De los partidos políticos no espero gran cosa: Solalinde
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

De los partidos políticos no espero gran cosa: Solalinde

Asegura el sacerdote defensor de los indígenas que el PAN no gana ni trayendo al Papa, el PRI no tiene nada que ofrecer, y la izquierda está vendida
Por Roselia Chaca
6 de febrero, 2012
Comparte

El padre Alejandro Solalinde.//FOTO: Cuartoscuro

Recostado en la sucia pared de una vivienda en un pueblo perdido de la Mixteca  de Oaxaca, de esos que no aparecen ni en los mapas, sólo en las estadísticas de alta marginación, el cura repliega  las piernas a su cuerpo y  los  codos sobre las rodillas. Solo, ante un Cristo martirizado en una repisa de madera frente a él,  cuestiona su presencia en un reino donde  las diferencias  entre  hermanos de raza  se defienden  con ráfagas de plomo.

Como en  una epifanía,  el nazareno cobra vida y le  responde furioso.

Y entonces,  para qué te mandé, pendejo.

Las palabras lo sacan de su letargo. Se levanta. Toma valor y cruza  aquellas tierras  en busca del cuerpo de un joven catecista asesinado. Las balas dan tregua a su trayecto,  entonces   comprende que su vida está medida al capricho del supremo, no a él.

Al menos  así narra el clérigo el episodio espiritual que le cambió la vida. De esa experiencia   han pasado más de 20 años, pero los riesgos  persiguen en  cada paso a Alejandro Solalinde, coordinador de la Pastoral de la Movilidad Humana del Episcopado Mexicano en el sureste y responsable del albergue de migrantes en Ciudad Ixtepec,  Oaxaca “Hermanos en el camino”.

Dentro de un mes cumplirá 67 años. No aparenta la edad que su calendario biológico marca, aunque el dorso de la  mano lo delata. A veces contradice  su signo zodiacal, Piscis,  respondiendo   instintivamente ante las injusticias con terquedad. Contestatario y crítico del Estado mexicano y  la iglesia católica, aún le mueve la fe de un cambio en ambas instituciones.

Solalinde es un cura toluqueño  que dejó la carrera de Arquitectura en la UNAM para ser misionero. En los  casi 40 años de servicio, pasó de ser todo un “Padre Amaro” a defensor  de  migrantes centroamericanos, de pintor  a enemigo número uno de los traficantes de personas en el sur de México.  Amigos,  cientos. Enemigos,  los ofendidos con su trabajo. Custodiado  día y noche. No se ve dentro de dos años, asegura que sus días están contados. Lo quieren muerto. 

Un logro estar vivo

Su  delgada figura arropada  con la pulcra  vestimenta blanca se acomoda en la silla de plástico en una diminuta lonchería de  Ixtaltepec, Oaxaca (población del Istmo de Tehuantepec, en el sur de México). No porta joyas, sólo un viejo reloj negro  y un crucifijo  de madera aferrada a un cordón de hilo. Se quita la gorra de manera solemne y pide café. Su apacible voz dibuja sin querer  su paciencia, desgranando  las palabras al compás de las  manos.

–       ¿Cuál es el balance  en materia migratoria después de un año?

-Como resultado de un  trabajo incansable de todos, incluyendo los legisladores, tenemos una nueva ley de migración. Esperamos que sea un reglamento que  el ejecutivo no traicione. También se avanzó  un poquito en la conciencia de la gente, en la respuesta de las instituciones, creció  muchísimo la solidaridad nacional e internacional. Hubo un interés muy grande de parte de Europa,  Centroamérica despertó.

Aún tenemos la exigencia de la  desaparición  del Instituto Nacional de Migración (INM), pues es obsoleta, pedimos su transformación  en Subsecretaría. Que el Grupo Beta  sea autónomo,  que no realice  acciones de seguridad, porque con   una mano da alimento y con la otra realiza  servicio de información.

-¿Y su logro personal?

-Estar vivo, no lo esperaba.

Es mi último año en la pastoral, pero seguiré luchando  por los migrantes, pero si el obispo me pide que me mueva,  lo hago, obedezco. Voy a cumplir 40 años de sacerdote, por lo que estaría bien  retirarme a un convento a pasar los últimos días de mi vida, pero mi   conciencia  estaría intranquila, no viviría en paz. Yo nací para esto, para las adversidades. Lo que venga,   aún la propia vida,  gustoso la voy a dar.

-Lo acusan, lo persiguen, lo retienen, ¿cuál es la lectura?

-Desde hace más de 20 años lucho contra caciques priistas y narcotraficantes. No es nuevo. En relación a mi retención a finales de diciembre en Santiago  Tutla ( población perteneciente al municipio oaxaqueño San Juan Mazatlán), sólo puedo expresar pena porque   en  Oaxaca existen  caciques como   José Raymundo,  compadre de Ulises Ruiz, que azuza  a la población a violentar el estado de derecho cuando se le cuestiona.

El señor  tiene su rancho a lado del ex gobernador, no  es casualidad que los haya dotado con armas de alto poder. El  Ejército  y  el gobernador tienen  que entrarle. No  pueden soslayar la presencia de grupos armados con careta de policía municipal, utilizando  el escudo de usos y costumbres para establecer retenes, violentando con esto la libertad de los hermanos mixes.

Ni con el Papa ganan

-¿Qué espera Solalinde de los partidos políticos en este año electoral?

-Espero muy poco.

Si es el PRI,  con qué va cambiar el país, si no hay  valores. No tiene nada que ofrecer. Me  preocupa mucho el candidato, porque  leyó parte de la Biblia en su juventud, como algo de adolescencia. Un católico que no se alimenta de la palabra de Dios  y  del evangelio con qué sustento va gobernar. Me  preocupa este sistema de caciques, la peor cara del priismo  lo he visto en Oaxaca, aunque  hay priistas con alto  nivel ético. Son los mismos, sólo  cambiaron  el maquillaje.

Del PAN digo  que  es el principal traidor del espíritu de Jesucristo. El PAN  tiene una plataforma ideológica de lucha, de ética y valores  cristianos  desde hace año,  pero qué pasó,  llegó al poder y cambió. Ahora no es más que un priismo azul. Todos  los  ideales  de sus fundadores se fueron a la basura.

El PAN  ha sido una decepción y el  pueblo lo sabe.  Ni trayendo  al Papa  a Guanajuato va ganar el PAN.  La gente no es tonta.

De la izquierda afirmo que está vendida, que perdió  ideales y  se volvió  medio priista, un priismo amarillo, traicionó la lucha que hizo mucha gente noble. A AMLO no lo conozco, sólo he intercambiado saludos con él. A AMLO  le reconozco  que lo sigue mucha gente  aún, pero no sé hasta dónde es capaz de servir al pueblo.

En   general  puedo decir que la gente está decepcionada  y  herida. No espero  gran cosa. De quien sí puedo esperar mucho es de la sociedad civil, pero sobretodo  de las mujeres y los jóvenes, en manos de ellos está salvar   este país,  si  no hacen nada  no auguro nada bueno para  México.

-¿Y del próximo gobierno?

-No podemos esperar nada, pero  vamos  a ir  con todo para luchar,    no  hay  concesión en cuestión de derechos humanos. Si  de verdad  son estadistas  tendrán que reconstruir las relaciones con nuestros hermanos del sur, Centroamérica. Pienso que llegó   el tiempo de América, el cambio viene del sur, aunque la discriminación  y las agresiones  vengan del norte.  Los gobiernos del sur  están reivindicando su dignidad.

Soy un factor  inesperado

¿Cumple  el Estado  con las recomendaciones de protección a su persona?

-En parte. Lo vi en diciembre cuando me  retuvieron en Tutla, un cacique  pudo más que las medidas cautelares. Si  el cacique dijera  – vamos a matarlo-, me mataban.  Todas las medidas cautelares  no sirvieron. Solicitamos un teléfono satelital, porque  siempre estamos en lugares sin  señal, me lo negaron, me dieron un telefonito para llamadas convencionales, ni saliendo del país  sirve.

Traigo guardias  no porque  crea que  de verdad cuidarán  mi vida, no, en cualquier  momento me matarán. Tampoco por miedo, no temo morir. Acepté la seguridad por respeto a la comunidad nacional e internacional que lucha  porque siga vivo. No quiero  quitarle  la responsabilidad al  Estado. Si  me pasa algo será siempre su responsabilidad.

 

-El padre Solalinde es incómodo para el Estado y la iglesia…

-No sé si soy incómodo. Soy un discípulo de Jesús que no es  indiferente  al daño del  otro.  Cuestiono a la iglesia  porque  ella misma  me enseñó a ser autocrítico, nunca me callo. Para la iglesia  católica  soy un factor inesperado. Lo altos jerarcas  ven desde arriba, desde la  posición histórica que les tocó, los misioneros  vemos desde abajo, tenemos otra perspectiva de las cosas, por  eso  no me callo ante las injusticias.

-¿Qué pasiones mueven a Solalinde?

-La vida misma y  la libertad. No soy vegetariano, no fumo, no bebo, no sigo  cierta moda, no tengo propiedades  para no esclavizarme. Soy  un hombre enamorado  de Dios, no como dogma, sino como personas cercanas. Tengo un gran amor hacia  los seres humano. Amo a las mujeres, porque aprendí a través  de Jesús, no de la iglesia, porque entonces sería machista y hasta misógino, amarlas.

Siempre  me apasionó la pintura, tanto que estudié con un muralista de la huasteca veracruzana,  alumno de Diego Rivera. Dejé la pintura porque no era compatible con la misión. Como todo ser humano me gusta lo bueno. En la juventud  tuve una etapa distinta, ya era sacerdote, pero era un “Padre Amaro” en toda la extensión de la palabra, también en lo amoroso, pero llegó un momento, a mis 33 años, que lo dejé todo y me vine a Oaxaca con lo indispensable.

II

Con una religiosidad perturbadora,  Alejandro contaba  cada una de las seis monedas  de su tesoro.  Todos los días repetía el procedimiento cerciorándose de ningún faltante. La escasez en casa no era argumento válido para ceder a la familia el  regalo que le otorgó   su padrino.  Era lo que más amaba a sus escasos 12 años.

Un día, de esos inevitables, la tierra se estremeció de tal manera que la familia Solalinde Guerra se concentró en medio  del pequeño departamento de la colonia Anahualt en  Xochimilco. El  ruido de las cosas  estrellándose en el suelo de cemento y el sonido de las paredes  ajustándose  con el temblor apenas y permitían a Alejandro concentrarse en las estrofas de La Magnífica.  Arrodillada,  Berta, su madre,  repetía una y otra vez la oración mientras  la naturaleza  sacudía  la ciudad.

Alejandro por primera vez sintió pánico, comprendió que nada es para siempre, ni la vida, mucho menos  el dinero. Después del terremoto  corrió a su  cuarto y sacó su fortuna ofreciéndola a la madre.  Hoy recuerda esa acción para ejemplificar su capacidad  de desprendimiento de las cosas materiales

El defensor de derechos humanos  asegura que  no acumula nada, sólo conocimiento para comprender al ser humano, por eso su formación es humanístico. Tiene  estudios en  Letras Clásicas por parte del  Instituto Preparatoriano  de los padres Carmelitas  de Guadalajara. Además de Filosofía y  Teología  en el Instituto Superior de Estudios Eclesiásticos. Historia en la UAEM, asimismo  Psicología y una  Maestría en Terapia Familiar  Sistémica.

Sobre la cabeza del cura pesa la amenaza de muerte por parte del crimen organizado, muchos intereses ha trastocado, por eso no se ve a largo plazo.

-No me veo, en dos años no me veo.  Son demasiados intereses atropellados, demasiados enemigos surgidos.

Para Alejandro Solalinde Guerra ser misionero en  tiempos de persecución  cuesta mucho. Jura y perjura que no se metió  de misionero para salir en los periódicos o en la televisión.

-La fama me  afecta  mucho y me da miedo. Me quita el espacio de vivir  como todos.

Amado por los migrantes centroamericanos  y odiado por los traficantes de  personas, el padre católico emprende desde el albergue  de Ciudad Ixtepec sus proyectos a favor de  las  miles de personas que  arriesgan todos  los días la vida sobre el lomo de “La Bestia”, consciente que   sus días están trazados y contados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Jacob Blake: el caso del afroestadounidense baleado por la policía que reencendió las protestas en EU

Las autoridades del estado de Wisconsin investigan el tiroteo que dejó a un hombre herido de gravedad en Kenosha. Un video muestra cómo un agente disparó en varias ocasiones por la espalda de la víctima.
24 de agosto, 2020
Comparte
Un manifestante confronta a un policía en Kenosha

Reuters
Habitantes de Kenosha llevaron a cabo una protesta contra la policía el domingo por la noche.

ADVERTENCIA: Esta nota contiene un enlace con imágenes del momento en que Blake es tiroteado.

La llamada a la policía por un incidente doméstico terminó con el tiroteo de un hombre afroestadounidense en el estado de Wisconsin, en el norte de EE.UU., un incidente que ha vuelto a despertar masivas protestas contra la fuerza policial.

La víctima, identificado como Jacob Blake, fue llevado grave a un hospital donde recibió una cirugía y fue ingresado en cuidados intensivos, indicó su familia.

Un video publicado en internet muestra aparentemente a Blake recibiendo disparos en la espalda mientras intentaba entrar a un vehículo en una calle en la localidad de Kenosha.

Las autoridades emitieron una declaratoria de toque de queda de emergencia después de que se registraran disturbios tras el tiroteo.

Cientos de personas marcharon hacia la sede de la policía el domingo por la noche. Vehículos fueron incendiados mientras muchos manifestantes gritaban: “No nos marcharemos”.

Un incendio en las protestas en Kenosha

Reuters
Las protestas derivaron en disturbios en Kenosha.

En tanto, la policía instó a los negocios que abren las 24 horas a considerar un cierre debido a las “numerosas” denuncias sobre robos a mano armada y disparos.

Los agentes utilizaron gases lacrimógenos para tratar de dispersar a cientos de manifestantes que desafiaron el toque de queda en todo el condado.

El gobernador de Wisconsin, Tony Evers, condenó los disparos contra Blake, quien presuntamente estaba desarmado.

“Si bien aún no tenemos todos los detalles, lo que sabemos con certeza es que no es el primer hombre o persona de raza negra que ha sido baleado, herido o asesinado sin piedad a manos de individuos de las fuerzas del orden en nuestro estado o en nuestro país”, escribió Evers en un comunicado.

Map

El tiroteo se produce en medio de un aumento de las tensiones en Estados Unidos por el racismo y la brutalidad policial tras la muerte del afroamericano George Floyd en mayo pasado.

¿Qué sucedió?

El Departamento de Policía de Kenosha dijo que el “el tiroteo que involucra a un oficial” ocurrió poco después de las 17:00 del domingo (22:00 GMT).

La policía respondió a un “incidente doméstico”, indicaron las autoridades sin dar más detalles sobre qué provocó el tiroteo.

Inicialmente no había quedado claro quién llamó a la policía y qué sucedió antes de que comenzara la grabación del video dado a conocer en redes sociales.

En las imágenes se puede ver a tres agentes apuntando sus armas a un hombre, identificado como Blake, mientras camina alrededor de una camioneta estacionada.

‪Wisconsin: 29 year old Jacob Blake was shot – while walking away from Kenosha Police. His 3 sons were in the SUV. His crime: eyewitnesses say he broke up a fight between two women. CBS46

Posted by Shon Gables CBS46 on Monday, August 24, 2020

Cuando abre la puerta e intenta abordar, se puede ver a un oficial tomándolo de su camiseta y abriendo fuego. Se escuchan siete detonaciones, mientras testigos gritan.

Los agentes proporcionaron “ayuda inmediata” a Blake, según la policía local. El hombre fue trasladado de gravedad a un hospital de Milwaukee.

Los nombres de los policías involucrados no fueron dados a conocer de manera inmediata, pero fueron puestos bajo licencia administrativa. El Departamento de Justicia de Wisconsin inició una investigación del incidente.

“Vieron a un policía disparar contra su padre”

Hasta el lunes por la mañana, hora local, más de 18,000 personas habían firmado una petición en Change.org pidiendo que se imputaran cargos a los agentes involucrados.

El destacado abogado de derechos civiles Ben Crump, al que acudió la familia, dijo en Twitter que los tres hijos de Blake estaban en el vehículo cuando le dispararon.

“Vieron a un policía disparar contra su padre. Estarán traumatizados para siempre. No podemos permitir que los oficiales violen su deber de PROTEGERNOS”, escribió.

Dijo que el tiroteo ocurrió después de que Blake intentara detener una pelea entre dos mujeres.

Otros testigos también le dijeron al sitio de noticias local Kenosha News que Blake había intentado separar a las dos mujeres y que la policía amagó con usar una pistolas de descargas eléctricas taser contra él antes del tiroteo.

Una protesta en Kenosha

Reuters
Las autoridades no identificaron a los policías implicados.

Clyde McLemore, un portavoz de la célula local del movimiento Black Lives Matter (BLM), dijo a los reporteros que “la frustración está hirviendo hasta la cima y estamos enfermos y cansados”.

Las recientes protestas de BLM estallaron en Estados Unidos y en otros países después de que el afroamericano George Floyd fuera asesinado bajo custodia policial en el estado vecino de Minnesota, en mayo pasado.

Un oficial de policía blanco se colocó sobre el cuello de Floyd durante casi nueve minutos, lo que presuntamente llevó a la muerte del hombre afroestadounidense.

El oficial, Derek Chauvin, fue acusado de asesinato.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

https://www.youtube.com/watch?v=KmgRXXNvokE

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.