Internet le da al ciudadano poder sobre los políticos: Gutiérrez-Rubí

El asesor en comunicación asegura que los políticos que no usen redes sociales tiene mayor riesgo de perder elecciones, aunque utilizarlas tampoco asegura el triunfo

Internet le da al ciudadano poder sobre los políticos: Gutiérrez-Rubí

Los políticos que no usen redes sociales tienen más oportunidad de perder, asegura Antoní Gutiérrez-Rubí, asesor de comunicación y autor del libro “La política vigilada. La comunicación política en la era de Wikileaks”.

“Hacer uso de las redes sociales no te lleva quizá a ganar las elecciones- apunta el autor español- una buena presencia no es decisiva para unas elecciones, pero es decisivo para perder, si no se hace, si no empiezas, si no estás presente, lo normal es que pierdas las elecciones.

El uso de robots digitales, o bots, por parte de políticos, no les servirá porque a pesar de estar contaminando y empobreciendo el Timeline colectivo, no agregan valor, utilizan internet como un espacio publicitario y no se han dado cuenta que cambia la manera de comunicarnos, de organizarnos y crear valor, y estos bots, no sirven para ninguna de las tres.

La política que no comprenda que internet es una forma de hacer política de otra manera, y no un quinto espacio, (prensa, radio, televisión, etc) no va a funcionar. Internet es un ecosistema que cambia las relaciones y las cambia en ese tridente, aunque los políticos tengan gran cantidad de bots y seguidores, no va a funcionar, van a perder crédito y el problema es que van a spamear el canal, pero la gente con el spam es muy crítica y van a dar unfollow.

Poder para la gente

Antoní tiene un largo camino en las comunicaciones, es autor de varios libros sobre política y comunicación, además de escribir varios artículos en distintos medios españoles e internacionales.

Él sabe que las redes sociales le dan poder a la sociedad y asegura que esto es porque la ciudadanía establece una relación más comprometida, más fiscalizadora, y más contractual con la política.

Por ello, “los partidos deben saber que se enfrentan a ciudadanos con la gran capacidad de crear opinión, de transmitirla, y que son ciudadanos activos, no pasivos, y esto genera una relación con la política y sus representantes.

Según el experto en comunicaciones, en internet “hay un nivel de vitalidad democrática y política, hay una energía que para mí es el capital fundamental para reestablecer una nueva credibilidad con la política formal, si nuestros representantes están a ojos de nuestra ciudadanía debilitados y deslegitimados por su praxis, en las redes hay una energía imprescindible para mejorar la política”.

¿Nos pone al mismo nivel que los políticos?

– Ya no estamos en una posición débil, ni subordinada ni inferior, cambia las ecuaciones, por las que elegíamos un representante y él utilizaba nuestra soberanía sin nosotros. Eso se acabó.

Hay un cambio en la opinión pública, la gente hace política sin partidos, me parece que hay una gran energía, aunque en ocasiones todavía caótica, poco focalizada excesivamente vulnerable y reactiva, pero reduce la distancia entre pensar, decir y hacer.

Pienso que no están bien, digo que no está bien, escribo que no está bien, hago, comparto que no está bien, y eso quiere decir que las redes sociales permiten el paso de la consciencia, a la acción, de la consciencia a la movilización de una manera muy enérgica.

El papel de los medios

Antoní mira de vez en cuando su Black Berry y medita bien antes de contestar. Sus respuestas son directas y sin titubeos. Sobre los medios tradicionales afirma que “han perdido el privilegio de la información, hoy se hace política sin partidos, y los ciudadanos se informan sin medios de comunicación tradicionales, esa pérdida de la intermediación, aceptada como el intermediario, los pone en jaque porque les hace perder su protagonismo con base en algo que ellos tenían y los demás no tenían. Yo tengo el poder que tú me das y los administro. Uso esa soberanía con un examen al final del curso, no con una evaluación permanente, como se hace con las redes sociales.

Y agrega: Esa es una buena comparación, porque también pasa con los políticos, ya no esperan al examen final que son las elecciones, sino que están siendo evaluados todo el tiempo, todo el tiempo bajo el escrutinio ciudadano.

Gutiérrez-Rubí asegura que la agenda pública es de gran importancia para los medios, pues ahora se levantan “un montón de temas, que afloran, los ponen en superficie, y rescatan del olvido. Si miras hoy Animal Político, te das cuenta que abordan temas con otra perspectiva. Es un dato, forma parte de la agenda social, y por eso lo están dando”.

Según Antoní no es el momento del adiós al papel, sino que estos medios impresos evolucionarán hacia un soporte con otro tipo de contenidos, seguramente más cerca de una producción cultural, buenos libros, contenidos, o infografías.

El reto para los medios, explica. Gutiérrez, es que está comprendiendo que deben cambiar su modelo de negocio, el basado en lo escaso, ya se acabó, porque vamos dirigidos a unos ciudadanos muy informados, capaces de consumir en otro formato, de cambiar la agenda, la gente quiere las cosas en su mano, en distintas plataformas y eso es en lo que están batallando los medios tradicionales.

El efecto Twitter en la imagen de los políticos

Al ser cuestionado sobre si los resbalones de los políticos afectan su imagen o les cuestan puntos de preferencia en las encuestas, Antoní señala que “hay impactos que se ven co el tiempo. No se ven a simple vista, pero estás infectado, y cuando aparece han pasado meses después de la infección, estamos hablando de un ecosistema muy simultáneo, a veces los deterioros no son tan rápidos, pero existen”.

“Parece que no hubiera fluctuación- explica- pero en muchos sectores el dato ha quedado y se retiene por mucho tiempo. Aunque los políticos tradicionales piensan como prensa impresa, y no le temen a este impacto. Creen que lo único que queda es el papel porque es sólido, y en ese orden de ideas, también creen que internet se evapora. Pero cada vez más los medios tradicionales leen espacios en internet.

El autor español comenta que los medios en internet están impactando en los redactores de los medios tradicionales pues la mayoría de sus fuentes las consiguen por internet, por lo tanto, los contenidos digitales, son esenciales para los medios tradicionales.

 

El modelo de negocio

Sobre el temor que haya una nueva burbuja de medios en internet, Antoní dice que no sucederá de la manera en que sucedió en 1999 y 2000, cuando se trataba de una especulación financiera sin estrategia sobre un producto que no se entendía.

“Estamos frente a una situación de densidad informativa muy importante, de lo que puede haber es una especie de saturación, pero los mejores quedarán, los que consigan establecer”, dice Gutiérrez Rubí, y agrega que “El activo más importante es la credibilidad, y es muy fácil de perder.  Es fácil de ganar si haces cosas de calidad”.

También agrega que los diarios tradicionales confunden lectores con compradores de diarios, “lo que estoy seguro, es que los medios y partidos, que ven a los ciudadanos como compradores, o electores, van a fracasar, aquí van a quedar los mejores, en ese sentido es otro tipo de burbuja, los que no aportan ni generan comunidad”.

 

El medio más democrático

Si bien internet tiene limitantes y su acceso en algunos países es todavía caro, Gutiérrez-Rubí señala que “es el medio más democrático, por el volumen de personas que convoca, por la globalidad del entorno, por la facilidad de acceso y lo es porque hay menos barreras de acceso”.

Lo vemos por ejemplo con los movimientos del 15M en España, con los indignados, con los occupy. Lo relevante- asegura- no son los logros que puedan tener, sino que reflejan un estado de ánimo que es compartido por personas que no participan, diferente a lo tradicional, actúan en el terreno de la conciencia. Los hace especialmente relevantes por la capacidad casi ejemplar que tienen, hay coraje, resistencia, determinación, generosidad, convicción, valores que creíamos perdidos, y que recuperamos gracias a ver a otros como nosotros en internet.

Close
Comentarios