Me gustaría ser Octavio Paz combinado con Homero Simpson: Jis
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Me gustaría ser Octavio Paz combinado con Homero Simpson: Jis

Por Moisés Castillo
18 de febrero, 2012
Comparte

Foto: R. Pérez/Informador.com.mx

Estaba un pajarote/comiéndose un elote/con piquín y salesita/Llegó altanero zopilote/y díjole con sonorita/dame de tu elote/o te quiebro la patita. Este es uno de los tantos versos refinados que se quedaron en la mente del poeta urbano Avelino Pilongano, personaje emblemático de La Familia Burrón. El único hijo de doña Gamucita Pericocha no ha publicado un libro pero no duda que algún día será famoso y tendrá el dinero que merecen sus palabras exquisitas. Mientras le llega la inspiración, se levanta a medio día y sale a vagar por las calles…

¿Cuántos poetas y escritores sufren con la hoja en blanco? ¿El poema no se puede forzar? “Que trabajen los motores”, diría Avelino Pilongano, pero José Ignacio Solórzano “Jis” es más justo con los poetas incomprendidos en su libro Verbos para comenzar (Sexto Piso 2011): “la cosa no es tan fácil”.

Y vaya que no es tan sencillo escribir un poema o una novela. Hasta la familia del poeta bloqueado sufre y casi le da un infarto cuando escucha al hombre de las letras decir: “sigo sin encontrar tema”. El monero Jis retrata con humor agrio-cortante los absurdos cotidianos de escritores que le echan la culpa a la TV o a Dios por no dejarlos escribir aunque sea un haiku (poema breve).

La mayoría de las ilustraciones aparecieron en Milenio Diario, otras cuantas en Letras Libres, La Jornada y en la Gaceta Universitaria. Sin duda muchos poetas y escritores se verán reflejados en esos dibujos de psicodelia-rústica, que revelan momentos de bloqueo mental o aspectos ridículos de los literatos, como buscar las palabras exactas debajo de las piedras o en el sabio limonero.

El oriundo de Guadalajara, Jalisco, es un poeta frustrado. Dice que le gustaría ser Octavio Paz pero combinado con Homero Simpson. Sus más de 80 cartones que aparecen en Verbos para comenzar es el primer volumen de una colección de libros temáticos “para abrir boca”. La pura verdad no sabe por qué se tituló así, se lo propusieron los editores y le sonó bien y ya.


El humor de Jis es directo y no se anda con rodeos. Se burla y se carcajea de aquellos poetas malhumorados y snobs que buscan cualquier tipo de justificaciones para no crear nada o no saben qué hacer con ese viejo poema guardado por tantos años, hasta que le piden un consejo a su compadre: “basta de esperar: cómetelo así, entero, y digiérelo: cagarás belleza”.

O si de plano es muy difícil llenar la temible hoja en blanco, ya existe una técnica popularizada por el ex Premio Xavier Villaurrutia, Sealtiel Alatriste, y que seguramente a muchos les ahorrará varios dolores de cabeza: el copy paste.

-¿Por qué te ocupas de los poetas sin talento o de la gente que no lee?

Me ocupa el tema porque siento que en el fondo yo soy un poeta que, por azares del destino, terminé dedicándome a monero. Y entonces de coraje me pongo a intentar ridiculizarlos pero yo sé que son mis hermanos, mis colegas. Además de poeta frustrado, soy amigo de poetas, novelistas, dramaturgos, críticos literarios. A los más simpáticos los invito a mis fiestas.

-De los dibujos recopilados, ¿cuál te gusta más o te trae recuerdos insufribles?

Casi todos los monos que hago tienen alguna relación con algún hecho concreto o brotaron en alguna situación familiar. Ahora recuerdo a mi amigo Paco Navarrete platicándome de las broncas que tiene en su casa para trabajar en sus proyectos literarios, mientras su familia no lo deja concentrarse con el desmadre que se cargan. Y por ahí aparece un cartón con una situación similar, pero ahí me pongo un poco del lado de la familia, quizá nomás para molestar a Paco.

-¿Le va mejor a los moneros que a los poetas en un país que casi nadie lee?

No sé si le vaya mejor a los moneros que a los poetas. El poeta tiene más prestigio, más caché. El monero tiene más vida sexual, pero no sé, no sé…

-¿Un monero se hace con disciplina o le deja todo a la inspiración?

Un monero por más que se haga sigue siendo aquello que siempre fue y que no es más que lo que se acumula a ratos, entre el polvo del efímero paso de las sombras. Perdón, me distrajo una epifanía.

-¿Por qué dices que los poetas son profundamente cómicos?

Pues es que obsérvalos nomás, ahí, retorciéndose como gusanos que quieren ver algo más que la tierra en que se asfixian. (Aquí me salió otra vez ese resentimiento, esa vieja ínfula frustrada)

-¿Cómo es un día de trabajo de Jis? ¿Te tiembla la mano cuando ves la hoja en blanco?

Intento amanecer cantando y atravesar las diferentes capas del ser antes del mediodía, para reunirme con mi familia en la comida y en la tarde volver a alzar el vuelo. La verdad es que mis días son escandalosamente normales, como de oficinista. Soy tremendamente rutinario: despertar, llevar a los niños a la escuela, ir al yoga. Desayuno ligero. Mesa de trabajo. Comida. Mesa de Trabajo. Cena. Televisión. Sueño.

-¿Este es un libro dedicado involuntariamente a Enrique Peña Nieto? ¿Cuáles son los tres libros que marcaron tu vida?

No hablaré de Enrique Peña Nieto, ni de ningún político, ni de nada que tenga que ver con la política. Soy el idiota que no entiende de política y que hasta tiene una especie de fobia por la política. El clásico idiota. ¿Tres libros que me marcaron? Las ciudades invisibles, de Italo Calvino; El Poema de los Lunáticos, de Ermanno Cavazzoni, y cualquiera de Saul Steinberg.

-¿Por qué dedicarte al dibujo? ¿Cuándo te diste cuenta que esta era tu ruta?

Terminé dedicándome a esto porque cuando me di cuenta ya era demasiado tarde como para hacer otra cosa. Yo le canto a este humilde oficio que me atrapó desde el principio.

-¿Cuáles fueron tus influencias para que tengas un tono y estilo definido?

No sé cuáles son mis influencias. Espero estar influenciado por el montón de moneros y artistas que me fascinan. Son muchísimos, pero siempre cito a mis cinco grandes: Crumb, Sempé, B. Kliban, Moebius y Saul Steinberg. Mi estilo es una de influencias y de hallazgos propios. Mi tono o temática es cotidiano-surrealista-zen-conceptual-sabequémodo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Jurado acusa a dos hombres por tráfico de personas y muerte de migrantes hallados en camión en Texas

Homero Zamorano y Christian Martínez enfrentarán una condena que puede llegar a ser la pena de muerte.
21 de julio, 2022
Comparte

Dos hombres fueron acusados por el tráfico y la muerte de 53 migrantes en Texas, informó este miércoles el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Un gran jurado federal en la ciudad de San Antonio acusó formalmente a Homero Zamorano y a Christian Martínez, ambos texanos, de cuatro cargos:

  • conspiración para transportar migrantes de forma ilegal con resultado de muerte,
  • transporte de extranjeros de forma ilegal con resultado de muerte,
  • conspiración para transportar migrantes de forma ilegal que resultó en lesiones graves y puso vidas en peligro,
  • transporte de extranjeros de forma ilegal que resultó en lesiones graves y puso vidas en peligro.
El conductor del tráiler con migrantes muertos

Reuters
Homero Zamorano ha sido acusado por la muerte de los 53 migrantes en San Antonio.

La pena máxima por estos cargos es la cadena perpetua o la pena de muerte, algo que analizará el fiscal general antes de pedir la condena en los próximos días.

Un juez federal determinará luego la sentencia.

Una tragedia

El incidente en San Antonio, ocurrido el pasado 27 de junio, es el caso de tráfico de personas más mortífero en la historia reciente de EE.UU.

“Un trabajador de uno de los edificios aquí atrás escuchó un grito de ayuda. Salió a investigar, encontró un remolque con las puertas entreabiertas, las abrió para mirar y encontró varias personas fallecidas adentro”, narró entonces el jefe de la Policía de San Antonio, William McManus.

Además de los 50 adultos y tres menores de edad que murieron, 10 adultos y un menor resultaron heridos.

Entre las víctimas había mexicanos, guatemaltecos, hondureños y salvadoreños.

Muerte por calor

Zamorano, de 46 años, conducía el camión y fue captado por las cámaras en un punto de inspección del servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU., aunque en ese momento no fue detenido.

Horas después, cuando ocurrió el hallazgo de los migrantes, Zamorano “fue encontrado escondido en la maleza después de intentar fugarse”, según la investigación del Departamento de Justicia.

En un principio, los servicios de emergencia le prestaron ayuda, pero luego fue detenido por la policía de San Antonio.

La policía investiga un camión en el que fueron hallados decenas de migrantes muertos

Getty Images
San Antonio queda aproxidamente a 250 km de la frontera con México.

Martínez, de 28 años, fue identificado en comunicaciones con Zamorano en las que hablaban sobre la operación de tráfico de personas.

Dos mexicanos, Juan Claudio D’Luna Méndez y Juan Francisco D’Luna Bilbao, también estaban siendo procesados bajo distintos cargos por su posible participación en el fatal incidente, aunque de momento no fueron incluidos en la acusación formal.

El jefe del Departamento de Bomberos de San Antonio, Charles Hood, dijo a fines de junio que las personas murieron de agotamiento y exceso de calor dentro del camión, que no tenía aire acondicionado.

Las víctimas estaban “calientes al tacto”.

La investigación reveló que, aparentemente, Zamorano no sabía que el aire acondicionado del tráiler no funcionaba.

Los migrantes estaban en el vehículo con mínima ventilación en un día que rozó los 40 °C a la sombra.

Rutas peligrosas

El vehículo fue encontrado en una zona de poco tránsito, cerca de una vía de tren en el suroeste de San Antonio, que queda a unos 250 kilómetros de la frontera entre EE.UU. y México.

Zamorano había tomado la ruta que va desde Laredo, en la frontera de México y Texas, hasta San Antonio.

Mapa del sitio de incidente

BBC

La inmigración es un tema político polémico en EE.UU., donde el año pasado se detuvo a un número récord de inmigrantes indocumentados que cruzaban al país desde México, muchos de ellos viajando por rutas extremadamente peligrosas e inseguras.

Huyendo de la pobreza y la violencia en América Central, muchos de los inmigrantes indocumentados terminan pagando enormes sumas de dinero en efectivo a traficantes de personas para cruzar la frontera.

En los últimos años ha habido muchos ejemplos similares de migrantes que fallecieron durante su viaje, pero ninguno tan mortal como el de San Antonio.

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, culpó al presidente estadounidense, Joe Biden, del Partido Demócrata, por las muertes y las describió como “resultado de sus letales políticas de fronteras abiertas”.

Beto O’Rourke, el candidato demócrata que compite contra Abbott en las elecciones de noviembre, dijo que los informes eran devastadores y pidió una acción urgente para “desmantelar las redes de contrabando de personas y reemplazarlas con vías ampliadas para la migración legal”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Iw8YMJx_rSM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.