranda de Wallace. FOTO: Cuartoscuro

Isabel Miranda de Wallace es una mujer conocida por la ciudadanía y el mundo del activismo en México por luchar hasta el cansancio por encontrar a los culpables del asesinato de su hijo Hugo Alberto Wallace. Ahora, Isabel también será reconocida por estar en la política mexicana de la mano del PAN.

Ayer, el delegado de la Miguel Hidalgo, Demetrio Sodi, reveló que Miranda de Wallace será la candidata externa del blanquiazul a la jefatura del Gobierno del Distrito Federal. Según Sodi, fue el propio Gustavo Madero, dirigente del PAN, quien se lo confirmó.

En entrevista con Salvador Camarena para W Radio, Sodi dijo que “la decisión demuestra que el PAN piensa que la señora Wallace puede ser mejor candidata que yo”, y dijo que no puede cuestionar la decisión del PAN porque él mismo fue designado de esa manera cuando fue la elección del candidato a gobernar la Miguel Hidalgo.

Aunque Sodi dijo que no cuestionará la decisión del PAN, dijo que no está de acuerdo porque Madero había hablado de una elección abierta, “pregúntenle por qué cambió”.

Sodi aceptó que no sabe la relación que Wallace tiene con el PAN, el presidente Felipe Calderón o Gustavo Madero: “No sé si sea una buena o mala designación. Ya decidieron, ojalá les vaya bien”.

¿Y quién es esta mujer?

Isabel Miranda Torres huele a Angel de Thierry Mugler: el perfume al que le ha sido fiel durante más de una década, es el que su hijo Hugo Alberto Wallace le regalaba cada año. Fue hace más de 40 años cuando Isabel compró por primera vez un perfume. Tenía 14 años y le destinó casi el total de su sueldo como secretaria en la empresa de seguros La Territorial.

En esa época de adolescente, Isabel tenía como uno de sus más anhelados sueños dejar la estela del aroma tras su paso. Ese sueño lo tuvo que hacer realidad ella misma. Y es que no había de otra. El ingreso que tenía su papá, Fausto Miranda Romero, como chofer de taxi apenas alcanzaba para darle de comer y mandar a escuelas públicas a sus 10 hijos: Alfredo, Heriberto, Isabel, Fausto, Asunción, Martha, Guadalupe, Roberto, Víctor y Magdalena.

Por ser la mayor de las mujeres, Isabel aprendió muy pronto las tareas de ama de casa para ayudar a su madre, Mónica Torres Jaime, en el departamento en el que vivían los Miranda Torres, ubicado en la colonia Industrial Vallejo, en la ciudad de México.

En los albores de sus 10 años, Isabel ya sabía lavar, planchar, cocinar, cambiar pañales y preparar los biberones de sus hermanitos. Pero no era a lo único a lo que se dedicaba, asistía a la primaria “Atenedor Monroy”, en la delegación Azcapotzalco. Vale la pena decir que nunca reprobó alguna materia. Tiempo después acudió a la escuela privada Universidad Motolinía donde al mismo tiempo que estudiaba la secundaria hacía la carrera técnica en Comercio. En ese entonces, Isabel, de 14 años, ya trabajaba como secretaria en la aseguradora La Territorial donde le dieron trabajo por sus habilidades como mecanógrafa. Con sus ingresos ayudaba a sus papás con los gastos de la casa y pagaba su escuela.

Apenas tenía 16 años cuando Isabel Miranda se casó. Fue el 28 septiembre de 1968 cuando se unió , sólo por lo civil, al contador Enrique Wallace Díaz de 31 años. Este hombre, 15 años mayor que ella – y con el que sigue casada luego de más de cuatro décadas– se convirtió en el padre de sus dos únicos hijos: Hugo Alberto y Claudia.

Isabel Miranda durante una campaña para encontrar a los secuestradores de su hijo.//FOTO: Cuartoscuro

Tras un año de casados nació el primogénito de los Wallace Miranda. En el hospital Dalinde, de la colonia Roma, Hugo Alberto se despidió del cordón umbilical de su madre el 12 de octubre de 1969. “Desde el momento que nació mi hijo, él y yo tuvimos una relación especial porque a mí me costó mucho trabajo tenerlo: cuando estaba embarazada me enfermé, estaba anémica; fue muy complicado dar a luz, pasé dos días en trabajo de parto. Yo no quería que me pusieran anestesia así que tuve a Hugo en mis cinco sentidos. Luego de verlo perdí el conocimiento”, rememora con nostalgia, en entrevista para Animal Político, la señora Miranda de Wallace, ahora de 59 años.

La maternidad la transformó. A pesar de que Isabel había sido de alguna manera “mamá” de sus hermanos menores, no sabía lo que significaba realmente hasta que tuvo a su hijo en sus manos. “Fue hasta que abracé a Hugo por primera vez cuando entendí que yo era la única responsable de esa vida. No había alternativas. Tuve que madurar de sopetón.”

Isabel se volvió una mamá joven y le sacó partido a los beneficios que eso conlleva. Conforme iba creciendo Hugo Alberto, además de su hijo, se fue convirtiendo en su compañero, su amigo, su protector. “Hubo un momento que Hugo ya era un adolescente y yo apenas tenía 30. Así que mi hijo pasó a ser mi más grande confidente”.

Isabel nunca dejó de trabajar. Ya con dos hijos, Isabel se levantaba a las 5:30 de lunes a viernes a preparar el desayuno, vestir a los niños y a llevarlos a la escuela. Luego de esa rutina se iba al negocio de camiones de transporte que había puesto con su marido. La empresa se llamaba HUCLA, que son las iniciales de los nombres de sus hijos Hugo y Claudia. Por su parte, Enrique se dividía entre su microempresa y el empleo que tenía como contador en Ayotla Textil. Antes había trabajado en Nacional Financiera. A través de la cultura del esfuerzo, la pareja abrió más tarde otro negocio propio, en Toluca: Concretos Hidráulicos S.A. de C.V.

Los Wallace le dijeron adiós a los departamentos que habían rentado en la colonia Nápoles y Del Valle y finalmente adquirieron su casa en el fraccionamiento Rinconada Coapa, al sur del DF. Su estilo de vida ya se había ganado, muy a pulso, un lugar en la clase media de finales de los 70.

A pesar de que tenían una empleada de servicio, de los suyos se encargaba Isabel: A la 1 de la tarde recogía a sus hijos en el colegio y a las 2:00 todos los integrantes de la familia se sentaban a comer. Luego Enrique regresaba a su oficina mientras Isabel se dedicaba a las tareas escolares. Poco antes de caer la noche, ya que dejaba a sus hijos dormidos, la señora Wallace se iba a la Escuela Normal, donde estudió para maestra, más tarde haría la carrera de Pedagogía en el sistema abierto de la UNAM.

La tragedia

El 11 de julio de 2005, Hugo Alberto Wallace Miranda, de 36 años, fue secuestrado. El joven empresario iba saliendo del cine en Plaza Universidad con una acompañante cuando cayó en manos de sus plagiarios. Jacobo Tagle Dobin, le había presentado a “su amigo” a Juana Hilda González Lomelí, alias “Claudia” quien estaba coludida para secuestrar al publicista.

Al siguiente día, Isabel llamó a su hijo a sus dos teléfonos celulares, pero estaban apagados. Eso le dio muy mala espina a la señora Wallace quien, con la información que pudo recabar de testigos, dos días después presentó una denuncia ante las autoridades del Distrito Federal y de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO). “Pero yo veía que no actuaban, que no le daban seguimiento, así que me fui a la calle a buscar a Hugo, a hacer averiguaciones, seguimientos, lo único que quería era encontrar a mi hijo”. Desde ese momento Isabel señaló a Jacobo Tagle, frente a las autoridades, como uno de los secuestradores de su hijo.

Isabel Miranda durante una conferencia de prensa en 2006.

Días después, Isabel recibió un sobre que contenía el comunicado de los secuestradores pidiendo el rescate y una fotografía de Hugo desnudo con los ojos vendados. Esa documentación la entregó a la PGR. En otro comunicado de los secuestradores, le reclamaban a la señora Wallace que hubiera entregado estos documentos a la policía. “Era evidente que alguien de la autoridad tenía complicidad con los plagiarios de mi hijo”. El segundo comunicado de los secuestradores fue el último que recibió la familia Wallace, quienes al solicitarles una prueba de vida, suspendieron la comunicación.

Isabel tuvo que renunciar a su empleo como directora en el Colegio Aztlan, en Tlalpan, donde llevaba 22 años trabajando; Enrique, ya retirado de sus negocios y con sesenta y tanto años sintió cómo se le vino una década encima; la hermana de Hugo Alberto, Claudia, con cinco meses de embarazo de su tercer bebé, por seguridad se fue a vivir a casa de su papás; Roberto, el hermano de Isabel, dejó por un momento a su propia familia y también se instaló durante seis meses en la propiedad de los Wallace para apoyarlos en todo lo que se ofreciera.

Toda la familia quería estar al frente de la negociación. “Un día me harté. Llamé a mi familia, a mis sobrinos, a mis hermanos, a todos los adultos. Los senté alrededor de la sala y les dije: ‘En muchos secuestros las familias terminan divididas. Nosotros siempre hemos presumido nuestra unidad y ahora nos estamos empezando a fracturar. Yo les agradezco a todos su buena intención, pero les quiero decir que aquí la que va a llevar el timón del barco soy yo. Porque a nadie le duele tanto como a mí el arrebato de mi hijo’”. A partir de entonces el equipo proponía, pero Isabel era quien daba la última palabra. “Eso nos ayudó mucho para no terminar en reproches inútiles o en una fractura irreversible”.

“Duré 11 días sin dormir y sin comer. Con trabajos dormitaba unos minutos y me despertaba agitada, llorando. Todo ese tiempo me la pasaba llorando hasta que un día me sentó mi marido y mi hermana Asunción y me dijeron: ‘Si tú realmente quieres encontrar a tu hijo no puedes seguir así. Te estás matando’. Me obligaron a dormir por lo menos tres horas diarias, actualmente sólo puedo dormir cinco. Desde luego que mi biorritmo cambió. Dejé de tener horarios para comer, para dormir. Dejé toda mi vida porque desde que se llevaron a mi hijo me he dedicado al cien por ciento a encontrarlo”.

Un día que iba caminando por Paseo de la Reforma recordó que Hugo, como publicista, era un ferviente creyente del impacto que tenían los espectaculares, así que se le ocurrió poner uno, pagado de su bolsa, con el rostro de uno de los plagiarios: César Freyre, un policía judicial que era cómplice de Jacobo y Juana Hilda.

Isabel Miranda y Gabriela Cuevas. //FOTO: Cuartoscuro

Tras seguirlo por varios días, tanto Isabel como su hermano Robert, habían capturado a Freyre a quien presentaron ante la autoridad para que fuera procesado en el fuero Federal, pero ahí les dijeron que mientras no se le acusara de delincuencia organizada no podían hacer nada. Y para acusarlo de delincuencia organizada se tenían que comprobar que participó en por lo menos dos secuestros.

Isabel buscó a los medios de comunicación para que difundieran la foto del secuestrador de su hijo. Necesitaban sólo otra persona que lo denunciara para que lo pudieran procesar. Freyre fue acusado de otros cuatro casos de secuestro.

Dado el éxito obtenido, conforme Isabel fue consiguiendo fotos de los otros secuestradores de de Hugo, mandó a hacerles sus respectivos espectaculares en los que ofrecía recompensa hasta por 250 mil pesos a quienes dieran información que llevara a su captura. Luego de la detención y declaración de Juana Hilda González Lomelí, Isabel Wallace se enteró de la dura verdad: su hijo había sido asesinado a manos de sus secuestradores.

“Claro que lloro. Por Hugo he derramado muchas lágrimas y las seguiré derramando, pero nunca en público. Jamás frente a las cámaras. No quiero dar lástima a nadie. No voy a ser un ejemplo de debilidad para las mujeres que están pasando por lo mismo que yo. Es más, para ninguna mujer. Tampoco les voy a dar gusto de verme doblegada a los asesinos de mi hijo”. Es en Navidad cuando Isabel más le llora a su hijo.

Durante los cinco años que Isabel Wallace estuvo dedicada a la búsqueda de su hijo no volvió a poner arbolito. “No concebíamos la Navidad sin él”. Sin embargo, en 2010 fue el primer año en que volvió a sacar las series de luces y las esferas para montarlas en su pino.

El coqueteo de la política

Gaby Cuevas me llamó cuando estaba a punto de dejar la delegación Miguel Hidalgo y me ofreció candidatearme por el Partido Acción Nacional (PAN) para que la relevara”, asegura en entrevista para Animal Político la ganadora del Premio Nacional de Derechos Humanos 2010.

La activista social reconoce que también ha recibido varias propuestas por parte de dirigentes del Partido Revolucionario Institucional con el fin de que ocupe algún cargo público abanderada por el tricolor. “La propia Beatriz Paredes –Presidenta Nacional del PRI–, me llamó para ofrecerme una diputación en la delegación Tlalpan”.

Pero el ofrecimiento más reciente para que Isabel se incorpore a la administración pública lo ha recibido por parte del Partido de la Revolución Democrática (PRD), que le ofreció postularla para gobernadora del Estado de México. “Me vinieron a buscar y me quisieron lavar el cerebro de que los políticos reconocían que no podían con su trabajo, que necesitaban un candidato ciudadano para quitar del poder a esos dinosaurios. Yo les dije: ‘qué ganas de desprestigiarme, ¿yo qué les he hecho? Soy una persona con una buena reputación ¿por qué me quieren llevar a la política?´”.

Isabel Miranda de Wallace a todos les ha dicho que no. “Yo no creo en la política en México. No creo que a través del sistema político que hay en nuestro país se puedan solucionar los problemas en materia de seguridad porque desafortunadamente el sistema no te lo permite. Por supuesto que hay gente muy valiosa, pero su trabajo se ve opacado por la corrupción de las instituciones”.

Cuando Alberto Tavira le preguntó si se lanzaría para la Presidencia de México con una candidatura ciudadana, Miranda de  Wallace respondió: “Para nada. No tengo ni el conocimiento, ni la fuerza, ni las ganas. Lo que sí haría es apoyar a ese candidato. Ahí sí me iría con todo. Y cuando digo con todo, no hay límites. Ya me conocen”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: cómo se transmite, síntomas y qué hacer para evitar contagiarte

Con el aumento de casos de viruela del mono en el mundo, la OMS declaró este sábado una emergencia de salud global.
23 de julio, 2022
Comparte

 

La Organización Mundial de la Salud declaró este sábado la emergencia de salud global por el brote, después de que se hayan registrado más de 16 mil casos (cinco de ellos mortales) en 75 países, muchos de ellos en Europa, donde la enfermedad no era endémica.

Desde inicios de mayo, autoridades de salud de varias naciones, desde Europa hasta Canadá, Estados Unidos y Australia, comenzaron a detectar casos de esta extraña enfermedad, cuyos brotes anteriores habían sido muy contenidos.

En años recientes, solo se habían detectado casos fuera de África en EE.UU., Israel, Reino Unido y Singapur (aunque esto no implica que no se haya dado en otros países, donde los sistemas de detección epidemiológica son menos desarrollados).

Sin embargo, los brotes se han ido multiplicando en una forma que hicieron sonar las alertas en las instituciones sanitarias.

Diversos organismos de vigilancia epidemiológica y expertos, no obstante, llamaron a la calma tras la detección de los primeros casos y dijeron que la viruela del mono no constituye una amenaza para la salud del público general.

BBC

BBC

Sin embargo, es la primera vez que tantos países del mundo detectan a la par nuevos casos en el mismo lapso de tiempo y muchos de ellos sin conexión aparente o sin historiales de viaje a África.

Al ser una enfermedad ya conocida, centros de salud de numerosas naciones ya tienen desde hace tiempo protocolos para evitar los contagios, detectar los síntomas y ofrecer tratamientos.

Aquí te contamos algunas de esas claves sobre cómo puedes prevenir la viruela del mono y evitar contagiarte.

Estar atentos a posibles síntomas

Las autoridades sanitarias de varios países, incluidos varios latinoamericanos, se pusieron en alerta para identificar con celeridad cualquier potencial caso de viruela del mono, para poder ofrecer tratamiento, rastrear contactos y evitar la propagación del virus.

Para ello, las agencias de salud han recomendado a sus poblaciones estar atentas a los síntomas y acudir al médico si hay sospecha de estar contagiado, principalmente si has estado de viaje en las últimas tres semanas (el periodo de incubación de la enfermedad).

BBC

BBC

La Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido (Ukhsa, por sus siglas en inglés) señala que, al inicio, los síntomas de la enfermedad suelen ser parecidos a los de una gripe e incluyen:

  • fiebre
  • dolor de cabeza
  • dolores musculares
  • dolor de espalda
  • escalofríos
  • agotamiento
  • ganglios linfáticos inflamados

El síntoma más característico aparece de 1 a 5 días después de la fiebre: se desarrolla una erupción que a menudo comienza en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo, principalmente manos y pies.

En muchos de los casos actuales, las personas han reportado la aparición de la erupción en la zona genital.

La forma en que se ven este tipo de ampollas cambia y pasa por diferentes etapas antes de finalmente formar una costra que luego se cae.

Si una persona presenta este tipo de erupción debe acudir al médico y aislarse para evitar transmitir la enfermedad a otros.

Partícula del virus de la viruela del mono.

Science Photo Library
Partícula del virus de la viruela del mono.

Estar atentos a los síntomas es clave, porque la viruela del mono, a diferencia de la covid, no se transmite antes de que las personas desarrollen síntomas.

La Clínica Cleveland explica que una persona puede contagiar a otra hasta que todas las costras se hayan caído y haya piel intacta debajo.

Evitar los contactos cercanos

En Reino Unido, donde se reportó una de las mayores cantidades de casos, las autoridades investigan como patrón que muchos de los enfermos son hombres que tienen sexo con otros hombres.

Aunque se han valorado algunas teorías como que el virus ha mutado y ahora también puede ser de transmisión sexual, epidemiólogos y virólogos británicos creen que al final esto se debe a que el virus se ha seguido transmitiendo de una forma ya conocida: el contacto cercano piel con piel.

Por eso, la agencia de salud británica se puso en contacto con clínicas de atención a personas LGBTI para alertar a estos grupos de potenciales riesgos asociados al contagio de la viruela del mono a través del contacto íntimo.

Susan Hopkins, asesora médica jefe de la Ukhsa, explicó que una de las medidas a tomar es velar por la aparición de lesiones en la piel.

“Hacemos un llamado para que los hombres que son homosexuales y bisexuales y estén al tanto de cualquier erupción o lesión inusual se comuniquen con un servicio de salud sexual sin demora si tienen inquietudes”, dijo.

Mano con lesiones causadas por la viruela del simio

Getty Images
Uno de los cerca de 20 pacientes infectados con viruela del mono en Estados Unidos en 2003, cuando se registraron los primeros casos en el continente americano.

Organizaciones LGBTI británicas han recomendando que las personas estén pendientes de cualquier erupción en sus potenciales parejas sexuales y que se discuta abiertamente sobre esta nueva enfermedad y sus síntomas ante un posible encuentro casual.

El potencial contagio de una persona a otra no ocurre solo por contacto durante el sexo.

La Ukhsa explica que la propagación puede darse a través de cualquier:

  • contacto con ropa usada por una persona infectada (incluidas ropa de cama o toallas)
  • contacto directo con lesiones o costras de la piel del enfermo
  • tos o estornudos de una persona contagiada

Es por eso que las autoridades sanitarias recomiendan no utilizar prendas ni tener contacto cercano con personas que puedan estar enfermas y, si presentas síntomas, aislarte y una vez que te recuperes, lavar tu ropa, incluidas toallas y sábanas.

Igualmente, sugieren usar pañuelos desechables en caso de toser y estornudar y, si puedes, evitar hacerlo con otras personas cerca de ti.

La higiene y otros cuidados

En ese sentido, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) recuerdan que lavarse las manos sigue siendo una acción decisiva ante este virus.

“Practica una buena higiene de manos después del contacto con animales o humanos infectados. Lávate las manos con agua y jabón o usa un desinfectante para manos a base de alcohol”, recomiendan los CDC.

La Clínica Cleveland recuerda que, en África, la enfermedad se ha vuelto más frecuente en niños, por lo que los padres deben aplicar estos cuidados también a los menores.

Aunque de momento no ha sido detectada en animales, otros brotes de viruela del mono han tenido su origen en algunas especies transportadas desde África.

Por eso, la Clínica Cleveland recomienda en general cocinar bien todos los alimentos que contengan carne o partes de animales.

Algunos expertos en salud pública también han recomendado a las personas que realicen viajes internacionales estar atentas a las recomendaciones de las autoridades locales y seguir sus indicaciones y protocolos, en caso de que existan, para evitar potenciales contagios.

Si trabajas con personas que están contagiadas en hospitales, clínicas o centros de salud, los CDC recomiendan que utilices equipos de protección personal.

* Esta nota fue publicada originalmente en el mes de mayo y actualizada con la declaración de emergencia de salud global por parte de la OMS el 23 de julio.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=x8FioTCY5gA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.