México entre las cinco ciudades más ruidosas de AL
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

México entre las cinco ciudades más ruidosas de AL

4 de febrero, 2012
Comparte

Buenos Aires, la ciudad más ruidosa del mundo. Foto: Noticias Audio.

Aun cuando la ciudad de México se encuentra entre las cinco más ruidosas de América Latina, no existe el suficiente desarrollo de materiales aislantes de ruido para inmuebles urbanos, por lo que la ciudadanía ve comprometida su salud ante fuentes sonoras que rebasan los límites permitidos de sonido.

Ilhuicamina Trinidad Servín, especialista en acústica de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica del IPN, indicó que ese rezago tecnológico de elementos amortiguadores para edificios e instalaciones diversas coloca a la población de la capital del país en vulnerabilidad frente a la contaminación acústica.

En un comunicado del Instituto Politécnico Nacional (IPN) explicó que la contaminación acústica o auditiva es el exceso de sonido ocasionado por la actividad humana, la industria, el tráfico vehicular y aéreo, entre otras fuentes.

“La persistencia de estas condiciones ruidosas altera los escenarios normales del ambiente y pueden causar graves daños en la calidad de vida” expuso, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera en 70 decibeles el límite superior deseable de ruido en las ciudades.

Sin embargo, en el Distrito Federal “hay zonas de difícil aislamiento acústico, como son las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde la intensidad del ruido provocado por la llegada y salida de aviones asciende hasta 130 db y el umbral del dolor en el oído se ubica en los 140 db”, detalló.

El investigador mencionó que el sistema auditivo se resiente ante una exposición prolongada a la fuente de ruido, aunque sea de bajo nivel, y la contaminación acústica produce efectos psicopatológicos y psicológicos, además de afectar el sueño, la conducta, la memoria y la atención.

Trinidad Servín aseguró que “el ruido en las metrópolis es un problema que se puede abordar desde varias ópticas, pues además de ser un problema de de salud, es un asunto político e incluso ético”.

Añadió que se han hecho esfuerzos por parte de las autoridades capitalinas para atenuar las consecuencias perniciosas del ruido, sin embargo “las iniciativas comienzan bien, pero luego se abandonan los esfuerzos por contener la contaminación auditiva”.

Al respecto, el especialista en acústica mencionó que en el Distrito Federal, la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) ha detectado que los decibeles en el centro de la Ciudad de México oscilan entre 67.1 y 72.9 decibeles.

Abundó que en zonas como el Eje Central Lázaro Cárdenas o la calle Bolívar; incluso se han detectado hasta 85 decibeles en el punto ubicado en Eje Central y Plaza Meave.

Otros parámetros de ruido indican que la realización de un concierto genera un ruido de 91 decibeles, en tanto que los automóviles producen una intensidad de 47 decibeles.

Sostuvo que el desarrollo de materiales absorbentes de ruido es una oportunidad para que generen iniciativas emprendedoras que proporcionen una solución a la necesidad de este tipo de materiales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: ¿cuándo terminará el brote y volverá todo a la normalidad?

Los países deberían ir pensando a largo plazo cuáles pueden ser las estrategias para acabar con las cuarentenas y los cierres de ciudades. Las formas de salir son tres.
21 de marzo, 2020
Comparte

El mundo está paralizado. Los lugares que una vez estuvieron llenos del ajetreo y el bullicio propio de la vida cotidiana se han convertido en pueblos fantasma con restricciones masivas.

Han cerrado fábricas, colegios, se han impuesto restricciones a los viajes y se han prohibido reuniones tumultuosas.

La respuesta global a esta enfermedad no tiene precedentes.

¿Pero cuándo terminará y cuándo podremos seguir con nuestras vidas?

El primer ministro de Reino Unidos, Boris Johnson, dijo que cree que el país puede “cambiar el rumbo” de la lucha contra el brote en las próximas 12 semanas y acabar con el coronavirus.

Pero incluso si el número de casos comienza a disminuir en los próximos tres meses, todavía estaremos lejos del final.

La tendencia puede tardar mucho tiempo en desaparecer, posiblemente años.

Está claro que la estrategia actual de autoaislamiento, que muchos países han puesto en marcha, no es sostenible a largo plazo porque el daño social y económico sería catastrófico.

Estrategias de salida

Lo que necesitan los países que ya han alcanzado el pico de la epidemia es tener claro cuál va a ser la “estrategia de salida”, es decir, cómo van a levantar las restricciones y volver a la normalidad, pese a que el coronavirus no va a desaparecer.

Pero si levantan las restricciones que frenan el virus, entonces los casos inevitablemente se dispararán.

“Tenemos un gran problema en cuanto a cuál debe ser la estrategia de salida y cómo vamos a salir de esto”, dice Mark Woolhouse, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Universidad de Edimburgo.

“No es solo Reino Unido. Ningún país tiene una estrategia de salida”.

Es un gran desafío científico y social.

Básicamente, hay tres formas de salir de este lio.

  • Vacunación
  • Un número suficiente de personas desarrollan inmunidad tras contraer la infección
  • Cambiar permanentemente nuestro comportamiento como sociedad

Cada una de estas rutas reduciría la capacidad de propagación del virus.

Vacunas: se tarda al menos de 12 a 18 meses

Una vacuna debe dar inmunidad a alguien para que no se enferme si se expone al virus.

Si se vacuna a suficientes personas, en torno al 60% de la población, y el virus no es capaz de causar brotes, se alcanza lo que se conoce como el concepto de inmunidad colectiva.

Esta semana recibió una vacuna experimental en Estados Unidos la primera persona, después de que se permitiera a los investigadores saltarse el procedimiento habitual de realizar primero pruebas con animales.

La investigación de vacunas se está llevando a cabo a una velocidad sin precedentes, pero no hay garantía de que sea exitosa y requerirá inmunización a escala mundial.

La mejor suposición es que una vacuna podría estar lista en entre 12 y 18 meses si todo sale bien.

Ese periodo de tiempo es mucho si tenemos en cuenta las restricciones sociales adoptadas y que no tienen precedentes durante tiempo de paz.

“Esperar una vacuna no debe considerarse una estrategia. No lo es”, dijo el profesor Woolhouse a la BBC.

Inmunidad natural: faltan al menos dos años

La estrategia a corto plazo de Reino Unido y otros países es reducir los casos tanto como sea posible para evitar que los hospitales se vean desbordados.

Es cuando un sistema de salud se queda sin camas de cuidados intensivos cuando aumentan las muertes.

Una vez que la aparición de nuevos casos se ralentiza, se pueden levantar algunas medidas por un tiempo, hasta que los casos vuelvan a aumentar y se necesite otra ronda de restricciones.

Pero cuándo puede suceder todo esto es incierto.

El principal asesor científico de Reino Unido, Sir Patrick Vallance, dijo que “no es posible establecer plazos absolutos en las cosas”.

Hacer esto podría, involuntariamente, conducir a la inmunidad colectiva, ya que es un proceso en el que cada vez más personas se infectan.

Pero podría llevar años conseguirla.

Según el profesor Neil Ferguson del Imperial College de Londres: “Estamos hablando de suprimir la transmisión a un nivel en el que, con suerte, solo una fracción muy pequeña del país se infectará”.

“Así que eventualmente, si continuamos haciendo esto durante más de dos años, tal vez una proporción suficiente del país en ese momento podría haber sido infectada para brindar algún grado de protección comunitaria“.

Pero hay dudas sobre si esta inmunidad durará.

Otros coronavirus, que causan síntomas de resfriado común, conducen a una respuesta inmune muy débil y las personas pueden contraer el mismo virus varias veces en su vida.

Alternativas: sin punto final claro

“La tercera opción son los cambios permanentes en nuestro comportamiento que nos permiten mantener bajas las tasas de transmisión”, dijo el profesor Woolhouse.

Esto podría incluir mantener algunas de las medidas que se han implementado. O introduciendo pruebas rigurosas y aislamiento de pacientes para tratar de estar al tanto de cualquier posible brote.

“Hicimos detección temprana y rastreo de contactos la primera vez y no funcionó”, agrega el profesor Woolhouse.

Gráfico

BBC

El desarrollo de medicamentos que puedan tratar con éxito una infección por Covid-19 también podría ayudar a las otras estrategias.

Podrían usarse tan pronto como las personas muestren síntomas en un proceso llamado “control de transmisión” para evitar que lo transmitan a otros.

O para tratar a pacientes en el hospital y hacer que la enfermedad sea menos mortal y reducir la presión de las plantas de cuidados intensivos.

Esto permitiría a los países hacer frente a más casos antes de tener que reintroducir medidas como la cuarentena.

Aumentar el número de camas de cuidados intensivos también ayudará a hacer frente a brotes más grandes.

Le pregunté al consejero médico jefe del Reino Unido, el profesor Chris Whitty, cuál es la estrategia de salida.

Me dijo: “A largo plazo, claramente la forma de salir de esto es una vacuna y todos esperamos que suceda lo más rápido posible”.

“A nivel mundial, la ciencia encontrará soluciones”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bDSon-ZHCQM

https://www.youtube.com/watch?v=TBuHqj-S9F4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts