Internet le da al ciudadano poder sobre los políticos: Gutiérrez-Rubí
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Internet le da al ciudadano poder sobre los políticos: Gutiérrez-Rubí

El asesor en comunicación asegura que los políticos que no usen redes sociales tiene mayor riesgo de perder elecciones, aunque utilizarlas tampoco asegura el triunfo
Por Hugo Maguey
12 de febrero, 2012
Comparte

Los políticos que no usen redes sociales tienen más oportunidad de perder, asegura Antoní Gutiérrez-Rubí, asesor de comunicación y autor del libro “La política vigilada. La comunicación política en la era de Wikileaks”.

“Hacer uso de las redes sociales no te lleva quizá a ganar las elecciones- apunta el autor español- una buena presencia no es decisiva para unas elecciones, pero es decisivo para perder, si no se hace, si no empiezas, si no estás presente, lo normal es que pierdas las elecciones.

El uso de robots digitales, o bots, por parte de políticos, no les servirá porque a pesar de estar contaminando y empobreciendo el Timeline colectivo, no agregan valor, utilizan internet como un espacio publicitario y no se han dado cuenta que cambia la manera de comunicarnos, de organizarnos y crear valor, y estos bots, no sirven para ninguna de las tres.

La política que no comprenda que internet es una forma de hacer política de otra manera, y no un quinto espacio, (prensa, radio, televisión, etc) no va a funcionar. Internet es un ecosistema que cambia las relaciones y las cambia en ese tridente, aunque los políticos tengan gran cantidad de bots y seguidores, no va a funcionar, van a perder crédito y el problema es que van a spamear el canal, pero la gente con el spam es muy crítica y van a dar unfollow.

Poder para la gente

Antoní tiene un largo camino en las comunicaciones, es autor de varios libros sobre política y comunicación, además de escribir varios artículos en distintos medios españoles e internacionales.

Él sabe que las redes sociales le dan poder a la sociedad y asegura que esto es porque la ciudadanía establece una relación más comprometida, más fiscalizadora, y más contractual con la política.

Por ello, “los partidos deben saber que se enfrentan a ciudadanos con la gran capacidad de crear opinión, de transmitirla, y que son ciudadanos activos, no pasivos, y esto genera una relación con la política y sus representantes.

Según el experto en comunicaciones, en internet “hay un nivel de vitalidad democrática y política, hay una energía que para mí es el capital fundamental para reestablecer una nueva credibilidad con la política formal, si nuestros representantes están a ojos de nuestra ciudadanía debilitados y deslegitimados por su praxis, en las redes hay una energía imprescindible para mejorar la política”.

¿Nos pone al mismo nivel que los políticos?

– Ya no estamos en una posición débil, ni subordinada ni inferior, cambia las ecuaciones, por las que elegíamos un representante y él utilizaba nuestra soberanía sin nosotros. Eso se acabó.

Hay un cambio en la opinión pública, la gente hace política sin partidos, me parece que hay una gran energía, aunque en ocasiones todavía caótica, poco focalizada excesivamente vulnerable y reactiva, pero reduce la distancia entre pensar, decir y hacer.

Pienso que no están bien, digo que no está bien, escribo que no está bien, hago, comparto que no está bien, y eso quiere decir que las redes sociales permiten el paso de la consciencia, a la acción, de la consciencia a la movilización de una manera muy enérgica.

El papel de los medios

Antoní mira de vez en cuando su Black Berry y medita bien antes de contestar. Sus respuestas son directas y sin titubeos. Sobre los medios tradicionales afirma que “han perdido el privilegio de la información, hoy se hace política sin partidos, y los ciudadanos se informan sin medios de comunicación tradicionales, esa pérdida de la intermediación, aceptada como el intermediario, los pone en jaque porque les hace perder su protagonismo con base en algo que ellos tenían y los demás no tenían. Yo tengo el poder que tú me das y los administro. Uso esa soberanía con un examen al final del curso, no con una evaluación permanente, como se hace con las redes sociales.

Y agrega: Esa es una buena comparación, porque también pasa con los políticos, ya no esperan al examen final que son las elecciones, sino que están siendo evaluados todo el tiempo, todo el tiempo bajo el escrutinio ciudadano.

Gutiérrez-Rubí asegura que la agenda pública es de gran importancia para los medios, pues ahora se levantan “un montón de temas, que afloran, los ponen en superficie, y rescatan del olvido. Si miras hoy Animal Político, te das cuenta que abordan temas con otra perspectiva. Es un dato, forma parte de la agenda social, y por eso lo están dando”.

Según Antoní no es el momento del adiós al papel, sino que estos medios impresos evolucionarán hacia un soporte con otro tipo de contenidos, seguramente más cerca de una producción cultural, buenos libros, contenidos, o infografías.

El reto para los medios, explica. Gutiérrez, es que está comprendiendo que deben cambiar su modelo de negocio, el basado en lo escaso, ya se acabó, porque vamos dirigidos a unos ciudadanos muy informados, capaces de consumir en otro formato, de cambiar la agenda, la gente quiere las cosas en su mano, en distintas plataformas y eso es en lo que están batallando los medios tradicionales.

El efecto Twitter en la imagen de los políticos

Al ser cuestionado sobre si los resbalones de los políticos afectan su imagen o les cuestan puntos de preferencia en las encuestas, Antoní señala que “hay impactos que se ven co el tiempo. No se ven a simple vista, pero estás infectado, y cuando aparece han pasado meses después de la infección, estamos hablando de un ecosistema muy simultáneo, a veces los deterioros no son tan rápidos, pero existen”.

“Parece que no hubiera fluctuación- explica- pero en muchos sectores el dato ha quedado y se retiene por mucho tiempo. Aunque los políticos tradicionales piensan como prensa impresa, y no le temen a este impacto. Creen que lo único que queda es el papel porque es sólido, y en ese orden de ideas, también creen que internet se evapora. Pero cada vez más los medios tradicionales leen espacios en internet.

El autor español comenta que los medios en internet están impactando en los redactores de los medios tradicionales pues la mayoría de sus fuentes las consiguen por internet, por lo tanto, los contenidos digitales, son esenciales para los medios tradicionales.

 

El modelo de negocio

Sobre el temor que haya una nueva burbuja de medios en internet, Antoní dice que no sucederá de la manera en que sucedió en 1999 y 2000, cuando se trataba de una especulación financiera sin estrategia sobre un producto que no se entendía.

“Estamos frente a una situación de densidad informativa muy importante, de lo que puede haber es una especie de saturación, pero los mejores quedarán, los que consigan establecer”, dice Gutiérrez Rubí, y agrega que “El activo más importante es la credibilidad, y es muy fácil de perder.  Es fácil de ganar si haces cosas de calidad”.

También agrega que los diarios tradicionales confunden lectores con compradores de diarios, “lo que estoy seguro, es que los medios y partidos, que ven a los ciudadanos como compradores, o electores, van a fracasar, aquí van a quedar los mejores, en ese sentido es otro tipo de burbuja, los que no aportan ni generan comunidad”.

 

El medio más democrático

Si bien internet tiene limitantes y su acceso en algunos países es todavía caro, Gutiérrez-Rubí señala que “es el medio más democrático, por el volumen de personas que convoca, por la globalidad del entorno, por la facilidad de acceso y lo es porque hay menos barreras de acceso”.

Lo vemos por ejemplo con los movimientos del 15M en España, con los indignados, con los occupy. Lo relevante- asegura- no son los logros que puedan tener, sino que reflejan un estado de ánimo que es compartido por personas que no participan, diferente a lo tradicional, actúan en el terreno de la conciencia. Los hace especialmente relevantes por la capacidad casi ejemplar que tienen, hay coraje, resistencia, determinación, generosidad, convicción, valores que creíamos perdidos, y que recuperamos gracias a ver a otros como nosotros en internet.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué países están vacunando a niños contra COVID-19, por qué y cuáles son los de América Latina

Te contamos por qué cada vez más países están inoculando a menores contra Covid-19, a partir de qué edad los vacunan y qué está ocurriendo en la región latinoamericana.
17 de septiembre, 2021
Comparte

Hasta ahora, la vacunación contra el Covid-19 se ha enfocado en la población adulta, sobre todo en los mayores de 60 años, que son quienes tienen más probabilidades de sufrir consecuencias graves o morir a causa de esta enfermedad.

En el extremo opuesto están los niños, el grupo etario que menos riesgos corre a causa del coronavirus.

Si bien un pequeño grupo de menores infectados -se estima que 1 de cada 5.000- desarrolla una rara pero grave enfermedad llamada síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (o PIMS, por sus siglas en inglés), la vasta mayoría padece síntomas muy leves o es asintomática.

No obstante, varios países empezaron a vacunar a sus niños, luego de que algunos fabricantes de vacunas confirmaron que son seguras para los menores.

La estadounidense Pfizer probó su vacuna con éxito en menores a partir de los 12 años, y las dos vacunas chinas, Sinovac y Sinopharm, se aprobaron para mayores de 3.

Estos países no solo están vacunando a los niños que tienen un mayor riesgo por tener condiciones preexistentes. La mayoría vacuna a toda su población infantil a partir de los 12 años, aunque algunas naciones incluso están vacunando a edades más tempranas, como los 2 o 3 años.

La vacuna Pfizer

Reuters
La vacuna Pfizer fue aprobada para niños de 12 años en adelante en mayo.

¿A qué se debe?

Existe una serie de motivos que han llevado a estos países a decidir inocular a su población más joven.

Reino Unido, que acaba de recomendar que los chicos de entre 12 y 15 años reciban una dosis de la vacuna Pfizer, justificó su decisión afirmando que esto debería evitar interrupciones en su educación.

La decisión del gobierno británico se dio luego de que el comité científico que lo asesora se opusiera a vacunar a niños sanos solo por motivos de salud, afirmando que el virus representa una amenaza muy baja para ellos.

El director médico de Inglaterra, Chris Whitty, dijo que fue una “decisión difícil”, pero que perder tiempo de escuela “ha sido extraordinariamente difícil para los niños”, especialmente en las zonas más desfavorecidas del país.

Agregó que la interrupción prolongada de la escolaridad puede causar problemas de salud mental y tener efectos a largo plazo.

Una encuesta publicada en julio por la Oficina Nacional de Estadísticas de Reino Unido había mostrado que casi 9 de cada 10 padres estaban de acuerdo con vacunar a sus hijos.

El gobierno británico espera que esta medida sirva para ayudar a frenar la propagación de la variante delta, la más contagiosa del coronavirus, que ha causado una nueva ola de infecciones en ese país.

Señalan que una sola dosis reduce el riesgo de contraer esta variante -si se entra en contacto con ella- en aproximadamente un 55%.

También reduce las posibilidades de enfermarse con gravedad y de contagiar el virus.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Variante delta

Los estragos que está causando la variante delta también explican por qué varios otros países empezaron a vacunar a sus menores.

Estados Unidos y Canadá empezaron a vacunar a niños, a partir de los 12 años, en mayo pasado.

Según el último informe del Centro para el Control de Enfermedades (CDC, en inglés), la cantidad de niños hospitalizados con covid-19 en EE.UU. es de 3,4 a 3,7 veces mayor en los estados que menos han vacunado a su población.

Algunas juntas escolares en ese país incluso decidieron que la vacuna sea obligatoria para que los niños de 12 años o más puedan asistan a clases, algo que ha sido objetado por algunos padres.

La farmacéutica Pfizer ya ha empezado a testear su vacuna en niños de 5 a 11 años, y se espera que esos resultados estén listos este mes.

El presidente Joe Biden ya señaló que las vacunas para ese grupo etario estarán disponibles “pronto” después de que los reguladores revisen los datos clínicos.

China, que también enfrenta un aumento de casos por la variante delta, aprobó la inoculación de niños a partir de los 3 años en junio pasado, con las vacunas Sinovac y Sinopharm.

Se convirtió así en el primer país en permitir la vacunación de un grupo de edad tan joven, seguido por Emiratos Árabes Unidos en agosto, que también empezó a vacunar a niños desde los 3.

El gigante asiático empezó a vacunar a menores de entre 12 y 17 años a principios de 2021 y para mediados de agosto ya había administrado 60 millones de dosis a ese grupo etario, según la Comisión Nacional de Salud.

Ahora un nuevo brote, que según los medios locales está “centrado en las escuelas”, ha llevado a algunos expertos a pedir que el programa de vacunación se amplíe para cubrir a los niños de entre 3 y 12 años.

Alumnos de un colegio en Shanghái reciben la vacuna contra el covid-19.

Reuters
Alumnos de un colegio en Shanghái reciben la vacuna contra el covid-19.

Inmunidad de rebaño

El periodista especializado en Salud de la BBC Jim Reed señala que China se ha fijado como objetivo vacunar al 80% de sus 1.400 millones de habitantes para fin de año, “una cifra imposible de cumplir sin inocular a un gran número de menores de 18 años”.

Lo cierto es que, si bien los chicos no suelen padecer formas graves de covid-19, siguen siendo una vía de contagio.

Y en algunos países donde una gran proporción de los adultos ya está vacunada, los niños representan una importante fuente de infección.

Esto explica por qué varios países de la Unión Europea (UE) empezaron a vacunar a menores de entre 12 y 15, luego de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) aprobara el uso de la vacuna Pfizer para esas edades en mayo.

Alemania, que solo permitía la vacunación de menores con problemas de salud previos, en agosto extendió su programa de vacunación para incorporar a todos los niños de 12 en adelante.

En tanto, España, Dinamarca y Francia ya han vacunado a la mayoría de su población de esa edad con al menos una dosis.

Las autoridades francesas informaron que, a partir de octubre, todos los adolescentes deberán presentar evidencia de que han sido vacunados o que tienen una prueba negativa de coronavirus para acceder a lugares como cines, museos, restaurantes y centros comerciales, como ya ocurre con los adultos.

Otro país que aplica un sistema similar -llamado “pase verde”- es Israel, una de las naciones que más rápido logró vacunar a la mayor parte -casi el 90%- de su población adulta.

En medio de un fuerte aumento de casos por la variante delta, en junio el país empezó a vacunar a los chicos a partir de los 12 años, edad que se redujo a los 3 a mediados de agosto.

Niñas en un colegio en Jerusalén

EPA
Israel empezó a vacunar a los niños desde los 3 años en agosto, en medio de un aumento de casos.

También empezó a requerir que los niños de esas edades muestren su pase verde para poder acceder a muchos lugares cerrados, incluyendo bibliotecas, gimnasios y piletas.

América Latina

Varios países latinoamericanos también están vacunando a su población más joven.

Uruguay fue el primero en empezar a inocular a menores de entre 12 y 17 años con la vacuna Pfizer a comienzos de junio.

Chile, que al igual que Uruguay también tiene una de las mayores tasas de vacunación del mundo, comenzó a hacer lo propio unas semanas después.

El pasado 13 de septiembre el país se convirtió en el primero de Sudamérica en dar luz verde a la inoculación de menores de hasta 6 años, con la vacuna de Sinovac.

Los primeros en ser vacunados son quienes tienen comorbilidades, pero a partir del 26 de septiembre se vacunará a todos los menores de esa edad.

“Los niños también se pueden enfermar. Un 12% de los casos que hemos tenido en nuestro país durante este año y medio son niños menores de 18 años”, explicó la subsecretaria de Salud Pública chilena, Paula Daza.

La funcionaria destacó que las vacunas “son seguras, eficaces y, además de proteger a cada una de las personas, son un acto solidario”.

Un niños es vacunado en Santiago

Getty Images
Chile empezó a vacunar a los menores de 12 a 17 en junio, y ahora extendió la vacunación a partir de los 6 años.

Argentina, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Panamá, Paraguay, Perú y República Dominicana también empezaron a vacunar a niños con comorbilidades a partir de los 12 años, entre junio y julio.

Algunos luego extendieron la cobertura a todos los menores de esa edad.

A mediados de septiembre, el presidente salvadoreño anunció que empezarían a vacunar a niños más pequeños, a partir de los 6 años.

En tanto, Cuba se convirtió a principios de mes en el primer país del mundo en vacunar a niños a partir de los 2 años.

Las autoridades sanitarias empezaron a administrar a los menores la vacuna Soberana 02, producida en la isla.

El programa de vacunación pediátrico coincidió con el inicio del ciclo escolar, aunque la educación se ha mantenido en formato virtual.

El presidente Miguel Díaz-Canel señaló a través de un comunicado que el objetivo es llegar a noviembre con más del 90% de la población vacunada.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpkidolMaRw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.