¿Ayudarán las redes sociales a ganar la elección?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Ayudarán las redes sociales a ganar la elección?

Por Eduardo Rodríguez Soto
31 de marzo, 2012
Comparte

Serán 90 días de campaña rumbo a la Presidencia de la República y la pregunta es: ¿Twitter, Facebook o YouTube ayudarán a ganar la elección? La respuesta es no.

El número de seguidores en Twitter, los Likes en Facebook o el número de reproducciones en YouTube no significan votos, concluyeron especialistas en el foro “Las redes sociales y el proceso electoral federal” que realizó el IFE y el Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México.

A decir de Raúl Trejo Delarbre (@ciberfan), investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM y de María Elena Meneses Rocha (@marmenes), investigadora del Departamento de Estudios Culturales del Tecnológico de Monterrey, hay que tomar con cautela la idea que las redes sociales resolverán el proceso electoral que inicia. Estas no son decisivas para ganar una elección, pero de ninguna manera pueden eludirse.

Sí, las estrategias políticas de partidos y candidatos contemplan desde hace tiempo el uso de las redes sociales. Esta vez las propuestas de campaña saltarán con mayor intensidad de los medios tradicionales a la red de redes. Pasaremos de las plazas públicas y los mítines a los 140 caracteres, los post en Facebook, las imágenes en Isntagram o videos en YouTube.

Serán las primeras elecciones presidenciales en Twitter que observaremos en México.

De acuerdo con el Observatorio Electoral (@electoral2012mx) del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Andrés Manuel López Obrador lidera en número de suscriptores en YouTube; Enrique Peña Nieto en Facebook y Twitter y Josefina Vázquez Mota supera al político de izquierda en estas dos últimas redes. Aquí la gráfica:

Fuente: Observatorio Electoral 2012 de la UNAM

¿Electores geek?

De las más de 77 millones de personas que podrán votar el 1 de julio, entre 1314 millones son jóvenes de 18 a 24 años de edad que usan las redes sociales, señaló en el foro Marco Antonio Baños, consejero del IFE y, a diferencia de los académicos, sugirió que este sector del padrón definirá la elección.

Sin embargo, datos presentados por la investigadora María Elena Meneses revelan que a los jóvenes que usan las redes sociales les importa poco la política: 55% de los usuarios de Facebook no están interesados en asuntos políticos y el 50% de quienes están en Twitter, tampoco. De ahí la importancia que les hablen en sus propios términos, apunta.

Por su parte, Manuel Tamez (@ManuelTamez), presidente de la Asociación Mexicana de Internet (@AMIPCI), estima que para el día de la elección habrán en México 46 millones de usuarios conectados a la red, y destacó que Internet es hoy lo que fue la televisión en 1960 cuando cambió el modo de hacer propaganda política. Al día, por ejemplo, una persona dedica 4.12 horas a navegar en Internet.

Y mientras más smartphones haya en el país aumentará el tiempo que los mexicanos pasen en internet. Hay al menos 90 millones de teléfonos celulares en el país.

Los políticos y las redes sociales

Las redes sociales son una herramienta y no un ente que capitalice cien por ciento el voto. Como hemos referido en Los presidenciables en Twitter, estar en ellas no hará ganar la elección al político pero no tener presencia sí podría perjudicarlo.

En opinión de especialistas, los políticos mexicanos y sus estrategas en redes sociales han subestimado a los usuarios. No existe interacción fluida ni medidas de comunicación que los haga partícipes y los involucre en la campaña. Por el contrario, la estrategia consiste en generar la percepción de popularidad y sólo comunicar propuestas e informar sobre su agenda.

Y no conformes con ello, se valen de bots (cuentas falsas en Twitter o Facebook que los elogian y que critican a sus adversarios). En los 140 caracteres hay bots que son creados para incrementar el número de seguidores de los candidatos (no tienen perfil ni avatar); existen otros llamados trolls que tuitean para atacar al adversario o compartir notas o datos favorables y pueden llevar un tema a los Trending Topic (generalmente cuentan con perfil y una foto falsa).

¿Para crear un bot se necesita un experto? No. Ya hay páginas en las que puedes crear el tuyo y programarlo para que envíe tuits, retuitee e incluso responda. Aquí te decimos cómo puedes hacer el tuyo. Y aquí te damos tips para cazar a uno o a unos cuántos.

Y sí, hay bots de carne y hueso. Les pagan, por medio tiempo, entre 3 y 5 mil pesos al mes por manejar hasta 50 cuentas, refiere la investigadora María Elena Meneses.

¿De qué servirán los bots en el proceso electoral? Sólo para promover la guerra sucia, infiere la académica del Tecnológico de Monterrey, y enfatiza: las redes sociales deben servir para ensanchar la democracia.

¿Regular las redes sociales?, imposible, pero sí pueden sancionarse las difamaciones y calumnias siempre y cuando se identifique que provienen de algún partido político, dijo el consejero del IFE Marco Antonio Baños.

Pero “mucho ruido y pocos votos” espera de los bots el académico de la UNAM Raúl Trejo.

Algunos seguidores de Josefina Vázquez Mota @JosefinaVM:

 

Algunos seguidores de Enrique Peña Nieto @EPN:

 

Algunos seguidores de Andrés Manuel López Obrador @lopezobrador_:

 

Algunos seguidores de Gabriel Quadri @g_quadri:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: los 3 ciberataques rusos que más teme Occidente

Los servicios de inteligencia de EU dicen que Rusia podría lanzar ciberataques contra Occidente. ¿Cuáles son los mayores peligros?
24 de marzo, 2022
Comparte

El presidente de EU, Joe Biden, pidió a las empresas y organizaciones privadas en su país que “cierren sus puertas digitales”, alegando que informes de inteligencia sugieren que Rusia está planeando un ataque cibernético.

Las autoridades cibernéticas de Reino Unido también respaldan los pedidos de la Casa Blanca de “mayores precauciones de seguridad cibernética”, aunque no han aportado ninguna evidencia de que Rusia esté planeando un ataque de ese tipo.

Rusia declaró anteriormente que tales acusaciones son “rusofóbicas”.

Sin embargo, Rusia es una superpotencia cibernética con un arsenal importante de herramientas cibernéticas y piratas informáticos capaces de ataques disruptivos y potencialmente destructivos.

Ucrania relativamente no se ha visto perturbada por las ofensivas cibernáticas rusas, pero los expertos ahora temen que Rusia pueda emprender uno de estos ataques contra los aliados de Ucrania.

“Las advertencias de Biden parecen plausibles, particularmente porque Occidente introdujo más sanciones, los hackers continúan uniéndose a la lucha y los aspectos cinéticos de la invasión aparentemente no van según lo planeado”, señala Jen Ellis, de la firma de seguridad cibernética Rapid7.

Estos son los ataques que más temen los expertos.

BlackEnergy: ataque dirigido a infraestructuras cruciales

Ucrania a menudo se describe como el patio de recreo de la piratería informática de Rusia, que ha llevado a cabo ataques allí aparentemente para probar técnicas y herramientas.

En 2015, la red eléctrica de Ucrania se vio interrumpida por un ataque cibernético llamado BlackEnergy, que causó un apagón a corto plazo para 80.000 clientes de una empresa de servicios públicos en el oeste de Ucrania.

Planta de energía en Ucrania

Reuters
La red eléctrica de Ucrania se ha visto afectada anteriormente por ciberataques.

Casi exactamente un año después, otro ataque cibernético conocido como Industroyer dejó sin energía durante aproximadamente una hora a casi una quinta parte de Kiev, la capital de Ucrania,

EE.UU. y la UE nombraron y responsabilizaron de los ataques a hackers militares rusos.

“Rusia podría absolutamente intentar ejecutar un ataque como este contra Occidente como una ilustración de sus capacidades y para enviar una señal”, afirma Marina Krotofil, responsable de seguridad cibernética ucraniana, quien ayudó a investigar los cortes de energía.

“Sin embargo, ningún ataque cibernético contra una red eléctrica ha resultado en una interrupción prolongada del suministro de energía”, precisa.

“Ejecutar ataques cibernéticos en sistemas de ingeniería complejos de manera confiable es extremadamente difícil y lograr un efecto dañino prolongado a veces es imposible debido a las protecciones”.

Expertos como Krotofil plantean la hipótesis de que esto también podría ser contraproducente para Rusia, ya que es muy probable que Occidente también pueda posicionarse en las redes rusas.

NotPetya: destrucción incontrolable

Se cree que NotPetya es el ataque cibernético más costoso de la historia y las autoridades de EE.UU., Reino Unido y la UE han culpado a un grupo de hackers militares rusos.

El software destructivo se ocultó en una actualización de un popular software de contabilidad utilizado en Ucrania, pero se extendió por todo el mundo destruyendo los sistemas informáticos de miles de empresas y causando daños por aproximadamente US$10.000 millones.

Un mes antes se acusó a los piratas informáticos de Corea del Norte de causar una gran interrupción con un ataque similar.

WannaCry

Webroot
Esto es lo que veían las víctimas del WannaCry en sus pantallas.

El criptogusano WannaCry (un tipo de virus) codificaba datos en aproximadamente 300.000 computadoras en 150 países.

El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido se vio obligado a cancelar un gran número de citas médicas.

“Este tipo de ataques causaría la mayor oportunidad de un caos masivo, inestabilidad económica e incluso pérdida de vidas“, afirma Ellis.

“Puede sonar exagerado, pero la infraestructura crítica a menudo depende de tecnologías conectadas, igual que cualquier otra parte de nuestra vida moderna, y hemos visto el potencial de eso con el impacto de WannaCry en los hospitales de Reino Unido”.

Sin embargo, el profesor Alan Woodward, científico informático de la Universidad de Surrey, dice que tales ataques también conllevan riesgos para Rusia.

“Este tipo de hackeos incontrolables son similares a la guerra biológica en el sentido de que es muy difícil alcanzar infraestructuras específicas en lugares concretos. WannaCry y NotPetya tuvieron víctimas en Rusia también”.

Colonial Pipeline: los ataques cibercriminales se intensifican

En mayo de 2021 se declaró el estado de emergencia en varios estados de EE.UU. después de que un grupo de hackers causara el cierre de un gasoducto vital.

Filas de carros para llenar el depósito el 11 de mayo de 2021 en EE.UU.

Getty Images
El temor a la escasez de gasolina hizo que los estadounidenses acudieran a llenar el depósito en mayo de 2021.

El Colonial Pipeline transporta el 45% del suministro de gasolina y diésel de la costa este de EE.UU. y el ataque desencadenó el pánico en las gasolineras.

El cibertaque no fue obra de hackers del gobierno ruso, sino del grupo de ransomware DarkSide, que se cree tiene su base de operaciones en Rusia.

La empresa del gasoducto admitió haberles pagado a los criminales US$4,4 millones en bitcoin, difíciles de rastrear, a cambio de volver a poner en funcionamiento los sistemas informáticos.

Pocas semanas después, la cadena de suministro de carne fue afectada cuando otro grupo de ransomware de nombre REvil atacó JBS, el mayor procesador de carne de res del mundo.

Uno de los mayores temores que tienen los expertos respecto a las capacidades cibernéticas rusas es que el Kremlin inste a grupos cibercriminales a coordinar ataques contra objetivos estadounidenses para causar la mayor disrupción.

Trabajadores en una planta de procesamiento de JBS en Santana de Parnaiba, Brasil, en diciembre de 2017.

Reuters
La empresa JBS, fundada en Brasil en 1953, es el mayor abastecedor de carne del mundo.

“El beneficio de ordenar a los cibercriminales que ejecuten ataques de ransomware es el caos general que pueden causar. En números lo suficientemente grandes pueden causar daños económicos graves”, dice el profesor Woodward.

“También le añaden la ventaja de poder negar su participación, ya que estos grupos están separados de lo que sería un ataque del Estado ruso”.

¿Cómo puede responder EE.UU.?

En el altamente improbable caso de que un país de la OTAN sea objetivo de un ciberataque que cause pérdidas de vida o un enorme e irreparable daño, esto podría activar el Artículo 5, la cláusula de defensa colectiva de la Alianza.

Pero los expertos dicen que esto conduciría a la OTAN a una guerra en la que no quiere participar, por lo que es más probable que cualquier respuesta llegue de EE.UU. y sus aliados cercanos.

El presidente Biden ya ha dicho que su país “está preparado para responder” si Rusia lanza un gran ataque contra EE.UU.

Sin embargo, el cibercaos sin precedentes que se vio en Ucrania en las últimas semanas de hackers de ambos lados de la guerra muestra lo fácilmente que puede escalar la situación.

Por lo tanto, cualquier acción será considerada con extremo cuidado.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C-3aYnhF6Io

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.