close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

México entre las cinco ciudades más ruidosas de AL

4 de febrero, 2012
Comparte

Buenos Aires, la ciudad más ruidosa del mundo. Foto: Noticias Audio.

Aun cuando la ciudad de México se encuentra entre las cinco más ruidosas de América Latina, no existe el suficiente desarrollo de materiales aislantes de ruido para inmuebles urbanos, por lo que la ciudadanía ve comprometida su salud ante fuentes sonoras que rebasan los límites permitidos de sonido.

Ilhuicamina Trinidad Servín, especialista en acústica de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica del IPN, indicó que ese rezago tecnológico de elementos amortiguadores para edificios e instalaciones diversas coloca a la población de la capital del país en vulnerabilidad frente a la contaminación acústica.

En un comunicado del Instituto Politécnico Nacional (IPN) explicó que la contaminación acústica o auditiva es el exceso de sonido ocasionado por la actividad humana, la industria, el tráfico vehicular y aéreo, entre otras fuentes.

“La persistencia de estas condiciones ruidosas altera los escenarios normales del ambiente y pueden causar graves daños en la calidad de vida” expuso, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera en 70 decibeles el límite superior deseable de ruido en las ciudades.

Sin embargo, en el Distrito Federal “hay zonas de difícil aislamiento acústico, como son las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde la intensidad del ruido provocado por la llegada y salida de aviones asciende hasta 130 db y el umbral del dolor en el oído se ubica en los 140 db”, detalló.

El investigador mencionó que el sistema auditivo se resiente ante una exposición prolongada a la fuente de ruido, aunque sea de bajo nivel, y la contaminación acústica produce efectos psicopatológicos y psicológicos, además de afectar el sueño, la conducta, la memoria y la atención.

Trinidad Servín aseguró que “el ruido en las metrópolis es un problema que se puede abordar desde varias ópticas, pues además de ser un problema de de salud, es un asunto político e incluso ético”.

Añadió que se han hecho esfuerzos por parte de las autoridades capitalinas para atenuar las consecuencias perniciosas del ruido, sin embargo “las iniciativas comienzan bien, pero luego se abandonan los esfuerzos por contener la contaminación auditiva”.

Al respecto, el especialista en acústica mencionó que en el Distrito Federal, la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) ha detectado que los decibeles en el centro de la Ciudad de México oscilan entre 67.1 y 72.9 decibeles.

Abundó que en zonas como el Eje Central Lázaro Cárdenas o la calle Bolívar; incluso se han detectado hasta 85 decibeles en el punto ubicado en Eje Central y Plaza Meave.

Otros parámetros de ruido indican que la realización de un concierto genera un ruido de 91 decibeles, en tanto que los automóviles producen una intensidad de 47 decibeles.

Sostuvo que el desarrollo de materiales absorbentes de ruido es una oportunidad para que generen iniciativas emprendedoras que proporcionen una solución a la necesidad de este tipo de materiales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cuáles son los perros más peligrosos para los niños

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Ohio identificaron la raza y características físicas de los perros que pueden causar las lesiones más graves por mordedura.
1 de junio, 2019
Comparte

Según los Centros para el Control de las Enfermedades en Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), casi 5 millones de personas son mordidas por perros al año en ese país y los menores están en mayor riesgo que los adultos.

Las mordeduras de perros pueden causar significativas lesiones físicas y psicológicas.

Los mordiscos en la cara frecuentemente requieren cirugía reconstructiva para sanar las heridas que pueden ir desde daños a los nervios hasta pérdida de tejido.

Ciertas razas son conocidas por ser más agresivas y muerden más frecuentemente o causan daños más severos, pero un nuevo estudio encontró que en casi 60% de los casos, la raza del perro que mordía era desconocida.

Los investigadores del Centro Médico Wexner de la Universidad de Ohio dicen que su investigación puede servir de guía para los padres a la hora de adquirir un perro para sus hijos.

¿Cuáles son los perros más propensos a morder?

El estudio, publicado en el International Journal of Pediatric Otorhinolaryngology, explora el riesgo de lesiones en la cara de los niños por mordedura de perro y la severidad de las heridas según la raza, el tamaño y la estructura de la cabeza del animal.

Los investigadores encontraron que los pit bulls y los perros de raza mixta presentan el mayor riesgo de morder y causar más daños.

Pit bull

Getty Images
Los pit bulls tienen fama de ser agresivos.

Lo mismo encontraron con los perros que tienen cabezas anchas y más chatas que largas, que pesan entre 30 y 45 kilos.

“El propósito de este estudio fue evaluar las mordeduras de perro a niños y miramos específicamente cómo la raza se relaciona con la frecuencia y severidad de éstas”, explicó el doctor Garth Essig, otorrinolaringólogo y principal autor de la investigación del Centro Médico Wexner.

“Debido a que las razas mixtas son protagonistas de una proporción significativa de mordeduras de perro, y que frecuentemente no conocemos el tipo de perro involucrado en estos incidentes, analizamos factores adicionales que nos podrían ayudar a predecir la tendencia a morder cuando la raza es desconocida, como el peso y la forma de la cabeza”.

Para su análisis, repasaron 15 años de casos de traumas faciales relacionados con perros del Hospital Infantil Nationwide y del Sistema de Salud de la Universidad de Virginia, ylos combinaron con una extensa investigación de documentación sobre mordeduras de canes que reportaban la raza a lo largo de más de 45 años.


Consejos para evitar mordeduras de perro a los niños

Una madre con su pequeño hijo y un perro

Getty Images
Los padres deben prestar atención a la interacción entre el menor y el perro.
  • Asignar un lugar de descanso para el perro lejos de donde los niños corren y juegan. La mayoría de las mordeduras en el entorno familiar ocurren cuando el perro está descansando.
  • Enseñarles a los niños a no invadir el espacio del perro cuando está descansando.
  • Los niños no deben acercarse o tocar al perro cuando está comiendo.
  • Nunca permitir que un niño trate de recuperar un juguete o alimento que el perro le haya quitado. Instruir al niño a que busque la ayuda de un adulto.
  • El adulto debe prestarle atención a la interacción entre el menor y el animal. Si no lo puede hacer, se recomienda crear una barrera entre los dos, como una rejilla en la puerta o un cajón para el perro.

Fuente: Meghan Herron, Escuela Estatal de Medicina Veterinaria de Ohio


Los investigadores señalan que se trata de un asunto de salud pública importante.

De acuerdo a los CDC, un 20% de las víctimas de mordeduras de perro requieren el cuidado de sus lesiones, y son predominantemente niños entre los 5 y los 9 años.

Los niños pequeños son especialmente vulnerables porque que pueden no percibir las sutiles señales que apuntan a que un perro pueda morder, comentan los expertos.

Las circunstancias que motivan a un perro a morder pueden variar y verse influenciadas por el comportamiento particular de una raza y por el de las víctimas, los padres y los dueños de los animales.

Mordedura de perro

Getty Images
En Estados Unidos hay casi 5 millones de casos de mordedura de perro al año.

“Los niños imitan a sus padres”, explicó la profesora Meghan Herron, de la Escuela Estatal de Medicina Veterinaria de Ohio.

Herron aconseja a los padres ser un modelo ejemplar para sus hijos y evitar interacciones beligerantes o riesgosas.

“Esto incluye regaños fuertes, palmadas, empujar violentamente un mueble o quitarles algo forzosamente”.

Si el menor fuera a imitar ese comportamiento con un perro, podría activar una respuesta de temor o agresión en el animal que tendría consecuencias, advirtió.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hJEXD1HP6-Q

https://www.youtube.com/watch?v=DdYkvdXzSwE

https://www.youtube.com/watch?v=YMcIDIq775k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.