¿Hay vida en la tierra? Entrevista con Juan Villoro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Hay vida en la tierra?
Entrevista con Juan Villoro

En su más reciente libro, el cronista reúne un centenar de sus columnas periodísticas aparecidas en diferentes medios en los últimos 17 años
27 de febrero, 2012
Comparte

Juan Villoro, escritor.//FOTO: Cuartoscuro

Para entender una época, hay que comprender cómo se relaciona la gente en su vida cotidiana, dice el escritor Juan Villoro. En su último libro ¿Hay vida en la tierra?, publicado por la editorial Almadía donde reúne un centenar de sus columnas periodísticas aparecidas en diferentes medios en los últimos 17 años, el cronista dice que trata de mostrar un retablo de costumbres donde la vida en realidad  es lo que sucede mientras hacemos otras cosas.

Por Juan Veledíaz   @velediaz424

 

Era un vuelo que venía de un estado del norte de la República a la Ciudad de México. Por la vestimenta de uno de los pasajeros, cualquiera podría especular que se dedicaba al narco. Aunque quien lo observaba, no reparó en que él también podría ser parte de un malentendido. La mujer del supuesto narco pensó que por la vestimenta color negro de aquel pasajero, quien traía un libro bajo el brazo y se persignó al momento en que despegó el avión, quizá podría ser un sacerdote. Hubo un momento durante el vuelo que la mujer se animó a hacerle la plática, hizo una serie de preguntas y, por el tono, estaba claro que lo consideraba un párroco.

“Creo que toda reputación está hecha de malentendidos, y muchas veces las relaciones que tenemos con los demás también tiene que ver con acuerdos que no hemos pactado pero que se basan en lo que nosotros le atribuimos  y lo que los demás nos atribuyen a nosotros, esto puede dar lugar a confusiones muy curiosas”, dice el escritor Juan Villoro al rememorar aquella anécdota.

“Yo iba vestido de negro, me había persignado antes de que despegara el avión, estaba leyendo un libro de un escritor holandés Cees Nooteboom, que se llama El día de todas las almas, de modo que yo para ella era un sacerdote. Se dio un malentendido que nos permitió hablar y que ella se confesara conmigo. Pienso que muchas veces nos ocurre lo mismo, no de forma tan contrastada, con las personas que queremos, les atribuimos ciertas cosas y ellos nos atribuyen otras”.

Juan Villoro durante un homenaje a Carlos Monsiváis.//FOTO: Cuartoscuro

Villoro incluyó esta historia junto a otras 99 en su último libro ¿Hay vida en la tierra?, publicado por editorial Almadía, donde reúne parte de sus  columnas periodísticas publicadas en los últimos 17 años en diarios y revistas. El volumen plantea un registro de momentos íntimos, un tanto secretos, de esa parte de la vida cotidiana a la que la mayoría de las personas no le da demasiada importancia dado que su atención está centrada en acontecimientos como terremotos, la salud del Papa, las guerras, que parecen definir nuestra época.

En todos los momentos históricos, las personas se enamoran, se ilusionan, tienen supersticiones, adoptan mascotas, compran juguetes, tienen antojos. A partir de historias de lo real, trató de ver cómo las circunstancias mínimas en apariencia fugaces, nos determinan.

En la tradición del finado escritor Jorge Ibargüengoitia, Villoro buscó dar sustento a lo que llama “periodismo de tentación”.

“Hay noticias de necesidad, que tenemos que conocer todos los días, la agenda del Presidente, la salud del Papa, si hay un armisticio en una guerra, los resultados de los deportes cada lunes, en fin, son noticias que queremos saber. En cambio hay otro tipo de periodismo que llamo periodismo de tentación que sólo leemos por la forma en que está escrito. (…) Recuerdo mucho las crónicas de Jorge Ibargüengoitia en donde él hablaba por ejemplo del impacto del claxon en la cultura, cuando se empezaron a personalizar los cláxones, y cada quien podía tener su propia melodía, de la relación que él había tenido con el pulque, de sus días de Guanajuato, del cambio de comportamiento de la Ciudad de México cuando una calle cambiaba de sentido, estas noticias mínimas, crearon un microcosmos, un cuadro de costumbres, que nos permite hoy en día entender cómo era la vida a medianos de los años sesenta y durante los años setenta. Ibargüengoitia fue el gran maestro de esto, y me gustaría que mi libro Hay vida en la tierra de alguna manera fuera un retablo de comportamiento de los últimos 20 años”.

Villoro, premio Herralde de novela 2004 con su obra El testigo, registra varias historias donde no sólo los misterios de la vida cotidiana son dignos de ser contados, como los secretos familiares revelados en situaciones que podrían considerarse ridículas, sino los cambios en la convivencia entre las personas con la llegada de las nuevas tecnologías.

Comenta que hoy en día, la sociedad está rodeada de simulacros. Uno se conecta a YouTube y puede aparecer un video del día en que alguna persona se emborrachó en una fiesta. Hay suplantaciones de identidad en Facebook, o se puede actuar con cierta irresponsabilidad, como si se fuera otro, en un blog o en Twitter. “La experiencia que tenemos de las cosas también nos llega filtrada, por las redes, por los celulares, a veces pensamos que sólo existen las cosas que filmamos, que grabamos, que atesoramos en nuestro celular. Entonces en esta vida de simulacros y espectros, donde queda la realidad, de ahí la pregunta ¿hay vida en la tierra? Cuando era joven la pregunta siempre la asociábamos con Marte, con otros planeta, pero en nuestro propio planeta ocurren muchas cosas en las que no reparamos. La vida en realidad es lo que sucede mientras hacemos otras cosas, éste es un gran misterio, estamos ocupados en llegar a un sitio, estamos pensando en una noticia o en algo que vamos a hacer, mientras tanto la vida transcurre, esa cotidianidad que aparentemente desapareció sin dejar rastro, nos define”.

Villoro recuerda a Carlos Monsiváis cuando una ocasión lo reconvino –con esa manera tan admonitoria que tenía para mostrar su afecto– porque en sus columnas no podía escribir temas demasiado cotidianos pues consideraba que no iba a poder estar en las planas editoriales sosteniendo un ritmo así. El comentario era por una columna donde hablaba sobre la importancia cultural de las narices en nuestro tiempo. Como editorialista, pensó, uno se debe de ocupar de sucesos importantes pero también de pequeños relatos de lo cotidiano porque no siempre, cada semana, la realidad te propone una historia. Y el resultado fueron estas 100 historias donde la literatura se fusiona con el periodismo y donde, como en sus libros de crónicas, Villoro demuestra por qué es considerado nuestro Pelé o Beckenbauer de este género. El libro se presentará este lunes en la feria del Palacio de Minería.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Qué puede ganar el FC Barcelona con la salida de Lionel Messi? Responden analistas de la BBC

Muchos, pensaban que Messi cerraría su carrera brillante en Barcelona, pero aquel idilio dio un giro. El club catalán pierde a su mayor emblema de las últimas décadas, pero también se le abren las puertas para construir un nuevo equipo con jóvenes muy talentosos.
28 de agosto, 2020
Comparte
Messi celebra

Reuters
Los goles de Messi en Barcelona fueron cientos y casi siempre los festejaba apuntando al cielo.

Lo consideran el fin de una era, de una etapa dorada y que muy posiblemente será extrañada durante décadas por los hinchas del FC Barcelona.

Al pedir Lionel Messi su salida del club catalán ocasionó un terremoto que se sintió más allá del mundo del fútbol.

Pero, a la vez, las grietas que su decisión deja abiertas pueden ser el inicio un nuevo horizonte para el equipo culé. ¿Es posible que el Barça también salga ganando si se consuma la marcha?

Las opiniones de expertos de la BBC son divididas, como casi siempre sucede cuando se habla de fútbol. Tratamos de analizarlo a continuación.

¿Una oportunidad?

Tarde o temprano los ciclos terminan.

Messi cuenta con 33 años y llegó a Cataluña a los 13. Debutó con el Barcelona en categoría infantil y fue escalando hasta su estreno con el primer equipo en un amistoso

Debutó en noviembre de 2003 contra el Porto FC y volvió a ser parte del primer equipo contra el Shakhtar Donetsk en febrero de 2004.

Casi nueve meses después se estrenaría en un partido oficial por la decisión del entrenador Frank Rijkaard. Así empezó todo.

Y no tardaría en convertirse en el rostro de un equipo que ganó más de 30 títulos oficiales a partir de aquel partido de 2005 en el que Ronaldinho lo habilitó dos veces para que Leo marcara su primer gol oficial vestido de blaugrana.

Messi y Pep

Reuters
Lionel Messi debutó con la dirección de Rijkaard, pero fue con Pep Guardiola que alcanzó algunas de sus mejores actuaciones

“Sin Messi, el Barcelona tal vez no habría logrado todo lo que obtuvo”, cuenta Fernando Duarte, periodista de la BBC.

Sin embargo, añade que “el divorcio” y la necesidad de una transición en el club ya se veía venir desde tiempo atrás.

“Lo que gana el Barcelona puede ser una oportunidad, pero parece que no están listos. No se prepararon en ese momento”, explica.

Duarte explica que mucho en el club estaba armado alrededor de Messi y ahora el desafío puede ser construir una plantilla diferente sin su presencia.

Cuando Ronaldinho salió del Barcelona en 2008, tras cuatro títulos en España, una Champions League y ganar el Balón de Oro, se abrieron las puertas al reinado de Lionel.

Ahora habrá que esperar si la historia se puede repetir con el futuro Barcelona, dice el periodista.

¿Demasiado poder?

Los que piensan que con la salida de Messi también gana el Barcelona se aferran a la idea de que había acumulado demasiado poder. Y es que su influencia siempre fue un asunto de amplio debate.

Por ejemplo, en Argentina, se forjó el concepto del “club de amigos”: el grupo de jugadores que eran señalados de ser los preferidos de Leo para jugar en la selección de ese país como Javier Mascherano, Sergio “Kun” Agüero, Gonzalo Higuaín o Ever Banega.

Y una discusión similar se instaló en Barcelona, donde es cierto que ejercía mucha influencia pero también que no todas las decisiones del club eran de su total agrado.

Agüero en el City

Reuters
Agüero es uno de los jugadores más cercanos a Messi.

“Por una gran distancia es el mejor del mundo y por eso adquirió mucho poder. Cuando hubo problemas, incluso en el manejo del equipo, él tomaba el liderazgo”, explica Andy West, columnista de la BBC y autor del libro “Lionel Messi and the Art of Living” (Lionel Messi y el arte de vivir, 2019).

West identifica que en Barcelona también existe una especie de “club de amigos” de Messi con Luis Suárez, Sergio Busquets, Jordi Alba y Gerard Piqué, entre otros. Todos jugadores muy laureados, pero que ya superan los 30 años.

Sin embargo, West no duda en señalar que en el club nunca se tomaron las decisiones por algún capricho de Messi y de hecho señala episodios que no fueron del gusto del 10, como la salida del entrenador Ernesto Valverde a principios de año.

Similar opinión tiene Guillem Balague, periodista que cubre para la BBC el fútbol español.

“No es verdad que Messi tenía tanta influencia. Es un mito. Es verdad que los presidentes preguntan a sus estrellas, también pasaba con Cristiano Ronaldo en Madrid. Lo hacen todos y lógicamente se lo hacen a Messi”, señala Balague.

Neymar en el PSG

EPA
Neymar fue compañero de Messi, pero después de su millonaria transferencia no volvieron a jugar juntos.

Balague pone como ejemplo que Messi habría preferido el retorno de Neymar Jr. en lugar del fichaje de Antoine Griezmann.

Aunque añade que la directiva actual cedió cada vez más poder al vestuario y que Messi lo ha aprovechado.

“Las parcelas de poder están un poco desequilibradas con respecto a otros clubes”, indica.

¿Ahorra dinero?

Los tres analistas coinciden en que al equipo culé se le abre una ventana de renovación principalmente por el factor económico.

Messi intenta que su salida del Barcelona no pase por la millonaria cláusula de recisión de su contrato vigente.

Pero incluso si el club no logra percibir los US$700 millones establecidos allí, podrá disponer del dinero que liberaría al deshacerse de su sueldo. Más de US$130 millones anuales.

Se trata de una cifra nada despreciable considerando que algunos de los clubes más grandes del mundo, incluyendo al Barcelona, informaron de drásticas caídas en sus ingresos económicos en 2020.

Aunque, por otro lado, también pueden quedar en blanco los ingresos que generaba el club por los contratos publicitarios que produce su capitán y la venta de camisetas con su apellido estampado.

¿Cómo será la vida blaugrana sin Messi? Balague es optimista y enumera a grandes y jóvenes talentos que tiene el club.

El portugués de 20 años Francisco Trincao es uno de ellos. También el uruguayo Ronald Araujo (21) o el canterano Riqui Puig.

Y Ansu Fati, con apenas 17 y con gran capacidad de desequilibrio en su juego.

“Messi habría estado encantado tenerlo más a menudo”, concluye el periodista de la BBC.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8baztTZxkQo

https://www.youtube.com/watch?v=kEYkeeU8osQ

https://www.youtube.com/watch?v=JGg3BXeb_Gc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.