close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Izquierda postula al Senado
a empresario homofóbico
El Movimiento Progresista incluye en sus listas para el Senado a Malaquías Aguirre, cuyas expresiones homofóbicas le valieron el año pasado una reconvención por parte de Conapred.
Por Paris Martinez
9 de marzo, 2012
Comparte

Malaquías Aguirre, aspirante al Senado.//FOTO: Cuartoscuro

El Movimiento Progresista, coalición de izquierda que aglutina a los partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo y Movimiento Ciudadano rumbo a los próximos comicios federales, anunció ayer la postulación al Senado de la República, por el estado de Nuevo León, del empresario Malaquías Aguirre López, cuyas expresiones homofóbicas le valieron el año pasado una reconvención por parte del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Tal como consta en el oficio 0001370, del 6 de abril de 2011, emitido por la Dirección de Quejas del Conapred, Malaquías Aguirre fue denunciado ante este organismo a finales de 2010, luego de que calificara como “maricones” a los diputados que se abstuvieron de emitir su voto durante la discusión hacendaria de ese año, al participar como representante del sector empresarial en un encuentro con legisladores, realizado el 15 de diciembre en el Congreso de Nuevo León.

“Eso de abstenerse no lo entendemos –dijo Aguirre López en aquel encuentro–, ¿qué pasa con eso? Es una burla total que tengan el valor de ir en contra, se portan como maricones, se portan como maricones.”

Tras evaluar el caso, el Conapred expresó su “preocupación en relación a las manifestaciones realizadas por el ingeniero Malaquías Agruirre López”, al considerar que “utilizó la orientación sexual distinta a la heterosexual como un insulto“, por lo que “se le exhorta a utilizar un lenguaje incluyente, no discriminatorio y acorde a la dignidad humana”.

Además, el organismo federal contra la discriminación hizo notar “la total falta de colaboración de éste, y del personal de la empresa Gama Materiales y Aceros SA de CV (de la cual Malaquías Aguirre es propietario), al no permitir abrir los canales de comunicación a efecto de atender el presente expediente de queja”.

Malaquías, ¿dónde estás?

Para instar a Malaquías Aguirre a entablar un proceso conciliatorio, el Conapred lo buscó en nueve ocasiones distintas, y a través de diversos canales, sin obtener nunca respuesta favorable e, incluso, recibiendo burlas por parte de sus empleados.

El primer intento para notificarlo sobre el expediente abierto en su contra se hizo a través de la empresa Estafeta, pero los empleados de la empresa Gama Materiales rechazaron aceptarlo.

Luego se intentó a través del Servicio Postal Mexicano, el cual logró que la secretaria de Aguirre López recibiera el oficio (aunque después intentó negarlo).

Esta misma empleada sugirió al Conapred enviar la notificación a través de internet, lo cual se hizo durante dos días seguidos, en distintas ocasiones, sin que, según esta secretaria, se tuviera una recepción exitosa.

Ante las reticencias para acusar de recibida la notificación, Conapred solicitó la colaboración de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León, para que intentaran contactar al empresario, con los mismos fallidos resultados.

Un segundo empleado de Malaquías tuvo contacto con el Conapred, para informarle que el envío realizado a través del Servicio Postal Mexicano tampoco se había concretado, a pesar de que el organismo federal cuenta con un oficio de recepción firmado por la secretaria del empresario, Josefina Estrada.

Dejémoslo en ‘seño‘…

Ese ir y venir de notificadores rechazados por los empleados de Aguirre López se prolongó por cuatro meses, hasta que, finalmente, el 25 de marzo de 2011, se hizo un último intento para hablar con él telefónicamente.

Esta llamada la atendió la secretaria Josefina Estrada, quien, inicialmente negó haber recibido notificación alguna, ni del Sepomex, ni por teléfono ni por internet.

Al insistírsele, narra el Conapred, ella “respondió que en ese lugar no trabajaba la señora Josefina Estrada, por lo que se le indicó que los días 2 y 3 de febrero de 2011, personal de este Consejo había hablado con ella, a efecto de enviarle por correo electrónico la notificación de procedimiento conciliatorio, y que el Sepomex había entregado acuse de recibo donde ella misma asentó su nombre, pero continuó negando que esa persona laborara para esa empresa”.

Así, luego de que se le sugiriera la posibilidad de que el personal hubiera dado nombres falsos, la secretaria reconoció ser Josefina Estrada, la misma que había recibido las notificaciones por internet y por correo convencional, “precisando que es ‘señorita’, por lo que no puede responder cuando le dicen ‘señora'”, además de que, remató el Conapred, “no recuerda las llamadas del 2 y 3 de febrero ni haber recibido ningún oficio del Servicio Postal Mexicano”.

Tras este último portazo, el Conapred suspendió todo intento por llevar Malaquías Aguirre a una mesa en la que se le hicieran ver las violaciones a la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, en las que incurrió con sus expresiones homofóbicas, por lo que dio por concluido el asunto, dejando constancia por escrito de que las expresiones del hoy vitual candidato senatorial de izquierda “vulneran el derecho a la no discriminación y a la igualdad de trato, cuando se incita al rechazo o a la exclusión de las personas por una condición o causa particular”, ya que, aunque en la Constitución mexicana se “establece el ejercicio de la libertad de expresión (…) no se pueden justificar expresiones ofensivas a personas que tienen una orientación o preferencia sexual diferente de la heterosexual”.

“Es importante –remató el Conapred– que la orientación y/o preferencia sexual distinta a la heterosexual no se utilice como insulto, a fin de evitar seguir propagando y reforzando prejuicios en agravio de la comunidad lésbico-gay-bisexual-transexual-travesti-transgénero-intersexual (LGBTTTI)”.

El clóset de Melquiades

El virtual candidato de la izquierda al Senado de la República es integrante del grupo empresarial Despierta México, plataforma creada por integrantes de la iniciativa privada para promover la nominación presidencial de Andrés Manuel López Obrador, y cuyo objetivo expreso es “evitar que vuelva la dictadura del PRI o que el país continúe en el camino del fracaso del PAN”, tal como se señala en su página de internet.

El empresario metalúrgico fue, de hecho, uno de los integrantes del podium que recibió a López Obrador, en el encuentro con integrantes de la iniciativa privada que realizó en Saltillo, Coahuila, el pasado 17 de enero.

Además, Aguirre López es impulsor de la asociación civil Sueño Regio, cuyo objetivo es “conformar un mejor lugar para vivir y convivir, impulsando una cultura con una mayor sensibilidad humana y valores cívicos”, tal como señala la ficha que sobre esta agrupación fue inscrita en la Red Causas, que aglutina a grupos civiles de Nuevo León.

De pilón…

Ayer mismo, el Movimiento Progresista hizo pública la nominación al Senado de Cristina Sada Salinas (hija del Roberto Sada, del consorcio Vitro, y de la activista y escritora Irma Salinas, ambos ya fallecidos), también por el estado de Nuevo León.

Asimismo, la coalición de izquierda informó que el dirigente empresarial Pablo Lemus Navarro (quien hasta 2011 fue presidente de la Confederación Patronal Mexicana en Jalisco) será su candidato a la presidencia municipal de Zapopan, en tanto que el ex panista Fernando Garza Martínez competirá por la alcaldía de Guadalajara.

Por último, Ismael del Toro, a quien se presentó como “ciudadano”, será postulado a la presidencia municipal de Tlajomulco.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte