Historias de irregularidades: Vales por votos y panistas inexistentes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Historias de irregularidades: Vales por votos y panistas inexistentes

Aunque al final se dio un mensaje de unidad en el PAN, mientras estuvieron abiertas las urnas hubo algunas irregularidades en el Estado de México y en Veracruz
Por Francisco Sandoval @mrterremoto y Paris Martínez @paris_martinez
6 de febrero, 2012
Comparte

Los tres aspirantes panistas a la Presidencia alzaron los brazos, juntos uno del otro, con los dedos entrelazados  en señal de unidad al final de la contienda en la que ganó Josefina Vázquez Mota. No obstante, mientras estuvieron abiertas las urnas hubo irregularidades como las ubicadas  en el Estado de México y en Veracruz.

“Somos un solo equipo,  el mejor para refrendar la Presidencia”, dijo Vázquez Mota respecto de sus adversarios, Ernesto Cordero y Santiago Creel a quienes incluso los llamó “mis amigos”.

Y “políticos ejemplares”. Pero más allá de las palabras, Animal Político recogió dos historias sobre presuntas irregularidades en pueblos alejados de la Ciudad de México que fueron conocidas por el equipo de Vázquez Mota.

En Atlacomulco, vales por votos

A la familia de Rubén López le ofrecieron mil 750 pesos  para votar a favor de Ernesto Cordero. Originario del pueblo de San Bartolo Lanzados, municipio de Atlacomulco, Estado de México, hace un par de semanas dos jóvenes llegaron hasta su casa para ofrecerle dinero a cambio de que votaran a favor del ex Secretario de Haciendaen la elección interna del Partido Acción Nacional (PAN).

En Atlacomulco, vales por votos.

En suma, le entregarían 250 pesos por cada integrante de la familia que votara a favor de Cordero, así que su esposa, nuera y cuatro hijos, todos miembros adherentes del PAN desde diciembre de 2009, no la pensaron mucho cuando aquellas personas les entregaron las tarjetas de presentación con la foto del precandidato que, una vez emitido el voto, cambiarían por dinero.

Vendedor de globos con gas y sin un sueldo fijo, Rubén juntó a su familia desde muy temprano y entre todos cooperaron para el pasaje del camión que los llevaría hasta la sede del PAN en Atlacomulco, lugar donde acordaron reunirse con los jóvenes que prometieron pagarles el voto.

Poco después de la 10 de la mañana, los López llegaron hasta la sede del PAN. Una vez ahí, lo primero que hicieron fue buscar a Iván y Raúl Mendoza, las personas que prometieron pagarles, pero no los encontraron. Preguntaron por ellos a conocidos y desconocidos pero nadie los había visto. Después, Rubén se enteraría por un mensaje telefónico enviado desde el celular de uno de los jóvenes, que  habían tenido una discusión con la persona que manejaba los recursos, así que no habría paga para ellos.

Desilusionado y sin un solo peso para regresar en camión a su pueblo, Rubén y sus hijos quisieron negociar el voto con los coordinadores de campaña de Josefina Vázquez Mota.

“Nos pidieron un apoyo económico, pero les dijimos que no podíamos hacer eso”, comenta Hortencia Miranda, miembro adherente del PAN y promotora del voto a favor de Vázquez Mota, quien finalmente convenció a los López de que lo mejor era entregar las tarjetas que les habían dado y denunciar los hechos.

La promesa de pagar por los votos a favor de Ernesto Cordero no fue la única irregularidad detectada durante la contienda interna de Acción Nacional que en el caso de Atlacomulco inició a las 10 de la mañana y finalizó a las 4 de la tarde. El presidente del PAN municipal, Bartolo Hernández Fabela, lamentó que un grupo de panistas estuvieran ofreciendo tamales y atole en las inmediaciones del edifico del partido a las personas que llegaron desde muy temprano a votar.

No sólo eso. También detectaron que una señora con varios años de militar en el PAN estaba recogiendo las credenciales de elector a un grupo de panistas adherentes que ella misma trasladaba.

“Pensamos que fue por parte de los coordinadores de Ernesto Cordero. No sabemos hasta el momento si era para coaccionar el voto, pero la verdad eso no está nada bien”, dijo Hernández.

En Atlacomulco, Josefina Vázquez Mota ganó la contienda por 225 votos contra 111 de Ernesto Cordero y 14 de Santiago Creel, mientras que en los municipios aledaños, como El Oro, Acambay, Aculco, Jocotitlán, Temascalcingo, la ganadora fue la ex diputada panista con una amplia ventaja de 2 a 1.

Nada sabían de Cordero, pero era su gallo…

La caballada en favor de Cordero.

Gabino Francisco es un hombre ya grande, más de 60 años, que sin mucho convencimiento entrega su credencial de elector al presidente de la casilla panista instalada en Papantla, Veracruz, con la intención de emitir su voto en el proceso interno del PAN para elegir a su candidato presidencial. Luego de que su credencial es cotejada con la lista de militantes autorizados para sufragar, el anciano recibe una negativa.

– ¿Por qué no pudo votar, don Gabino? –se le inquiere, cuando obtiene de vuelta su credencial del IFE.

– Pues, me imagino que porque, como apenas voy a participar en el PAN, pues quizá por eso no aparezco en la lista…

– ¿Cuándo se registró usted como militante?

– Pues no me he registrado todavía, ¿con usted me apunto?

– No –se le aclara–, tendría que haberse registrado desde mediados del año pasado, ¿no le dijeron eso cuando le pidieron asistir a esta elección?

Don Gabino medita su respuesta.

– No, no me dijeron…

– ¿Por quién hubiera usted votado, de haber podido?

– Pues no sé –responde, no muy convencido, aunque luego rectifica–: pero hubiera apoyado a Cordero… porque es joven… necesitamos ver caras nuevas… mentalidad joven… mentes jóvenes… por eso.

– Y, ¿qué es lo que le atrae de Cordero?

– Bueno, mira, este… pues no sé. Pero yo pienso que en la política una persona no necesita ser muy político, no necesita ser muy conocido… simplemente que sea honesto, que sea de buen parecer, que le caiga bien al pueblo. Cordero es un gran político que viene de de ocupar puestos y más puestos, sin que lo conozcan… pues hasta ahí nada más… Él me simpatiza…

Don Gabino no es el único anciano que no logra votar, en total, señala Martín Rizo, coordinador regional del equipo de Cordero y ex aclade de Papantla.

“Tenemos aquí los nombres de todos los militantes a los que les han negado el derecho a votar –afirma, molesto–, han sido cerca de 20, y quiero pensar que es algo casual, pero vamos a solicitarle al Comité Nacional que nos aclare esa situación, que nos diga por qué faltan nombres en la lista de militantes.”

Ese caso es también el de Don Miguel, un anciano de marcados rasgos indígenas, quien luego de que su nombre no apareciera en la lista de militantes con posibilidades de votar, da media vuelta y se aleja de la casilla.

– Pero si estoy registrado, sí… yo soy militante.

– ¿Desde cuándo está usted registrado en el padrón panista?

– Uh, tengo años, dicen que no estoy, aunque yo siempre he apoyado.

– ¿Y a quién le hubiera dado su apoyo, de haber podido votar?

– A Cordero –responde, en automático–, yo ya soy un hombre de edad… y ellos fueron… y pues ya.

Don Miguel responde con temor a la grabadora y mira a todos lados mientras responde, preocupado de ser visto cuando acepta ser entrevistado.

– ¿A quiénes se refiere cuando dice “ellos fueron”? –se le pide precisar, pero don Miguel decide dar por concluida la charla, da las gracias con un apretón de manos y continúa su camino.

No es el único con quien hablar, sin embargo, ya que detrás de él han quedado don León y su esposa, una pareja de más de 80 años, que apenas logran balbucear algunas palabras, impedidos ya por la edad.

– Don León, ¿fue muy difícil llegar hasta la casilla, nada más para regresarse sin haber votado?

– Venimos de la colonia Miguel Hidalgo… ni modo.

Una mujer de 40 años, sin embargo, interrumpe la conversación, cuando al anciano se le pregunta a cuál de los aspirantes planeaba apoyar.

– ¡Dicen que el voto es secreto, okay! –espeta, tomando al anciano con una mano, y a su esposa con la otra–, así que aquí la dejamos.

La mujer sonríe, diplomática, y se lleva a la pareja, lo más rápido que sus lentos pasos le permiten.

El cuadro viene a cerrarlo Fabián, un joven de 22 años, robusto y animado, quien no se explica la razón de no haber podido votar, “si hasta tengo mi carnet del PAN”, comenta.

– ¿Desde cuándo eres militante?

– Siempre lo he sido, desde chiquito, toda mi familia es panista –responde–. No sabía que tenía que estar registrado, sólo me dijeron que tenía que venir a votar…

– ¿Quién te dijo?

– Pues… nadie… pero yo tengo derecho a votar… quería apoyar a Creel, él me gusta, él sabe lo que está pasando ahorita, los otros no tienen mucha experiencia.

– ¿Tú eres adherente o activo?
– No sé…
– ¿Me podrías enseñar tu carnet del PAN?
– No… nunca lo he tenido…
– Pero, hace un momento me dijiste que lo tenías, ¿o no?
– Creo que sí… bueno, no. Lo que pasa es que tengo dolor de cabeza.

Luego, como citando el poema de “El Cuervo”, de Edgar Allan Poe, Fabián corta de tajo la plática: “Sí –dice–, tengo dolor de cabeza… es eso y nada más”.

La casilla cierra, casi a las 17:00 horas, por los militantes que continuaban formados, aún después de que, formalmente, una hora antes concluyó el proceso.

“Gracias a Dios –se precia el profeso José Cruz, presidente del comité municipal del PAN en Papantla–, estamos rindiéndole buenas cuentas al partido y a México.”

– ¿Y la balacera en Zozocolo (que junto a Papantla conforman el distrito electoral federal 06), donde a las 14:30 horas un grupo de hombres armados disparó hacia la casilla y se robó las urnas, no le llamó la atención.”

– No sabía yo de ningún disturbio allá –remata–, simplemente diría que es lamentable que algunos panistas que, en un momento dado, hayan desbordado su pasión… pero, en lo personal, no me consta

El Comité Ejecutivo Estatal del PAN en Veracruz, el tercer estado con mayor militancia albiazul a nivel nacional, informó que de los 160 mil militantes adherentes y activos en condición de votar en este proceso, participaron 51 mil 323.


De éstos, 28 mil 327 dieron su apoyo a Josefina Vázquez Mota, contra 21 mil 435 en favor de Ernesto Cordero. En tercer lugar quedó Santiago Creel, con el respaldo de mil 560 militantes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Aleksandr Dugin, el 'Rasputin de Putin' que ha modelado la visión del mundo del presidente ruso

El analista y estratega, conocido por sus puntos de vista ultranacionalistas, es considerado por algunos como el pensador más influyente de Rusia. Su figura se volvió central este fin de semana, cuando Rusia informó que su hija, Darya Dugina, murió el sábado en un ataque en Moscú.
22 de agosto, 2022
Comparte

Es quizás el filósofo vivo a quien más admira Vladimir Putin y se dice que es uno de los que más influencia ejerce en la forma de pensar del presidente de Rusia.

Aleksandr Dugin, analista, académico y estratega, es conocido por sus puntos de vista ultranacionalistas, y en muchos ámbitos se le considera como el pensador más influyente de Rusia.

Por su influencia sobre el presidente ruso, algunos lo llaman el ‘Rasputin de Putin’, en referencia a Grigori Rasputin, el místico que cautivó a la corte imperial de Rusia hace un siglo.

Se cree que Dugin fue el cerebro detrás de la anexión de Crimea ordenada por Putin en 2014. Y también defendió hace años que era necesaria la intervención militar en el este de Ucrania a la que llama Novorossiya (Nueva Rusia) “para salvar la autoridad moral de Rusia”.

Y en los últimos meses, mientras el mundo observa la invasión rusa en Ucrania, muchos han vuelto a revisar las ideas de Dugin y su influencia en las acciones de Putin.

Rasputin

Getty Images
Por su ascendencia sobre el presidente ruso, algunos lo llaman el ‘Rasputin de Putin’, en referencia a Grigori Rasputin, el místico que cautivó a la corte imperial de Rusia hace un siglo.

La figura del relevante pensador ultranacionalista se volvió central en la disputa con Ucrania este fin de semana, cuando Rusia informó que la hija de Dugin, Darya Dugina, murió el sábado en un ataque en Moscú.

Lee: Darya Dugina: Muere en una explosión en Moscú la hija del ‘Rasputín de Putin’, uno de sus principales ideólogos

Los servicios secretos rusos han atribuido el ataque a Ucrania, aunque Kyiv ha rechazado las acusaciones.

Mykhailo Podolyak, un asesor del presidente de Ucrania, dijo que la versión de los hechos ofrecida por el Kremlin es “propaganda rusa” de “un mundo ficticio”.

Las extrañas circunstancias en torno al ataque han levantado todo tipo de especulaciones tanto dentro como fuera de Rusia.

La reconocida analista Yekaterina Shulman opinó que el estallido de ira entre los comentaristas pro Kremlin en respuesta al ataque le pereció sospechoso.

“La reacción fue inmediata. Parecería como si estuvieran esperando que sucediera algo así”, escribió.

En criterio de Shulman, el asesinato “posiblemente podría usarse para aumentar la indignación pública dentro del país para justificar acciones represivas aún más activas por parte del Estado”.

Con anterioridad, opositores rusos han señalado que el Kremlin utiliza ataques de este tipo para justificar agresiones o despliegues armados.

En un comunicado tras el ataque, Dugin pidió una “victoria” en Ucrania tras la muerte de su hija. “Solo necesitamos nuestra victoria. Mi hija sacrificó su vida de joven mujer en su altar. ¡Así que por favor, consíganla! (la victoria)”, escribió.

Pero, ¿quién es Dugin y por qué tiene tanta influencia sobre Putin?

El “imperio eurasiático”

La filosofía de Dugin se conoce como eurasianismo.

Sostiene que la Rusia ortodoxa no es ni de Oriente ni de Occidente, sino una civilización separada y única, un “imperio eurasiático” comprometido en una batalla por el lugar que le corresponde entre las potencias mundiales.

Y la misión principal de esta civilización, cree Dugin, debe ser desafiar la dominación de Estados Unidos en el mundo.

Sus teorías han recibido amplio apoyo tanto entre la “nueva derecha” de Europa como en la alt right (derecha alternativa) de EU.

Una protesta en apoyo de "Novorossiya"

Getty Images
Una protesta en San Petesbrugo en 2015 en apoyo de ‘Novorossiya’ (Nueva Rusia) en Ucrania.

Nacido en Moscú en 1962, Dugin trabajó como periodista para después involucrarse en la política poco antes de la caída del comunismo.

En 1987, durante el segundo año de gobierno de Mijaíl Gorbachov, Dugin se unió al liderazgo de la notoria organización nacionalista rusa antisemita Pamyat, y durante los siguientes años se desempeñó como miembro del Consejo Central de la agrupación.

A principios de la década de 1990, cuando la Unión Soviética estaba cerca de colapsar, Dugin comenzó a asumir un papel político de más alto perfil.

Formó una asociación con “patriotas estatistas” en el campo comunista y estuvo, durante un breve periodo, cerca de Genadii Zyuganov, el líder del Partido Comunista de la Federación Rusa.

En un artículo en el sitio web del Centro para Europa de la Universidad de Stanford, el experto en política rusa John B. Dunlop escribe que en 1991, cuando colapsó la URSS, Dugin conoció a un importante escritor neofascista con vínculos con elementos del ejército ruso, Aleksandr Prokhanov, cuya revista Den sirvió para divulgar las ideas de la “oposición rojo-marrón” (socialista-fascista).

“Dugin pronto emergió como uno de los principales ideólogos de Den“, señala Dunlop.

Poco después comenzó a editar su propia revista, Elementy, y fundó la editorial Arktogeya.

Pero, según Dunlop, fue en 1998 cuando la carrera de Dugin dio un salto al ser nombrado asesor de geopolítica de Gennadii Seleznev, quien era presidente de la Duma y un importante actor en la política rusa.

Un año después, Dugin fundó el Centro de Experiencia Geopolítica en Moscú.

En un artículo en su revista explicó que el centro podría convertirse en “un instrumento analítico de la Plataforma Euroasiática para, simultáneamente, la Administración Presidencial, el Gobierno de la Federación Rusa, el Consejo de la Federación y la Duma Estatal”.

Putin

Getty Images
En 2000, Putin declaró públicamente que “Rusia siempre se ha percibido a sí misma como un país euroasiático”.

Sus ideas y estrategias parecieron afianzarse en el 2000 cuando conoció a Gleb Pavlovskii, uno de los principales ideólogos del gobierno del entonces recién electo presidente Vladimir Putin.

Y todo pareció quedar claro cuando ese año Putin declaró públicamente que “Rusia siempre se ha percibido a sí misma como un país euroasiático”.

Dugin después dijo que la admisión de Putin era “histórica, grandiosa y revolucionaria” y que lo cambiaba “todo”.

Desde entonces, Dugin se ha desempeñado como profesor de la Universidad Estatal de Moscú, ha planificado cursos para instituciones militares rusas y a menudo aparece en los principales canales de televisión de Rusia.

En 2015, el gobierno de EU lo sancionó por su proximidad al Kremlin y su aparente influencia en la anexión de Crimea el año anterior.

El “libro de texto”

Dugin fundó en 2001 el Partido Eurasia para promover sus ideas euroasiáticas.

Entonces dijo que el movimiento enfatizaría la diversidad cultural en la política rusa y se opondría “a la globalización al estilo estadounidense y también se resistiría a un regreso al comunismo y al nacionalismo”.

Fue en 1997 cuando publicó Los fundamentos de la geopolítica: el futuro geopolítico de Rusia, un libro en el que establece los detalles para que Rusia reconstruya su poder a nivel mundial.

Algunos analistas aseguran que ese libro marcó la visión de Putin sobre Rusia y su lugar en el mundo y que todos los generales del ejército ruso lo leen en algún momento.

En él escribe que, para lograr sus objetivos geopolíticos, Rusia necesitaría “la desinformación, la desestabilización y la anexión”.

Además, señala que agentes rusos deberían fomentar las divisiones raciales, religiosas y regionales dentro de EU mientras promueven las facciones aislacionistas en ese país.

También indica que en Reino Unido las operaciones psicológicas deberían centrarse en exacerbar las rupturas históricas con la Europa continental (adelantándose dos décadas al Brexit) y los movimientos separatistas en Escocia, Gales e Irlanda.

Dugin también plantea que Europa occidental debería verse atraída hacia Rusia por sus recursos naturales: petróleo, gas y alimentos, mientras la OTAN colapsa desde adentro.

Igualmente, escribió que uno de los objetivos de las anexiones de Rusia debería ser Ucrania. Su idea es que una Ucrania independiente se interpone en el camino para que Rusia se convierta en una superpotencia transcontinental.

“Ucrania como Estado independiente con ciertas ambiciones territoriales representa un peligro enorme para toda Eurasia”, escribe, y “sin resolver el problema ucraniano, en general no tiene sentido hablar de política continental”.

Dugin

BBC
“La verdad es una cuestión de creencia”, dijo Dugin a la BBC en 2017.

Muchos ven que las acciones de Rusia en los últimos años inmiscuyéndose en las elecciones en EU y en el proceso del Brexit, y con conflictos como los de Georgia o el del este de Ucrania son un ejemplo de la influencia de las ideas eurasianistas de Dugin sobre Putin y sus colaboradores.

La “verdad rusa”

Para lograr esta “nueva realidad rusa”, Dugin se ha apoyado en un marco filosófico cuidadosamente construido en el que la verdad parece haber quedado de lado.

“La verdad es una cuestión de creencia”, dijo Dugin en una entrevista con el programa Newsnight de la BBC en 2017.

“La posmodernidad muestra que en cada supuesta verdad lo único que cuenta es lo que tú crees”.

“Así, creemos en lo que hacemos, creemos en lo que decimos. Y esta es la única manera de definir la verdad. Así que nosotros tenemos nuestra verdad rusa especial y usted tiene que aceptarlo”, expresó.

Agregó: “Si Estados Unidos no quiere comenzar una guerra, se debe reconocer que Estados Unidos ya no es un único amo”.

“Y (con) la situación en Siria y Ucrania, Rusia le está diciendo: ‘No, tú ya no eres el jefe’. Esa es la cuestión de quién gobierna el mundo. Solo la guerra puede realmente decidirlo”.

Según escribió David Von Drehle en The Washington Post, la obra de Dugin “se puede resumir en una idea: la alianza equivocada ganó la Segunda Guerra Mundial”.

“Si tan solo Hitler no hubiera invadido Rusia, Reino Unido podría haberse roto. Estados Unidos se habría quedado en casa, aislado y dividido, y Japón habría gobernado a la antigua China como socio menor de Rusia”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zCY05LVIK6Y

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.